• At 2009.11.11 10:14, EulaliA said:

    Muy interesante lo que dices al final del post sobre el mestizaje de la musica de los gitanos y como funciona en los dos sentidos. Es verdad que aqui ocurre mucho y por eso se creo el flamenco-rock, ¿pero tu quien crees que esta mas interesado en coger conceptos de uno para otro, los flamencos del rock o los rockeros del flamenco?

    [Reply]
  • At 2009.11.11 10:36, dama said:

    De vez en cuando escucho temas de este estilo en publicidad o radio, mucho más contemporáneos, y encierra algo que me atrae. Me transmite mucho esta música. El primer tema me ha gustado más que ninguno, me recuerda en algunos momentos al “Baila gitana” de Guadalquivir.
    Ha sido un acierto recordar las casitas bajas. Yo me acuerdo de ellas muy fugazmente, muy muy a lo lejos, pero me acuerdo.

    Fantástico, como siempre.

    [Reply]
  • At 2009.11.11 13:09, Gemma said:

    “La verdad no es lo más importante, lo que realmente importa es que presente su visión personal de las cosas de una manera convincente”.

    Igual que en las historias de este blog :)

    [Reply]
  • At 2009.11.11 18:36, carrascus said:

    Bueno, niña, más que eso aquí lo que decimos es que si algunas cosas no son verdad, sí que merecen serlo… ;)

    Todas estas piezas tienen, amiga Dama, cosas que nos recuerdan a otras que hemos escuchado por los gitanos de aquí, y por los que han hecho música mezclada con la de ellos… debe ser por eso que se dice de las raices comunes… aunque ya con los años estén tan mezcladas y revueltas. Dígame si la tercera de las piezas que he puesto no es prácticamente un blues gitano…

    Lo que nos lleva a la pregunta de Lali. La pregunta del millón. Querida Lali, cógete el libro “Filigranas”, que el Luis Clemente escribió brillantemente sobre las fusiones flamencas… y cuando llegues al punto final estarás encantada… pero sin conocer la respuesta a tu pregunta. Y en realidad tampoco importa demasiado, supongo que las dos partes deben sentir una curiosidad similar la una por la otra. La curiosidad es algo natural en el ser humano, sea payo o gitano; y de esa curiosidad nace el mestizaje.

    Siguiendo con la Dama… las casitas bajas aquellas eran un terreno buenísimo para este mestizaje, para el cruce de formas de vida. Mi familia y yo, con mi hermana pequeña recién nacida (nació mientras estábamos refugiados en casa de mi abuela, en el Fontanal, poco después de la riada del Tamarguillo, que se llevó por delante la nuestra) vivimos allí cuatro años, desde primeros del ’62 hasta primeros del ’66, y aunque había muchísimas familias gitanas éramos mayoría las payas. Y la verdad es que la convivencia entre todos era fantástica por lo que yo recuerdo. Después ya fue otra cosa; a medida que las familias payas (y algunas gitanas) nos íbamos recolocando en los pisos que nos daban en el Polígono y en el Tiro de Línea, las casitas que se vaciaban se iban ocupando por otras familias, esta vez sí gitanas todas, que trajeron también sus animales y sus formas de vida, y ya no se podía hablar de convivencia entre unos y otros porque ya todos eran gitanos en los últimos años de existencia de esta barreduela. Aquello se convirtió en algo parecido al “Vacie” actual, pero en una escala mucho mayor. Sin embargo no recuerdo tampoco que entonces se produjesen allí tantos problemas como ahora en el citado “Vacie” o en “Las Vegas” y otros sitios así.

    [Reply]
  • At 2009.11.11 22:13, dama said:

    Mi padre, que ya vivía en el Polígono en 1967, conoció a Farruco, el abuelo del mismísimo allí en las casitas bajas. Es más, un compañero mío de trabajo vivió allí junto con sus cinco hermanos, hasta que los realojaron en las Letanías, por edad a lo mejor los conoce, se llamaban Rivera. Mi compañero, ya en las Letanías, acabó siendo uña y carne de perlas de la fusión como Raimundo Amador, por ejemplo.
    Y sí, el tercer tema tiene mucho de “ratitas divinas”.

    [Reply]
  • At 2009.11.11 23:32, Diciembre said:

    Reconozco que el único grupo Rumano que conozco es O-Zone, por aquel cansino ‘Dragostea din tei’ que tuvimos hace algún tiempo, hasta en la sopa. Aunque está claro que nada que ver con éste otro grupo y su bella fusión de músicas étnicas. Vamos, que ‘Taraf de Haïdouks’ vendrían a ser algo así como el equivalente a los ‘Dubliners’, o los ‘Chieftains’ pero en versión Romaní y sin el reconocimiento de sus propios compatriotas, ¿no?

    [Reply]
  • At 2009.11.11 23:51, losmierdas said:

    de nuevo hay que congratularse por la transversalidad de este blog, que nos lleva de un lado a otro, de extremo a extremo abarcando todas las facetas de la música popular, sin abandonar un hilo argumental que desde luego comparto con entusiasmo… nadie nació con tapaderas en las orejas y estas bien abiertas y limpias de prejuicios, son unos de los mejores canales de conocimiento y a la vez de diversión… después nos afanaremos de discernir sobre lo bueno y lo malo, lo que nos gusta y lo que no… pero a priori para elegir hay que conocer, en una lucha que desgraciadamente es contra el tiempo, sustento de la música y a su vez inexorable …de nuevo mi agradecimiento por hacer feliz y provechoso el tiempo que me toca administrar en libertad

    …y de los gitanos, el flamenco, el rock… tela que cortar! (miedo me da, juajua!)

    [Reply]
  • At 2009.11.12 00:11, carrascus said:

    Mmmm… querida Dama, su nuevo comentario me da pie para nuevos recuerdos de aquella época. En 1.967 nosotros ya no vivíamos en las casitas, ya nos habían dado el piso del Barrio D del Polígono de San Pablo.

    Mire esta foto, que debe ser de finales de los ’60 o primeros ’70. Es la Avenida de Pedro Romero, el centro del Polígono de San Pablo a este lado, el “Cocacola”, como lo llamaban, para diferenciarlo de la “Cruzcampo”, que era el núcleo formado por los barrios A y B. El “Cocacola” lo formaban los barrios D y E (el C tardó mucho tiempo más en construirse). En esa foto, la flecha señala la calle Niño de la Palma, justo la que divide los Barrios D, acera de la izquierda; y E, acera de la derecha según se entra por donde indica la flecha. Yo vivía con mis padres en el tercer bloque de la izquierda de esa calle, hasta 1.982, en que me casé y compré un piso en el primero de los bloques de esa misma acera, justo el que está en la puntita de la flecha. Allí estuve con mi mujer e hijos, hasta 1.999 (aunque entre el ’96 y el ’99 vivía entre semana en Huelva, donde trabajábamos la sra. Carrascus y yo), en que me terminaron de hacer la casa de Pino Grande, donde vivo ahora.

    Al otro lado de la Avenida que corta la foto, el Barrio D terminaba en la iglesia de techo triangular que se ve en ella, de donde sale ahora la cofradía del Polígano del lunes santo, y donde se rodó la boda de la peli “7 vírgenes”. De la iglesia hacia arriba ya era también Barrio E. En el bloque que está metido dentro del círculo irregular ése vivía el Farruco, el mítico bailaor que nombra usted en su comentario, por lo que pude verle infinidad de veces. Aunque solo lo conocía de vista, claro, y de saber quien era. En ese bloque vivía también el Chocolate, un famoso cantaor… pero un día tuvieron una pelea terrible las dos familias, y el Chocolate se fue de allí poco después de eso. Los Farrucos aún permanecen allí… parte de ellos, claro. El Farruquito actual vivía allí hasta hacerse famoso por lo del atropello en el paso de peatones que hay al lado del Pabellón Deportivo. Del que sí fui algo amigo, aunque no mucho, era del Farruquito primigenio de la familia, hijo del Farruco y tío del Farruquito actual. Estaba comenzando a ser un bailaor tan grande como su padre cuando un accidente de moto acabó con su vida, muy joven, demasiado. Conocía también a las hijas de Farruco, una de ellas, la madre de Farruquito. Cuando se hicieron mayores también solían bailar… y tuvieron hijos… todos vivían allí, abuelos, hijas, yernos, nietos… el punto azul de la foto está marcando el patio del colegio al que con el paso del tiempo también iba mi hija Celia, y también el Farruquito, y África, prima de éste, y amiga de mi hija… aunque a veces, siendo Celia tan negrucia era difícil distinguir cual era la gitana y cual la paya…

    En la torre que se ve detrás del bloque de los Farrucos vivía otro famoso cantaor, el Gordito de Triana… y al pie de esa torre fue donde otro amigo mío, el Sívi (se apellidaba Cívico) cuando era un alegre adolescente perdió la vida por culpa de una bala perdida en un tiroteo entre el Grapo y la policía.

    Jejejeje… me estoy acordando ahora de una vez, cuando la iglesia estaba todavía en obras, que un grupo de chavales estábamos trasteando dentro de ella, jugando con aquellos ladrillos blancos que tanto nos llamaban la atención en aquellas montañas cuadradas donde los dejaban para que los albañiles los usasen al día siguiente. Yo estaba distraído con algo cuando de pronto ví que todos se habían ido corriendo y ya estaban fuera… me dejaron solo los cabrones, y cuando quise irme ví que una pareja de la Guardia Civil ya me cortaba el paso; así que tuve que esconderme como pude por allí, para que no me viesen, todo lleno de nervios y ansiedad… que mal lo pasé, joé… pero no me pillaron. Tenía muchísimo miedo porque ya había visto como se las gastaban, y la cantidad de hostias que le dieron a un pobre chaval al que pillaron una vez en mi calle… aunque supongo que a él le pillarían por algo más grave, y que a mí no me tratarían así… pero yo en aquel momento no estaba para esos razonamientos, jejeje…

    Con respecto a sus conocidos, los Rivera… yo tenía allí un buen amigo, José Manuel Rivera, pero era hijo único, así que no creo que fuesen los que dice usted.

    Es ya muy tarde, y mientras he escrito esto he visto que también comentaban Diciembre y Losmi… ya les contestaré también algo mañana, que esto creo que debe ser ya más largo que el propio post; y a las seis de la mañana me ataca, como siempre, el malvado Jack el Despertador…

    [Reply]
  • At 2009.11.12 12:31, Vidal said:

    Oigan, a ver qué va a ser esto. Que esta noche toca Damo Suzuki en el Malandar. Habrá que ir a verlo, ¿no?

    [Reply]
  • At 2009.11.12 12:49, EulaliA said:

    Una avenida sin coches !!!!!!!!!!!!!

    [Reply]
  • At 2009.11.12 13:09, dama said:

    Como nací en el 69 llego algo tarde a lo que dice, no por ello desconocida, todo lo que dice me suena, pero yo soy del barrio B, es decir, la Soleá.
    La película “7 vírgenes” se rodó en su parte, pero es que su director, es de mi barrio, y estudió en el San Pablo.
    La verdad es que el polígono tiene secretos ocultos, Jesús de la Rosa, mismamente, vivió en la calle Peteneras de mi barrio, según me han dicho.

    Este tema da para una buena charla, pero siento derivar el verdadero motivo que nos ofrece usted, por ello, me alegro de que sienta al polígono como yo, orgulloso de ser poliganero.
    ¿ese farruquito es el de “yo le dije Farruquito mío ven con papa” de los Chichos, verdad?

    Besos.

    [Reply]
  • At 2009.11.12 15:32, carrascus said:

    Coño, Vidal… que se m’abía olvidao lo de Damo Suzuki. Y ya no tengo opción de decirle a alguno de mis niños que me cambie el turno mañana… tch, tch. De todas formas le digo también una cosa; que después de leer la reseña que ha escrito el Blas en su blog del “Diario de Sevilla” tampoco me apetece demasiado el concierto. Es que yo siempre he sido bastante poco amigo de las improvisaciones… no me gusta como salen; para que salgan lo suficientemente bien hay que ser un genio, y de esos no hay demasiados. Las cosas, incluso las que luego van a “ser improvisadas”, tienen que estar pensadas, escritas, y si puede ser, ensayadas. Y así es como salen bien, y como tienen gracia.

    Y siempre me lo apliqué yo mismo. Cuando hacía radio (y me consta que usted es de los que me escuchaba) siempre procuraba llevar escrito, o al menos estructurado, lo que iba a decir en el programa… todo, incluído bromas, chistes y gracietas “improvisadas”… a veces no se podía, claro; pero el guioncito procuraba que no me faltase nunca. A lo mejor de ahí me salió ese vicio de escribir y escribir que hace que este blog siga adelante, jejeje…

    Lali… imagínate si había pocos coches en esa avenida en aquella época, que en ella jugábamos partidos de fútbol y todo. E incluso poníamos piedras como portería en mitad de la calzada, con bastante peligro para los pocos coches que pasaban e interrumpían nuestro partido… impensable ahora algo así, verdad?

    Y sí, amiga Dama. La canción de los Chichos habla precisamente de la muerte de ese Farruquito que yo le decía: el que fuese hijo de Farruco y tío del Farruquito actual. La canción es un lamento por su muerte, que ocurrió como dice la letra, por no querer irse con su padre tras una actuación y hacerlo en cambio de paquete en la moto del Rete. Se mataron los dos en una de las cuestecillas de la carretera que va a Valdezorras desde lo que era antes el Manicomio de Miraflores, que ahora es la sede de casi todas las ONG que hay en Sevilla.

    Lo de que Jesús de la Rosa viviese en la calle Peteneras lo creo improbable (aunque no lo sé seguro), porque donde vivía con su familia era en el Barrio E, frente a la Iglesia de San Francisco Javier (donde la sra. Carrascus y yo nos casamos), en los bloques que hay levantados sobre unas plataformas, que aquí siempre han llamado “los voladizos”. Igual antes de venirse aquí vivió también en la calle “Petenera” (¿esa es la calle que hay al lado de la peña de su ídolo, no?), pero me extrañaría que en tan pocos años cambiasen de domicilio tantas veces… Feria, Petenera, Voladizos… aquí vivían cuando se mató; y cuando en un corto espacio de tiempo de su fallecimiento murieron también uno de sus hermanos y una de sus hermanas. La sra. Carrascus, que vivía también en el barrio E, conocía a la madre y siempre que la veía se entristecía pensando en lo que había tenido que sufrir esa mujer…

    Por cierto, allí mismo, en un bloque de al lado, de esos voladizos, vivía también otro cantante que tuvo su pequeño momento de gloria… ¿recuerda usted a un tal Laín? Sí, mujer, aquél que cantaba “¿Sabes lo que pasa cuando dices que me quieres? /
    ¿Que si sabes lo que pasa cuando dices que me quieres…?”
    Y también de aquellos bloques es Antoñito, el futbolista que estaba en el Sevilla y ahora está en el Jerez. Su admirado Gordillo vivía en el Barrio D.

    [Reply]
  • At 2009.11.12 16:20, dama said:

    Correcto, se lo he preguntado a mi padre y es de su barrio, de los voladizos, he cambiado la calle y el personaje, porque la que vivió allí fue María Jiménez. Lo cierto es que vivió su familia, cuando los desalojaron de la calle Feria.
    ¿Laín? ariquitaun, ¡Hombre podió! ¡Un famoso de mi barrio en los cuarenta principales!
    Mi Gordillo sí sé que era de esa parte, y Antoñito, que casi casi lo atropello una vez por el “tomate” (no sé si sabrá de este tan extraño lugar), cruzó por donde no debía y estuve fina.
    En esos voladizos recuerdo el episodio del grapo, ¡que tiempos aquellos!

    [Reply]
  • At 2009.11.12 17:35, lu said:

    El Polígono es muy grande, allí he pasado muy buenos ratos. Pero cuando ya estaba petao de coches, claro.
    Gracias por la música, Carrascus, me ha servido para liar las croquetas en un tiempo record y encima bailando.
    ¡Vivan los gitanos!

    [Reply]
  • At 2009.11.12 18:05, carrascus said:

    El Tomate… el bar (por llamarlo algo) favorito de mi padre, jejeje… muy cerca de ese antro es donde vivía “su” Gordillo, amiga Dama.

    Croquetas… yo de las de jamón que hace la sra. Carrascus me pongo a comé y no m’acuerdo de pará. Seguro que con las tuyas pasaría lo mimso, Lu.

    [Reply]
  • At 2009.11.12 18:27, carrascus said:

    Ah… Diciembre y Losmi, que se me había pasado deciros algo de vuestros comentarios de anoche.

    Lo de los Dubliners y los Chieftains me parecen unos paralelismos adecuados, sí que es verdad, Diciembre; músicos muy enraizados en su tradición, y muy creativos también y echaos p’alante; porque, como dijo Stravinski, la verdadera tradición no es el testimonio que nos han dejado del pasado glorioso, sino una fuerza viva que anima el presente.

    Y venga, Losmi… empiece a cortar tela de los gitanos, el flamenco y el rock. Si en realidad ese era uno de los caminos que yo esperaba que tomase la sección de comentarios ésta. El flamenco, aunque les pese a los puristas, está en constante evolución, e influyendo en muchos otros tipos de música; como supongo que pasará también con todas éstas otras músicas de Europa Central, ancestrales, asimiladas… y asimilables.

    ¿Sabe? más miedo me da a mí (el otro argumento de su comentario) hablar del tiempo que nos va quedando entre unas cosas y otras para escuchar más nuevos tipos de música, o para disfrutar de la que ya conocíamos y es nuestra favorita… que levante la mano al que le quede tiempo para hacer las dos cosas…

    [Reply]
  • At 2009.11.12 18:45, dama said:

    Prueba de fuego: ¿Conoce la famosa historia del “gato -- mono” del tomate?
    Si es así, sobresaliente cum laude en poliganerismo.

    [Reply]
  • At 2009.11.12 21:25, carrascus said:

    Pues la verdad, amiga Dama, es que mi nota creo que se va a quedar en “notable”, porque no sé de que va la historia ésa que dice. Aunque mi padre iba mucho por allí (a jugar al dominó, eh, no piense cosas raras) yo a ese bar procuraba no acercarme demasiado. Aunque una vez, allá por el ’84 u ’85, no pude evitar verme envuelto sin comerlo ni beberlo en una historia rara en la que se mezclaban mi coche, el Luis Clemente, el Jóse Pardo (algunos de aquí le conocen también), un billete de mil pelas, y (inevitable, tratándose de allí) una piedra de haschís…

    Cuente la historia del “gato-mono” a ver si se me refresca la memoria…

    [Reply]
  • At 2009.11.12 21:51, dama said:

    Mi tío, parroquiano del lugar y seguramente compañero de dominó de su padre, llegó un buen día anunciando el nacimiento de un especímen habido del cruce entre una mona que siempre estaba en una jaulita del bar,y un gato que merodeaba por allí.
    Creo que todo el polígono pasó en peregrinación por el bar para ver el famoso “gatomono”, que resultó ser una criatura muy fea recién nacida, sin quedar clara su procedencia, y que al dueño del bar le hizo tener su época de gloria con el consiguiente lleno de clientes todos los días.
    Mi tío siempre se descojonaba contando cómo la gente curiosa iba a ver a la criatura, y conociéndolo, no me extraña que entre él y el dueño del bar, se les hubiese ocurrido quedarse con medio barrio.
    Yo fui a ver el gatomono, y sólo ví un monito muy feo, eso sí, a escondidas de mi madre, que no me dejaba poner un pie ni a medio metro del canguro…

    [Reply]
  • At 2009.11.13 00:01, Lula Fortune said:

    Hace algunos años que llegó a Citroën sur Mer un rumano pequeño, algo mayor y muy chupado. Siempre va vestido con traje y en invierno lleva un abrigo que le queda enorme y tiene pinta de pesar un huevo, pero le da un aire elegante. Toca el violín en una calle comercial y cómo lo toca. Aunque tiene un repertorio de valses y bandas sonoras de películas (para las marujas que van de compras) alguna vez toca lo que le da la gana y se arranca con una música parecida a la que has puesto. Se queda ensimismado y yo creo que en ese momento le importa un pito si le echan dinero en la funda o no. En ese momento es absolutamente feliz. Seguro.
    Besitos

    [Reply]
  • At 2009.11.13 00:10, carrascus said:

    Amiga Dama… su madre es una persona juiciosa, jejeje… la verdad es que no recuerdo nada de esa historia del gato-mono, en realidad no recuerdo siquiera que en el tomate hubiese un mono… aunque (y ustedes perdonen la coña) un par de hijos del dueño, que servían tintos por allí, eran más o menos así de feos… uno de ellos, por cierto, el más feo de todos, se casó con una chica de mi calle; ya ven, no hay que perder la esperanza de nada.

    La nostalgia, querida Lula, es a la vez el veneno y el alivio para él.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 10:29, lu said:

    Dama, la historieta del gatomono es buenísima. Muy poliganera y verídica. Jajaja.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 12:23, EulaliA said:

    Oye Carrascus, que aunque no te supieras la historia del gato-mono, para ser poliganero sobresaliente cum laude te acredita lo de haberte casado en tu barrio en vez de hacerlo en la Macarena, o la catedral, o los Gitanos, como hace todo el mundo.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 12:40, losmierdas said:

    …un rápido saludito (que ando pillao) de un filopoliganero de la huerta de Santa Teresa, una cuadra mas allá de la frontera (calle Greco)… calle por cierto, donde se encuadraba en sus años mozos don Luis Clemente, casi vecino mío (calle Sebastian Recasens)…

    …flamenco y musica moelna con los gitanos por medio… me va usted a permitir un receso, amigo Carrascus, que el tema es complejo… nos vemos al final el lunes en Cádiz?

    [Reply]
  • At 2009.11.13 15:29, carrascus said:

    Pues no lo tengo aún muy claro, amigo Losmi; pero me temo lo peor para el lunes.

    Así que vivía usted en Sebastián Recasens… prácticamente poliganero también, jejeje. Y si vivía usted en la parte de esa calle más pegada a Sinaí, la verdad es que sí, que entre su casa y la del Luis, en la calle Media Granaína, apenas habría 50 metros.

    Y tienes razón, Lali; el haberme casado en el polígano me hace ganar muchos enteros, jejeje… la verdad es que yo también he pensado siempre que era bastante tonto y hortera eso de buscar una iglesia rimbombante para casarse… con la molestia que implica para los invitados el que no haya sitio para aparcar, tener que andar mucho vestidos de bonito, casarte rodeado de turistas… vamos que no le veo el punto. Mucho mejor la iglesia de tu barrio, donde los novios pueden ir andando, saludando a los amigos y vecinos, un sitio cómodo para los invitados… no hay color.

    Yo era parroquiano de San Ignacio de Loyola, la iglesia que se ve en la foto, la del Barrio D; pero como la sra. Carrascus era del barrio E, nos casamos en su parroquia, San Franciso Javier; pero en realidad daba igual, porque las dos están separadas apenas por 100 metros. Si miras la foto, la iglesia de San Francisco Javier, que ahí todavía no había sido construída, está en la acera contraria de Pedro Romero, en el solar que hay a continuación del bloque blanco que se ve sobre la flecha que señala mi calle…

    Como curiosidad, te diré que mis hijos se bautizaron e hicieron la comunión en San Ignacio de Loyola, que estaba solo al otro lado de la avenida desde mi piso, y cuando bautizamos a mi hija Celia dio la casualidad de que el párroco que lo hizo (el titular en aquel entonces) era el mismo que había bautizado a la sra. Carrascus 25 años antes en su pueblo de Arroyomolinos de León, en Huelva. El hombre se llevó una gran alegría cuando nos dimos cuenta de ello.

    Y para la Dama, poliganera y bética, dos apuntes. En la comunión de mi hija en San Ignacio estaba su admirado Gordillo, porque también la hacía un sobrino suyo. Y mi boda la celebramos en la Peña Bética de Esnaola, que ya sabe que está frente al polígono, al otro lado de Kansas City.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 15:41, dama said:

    ¡Viva el polígono y Gordillo!
    El batería de The Vagos también es de mi barrio, que antes tuvo un grupo llamado “Los pestiños reveníos”, y Luque, de Sr. Chinarro, de mi mismo bloque, y Santi Amodeo, de la calle Greco, fronteriza total.
    Casarse en una iglesia del barrio tiene mucho de auténtico, y más celebrarlo en una peña bética.
    Algún día le contaré la anécdota de los hippis de mi barrio que paraban en el kiosco de la Soleá y el papa Juan Pablo II, tremenda, o mejor, la que protagonizaron en aquel mitín que a Jesús Gil le dio por celebrar en la explanada del Oscus, memorable.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 15:47, zambombo said:

    …o en los juzgados, Eulalia ;) Que somos muchos los que no nos casamos por rito religioso.

    Me ha gustado mucho (una vez más) el artículo, Carrascus. Se hace evidente además de dónde saca una de sus innumerables influencias una de mis bandas favoritas, Mr. Bungle.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 16:09, carrascus said:

    Coñes, amigo Zambombo; nunca se me hubiese ocurrido ese enlace entre estos gitanos y Mr. Bungle… pero vamos, que estando también por medio John Zorn en sus inicios, me inclino porque no le falta a usted razón.

    Y sobre el bodorrio, no me compare usted la estética de una oficina cutre del juzgado con una iglesia de barrio llena de flores y vecinas hablando sobre lo guapos que están los novios, hombreeeeee…. verá usté, yo no es que no sea partidario de las bodas por el juzgado, o de los arrejuntamientos a pelo, que esas cosas son muy personales y no me meto yo en ellas, pero si uno se decide por darle a los viejos una alegría, pues se hace con todas las consecuencias… por la iglesia y de blanco, faltaría más, jejeje…

    Y Dama…¿estoy teniendo un deja-vu, o toda esta enumeración de celebridades polinganeras la hicimos ya en su blog hace uno o dos años…? De lo de Gil me acuerdo, pero de lo del Papa no… cuéntelo aquí si quiere.

    Y hablando de historias divertidas, lo que no sé es si le llegué a contar aquella vez que su admirado Gordillo, cuando éramos mu chicos y jugábamos en el Hispania, en las obras del Barrio E se pintó una vez de negro los huevos con alquitrán pa parecer mayor… estuvo meses rascándose restos negros el joío…

    [Reply]
  • At 2009.11.13 17:55, Maese Rancio said:

    El principio de la entrada me ha recordado a Ry Cooder y su viaje a Cuba para grabar con las viejas glorias de la música de allí.

    No estoy seguro si ya había escuchado a estos gitanos pero sí a otras que hacen música muy parecida como Goran Bregovic.

    Por cierto, ¡qué buen concierto dieron en Sevilla The Chieftains en el primer Festival Territorios!… incluso se atrevieron con unas sevillanas con Carlos Núñez a la gaita.

    En la primera foto na más que falta Borat :-)

    [Reply]
  • At 2009.11.13 20:51, carrascus said:

    No ví el concierto aquél de The Chieftains… y me da la impresión de que a veces los extranjeros son bastante atrevidos. Lo digo por lo de las sevillanas y la gaita. A mí ya me parece un pastiche cuando le ponen la gaita a todas esas cosas que se pusieron tan de moda hace unos años, así que imagínese a una sevillana…

    Por cierto, ya que en estos comentarios hemos hablado del Betis, y sé que usted goza de un excelente sentido del humor, quiero decirle que esta mañana me contaron porqué los del Betis cogieron la gripe A… porque no tienen defensas.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 21:08, carrascus said:

    Anda…! Que no me había dado cuenta…! Al entrar en la página de admin del blog he visto que con el aluvión de comentarios que ha habido hoy no me había fijado en que habíamos llegado a otra marca milenaria. El anterior mío era el comentario 7.008, así que si contamos hacia atrás vemos que el que hizo el número 7.000 fue el de… la Dama…!!!

    Así que ya sabe, amiga Dama de sevillano nombre. El pequeño premio de agradecimiento se lo lleva esta vez, y puede elegir el tema que quiera sobre un post para usted. No me lo ponga difícil… y sobre Triana noooooo, pordió…. :)

    [Reply]
  • At 2009.11.13 21:58, dama said:

    Pues ya que puedo pedir, y que me prohibe Triana, tendré que pensarlo. Le contestaré en breve, aunque soy bastante sencillita. Déjeme meditarlo.

    Gracias.

    [Reply]
  • At 2009.11.13 21:59, dama said:

    Y una cosa quiero que crea a ciencia cierta. Ese chiste de la gripe A me lo inventé yo. Cuando lo conté tuvo éxito, ya lo creo.

    [Reply]
  • At 2009.11.14 13:10, carrascus said:

    Pues su chiste ha tenido bastante éxito, amiga Dama; yo ayer, después de contarlo aquí se lo escuché también a César Cadaval, el de los Morancos… debería usted haberlo registrado, jejeje…

    Me paso por su blog, Maese… pero vamos, que el comentario que le dejé era una coña, no tenía que haber cambiado nada.

    [Reply]
  • At 2009.11.14 23:01, carrascus said:

    HE CAMBIADO YA EL RADIOBLOGIN’. LEED EL TEXTO, POR FAVOR… A VER QUÉ OS PARECE.

    [Reply]
  • At 2009.11.17 09:34, dama said:

    Tras mucho meditarlo, y como esta ocasión será única, lo siento con todo mi corazón pero ni Mina, ni Pink Floyd, ni Simple Mainds, ni Santana, ni Aretha, ni El ültimo de la Fila.

    ¡¡¡¡¡¡ Triana!!!!.

    No todos los días una tiene este honor, Sr. Carrascus, hága usted un esfuerzo.

    [Reply]
  • At 2009.11.17 20:31, carrascus said:

    Bueeeeno… lo intentaremos, amiga Dama. De todas formas, teniendo usted el libro sobre Triana de Luis Clemente, no sé que más voy a poder aportarle yo…

    [Reply]
  • At 2009.11.18 14:17, dama said:

    Seguro que me sorprenderá su sabiduría…

    [Reply]
  • At 2009.11.19 19:12, Del Califato... said:

    A lo mejor sería muy interesante un post sobre la música sevillana que precedió a Triana. Me han dicho que había interconexiones de muchos músicos que luego acabaron en grupos conocidos y que la mezcolanza entre ellos y con músicos extranjeros era impresionante. Al parecer el Festival Mariana Pineda fué el germen más importante ¿fué así?

    [Reply]
  • At 2009.12.26 01:27, Rafael said:

    Yo vivía en la calle 51, en el nº 12, más cerca de la cruzcampo, entre la alberca y la huerta. Cruzaba las casitas para ir al colegio San Juan de Ribera, que está pegado a la fábrica de la Cocacola. Allí viví séis años de mi vida, desde que tenía 6 hasta casi los 12. Años que recuerdo con mucha nostalgia, un tiempo hermoso que adorna con las voces de la inocencia mis recuerdos infantiles.

    Alli vivieron artistas como el Farruco, la familia Montoya, Remedios Amaya y Pata Negra, entre otros. Se armaban muchas juergas a luz de las candelas. Siempre había fiesta. En fin, la vida es un efímero suspiro.

    Me ha alegrado mucho encontrarme con alguien, después de tantos años, que paseó por las mismas calles su niñez. Cuéntame, por favor.
    Un abrazo

    [Reply]
  • At 2009.12.27 02:11, carrascus said:

    Yo también me alegro de dar con un antiguo vecino de las casitas, amigo Rafael. Y le prometo que le contaré cosas por aquí de vez en cuando, pero perdóneme que esta noche no lo haga, porque ya es muy tarde y estoy dándole los últimos toques al nuevo post.

    He visto también los comentarios que ha dejado para la Dama. Supongo que ya le contestará ella misma, pero ella no vivió en las casitas bajas, nació ya directamente en el piso de la “Cruzcampo”.

    Y sobre lo que dice de Jesús de la Rosa, es verdad; pero lo que contábamos nosotros era que posteriormente vivió en los pisos de los voladizos del barrio E, muy cerca de la fábrica de Coca-Cola. Y allí vivía cuando formó el grupo, y siguió viviendo su familia cuando él, montado ya en el dólar, se compró la casa de Villaviciosa de Odón.

    Por cierto que, si mi sistema cartográfico virtual no está muy estropeado por el tiempo, creo que su calle de las casitas bajas, la 51, debía estar aproximadamente por donde está ahora la calle “Jesús de la Rosa”… ¿a usted que le parece?

    [Reply]
  • At 2009.12.28 00:44, Rafael said:

    Yo crecí con Triana, Los Chichos, Las Grecas, Camarón y Paco de Lucía de fondo, así como con Pink Floyd, Camilo Sesto, Raphael, Miguel Ríos y un montón de artistas más un tanto más alejados de mis oídos. Especialmente me marcaron Paco de Lucía, Camarón y Triana. De hecho, soy guitarrista flamenco, nacido en el seno de una familia flamenca del barrio de la Macarena. Vivíamos en la calle Patricio Saenz, cerca de la plaza el Pumarejo. La casa donde vivíamos la declararon inhabitable por la de años que tenía ya encima. Así que nos mandaron a las casitas bajas del polígono de San Pablo. Por mi casa pasaron muchos artistas, entre ellos un guitarrista que ya no está entre nosotros que se llamaba Pedrito Sevilla; también pasó Gordillo, que se juntaba con un hermano mío mayor que yo. En fin, entre vosotros me siento como en casa.

    [Reply]
  • At 2009.12.28 00:45, Rafael said:

    Decidme algo, por favor.

    [Reply]
  • At 2009.12.28 07:35, carrascus said:

    Venga, Rafael, le cuento cosas de aquella época.

    Mi primer encuentro con la música fue cuando vivía en las casitas bajas del Polígono de San Pablo, entre los 5 y los 10 años. Allí fuimos a parar gente de todas clases a las que la riada del Tamarguillo nos dejó con una mano atrás y otra delante. Gente de diferentes niveles culturales y mezcla de payos y gitanos.

    Eran, como usted sabe, calles paralelas estructuradas en pequeñas manzanas de 8 casitas, cuatro frente a otras cuatro, y se llevaba mucho hacer fiestas (bodas, bautizos, comuniones y cualquier cosa que mereciese celebrarse) en mitad de la calle. En cuanto a lo de poner música, lo típico eran los picús (españolización de pick-up), que eran unos pequeños maletines cuadrados, que se abrían y el cuerpo de abajo era el tocadiscos en sí, y el de arriba era el altavoz, que llevaba un cable largo y solía colgarse en la calle para que la música la pudiesen disfrutar todos. Os podeis imaginar la mezcla de música que salía de aquellos picús: La Yenka, los hermanos Toronjo, el Principe Gitano, Frank Sinatra, el Celentano de “Pregueró”, el Dúo Dinámico, José Guardiola, los Teen Tops de “Popotitos, con sus piernas flacas como un par de palillitos”, los Tres Sudamericanos, pasodobles por un tubo (”de noche cuando me acuestoooo le rezo a la Virgen de la Macareeenaaaa”)…. Toda ésta fue la música que me atrapó para siempre…

    Y allí también empezó mi primera gran pasión musical de la que guardo consciencia.

    No había apenas teles. La veíamos porque en la casita de la esquina de mi calle el Malaca tenía una y la ponía a disposición del vecindario previo pago de una peseta. Tenía el salón lleno de banquitos de madera corridos y no veais como se ponía aquello cuando empezaba “Sesión de Noche” o jugaba el Madrid en la Copa de Europa. A los niños nos daba más canchilla y la pesetilla nos daba derecho a entrar y salir (sobre todo para ver dibujos animados y marionetas de Herta Frankel) siempre que no molestásemos mucho y no fuera horario de noche, cuando aquello siempre estaba lleno con los adultos además de nosotros.

    En la mazana de al lado mía vivían unos gitanillos y una de las niñas, (algo mayorcilla que yo) pasó un día corriendo por delante de mi casa como alma que lleva el diablo en dirección a la casa del Malaca, gritando “los beatles… los beatles… (ella no decía bítels, sino be-atles, tal como se escribe)… que están saliendo en la tele los beatles….” Yo no tenía ni puta idea de lo que decía, pero como aquello parecía al menos curioso pues empecé a correr yo también a ver qué era merecedor de tal alboroto… y al entrar en la casa y ver en la tele a aquellos extraños melenudos cantando aquello tan pegadizo de ye-ye-yé… se acabaron los pasodobles y los sucedáneos.

    En 1967 nos dieron un piso. Nos podía haber tocado el Tiro de Línea, pero nos tocó “el Polígano” que construyeron al lado de Santa Clara, el barrio residencial de los oficiales americanos de las bases de Morón y Rota. Y aquello era otro mundo. No había gran relación entre los dos barrios, pero los niños son igual de niños en todos lados y sí nos relacionábamos más, aunque fuera para darnos collejas y nosotros para mangarles tó lo que podíamos.

    Por entonces no había apenas LPs, todo eran discos pequeños de 2 o 4 canciones, que nos cambiábamos con los americanos, cuando no por discos españoles, por triquitraques o tebeos. De entonces, recuerdo haber tenido, aparte de EPs de los Beatles, pues el “Black is black”, el “Summertime girl” de Los Iberos, el “Get on your knees”, que entonces se conocía como “el pollo en lata”, de los Canarios (de cuando Teddy Bautista aún era cool), “El muelle de la bahía” de Otis, “Spirit in the sky” de Norman Greenbaum, “Psychotic reaction” de Count Five, “I had too much to dream” de Electric Prunes, “We ain’t got nothin yet” de Blue Magoos, el single de los sevillanos Green Piano, y un single que se llamaba “Satisfaction”, que me encantaba y que no pude recuperar hasta hace apenas un año, y era de un grupo español que se llamaba Franklin, de los que nunca supe nada más hasta hace poco…

    Justo entonces comenzaba la década de los ’70. Probablemente fuese 1.971, con mis recién estrenados 14 añitos, el año de los primeros recuerdos musicales más consistentes. El año de los primeros amigos con intereses musicales comunes, de las tardes de los sábados sintonizando a duras penas la emisora de la base americana de Rota, de Radio Vida y su programación musical. Y del cambio del single al LP. El primer disco grande que me compré fue el “Madman across the water” del Elton John que nunca debió cambiar. Y la verdad es que no lo conservo, lo que me da bastante rabia sobre todo porque en España salió a través del club “Discolibro” con una portada completamente diferente a la original, que es con la que ha seguido reeditándose hasta ahora.

    Por entonces nuestros discos solo podíamos escucharlos en casa o si acaso en la de algún amigo, pero no podíamos sacarla a la calle hasta que llegaron los radiocassettes. El primero que tuvimos en casa fue un Sanyo que mi padre le compró a unos gitanos y se lo vendieron con una cinta dentro. De ello deduzco que aquél debió ser el año 1.973 porque fue cuando se editó dicha cinta, que era la de Las Grecas… y anda que en mi casa no se escuchó veces ni ná aquello de “testoy amando locamenteeee pero no se como te lo viá desiiiiiiií….”

    Y por entonces fue cuando ya todo cambió para mí y la música se entremezcló con todos los aspectos de mi vida. Aparecieron en ella Bowie y el glam… pero todo eso, junto a más vivencias juveniles, ya lo conté en este otro post, que puedes recuperar pichando en este enlace, si es que le interesa.

    Ya le iré contando más cosas de las casitas bajas, a medida que vaya teniendo tiempo.

    Hay veces que no recuerdo si algunas de las cosas pasaron antes o después de vivir allí yo… por ejemplo, el tío que se ahorcó en el huerto y que nos sirvió de diversión a los niños durante unos pocos de días… ¿eso ocurrió estando ya usted allí, o es anterior, de cuando era yo el que vivía allí…?

    Por cierto, que me encanta y me honra tener como lector a un artista de la guitarra. Lo digo muy en serio, eh…

    Ah… y otro por cierto. Dice usted que vivió de muy pequeño en la calle Patricio Saez. Pues ahora voy mucho yo por esa calle, por razones laborales. Porque allí está el laboratorio donde hacemos las analíticas del agua de nuestra clínica. Y la verdad es que cada vez que voy me sorprendo mucho también mirando la gente tan variopinta que hay a la puerta del comedor social que hay también en esa calle. Y era usted además casi vecino de la sra. Carrascus, que por aquella época en que usted vivía allí, ella lo hacía en la calle Adelantado.

    [Reply]
  • At 2010.01.13 10:19, Rafael said:

    ¡Cuánto silencio!

    [Reply]
  • At 2010.01.13 12:05, carrascus said:

    Hombre, Rafael… si consideras que es silencio la enorme parrafada con la que te contesté en el comentario anterior a éste tuyo…

    [Reply]
  • At 2010.02.01 09:44, Rafael said:

    Me refería precisamente a eso, Carrascus, a que después de tan generoso alud de palabras, nadie hubiera hecho ningún comentario al respecto. Por cierto, si yo vivía allí cuando ocurrió lo del ahorcado, no me ha quedado recuerdo alguno del hecho. Lo que sí me ha quedado ha sido la grata sensación de libertad y de felicidad que me dejó la niñez danzando por aquellos parajes al son de las virtudes infantiles y el eco de las risas inocentes de los niños a pesar de que eran tiempos difíciles, especialmente para todos los que allí vivimos. La ingenuidad también sirve como escudo protector. Sobre todo para los niños.
    Un saludo

    [Reply]
  • At 2011.03.30 13:05, miguel ángel said:

    Muy buenas, leer vuestros comentarios han despertado en mí un cierto aire de romanticismo. He dado con este post por casualidad buscando información sobre el fallecido Jesús De la Rosa, y mira tú por donde he leído unas palabras de Carrascus, tanto me han sonado sus palabras que iba situando de quien podría tratarse. Yo nací en el 1982 y he vivido en Pedro Romero hasta junio del año pasado que me trasladé a la calle Arrayán.
    Y como el mundo es un pañuelo, y en el barrio somos una piña, pues he sacado la conclusión de que usted, Señor Carrascus, asistió a uno de los actos más importantes de mi vida. Mi comunión.
    No es que fuera usted un invitado sino que fue protagonista en segunda escala en la comunión de su hija Celia un 17 de mayo de 1992. aquella niña risueña y con voz aguda que poseía una simpatía singular.
    Creo que aun hay familiares suyos en la misma zona. Rafa…
    Pues sí querido amigo, como ya decían los cantores en su sevillana… “polígono de san Pablo, barrio de barrios, de costumbres populares y corraleras, ay ay ay mi gente buena!”
    Yo he jugado con Farruquito, he sido monaguillo con Falete, y pronto espero seguir abriendo el libro del barrio con mis esculturas, pinturas e imágenes religiosas.

    [Reply]
  • At 2011.03.30 16:49, carrascus said:

    Pues sí, Miguel Ángel; si la descripción de Celia es “risueña y con una simpatía singular”, esa es mi hija, jejeje…

    No deja de sorprenderme la forma en que se producen los reencuentros en en el ciberespacio. Así que yo estuve en su primera comunión, allá en San Ignacio de Loyola… pues no sabe como alegro, de verdad.

    Ya le hablaré a Celia de usted cuando la vea el domingo. Ahora está currando en Punta Umbría, montando las coreografías de la temporada de turismo del hotel Barceló que hay allí. Viene los domingos a mediodía y se vuelve el martes por la mañana. Seguro que también se alegra mucho.

    El Rafa que cita usted es mi sobrino (primo de Celia), y en el barrio seguimos teniendo bastante familia: mi mujer tiene padre, hermana y hermano (con los respectivos sobrinos) y yo tengo a mi madre y mi hermana (también con una sobrina). Y seguimos yendo mucho por allí; siempre que el Cajasol juega nos juntamos en casa de los padres de Rafa antes y después del partido; y las cosas que no compramos en los hipers las seguimos adquiriendo en las tiendas del barrio, que son nuestra favoritas y los conocemos a casi todos… farmacias, ferreterías, pescaderías, verdulerías, panaderías, caja de ahorro… todavía me sigo pelando en Lebrón, aunque Antonio ya se ha jubilado (ahora da la casualidad de que vive también en mi urbanización) a vivir de las rentas que le deja la franquicia que ha montado… parece mentira que todo partiese de aquella pequeña barbería que montó en el local que ocupaban antes los futbolines… en fin, que seré polinganero hasta que me muera, me temo…

    Habla usted de su amistad con Farruquito, Falete… yo, como soy de una generación anterior, de quien fui amigo era de sus padres; bueno, en el caso de Farruquito lo fui de su tío, quien ostentó ese nombre antes que él; y anda que no jugué veces al fútbol con el padre de Falete, el Fali, que falleció no hace mucho tiempo…

    Por lo que dice usted en su última frase puedo suponer que es imaginero o algo similar… ya nos contará más cosas si sigue apareciendo por aquí, lo que para todos nosotros será un placer.

    Por cierto, que ya que entró aquí buscando cosas de Jesús de la Rosa, hay también un post entero dedicado a él y a Triana; el que me pedía la Dama en estos mismo comentarios. Si le interesa puede encontrarlo pinchando en este enlace.

    Un abrazo. Y hasta pronto.

    [Reply]
  • At 2011.03.30 22:53, Celia said:

    Madre mía! he estado dándole vueltas al coco y el único Migue que recuerdo es un chico que solía llevar un corte de pelo a “doble cuello”, que es como lo llamamos, jeje. Espero no equivocarme de persona, que no sabes la alegría que me da, hace años que no se nada de ti, y la verdad es que siempre que nos encontrábamos nos parábamos a charlar un ratito, ¡qué de tiempo ha pasado! Si eres tú, sería estupendo volver a saber cosas de ti, y si eres otra persona, por favor…. ¡ilumíname!
    Fantástico el post papá, aunque no esperaba menos tampoco, y por cierto, una música preciosa y muy bailable, estupenda para dar fin a un día de trabajo (de éste trabajo): ¡GRANDE!

    [Reply]