LA EXTRAÑA PAREJA

Pues ya veis, yo pensaba que la palabra “dueto” no existía en castellano, y que era una forma de traducir el “duet” inglés, en lugar de usar nuestro “dúo” de toda la vida. Pero sí que existe en el diccionario.

Y también existe en los discos. A montones. Y desde siempre.

Pero por muchos duetos que se hagan nunca superarán el que hicieron la virginal rosa inglesa Jane Birkin y el viejo cabrón calentorro francés Serge Gainsbourg. De ellos ya os hablamos en profundidad hace tiempo y la canción está en la mente de todos. Os invito mejor a que os monteis una fantasía (de la clase que más os guste) con la revisión que hicieron estas dos chicas: Cat Power y Karen Elson, la de los White Stripes… marchaaando una de tortilla!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Cat Power & Karen Elson – “Je t’aime (moi non plus)”

Pero no todos los dúos fueron tan afortunados como el de Jane y Serge, a pesar de ser tan insólito. Ha habido otros con muchas más posibilidades de salir adelante y se han quedado en el intento. ¿Os imaginábais que de un dúo que parecía hecho a medida por el mejor sastre del mundo, como fue el de David Bowie y Mick Jagger, saliese algo como “Dancing in the streets”, que era una versión mala con avaricia…? Había una falta de balance entre ellos que no le daba esperanza alguna al proyecto; Bowie hacía su interpretación sin mover un dedo mientras Jagger lo daba todo en la suya. El resultado fue horrible.

Y es que cuando no hay una razón verdadera para que dos cantantes formen un dúo, o cuando no hay interacción entre ellos, o cuando la narrativa de lo que cantan no se presta a dos voces, y solo se hace el dúo para mayor gloria de los que lo forman, aunque se forren económicamente, el fracaso emocional y el ridículo artístico están asegurados; aunque se llamen Jagger y Bowie, Bono y Pavarotti, Mercury y Caballé o Serrat y Sabina.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


PJ Harvey & Thom Yorke – “This mess we’re in”

Esos eran PJ Harvey y Thom Yorke, y son un magnífico ejemplo de lo que tiene que ser un buen dúo, en el que los dos representan papeles diferentes dentro de la historia que están contando. Al principio de la canción las dos voces tienen un vibrato similar, y cuando la canción va avanzando sus voces se van separando más y más, reflejando el cambio en la narración por las cualidades diferentes del tono de sus voces… exactamente lo mismo que ocurría con Jane y Serge.

“De noche y de día / sueño con follar contigo, tío…”. PJ no conocía a Thom más que por carta, hasta que se vieron en el estudio para grabar esto. Pero la canción la había escrito ella con él en la mente. Y aquí los papeles típicos hombre-mujer están invertidos, Thom Yorke suena vulnerable, y PJ Harvey segura de sí misma.

Y en el sentido contrario, también son magníficas las canciones en las que los dos cantantes actúan como las dos mitades de un todo. Por ejemplo, cuando Boy George y Antony (el de los Johnsons) Hegarty se juntaron en “I am your sister” era difícil saber cual de los dos estaba cantando; había una simetría entre ellos que cargaba de calidez la canción. Esa es otra cosa a la que habría que aspirar al formar un dúo; a formar lo más parecido a una pareja perfecta.

Boy George era el icono referencial de Antony desde que éste le vió cuando tenía once años en la portada del “Kissing to be clever” de Culture Club, cuando se dio cuenta de que la gente como ellos no tenía otro camino que convertirse en cantantes. Veintidós años después formaron una pareja que les hizo ganadores a los dos, porque Boy George nunca había sonado tan enternecedor como en esta elegía, ni Antony tan lastimero y triste.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Antony & Boy George – “You are my sister”

Otra de las cosas que un dúo puede hacer es ofrecer dos perspectivas muy distintas de una misma cosa. La canción “Where the wild roses grow” the Nick Cave y Kylie Minogue es un perfecto ejemplo de esto. En ella cada uno de los cantantes toma un papel muy diferente en la historia que cuentan y desarrollan el drama sin interactuar en absoluto, porque si lo hicieran, arruinarían por completo el propósito de la canción, que es un vistoso vals que habla de la obsesión de dos amantes, la virginal Eliza Day, que interpreta Kylie, y un personaje mayor que ella, sin nombre, que es Nick. Consumido por su belleza, Nick Cave decide que ella debe morir, porque no puede soportar la posibilidad de perderla algún día…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Nick Cave & Kylie Minogue – “Where the wild roses grow”

Y cuando las voces de la pareja se mezclan en una perfecta combinación el resultado también es otra maravilla. Aquel “Love hurts” que cantasen Gram Parsons y Emmylou Harris quedará para la posteridad como una de las canciones en la que el timbre de la voz de los dos cantantes mejor armonizaba. Y el placer es aún mayor cuando se licúan de esa forma incluso voces muy diferentes. En “What have I done to deserve this?”, la voz de Neil Tennant es fría, helada, y la de Dusty Springfield es cálida y conmovedora; pero cuando cantan juntos… ay!

Esa canción cimentó la fama de los Pet Shop Boys como gigantes del pop de los ’80 y significó para Dusty el regreso al status de diva al que había renunciado hace tiempo sumergiéndose en el alcohol, las drogas y la autodestrucción. Esta canción la ayudó a rejuvenecer personal y profesionalmente. Es una canción de amor trágica y llena de remordimientos que detalla el final de la relación entre un empleado y su jefa, atrapados por el agónico deseo que sienten entre sí.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Pet Shop Boys & Dusty Springfield – “What have I done to deserve this?”

Y es que la cosa está clara, si uno ve las canciones como modelos para comprender un poquito mejor el mundo, un dúo representa la interacción con otra persona, y eso es una de las partes fundamentales de la experiencia de vivir nuestra vida. Naturalidad dentro de la situación artificial de una canción. ¿Recordais el “Fairytale of New York” que nos recreó Ambrosio hace unos meses? Ese diálogo de dos caracteres tan diferenciados como el de Shane y Kirsty nos hacía sentir que estábamos ante una conversación real.

Si tampoco es tan complicado, tampoco tiene mayor ciencia…

Ya sé que hasta las superestrellas necesitan amigos algunas veces, pero hacer parejas y meterlos en estudios de grabación con un presupuesto de varios millones de dólares no asegura que vaya a salir algo más que un ejercicio de masturbación mutua como la de Robbie Williams y Kylie Minogue, que debió conformarse con el dúo que hizo con Nick Cave; o un desafío sobre quien tiene el peluquero con más destreza, como el de Barbra Streissand y Barry Gibb. Cuando no crucifican directamente el recuerdo del original como Robbie Williams hizo de nuevo, esta vez acompañado de Nicole Kidman, con Frank y Nancy Sinatra.

Stevie Wonder y Paul McCartney también hicieron mucho para que tanto a los blancos como a los negros dejase de importarle la intolerancia racista… y es que “Ebony and Ivory” se las traía… Este es otro tema que también da mucho juego para formar un dueto: la política. Youssou y Neneh contra el racismo, Ian Brown y Sinead O’Connor contra la guerra… ellos sí que hicieron algo por intentar mejorar el mundo a través de la música.

Claro que al final, con tanta disquisición, nos hemos apartado del asunto principal para meterse en esto de formar una pareja temporal, la diversión. Y eso lo tenía tan claro Serge Gainsbourg (al final siempre volvemos a él) como el resto de viejos verdes que se buscaron a una chavalita guapa y güenorra para intentar sacar del acercamiento algo más que una buena canción… Tom Jones miraba lascivamente a Cerys Matthews mientras se acercaba a ella, Robert Plant se aprovechó de que había sido el ídolo de los sueños húmedos de una jovencita Tori Amos, Mick Jagger rondó babeando a Christina Aguilera hasta que alguien con sentido común la devolvió a la guardería, o Norah Jones intentaba mantener apartado a Keith Richards mientras éste necesitaba un cigarrillo, una copa, y seguramente una ambulancia…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Tom Jones & Cerys Matthews – “Baby, it’s cold outside”

Y hasta aquí la teoría… os propongo ahora un poquito de divertida práctica. Aquí teneis una docena de canciones en las que aparecen todo tipo de dúos de los que hemos hablado antes; la mayoría de ellos, por no decir todos, muy buenos. Y en el slideshare teneis las fotos de todas las parejas que los interpretan. ¿Seríais capaces de unir foto con canción y decirme quienes son los cantantes…? Y si además ya decís el título de la canción, sería para nota.

No es difícil, no creais; puede que algunos sí, pero la mayoría son bastante conocidos y muchas de las canciones fueron de tanto éxito que no tendreis problemas para saber cual es. Y además, en el post os he dado también pistas sobre algunas de las parejas.

Espero que os divertais.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-1-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-2-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-3-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-4-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-5-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-6-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-7-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-8-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-9-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-10-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-11-

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-12-

Y se acabó… cuando comenteis, si os parece, decidme también cual ha sido el dúo favorito de vuestra vida…. Compararemos gustos y, si poneis material suficiente y bueno, montaremos con él un radioblogin’ divertido.

EL PATITO FEO

Escribiendo el post anterior de pronto me acordé de esta mujer. La asociación de ideas era evidente; aunque con diferente fortuna material, los dos pasaron por el mundo de la música dejando una profunda huella antes de que la misma enfermedad se los llevase siendo aún jóvenes. Y ninguno de los dos son personajes que estén en el conocimiento colectivo del gran público. Ya apareció fugazmente en una de mis entradas anteriores. Ésta es para ella sola.

El padre de LAURA NYRO tenía una cosa en común con nuestro querido Ambrosio: quería que su hija tuviese de nombre el de una canción.

Y por eso la llamó Laura. Como la pieza del mismo nombre de la película de Otto Preminger de 1.944, aunque no fuese una canción, sino un instrumental. En realidad Louis Nigro (así era su verdadero apellido) se perdió el nacimiento de su esperada hija porque, como trompetista profesional que era, estaba tocando en la madrugada del 18 de octubre de 1.947, mientras su mujer daba a luz en uno de los quirófanos del hospital del Bronx.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Eli’s comin'”

En su casa nunca faltó la música. Por un lado estaba su padre, al que le gustaba ensayar poniendo a todo volumen discos de las bandas de Woody Herman o Count Basie y acompañarlos con su trompeta. Su madre, de ascendencia rusa, tenía una gran colección de discos de musicales de Broadway, pero también de grandes sinfonías clásicas, conciertos de piano y óperas. Laura se enamoró de la voz de la soprano Leontyne Price y de las obras de los compositores impresionistas Ravel y Debussy, cuyos acordes tanto influyeron en los músicos de jazz. Pero como cualquier joven de finales de los años 50, con lo que Laura verdaderamente disfrutaba era con su propia colección de singles de rock and roll que continuamente estaban esparcidos por toda su habitación, siempre cerca del pick-up que los reproducía incansablemente.

Sin embargo ella no solía cantar a la vez que sus ídolos, como los demás chicos de su edad. Lo que ella hacía era tenerlos como inspiración y acompañamiento durante las horas que pasaba leyendo libros y escribiendo poesía. No es extraño, por tanto, que Laura Nyro se viera a sí misma al principio como una escritora de canciones más que como una cantante.

Las grandes divas del pop de la época en que ella comenzaba, como Aretha Franklin, Barbra Streisand, Dusty Springfield, Dionne Warwick; las cantantes de folk más populares, como Joan Baez o Judy Collins, o los grupos de chicas como las Shangri-Las, las Ronettes, o las Supremes, muy raramente escribían sus propias canciones, en realidad solo eran medios a través de los que se manifestaba el poder artístico de los escritores, compositores, productores y factotums de discográficas, todos ellos hombres… Phil Spector, Berry Gordy, Shadow Morton, Smokey Robinson, Holland-Dozier-Holland, Quincy Jones…

Y por otra parte, las mujeres que escribían canciones, que las había, y muy notables… Ellie Greenwich, Cynthia Weil, Carole King… que desde las oficinas del Brill Bruilding de Manhattan mezclaban con tanto acierto las melodías y la sofisticación del Tin Pan Alley con el nuevo rock y el rhythm and blues, nunca grababan sus propias canciones para editarlas (Carole lo hizo mucho después), aunque era muy frecuente que ellas mismas fuesen quienes las cantasen en las grabaciones caseras que pasaban a los artistas para que las aprendiesen.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Stoney end”

Las artistas que hacían las dos cosas se podían contar con los dedos de una mano; Jackie Dee Shanon escribía y cantaba sus propias canciones al otro lado del país, en la Costa Oeste; y también lo hacían algunas mujeres más dentro del rythm and blues, como Barbara Lewis, o del folk, como Buffy Sainte-Marie… de la escena folk salieron Janis Ian y la canadiense Joni Mitchell, que fueron los antecedentes más claros de Laura Nyro al cruzar de forma tan fértil las tradiciones folklóricas con el pop, el rock y el jazz.

Pero la mujer que realmente dio forma al estilo de Laura fue la brillante iconoclasta Nina Simone, que había creado una amalgama de jazz, folk, R&B y música clásica, que era única en su tiempo; su música basada en el piano, sus interpretaciones dramáticas, su dinámica forma de cantar, que iba desde el susurro al grito desgarrado… desde los quince años, Laura Nyro aprendió escuchándola a ella que muchas veces en la música la fealdad era más atractiva que la elegancia, que el sonido de las emociones había que lanzarlo al aire en vez de moderarlo; y estas enseñanzas las aplicó a su carrera.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Blowin’ away”

Una carrera, que aunque seguro que habría tenido otro punto de eclosión de no haber sido éste, pero que empezó de forma totalmente casual. Tuvo su origen en las páginas amarillas de la guía telefónica. El descubridor de Laura, Artie Mogull, se había comprado un piano de segunda mano para su oficina y necesitaba que se lo afinasen, así que marcó el número de teléfono de un afinador que encontró en la guía, el de Louis Nigro, que combinaba este trabajo diurno con el de tocar la trompeta en los clubs por las noches.

Mientras afinaba el piano, Lou no dejaba de hablarle a Artie sobre las maravillas que escribía su hija… “Oiga! haga el favor… cállese de una vez y termine de afinar el puñetero piano!!!”. Pero para su suerte, el padre de aquella chica era enormemente charlatán y no paró de marear a Artie hasta que éste estuvo de acuerdo en dejar que Laura viniese al día siguiente a tocarle algunas de sus canciones.

Al día siguiente una chavalita feísima y desgarbada se sentó al piano y comenzó a cantar una tras otra una serie de maravillas que muy poco iban a tardar en convertirse en grandes éxitos en las voces de artistas ya consagrados como Barbra Streissand, los Fifth Dimensions y los Blood, Sweat & Tears… “Stoney end”, “Wedding bell blues”, “And when I die”… el hombre se quedó tan flipado que antes de que se levantase del piano ya le tenía preparados un contrato de management, otro de grabación, y otro de derechos de sus canciones.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Wedding bell blues”

Entre ambos, que no estuvieron mucho tiempo asociados, siempre se interpuso esa ambivalencia que Artie Mogull sentía hacia Laura Nyro. Por una parte le reconocía su talento y su potencial comercial, que la ponía ante sus ojos como la Bob Dylan femenina; pero por otro no ocultaba su desdén por la apariencia y el estilo de la chica, dos formas de verla que tenían difícil coexistencia. Ella estaba contenta por unirse a una corporación que la asociaba con alguien a quien ella admiraba muchísimo, como era Dylan, pero por otra parte, pronto se dio cuenta de que allí tenían mucha más importancia los negocios que los artistas.

Pero esa forma de pensar… llamémosle “industrial”, de Artie Mogull, fue la que nos dio a la Laura Nyro que hemos conocido después y que nos ha maravillado siempre. Porque Laura tenía el talento crudo, las melodías musicales, las letras poéticas y una voz con la atractiva resonancia de las cantantes de ópera, pero allí la obligaron a que sus canciones fuesen directas en vez de perderse en serpenteos, allí le enseñaron las reglas del éxito musical. A ella, inmersa en su mundo, lo que le decían le entraba por un oído y le salía por el otro; pero para eso está la sagrada figura de “la madre de la artista”, que luego la pillaba por las escaleras y le echaba unas enormes broncas porque no escuchaba a los amables señores que perdían su valioso tiempo diciéndole que una canción que duraba diez minutos no iban a ponerla nunca en la radio y por tanto todo el trabajo y el interés que había puesto en componerla se iba a desperdiciar.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Lu”

Sí… sus canciones eran poco convencionales para ser éxitos. Las melodías eran extrañas para lo que se llevaba en aquellos tiempos, como también lo era la cantidad de compases que empleaba para construirlas; la estructura de los acordes también era diferente, sus letras eran muy interesantes; puede que Laura Nyro no sea la mejor cantante que hemos oído, pero aprendió a manejarse muy bien con sus canciones. Y otra de las cosas que aprendió fue a rechazar la idea imperante de que las mujeres no podían tocar los instrumentos que acompañaban sus voces, tocar en tus propios discos solo era cosa de hombres. Ella se aseguró por contrato específico que después de aquel primer disco en que no la tomaron apenas en serio, en los demás que editase a su nombre tendría que ir reflejado en la portada que “ella misma se acompañaba al piano”.

Tenía 19 años. Y desde entonces hasta que el cáncer se la llevó treinta años después la pura esencia de la música estuvo habitando en ella, y nos dio canciones como todas las que saltean este texto. Aunque no todo el mundo se diese cuenta.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“And when I die”

No me asusta morir.
Y en realidad no me preocupa
si es paz lo que encuentras cuando mueres.
Solo asegúrate de que cuando el momento haya llegado
has forrado bien mi ataud,
porque ahí abajo debe hacer un frío del carajo.
Y cuando yo muera,
cuando yo me haya ido,
habrá un niño que nacerá,
y el mundo seguirá su curso.