Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
13 – Imagine

(Publicado originalmente por Carrascus, el martes 6 de diciembre 2005 a
las 14:36)

Ya hace 25 años. El 8 de Diciembre de 1980 John Lennon firmaba un autógrafo a Mark Chapman mientras algún curioso fotografiaba el instante sin saber que su foto pasaría a la historia. Unas horas después Chapman se acercaba de nuevo a Lennon con muy distintas intenciones.

Ese día yo estaba en la mili, tranquilo en la cantina del cuartel enfrascado en la ciencia ficción del “Universo de locos” de Fredrick Brown, cuando se acercó a mí un catalán muy friqui con el que había hecho buenas migas. “Oye, Sevi, ¿t’has enterao que han matao a John Lennon…?”. La noticia me impresionó, la verdad, aunque no tanto como otra que me dió el mismo tío gafe pocas semanas después, el 23 de febrero, cuando me quedaban cuatro días para licenciarme. “Oye, Sevi, ¿t’has enterao que han dao un golpe de estado? en vez de licenciarnos el viernes vamos a hacer más mili que el palo de la bandera…?” Pero bueno, las “Historias de la Puta Mili” corresponden a otro negociado, éste es el de las Historias Apócrifas, y el asesinato de John Lennon tiene la suya.

El interés del FBI por John Lennon comenzó en 1.971, cuando este encabezó un concierto a beneficio de John Sinclair, el líder de los Black Panthers, que había sido arrestado por posesión de marihuana. Se ve que Edgar Hoover seguía llevando a cabo su máxima de “todos los extremistas deben ser considerados peligrosos”.

Las cosas fueron todavía a peor cuando Lennon comenzó a planear algunos conciertos más contra la política de Richard Nixon, hasta tal punto que todo un Senador de los Estados Unidos pidió formalmente al Fiscal General en Febrero de 1.972 que ese “Woodstock político” que se avecinaba tenía que ser parado como fuese, y la mejor forma de hacerlo era usar un arresto antiguo que John Lennon tenía pendiente en Inglaterra por posesión de cannabis y deportarlo sin contemplaciones. El Presidente Nixon también pensaba que Lennon podía usar su status de celebridad para encabezar “una revuelta de la juventud de la nación” y estuvo, por tanto, de acuerdo en comenzar las gestiones para la deportación del ex-Beatle.

John tuvo que restringir sus actividades políticas en los años siguientes para centrarse en su lucha contra la Administración y no ser expulsado del país. Esta situación duró hasta 1.975, en que tras dimitir Nixon a causa del asunto Watergate, consiguió por fin su “carta verde” que le permitía permanecer con libertad en los USA.

Para entonces John Lennon estaba exhausto y retirado de la vida pública, dedicado por completo a su familia. Pero seguía en el ojo inquisitorial de la Casa Blanca, porque Carter tampoco se fiaba de él. Con el siguiente cambio presidencial Reagan se alzó con el poder y John Lennon volvió a los estudios de grabación y comenzó a hacer planes para convertirse de nuevo en activista político.

En el mismo año en que Lennon consiguió su carta verde, Mark Chapman comenzó a trabajar en un campo de refugiados en Laos. El campo estaba regentado por World Vision, una compañía, que bajo el aspecto de una corporación caritativa que ayudaba a los refugiados políticos de todo el mundo, en realidad colaboraba activamente con la CIA en el reclutamiento, entrenamiento y colocación de asesinos, como los tristemente famosos escuadrones de la muerte que actuaron en El Salvador, tras ser entrenados en sus campos de refugiados de Honduras.

La elección de Reagan como presidente fue una jugada maestra. Se iba a usar su imagen de maduro galán de Hollywood para vender entre otras cosas una política brutal contra Centroamérica. Y no se podía permitir que alguien como John Lennon utilizase su celebridad para oponerse a esta política. Y los hombres que manejaban los hilos del Presidente planearon un golpe preventivo contra Lennon.

Si un asesinato parece ser cometido por un profesional, la gente comienza a hacerse preguntas, es mejor que el asesinato parezca el hecho aislado de un loco. Por esa razón la CIA instauró su programa de control mental MK-ULTRA, con el que desarrollaban técnicas para crear “cabezas de turco” programados para matar aparentando ser personas desquiciadas. Ocho años después del asesinato de Lennon un detective de homicidios de New York decía: “Es posible que Chapman fuese usado por alguien. Yo le vi la noche del crimen, le estudié intensamente… parecía como si hubiese estado programado”. Poco después de su tranquila detención (tras los disparos se sentó a esperar a la policía leyendo “El guardián entre el centeno”), Mark Chapman declaraba: “No había emoción, no había ira, no había nada, solo silencio mortal en mi cerebro, fría tranquilidad de muerte… John pasó ante mí y entonces oí una voz en mi cabeza diciendo hazlo, hazlo, hazlo, una y otra vez. Hazlo, hazlo, hazlo… y entonces saqué la pistola del bolsillo…”

Tres meses después del asesinato de Lennon también dispararon a Ronald Reagan, que desde entonces se convirtió en un Presidente pasivo, que dejó las decisiones en manos de la persona que había usado su puesto como director de la CIA para convertirse en el ejecutor de la política más dura que los Estados Unidos habían mantenido desde hace años; una persona que fue cómplice entre otras cosas de la muerte de 75.000 personas en El Salvador, la mayoría civiles asesinados por los escuadrones de la muerte entrenados en los campos de refugiados de World Vision; una persona que dio el visto bueno a los asesinos creados por el MK-ULTRA y autorizó la muerte de todas las víctimas de éstos; una persona que poco después ascendió a Presidente y comenzó una poderosa saga que aún tiene en sus manos buena parte del destino del mundo… una persona llamada George Bush.

Comentarios

1.
El martes 6 diciembre 2005 a las
19:04, por
Profesor Franz

Años después unos avispados productores de Hollywood adaptaron la historia y la convirtieron en esa película que tanto les gusta a Carmona y Caballero: Zoolander.

2.
El martes 6 diciembre 2005 a las
19:15, por
carrascus

Anda, coño !!! y algunos se reían de mí cuando decía que “ET” era una libre adaptación que Spielberg había hecho de “Peter Pan”…

3.
El miércoles 7 diciembre 2005 a las
00:14, por
JL Ambrosio

Todo con mucha verosimilitud, requisito imprescindible en cualquier teoría conspiratoria. Lo único que no me cuadra es que cuando grabó “Double Fantasy” Lennon estuviese pensando de nuevo en tirarse a la arena política. Después de comprobar cómo estuvieron aprovechandose de él en los 70, me hubiera parecido más lógico que ni se le pasara por la cabeza apoyar a ningún movimiento radical. Por otra parte, comparto la idea de que la CIA se la tenía jurada. De hecho, las desclasificaciones de documentos lo dejaron bien clarito. Así que, ya digo, lo que cuentas tiene pinta de verosimilitud.

4.
El jueves 8 diciembre 2005 a las
22:09, por
Sérilan

Por suerte las garras de la CIA aún siendo temiblemente largas y poderosas nunca pudieron alcanzar los sentimientos de muchas personas en los que todavía Lennon sigue vivo…gracias John por tantos momentos..

5.
El sábado 10 diciembre 2005 a las
21:53, por
celia

po toma ya!! vaya leccion de historia q me acabas de dar papa!!No, si ya veras tu como leyendo en esta web voy a aprender y to….

6.
El sábado 10 diciembre 2005 a las
22:21, por
José Ángel

… y es más, van a aprender los amigos de tu hija. Que forma de relaciona sucesos, me tendré que pasar más veces por esta web. Esta muy interesante.

7.
El domingo 11 diciembre 2005 a las
02:03, por
carrascus

Joder… mi hija… los amigos de mi hija… voy a tener que medir las palabras y dejar de decir cosas soeces, se supone que un padre tiene que ser un ejemplo. Y esto se hace extensivo para todos los demás, Franz, Blasta, Juanma, Ambrosius… cuidado a ver que decís por aquí de mí y… sobre todo!!!!… de mi pasado…

Venga, que siga la fiesta…

8.
El martes 13 diciembre 2005 a las
00:10, por
celia

papá……….me asustas!!