Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
06 – Dirty Old Man

(Publicado originalmente por Carrascus, el jueves 10 de noviembre 2005 a las 17:23)

Seguramente habréis oído muchas veces en algún partido de baloncesto u otro deporte esa canción que tantas veces suena… no, coño, esa no; esa es “We are the champions”, digo la otra, esa que de vez en cuanto tiene un grito, “eeeeeeehhhh”… pues se llama “Rock and Roll Part 2”, le dio fama en los años 70 Gary Glitter, y seguramente vais a dejar de escucharla porque desde ahora va a ser muy políticamente incorrecto airearla.

Y el motivo es que su autor está pasando estos días en un incómodo talego de Vietnam, acusado de tener relaciones sexuales con una niña menor de 12 años. Y el asunto es aún más serio de lo que ya de por sí implica un hecho así, porque teniendo en cuenta las leyes que rigen en aquel país, si Gary es encontrado culpable se puede enfrentar a una sentencia de muerte, ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

…Mira que las estrellas del rock han tenido muertes raras, pero ¿recordáis a alguna que haya muerto fusilada…?

Gary Glitter

Retomemos la desagradable historia, que viene de años atrás, cuando se comenzaron a tener noticias de las feas aficiones de Gary. En 1999, la Policía inglesa haciendo averiguaciones sobre redes de pedofilia encontró el ordenador de Gary Glitter atestado de fotos pornográficas infantiles y fue condenado a cuatro meses de cárcel, de los que solo cumplió dos. Como se le caería la cara de vergüenza cada vez que mirase a algún conciudadano, decidió emigrar lo más lejos posible y se retiró a Camboya, donde no es muy descabellado pensar (aunque tenemos que darle el beneficio de la duda) que retomó sus actividades, porque 3 años después (en el 2.002) fue expulsado del país sin que la policía quisiera dar mucha publicidad al asunto.

Desde entonces Gary estaba viviendo en Vietnam, en un chalet alquilado en Vung Tau, donde los vecinos oían frecuentemente sus canciones y risotadas unidas a las risillas de chicas en la piscina, aunque ninguno se imaginaba lo que parece ser que hacía con ellas (o al menos eso dicen). Gary se encontraba tan a gusto en su nuevo status que hasta había pedido permiso de residencia permanente en Vietnam.

Pero a algún vecino más chismoso o concienciado debió parecerle extraño tanta entrada y salida de quinceañeras en la casa de un puretón de 61 años que decidió contárselo a las autoridades locales, que procederían con tan patosa diplomacia que alertaron a Gary y se les escapó volando el pasado día 12 y no hubiesen vuelto a saber nada de él a no ser porque un cuidadoso (y mira tú por donde, amante del glam de los ’70) funcionario de aduanas del aeropuerto de Ho Chi Min City le reconoció el sábado pasado cuando pretendía tomar un vuelo hacia Bangkok.

La policía ya tenía orden de búsqueda sobre él porque dos chicas, una de ellas de 12 años de edad, le había acusado de tener sexo con él en su casa y de ser sometida a actos lascivos junto a su amiga, de la que no está claro si aún tiene los 18 años que marca la ley del país como mayoría de edad. Hoy todavía está retenido pero aún no se han presentado cargos definitivos contra él, ya que continúan las investigaciones. Bajo las leyes vietnamitas el contacto sexual con menores tiene varios grados de penalización, y ser culpable de “actos obscenos con una menor” puede acarrear una condena de 12 años de prisión, mientras que ser culpable de “violación a una menor” lleva consigo la pena de muerte ante un pelotón de fusilamiento. El problema mayor con el que Gary se encuentra es que las leyes vietnamitas consideran violación el tener relaciones sexuales con una menor independientemente de que fuesen o no consentidas por la niña. Así que imaginaos los retortijones que debe estar teniendo este hombre al saber que la niña ha declarado que tuvo relaciones sexuales con él tres veces, pagándole por ello en cada ocasión una cantidad equivalente a unos 15 euros.

El hombre se defiende como puede y alega que solo le estaba enseñando inglés…