Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
75 – And your Byrd can sing

Escrito originalmente por Carrascus, el 17 de julio del 2.006

Ahora que acaban de sacar al mercado la reedición especial para enteraos (ya sabes, remasterizada, abrillantada, pulida y llena de esplendor) del “Very Best” de los Byrds, me ha saltado a la memoria la forma agria de acabar que tuvo este grupo, que en su momento fue el eslabón perdido entre los Beatles y Bob Dylan.

Un nydo mal avenido

Corría el año 1967 y mientras mayor iba siendo el éxito de la banda, mayores iban siendo también las tensiones entre sus componentes, que en aquel momento eran Roger McGuinn, Chris Hillman, Michael Clarke y David Crosby. Entonces estaban grabando las canciones de su nuevo disco, “The Notorious Byrd Brothers”, y las relaciones entre ellos comenzaron a desmoronarse hasta tal punto que el batería, Michael Clarke, les dejó, harto ya de discutir con los demás sobre su status en el grupo. Si alguno de vosotros posee la primera edición de este disco en CD podrá oír una de estas discusiones, que un avispado técnico grabó y alguien decidió meter en el CD (algo así como aquel “Rock’n’Roll” que cerraba el “Glorieta de los Lotos” de Smash, pero con bastante peor rollo). Desde entonces la batería fue ocupada por diferentes músicos de sesión.

Pero los problemas no terminaron ahí. David Crosby se estaba convirtiendo en el jefe de la banda tanto en los estudios como en los escenarios, algo que no agradaba en absoluto a McGuinn ni a Hillman, que tenían otra forma de ver las cosas muy diferentes. Una de las cosas que más mosqueo generó fue que David Crosby, mientras estaban actuando en el Festival de Monterrey, descarriló la actuación con una violenta perorata sobre como el Gobierno estaba encubriendo a los culpables del asesinato de Kennedy, lo que desconcertó y molestó al resto de la banda. Posteriormente, Crosby aún calentó más los ánimos cuando subió al escenario a tocar con los Buffalo Springfield sin haber avisado a los Byrds, de los que comenzó a distanciarse cada vez más.

Buffalo Byrd

Los problemas de David Crosby con Hillman y McGuinn ya pasaron el punto de no retorno cuando aquel se negó a grabar una canción de Gerry Goffin y Carole King, alegando que no era digna de que ellos la interpretasen, y mucho menos de ocupar en el disco el lugar de alguna otra de las que había escrito él. Esta vez la discusión fue de tal calibre (que pena que ésta no la grabasen) que Roger McGuinn echó a empujones del estudio a David Crosby, y luego le telefoneó para decirle que ya no formaba parte del grupo.

Los Byrds completaron el disco con más músicos de sesión, incluyendo al que había sido guitarrista original de la banda, Gene Clark (por cierto, que les dejó en su momento porque le daban miedo los aviones, ¿te suena?) y al batería Michael Clarke, que volvió para grabar una de las canciones. Y luego lo editaron con una portada que decía mucho de cómo habían terminado las cosas entre Crosby y ellos.

La portada de “The Notorious Byrd Brothers” mostraba la foto de un establo con cuatro ventanas. En las tres primeras, de izquierda a derecha, asomaban cada uno de los miembros de la banda: Chris Hillman, Roger McGuinn y Michael Clarke. En la cuarta ventana asomaba un caballo. Crosby no aparecía por ningún lado a pesar de haber sido miembro de la banda más tiempo que Michael y de que tocaba en más de la mitad del disco.

Crosby inmediatamente se ofendió (hay que ver, no?), pensando que Roger McGuinn era el autor de esta burla de reemplazarle por un caballo o, lo que todavía era más significativo, de dar a entender que incluso un animal era más digno de aparecer en la portada del disco que él. McGuinn decía que nada de esto era así, que el caballo era de Michael Clarke y que se había asomado a la cuarta ventana justo cuando les estaban tomando las fotos publicitarias para el lanzamiento del disco, y les pareció una buena idea dejar esta bonita foto para la portada.

En realidad nunca sabremos con seguridad quien está en lo cierto, si McGuinn y los otros estaban haciendo una declaración sobre la importancia de Crosby en la banda, o si solo fue una coincidencia. Por una parte, si miramos bien la foto (podéis ampliarla un poquito) se puede ver como Clarke sujeta las riendas del caballo de forma que éste no pueda retirarse de la ventana; pero por otra parte, como decía el propio Roger McGuinn, “si de verdad hubiésemos querido hacer una burla de David, hubiésemos sacado al caballo de culo”.

Comentarios

1. El lunes 17 julio 2006 a las 19:37, por JL Ambrosio

Egos, egos, egos…A Crosby le costó una condena penitenciaria y una enfermedad mortal dejarse de tonterias y, según dicen, ahora es más afable.

Lo que yo no comparto (aquí viene el enterao) es que los Byrds acabasen entonces, ya que lo único que terminó fue la primera formación. Todavía les quedaba mucha vida, muchos colaboradores y muchos Lps por delante, aunque atrás quedó la época del jingle jangle y su presencia habitual en las listas de éxito. Y eso sin contar la reunión cochambrosa que hicieron a golpe de talonario y de la que salió un disco horrible para Geffen

2. El lunes 17 julio 2006 a las 21:19, por EuLaliA

Crosby sera ahora mas afable porque esta mucho mas gordito, y ya se sabe que los gorditos son gente de muy buen caracter. El tio tiene ahora una cara de buenoooo.

3. El lunes 17 julio 2006 a las 23:31, por carrascus

Pues sí, Ambrosio, en realidad tienes razón, y al decir yo en el post “la forma agria de acabar”, debería haber dicho la “forma agria de comenzar a declinar”. De todas formas, aunque OBJETIVAMENTE los Byrds no acabasen con ésto que os cuento, para mí (de forma muy SUBJETIVA) prácticamente éste fue su final. Después de ésto, todavía hicieron un disco más que mereciese la pena, el “Sweetheart of the Rodeo”, en el que las cuerdas las tocaba Gram Parsons. Pero entre los conflictos internos, que aún seguían, y la apatía cada vez mayor del público, debieron dejarlo ahí en vez de empeñarse Roger McGuinn en tomar las riendas de un proyecto acabado y sacar todavía cinco discos más. Por no hablar de la horrible reunión que tú comentas.

Lali… gorditos al poder!!! Besos.

4. El martes 18 julio 2006 a las 00:20, por Sérilan

Hay caballos de tan fina estampa que son la mar de fotogénicos. Este Crosby debió sentirse feucho a su lado. De ahí su cabreo

5. El martes 18 julio 2006 a las 18:55, por JuanMa Replicante :: sitio

Pues yo para llevar la contraria me pongo de parte de Crosby, aunque me rindo ante la guitarra de McGuinn, pero el gordito tuvo más vista juntándose con Neil Young y Stephen Stills y más tarde con Graham Nash formando así el supergrupo que todos ustedes conocen.

Y le doy la razón también a Lali. Los gorditos son más afables y hacen unas barbacoas en sus piscinas de miedo, ¿verdad Carrascus…?

6. El martes 18 julio 2006 a las 22:23, por carrascus

JuanMa, joéeee… que yo no estoy gordo… estoy vistoso…!!!