Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
69 – We’re an american band

Escrito originalmente por Carrascus, el 22 de junio del 2.006

En este post volvemos a los Beatles. Seguramente todos tendremos algún disco favorito de ellos, el mío es el “Revolver”, y en estos días se está cumpliendo el 40 aniversario de su publicación.

Y junto al suyo, también se está cumpliendo el 40 aniversario de una de las historias apócrifas del grupo, que tuvo bastante que ver con éste disco. La historia de “la portada de los carniceros”, del disco “Yesterday and Today” que se editó en Estados Unidos, y que se decía que fue hecha así por los propios Beatles en protesta por la “carnicería” que estaba haciendo con su música la Capitol Records en aquel país.

En junio de 1.966 se editó en los USA un nuevos disco de los Beatles, “Yesterday and Today”. El disco en cuestión estaba formado por una colección de canciones de, entre otros, los discos oficiales “Rubber Soul” y “Revolver” y se envió para su promoción a los disck-jockeys y gente importante del mercado discográfico americano con la esperanza de que fuese otro enorme éxito para Capitol, el sello que editaba allí la música del cuarteto de Liverpool.

Imaginando que aquello iba a ser otra colección de felices canciones de la banda, la gente inmediatamente se sorprendía cuando veía la portada con los músicos vestidos de carniceros, rodeados de carne cruda y cabezas de muñecos decapitados, y aquellas pintas de locos delirantes. Era algo sobrecogedor y horrible, sobre todo para aquellos tiempos.

Inmediatamente se puso el grito en el cielo y Capitol retiró el disco inmediatamente y crearon una nueva portada en la que se veía a los Beatles con un baúl de equipaje.

Pero entonces la discográfica cayó en la cuenta de que tenían ya 750.000 portadas de los carniceros (que eran demasiadas portadas, y muy caras), que iban que tener que tirar a la basura, y la cosa no estaba para ese tipo de dispendios, así que optaron por una solución más barata. En vez de destruir las portadas originales, compraron un cargamento de botes de pegamento y le pegaron encima la portada socialmente correcta, y así enviaron los discos a la venta. Con lo cual consiguieron que el disco de la portada de los carniceros fuese uno de los artefactos rockeros más deseados de todos los tiempos y comenzó una leyenda urbana ampliamente creída.

Para comprender como creció la historia apócrifa sobre el mosqueo de los Beatles y la portada de los carniceros hay que entender antes como estaba editando Capitol la música de los Beatles en los USA durante los años sesenta. Para empezar, tenemos que recordar que la distribución de discos en países diferentes no era como ahora, y a veces, aún en países tan próximos en cuestiones mercantiles como Inglaterra y Estados Unidos, no se editaban los discos iguales en unos que en otros, ni al mismo tiempo, o ni siquiera se editaban en absoluto. Yo aún recuerdo por ejemplo, lo asombrado que me quedé al enterarme de que el disco de Les Luthiers que con tanto trabajito me compré en El Corte Inglés no era el primero de ellos, sino una recopilación de los tres primeros que tenían ya editados en Argentina, donde llevaban un montón de años grabando (cosas de jovencito). En fin, que aunque los Beatles ya se habían convertido en todo un fenómeno en Inglaterra, en 1962 los sellos discográficos americanos todavía les miraban con gran desconfianza (¿estos mamones nos van a enseñar a nosotros lo que es el rhythm & blues?). Y cuando por fin se dieron cuenta del éxito de los Beatles y de la cantidad de pasta que iban a ganar vendiendo sus discos, el ala americana de la Emi Records (o sea, Capitol Records) se encontró muy retrasada con respecto a lo que el grupo ya había editado al otro lado del Océano.

Lo cual no era necesariamente malo, porque Capitol se encontró con un montón de material del que poder elegir para su edición. Pero como seguían sin fiarse mucho prefirieron sacar el primer disco, “Meet the Beatles”, con cinco canciones de la banda, pero interpretadas por otros artistas americanos, junto a algunas canciones más de los propios Beatles (singles que no estaban en sus primeros LPs), para asegurarse la inversión.

Como el disco demostró ser un éxito de ventas, en el segundo incluyeron las versiones originales de las canciones que habían metido con las voces de otros en el primero, añadieron algunas caras A y B de sus singles de más éxito y un par más de canciones que todavía estaban inéditas. Y en un alarde de imaginación y capacidad mental, a este segundo álbum americano de los Beatles le pusieron de nombre “The Beatles’ second album”.

Y ya por fin se dieron cuenta que tenían una mina de oro entre manos. Y se aprovecharon bien. Y picoteando de los discos de aquí y de allá, más las canciones que los Beatles solo editaban en singles y EP’s, más las que se habían quedado fuera de los primeros discos, más la música instrumental que no era de los Beatles pero que formaba parte de las bandas sonoras de “Qué noche la de aquel día” y “Help!”, más todo lo que se les ocurría… editaron prácticamente el doble de discos de los que realmente se estaban editando en Europa. Con la beatlemanía arrollando el país y la cantidad de canciones que tenían a su disposición, los ejecutivos de Capitol eran hombres muy felices.

Sin embargo se especulaba con que los propios Beatles no estaban del todo felices con esta forma tan aleatoria de rediseñar sus discos. Lo cual sería algo evidente si tenemos en cuenta, además, que el grupo estaba cada vez más comprometido con la producción de sus álbumes a medida que se iban desencantando de las actuaciones en directo. Habían comenzado a ver sus álbumes como el propósito absoluto de su trabajo como grupo, y ver que los americanos ejercían su creatividad a costa de ellos para embolsarse más dólares… como que no les convencía demasiado.

Lo cual nos lleva al “Yesterday and Today”.

Como ya os dije antes, el 15 de junio de hace justo 40 años se editó este disco en los USA. La elección de canciones no difería mucho de lo que habían hecho anteriormente, juntaron temas de “Help!”, “Rubber Soul” y “Revolver” junto a las dos caras de un par de singles. Pero no pensaron que “Revolver” aún no se había editado siquiera en Inglaterra (aunque solo quedaban días) y que este disco iba a ser el paso definitivo en la evolución del grupo desde la colección de canciones sueltas que era el “Rubber Soul” y los anteriores LP’s hasta el todo homogéneo que iban a ser sus discos a partir de ahora. Y los Beatles no iban a consentir que estos avariciosos cogiesen tres canciones al azar del disco para sacarlas antes de que ellos editasen el disco completo también allí.

Y éste fue el motivo de que los fans comenzasen a sospechar que los propios Beatles habían decidido la portada de los carniceros como venganza de lo que estaban haciendo con su música en los USA. Lo cual no era cierto en absoluto porque los Beatles no tenían ni idea de cómo se estaban editando allí sus trabajos, ni les había preocupado nunca hasta ahora, precisamente a causa de esas tres canciones del “Revolver” que se habían incluido aquí fuera de su contexto. Y la foto se había tomado tres meses antes de que se eligiesen esas canciones e incluso un mes antes siquiera de que fuesen grabadas en los estudios de Abbey Road.

La foto de los carniceros ya se había usado en los anuncios del single “Paperback writer” y había sido portada de la revista “Disc”, y a nadie se le había ocurrido asociarla con la “carnicería” en que se había convertido la edición de sus canciones en Norteamérica. Ni tampoco fue intencionado usarla como portada. El fotógrafo, Robert Whitaker, la había hecho como parte de un proyecto más grande en el que estaba trabajando con los Beatles, porque éstos se quejaban de que en las fotos promocionales siempre les hiciesen aparecer felices, amables, sonrientes y estereotipados, y querían algunas imágenes que les presentasen como “seres humanos y reales como los demás”. Y esta foto de los carniceros, que se llamaba realmente “Aventura Sonambular”, quería ser un contraste chocante con la imagen positiva que la banda tenía hasta entonces. Los de Capitol la eligieron, con otras tres más de esa sesión, porque pensaron erróneamente que se trataba de una foto de los loquísimos y divertidos muchachos Beatles en acción.


Y con el tiempo nadie se ha preocupado de aseverar o desmentir nada de lo dicho, e incluso ese sello iconoclasta que los fans atribuyeron a los Beatles terminó por gustarles… y la leyenda urbana continuó circulando.

Por cierto… ¿Cuál es vuestro disco favorito de los Beatles?

Comentarios

1. El jueves 22 junio 2006 a las 18:33, por EuLaliA

Andaaaa…… cuando yo era pequeña hacia con mis muñecos pepones lo mismo que los Beatles, jajajajajaja….
A mi el disco que mas me gusta es el Abbey Road. Porque de los mas modernos es el que tiene canciones mas melodicas y mas bonitas. Pero es solo mi opinion.

2. El viernes 23 junio 2006 a las 01:24, por Vinué :: sitio

Yo ej je paso de los Beatles, abe, les tengo manía.

3. El viernes 23 junio 2006 a las 09:27, por JL Ambrosio

1) La verdad es que entiendo a Vinué, porque a mí me pasaba lo mismo hasta que Carrascus me pasó la célebre caja japonesa. Y eso que en aquellos días los Beatles no eran un valor en alza. Me imagino que, con la que está cayendo desde las reediciones del Antology, la obligatoria pleitesía Beatle del Britpop de los 90, y, en general, la inundación de noticias y versiones que cada día sale de esta gente, yo me lo pensaría antes de lanzarme de cabeza a su repertorio. Lo cual es una pena, pero ya se sabe, la sobreexposición nunca es buena para ningún artista, uno acaba harto antes de dar el primer bocado.

2) Volviendo al tema del artículo, y aunque después de lo dicho arriba me sabe mal seguir metiendo dinosaurios por esta puerta, yo puntualizaría que, al menos, cuando llegó la era de las reediciones en CD, las remezclas y los remastering, a los Beatles les han respetado su catálogo original. Los Stones no han tenido esa suerte: las reediciones y remasterizaciones buenas de su época Capitol se han hecho de los discos americanos, al menos los primeros. Aunque posiblemente, hasta “Aftermath” su concepto de LP no era tan coherente…

3) Rubber Soul. Menuda “colección de canciones sueltas”.

4. El viernes 23 junio 2006 a las 12:01, por carrascus

D. Ambrosio, a usted que le gusta conocer esta clase de datos, le cuento una noticia que viene en el “Q” de este mes.

Supongo que ya sabría que la discografía de los Beatles no se podía descargar de internet de manera legal (pagando por ella, digo). Pues la Apple ha comenzado a remasterizar todo el catálogo de los Beatles para ponerlo disponible en la red. Según Neil Aspinall (el boss de Apple Records), no quieren poner a disposición de los disco-cibernautas los masters antiguos, y promete que para antes de final de año estarán disponibles los nuevos. Los Beatles comenzarán a campar por los iPods de forma legal.

5. El viernes 23 junio 2006 a las 19:47, por JuanMa Replicante :: sitio

Si, pero ojo con el asunto porque Apple Records no tiene que ver nada con la tienda online iTunes de Apple Computers, incluso han estado de pleito por el uso del nombre en Inglaterra, que al final ha ganado Apple Computers. Si no me equivoco no se puede comprar nada de los Beatles en iTunes Store.

6. El viernes 23 junio 2006 a las 19:50, por JuanMa Replicante :: sitio

En efecto, acabo de comprobar que no existe material original de los Beatles en la tienda iTunes, solo versiones.

Yo tampoco soy beatlemaniaco pero reconozco que Revolver (guitarras a lo Fripp ya en los 60) y el doble blanco son la caña.

7. El viernes 23 junio 2006 a las 21:07, por carrascus

Claro que no hay material original de los Beatles en iTunes, como tampoco en ninguna tienda de su estilo. Si es lo que yo decía en mi anterior comentario.

Pero a partir de que remastericen el catálogo sí que lo habrá. Quizás no lo vendan en iTunes por aquello de su sempiterno pleito a causa del nombre, pero sí en las demás tiendas del ramo.

8. El domingo 25 junio 2006 a las 13:09, por Velia

Reconozco que tampoco soy Beatlemana(en el sentido de conocer hasta los empastes que tenía Lennon) de hecho profundice más en los Beatles ya mayorcita, pero cada cierto tiempo me gusta volver a encontrame con ellos y cada vez me parecen mas cañeros.
Hace ya unos años, teníamos un coche de esos que ahora parecen de mentirijilla, un pandita, realmente era un coche genial, nunca nos dejó tirados a mas de 100 metros de casa y casi subimos con él hasta los lagos de Covadonga…Bueno, la cosa es que dos años antés de su muerte se nos quedó atrapada una cinta en el cassette así que estuvimos todo ese tiempo escuchando lo mismo. La cinta en cuestión era el Albúm Blanco y desde entonces es uno de mis discos favoritos del mundo mundial.
En cuanto a la portada del Yesterday and Today, sigue siendo fuerte y mas teniendo en cuenta que Paul es vegetariano y bastante activista. Los tios es que eran mu heavys detrás de sus caritas angelicales.
Besos y a la espera de los reflejos en la piel del Lemur…

9. El domingo 25 junio 2006 a las 23:58, por carrascus

Que buen disco el blanco también… el problema es que tenía algunos altibajos y había canciones bastante malas, pero en lineas generales estaba muy bien… una de mis favoritas es “Sexy Sadie”…

Un inciso, lo del lemur es una cosa privada entre Velia y yo, que nadie le busque connotaciones raras… jejeje…