Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
63 – Aquarius

Escrito originalmente por Carrascus, el domingo 4 junio 2006 a las 11:51

Si Woodstock sirvió como nacimiento de la Era de Aquarius, el concierto de Altamont sirvió como su toque de difuntos.

Los Rolling Stones, quizás de forma arrogante, decidieron que su gira americana de 1969 tenía que ser filmada, como testamento al rock and roll. Ellos iban a dar un concierto gratis en San Francisco, que seguramente reuniría a más espectadores de los que se dieron cita en Woodstock, y una película en la que todo el mundo viera eso, levantaría su reputación como la banda de rock más grande del mundo.

Pero al final, toda la aventura quedó como un tributo a la ineptitud.

Los asistentes serían tantos que lo mejor era sacar el concierto de la ciudad. Prácticamente un día antes de celebrarlo, se decidieron por el circuito de carreras de Altamont. Pero no prepararon la infraestructura necesaria para un evento de esa magnitud. Todo venía corto, pocos médicos y sanitarios, pocos vendedores de comida y bebida, pocos servicios higiénicos, poca altura de escenario y poca distancia con las primeras filas. Y así y todo, la mayor preocupación era la seguridad. Los Grateful Dead, uno de los grupos participantes, sugirieron a los Stones que utilizasen a los Hell’s Angels de San Francisco. Ellos lo habían hecho a veces en otras ciudades y les había ido bien, incluso los Rolling usaron en Hyde Park a la rama inglesa de esta banda sin contratiempos. ¿Por qué no? Acordaron el pago en efectivo más un camión de cervezas y ya todo quedó listo para el concierto y el documental.

En Woodstock, los promotores habían consultado a los astrólogos para determinar el día perfecto para empezar los conciertos. Los Rolling Stones no lo hicieron; pero los astrólogos californianos les avisaron de todas formas: “Va a ser un día muy complicado. El Sol, Venus y Mercurio están todos en Sagitario; y la Luna, en la unión de Libra y Escorpión… Cualquiera que entienda algo de esto, con la Luna en Escorpión, verá que es un día fatal para el concierto. Es el momento en que las vibraciones del Universo son más inestables. Y solo faltan unos días para el solsticio de invierno, cuando las fuerzas de la oscuridad adquieren todo su poder. Hay una fuerte posibilidad de violencia y caos”.

Mick Jagger no quería posponer el concierto, porque eso significaba posponer también la película. Y además, ¿qué podría pasar? Estaban en San Francisco, la ciudad de la paz y el amor, donde la gente vivía “con flores en el pelo”. No sospechaba que esa noche la música iba a despertar a los infiernos.

Los Stones llegaron a Altamont en un helicóptero. Aunque los Dead se habían negado a actuar debido a algunos problemas al comienzo, todo parecía bastante normal, y la banda se retiró a sus camerinos. Los grupos precedentes iban dando sus conciertos: Santana, Ike & Tina Turner, Crosby Stills Nash & Young, Jefferson Airplane, los Flying Burrito Brothers… Los Rolling no querían salir a tocar hasta que no oscureciese, porque Jagger estaba convencido de que uno de los aspectos más importantes del show iban a ser las luces, y era imperativo que todo se filmase bien para la película.

Sin embargo, lo que se filmó fue un violento asesinato.

Meredith Hunter, negro, había asistido al concierto con una chica blanca. Y eso hizo que destacase entre los demás a los ojos de los Ángeles del Infierno. Los golpes comenzaron mientras los Stones comenzaban el hipnótico ritmo de “Sympathy for the devil”. Chicos y chicas del público intentaban subirse al escenario como ofrenda al altar de Sus Satánicas Majestades, solo para ser devueltos al maremagnum a golpes del arma preferida de los Hell´s Angels, los tacos de billar. Hasta Marty Balin, uno de los Airplane, recibió su ración de golpes al querer rescatar a uno de los espectadores.. Las malas vibraciones flotaban por todos lados, pero lo que con más fuerza impregnaba el aire era el amargo olor a sangre caliente. El frenesí se había desatado.

En “American Pie”, Don Mclean cantaba una crónica de la tragedia de Altamont: “Cuando las llamas ascendían en la noche / para iluminar el sacrificio ritual / vi a Satán riendo de placer / el día que murió la música”.

Mientras entonaba la siguiente canción, “Under my thumb”, Mick Jagger vio a un hombre negro vestido de verde, con algo que parecía ser una pistola, surgir de entre la multitud. Se retiró hacia el fondo del escenario mientras intuía el disparo y Meredith, dieciocho años truncados de golpe, desaparecía bajo la avalancha de los Hell’s Angels.

Le golpearon, le patearon, le apuñalaron… uno de los Angels dio un último golpe con su puño de acero entre los ojos de Hunter y le dejó morir en medio de la muchedumbre. La sangre salpicaba por todos lados y cuando alguno de los espectadores intentó ayudar al moribundo otro de los Angels dijo: “Dejadle… Va a morir de todos modos”. Las cámaras seguían grabando y filmaron la carnicería en directo. El documental que tenía que encumbrar a los Stones se había convertido en el tributo a una muerte innecesaria. La película que tenía que servir para glorificar al rock, ahora era una película de snuff que exponía un sacrificio a las fuerzas oscuras que controlaban el destino de todos los presentes.

Cuando el festival terminó el precio pagado había sido muy alto: cuatro muertos; uno, asesinado; dos, atropellados por algunos de los Angeles del Infierno que se habían lanzado sobre la gente con sus imponentes motos; y otro, ahogado en un canal de desagüe de los servicios; y cientos de heridos, algunos de bastante gravedad.

La película resultante se llamó “Gimme Shelter”, como una de las canciones que los Rolling Stones tocaron durante la batalla. Su letra era como una profecía: “Violación, asesinato, están solo a un disparo de distancia… están solo a un disparo de distancia”. La tragedia de Altamont acabó con los ’60 en una abrasadora pira funeraria. Una generación dedicada a la paz y el amor se vio inmersa en las duras realidades de la guerra del Vietnam, las injusticias civiles y las muertes sin sentido. La magia se había desvanecido.


Comentarios

1. El domingo 4 junio 2006 a las 18:15, por JuanMa Replicante :: sitio

Algún día deberiamos dejarnos de hipocresía y poner a los Rolling Stones en el lugar que realmente merecen.

2. El domingo 4 junio 2006 a las 21:57, por JL Ambrosio

Cuando Lester Bangs (uno de los más brillantes periodistas musicales jamas habidos, y de hecho su personaje, interpretado por P S Hoffman, sale en “Casi Famosos” como el ídolo del protagonista) se embarcó para Inglaterra para unirse a la furgoneta de The Clash en su gira de 1977, le sorprendió mucho que todo el mundo le dijera que tuviera cuidado con la violencia de los conciertos de punk rock. Al finalizar aquella experiencia, escribió un artículo en el MM donde venía a decir que “he estado en muchos festivales de rock en America y en cualquiera de ellos el ambiente y las vibraciones eran diez veces peor que en el peor concierto que yo haya visto de los Clash, donde lo peor que te podía pasar es que te alcanzara algún gargajo de los que le tiran a la banda”. Así que de paz y amor hippy, nada de nada. Supongo que Altamont sería lo más llamativo, más que nada porque había cámaras delante, pero aquello debía ser la tónica general-

Y en cuanto al comentario de Juanma, la verdad es que con tanto kilometraje como llevan estos tíos, posiblemente se merezcan estar en todos los sitios, buenos y malos. Ahora, lo que sí es cierto que leer o escuchar hablar de ellos en los grandes medios de comunicación cada vez que se acercan a tocar a España es como pillar la sarna: estás loco porque pase cuanto antes. Es lo que pasa con las figuras mediáticas.

3. El domingo 4 junio 2006 a las 22:13, por JuanMa Replicante :: sitio

Sin ánimo de molestar a ningún fan de los Rollin, personalmente pienso que son un grupo musicalmente mediocre, que saco tajada imitando y acercandose a los ídolos del blues en sus comienzos (léase Muddy Waters, etc.) y que ganaron fama mediática a base de arrojar televisores por las ventanas de los hoteles, posteriormente con la pérdida de Brian Jones, quizá el mejor de los músicos que les acompañó, y posteriormente con los rumores “apócrifos” como el cambio de sangre y las caidas de cocoteros.
Sin ser beatlemaníaco creo que los de Liverpool eran muchísimo más ricos y originales musicalmente que ellos, amén de unos Kinks contemporáneos a ambas bandas.

4. El domingo 4 junio 2006 a las 23:35, por carrascus

Jejeje, D. Ambrosio… Estamos de acuerdo en considerar a Lester Bangs como el mejor (o segundo mejor) periodista musical de todas las épocas, yo también incluiría a Fred Dellar.

Y claro, como los conciertos americanos nos pillan más lejos no sabemos como eran , pero las fotos que he podido ver de ellos no son comparables a ninguna de las tomadas en los conciertos europeos. Se ve que ninguno de los chicos americanos se parece a su presidente. Quizás pueda ilustrarnos en ésto nuestro procer el Profe Franz, que estuvo en un par de ocasiones currando en la Uni de Carolina del Sur… aunque por alguna de las cartas que me escribió desde allí colijo que le asustaba acercarse a los conciertos grunge, en el que solo había niñatos gritones… y ya sabemos que a él le producen sarpullidos.

Con respecto a los comentarios de JuanMa sobre los Rolling. Estoy de acuerdo en que los Rolling hace ya años que solo aportan su pátina de leyenda. Pero de ahí a decir que siempre han sido mediocres…. En aquella época todos los grupos ingleses (incluyendo Beatles y Kinks) comenzaron basando su sonido en el Rhythm & Blues venido de USA. Y prescindiendo de leyenda urbanas, Brian Jones ya murió apartado de la banda porque se había quedado anclado en éso precisamente. Sin hablar de sus canciones más conocidas (en las que hay de todo, como en las de Lennon & McCartney), hay que ser genial para componer canciones como “Time is on my side”, “You can’t always get what you want”, “She’s a rainbow”… o las tres citadas en el post…

Los Beatles eran muy buenos (buenísimos, sí), y los Kinks (de los que fuí un enamorado antes de que Ray se convirtiese en Javier Gurruchaga) tambien… pero ya hubiesen querido Macca, Lennon y Ray Davies tener el registro de voz que tenía Jagger; o Harrison y Dave Davies hacer con la guitarra las guarrerías que hacía Kiz.

5. El domingo 4 junio 2006 a las 23:57, por JuanMa Replicante :: sitio

Perdon, pero ¿no tiene Dave Davies de los Kinks el honor de haber inventado el “riff” de guitarra? Por favor no se olviden de nuestra querida “Lola”

6. El lunes 5 junio 2006 a las 00:07, por carrascus

En serio…? Hasta que salió Dave Davies nadie había tocado un punteo de guitarra…??? Es que no me lo puedo ni de creé…!!!! Por cierto, cuando se editó “Lola” ya se había muerto hasta Brian Jones.

7. El lunes 5 junio 2006 a las 10:06, por JL Ambrosio :: sitio

Don’t worry, Juanma, todos tenemos nuestras “zonas ciegas”.
En la mía están, sin ir más lejos, Led Zeppelin y Neil Young, pese a haberlo intentado muchas veces con sus discos y videos, sin éxito, aunque no se me ocurriría llamarles mediocres.
Y, aunque parezca mentira, hasta la década de los 90 los Beatles eran para menda otro punto ciego (sobre la cultura musical de los que nos iniciamos en la música en los 80 podemos hablar otro día). Suerte que Carrascus me pasó su caja de CDs japoneses y a partir de ahí todo fue tomar pista.
Y con los Rolling, otro tanto hasta que por aquella misma época se editó la caja (en vinilo todavía) con todos los sencillos de la época Decca/London. Con sus Lps no me llevo tan bien, pero con los sencillos, a morir. Eso es lo que les falta desde “Start me up”, precisamente, 26 años sin un sencillo glorioso.
Lo mismo me aplico a los Kinks. Por cierto, podemos considerar a “Lola” como el inicio de la época Gurruchaga, ¿no?.
De todas formas, no creo que haya competencia entre los tres grupos citados: los Rolling se metieron de fondo en las raíces del rock (Kiz sigue diciendo que sólo son una banda de R&B), los Beatles pillaron al rock cuando estaba dentro de una cabina de teléfonos y lo ensancharon hasta pillar todo un campo de futbol, y los Kinks tienen de largo el mejor letrista de las tres bandas (por no hablar de riffs y melodías).

8. El lunes 5 junio 2006 a las 14:47, por JuanMa Replicante :: sitio

Perdón por el lapsus, pero el considerado primer “riff” de guitarra estaba en la canción “You really got me” y no en “Lola”. ¿No les suena en la cabeza?

9. El lunes 5 junio 2006 a las 17:25, por carrascus

Bueno, Juanma, que el riff de “You really got me” lo toca Dave Davies es algo que dice él mismo, que siempre ha sido un fantasmón de la hostia, porque otras muchas fuentes dicen que el que toca es Jimmy Page (Revisar comentarios del post de Los Bravos). De todas formas es lo mismo, porque el riff es famoso por la canción, y el grupo, y por tener dos acordes nada más, y por la historia rara esa que contaba Dave de las agujas de coser con que habia trucado el amplificador… y todo eso… pero no es el primer riff de guitarra ni muchísimo menos, ni Dave fue el inventor. ¿Como empieza el “Johnny B. Good” de Chuck Berry…? Que creo que es bastante anterior…

Jejeje… de hecho, el inventor fue Levi Strauss (Marty McFly) cuando tocó esta canción en la fiesta aquella de “Regreso al futuro”…

10. El lunes 5 junio 2006 a las 19:38, por Vidal

¿puedo añadir a Simon Reynolds y David Toop al pequeño olimpo de plumillas ese?

11. El lunes 5 junio 2006 a las 19:42, por Vidal

y, por cierto, debo añadir que a mí toda la mitología (y hagiografías) alrededor de Kinks, Beatles y Rolling Stones me parecen absurdas e infladas. Vamos a ver: las tres bandas (o sus miembros en activo) escribieron alguna vez canciones gloriosas, y hace muchos años que viven de esos réditos y esas mieles (como casi todos, por otro lado, ¿o quieren que les cuente el lamentable espectáculo que dio Arthur Lee hace un par de FIBs?)

12. El lunes 5 junio 2006 a las 19:54, por JuanMa Replicante :: sitio

Nuestro querido Vidal siempre aporta una nota cerebral al cotarro. Que pena que no se anime a unirse al staff replicante.

13. El lunes 5 junio 2006 a las 21:06, por Vidal

no, porque luego me pasaré las semanas sin postear y me insultarán y me reprenderán
que yo lo sé

14. El lunes 5 junio 2006 a las 22:30, por carrascus

Muy bien, D. Vidal. Estamos de acuerdo tanto en los plumillas aportados como en las consideraciones sobre los grupos antiguos y en como hay que tomárselos ahora. No debe faltar su mijita de cachondeo… y pasar de ir a verlos ahora, claro… normalmente siempre es mejor el recuerdo. Pero ¿quien no se deja llevar por la exposición de una leyenda…?

Y no tema en ponerse a escribir en este staff, descuide que aquí nunca le insultarán ni reprenderán, por pasarse las semanas sin postear… más bien por todo lo contrario… que yo también lo sé…

15. El martes 6 junio 2006 a las 00:04, por JuanMa Replicante :: sitio

Ahí ha dado en el clavo sr. carrascus, pero bueno, lo pasado, pasado.

16. El martes 6 junio 2006 a las 00:12, por carrascus

Vuelvo a retomar el asunto de los plumillas porque cuando escribía el anterior comentario me esperaba en la mesa una berenjena rellena y se me iba a enfriar.

Amigo Vidal, David Toop me gusta un poco menos, pero Symon ha escrito muchas veces en el “Mojo” y es uno de mis críticos de cabecera… ya sabe, de esos que siempre se aprende algo, cuando no se copia directamente. Y quizás usted ya lo sepa, pero por si no fuera así, aquí le apunto la dirección donde mantiene también un blog:

http://blissout.blogspot.com/

Una cosa… ya sé que entre una pluma y otra (en el buen sentido) no hay color, pero por favor… no me traicione del todo con él.

Abrazos.

JuanMa… lo pasado, pasado… ok.

17. El martes 6 junio 2006 a las 09:59, por JL Ambrosio

Comparto la opinión de Carrascus. El libro “Rip it up” de Reynolds se ganó las cinco estrellas en el Mojo (candidato al mejor libro del año 2005) y lo tengo en lista para el dia en que la libra baje. O que encuentre alguna tienda de libros (¡se agradecerían sugerencias!) que no le despelleje a uno en gastos de envío. Curiosamente, en EBay se encuentra este libro más caro que en Amazon. Además, siempre es de agradecer un mínimo de sentido del humor y falta de prejuicios, como se ve en el enlace que ha puesto Carrascus (¡tres puntos, colega!): cualquier crítico que dedique largos artículos a Scritti Politti merece mi estima personal.

Sobre David Toop suscribo lo poco dicho por Carrascus. Será que me he acostumbrado a que el sentido del humor forme parte integral de los artículos, por eso uno ya es adicto a la Tertulia del Vicario (el equivalente al Hogar del Pensionista de muchos periodistas y aficionados musicales) que frecuentamos Carrascus y yo mismo. (lo de pensionista no va por tí, Carrascus, no te me mosquees)

www.rockingvicar.com/

18. El martes 6 junio 2006 a las 14:48, por Vidal

Conocía ese blog, sor Carrascus, pero le agradezco el tip en nombre de los demás Replicantes.
Y en cuanto a Toop no estoy de acuerdo con usías. Será porque yo me dedico a las arideces de la electrónica y lo experimental, pero el caso es que a mí me parece que este señor ha escrito algunas de las más lúcidas páginas en lo relativo a los asuntos electrónicos (incluyendo el hip hop, oigan). Y si no, echen un ojo a su imprescindible “Haunted Weather”. Ea.
(eso sí: Simon es DIOS)
(y Rob Young su profeta, que se nos olvidaba)

19. El martes 6 junio 2006 a las 14:51, por Vidal

Y también Philip Sherburne, pardiez

20. El martes 6 junio 2006 a las 17:05, por carrascus

Coñes, D. Vidal… Young, Sherburne… ¿es que usted solo lee a los talibanes de la música electrónica…? jejejeje…

21. El martes 6 junio 2006 a las 17:24, por Vidal

…y del improv y lo experimental, sor Carrascus. Es que para que me hablen de Bob Dylan ya tengo al Rockdelux (o, uhm, era el RutaDeLux?)…

22. El martes 6 junio 2006 a las 18:40, por JL Ambrosio

Ah, detrás del comentario irónico de Vidal siempre hay que tener en cuenta la perspectiva. Parte de lo experimental de hoy se convierte en lo clásico de mañana. Supongo que para los que son capaces de disfrutar de ello desde un inicio será más gratificante. A mí me gusta más dejar que estas cosas envejezcan unos lustros, así se limpia el poso del “hype”.
Razón de más para agradecer hoy a los que se empapan con sonidos experimentales, como Vidal, esa devoción.

Y, siendo yo quien soy, no me resisto a contar una de batallitas (creo que voy a cambiar mi nick por el de Abuelo Cebolleta): Carrascus, ¿recuerda usía allá por la primera mitad de los 80 el programa de Paco Ramos por las noches en LVG? No es ni siquiera irónico que parte de la Avant Garde de los 60 (Reich, Gibson) se haya filtrado hasta el hilo musical de hoy en dia. No, no me veo aún a Cage sonando en la consulta de mi dentista (bueno, tal vez 4’33”, pero no lo habría notado)

Confieso en que uno de los encantos de este blog es la coexistencia de distintas generaciones de aficionados a la música, con diferentes grados de intensidad. Hay mucho que aprender por aquí, al menos por mi parte.

23. El martes 6 junio 2006 a las 19:51, por JuanMa Replicante :: sitio

Hoy he aprendido yo también bastante leyendo sus comentarios, gracias amigos. Y es que el que crea que lo sabe todo está muy equivocado.

24. El martes 6 junio 2006 a las 20:19, por carrascus

Me alegro mucho JuanMa, y permíteme una pullita final… (la última, de verdad, te lo juro…) espero que una de las cosas que hayas aprendido es que se sigue acudiendo a los posts que se van para abajo (caso de éste), y que se puede llenar un post de comentarios de bastante buen nivel y humor sin tener que estar dándonos cucharazos (caso también de éste).

Me acuerdo, me acuerdo, D. Ambrosio. Incluso muchas veces, aquellos rollos volanderos de Kraustrock (o como se diga) que el tío te ponía te ayudaban a coger el sueño de una forma… mano de santo, oiga!

El Rock y el Ruta ya forman parte del pasado, D. Vidal. Ya no se puede confiar en ellos ni para que te hablen de Dylan… Y no es que uno reniegue de los sitios que le cobijaron alguna vez, es que todo evoluciona y sigue p’alante, como la propia música. Le deseo de verdad que siga usted divirtiéndose con sus popes de la prensa… ojalá todos tuviesen sus gustos.

Aunque sigo pensando que Toop es un poco ladrillo algunas veces.

Por cierto, ya que lo ha sacado D. Ambrosio… Vidal, alguna de las veces que ejerce de DJ pinche el “4,33” de John Cage… a ver que pasa, jejejeje.

25. El martes 6 junio 2006 a las 20:23, por Vidal

Don Ambrosio, ojo, que yo también me refería a grandes clásicos: mi caja de Rhys Chatham (por poner un ejemplo) la adquirí tras leer una reveladora reseñita del amigo Reynolds y no es un tipo precisamente moderno, el Chatham…

26. El martes 6 junio 2006 a las 20:31, por Vidal

A ver, Don Carrascus: me mirarán como diciendo “illo, qué ta pasao? que se ta jodío el portátil u qué?”.
Yo pincho ambient, pero eso ya es colarse un poco, vamos.
Que, por cierto, y para quien le interese, volvemos a hacer en breve los jueves del jander, esta vez a puertas abiertas y al lado de la Alameda. Ya pondré más info por aquí, ya…

27. El miércoles 7 junio 2006 a las 09:39, por JL Ambrosio

Huh, Carrascus. Ahora no tengo claro si el del Krautrock nocturno era el Paco Ramos o el que vino después, en la última época LVG, que pinchaba sin descanso a Klaus Schultze y otros tangerinos para al finar despertarnos con PFM (si habia suerte) o los Triumvirat (si no la había).

¿Soy yo o me parece que he metido demasiados acrónimos? ¿Empieza a parecerse esto a un manual de desarrollo de Microsoft?

28. El miércoles 7 junio 2006 a las 11:39, por carrascus

Po ya me pones en la duda, niño. De todas formas, de lo que sí estoy seguro es de que Paco Ramos se ponía insoportable con el Krautrock, de hecho hasta se escribió un dossier enooooorme en uno de los primeros Vibraciones. Lo que me hace pensar también que quizás estemos hablando de cosas distintas, porque yo hablo de finales de los 70 (mediados largo, vamos), y quizás en los primero 80 sí que hubo otro tío más que viniese después que él a recoger su testigo, que es al que tú te refieres… joder… que malo es esto de ir cumpliendo años… si podeis no lo hagais, es un consejo de amigo…

29. El miércoles 7 junio 2006 a las 13:07, por Vidal

¿y cómo ha terminao el Paco Ramos programando el infumable ciclo-de-conciertos-conferencias-y-debates ese que hace todos los años?
…ah, y esas “audiciones” a las que no va naiden (las más de las veces se suspenden por falta de público, y esto es verídico) y que le justifican un sueldo de clase A en el CAAC…

30. El miércoles 7 junio 2006 a las 15:22, por carrascus

jejeje… D. Vidal, pregúnteselo usted mismo en la presentación del próximo ciclo. Seguramente le responderá aquello tan socorrido: “Mmmm… me alegro de que me haga esa pregunta…” y luego a lo mejor le cuenta su vida.

31. El miércoles 7 junio 2006 a las 17:30, por EuLaliA

A ver, ya se que soy un poco pardilla, pero eso del “4,33” ¿es otra especie de chiste privado entre ustedes? ¿Me lo explicais, plis?

Yo he estado en un concierto de Tom Waits en los Estados Unidos y no hubo ningunas malas vibraciones. Aunque supongo que bastante atareados andariamos todos intentado entenderle.Mas miedo pase hace poco en un concierto de Def Con Dos, que es que los tios sois muy burros y empujais sin mirar cuando os poneis a bailar, bueno, a bailar, a dar saltos mas bien.

32. El miércoles 7 junio 2006 a las 19:34, por JL Ambrosio

Tiene usted razón, D. Carrascus, el del Krautrock era Julian Cope, digo Paco Ramos. Cuando ha citado lo del artículo para el Vibraciones he caído. El otro tenía un programa que se llamaba “Radioactividad”, y no me acuerdo ni de su nombre.

Vidal es una mina de informaciones: yo no sabía que Paco Ramos ahora estuviera en el CAAC (somos tantos en la misma empresa…). Sí sé que Rosa Mª Pinto (ahora de rentista, según me confesó) sigue tan tupenda como siempre y que al Pepón Jurado le oigo por las tardes en las noticias locales de Radio 5, prácticamente la única emisora que oigo desde años ha (sin locutores estrella ni tertulianos, no me negarán el atractivo). De Paco Sanchez no voy a hablar ahora. Y me queda un chico que anduvo por allí haciendo sus pinitos y que decidió un día cobrarse en vinilo los sueldos atrasados que le debían. Pero esa es otra historia.

33. El miércoles 7 junio 2006 a las 19:56, por JL Ambrosio

Ya que fui yo el que sacó el tema, me siento obligado a dar respuesta, Eulalia.
“4’33″” es el título de una pieza del compositor de vanguardia John Cage, escrita en 1952, donde no hay ni más ni menos que 4 minutos 33 segundos de silencio. En una interpretación, el pianista abre la tapa del piano y se queda con las manos a los lados durante todo ese tiempo, pasado el cual se levanta, hace la reverencia de honor y se larga.

“Pues vaya chorrada”, me dirás. Pero no es así, tiene su explicación: esta pieza deriva de un experimento que Cage hizo al entrar en una cámara completamente silenciosa en Harvard (sé que tiene un nombre raro en castellano) y descubrir que, incluso con el mayor de los silencios alrededor, el oído siempre está captando algo. El sonido de su respiración y de su propio flujo sanguineo, en aquella ocasión, según contaba Cage. La conclusión que sacó es que el silencio absoluto no existe. De ahí esa pieza, de la que se puede decir justamente que nunca sonará dos veces igual (depende de los ruidos que haya alrededor) ni que dos personas distintas la oirán del mismo modo.

Lo cual me recuerda que, como decía Silvio, “la música es el silencio bien cortado”.

Respecto a lo de los conciertos en America, Lester Bangs se referia a los grandes eventos hippies al aire libre, que solían estar llenos de malas vibraciones. A un concierto del gran Tom Waits se le supone mucho más civismo, posiblemente. Y sobre ese concierto reciente de Def Con Dos, si es el que tuvo lugar en Sevilla, podemos requerir la opinión de la hija de Carrascus, que allí anduvo también.

34. El miércoles 7 junio 2006 a las 21:03, por JuanMa Replicante :: sitio

Uhh, ahh!! Las chicas son rapeeras!!!

35. El miércoles 7 junio 2006 a las 21:53, por carrascus

Jejejeje… D. Ambrosio… pero luego los devolvió, hombre… cuando le pagaron en pesetas… jejejeje, que buena historia aquella… con Paco Sánchez, brazos en jarras, indignado y gritando… “pero si el cabrón se ha llevado hasta los de King Crimson…!!! hasta los de King Crimsooooooon!!!!”.

No estaban mal de todas formas los programas de Paco Sánchez, aunque yo siempre fuí más fan de Luis Baquero. Lo último que supe de él (de Luis) es que andaba de corresponsal de la tele por Bruselas o por ahí. Y de eso hace ya tiempo. Yo le llegué a conocer en persona, pero poco, y a través de su mujer, que sí era amiga mía… de hecho, su mujer fue la primera persona que cogió en brazos a mi hija una vez fuera del paritorio…

Lo que me lleva al asunto de mi hija… ni me nombre lo del concierto, D. Ambrosio… porque si Lali estuvo en el de Sevilla vería a la jodía subirse al escenario y tirarse encima de los tíos muy burros ésos para surfear por encima de sus cabezas… Y como no tuvo bastante show, después del concierto se dirigió a los camerinos para que los Def Con Dos le firmaran en el culo… y todo eso debió ser lo más suave que hizo, porque es lo que me ha contado… no quiero ni pensar que otra cosa haría que no me haya contado siquiera…

Y volviendo a lo de los locutores antiguos. ¿Sabe alguno de vosotros si el productor de programas deportivos de Canal Sur que se llama Jóse Pardo es ese mismo Jóse Pardo que todos estamos pensando…?

36. El miércoles 7 junio 2006 a las 22:00, por JL Ambrosio

¿El de las facturas falsas del Ayuntamiento?
http://www.elpais.es/articulo/elpepiautand/20060201elpand_10

No puede ser, porque ese está en una celda al fondo del pasillo mio, y a veces coincidimos a la hora del rancho.

(Parece mentira que todo esto comenzase como un post sobre Altamont, parece que hace ya un año…)

37. El jueves 8 junio 2006 a las 07:02, por carrascus

jejejeje… no, D. Ambrosio, no me refería a ese José Pardo. Estaba hablando de Jóse Pardo, que hacía en Radio Aljarafe el programa de música internacional antes de que comenzase yo con el “Trip” (su programa se llamaba “RU nosequenúmero”, como el de la píldora) y que se fue a Canal Sur a currar de traductor en los equipos de producción. Así que no me extrañaría que fuese también quien está en producción de deportivos ahora, pero nadie parece saberlo con seguridad porque todos hace tiempo que perdimos contacto con él.