Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
07 – Tu nombre me sabe a yerba

(Originalmente escrito por Carrascus, el domingo 13 noviembre 2005 a las 17:50)

Mi anterior post terminaba contando como Liv Tyler había cambiado su apellido para tener un nombre artístico más comercial y, probablemente, que le abriese más puertas en su emergente carrera. Ella no lo ocultaba y además, así lo demuestra el hecho, de que el apellido elegido ni siquiera era el apellido real de su padre biológico, ya que Steve Tyler, en realidad se llama Steven Victor Tallarico.

Jakob ZimmermanMientras el otro día lo escribía estaba recordando el caso del hijo de Bob Dylan. Cuando los Wallflowers comenzaron a saborear el éxito, la prensa comenzó a ocuparse de ellos incidiendo en el hecho de que uno de sus componentes era hijo de Bob Dylan, y aunque posaba con gusto para todas las portadas de las revistas musicales, Jakob Dylan decía en las entrevistas que no tuviesen en cuenta el hecho de ser hijo de quien era, que él quería triunfar por sus propios medios, que bla bla bla… en suma, que no quería que asociasen su nombre al de su padre… Y pensaba yo: menudo gilipollas, que quiere hacernos creer que va de honrado y auténtico (palabra muy empleada en la época) cuando quiere chupar del bote del apellido por la cara. Cuando uno se llama de una forma, pues se llama así y no hay nada que decir y puede usar su nombre que para eso es suyo, pero es que Jakob no se llama Dylan de apellido, sino Zimmerman… como su padre, lógicamente. ¿Está claro entonces porqué ha elegido su nombre artístico…?

Y nuestro post de hoy va de eso, de nombres reales y artísticos. Ya es sabido por casi todos que Bob Dylan, Ringo Starr, Elton John, Bono, Elvis Costello, Alice Cooper, Sting, se llaman en realidad Robert Zimmerman, Richard Starkey, Reginald Kenneth Dwight, Paul David Hewson, Declan McManus, Vincent Damon Furnier, Gordon Matthew Sumner, pero hay muchas otras estrellas que tienen nombres de guerra que no son los suyos y quizás os gustaría saber cual es el verdadero… pero tenéis que prometerme que no os vais a reír con algunos de ellos.

Algunos no han tenido más remedio que cambiárselo, porque su nombre real es impronunciable; ¿creéis que hubiese vendido muchos discos alguien llamado Patricia Andrejewski si no se lo hubiese cambiado por Pat Benatar? ¿O Doris Kappelhoff por Doris Day? También lo hizo John Denver, que se llamaba John Henry Deutschendorf.

Aunque en realidad un nombre enrevesado, si es bonito, exótico o contundente es mejor carta de presentación que el elegido para los escenarios. De ser ella, yo nunca hubiese cambiado mi nombre de Cherilyn Sarkisian La Pierce, por otro tan soso como Cher. Ni tampoco hubiese elegido un nombre tan vulgar como Vikki Carr, si el mío fuese tan sonoro como Florencia Cardona.

Quizás Florencia era un nombre muy latino para asociarlo a sus aspiraciones artísticas, como también Walden Waldo Robert Cassotto, por eso se cambió a Bobby Darin, mucho más americano. También Gloria Estefan, quiso, si no americanizarlo, al menos suavizar un poco la latinidad de un nombre como Gloria María Milagrosa Fajardo, aunque su caso es mas comprensible porque al fin y al cabo el nombre artístico que usa es el suyo real de casada. Por este motivo también Concetta Rosemarie Franconero pasó a ser Connie Francis; Baldemar García Huerta a Freddie Fender o Richard Stephen Valenzuela a Ritchie Valens.

En otros casos puede haber división de opiniones, ¿Cuál os gusta a vosotros más, David Bowie o David Robert Hayward Stenton Jones? Demasiado largo, quizás… creo que ganó con el cambio.

Durante mucho tiempo hubo gente que pensaba que David Crosby era hijo de Bing Crosby, probablemente a causa de alguna prensa mal documentada. El entuerto se deshace simplemente con mirar sus nombres reales, David Van Cortland y Harry Lillis Crosby respectivamente.

Una técnica que emplean muchas estrellas es modificar solo un poco su nombre para mejorar sus aspecto sonoro o social, así hicieron Eric Patrick Clapp, que se transformó en Eric Clapton; Marvin Pentz Gay, en Marvin Gaye; Daryl Franklin Hohl, en Daryl Hall; James Marshall Hendricks, en Jimi Hendrix; George Ivan Morrison, en Van Morrison; Laura Nigro, en Laura Nyro; Suzi Quatrocchio, en Suzie Quatro; o Carole Klein, en Carole King. El caso es conseguir un nombre más atractivo.

Artistas con nombres cambiadosPara lograrlo otros tienen que cambiar muchas más cosas; en ocasiones basta con acortarlo, pero la mayoría de las veces el nombre elegido nada tiene que ver con el original: Madonna Louise Verónica Ciccone, se quedó solo en Madonna y Prince Rogers Nelson en Prince; pero Love Michelle Harrison, se convirtió en Courtney Love; Steveland Hardaway Judkins, en Stevie Wonder; Marie McDonald McLaughlin Lawrie, en Lulú; Richard Wayne Penniman, en Little Richard; Manfred Lubowitz, en Manfredd Mann; LaDonna Andrea Gaines, en Donna Summer; James Marcus Smith, en P. J. Proby… nuestra exhibicionista de posts anteriores P. J. Harvey no cambió nada, solo puso las iniciales de Polly Jean. Otros cambios importantes tuvieron que hacer Cecil Ingram Connor para convertirse en Gram Parsons o Louis Firbank para pasar a ser Lou Reed.

Hay quienes eligen sus nombres de forma que se asocien con la música que van a hacer o con aquello en que quieran convertirse, y Paul Gadd deviene en Gary Glitter; James Jewell Osterberg Jr. en Iggy Pop; John Simon Ritchie en Sid Vicious; o William Broad en Billy Idol. Premio para el gordísimo Marvin Lee Aday, que echándole cojones y humor al asunto se convirtió en Meat Loaf (“Cacho carne”). ¿A ver si pilláis éste otro? Richard Melville Hall se cambió el nombre a Moby.

Una de nombres étnicos: Yo siempre le había visto a Freddie Mercury cara de morito, encontré la explicación el día que supe que en realidad se llamaba Farouk Bulsara. O también entiende uno porqué a George Michael le gusta tanto la forma de sexo que practicaban los griegos cuando descubre que su nombre real es Yorgos Panayiotou.

Más cambios: Florian Cloud de Bounevialle Armstrong se hace llamar Dido, aunque su nombre real es mucho más bonito, ¿no? También es más bonito Henry Olusegun Olumide Samuel que Seal…

La verdad es que aunque los nombres largos sean más bonitos hay que reconocer que son un engorro y no podemos culpar a quienes se los cambian. Nuestro amigo de los Pixies quería tener un nombre de esos cortos, pomposos y divertidos como Billy Idol o Iggy Pop, y por eso su padre le dijo que se llamase como uno de sus antepasados perdido en el árbol genealógico de la familia: Frank Black. Y así lo hizo, aunque también luego lo fue modificando a conveniencia y también era Black Francis o Francis Black, según los casos. El nombre que nunca usó es el verdadero, un nombre proveniente de una rancia tradición familiar: Charles Michael Kitteridge Thompson IV (toma yaaa!!!).

¿El que más se lo acortó? Probablemente fue Rodolfo Martinez; ¿recordais un grupo que se llamaba “? and The Mysterians” que tuvieron un gran éxito con “96 tears”?, pues Rudy era el signo de interrogación.

Marilyn Manson / Aquellos maravillosos añosY vamos a terminar tirando por tierra otra leyenda urbana: Se dice que Marilyn Manson cuando era joven interpretó el papel del niño gafitas de la serie “Aquellos maravillosos años”. Pues no es cierto, este rumor tomó cuerpo en todo el mundo seguramente debido al parecido, que es innegable sobre todo si les miramos las narices, pero Marilyn ya lo ha desmentido en varias ocasiones, y además, si miramos los créditos alguna de las veces que reponen la serie podemos ver que el niño se llama Josh Saviano, y el nombre de Manson en realidad es Brian Warner… y no, Madonna de pequeña tampoco era Tabatha, la hija de Embrujada.

Espero no haberos aburrido con tanto nombre. Si alguien que se llama Gregoria quiere comenzar una nueva vida rebautizándose Nieves es comprensible, pero como veis esto de cambiarse el nombre responde muchas veces más a un capricho que a una verdadera necesidad, como la del gran actor Walter Matthau, que no tuvo más remedio que cambiar su original apellido de Matuschanskyayasky… !!! Aunque la realidad es que este apellido fue una broma que le gastó a un novato periodista y se convirtió en otro de esos mitos que nos gusta revisar en estas páginas. No era cierto, pero es más bonito que la verdad.

Comentarios

1. El lunes 14 noviembre 2005 a las 22:54, por JuanMa :: sitio

Vaya pedaso de post enciclopédico. A ver si me lo leo en un par de días y dejo algún comentario :)

2. El lunes 14 noviembre 2005 a las 23:50, por carrascus

No te preocupes, el próximo va a ser mucho más cortito. A ver si me da tiempo de subirlo mañana.

3. El miércoles 16 noviembre 2005 a las 01:24, por Sérilan

!!Vaya tela!!, que memoria tiene usted Carrascus..acaso toma dos nueces diarias en el desayuno..? Despues de leer esto creo que voy a aconsejar a mi vecina para que se decida a cambiar el nombre a su niño, parece que da resultados.

4. El miércoles 16 noviembre 2005 a las 13:31, por carrascus

Muchas gracias, doña Sérilan (así que el acento va en la e…), pues no, no ando mal de memoria, pero de todas formas ayuda mucho tener un buen archivo informatizado, no crea.
Y procure que su vecina le ponga al niño un nombre bonito, aunque todo cambia con el tiempo, imagínese, cuando yo iba a ser papá quería ponerle a mi hijo de nombre Boris, muy cool, como Karloff o Vian… imagínese ahora el cachondeo que tendrían con él en el insti con el Boris que anda suelto por ahí. Menos mal que le pusimos José Miguel, como su papá, no por nada, sino porque con un apellido como Carrasco cualquier nombre que le anteceda suena mal; no luce, la verdad. Y al menos eso de José Miguel Carrasco ya llevábamos muchos años oyéndolo y teníamos costumbre, así que nos pareció lo menos malo. Besos.

5. El jueves 17 noviembre 2005 a las 23:20, por JL Ambrosio

A ver, al final no me he enterado. ¿Lo de Jakob Dylan en vez de J Zimmermann fue sólo por engancharse al carro de papá?

6. El viernes 18 noviembre 2005 a las 08:56, por carrascus

Hombre… ¡esto sí que es un honor! D.Ambrosio leyendo nuestras paridas…
Esperamos aprender mucho de sus comentarios, querido señor. En el primero ha estado usted acertado, sí, esa es mi tesis, que Jakob eligió ese apellido para engancharse al carro de papá, aunque lo niegue. Claro que a lo mejor no fué cosa suya, sino sugerencia de algún avispado directivo de su discográfica… pero eso de negarlo está mal, ¿no?