Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
47 – Saxophone miracle

(Escrito originalmente por Carrascus, el martes 18 abril 2006 a las 12:48)

Donde sea que la vida le haya llevado… para mi amigo Pepe Conciertos. Nunca supe su verdadero apellido, pero compartimos un montón de atronadoras primeras filas.

Corría el año 1973. HAWKWIND, que habían comenzado a disfrutar de fama mundial con su “Silver machine” desde unos meses antes, estaban realizando su primera gira americana haciendo disfrutar al público y disfrutando también ellos. Esa noche estaban dando un concierto magnífico.

A la izquierda del batería, como siempre, estaba NIK TURNER concentrado,
mentalizándose para su gran momento: el solo de saxo.

Por fin, después de una interminable jam, la improvisación psicodélica de la banda rompió en melodías conocidas y Nik dio unos pasos adelante hasta situarse bajo la luz del foco principal, con su saxo preparado. Puso sus labios sobre él y sopló… y sopló…

Silencio absoluto.

Volvió a soplar… ni una nota siquiera. Con la cara totalmente roja y bañado en sudor reunió toda la fuerza que pudo concentrar en sus pulmones y… nada.

El técnico de sonido, respondiendo a los frenéticos gestos que le estaba haciendo Dave Brock, subió de un manotazo al máximo el volumen del micro de Nik, con el resultado de un atronador ruido y un hiriente acople que por un momento pareció destrozar los tímpanos de la audiencia… pero nada que se pareciese ni remotamente al sonido de un saxo.

Como los ojos de todo el público estaban fijos en él, Nik continuó soplando su recalcitrante saxo hasta que su cara se puso azul y las venas parecía que iban a estallar en su frente… pero no conseguía sacar ni una sola nota.

Nik comprendió que había perdido la batalla. Furioso, levantó el saxo por encima de su cabeza y comenzó a golpearlo una y otra vez contra el suelo, para delirio del público, que aplaudía a rabiar convencido de que estaba siendo testigo de un momento cumbre del vanguardismo británico. Tras uno de los golpes, Nik vio como su saxo escupía una alargada bolsa de plástico herméticamente cerrada que, en la excitación del momento olvidó completamente que había escondido allí. Al rodar sobre el escenario y caer al pie del mismo, la bolsa se rompió dejando a mano de los fans más avezados de la primera fila todas las sustancias favoritas (y prohibidas) de Nik para los momentos de asueto en los camerinos. Esa noche, el equipo de seguridad del concierto se vio desbordado por la avalancha.


-“¡Joder! No ha quedao ni un gramito de farlopa…”

Comentarios

1. El martes 18 abril 2006 a las 17:20, por Vinué

Jo joo jooo… ¡Qué crack!

2. El martes 18 abril 2006 a las 17:41, por Vidal

drogas, drogas duras, un problema para los jóvenes…

3. El martes 18 abril 2006 a las 18:39, por EuLaliA

Que buenooooo. Oye Carrascus ¿y tu nunca has pillado cacho de esto en esas primeras filas con tu amigo?

4. El miércoles 19 abril 2006 a las 00:03, por carrascus

Pues no, amiga Lali, material de esa clase no. Tampoco me ha importado mucho, no creas, yo nunca he sido muy drogadicto (recuerda que mi hija entra a veces en este blog). Pero en algún cajón de casa de mis padres sí que debe estar todavía la púa de una guitarra de Ray Davies que cogí al vuelo viendo en primera fila el concierto que dieron los Kinks en Sevilla. Mi amigo Pepe Conciertos tuvo peor suerte, porque una vez, uno de los componentes de Peor Impossible le acertó en tó el ojo con un poster del grupo enrrollado en forma de canuto, que había arrojado al público. Desventajas de ser alto, ya ves.

5. El miércoles 19 abril 2006 a las 10:12, por JL Ambrosio

Ke güeno!

Aunque hace años que ir a conciertos dejó de ser de mi gusto, me imagino que todos tendremos anécdotas para dar y tomar, así que desde aquí exhorto a los fieles replicantos a contar alguna que otra.

Recuerdo a un mítico rockero local, aunque madrileño de nacimiento, que intentó repetir una noche en el Roll Dancing lo que había visto hacer el día anterior a Manolo García en “Cita en Sevilla”, esto es, tirarse de espaldas al público y dejar que éste te lleve en volandas. Pa qué. El poco fervoroso público (muchos de ellos íntimos amigos del cantante) se echó a un lado como un solo hombre y el probe dió con sus huesos y su pelirroja cabellera en el suelo. Como me decía luego en el camerino, “qué japuta la gente de Sevilla”…

6. El miércoles 19 abril 2006 a las 19:56, por lanavajaenelojo :: sitio

Pues usted y el replicante no serán el mismo, pero ambos escriben sobre música: cuentosmelomanos.blogspot…

7. El miércoles 19 abril 2006 a las 20:50, por carrascus

Sí, escribimos sobre música. He entrado en el link que me indica y de nuevo le digo que no somos el mismo. Ni yo, ni Juanma, ni el Profesor Franz somos ese Replicante.

Entre nuestras músicas de cabecera, como sí entre la de él, por lo que se lee en esa página, no figuran esos discos que señala (Sting, Elton John, Mecano, Alan Parsons, Dura Duran…). Y sobre todo, ninguno de nosotros llamaría maestro a Joaquín Sabina. Créame.

8. El jueves 20 abril 2006 a las 09:04, por Profesor Franz

Por favor! Los gustos musicales de ese tío son para atarlo a un palo y quemarlo a fuego lento! Y encima se ufana de ello y se considera por encima de la masa! Con coroza y sambenito!!
Y usted, navajaeneleojo, no entre en esos sitios no vaya a pillar una dermatitis.

9. El jueves 20 abril 2006 a las 09:04, por JL Ambrosio

Jua jua. La multiplicación espontánea de blogs tiene eso: personas separadas miles de kms utilizan el mismo nombre para escribir sobre un mismo tema. Pero con distintas perspectivas, ya se nota.
De todas formas, aún confirmado el paralelismo entre ambos blogs, hay algo que no me cuadra. ¿Qué tipo de perversión motivaría a unos sevillanos que ya no cumplirán los 40 a hacerse pasar por un tinerfeño que ronda los 30 y se confiesa prejuicioso? Supongo que hay casos raros de desdoblamiento de personalidad, pero este superaría todo lo conocido…

10. El jueves 20 abril 2006 a las 15:13, por Sèrilan

La perversión tiene caminos muy extraños amigo Ambrosio, yo no las tendría todas conmigo. He visitado esa página y de entrada lo que sï me puede llegar a gustar es ese tinerfeño de 30 tacos.
Si es alguno de ustedes ..!!desdoblense por favorrrrr…!!!!

11. El jueves 20 abril 2006 a las 18:45, por carrascus

A mi lo que me parece realmente una perversión es, después de haber entrado en los dos blogs, seguir pensando que ese replicante podemos ser alguno de nosotros… Aunque… el Profe hace tiempo que no escribe ningún post aquí… y pervertido, pervertido… un poco sí que lo es para qué nos vamos a engañar… habrá que hacerle un marcaje estrecho, porque me huele a mí que tanta mala uva como ha derrochado en su comentario esconde alguna especie de autodefensa… jeje…

12. El jueves 20 abril 2006 a las 18:53, por Sèrilan

Algo que decir Profe..? Vamos…animese hombre que esto se está poniendo bueno

13. El jueves 20 abril 2006 a las 20:45, por Profesor Franz

Vamos a ver, mis perversiones son puramente sexuales y no son por tanto de las que uno deba avergonzarse, pues están en la naturaleza humana y nada humano nos debe ser ajeno. Pero que te guste el musical de los Queen es un pecado contranatura que ni peregrinando a Roma para besarle los zapatos de Prada a Ratzinger tendría absolución. Condenación eterna pues para semejante réprobo!

14. El sábado 22 abril 2006 a las 21:30, por Juanma Replicante

Como siempre, de acuerdo con mi querido profesor. Y un pequeño comentario aparte: un servidor aún no ha cumplido los cuarenta…
Por cierto, no se olviden de mi cuando toque Sid Griffin en Utrera, ni cuando salgan a la venta las entradas del ciclo de rock del central. Gracias.