Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
44 – Yo anduve con un zombi

(Escrito originalmente por Carrascus, el martes 4 abril 2006 a las 12:16)


Fela, fumando espera.

Era el final de una fría noche de viernes en febrero de 1986. Un par de cientos de personas estaban viendo al PROFESSOR HINDU, el hechicero de cabecera de FELA KUTI, lanzar conjuros en un garito de Londres. El brujo hacía aparecer cigarrillos y velas encendidas de algún lugar de la nada; no podía tenerlas escondidas porque solo iba vestido con un diminuto taparrabos. Tenía un ayudante, un negrazo enorme que no paraba de sacudir su cuerpo de forma espantosa. Sin previo aviso, Hindu sacó de la nada un cuchillo de carnicero y cercenó la garganta de su asistente. Con la sangre salpicando por todos lados, entre el Professor y los miembros de la banda de Fela, sacaron del local al convulso gigantón y le metieron en un agujero en el solar de al lado, que previamente habían excavado, y luego lo rellenaron con la tierra que habían sacado. Los pasmados espectadores no daban crédito, y aún menos cuando aquellos tipos raros les pidieron que les ayudasen a tapar aquel agujero con ladrillos y piedras para asegurar la sepultura.

Cuando todo terminó, el Professor Hindu les dijo que volviesen el domingo por la tarde. Alguien de aquel sorprendido público preguntó a Fela Kuti qué estaba haciendo ese tío: “Yo que sé… él no me dice a mí como tengo que tocar el saxo…”

El domingo, el boca a boca había funcionado y la audiencia era mucho mayor que la del viernes. Hindu llegó y comenzó a saltar y bailar sobre la tumba. El suelo comenzó a sacudirse y de él salían gemidos. De pronto… una mano salió repentinamente de la tumba. La gente comenzó a gritar, otros reculaban para apartarse de aquella monstruosidad… El zombi que salió a continuación de la tierra removida no solo gozaba de buena salud después de sus penosas 36 horas de muerte, sino que se encaminó dentro del local donde pasó todo el resto de la velada bailando al ritmo de Fela Kuti.


Fela y el Professor.

Algunos meses después de esto, el Professor Hindu repitió la experiencia en una playa de Ghana, pero el zombi no volvió de entre los muertos y Hindu fue juzgado por asesinato. Fue absuelto después de alegar que estaba muy claro que la causa de la muerte había sido que a aquel hombre le había llegado su hora…

Comentarios

1. El miércoles 5 abril 2006 a las 12:24, por JL Ambrosio

¿Huh?
No es por desconfiar de usted, jefe, pero…¿de dónde diantres ha sacado esta historia? Ya sé que estamos en el negociado de “apócrifos”, pero ésto parece estirar el concepto más allá de lo prudente.

Y aprovecho para citar a la otra mitad de este blog (descontando la ausencia de Juanma) para pedirle un comentario iluminatorio sobre los zombies y demás regresados del más allá. ¿Ha conseguido acaso que algún conejillo de indias logre salir pitando, o al menos contoneandose, después de una vivisección? Historias del moderno Prometeo, ya sé, pero una perspectiva científica (y moral, por supuesto) sobre el tema no estaría de más

Un último inciso : ¿soy yo el único que está teniendo problemas a la hora de cargar la página del Replicante? Ultimamente va más lenta de lo habitual.

2. El miércoles 5 abril 2006 a las 14:33, por carrascus

Jeje… una historia apócrifa como mandan los cánones, verdad? Hombre, tenga usted en cuenta que los personajes son reales, y que tanto el corte de garganta como el enterramiento pueden ser obra de un buen ilusionista… cosas más extrañas y descabelladas se han visto… o nos han hecho creer que hemos visto. Y no se olvide que uno está dispuesto a hacer, ver o creer cualquier cosa bajo los efectos del humo de éso que se está fumando Fela. Con esa foto me acuerdo de aquello del “moro liao en un Marca”.

Lo de los problemas con la página también lo he notado yo, pero va por rachas. Desde anoche va perfectamente, pero ayer iba lenta, incluso a veces no se abría hasta el segundo o tercer intento, pero se abría, ya ve que incluso pude colgar el post sin problemas. Lo que sí noté ayer también, a media tarde, fue una caída del servidor o algo parecido, porque la página no se abría desde “www.replicante.org.es”. Si veis que eso os ocurre alguna vez podeis solucionarlo entrando en la página desde “www.deconstruction.info/replicante”, o desde el enlace en alguno de los blogs de los colegas que nos tienen puestos ahí, ya que éstos parecen llevar directamente a esta dirección, que es la real del blog. O desde el google, tecleando algo que haga aparecer una referencia a este blog, por ejemplo “carrascus”, y haciendo click sobre ella. En fin, vosotros sois listos, seguro que sabreis llegar bien a estos textos.

Besos para todos/as.

3. El miércoles 5 abril 2006 a las 15:17, por Sérilan

A mi tambien se me resistió ayer la página durante toda la tarde pero finalmente por la noche ya pude leer el nuevo post.
Caramba Carrascus…yo no se que pensar de todo esto, me da que de real tiene poco pero puestos a imaginar los efectos de tan penetrante humo ya podian tener experiencias más… digamos gratificantes porque esto me recuerda mucho a la peli “Muertos vivientes”

Já…ya solo le falta algún que otro trueno y una sobervia tormenta en el momento de resucitar el tal “finado” y ya tenemos guión. Alguien se atreve..?

4. El miércoles 5 abril 2006 a las 18:52, por Profesor Franz

Mi estimado Ambrosius
Hasta donde llegan mis conocimientos sobre el tema no hay confirmación científica de la zombificación, y más bien parece un invento de los sacerdotes vudú para mantener convenientemente amedrentada a su feligresía, algo connatural a los de su gremio. Y es que tampoco tiene mucho sentido matar a alguien para luego devoverle a la vida en peores condiciones de las que estaba; porque si es para transformarlo en esclavo, un contrato de primer empleo en prácticas suele ser más que suficiente.
En cuanto al resto de los animales hay numerosas especies que suspenden sus constantes vitales cuando las condiciones ambientales son adversas para después recuperarlas como si tal cosa; pero evidentemente no puede hablarse de muerte que, por definición, es un proceso irreversible. Aunque la degollación narrada por Carrascus me ha recordado el caso del famoso gallo Mike, que vivió en Colorado en los años 40 y los últimos 18 meses lo hizo sin cabeza. Podéis leer su curiosa historia aquí:

http://www.miketheheadlesschicken.org/

5. El jueves 6 abril 2006 a las 09:26, por JL Ambrosio

Lógica aplastante, me quito el sombrero…