Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
42 – Te amo… yo tampoco

(Escrito originalmente por Carrascus, el jueves 30 marzo 2006 a las 21:51)

Me ha llamado la atención. Un disco nuevo repleto de nombres interesantes: Neil Hannon, Beth Gibbons, Rufus Wainwright, Dominique A, los Magic Numbers. Todos ellos aportando canciones; y además algunas versiones de Tom Waits, Kate Bush, Neil Young… ¿se puede pedir más? Pues sí, aún puedes añadir el bonus de Johnny Marr a la guitarra. Y todo esto junto es “Fictions”, el nuevo disco de JANE BIRKIN.

Estaría bien que JuanMa dispusiese de ordenador para poder hablarnos de él. Pero como, en su defecto, habrá múltiples publicaciones y páginas web que lo hagan, yo me voy a ocupar de recordar a la Jane Birkin que a todos se nos viene a la memoria en cuanto escuchamos su nombre… y a la canción: “JE T’AIME… MOI NON PLUS”.

Quizás no sepáis que SERGE GAINSBOURG no compuso esta canción originalmente para Jane. En 1967 su pareja era Brigitte Bardot y la canción fue concebida para ella, y con ella la grabó. Brigitte le había pedido que le escribiese la más bella canción de amor que se pudiese imaginar. Y entre las noches del 26 y 27 de mayo Serge le escribió “Harley Davidson”, “Bonnie and Clyde” y “Je t’aime”.

Pero el amor estaba llegando a su final y poco después la pareja tomó caminos separados. Brigitte Bardot se casó con el multimillonario Gunther Sachs, al que probablemente no le apetecía oír como su recién estrenada esposa hacía el amor con Serge una vez tras otra, aunque solo fuese en las ondas, y le pidió a Brigitte que hiciese algo al respecto. La actriz estaba ya en su camino de descenso desde las estrellas y prefirió (por si acaso) no contrariar a su marido, así que desde Almería, donde se encontraba rodando la película “Shalako” con Sean Connery, envió una carta a Gainsbourg pidiéndole que no editase esta canción, sabiendo que él respetaría su decisión. Y acertó, la canción quedó inédita durante 18 años.

El reemplazo amoroso no tardó en llegar, ese mismo año Serge encontraría a la mujer que iba a marcar su vida personal y profesional durante los próximos 12 años, Jane Birkin, una joven actriz inglesa que aún no había cumplido los 22 años, y que gracias a la fama adquirida con “Blow Up”, la película con que Cannes consagró a Antonioni, fue reclutada por el director francés Pierre Grimblat para ser la vedette que protagonizase su nueva obra, “Slogan”, y que diese la réplica a Serge Gainsbourg, que además de actor principal era el encargado de componer el tema central de la película y de cantarlo a dúo con ella. Fue el principio de una pareja legendaria.

Era 1.968. Los estudiantes tomaban las calles de París pero Jane Birkin pudo llegar a los estudios donde la habían citado para una audición. La actriz que en un principio iba a protagonizar la película era Marisa Berenson, a la que Serge probablemente tenía pensado sumar a su número de conquistas, por eso se sintió decepcionado y se mostró arrogante y muy desagradable con la pequeña inglesita que no hablaba ni una palabra de francés. Pero sus aires de dandy sofisticado no la engañaron; ella se dio cuenta de que en el fondo era un hombre tímido que usaba la arrogancia como fachada y se permitió burlarse de él fingiendo creer que su nombre era Serge Bourguignon, que es el nombre del único plato de cocina francesa que conocía. Gainsbourg se ablanda, la ayuda con la audición e incluso le hace de apuntador en sus frases. Algunos días después tienen una cena solos, un tête-con-tête rodeados del lujo de “Maxim’s”, en el que surge el amor, o la pasión, o el deseo, o lo que fuese… lo que sí es seguro es que entonces no se necesitaron palabras ni inglesas ni francesas para describirlo. Serge se convirtió en su Pigmalión y a quienes le acusaban de haberla manipulado, ella respondía:

«Al contrario, cuando me fotografió desnuda para la revista “Lui” yo saltaba de alegría. En el colegio sentía vergüenza de mi cuerpo y un hombre de pronto me decía: eres arte».

En noviembre Jane grabó cuatro canciones de Serge, “L’anamour”, “69 année erotique”, “Jane B”, y sobre todo, una nueva versión de “Je t’aime… moi non plus”. Esta vez el disco sí se comercializó, y con él llegó el escándalo para unos y la delicia para otros. La canción adquirió celebridad a la velocidad de la luz, no solo por su calidad, sino también (y sobre todo) porque fue prohibida o censurada en incontables países. Los voluptuosos suspiros de Jane Birkin dieron la vuelta al mundo; la fragilidad de un hilo de voz siempre a punto de romperse quedará durante muchos años como su imagen de marca, hábilmente utilizada por un Gainsbourg que adapta perfectamente la canción al timbre de ella. Las voces entrecortadas, el órgano de terciopelo que conducía la melodía envolvente, flotante, narcotizante…

El single con la canción se edita en febrero de 1969, así como el LP titulado con los nombres de la pareja, que también la contenía. Y tras unas apariciones en televisión promocionando su obra, Serge y Jane se marchan al Nepal dejando tras sí a todo un continente levantando los puños hacia ellos. Con toda esta publicidad “Je t’aime” se cuela en el número 1 de las listas inglesas mientras en Italia es considerada obscena e inaudible para los menores, por lo que es censurada con el apoyo de la vociferante prensa católica. Se prohíbe la emisión de la canción en radio y televisión e incluso “L’Observatore Romano”, el periódico de El Vaticano, toma partido violentamente contra ella declarando que, aparte de que la música y el ritmo sean agradables o no, el texto es obsceno y apoyan incondicionalmente a la RAI por su acto de honestidad al prohibirla, ya que la difusión de una composición tal como ésta de Serge Gainsbourg en los tocadiscos de los jóvenes italianos es la prueba palpable del nivel de idiotez al que nos lleva la actual cultura de masas. No creáis que en España se quedaron atrás, todo lo contrario, ya que el entonces Ministro de Información y Turismo, D. Manuel Fraga (ése, ése) la calificó de pornográfica y no solo prohibió que la emitiesen en la radio y la tele, sino que además prohibió su venta en todo el territorio nacional. Todo este circo hace que el single de “Je t’aime” sea reeditado en Francia con un relanzamiento en sus ventas tan masivo que en apenas veinte días los compradores han arrasado con más de un millón de ejemplares.

Aunque parezca que Serge Gainsbourg es un hombre tan acerbo y severo, y que disfruta con la provocación y el mal gusto, en realidad se vio sobrepasado por los acontecimientos y fue él mismo quien propuso quitar la canción del LP y comenzar con más suavidad su andadura con su nueva compañía discográfica (que por otra parte estaba encantada con el escándalo, claro). Serge era un tipo que no hacía concesiones, pero a la prensa de la época le reconoció que en este caso sí se había prostituído un poco; él pensaba vender unos 25.000 discos, pero las ventas estaban llegando a los 4 millones y el recogía sus ganancias. Se le puede tachar de cínico, pero al fin y al cabo, el de compositor y cantante es un oficio que uno ejerce para ganarse la vida, y con esta canción encontró enorme fortuna. Quizás no de forma premeditada, pero sí merecida porque es bonita y erótica, una muy buena canción de amor. Lo que ya no se creyó nadie fue su respuesta a la última pregunta de un periodista curioso: «Y después del “Yo te amo”… ¿por qué el “Yo tampoco”?». «¡Porque soy un hombre demasiado púdico para decir “Yo también”!».

La canción tuvo una secuela en forma de película en 1.976. Dirigida por el propio Gainsbourg, contaba una singular y equívoca historia de amor entre un camionero homosexual (interpretado por el icono warholiano Joe Dalessandro) y una chica andrógina con todo el aspecto de un jovencito vicioso (interpretada por Jane, como no). No tuvo demasiado éxito. Como tampoco lo tuvo la edición en 1.986 que comenté al principio de la versión del “Je t’aime” a dúo con Brigitte Bardot, de la que apenas se vendieron 20.000 discos aunque sus gemidos no desmerecían mucho de los de Jane Birkin a la hora de “calentar los ambientes”. Y tampoco son excesivamente conocidas las múltiples versiones que otros cantantes han hecho, revisitándola en todos los estilos conocidos (e incluso por conocer, solo hay que oír algunas de ellas). Como suele decir el Profesor Franz, sin usar el Google y solo dando un paseo por mis estanterías, puedo encontrar covers de Psychic TV, Kim Salmon, Barry Adamson, Los Bichos, Cibo Matto, Mick Harvey, Donna Summer, Judge Dread, John Ottway…

Comentarios

1. El viernes 31 marzo 2006 a las 10:52, por EuLaliA

Carrascus ¿no te parece demasiada carne para estar en cuaresma?
Por otra parte muy bueno el articulo y las fotos, jo, la primera me pone hasta a mi, que me van los tios. ¿No habia ninguna del Serge Gainsbourg en bolas tambien? ¿o que discriminacion esta? vamos hombre.

2. El viernes 31 marzo 2006 a las 11:41, por Vinué

Es que Gainsbourg era más bien feúno… O si no, ¿pa qué se hizo genio? Po pa ligar con esa cara de choto, claro.

3. El viernes 31 marzo 2006 a las 13:40, por JL Ambrosio

En un ejemplar de la revista musical Q que me pasó Carrascus venía una anécdota de Birkin, que contaba que ya le había pasado más de una vez que al pillar un taxi en Londres o cualquier otra gran urbe, el taxista acaba dandose cuenta de quién es y le ha dicho “¡Encantado de conocerla: mis tres hijos fueron concebidos escuchando su canción!”.
Más gracioso todavía era una de las muchas explicaciones que Gainsbourg daba sobre qué quería decir con el “Moi non plus” : la canción hablaba de un tío que no conseguía correrse (¿se puede decir esto en cuaresma?) por más que su acompañante lo intentaba con toda su alma.

En cuanto a Carrascus, con este post vuelvo a reconciliarme con él tras los dos últimos post dedicados a tipos tan siniestros…Ahí me has dao.

http://www.rfimusique.com/siteEn/discographie/discographie_422.asp

En cuanto al comentario de Vinué, yo creo que habrá que dedicar un post a esos gloriosos feos que han ligado fuerte y flojo, como el Gainsbourg. Digo yo que algo tendrían…

4. El viernes 31 marzo 2006 a las 16:24, por EuLaliA

Sois muy negativistas. No hay hombre feos, lo que pasa es que algunos tienen una belleza singular. Ustedes dejad que Carrascus ponga a Serge Gainsbourg desnudo que yo ya sabre que tengo que mirarle.

5. El viernes 31 marzo 2006 a las 18:04, por Profesor Franz

Muy bien Carrascus, siga por ese camino, llenando sus posts de fotos de mujeres en cueros y verá cómo no les pongo ni una pega. Aunque no sé qué opinará el Comandante Juanma de que su blog se parezca cada vez más a la carlinga de un camión de transporte de atracciones de feria.
Y hablando de versiones del J’etaime, no han escuchado ustedes la de los Hermanos Calatrava? A ver si la cuelgo en algún sitio accesible un día de estos.

6. El viernes 31 marzo 2006 a las 20:11, por carrascus

Por Favor, Profe Franz, que se va usted convirtiendo en un cascarrabias a medida que va cumpliendo años ya es cosa sabida, pero que pierda usted los papeles hasta el punto de dejar tan bajísimos sus niveles de estética como para mencionar siquiera esa cosa (que usted llama “versión”) en la que los Calatrava cruzan el “Je t’aime” con el cuento de Caperucita, y que diga que estas fotos de Jane Birkin convierten el blog en un habitáculo de camión después de aquellas fotos que colgó usted en su post de profesores libidinosos y educandas descotadas, no tiene perdón alguno. Está usted cruzando peligrosamente ese límite que convierte lo sublime en ridículo… No me sea usted cutre, por favor!!! que los que le tenemos en alta estima sufrimos con esos desvaríos que de vez en cuando le dan…

Y estimada Lali, no eres demasiado justa en quejarte cuando no hace muchos posts te puse una foto de una estrella masculina en todo su esplendor, de la que hiciste unos comentarios repletos de “animus jocandi” sobre sus atributos varoniles que, por otra parte, hay que decir que se merecía. Me alegra además que te hayan gustado tanto el texto como las fotos, y procuraré ser más equitativo en la carne y pelo que aparezcan en las fotos próximas cuando su publicación sea de menester… pero es que en este caso, hija mía, no hay color entre uno y la otra… verdad, Vinué, que tu opinas como yo?

Y un comentario final para agradecer a D. Ambrosius las apostillas que de vez en cuando coloca a los posts. Esta del taxista es genial.

Besos para todos/as. Por cierto, ya no navego por el “ciberdespacio”, vuelvo a tener el ADSL operativo.

7. El viernes 31 marzo 2006 a las 23:44, por Sérilan

Ooooohhhhhhhh…..Carrascus…
Hace dias que no entro al blog. Le aseguro que todo el cansancio de un monton de kilometros que acabo de hacer se me ha esfumado leyendo su post, tiene arte tratando algunos temas..si señor..Aún recuerdo cuando escuché esa canción por primera vez, nos reunimos algunos amigos en casa de alguien que tenia tocadiscos, la compramos en Francia como tanta gente, que experiencia cuando aquello embriagó el ambiente…
Una bella canción sin duda, me gustaria hacerme con ella, me ha hecho recordar tantas cosas..Donde puedo conseguirla Carrascus..? me puede hechar un cable?

De nuevo lo felicito me ha encantado su post, y las fotos…muy sugerentes…

8. El sábado 1 abril 2006 a las 15:09, por carrascus

Le agradezco sus comentarios, querida Sérilan, son muy amables.

La canción es fácil descargarla de cualquiera de las aplicaciones peer-to-peer que hay en internet, le aconsejo el Soulseek o el eMule. También puede probar otra cosa, que es convencer al Profesor Franz para que la cuelgue en lugar del bodrio ese de los Calatrava, y así podrá bajársela de ahí tranquilamente. O También puede darme una dirección postal a la que hacerle llegar un CD… en fin, las posibilidades son tantas… incluso puede comprársela en El Corte Inglés; pero esta ya es la solución desesperada, procure evitarla.

Besos.

9. El domingo 2 abril 2006 a las 03:20, por Celia

Querida Lali, estoy contigo (o con usted), pero creeme, si q hay hombres feos.

10. El martes 25 abril 2006 a las 16:51, por Ahimsa

Hola,
Muy buena la historia de Gainsbourg.
No se pierdan esta entrevista a Gainborug en directo en la tv francesa.
http://www.youtube.com/watch?v=U3sFWEGKNSA&search=Gainsbourg
Aparece con Whitney Houston (otra que tal!) a la que le dice: “I want to fuck you” (“quiero follarte”)…
Sin desperdicio.

11. El martes 25 abril 2006 a las 17:16, por carrascus

Muchísimas gracias, Ahimsa, por su link.

Conocía esta entrevista, pero solo leída, nunca la había visto como puedo hacerlo ahora gracias a tu comentario.

Sea bienvenido/a, y espero leerle por aquí más a menudo.