Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
39 – Somebody put something in my drink

(Escrito originalmente por Carrascus, el viernes 17 marzo 2006 a las 12:59)

Para los que se van hoy de botellona. Y para todos a los que nos gusta beber y charlar en la calle…

En verano era el mejor sitio para ir a tomarse las penúltimas copas. La puerta del bar se llenaba de toda esa gente con la que me apetecía charlar, apenas había pijos ni macarras, y la música, desde dentro del local, era un fondo agradable que no impedía la conversación.

Fueron pasando los meses. Por entonces yo aún tenía ese trabajo que me hacía viajar constantemente y volver a veces a las tantas de la madrugada. Tenía su lado bueno, a esas horas mágicas podía hacer una agradable y tranquila cena y saborear un postre con la justa medida de alcohol, pagaba la empresa.

Esa noche llegué pasadas las dos. Había estado trabajando en Huelva, y volvía a Sevilla. Cené nada más llegar; cerca de la estación de Córdoba aún había sitios abiertos, y después me apeteció la habitual copita para ir a dormir con el ánimo sereno. ¿Por qué no allí donde tan buenos ratos pasé en el verano? Seguro que me encontraba algún conocido en la barra, o detrás de ella. El bar estaba ahí mismo, en la Plaza de Armas.

No esperaba gente delante de él porque estábamos en invierno, pero sí me sorprendió que, aunque se veía luz y se notaba gente dentro, la puerta estuviese cerrada. Tampoco estaba la enorme “X” que daba nombre al local. Conocía al dueño y conocía su pensamiento sobre lo que él llamaba la “guerra de guerrillas” de los bares: “montamos uno, lo disfrutamos lo que podamos, y cuando los municipales se pongan pesados, lo cerramos y montamos otro en un lugar diferente”. Pensé que el ciclo de este local se había cumplido y ya estaría en otro lado. Aún así algo encontraría, así que abrí la puerta y entré.

Ni siquiera llegué a dar el segundo paso. Me encontré con miradas que no me gustaron. Miradas de hombres que habían apartado por un momento los ojos de su vaso y me estudiaban, unos con desconfianza, otros con curiosidad, preguntándose mentalmente que podrían esperar de mí para bien o para mal; no había chicas. Simplemente me di la vuelta y volví a salir.

Cuando las radios, televisiones y prensa de todo el país comenzaron a hablar de ese bar me enteré de muchos nombres a los que no les habían importado esas miradas, puede que incluso alguno de ellos estuviese allí la noche que yo entré. También me enteré de muchas cosas más. Falsas y verdaderas.

Algún tiempo después estuve en el nuevo bar que montó mi amigo y estuvimos rememorando aquellas noches de verano nunca repetidas. “Sí, fue el tío ese que ahora está en la cárcel. El dueño, al que más años de condena le piden. Llegó una noche y me dijo que cerrara el bar y me fuera, que me daba un millón para montarlo en otro lado. Le dije que no, pero volvió a insistir en que la situación era que, o cogía el millón, o me cerraba el bar con otros métodos”.

¿Llenarle de putas el local?, ¿Hacer que un par de tipos metan un montón de droga en algún rincón y dar el chivatazo a la policía? Mi amigo consideró que aceptar el millón era la mejor elección y no voy a ser yo quien se lo reproche.

Cuando se fue de allí muchos vecinos se alegraron, siempre ocurre. Después comprobarían que los peligrosos rockeros que nos reuníamos allí para hablar de nuestras cosas no éramos los peores convecinos… salió en todos los periódicos.

Comentarios

1. El sábado 18 marzo 2006 a las 19:29, por Vidal

Dios
o sea, ¿que el Arni fue alguna vez un local gualtrapa?
y, lo más importante, ¿quién lo abrió?
y, ¿quién lo cerró?

2. El sábado 18 marzo 2006 a las 21:48, por carrascus

Para saber esas cosas tendrá usted que acudir mañana al lugar al que está invitado…

3. El lunes 20 marzo 2006 a las 08:55, por JL Ambrosio

Grave error.
Debiste dar el segundo paso y quedarte un ratito más en el bar

4. El lunes 20 marzo 2006 a las 09:07, por JL Ambrosio

Por si hiciera falta refrescar la memoria
http://147.96.1.15/info/Periodico/hemer/23ene96.htm#culturaysociedad
http://www.informativos.telecinco.es/dn_5637.htm