Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
35 – Children of the revolution

(Escrito originalmente por Carrascus, el lunes 6 marzo 2006 a las 19:25)

Este post está dedicado a todos los que pensáis que la nueva revolución que internet ha supuesto para la música ha terminado de una vez por todas con la forma en que ésta se distribuía, y seguís comprando lo que os interesa en formato físico o virtual, y bajáis canciones del ciberespacio sin plantearos siquiera si sois unos piratas.

El post anterior terminaba mencionando a una banda que se ha convertido en el último bombazo del mundo del rock. Hoy os voy a contar la historia de su ascensión al estrellato.

En mayo del año pasado los JuanMas (para ti dos veces, amiguete) que curraban en Sister Ray, una gran tienda de discos de Londres, sobre todo de ediciones independientes, se sorprendían de la cantidad de gente que estaba llamando por teléfono esa mañana preguntando por “Fake tales of San Francisco”, el primer single de una banda de Sheffield llamada ARCTIC MONKEYS. Ninguno de los currantes de la tienda tenía ni puta idea de qué grupo era ese, ni habían oído ese nombre en su vida; pensaban que sería un rumor de esos que nadie sabe exactamente como se expanden.

Sobre la hora del desayuno sonó el teléfono una vez más (¡ojú, que jartura de teléfono, hostia! ¡Vaya mañanita que nos están dando!). “Hola… mira, me llamo Alex Turner, y te llamo porque he montado una banda de rock con unos colegas y hemos grabado un single que estábamos pensando distribuir por correo a través de vuestra tienda…¿hay algún problema para eso? Ya lo hemos mencionado en un foro de internet y algunos han dicho que lo comprarían…”. El vendedor se rascó un poco la cabeza, pensando. “Espérate tío, que se lo pregunto al encargao”.

“¿Qué en lo que llevamos de mañana ya han llamado sesenta veces preguntando por el disco?”. Preguntaba un asombrado Phil Barton, co-propietario de la tienda. “Que sí, que sí… dile que nosotros se lo vendemos, que se venga pacá y se traiga todos los que tenga que yo mientras voy redactando un contratillo”. Apenas quince días después el single estaba agotado y la banda tenía contrato con una compañía discográfica, Domino Records.

Desde ese momento la cantidad de fans del grupo no dejó de crecer vía salas de chat, foros de discusión, y sobre todo, descargas de canciones que la propia banda colgaba en internet. Estos chicos que apenas habían comenzado a tocar hacía menos de tres años, en que Papa Noel les trajo las guitarras, ahora se asombraban cuando daban un concierto de que la gente que asistía a ellos se supiese las letras de unas canciones que no solo no habían sido editadas siquiera, sino que ni el propio cantante se sabía todavía bien. Gente que abarrotaba las cada vez mayores salas en las que tocaban y que cantaba con ellos mientras ayudaban a los habituales fans más hardcore a surfear por encima de sus cabezas, a recogerlos cuando se tiraban desde el escenario y a encaramarse a los monitores…

Locura ártica en Reading

Y en octubre, su nuevo single (“I bet you look good on the dancefloor”), que ya todo el mundo conocía e incluso tenía en sus iPods, se vendió tanto que nada más salir al mercado se convirtió en el Número 1 de las listas de ventas en Gran Bretaña, y virtualmente garantizó que su primer disco de larga duración, “Whatever people say I am, that’s what I’m not”, iba a ser un enorme éxito incluso antes de que se editase el mes pasado.

Y efectivamente así fue. Montones y montones de discos vendidos y un nuevo single al Número 1 de las listas, “When the sun goes down”.

Y no han sido los únicos. A través de darse a conocer en internet en vez de andar pateándose decenas de casas discográficas en las que seguramente no les harían ni puñetero caso, se han convertido en números uno y superventas grupos como My Chemical Romance, Nizlopi, Clap Your Hands Say Yeah, Hawthorne Heights (medio millón de discos vendidos a través de internet después de colgar sus canciones para que la gente los fuese conociendo)…

¿Hay árboles en el Ártico?

Ya veis, para la gente INTERESADA EN Y POR LA MUSICA, internet ofrece una oportunidad única, que multiplica por tropecientas mil la opción que teníamos hace algunos años de conocer una canción porque nos la ha grabado un amigo o la hemos oído en ese programa de radio tan enrollado. Pero las grandes compañías de discos no deberían preocuparse tanto, en la medida que las estrellas del rock quieran ser ricos, famosos y follar con toda clase de mujeres, seguirán necesitando firmar por alguna de ellas. Los próximos U2 seguirán necesitando unirse a una multinacional.

Comentarios

1. El martes 7 marzo 2006 a las 09:33, por JL Ambrosio

¡Ese lenguaje, Carrascus!

2. El martes 7 marzo 2006 a las 10:52, por Vidal

bueno, bueno… no olvidemos que Domino -según explico Matt Elliott tras abandonar el sello- “está mucho más cerca ahora mismo de una multinacional que de una independiente”. Y algod e cierto hay: a me dirán, si no, que independiente tendría capacidad para reaccionar a una primera semana de ventas tan salvaje como la de Arctic Monkeys (es decir un millón de copias VENDIDAS más todas las que haya aún en las tiendas). ¿Se imaginan a, no sé, Acuarela o Elefant haciendo pidiéndole a su fábrica que “a ver si me puedes prensar unos, eeeehhhm, 998.000 cds más de los que te había pedido, abe?”

3. El martes 7 marzo 2006 a las 16:27, por EuLaliA

Oye, que bonita scanciones tienen los Television Personalities, ya pedire alguno de sus discos por mi cumpleaños. Que razon tienes Carrascus, diciendo que esto del internet ha sido un invento revolucionario para conseguir musica,….. y que se joda el capullo ese de Metallica que queria demandar a todos los que se bajaban. Fuck Metallicaaaaaaaa!!!!!!!!!!!! Emule forever!!!!!!!!!

4. El martes 7 marzo 2006 a las 20:53, por carrascus

Jeje… tu comentario sobre los Metallica me ha heho recordar una de nuestras historias pseudoreales sobre ellos, de la que me he enterado hace poco. La escribiré en el siguiente post y adjuntaré una foto para que puedas reirte a gusto de Lars Ulrich, al que tú llamas “el capullo ése de Metallica”… y cuando la veas comprenderás que nunca ha estado mejor dicho eso de “capullo”… Fuck Metallica!!! SoulSeek rules !!!