Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
32 – The long and winding road

(Escrito originalmente por Carrascus, el miércoles 22 febrero 2006 a las 21:22)

Llevamos varios meses de historias y, aunque hemos hablado de John Lennon, aún no hemos contado ninguna sobre los Beatles. Pero no os voy a narrar ninguna de las hartibles historias apócrifas que circularon sobre ellos, más bien al contrario, voy a contaros las verdaderas razones sobre la separación del grupo. ¿Por qué se separaron los Beatles? A esa pregunta prácticamente todo el mundo responde que fue debido a la entrada de Yoko Ono en la vida de Lennon. Que fue Lennon quien a partir de entonces comenzó a despegarse de los demás hasta el abandono definitivo. Pero no fue el único ni el primero en hacerlo, ¿sabíais que en algún momento determinado todos y cada uno de los miembros de la banda la abandonó, aunque algunos luego volviesen a ella? En realidad es imposible indicar con precisión un único momento en que los Beatles dejasen de ser los Beatles. Pero hubo muchas señales durante el largo y tortuoso camino hacia el triste día en que la unión de los Beatles fue oficialmente dada por muerta en un juzgado británico.

Las relaciones dentro del grupo en realidad comenzaron a agriarse durante los cinco meses que pasaron grabando el Doble Album Blanco en 1968. Es cierto que en ellas comenzó a hacerse omnipresente Yoko, pero además, la búsqueda de la perfección de Paul McCartney comenzaba a poner de los nervios a todos los demás, y todos ellos, por otra parte, eran celosos guardianes de su propio rincón a la hora de componer canciones. Todos los días alguno se ponía borde con otro y George Martin tenía que aguantar sus oleadas de divos caprichosos (Paul le llegó a decir que si no sonaba “Ob-la-di Ob-la-da” como él quería ya podía irse buscando otro trabajo porque él mismo asumiría la producción). Hasta tal punto llegó la falta de respeto hacia los demás que incluso el ingeniero de sonido, Geoff Emerick, que tanta calidad había aportado al “Sgt. Pepper” abandonó los estudios al grito de “que os aguante vuestra puta madre porque yo ya no quiero saber nada más de vosotros”. En aquellas condiciones algo tenía que saltar y el que estalló fue el siempre tranquilo y simpático RINGO, que salió con cajas destempladas de la grabación del “Back in the USSR” para no volver más. Los otros siguieron sin él, ¿qué otra cosa podían hacer? Y Ringo volvió al redil dos semanas después, pero fue el primero en demostrar que los Beatles podían romperse y, como George Harrison reconocería más tarde: “ese fue el principio del fin”.

GEORGE estaba tan harto de las manías de McCartney que se encaró con él diciéndole “Mira tío, paso ya de problemas, dime exactamente qué y como quieres que toque y lo haré así; cualquier cosa que se te ocurra la haré como tú me digas, pero deja ya de tocarme los cojones”. Con lo que no contaba George (ni Ringo, ni John) es que Paul además tenía planeado un espectacular concierto televisado a los dos meses de haber terminado el disco, lo que en vez de motivar al grupo, como el esperaba, casi hace que le maten entre todos. Pero lo que de verdad mosqueaba a George Harrison era la falta de entendimiento con John Lennon. Por aquella época George había pasado un par de meses de completa tranquilidad en Woodstock con Bob Dylan y The Band, y volver a los estudios con los Beatles fue un verdadero martirio, agravado además por el hecho de que dos canciones suyas tan buenas como “All thing must pass” y “I me mine” fueron abandonadas a favor de otras dos mucho más sosas de Lennon & McCartney como eran “I’ve got a feeling” y “Dig a pony”. Todo eso unido al trato que Paul seguía dispensando a George Martin y a que John Lennon pasase de reuniones y ensayos para estar más tiempo con Yoko hizo que George dejase la banda inmediatamente después de llegar a los estudios. El 10 de enero de 1969 los Beatles volvían de nuevo a ser solo tres.

Después de un montón de días en que los miembros restantes (y Yoko que se les unía para tocar) por fin se diesen cuenta que sin el aporte de George no iban a lograr nada constructivo ni productivo, le rogaron que volviese. George estuvo de acuerdo en regresar una semana después, pero con la condición de que abandonasen la idea del concierto televisado en que Paul les quería embarcar. Aceptaron sus condiciones, pero las tensiones dentro del grupo se hacían cada vez más insoportables.

Los caminos se separaron más aún cuando John, George y Ringo firmaron un contrato de management con Allen Klein al que Paul no quiso adherirse porque prefería hacerlo con Lee Eastman, su futuro suegro. Las diferencias financieras se unían a las musicales y en Septiembre del 69, cuando todo el grupo estaba en USA para firmar un nuevo contrato con Capitol mediante el que sus royalties subirían de un 17,5 a un 25 por ciento (un porcentaje con el que los demás grupos solo podían soñar), McCartney volvió a la carga con su idea de tocar en directo (recordad que no lo hacían desde 1966) planteándoles a los otros la teoría de que una gira por locales pequeños restablecería su identidad musical. JOHN se le quedó mirando: “Eres tonto, Paul. Mira, no lo iba a decir hasta que no firmásemos el contrato, pero voy a dejar el grupo”. Todos se quedaron boquiabiertos y firmaron el contrato con Capitol un poco aturdidos sin saber exactamente la razón de seguir con ello. Todos sabían que, al contrario que las de Ringo y George, la marcha de John era real y definitiva. El sueño había terminado, pero el mundo todavía no lo sabía.

Lennon continuó manteniendo la fachada de que los Beatles todavía existían, pero todo seguía cambiando muy rápidamente. Los Beatles ya trabajaban por su cuenta… pero había un problema, cuando fundaron Apple Records uno de los términos del contrato que todos firmaron fue que el dinero que cualquiera de ellos lograse individualmente tenía que ser ingresado en las arcas de Apple. Paul McCartney se sentía atrapado por esta cláusula, con la que nunca estuvo de acuerdo, y la gota que colmó el vaso llegó cuando la edición de su primer disco en solitario “McCartney” fue bruscamente suspendida para dar paso al último disco de los Beatles, “Let it be”. PAUL montó en cólera. Totalmente fuera de si no paraba de gritar “Voy a terminar con todo !!”. Para calmarle Apple decidió sacar primero el suyo y dejar “Let it be” para un mes después, pero Paul ya no quiso volverse atrás. Para la promoción de su disco, en vez de dar entrevistas separadas convocó una rueda de prensa en la que soltó la bomba. “Dejo a los Beatles por diferencias personales, diferencias financieras y diferencias musicales… ¿temporal o definitivamente? No lo sé”.

La noticia fue la portada de todos los periódicos del 10 de abril de 1970. Mientras los fans del grupo asimilaban el shock, a quien la bomba sacudió más duramente fue a John Lennon, que había dejado la banda casi ocho meses antes, pero había sido persuadido de mantenerse callado.

El 31 de diciembre de 1970 Paul McCartney presentó una denuncia en el Juzgado de Londres contra John Lennon, George Harrison, Ringo Starr y Apple Corporation, pidiendo el fin legal de The Beatles & Co. El 12 de marzo de 1971 el juez falló a favor de McCartney, una decisión además apoyada por haber salido a la luz el hecho de que Allen Klein se había embolsado medio millón de dólares bajo cuerda, que no figuraban en el contrato que les negoció con Capitol.

Circuló una historia apócrifa (para no desmerecer el título de esta sección) que contaba como los otros tres miembros del grupo decidieron vengarse de Paul tirando cada uno de ellos un ladrillo contra el ventanal de su casa.

Comentarios

1. El jueves 23 febrero 2006 a las 12:47, por Vidal

pues yo prefiero seguir pensando que la culpa de todo la tiene Yoko Ono. Las mujeres es que son toas unas brujas, sí (jiji)

2. El jueves 23 febrero 2006 a las 13:37, por JL Ambrosio

Ahora lo que corresponde es contar el final de los Rutles, para sacar comparaciones:

Después del escandalo de la compañía que montaron para ayudar a la gente (“Rutle Corps”), los cuatro Rutles siguieron su propia vida: Dirk se casó con Martini, una actriz francesa que no sabía hablar inglés, así que la ceremonia se ofició en Español, Italiano y Chino, más que nada por estar seguros. Entre tanto, Nasty, visitando una exposición de arte roto organizada por la Galería Pretenciosa en el Soho, conoció a la artista Chastity, cuyo padre había inventado la II Guerra Mundial. Chastity deslumbró a Ron Nasty con sus teorías sobre “destructo-arte”, estuvieron hablando toda la noche y anunciaron su boda a la mañana siguiente con una conferencia de prensa que organizaron en la ducha.
Stig, que llevaba tanto tiempo escondido en el sótano que hubo quien especulaba con su muerte, estaba encamado con Gertrude Strange, una chica americana de grandes glandulas mamarias cuyo padre había inventado la mina-ventosa, y con la que mantuvo una historia de lujuria a primera vista hasta que un día un muy agotado Stig se despertó solo, ya que la chica se marchó sin dejar dirección o una nota de despedida. El cuarto Rutle, Barry, también había pasado un año en la cama, pero por motivos fiscales, pensando erróneamente que así tributaría menos.
Cuando los cuatro Rutles intentaron volverse a poner manos a la obra descubrieron que Rutle Corps estaba en una situación financiera delicada, por lo que Ron Nasty abandonó su luna de miel para reclutar los servicios de Ron Decline, el promotor más temido del mundo, para intentar salvar la quiebra inminente. Sin embargo, cada uno por su lado, los otros tres Rutless intentaron salvar a la empresa de la ruina: Stig había llamado al financiero Billy Kodak, Dirk había fichado a Arnold Schwarzenweisengreenenbluenbraunenburger para que mantuviese a flote al menos una parte de su apellido, y Barry recurría al oráculo I Ching una vez cada tres minutos y medio.
Fue en medio de este enredo legal cuando se publicó su último disco “Let it Rot”, acompañado de un video, una película, un libro y un pleito. En diciembre de 1970, Dirk denunció a Nasty, Barry denunció a Dirk, Nasty denunció a Stig y Barry, y Stig acabó denunciandose a sí mismo por error.
Fue el final de una época dorada y el inicio de otra en la que los abogados marcarían el ritmo…

www.rutles.org/

3. El jueves 23 febrero 2006 a las 18:04, por carrascus

“La culpa de todo la tiene Yoko Ono, y el espíritu de Lennon que le sale por los poros”. Jejeje… Vidal parece ser de la misma opinión que los Def Con Dos. Hubiese sido un buen título para el artículo, cumple con lo de ser el título de una canción: “La culpa de todo la tiene Yoko Ono”. Pensé en ponérselo, pero como lo que se cuenta en el texto es justo lo contrario rechinaba un poco y lo cambié por el que hace referencia al largo y tortuoso camino.

Con la segunda frase de su comentario Vidal se arriesga a ganarse las antipatías de las lectoras del blog… menos mal que todos sabemos que lo dice de broma (jiji)…

Por cierto, hablando de Def Con Dos, esta mañana, circulando con el coche por ahí me ha parecido ver carteles con su nombre. ¿Es que por fin van a tocar aquí después del fallido intento anterior? ¿Me informa alguien, please?

Y hablando de tocatas… The Quireboys el lunes en Utrera. Yo voy a ir, si alguno de vosotros se anima le dejo que me invite a una birra luego en el bar del Rogelio.

Y ya puestos, otra cita ineludible para todos los que os gustan las series de TV, el martes en AXN se cierra la temporada del CSI Las Vegas con un capítulo dirigido por Tarantino.

4. El jueves 23 febrero 2006 a las 19:41, por Sèrilan

Apelo a mi condición de bruja señor Vidal en el más amplio sentido de la palabra pués siempre me fascinaron las artes ocultas.
Y le diré más ya que los tenemos cerca. De los muchos disfraces carnavaleros (me declaro muy aficionada a ellos) que me he puesto a lo largo de mi vida con el que más disfruté fué con el de bruja. Porqué seria..?..jajajaja
Y sí, yo tambien creo que la culpa fué de Yoko Ono, no me dirán ustedes que esa no tiene cara de bruja autentica.

5. El viernes 24 febrero 2006 a las 13:56, por carrascus

Parece que a pesar de todo el personal va a seguir odiando y culpando a Yoko. Así que yo voy a romper una lanza en su favor.

Cuando uno es capaz hasta de abdicar de un trono por amor y eso levanta las simpatías de toda la gente, nunca he entendido por qué Yoko levantó tantos odios cuando lo que hizo fue amar a Lennon y convertirse en la compañera que él eligió. Y un grupo de pop, aunque sean los Beatles (que además ya estaban en franca descomposición) es menos importante que un reino, y muchísimo menos importante que una vida compartida con la persona que amas… ¿ha sonado un poco cursi…? pues lo siento, pero es así.

Yoko Ono fue una persona importantísima para John Lennon. Fue la mujer sobre la que giró su vida desde 1.968 hasta su muerte. Lennon siempre estuvo intimidado y fascinado por las mujeres fuertes e inteligentes, Y Yoko era esas dos cosas. Ella fue el detonante por el que John Lennon dejó de ser un “Beatle” para convertirse en una persona, y por el que John comenzó a descubrir todo lo que había más allá de su entorno; fue la mujer que le llevó a descubrir otras experiencias artísticas, musicales y sensoriales. Y Yoko fue la persona que, contracorriente y soportando el odio de todo el mundo, siempre le cantó a John Lennon las verdades del barquero e impidió que se convirtiese en una “estrellona” insoportable como McCartney.

Como dice mi querida Sérilan, Yoko tenía cara de bruja, y puede que incluso lanzase un hechizo sobre John; pero os reto a todos a que me enseñeis alguna foto en la que aparezcan los dos juntos y Lennon no tenga cara de ser una persona feliz.

6. El viernes 24 febrero 2006 a las 15:23, por Sèrilan

Bueno, visto así, tiene usted razón Carrascus.Se les veía siempre muy enamorados, y si hay algo que de verdad merezca la pena en este mundo es el amor, sobre todo si puedes compartir tu vida y todo lo que eso signiica con la persona que quieres. Besos carnavaleros para todos,me voy corriendo a buscar mi disfraz

7. El viernes 24 febrero 2006 a las 16:19, por EuLaliA

Precioso alegato Carrascus. Yo nunca habia pensado ni bien ni mal sobre Yoko Ono pero despues de lo que has expuesto yo tambien estoy a favor de ella desde ahora.

8. El miércoles 1 marzo 2006 a las 00:09, por Northa

Me ha gustado,queridisimo Carrascus,el texto y la defensa de Yoko.

9. El miércoles 1 marzo 2006 a las 11:12, por Velia

Cualquiera diria,sr Carrascus, que está usted intentando ganarse, aún mas, la simpatia de este “público” femenino que tanto le sigue, menos mal que sabemos que usted no necesita servirse de esas artimañas. En fin, yo tambien tengo una visceral antipatia por yoko ono pero reconozco que fue liberadora en muchos aspectos para lennon y que a él le importó un pimiento lo que pensara nadie, vivió su amor sin tapujos y sin prejuicios lo que much@s interpretaron como una debilidad. ¡ viva el amor! pero… la culpa de todo la tiene yoko ono!!!

10. El miércoles 1 marzo 2006 a las 15:50, por realwitch

Vidalín,me parece muy honesto por tu parte que desnudes tu corazón y nos hables de lo mucho que has sufrido.Seguro que al menos en tu próxima vida no te va a tocar ser víctima,de todas formas tienes todo nuestro apoyo,sí (ji ji ji).

11. El miércoles 1 marzo 2006 a las 20:10, por carrascus

Bueno, bueno… señorita Bruja real, si su comentario es un chiste privado entre usted y Vidal y va de buen rollo, sea bienvenido. Pero si no es así, le agradecería que se buscase otro foro más adecuado para eso, porque en este solo es admitida la mala uva cuando se derrama contra el Profesor Franz…

De todas formas, su seguimiento a este blog y sus futuros comentarios serán agradecidos. Un beso.

12. El jueves 2 marzo 2006 a las 12:22, por JL Ambrosio

Muy justo el comentario de Carrascus. Si alguien quiere saber lo que es una MALA INFLUENCIA sobre un grupo, que mire a la historia de Courtney Love con K Cobain y con el resto de miembros de Nirvana. Lo cual no desmerece la propia carrera musical de Mrs Love, a quien uno tiene en alta estima, pero posiblemente Nirvana tenía sus días contados desde el día en que ella apareció. En todo caso, ya hay mucho escrito al respecto.

Por otro lado, John Lennon se merecía dar con esa figura maternal (es notorio que entre sus amigos usaba el término “Madre” o “Madre Superiora” para referirse a Yoko) después de haber perdido dos veces (una por separación y otra por muerte) a su madre biológica.
Si alguien tiene tiempo, que pille traducida la letra de la canción “Julia” (está en The White Album), ya que en ella Lennon se despide de su madre real, Julia, indicandole que desde ese momento ya estará junto a él hasta el final de sus días una nueva madre, Yoko. No se equivocó.

13. El jueves 2 marzo 2006 a las 12:40, por carrascus

Efectivamente, D. Ambrosio, muy acertado su comentario. “Julia” es una canción de John en honor de su madre y fue la única canción grabada completamente en solitario por Lennon mientras era miembro de los Beatles. Cuando la grabó en los estudios de Abbey Road ninguno de los otros tres estaba presente y solo aparece John cantando y tocando la guitarra acústica, y aunque parece que hay dos personas cantando en realidad solo está John con la pista doblada.

Se dice que Yoko colaboró un poco con él en la canción, y ese “ocean child” que se menciona en su letra es ella misma.

Julia, la madre de John, murió en accidente de coche cuando él tenía 17 años.

14. El jueves 2 marzo 2006 a las 15:22, por realwitch

Bien,vale,capto la idea…mi comentario tenía tanta mala leche como la suya,pero ya veo como funciona aquí la cosa y el colegueo -que no censura pardiez,… o qué me he creído yo- ha sido un placer,je,espero que el blog se mantenga con tanto movimiento -pero con más libertad- .Oh!antes de la despedida ,creo que a Ambrosio se le ha olvidado el mejor puntazo de “All you need is cash”,lo de la operación de cambio de sexo del fakeRingo -y su posterior ingreso como azafata en aerolineas hindúes.
Hasta never!

15. El jueves 2 marzo 2006 a las 20:15, por Vidal

A ver, Realwitch: acepto que lo mío ha sido un chiste fácil y salchichero (y si quiere, hasta incorrecto políticamente, y si no que le pregunten a El Lute), pero que no tenía mala leche. Ahora bien, si lo suyo es un comentario con mala leche, y dirigido hacia mi persona, digo yo que lo mínimo es lanzarlo a cara descubierta. ¿No? ¿O es que tenemos miedito español? (¿jiji?)

16. El jueves 2 marzo 2006 a las 20:20, por carrascus

Vaya por Dios, perdemos un lector. Y no creais que me da igual, que me duele, sobre todo por algo tan tonto como malinterpretar mala leche donde no la hay. No voy a justificar nada de lo dicho antes, sobre todo porque si Realwitch no nos va a leer más sería una pérdida de tiempo… (eeeeehhh… te pillé!! Estás leyendoloooo…)

Bueno ya que estás, sí que me gustaría decirte que hablar es gratis, y lo que define a una persona no son las palabras que utiliza, aunque éstas sean tan grandilocuentes como “Censura”, “Libertad”… sino sus actos. Y tú tienes tanta libertad para usar una tribuna pública como ésta (muy modesta, eso sí) y verter tu mala leche sobre uno de sus co-lectores amparado en un seudónimo que te esconde, como yo para decirte que eso no me parece bien. Y nadie ha cortado ni borrado tus comentarios, así que no veo donde está la censura.

De todas formas, ya sabes donde estamos para lo que gustes escribir, aunque eso implique también que si no nos gusta lo que escribes tengas que leer alguna apreciación sobre ello. Si no quieres venir más… bueno, we will survive, I guess…

Censura… ¿donde? ¿o qué te has creído tú?

17. El domingo 5 marzo 2006 a las 14:11, por Sérilan

!!Caramba..!! Hacía dias que no visitaba este post por ser algo pasado ya pero, vaya la que me he perdido. Un “rifi-rafe” en el blog…jeje..pués mira no está mal, tiene que haber de todo en la viña del señor. Porqué a quí no..?

18. El lunes 6 marzo 2006 a las 10:11, por EuLaliA

ea ea ea la bruja se cabrea!!!! ea ea ea la bruja se cabrea!!!!!

19. El lunes 6 marzo 2006 a las 15:26, por Sèrilan

Jajajajaja…callate Lali que la vas a liar más y la cosa ya está damasiado calentita..jeje..