Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
26 – Un sorbito de champán (con pajita)

(Escrito originalmente por Carrascus, jueves 2 febrero 2006 a las 13:53)

Cuando se organiza un concierto uno puede encontrarse en el contrato que le presenta el manager del artista algunas pretensiones con las que te partirías de risa sino fuese porque las tienes que pagar tú.

Y como muy bien apuntaba nuestro querido Ambrosio en los comentarios al post anterior, MARIAH CAREY es una de las más estrafalarias a la hora de llevar sus peticiones a curiosos extremos. ¿A vosotros no os parece una gilipollez pedir en tu contrato botellas de Champagne Cristal, copas de champán y pajitas de esas que se doblan para bebérselo…? Pues ella lo pide así en sus contratos. Y perritos, y gatitos, y hasta conejitos como animalitos de compañía para su camerino. Es razonable la petición de que no haya escaleras en su camino, sobre todo si es patosilla o lleva tacones muy altos, y también es razonable que pida un asistente para que esté al lado de ella y cuide de todo lo que vaya necesitando… pero pedir un asistente para irle dando los chicles mascados para que los tire…!!!!! Pues ella también lo hace. Y las únicas botellas de agua aceptables son las de la marca Evian; 16 para su camerino y tropecientas mil para los camerinos de los chicos y las chicas (camerinos separados, of course) de su trouppe. Con tanto músico y tanto cuerpo de baile es normal que los que organizan conciertos de Mariah se dejen una pasta enorme en comida, bebida y transporte, pero los pobres chinitos que la llevaron a cantar a su gran país tuvieron que poner a su disposición además 4 furgonetas extra solo para su equipaje: 60 enormes baúles entre los que había, por ejemplo, 350 pares ( ¡¡¡!!! ) de zapatos. Y para terminar con ella una perla final: Una vez mandó a una enorme tienda de discos en la que tenía que firmar ejemplares (ojo, ni siquiera tenía que cantar) a 20 asistentes para que redecorasen los lavabos, y sobre todo se asegurasen de que el papel higiénico tenía el tono rosa pálido que ella usa.

Jennifa

¡Ay… las divas! JENNIFER LOPEZ lo quiere todo blanco: paredes blancas, cortinas blancas, flores blancas, mesas blancas, manteles blancos, velitas blancas, sofás y sillones blancos… un reproductor de DVD y otro de CDs (blancos) con una selección de 43 CDs que incluían todo lo último editado en R&B, rap y salsa. Y… mucho ojo con su café, porque solo pueden movérselo meneando la cucharilla en sentido contrario a las agujas del reloj… BRITNEY SPEARS quiere una línea de teléfono privada en su camerino, y en su contrato especifica bien clarito que como pille a alguien llamando, el promotor del concierto tiene que indemnizarla con 5.000 dólares. Y cuando KYLIE MINOGUE andaba por su país promocionando uno de sus discos, en un hotel de Sydney exigió que metiesen en su habitación un enorme piano Yamaha C5, que por lo visto es el más grande que existe, por si le apetecía tocar algo mientras estaba allí. Hubo que desmontar todas las puertas desde recepción hasta su habitación para poder pasarlo. Ignoro si a la chica le apeteció tocar algo en los ratitos que pasó allí durante los dos días que permaneció en la ciudad.

A ver… ¿para qué pueden querer en sus camerinos los BEASTIE BOYS 30 cajas de condones surtidos con los colores del arco iris…? ¿y P DIDDY 50 paquetes de servilletas con su nombre estampado en ellas…? Son mucho más comprensibles las pretensiones de MOBY y los RED HOT CHILI PEPPERS, que lo que quieren que se les suministre en su camerino son varios calzoncillos y calcetines nuevos. Pero hombre, 20 botellas mágnum de vodka, otras 20 de Bacardí, y 15 de champán Jouet Belle Epoque, junto con dos bailarinas que hagan la danza del vientre para animarlos mientras se bebían todo eso, y un Rolls Royce para llevarlos a su hotel a dormir la mona me parece demasiado pretencioso para un grupo como N.E.R.D.

MARIYLN MANSON quiere su camerino con la refrigeración a tope y muchos doritos para picar… aunque a mí, para un satanista como él, no me parecen ni el ambiente ni la dieta más adecuada, ¿qué quereis que os diga? PRINCE requiere la presencia de un médico que antes de salir a actuar le inyecte un chute de vitamina B12. A CHRISTINA AGUILERA también le van las vitaminas, pero en pastillitas, por favor… LIMP BIZKIT quieren lámparas y apliques a los que se les pueda regular la intensidad de la luz. Los INXS quieren una mesa de ping-pong. Y los DEF LEPPARD quieren saber las frecuencias que usan las emisoras de la policía, las ambulancias y los bomberos de las ciudades donde actúan, para asegurarse de que no interferirán con sus guitarras inalámbricas; y cuando están en el escenario exigen que todos los teléfonos móviles y walkies de la policía y los miembros de seguridad que se mueven cerca de ellos también estén apagados.

Leppards

Peticiones como ésta anterior, aunque quizás desmedida pero tienen una base lógica (no me atrevo a decir que razonable) que las sustenta. Al hilo de esto me gustaría contaros que VAN HALEN pedían en sus conciertos una ensaladera llena de chocolatitos M&M (como nuestros Lacasitos, para entendernos) pero con todos los de color marrón quitados. David Lee Roth no quería ver ningún lacasito de color marrón porque eso era señal de que seguramente algo iba a ir mal durante el concierto. Una exigencia tonta y exagerada, ¿verdad? Pero David aclara en su autobiografía por qué pedía esto. Según él, la presencia de lacasitos marrones implicaba una probabilidad muy alta de que hubiese errores técnicos porque eso quería decir que el organizador no se había leído bien el contrato. Debido a la enorme parafernalia que unos avezados heavys como Van Halen movían en sus actuaciones, llenas de instrumentos musicales, de humo, de efectos, de pirotecnia… sus contratos estaban repletos de cláusulas y peticiones para que hubiese sitio donde conectarlo todo, seguridades, potencia suficiente… en fin, que sus contratos eran un enorme coñazo lleno de letra pequeña que hacía un martirio el leérselos, pero que no había más remedio que hacerlo así para que todo fuese como la seda. Si después llegaba y miraba el plato de su camerino y había lacasitos marrones era porque el organizador no se había leído bien el contrato ni había puesto atención a la letra pequeña, y los problemas estaban garantizados. Y no le faltaba razón, porque solía ser así y a veces tuvieron problemas tan graves que incluso amenazaban su vida y la de los espectadores. En una sala de conciertos en la que había lacasitos marrones en el plato resultó que no habían comprobado los requerimientos que especificaba el contrato sobre el peso que debía soportar el escenario y éste se hundió con todo el stage del grupo. El concierto aún no había comenzado, por suerte, pero todos los tiestos de Van Halen se hicieron polvo, por lo que la falta de atención le costó miles de dólares al organizador…

Van Halen

lacasitos

¿Profe Franz… recuerdas cuando los espectadores lanzaron a uno de ellos encima de la mesa de mezclas en el concierto que hicimos con Extremoduro…? Ya apuntaba en el comentario del otro post que también nosotros sufrimos las exigencias de muchas de las bandas que trajimos a tocar a Sevilla, pero la verdad es que eran unos peso mosca comparados con los que llevamos citados hasta ahora, e incluso era divertido poder desmarcarse un rato de la vorágine para poder buscarle whisky canadiense a los Fuzztones, o whisky irlandés a los Godfathers, además de bombones y flores, que éstos iban de delicados. O Remy Martin y Riojas tintos y blancos para los Uriah Heep, que luego el manazas del cantante se encargó de hacer polvo al dejarlos encima de la mesa más inestable del camerino, con lo que este quedó durante varias semanas sumido en un agradable olorcillo que le daba ambiente de bodega… o ir al supermercado de la esquina para comprarles a los Del Fuegos un par de surtidos de galletas y unos tetrabricks de leche, que fue todo lo que pidieron. En fin, que no puedo reprimir una amplia sonrisa al releer este post; y al ver las exigencias de las divas mencionadas antes me viene a la memoria como las Lunachicks subieron felices al escenario tras haberles traído un rato antes 5 pizzas y unas latas de Cocacola.

Nos divertimos, ¿verdad Franz? Y sobre todo, como nosotros éramos unos empresarios muy sui-generis que estábamos en esto no solo por el dinero, procurábamos complacer a los artistas en la medida de lo posible sin mirar demasiado los gastos o los esfuerzos, por eso estoy seguro de que ningún gran empresario de estrellas de primera magnitud guardará con tanto orgullo como yo el disco de una de sus bandas favoritas a la que siempre había seguido, firmado con una dedicatoria que dice “To make an effort is human, to bend over backwards is godly, we won’t forget” (más o menos: “Hacer un esfuerzo es de humanos, hacer incluso lo imposible es de dioses, no te olvidaremos”).

chicks

La Lunachick del pantalón a rayas tras digerir su pizza

Comentarios

1. El jueves 2 febrero 2006 a las 21:09, por Vinué

Jo… Qué pena ser (más) joven y haber crecido en El Puerto, ¡me perdí todas esas anécdotas!

2. El jueves 2 febrero 2006 a las 23:55, por Sérilan

¿Y a ningún empresario se le ha ocurrido ofrecerle a estas “divas” y “divos” un psiquiatra?, porque vamos..estan todos para que los encierren. Yo tenía alguna ligera idea de lo que la fama puede afectar a las personas pero nunca creí que tanto.

3. El viernes 3 febrero 2006 a las 00:12, por carrascus

Jajaja, pues no, querida Sérilan, un psiquiatra no, que yo sepa… ¿pero sabe usted (y mira, Vinué, otra anécdota de la época) que a nuestro querido Profesor Franz le ofrecieron ser el médico de los Guns N’Roses cuando vinieron a tocar al campo del Betis? Nunca nos supo explicar claramente por qué rechazó el ofrecimiento…

4. El viernes 3 febrero 2006 a las 16:08, por Sèrilan

Pero profesor por qué lo rechazó..?? Acaso no le ofrecieron uno de esos contratos espectaculares que tanto abundan en el supermundo musical..?

5. El viernes 3 febrero 2006 a las 18:10, por Profesor Franz

Nunca, ni siquiera cuando era un joven de vida disipada, el Profesor Franz ha soportado las impertinencias de ningún melenudo maleducado, y mucho menos lo iba a hacer presentándose en cuadrilla. Porque, para qué querían un médico esos desgraciados? Para que les inyectara complejos vitamínicos y medicinas homeopáticas? Para que les recetara estimulantes? Una purga de ricino y lavativas de agua de Carabaña era lo primero que les iba a prescribir yo, por graciosos.
Además, el concierto que dieron en la Expo fue patético. Menos mal que teníamos drogas.

6. El viernes 3 febrero 2006 a las 19:43, por carrascus

Efectivamente… y mucho whisky.

7. El viernes 3 febrero 2006 a las 20:36, por Sèrilan

Jajajajajajaja…..asì se habla profesor..Si llega a decirme que no aceptò porque la cantidad que le ofrecian era poca cosa habrìa tirado por tierra la opinion que de usted tengo. Y hasta me dan envidia con eso de la sesion de whisky y drogas, se ve que la pasaron bien.

8. El lunes 6 febrero 2006 a las 11:10, por JL Ambrosio

¡Cómo no sería el trauma que infligiste a Axl, Izzy y compañía, que 4/5 del grupo lo abandonaron pocos años después, después de un lustro sin hablarse, y Axl lleva ya casi diez años para sacar un p##o disco, del que sólo conocemos su nombre (“La democracia china”)! ¡Los daños que podemos ocasionar a estas pobres estrellas con nuestro desdén! ¡Qué poco nos sacrificamos por ellos!