Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
12 – Fuego en mi oficina

(Escrito originalmente por Carrascus, el viernes 2 de diciembre 2005 a las 21:52)

Debo decir que, aunque no a causa de algunas indirectas recibidas, he hecho un poco de acto de contrición y reconozco que me cebé con los baterías en los anteriores post de chistecitos. Pero no fue con maldad, ya sabéis todos que a éstos les pasa como a los porteros de fútbol, que tienen fama de estar algo locos. Y aunque los chistes no sean más que una caricatura, que aumenta hasta lo risible un tópico, también hay muchos hechos ciertos que le dan a este tópico una amplia base para mantenerse. Seguro que todos conocéis alguna trastada, sobre todo de los baterías que están considerados como el paradigma de las leyendas urbanas: Keith Moon y John Bonham, de The Who y Led Zeppelin respectivamente, y ya fallecidos ambos a consecuencia más o menos directa de su mala vida.

Pero pocas historias apócrifas son conocidas de otro sujeto que no les fue a la zaga, y que se llama Ginger Baker.

Yinyer Beiquer

De las cenizas de tres supergrupos como Cream, Traffic y Family surgió una banda de enormes posibilidades que se hundió después de editar solo un disco a causa de los choques de egos. Esa banda se llamó BLIND FAITH y Ginger Baker tocaba la batería en ella, respaldando la música que creaban Rick Grech, Steve Winwood y el gran Eric Clapton.

El 7 de Junio de 1.969 estos cuatro tipos se hallaban confortablemente instalados en la lujosa y enmoquetada hasta el techo oficina de su manager Robert Stigwood, compartiendo con él varios pitillos de la hierba más cara que se podía encontrar en el mercado. Estaban relajándose porque una o dos horas después tenían que dar el concierto más importante de su carrera en Hyde Park.

Stigwood se excusó unos momentos para salir a atender unos negocios escaleras arriba y, en su ausencia, un Ginger Baker ya bastante “ahumado” comenzó a fisgonearlo todo buscando alguna forma de dar una broma graciosa al jefe. En una esquina de la derecha de la mesa del escritorio había unas gavetas apiladas que llamaron su atención, y en el interior de una de ellas encontró una caja grande y cuadrada con una cinta dentro, etiquetada claramente como la grabación máster del próximo disco de los otros clientes VIP de Stigwood, los Bee Gees, preparada para su inmediato lanzamiento al mercado.

Los ojos de Ginger comenzaron a hacer chiribitas y dijo: “¡Eric, trae p’acá el mechero, que se van a enterar estos bujarrones!”. Clapton le lanzó su Zippo que comenzó a lanzar llamas a toda potencia después de que Ginger lo pusiese al máximo. Y, entonando a modo de conjuro las palabras “¡¡ Joderos, malditos peluqueros de mierda !!” procedió a aplicar la feroz llama a una de las esquinas de la caja, ante las risas de los otros tres, sobre los que también comenzaban a sentirse ya los efectos de la fumata. La caja con la cinta se ennegreció, se contorsionó informe, empezó a echar humo y finalmente comenzó a arder en llamas.

De pronto se oyeron los pasos de Stigwood escaleras abajo. Precipitadamente, Ginger volvió a colocar la caja flamígera en la gaveta, y todos salieron de prisa y corriendo de la oficina. La suerte se alió con ellos, porque ya habían perdido mucho tiempo y Ginger, cerrándole el paso a Stigwood comenzó a gritarle: “¡¡ Pero tío, corre que llegamos tarde, ¿Qué coño haces que no le has dicho ya al chófer que tenga preparada la limousina? !!”. Mientras, iba cerrando la puerta, no sin antes echar un último vistazo dentro para ver que el fuego se había extendido al resto de las gavetas del escritorio, de las que salía un ondulante humo negro… …El nuevo disco de los Bee Gees, “Cucumber Castle”, no fue editado hasta mayo de 1.970, casi un año después.

Comentarios

1. El lunes 5 diciembre 2005 a las 10:34, por JL Ambrosio

Gueno, tampoco hizo nada malo el chaval, pobrecico…

2. El lunes 5 diciembre 2005 a las 10:42, por JL Ambrosio

“TEN QUESTIONS FOR BARRY GIBB”
(Mojo February 1998)

Q: Any truth to the story of Ginger Baker setting fire to a Bee Gees mastertape?

Barry:I’ve never heard that, ha ha. It wouldn’t surprise me, knowing Ginger. I’ve heard of Ginger hanging Robert Stigwood out the window by his shoes, three or four stories up, demanding his money. One good story was the [Stigwood] Sgt. Pepper album-they shipped about two million, then found about a million of them by the side of the road! Those days you could go platinum based upon your shipping. They’d shipped all those albums, but with no demand. So someone dumped a million!

3. El lunes 5 diciembre 2005 a las 14:59, por carrascus

Será verdad…? será mentira…? Una buena historia apócrifa no tiene porqué ser verdad, solo basta con que lo parezca e incluso con que pudiese haberlo sido.

De todas formas, seguro que como yo os lo cuento siempre será más divertido que como realmente ocurrió… ¿y no se trata de eso…?

Preparaos para cuando os cuente la “verdad” sobre el asesinato de John Lennon…

Por cierto, querido Ambrosio, prepárese para la bronca que le va a montar nuestra lectora Sérilan por haber puesto su comentario en inglés…

4. El lunes 5 diciembre 2005 a las 18:00, por JuanMa :: sitio

Yo también me apunto a la bronca. Traduzca señor Ambrosio!

5. El lunes 5 diciembre 2005 a las 18:53, por Sérilan

Bueno..ya que todos esperan mi bronca trataré de ser comedida en lo que pueda..Solo una pregunta para todos los polifaciticos de las lenguas varias..¿Realmente para quien escriben ustedes..?..saberlo me ayudará a no perder mi hermoso tiempo. Ahh…y no se me enfaden por favor que estamos entre amigos…creo..no?.Besitos de colores…(ya estoy impaciente por conocer “la verdadera historia” de la muerte de Lennon)

6. El lunes 5 diciembre 2005 a las 18:56, por Profesor Franz

Pero si es muy fácil! Sólo tienes que utilizar alguno de los traductores gratuitos que hay por todo internet. Yo lo he hecho con el Babelfish y mira que claro queda:

Q: ¿Verdad a la historia del panadero del jengibre que fija el fuego a un mastertape de Gees de la abeja?

Barry:I’ve nunca oyó eso, ha ha. No me sorprendería, sabiendo el jengibre. He oído hablar del jengibre que colgaba Roberto Stigwood fuera de la ventana por sus tres o cuatro historias de los zapatos, para arriba, exigiendo su dinero. ¡Una buena historia era [Stigwood] el sargento Pepper que a’lbum- enviaron cerca de dos millones, entonces encontró alrededor de millón de él por el lado del camino! Esos días usted podría ir platino basado sobre su envío. enviaron todos esos álbumes, pero sin demanda. ¡Tan alguien descargó millón!

7. El lunes 5 diciembre 2005 a las 19:51, por carrascus

Brillante querido Profe, tanto la traducción como usted por aportarla… hasta queda más cachonda que lo que de verdad dice Barry Gibb.

El problema es cuando una traducción como ésta viene en el folleto de instrucciones para montar una mesa de comedor de La Oca… y os aseguro que ésto no es apócrifo.

De todas formas, querida lectora Sérilan, para que no se quede con las ganas, el comentario en lengua bárbara viene a decir que uno de los Bee Gees no había oído nunca la historia de la quema del master de su disco, pero que no le extrañaría nada conociendo a Ginger Baker, porque sí que conoce otras historias de él, como que en más de una ocasión colgó de una ventana sujetándole por los zapatos a Robert Stigwood porque se hacía el remolón a la hora de pagarle sus estipendios. Y que el Stigwood era otro pirata güeno porque para conseguir discos de platino confeccionaba dos millones de discos y luego tiraba a la basura la mitad de ellos, porque en aquella época, para obtener el galardón no era necesario venderlos, solo fabricarlos… aunque yo no le veo la gracia al asunto, porque por muy de platino que sea, un solo disco debe valer bastante menos que un millón de ellos, no…? seguro que algún giro más tendría el asunto porque no veo yo al Stigwood perdiendo dinero por la cara… habrá que investigar en los archivos…

Besos.

8. El martes 6 diciembre 2005 a las 00:51, por Sérilan

Gracias Carrascus por descender a mi nivel, demuestra usted un talante del que no estaria nada mal que todos aprendieramos un poco

9. El martes 6 diciembre 2005 a las 18:15, por carrascus

Muchas gracias, Sérilan… queda usted nombrada presidenta del club de fans ese que el profesor Franz dice que tengo… Mil besos.

10. El viernes 16 diciembre 2005 a las 14:57, por JL Ambrosio

Heme aquí, más de 10 días después de haber puesto el mensaje, del que me había olvidado por completo. Es cierto que debí esperar un poquito y traducirlo antes de colgarlo…o haberlo traducido al día siguiente, pero, la verdad, no recordaba siquiera haber puesto la cita esa de Barry Gibb. En fin, hago la anotación mental correspondiente y no volveré a colgar por aquí nada que no esté en cristiano.

11. El viernes 21 abril 2006 a las 19:57, por lanavajaenelojo :: sitio

Vienen los Who a Madrid. Con Led Zeppelin hubo que conformarse con una banda tributo y Riders on the Storm no pude verlos, pero la entrada era muy cara para parecerse más a una banda tributo que a la real.

12. El viernes 21 abril 2006 a las 21:23, por carrascus

Olvídate, amiga Navaja. Hay grupos sobre los que es mucho mejor conservar el buen recuerdo. Lo que mis ojos han podido ver en algún video y mis oídos escuchar en sus directos desde “Join Together” para acá, no está a la altura de los recuerdos que me asaltan cada vez que veo un capítulo de “CSI” con sus canciones sirviendo de sintonías.

Uno puede ir a un concierto de los Who a estas alturas si vive en una ciudad que ofrece poca diversidad de directos musicales… pero tú viviendo en Madrid, que constantemente tienes donde elegir…

Como parece que te gustan los clásicos, yo en tu lugar iría mejor a ver a Lou Reed, que lo tienes ahí el 4 de junio.