Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
MÚSICA ERES TÚ
Carrascus

Roger Waters comenzó a darle vueltas a un instrumental llamado “Breathe”, que había escrito para la banda sonora de “The Body”, un documental de 1970 sobre biología humana.

Esas frases están extraídas de uno de los posts que escribí hace poco sobre “The dark side of the moon”. Y he creído que merecían un mayor desarrollo, porque esta parte de la historia de Pink Floyd no es muy conocida.

A primeros de 1970 la banda estaba en mitad de sus dos proyectos más ambiciosos hasta entonces, el recientemente editado “Ummagumma” y el “Atom heart mother” que estaban grabando. Y mientras eso ocurría, Roger Waters se envolvió en un proyecto que era lo más lejano que se podía imaginar de estos trabajos grandiosos, la banda sonora de una película realista de Roy Battersby, un director de pensamientos subversivos, sobre las actividades y las funciones del cuerpo humano. Su título era “The body”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Chain of life”

Por aquella época, Roger Waters era amigo y adversario en los campos de golf de Ron Geesin, un excéntrico músico, poeta y experimentalista, que ahora se había establecido como compositor de bandas sonoras para películas de cine y televisión. Geesin había sido contratado por mediación de John Peel, con quien solía pasar algunos ratos en las barras de los pubs, para crear la banda sonora de “The Body”, pero hacía falta también alguien que pusiese algunas letras a su música. Y éste se lo propuso a Roger Waters.

Durante los meses de febrero y marzo de 1970 estuvieron ambos trabajando en esta música desde sus respectivos estudios. Geesin se ocupaba de componer piezas musicales por secciones, por ejemplo, para 30 segundos de moléculas de sangre atravesando la pantalla… tenía un proyector de 16 milímetros en el que le ponía a Roger Waters los fragmentos y éste tomaba notas sobre ellos y su duración para después completar la pieza musical que le acompañaría en el estudio de su casa de Islington. Allí completaba cosas como el anterior “Chain of life”, que respaldaba la aparición a cámara lenta de un zig-zag de cuerpos desnudos que iban desde bebés de apenas semanas de vida hasta ancianos de casi 100 años.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Our song”

La banda Sonora se grabó con bastantes prisas por lo que cuando Steve O’Rourke, el manager de Pink Floyd, habló de editarla en un disco, Waters y Geesin tuvieron que regrabarlo todo, añadiendo además algún material nuevo. Una de esas piezas nuevas fue la visceral “Our song”, en la que Geesin ensambló diversas grabaciones de los balbuceos de un bebé (su hijo Joe), eructos y exhalaciones sobre la base rítmica que hizo Roger Waters rechinando sus dientes y tirándose peos con el sobaco; todo eso fue respaldado por una percusión que hizo dándose palmadas en el muslo y por unas alegres notas de piano… y se hace notar un chisporroteo de sonidos que van de un altavoz a otro, que da la horrible sensación de que son pedos de verdad…

Oh, sí. Totalmente de verdad. Mandé el micrófono a la mierda. Tú sabes que yo siempre he jugado mucho con los juegos de palabras y los dobles sentidos. Así que en este caso es verdad, metí el micrófono en la taza del wáter y grabé los pedos para después ponerlos en estéreo. (Ron Geesin)

Humor escatológico aparte, los deslumbrantes cameos instrumentales de Geesin van desde frenéticos acordes de mandolina, buzuki y guitarras; piezas de música de cámara muy delicadas y masas corales construidas usando la técnica de grabaciones múltiples superpuestas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“More than seven dwarfs in penis-land”

Cada uno de los dos músicos produjo las piezas del otro y Roger Waters sugirió unirlas todas de forma continua y sin interrupciones. Hay diferencias entre ellas, por supuesto; las canciones de Roger Waters tienen la mismas vibraciones pastorales del “Grantchester Meadows” que aparecía en el “Ummagumma” y “Chain of life” ya vísteis que era simple y estaba construida de forma bonita, como lo está también “Breathe”, la canción precursora de aquella otra del mismo nombre que apareció en el “The dark side of the moon”, aunque no compartiesen ya prácticamente nada más que el título.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Breathe”

Geesin aportó también la idea, inspirada por los sellos personalizados de los discos de los años ’20, de 78 rpm, de su colección, de poner sus caras sobre el logo del sello discográfico Harvest, que sacó el disco; así podían personalizarlos ellos también sin depender de las horribles fotos que tenían en la EMI y que usarían al distribuir el disco.

La pieza final de la obra era “Give birth to a smile”, en la que además de Geesin al piano y de un grupo de mujeres que formaban un coro de claros tintes góspel, intervinieron todos los miembros de Pink Floyd.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Give birth to a smile”

Justo cuando hicieron esta colaboración, los Floyd le propusieron a Ron Geesin que escribiese las partes corales, las de cuerdas y las de metales de “Atom heart mother”, cuando terminase con “The body”. Pero Geesin rehusó la idea de que un proyecto te llevase necesariamente a otro mayor, y éste a otro mayor aún; aparte de que el hecho de que todos fuesen amigos no significaba que iban a poder colaborar bien entre ellos y dicha colaboración no fraguó.

Sin embargo con Roger Waters la cosa era diferente. Roger nunca estaba satisfecho con lo que hacía con Pink Floyd y siempre estaba diciendo que cuando un artista no es feliz con su entorno creativo lo mejor es que lo abandone. Necesitaba cambiar de aires, tomar otra dirección. Pero nunca tenía tiempo de hacerlo porque, como visteis en los post que dedicamos hace poco a la banda, siempre andaban excesivamente ocupados en proyectos de películas y de giras interminables. Y después se convirtieron en el grupo más famoso del mundo, por lo que ya no era al caso abandonarlo.

Y bueno… principalmente lo que ocurrió también es que a Roger y a Ron Geesin nunca se les ocurrió una buena idea que llevar a cabo juntos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Dance of the red corpuscles”

Categorías: Like a Rolling Stone -

4 Comments

  • El dia 13.08.2012, Vidal dijo:

    Si esta película se hubiera rodado hoy, fijo que el director hubiera contratado a Masaki Batoh, al menos para las cuestiones relativas al cerebro… aunque, quién sabe: después de todo los japoneses tienen fama de escatológicos, y lo mismo se hubiera tirado unos pedetes bien a gusto.
    http://www.wired.com/underwire/2012/02/masaki-batoh-brain-waves-music/

    • El dia 13.08.2012, Vidal dijo:

      Por cierto, que Masaki Batoh no es la primera vez que aparece en este blog.

      • El dia 13.08.2012, carrascus dijo:

        Pues sí, D. Vidal; Masaki Batoh ya apareció por aquí cuando estuvimos hablando de su banda Ghost en aquel post que dedicamos a la música psicodélica de los japoneses. Lo tengo bastante olvidado, pero habrá que revisitarlo a través del disco del que se habla en ese enlace que nos ha puesto usted. Parece interesante… curioso… cerebral… japonés…

        • El dia 17.08.2012, carrascus dijo:

          Las Pussy Riot condenadas a dos años de prisión en Rusia.

          Hoy no es un buen día para la música… ni para la libertad.

          (Required)
          (Required, will not be published)

          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.