Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
UN SEPULCRO BLANQUEADO (1)
Categorías: Forever Young
Carrascus

Eran Los Nuevos Beatles. Hasta los propios Beatles lo decían. Pero la brillante promesa se fue desvaneciendo en una oscuridad tal que incluso hoy, tantos años después, todavía ensombrece su legado musical.

Por lo que mejor se les recuerda fue por una canción que no compusieron ellos: “Come and get it”, que fue un regalo de Paul McCartney. Y sin embargo, apenas se les relaciona con un clásico del pop que sí compusieron: “Without you”, que se convirtió en un gran éxito que otros aprovecharon.

Estamos hablando de BADFINGER, una banda que si ha encontrado un lugar en la mitología del rock, ha sido por otras razones completamente diferentes de las musicales. El lóbrego hecho más conocido de su historia es que sus dos componentes principales, Pete Ham y Tom Evans, decidieron ahorcarse. Empujados hasta el borde de la desesperación, los dos compartieron un sentimiento de fracaso personal que les atormentó durante su existencia. Solo muchos años después nos comenzamos a dar cuenta del desperdicio que significó la pérdida de esas vidas; solo muchos años después el mundo comenzó a reconocer la verdadera escala de los logros de Badfinger. Su carrera, abortada de forma tan brutal, es probablemente la historia más trágica del rock and roll. Y la que contiene una mayor moraleja.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Come and get it”

Los suicidios de Pete Ham y Tom Evans siempre han tendido una oscura y macabra sombra sobre la música que hicieron; una música que nunca fue suficientemente reconocida. Hasta la entrada del nuevo siglo, en que se comenzaron a reeditar sus discos, que hasta ahora permanecían descatalogados, en formato de CD, y que un ingeniero de sonido de la reputación de Dan Matovina escribió una extensa biografía sobre ellos, la gente no comenzó a apreciar su olvidado talento.

Badfinger fueron adoptados por los Beatles en 1968 y comenzaron a subir los primeros escalones hacia el estrellato con un respaldo que cualquier otro grupo de su época solamente podía tener en sus sueños más felices. Ellos eran los herederos designados; sus esperanzas ascendía en progresión geométrica… pero en algún punto del camino el sueño se convirtió en pesadilla y su fortuna se precipitó al vacío en caída libre. Y todo en demasiado poco tiempo. Los brillantes días de Badfinger se esfumaron tal como llegaron y se quedaron presos de la oscuridad. Y fue en 1975 cuando Pete Ham, un hombre amable, un baladista al que le sobraba sensibilidad, amarró una soga a una viga de su garaje y rompió con todo. Ocho años después, su colega Tom Evans, un rockero lanzado y temerario, llevó una soga al patio trasero de casa, escogió uno de los árboles e hizo lo mismo.

Las ironías desgarradoras son abundantes. Cuando “Come and get it” entró en las listas de éxitos con las que se estrenaba el año de 1970, la gente se les rifaba. La canción se podía escuchar en una escena de “The Magic Christian”, la película para la que fue compuesta, mientras en la pantalla se veía a un montón de gente de Londres en medio de excrementos humanos, rebuscando una fortuna en billetes, esparcidos por allí por un millonario loco que quería demostrar que el dinero hacía que la gente no se parase ante nada. Al principio, Badfinger eran indiferentes a las riquezas, y no prestaban ninguna atención al dinero que estaban generando. Pero había otros que sí lo hacían y terminaron por dejar a los músicos sin nada de nada. En un último análisis, fue el dinero lo que mató a Pete y a Tom.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Baby blue”

Todo comenzó en 1966. Durante el día, un joven Pete Ham era aprendiz de electricista en Swansea. Por la noche lideraba un grupo de pop, The Iveys, con los que tocaba R&B y versiones de canciones de éxito por los bares y pubs del sur de Gales. En uno de ellos les vio una noche un tipo de Liverpool llamado Bill Collins, con muchos años en el negocio de la música y que últimamente era el manager de The Mojos, una banda cuya estrella estaba ya en declive. Precisamente esta noche, teloneando a los Mojos estaban los Iveys y a Bill le gustó lo que escuchaba, especialmente la dulce e implorante voz del cantante, Pete.

Así que Bill se tomó la molestia de visitar las casas de todos los componentes del grupo para hablar con sus padres y persuadirlos de que era una buena idea que los chavales dejasen sus trabajos diarios y se fuesen con él a Londres, donde los Mojos tenían una casa comunitaria en la que se podrían alojar. Y todos aceptaron, así que junto a Pete Ham se fueron el batería Mike Gibbins, el bajista Ron Griffiths y el guitarrista Dai Jenkins. Una vez en la capital pudieron rodarse bastante a base de conciertos y se integraron de lleno en la vida del Swinging London… todos, excepto Dai, que cada vez echaba más de menos su vida en Swansea y terminó por volver a casa. Bill Collins le reemplazó entonces por alguien de su ciudad de Liverpool de quien le habían hablado bien, un joven de 20 años llamado Tom Evans, que a pesar de tener una personalidad mucho más bullanguera que la de Pete, congenió con él enseguida y en poco tiempo escribieron juntos una docena de canciones que Bill grabó en una cinta y la paseó por todas las compañías discográficas de Londres.

El mayor golpe de fortuna llegó una noche en que vino a visitar a Bill Collins uno de sus viejos amigos de Liverpool, Mal Evans, un antiguo gorila de la puerta de The Cavern, que había pasado a ser roadie de los Beatles y ahora era uno de los miembros claves del circulo interior de éstos. Hablando entre ellos, Bill le contó que el buscatalentos de Apple, Peter Asher, ya había visto a los Iveys en un concierto en el Marquee y no le habían impresionado demasiado, pero como a Mal Evans sí que le gustaban mucho le prometió a Bill que se llevaría la cinta de ellos a Liverpool y, saltándose la cadena protocolaria, se la haría llegar directamente a los propios Beatles.

Y lo hizo así. A Paul McCartney le gustaron, pero dudaba de que entre aquellas canciones pudiese haber algún éxito. George Harrison fue más positivo y dijo que Apple debería ficharlos. John Lennon estuvo de acuerdo con él. Mal Evans siguió paseando la cinta por todos los rincones de Apple Records y la gente se sentaba a escucharlos con interés porque la banda desprendía un extraño parecido a los Beatles cuando éstos comenzaron. Aquello ya era una pista de que los Beatles podrían formar a los Iveys a su propia imagen y semejanza. La resonancia de las armonías de Pete y Tom, y la mezcla que el cuarteto hacía de melodías lastimeras con un rock and roll muy dulce era además muy del agrado de la gente de Apple. Para los chavales de Badfinger fue un sueño que les firmasen un contrato; y aunque siguiesen ganando todavía 8 libras a la semana cada uno alucinaban encontrándose por los pasillos con James Taylor o sabiendo que mientras ellos estaban allí trabajando en sus canciones los Beatles estaban arriba grabando “Get back”.

Para su primer single, los Iveys grabaron una melancólica balada titulada “Maybe tomorrow”, producida por Tony Visconti.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Iveys – “Maybe tomorrow”

Lo que más me impresionaba era lo similares que eran sus voces a las de los Beatles. A veces tenía que mirar a través del cristal de la sala de control hacia el estudio para asegurarme de que los que estaban cantando no eran John y Paul. (Tony Visconti)

Los amigos y novias de los componentes de Badfinger escribieron cientos de cartas a Radio Luxembourg pidiendo la emisión de la canción, pero “Maybe tomorrow” no fue un éxito. Como tampoco lo fue el LP del mismo nombre que editaron en julio de 1969. La mayor parte de su material todavía era muy superficial.

Alguien pensó que quizás no llamaban la atención de la gente porque su nombre estaba bastante pasado de moda. Paul McCartney sugirió que se lo cambiasen a Home. John sugirió Prix. Y Neil Aspinall, la mano derecha de los Beatles, sugirió Bad Penny, que era un personaje de la canción de Humphrey Lyttleton en la que se habían inspirado para crear “Lady Madonna”. Ese nombre fue el que les llevó al definitivo de Badfinger, una palabra que se decía mucho por Abbey Road desde los tiempos del “Sgt. Pepper” porque “Bad finger boogie” había sido el título provisional de “With a little help from my friends”. La banda tenía así nuevo nombre… sin embargo, a la vez llegaron los primeros problemas.

Por entonces los Beatles ya apenas se soportaban unos a otros y Apple Records seguía funcionando por inercia. Badfinger se quedó en el limbo. Seguían dándole al sello canciones de variada calidad, pero nunca les dieron ningún crédito por ellas; es más, prácticamente las tiraban a la basura. Así que un cabreado Ron Griffiths, el bajista de la banda, se quejó amargamente en una revista musical de que los Beatles no les estaban brindando ningún apoyo. Y Paul McCartney leyó el artículo.

A Macca le habían pedido que compusiese algunas canciones para la película “The Magic Christian” y ya tenía terminada “Come and get it”. Así que se reunió con unos atemorizados Badfinger en los estudios y les dijo que podían quedarse con esta canción para sacarla como nuevo single, pero con el compromiso de que ellos tenían que componer dos canciones más para la película. Los chicos, que estaban tan asombrados de que Paul se dignase siquiera a dirigirles la palabra, todavía lo estuvieron mucho más de que éste pensase que iban a ser capaces de escribir el resto de las canciones de la película. Por supuesto, aceptaron.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Carry on til tomorrow”

La película “The Magic Christian”, estrenada en 1970, estaba basada en una novela de Terry Southern y estaba interpretada por Ringo Starr, Raquel Welch y Peter Sellers, y era una parábola sobre el poder corruptor del dinero. En realidad, lo que ocurrió con las canciones probablemente sería que Paul se había visto en el compromiso de tener que aceptar escribir la banda sonora, pero como estaría demasiado ocupado vio el cielo abierto ante la posibilidad de poder pasarle el muerto a aquellos aprendices de Apple Records. No sin antes advertirles que no variasen “Come and get it” ni un ápice de cómo él la había grabado ya con los Beatles, que se limitasen a copiarla al pie de la letra. Les dijo que puede que sintiesen que eso era algo poco digno para ellos, que no era muy digno copiar tan rígidamente el trabajo de otro, pero que así como sonaba era como se iba a convertir en un hit… “creedme; yo entiendo de esto…”. Los de Badfinger se limitaron a asentir y aceptar. No habían oído la canción ni tenían ni idea de cómo sonaba, pero si Paul le había hecho los arreglos, lo que él les dijese era la Palabra de Dios.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Beatles – “Come and get it”·

A partir de aquí llegó la bendición y, a la vez, la maldición de estar a la sombra de los Beatles. Pero de eso hablaremos en el próximo post.

Categorías: Forever Young -

7 Comments

  • El dia 23.07.2012, Jose dijo:

    Me ha gustado el articulo, espero el proximo con ganas,por cierto la cancion de Paul que les dio a los Badfinger es buenisima

    • El dia 23.07.2012, carrascus dijo:

      Muchas gracias, Jose; sabía que a un powerpopero como tú le gustaría.

      Tu comentario se quedó colgado porque el vigilante de spam lo consideró sospechoso de vete a saber qué… en castigo le he dicho que este año él tampoco tendrá paga de Navidad. Y que como vuelva a repetir eso de dejarte un comentario colgado le despediré y se morirá de hambre con las nuevas medidas del gobierno para los parados.

      Espero, pues que sigas comentando sin problemas durante las dos próximas entradas de que consta nuestra historia. Un abrazo.

      • El dia 25.07.2012, Microalgo dijo:

        Absolutos desconocidos para mí, los Badfingers. Gracias de nuevo (no sé cuántas van ya) por poner luz entre tanta tiniebla de desconocimiento por mi parte.

        • El dia 25.07.2012, Chas Newby dijo:

          La canción Come and Get It fue grabada en menos de 1 hora por Paul como una “DEMO” toca el todos los instrumentos (bateria, maracas, piano y su bajo) en Julio del 69, todo un record para el. Recordemos el numero de tomas que le llevo para “Obladi oblada” (mas de 200).
          Aparece en el volumen 3 de la Antología aparte de en copias piratas.
          La primera vez que la tocó en público fue el año pasado.
          El fue también el productor de la canción grabada por Badfinger, siendo una copia, con pequeños matices, de su demo.
          Llego al nº 7 en USA y al 4 en Inglaterra.
          Paul perdió rapidamente interes en el grupo y lo demás supongo que Don Jose lo irá contando en otros capítulos.

          • El dia 26.07.2012, carrascus dijo:

            Es un placer iluminarle, D. Micro; ya lo sabe.

            Pues sí, amigo Chas; ya iremos conociendo todo lo que sucedió después. No sabía que Macca hubiese recuperado esta canción para sus conciertos; gracias.

            • El dia 26.07.2012, Chas Newby dijo:

              la puede ver en youtube Don Jose

          (Required)
          (Required, will not be published)

          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.