Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA BANDA QUE SE REBELÓ CONTRA LA REBELIÓN (Cara…)
Categorías: Forever Young
Carrascus

Las raíces de THE BAND se remontan al mismo año en que nací yo, al 1957, cuando Ronnie “The Hawk” Hawkins, que era una especie de leyenda local en el estado sureño de Arkansas, por donde se movía llevándole a todos su primitivo rockabilly, se dirigió a la granja que tenían Nell y Diamond Helm, para intentar convencerles de que le dejasen llevarse consigo a su tierno infante, Levon, de tan solo 17 años, para tocar la batería en su banda, porque el que tenían hasta ahora era un honrado padre de familia al que no le gustaba en absoluto la idea de marcharse al Canadá a probar fortuna con la música.

En aquel vecino país se convirtieron en una gran atracción. Hay que tener en cuenta que en aquellos años 50 en Toronto había más música que en cualquier otra ciudad que puedas pensar de las que posteriormente hayan sido centros del rock. Allí podías tener tocando a la vez en varios garitos a la banda de Carl Perkins, a la de Cannonball Adderley y a la de Joe King. Y fue en ese crisol musical en el que dos años después The Hawk se encontró con un chaval que le llevó un par de canciones compuestas por él que le impresionaron. Desde ese momento Ronnie Hawkins acogió en su banda a Robbie Robertson, y como solamente tenía 16 años y no tenía experiencia suficiente como para currar en ella, lo nombró su “asesor musical” y se lo llevó a sus giras, permitiéndole de forma paulatina subir a los escenarios tocando el bajo y posteriormente la guitarra.

Ronnie Hawkins siempre fue consciente de sus limitaciones musicales y más que un músico se consideraba un animador, un artista que para poder desarrollar apropiadamente su trabajo procuraba rodearse de gente que de verdad tuviese talento musical. Y él sabía perfectamente que Levon y Robbie tenían un gran potencial. No le defraudaron; tardaron poco estos dos jóvenes amigos en convertirse en las cabezas pensante y los brazos ejecutores del grupo, además de tener buen ojo para cazar talentos desconocidos, por lo que poco a poco fueron incorporando al grupo a todos los miembros con los que posteriormente se convertirían en The Band.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ronnie Hawkins & The Hawks – “How do you love”

Esos otros miembros que fueron incorporando a su banda eran también canadienses, como Robbie. El primero en unirse fue el bajista Rick Danko, al que descubrieron en una plantación de tabaco en un pueblo perdido de Ontario. Rick aportó al grupo una sensibilidad rural auténtica y natural y un profundo conocimiento de la música country, que había aprendido a través de las canciones que entonaba su familia y de los bailes juveniles de los sábados por las tardes.

El siguiente fue Richard Manuel, que a pesar de no llegar aún a los 20 años sabía cantar como Ray Charles y aporrear el piano como Jerry Lee Lewis, por lo que se lo mangaron sin compasión a los Rockin’ Revols, la banda local en la que estaba éste. Y por fin, durante las navidades de 1961, después de varios intentos que siempre rechazaba, el virtuoso de los teclados Garth Hudson aceptó unirse también a ellos… pero siempre y cuando sus padres se tragasen el rollo de que lo contrataban como profesor de música; ayudó bastante que con sus 24 años, Garth se veía mayor que todos aquellos jovenzuelos, por lo que la mentira coló sin problemas. A partir de entonces el grupo se convirtió en la principal atracción del circuito… bueno, en realidad, en la principal atracción de todos los circuitos por los que se movieron.

Parece ser que trabajar con Ronnie Hawkins era como estar alistado en un campo de entrenamiento de marines de ésos que salen en las pelis. Se curraba muchísimo y muchas horas; los chavales aprendieron también las reglas de la carretera y las giras, y recibieron también eso que se llama educación de la calle. Y tanto y tanto les enseñó que finalmente su música se quedó pequeña para ellos. Ronnie les había convertido en una banda tan fuera de serie que tenían que dejarle y comerse el mundo, porque todos ellos sabían que la visión de Ronnie era demasiado pequeña, sus miras eran demasiado estrechas y ellos eran mucho más jóvenes y más ambiciosos.

Además de que ya no estaban solamente aburridos de la música de Ronnie Hawkins, sino también de sus constante prohibiciones… no se pueden fumar porros… no se pueden traer chavalitas a los conciertos… por lo que en 1963 le dejaron para continuar ellos solos con el nombre de Levon & The Hawk, tras fichar a Bruce Bruno como cantante.

Bruce Bruno, Jerry Field, Rick Danko, Levon Helm, Richard Manuel, Garth Hudson y Robbie Robertson.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Levon & The Hawk – “He don’t love you”

Durante dos años estuvieron tocando por Philadelphia, New York, Atlantic City… con un concepto de hacer música más serio que el que tenían con Ronnie Hawkins, en que lo que primaba era la diversión. En el verano de 1965, mientras eran el grupo residente del club Tony Mart, en la costa más turística de New Jersey, recibieron una llamada telefónica de un tipo que decía llamarse Bob Dylan, que les preguntaba si les gustaría convertirse en su banda de apoyo para un concierto en el Hollywood Bowl. Dylan estaba buscando una banda para recrear en directo el nuevo sonido de blues eléctrico de sus discos más recientes, y Mary Martin, que trabajaba en las oficinas de Albert Grossman, le dijo que ellos podían servirle para eso. Robbie Robertson lo recuerda de esta forma:

Nos sentimos un poco violentos, porque no teníamos ni puta idea de la música que hacía Dylan. Nosotros no éramos aficionados a la música folk, lo nuestro era el rock and roll, el blues y el rhythm and blues. Así que nos tuvimos que comprar un par de discos suyos y ponernos a escucharlos. Recuerdo que me gustó mucho una canción, “Oxford Town”, porque era una mezcla de blues y country del Mississippi, algo que yo podía entender, pero nuestro radar no era capaz de captar ninguna otra de las demás… y en ese momento en que empezábamos a conocerle fue cuando salió su nuevo disco, “Like a rolling stone”, y en apenas unos días pasó de ser un oscuro músico a convertirse en el cantante que más se escuchaba en todos lados.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Bob Dylan & The Band – “Most likely you go your way”

Si los discos de Bob Dylan fueron una especie de shock cultural para The Hawks, sus métodos de trabajo fueron incluso más sorprendentes para ellos; tan diferentes a los que Ronnie empleaba en su “campamento de instrucción” como nunca se hubiesen podido imaginar. Dylan era una escuela musical totalmente nueva a la hora de tocar y de grabar. Para los conciertos que dieron en el estadio de Forest Hills y en el Hollywood Bowl, el teclista Al Kooper y el bajista Harvey Brooks se unieron a Levon y Robbie, y junto al resto de los Hawks se convirtieron en la nueva banda de Dylan, con la que comenzaron a redirigir el curso de la historia de la música. Con él aprendieron a saltarse las reglas e intentar algo nuevo, se les permitía ir aún más allá y reencontraron la pasión y la emoción en la música, la excitación, todos los elementos… y eran capaces de hacerlo juntos.

Para Levon Helm, sin embargo, el constante aluvión de silbidos y abucheos con que eran recibidos los nuevos conciertos electrificados de Bob Dylan se convirtió en algo demasiado pesado de soportar y dejó la banda antes de finales de año, por lo que no estuvo en la trascendental gira mundial de 1966.

Aquello no era nada divertido. Moverse entre gente que siempre iba abucheándote detrás de tu culo… nadie quería estar allí, no pasaba nada agradable. La gente no venía a llenarme los bolsillos de dinero y hacerme rico, ni había chicas por todos lados. Era una pesadez, un grano en el culo. (Levon Helm)

Para Robbie Robertson fue un duro golpe la marcha de Levon.

Se me rompió el corazón cuando se fue. Todavía me acuerdo de cómo le decía adiós desde una esquina cuando él se subía al taxi. Alguien me dijo que Levon nos dejaba porque no aguantaba los abucheos, pero en realidad nos dejó porque no le gustaba la música, él no creía en absoluto en esa clase de música. Yo le decía que todavía tenía que ser descubierta y que nuestro trabajo era ayudar a ello, no huir de ella. Intenté convencerle para que se quedara. Pero a él no le gustaba esta gente; no le gustaba Bob Dylan. Ni le gustaba Albert Grossman. (Robbie Robertson)

La marcha de Levon Helm modificó el balance de poder en el grupo. Robbie se convirtió en el líder de facto. Y mientras Levon se partía el espinazo currando en plataformas petrolíferas en el Golfo de México, el aprendizaje de los Hawks continuaba en Australia y Europa, aguantando el tirón de las muestras de desaprobación con que todos los puristas del folk castigaban a Bob Dylan. Estaban haciendo una revolución musical: en todo el mundo les recibían con insultos, pero ellos aguantaban sin rechistar; nunca pensaron: “¡joder!, estos tíos tienen razón, no sabemos qué coño estamos haciendo…”, simplemente continuaban su labor. Y gracias a eso tenemos en el mundo algo tan extraordinario como el “Live 1966” de Bob Dylan, un disco que refleja los hechos de una época que no puede compararse, probablemente, con ninguna otra de la historia de la música.

En el backstage de Forest Hills.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Bob Dylan & The Hawk – “Like a rolling stone”

Pocos grupos recibieron la clase de aprendizaje variado que lograron los Hawks, cortesía de Ronnie Hawkins y Bob Dylan, pero cuando se reunieron para hacer su propia música en el sótano de su gran casa rosa (The Big Pink) de Woodstock era como si no hubiesen hecho nada antes de eso.

Era otra sensibilidad totalmente diferente, una dinámica diferente, una emoción diferente, algo completamente distinto. Al mismo tiempo, para ser honesto, era también algo completamente instintivo. Nada de aquello fue planeado; no era como “el año pasado tocamos muy fuerte, este año vamos a tocar más suave”, no; no había método en la locura, era solo lo que sentíamos que teníamos que hacer. (Robbie Robertson)

De forma significativa, aquellas sesiones en el sótano de Woodstock trajeron una democratización al sonido del grupo. Dejaron de depender de los solos de guitarra de Robbie, quien, por otra parte, estaba ya aburrido de hacerlos y quería ir en direcciones diferentes, no quería que las nuevas canciones que estaba componiendo se convirtiesen en jam-sessions; la nueva fase de su desarrollo musical se basaba más en la historia y en la intrincada personalidad de los personajes de las canciones, en las que creaban una atmósfera como si se tratase de películas que podían verse.

El cambio de instrumentos junto al bajo volumen que requería tocar en el sótano les descubrió tonos totalmente nuevos para ellos, y las distintivas nuevas armonías desarrolladas por Richard Manuel, Rick Danko y Levon Helm (que volvió cuando se enteró de que el grupo tenía ahora vida propia) les ofreció una gran cantidad de excitantes posibilidades. Richard Manuel les enseñó a los otros dos la forma de cantar esas armonías, basándose en viejos standards y en el estilo de los Staple Singers, que él dominaba por completo, siendo capaz de cantar desde los tonos más altos a los más bajos. Y crearon un estilo propio; mientras las armonías de los grupos de la Costa Oeste, como los Beach Boys, los Byrds o Crosby, Stills & Nash requerían que las voces individuales se disolvieran en un todo, las armonías de The Band permitían a cada una de las voces que las constituían retener su propio carácter, lo que animaba mucho las canciones.

Para Levon Helm, la voz de Richard Manuel era una de las cosas que hacía tan especial a The Band:

Él era como Patsy Cline, simplemente había sido bendecido con esa voz. Rick y yo mismo, al principio, estábamos allí solo para que Richard pudiese descansar. Yo iba cantando las canciones más nuevas y Rick hacía las cosas más del estilo de Sam Cooke y eso. Pero luego volvía a cantar Richard… y el tío podía cantar cualquier cosa que se le antojase. Lo que ocurrió después es que un par de las canciones que yo cantaba eran por las que la gente más recordaba a The Band, las que ponían en los jukeboxes, en la radio… y se comenzó a decir que The Band tenían tres cantantes solistas. Eso era una gilipollez, pero a la compañía discográfica le gustó y potenciaron esa idea

.

Robbie Robertson decidió no cantar también él junto a los otros la mayor parte de las cosas. Él quería una banda en el estricto sentido del término, y si componía las canciones, tocaba la guitarra y además las cantaba, el balance dentro del grupo no sería el ideal, así que cuando componía escuchaba a los demás cantar e iba eligiendo… tú te encargas de los agudos… tú de las melodías… tú cantas esta parte… tú ésta otra… todo el mundo sabía qué tenía que hacer, así sí había un buen balance, eran una banda en el más humilde sentido de la palabra, pero también eran la banda “definitiva”… eran THE BAND.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Tears of rage”

En este post hemos conocido el aspecto idílico de The Band. Pero las monedas no solo tienen una cara. Cuando la volvamos a tirar al aire en el próximo post, saldrá cruz…

Categorías: Forever Young -

10 Comments

  • El dia 04.05.2012, carrascus dijo:

    OFF TOPIC… mañana sábado, día 5, en el Malandar, a las 9 y media, estará nuestro amigo Jose Casas con su banda La Pistola de Papá presentando el segundo volumen de “Scampa?”, el último disco que han editado. Y estarán también los Helio, llenándonos los oidos de powerpop.

    Yo también estaré. Y tú…?

    Prólogo al concierto en el Rodriguez, con unas birritas.

    • El dia 06.05.2012, Jose dijo:

      El disco ese que llaman “cintas del sotano” (the basement tapes) me encantó, creo que no se publicó hasta mucho despues, y estuvo circulando como pirata, y muestra los primeros escarceos de Bod Dylan con The band, mientras Dylan se recuperaba de un accidente de moto. En ese doble disco hay canciones que Dylan luego fue publicando en otros años posteriores

      • El dia 07.05.2012, carrascus dijo:

        Pues sí, Jose; a pesar de haber sido una reunión de músicos en un sótano sin las debidas condiciones acústicas, con solo cuatro micros conectados a una mesa de mezcla stereo (de solo dos canales), durante muchas de las tardes de primavera y verano de 1967 y sin Levon Helm, que seguía sacando petróleo del Golfo de México, aquellas sesiones dieron la semilla fuerte de la que salió el repertorio para el primer disco de The Band e incluso antes que eso, para la vuelta de Bob Dylan tras su accidente, con el “John Wesley Harding”, que influído por lo que tocaba allí con los miembros de The Band solamente nos presentaba su música arropada por su guitarra, un bajo y una batería, y a veces también un pedal steel, pero muy pocas.

        Ya véis, se habla de grandes salas (…Fillmore East) y estudios (…Abbey Road) como centros de los cambios de la historia de la música y sin embargo uno de los centros más importantes fue un pequeño sótano de cemento en una casa alquilada por 125 dólares al mes, en un sitio tranquilo e idílico que no conocía ni Dios. Con el boca a boca del entorno de Bob Dylan, después fueron apareciendo por allí gente como Tim Hardin, Fred Neil, Van Morrison… hasta que dos años después a unos locos les dio por celebrar allí un festival del que todavía se habla hoy en día, y que a pesar de lo mucho bueno que ha hecho porque la gente conozca y aprecie la música rock, también tiene una cosa que podemos apuntar en su debe: terminó con el sueño de Woodstock como comunidad de artistas. ¿Te imaginas lo que pudo haber salido de allí, en vista de esos nombres que te he dado y de los que éstos arrastrarían tras de sí…?

        • El dia 07.05.2012, carrascus dijo:

          Y ya que aparece por aquí Jose, no quiero desaprovechar la ocasión de felicitarle por el concierto del sábado noche en el Malandar. Y no porque fuese el concierto de su vida, sino porque aglutinó a un montón de amigos y conocidos que llevan ya más de media vida encontrándose en antros como éste, aunque algunos ni se conozcan siquiera más allá de compartir berridos al ritmo del “Sex and drugs and rock’n’roll” y “Video killed the radio star”… bueno, en mi caso los gritos más fuertes los dí con el “Pulling mussels from a shell”, que es una canción que siempre me ha llenado de buen humor.

          En realidad, tras una degustación de power pop y cerveza (si el Culebra no te la tiraba de las manos en uno de sus desplazamientos bailones) la cosa no está como para hacer una reseña seria del concierto posterior de Jose Casas y La Pistola de Papá. Pero lo que sí os quiero decir a los que no estuvísteis alli es que vosotros os lo perdísteis.

          • El dia 08.05.2012, David González dijo:

            ¡Ajá!…¡así que en la próxima entrega conoceremos las verdaderas caras de la Banda!. Espero ansioso. Oye, me encanta la segunda foto. Rick Danko irreconocible y Garth Hudson con el mismo cabezón.

            • El dia 10.05.2012, Microalgo dijo:

              Públicas felicidades, Maese Carrascus. Que cumpla Usted, por lo menos, setenta veces siete años más, con perfecta salud y con un acierto de pleno en la primitiva pongamos que cada siete años (ya que estamos cabalísticos).

              • El dia 10.05.2012, carrascus dijo:

                Hombre, D. Micro… ya empezaba a echarle de menos. “Mira que si se le ha perdido su maravillosa agenda…”, me estaba diciendo ya.

                Oiga, joé… de no ser el día que es hoy, con la cena familiar y eso que implica el cumple, hubiese sido un fantástico día para vernos los caretos, aprovechando el magnífico concierto que el Salvi organiza en su ciudad. Otra vez será.

                Le quedo muy agradecido, como siempre, por sus felicitaciones y sus buenos deseos de salud y fortuna.

                En realidad la cifra de años que cumplo hoy me he dado cuenta de que también es algo cabalística… 55… como los dos patitos, pero cuando ya vienen de vuelta; justo como me ocurre a mí :)

                • El dia 12.05.2012, Jerome dijo:

                  Tremenda Banda, que casualidad, en un programa radial de Montevideo, están haciendo un ciclo sobre THE BAND, los invito a escucharlo, les dejo el blog:
                  http://thebandenmeridiano.blogspot.com/

                  Saludos!

                  • El dia 13.05.2012, carrascus dijo:

                    Pues, amigo Jerome, en realidad no es tanta casualidad; todos estos homenajes a The Band son consecuencia de la reciente muerte de Levon Helm. La página que nos enlaza tiene muy buena pinta; le haré un seguimiento. Gracias. Y bienvenido.

                    • El dia 19.10.2012, Meridiano dijo:

                      Hola… somos los que hacemos el ciclo de THE BAND en Montevideo, Uruguay que recomienda Jerome (a propósito, muchas gracias a él)
                      Es verdad como dice Carrascus que hay mucho homenaje por la lamentable muerte de Levon. NO es nuestro caso, ya que el ciclo estaba pensado desde el año pasado, 2011, cuando no se tenían noticias sobre el estado de salud del gran baterista /en realidad sí, se sabía que había superado el puto cáncer que lo afectaba)

                      Saludos para todos!!!!

                      (Required)
                      (Required, will not be published)

                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.