Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA BANDA QUE SE REBELÓ CONTRA LA REBELIÓN
Categorías: Forever Young
Carrascus

Ayudaron a Bob Dylan a electrificarse, inventaron una nueva clase de rock y lo hicieron volar todo por los aires en una nube de alcohol, drogas y amargura. La reciente muerte de uno de sus componentes más significativos nos ha servido de excusa para recordar el alma que poseía el grupo THE BAND.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The night they drove Old Dixie Down”

Con el cáncer de garganta que le diagnosticaron a Levon Helm en 1997, que convirtió su voz en un susurro, unido a las muertes anteriores de Richard Manuel y de Rick Danko, los tres elementos de las distintivas armonías de The Band ya estaban silenciados y era imposible volver a escuchar canciones como la anterior.

Desde entonces, hasta hace unos días, Levon fue siguiendo un tratamiento médico que si bien le aliviaba del dolor de la enfermedad no conseguía aliviarle del todo del dolor del recuerdo:

Capitol Records ni siquiera me envía copias de los nuevos discos remasterizados. Me odian y yo les odio a ellos. La gente puede pensar que estoy forrado, he hecho muchos discos y he trabajado para ellos 12 o 15 años, cumplí mi contrato con ellos, pero lo que es pagarme… joder!, si hasta los Beatles tuvieron que demandarlos, y eso que los Beatles siempre fueron las niñas de sus ojos. Así que imagínate la oportunidad que tenía un pobre mamón como yo…! La gente cree que The Band venden montones de discos cada año y eso me reporta anualmente uno o dos millones, pero eso no es así en absoluto. La de The Band es una de las mismas viejas historias de siempre: la compañía discográfica y uno o dos tíos, los managers y los chaqueteros, engordan sus tripas y los demás no recibimos ni las mijagas.

En el caso de The Band, el “chaquetero” es el guitarrista y principal compositor Robbie Robertson, un antiguo gran amigo de Levon al que ya solamente se refería por su apellido. Y el desdén se hacía patente cada vez que le recordaba, lleno de amargura por la forma en que los royalties se repartían. Porque Levon Helm siempre había mantenido que los primeros discos de The Band se hacían de forma democrática. Y sin embargo…

Los de Capitol metieron a Robertson en la cama con ellos y el resto de nosotros que se jodiese… cuando uno mira los créditos de los discos parece que Robbertson y Albert Grossman lo hubiesen compuesto todo. Eso es lo que de verdad terminó con The Band y lanzó a todo el mundo a las drogas, a la muerte y a la locura. Nos convirtió a todos en viejas glorias conscientes de lo que podíamos haber sido y no fuimos. Cuando a uno lo tratan así, de pronto todos tus mejores días se convierten en pasado. Eso fue lo que le ocurrió a Richard Manuel, que todo esto lo volvió loco. Richard sabía que sus mejores días deberían estar delante de él, y no detrás, y esto le llevó a ahorcarse. Las empresas editoriales son el enorme oso que acecha en el bosque, con el que todas las bandas tienen que tener cuidado, porque si no, se las come crudas. Hay que asegurarse de que el hijoputa tiene puestos los grilletes, el collar, el bozal y está bien amarrado, y de esa forma todos los demás, los componentes de la banda, pueden sentarse a cabalgar sobre él y llevarlo a donde quieren sin que el bastardo pueda comérselos. Si no es así, destruye a la banda, a sus componentes y a sus habilidades para seguir haciendo música.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The weight”

Sea o no cierta la apreciación de Levon Helm sobre si Capìtol se había llevado a la cama a Robbie Robertson, de lo que no hay duda es de la estrecha relación que éste siempre ha tenido con la industria. Fue contratado por Dream Works como una especie de “ejecutivo creativo”, a cargo del A&R (artistas y repertorio), atrayendo nuevos talentos y ayudando a coordinar las partes de la compañía que se dedicaban al cine y a la música, responsabilizándose de las bandas sonoras y de todo lo que tenía que ver con ellas. Su lujosísima oficina en Beverly Hills hubiese servido para costear todos los tratamientos que Levon hubiese necesitado… perteneció a David Geffen, no os digo más…

Robbie Robertson fue siempre el más ambicioso de los miembros de The Band, el único que podía vislumbrar un futuro más allá de la rutina de las giras constantes y la gloria de una noche. A pesar de haber dejado su hogar familiar con solo 15 años para irse de gira por toda Norteamérica con Ronnie Hawkins, nunca dejó de aprender y perfeccionarse, aumentando su sagacidad innata con una insaciable curiosidad que satisfacía constantemente a través de la lectura, ganándose una reputación como “el intelectual” del grupo.

Robbie ha sido siempre uno de los personajes más finos y elocuentes del mundo del rock, de una cortesía a toda prueba y amable a más no poder, y se ha mantenido constantemente al día en lo que respecta a nuevas tendencias en música y en cine. Es hijo de un tahúr judío, al que no llegó a conocer nunca, y de una india mohawk; pero a pesar de su humilde cuna siempre ha tenido la rara habilidad de moverse como pez en el agua en todos los estratos sociales; un talento que le llevó a convertirse en la mano derecha de Bob Dylan, el compañero de piso de Martin Scorsese o el poseedor de la llave del lavabo personal de David Geffen en la planta de los ejecutivos.

Cuando The Band se disolvieron en 1976 Robbie se metió en el negocio del cine, su amistad con Scorsese le proporcionó un trabajo organizando las bandas sonoras de películas como “Toro salvaje”, “El rey de la comedia”, “El color del dinero” y “Casino”, que se mantiene todavía, llevándole a realizar la supervisión de la música de “Shutter Island”, la penúltima película de Scorsese. Incluso pudo satisfacer sus ambiciones de actor con un papel destacado, dándole la réplica a Jodie Foster en “Carny”, película que también produjo él mismo e interpretando el papel de marido de Anjelica Houston en “Cruzando la oscuridad”, la película que Sean Penn dirigió en 1995.

Y aún así nunca se despegó de la música de The Band, propiciando continuamente las nuevas reediciones, remasterizadas de forma apropiada acorde a los tiempos, que le permitían demostrar de forma concluyente el inmenso papel que el grupo jugó en la redefinición de la música rock; porque aunque tuviese que competir en méritos con los Byrds o el propio Bod Dylan, es indiscutible que toda una generación de rockeros de profundas raíces, desde Beck a Elliott Smith, a Wilco o a Lambchop, deben su existencia a los puntos de referencia que los trabajos de The Band aglomeraron, juntando las dispares y menospreciadas tendencias del country, el soul, el jazz de Dixieland, el R&B en carne viva y el funk de New Orleans, dando lugar a un rock totalmente nuevo. Su ejemplo sirvió para que toda una generación aprendiese a respetar y a atesorar el legado de sus ancestros como fuentes que siempre perdurarán. Cuando The Band salieron fotografiados en el interior de la portada de “Music from Big Pink” junto a toda su extensa familia, estaban haciendo un ataque deliberado a la temporalidad y superficialidad de la era hippy en la que vivían, una declaración de que la familia era lo más importante. Robbie Robertson lo decía de forma concluyente:

No sentimos lo mismo que toda esa gente que dice “voy a matar a mi padre, voy a apuñalar a mi madre, mis padres me jodieron la vida…” todo el mundo jodiendo a todo el mundo, ¿y eso por qué…? Nosotros nos rebelamos contra la rebelión. Y así era la música que creamos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“This wheel’s on fire”

Y así concluye nuestra introducción a The Band. Un grupo entre lo divino y lo humano, entre el amor y los celos, entre la historia y el cotilleo, entre la realidad de las cosas y la visión que los demás tienen de ellas, entre el yin y el yan… después de haber disfrutado tantos años de su música, ¿de verdad quieres destripar el mito? ¿de verdad te interesa conocer su historia? Si es así, a partir de la próxima entrada podemos comenzar con ella… pero también hay otros temas que podemos tratar…

Categorías: Forever Young -

7 Comments

  • El dia 29.04.2012, Jose dijo:

    pues si que estaría bien conocer los pormenores de las historia de The Band, si es por dar opinion, la mia es que adelante, ya tengo ganas de leerla

    • El dia 29.04.2012, carrascus dijo:

      En realidad ya había empezado a escribirla… la tendréis durante un par más de entradas.

      Nos vemos el sábado en Malandar… yo abajo y tú arriba del escenario. Y antes o después, en la barra.

      • El dia 29.04.2012, David González dijo:

        Yo ya me he acostumbrado a que me reviente los mitos, Sr. Carrascus. Vamos con The Band. Por Helm. Me encantan las fotos de grupo de The Band. Sobre todo aquellas que parecen sacadas de un western crepuscular.
        Nos vemos el sábado.

        • El dia 01.05.2012, lu dijo:

          ¡Quiero más!

          • El dia 01.05.2012, carrascus dijo:

            Más tendréis, claro. La verdad es que de las teclas han salido palabras para rellenar dos capítulos de una buena extensión. Dejadme ir buscando buenas fotos y canciones para ilustrarlo todo…

            • El dia 01.05.2012, NoSurrender dijo:

              Desde luego que The Band da para toda una serie. Y también soy de los que piensan que deberían estar en un escalón más alto del que la historia les ha dejado.

              • El dia 02.05.2012, zambombo dijo:

                Aquí que estaremos para leerla, aunque no escribamos comentarios 😉 Uno es así de modesto cuando el tema le es muy ajeno (pero no por ello menos interesante).

                (Required)
                (Required, will not be published)

                Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.