Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
AQUELLA EXPO DE SEVILLA
Carrascus

Los más antiguos quizás recordéis cómo en los años 80 la gente de Sevilla, cuando quería hablar de algo que todavía tardaría mucho en suceder, decía que aquello sería “p’al 92”. Y es que el año de 1992 se había convertido en un referente para todos porque para la gran cita que iba a ser la Exposición Universal la ciudad estaba cambiando su cara de forma que resultaba difícil reconocerla.

Tengo grabada en mi memoria la visión de una pareja de turistas, en la esquina de la carretera de Carmona con una de las avenidas que la cruzan, allá por 1990, 91 ó 92, mirando de forma alternativa a un plano que tenían en la mano y al entorno urbano que les rodeaba… con una cara que a mí me hacía sonreír imaginando lo que estarían pensando sobre dónde coño estarían situados, ya que seguro que no les coincidiría ni un solo punto de referencia.

En pocos años Sevilla cambió su fisonomía por completo. Antes, los que circulasen por la calle Torneo solo veían una larguísima tapia; para ir desde el Polígono de San Pablo a la puerta Osario había que dar un enorme rodeo por la Carretera de Carmona o por Luis Montoto, porque desde Santa Justa hasta pasado Las Huertas todo era un terreno imprácticable por el que no se podía pasar… y esto son solamente dos ejemplos.

La Expo estaba en el horizonte, aunque aún lejos… en el ’92. Y ése era el año mágico en el que nuestra vida cambiaría… “¿cuándo te vas a casar?”… “ffff… p’al 92″… “¿pa cuándo váis a tener algún niño?… “anda, anda… eso p’al 92”.

Pues el 92 llegó y pasó. Hace justamente veinte años. Un día como el de hoy, 20 de abril, se inauguró la Exposición Universal. Ese día hubo muchas cosas para olvidar, como la represión policial sobre los manifestantes anti-Expo, por lo que tenía de celebración colonial y desfasada, y para recordar, como el inicio de una larga temporada de seis meses llena de actos culturales y, como en este blog hablamos principalmente de música, conciertos casi todos los días.

De todo eso ya nos hemos ocupado aquí, así que no vamos a elaborar ningún nuevo post, solamente vamos a volver a enlazar los que ya habíamos escrito anteriormente porque la ocasión merece que vuelvan a estar en primer plano durante algunos días.

En este primero hicimos una lista de todos los conciertos que se celebraron tanto en la Expo como al amparo de la misma. La lista es larga…

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/07/04/que-noches-las-de-aquellos-dias/

Y después nos ocupamos más en profundidad en escribir los recuerdos que teníamos de aquellos conciertos. Y lo hicimos entre casi todos los que sostenemos este blog, tanto el que lo escribe como los que lo leéis y comentáis. A mí me parece que el resultado fue brillante.

En este primer enlace estuvimos hablando sobre los primeros días de conciertos, recordando sobre todo los de Laurie Anderson, Gun y deteniéndonos en uno de los mejores que hubo, el de Glenn Branca.

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/11/09/no-digas-que-fue-un-sueno-1%C2%AA-parte/

Tras unos paseos por los conciertos de la Plaza Sony terminamos esa primera parte (fue una tetralogía) para dar paso a esta otra entrada:

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/11/11/no-digas-que-fue-un-sueno-2%C2%AA-parte/

El primer gran macroconcierto de la historia de Sevilla… Soundgarden, Faith No More y Guns N’Roses de una tacada. Casi todos estuvimos allí y estuvimos contando nuestras impresiones.

Y también os conté lo cerca, cerca, que estuve de Marisa Monte.

En la tercera entrada volvimos al campo del Betis; esta vez para asistir al concierto de Elton John.

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/11/15/no-digas-que-fue-un-sueno-3%C2%AA-parte/

Y estuvimos también con los Crowded House, una de las noches más divertidas. Mientras, intentábamos repartirnos entre los sonidos orientales de Ryuichi Sakamoto, los andaluces de las antiguas bandas de rock sureño reinterpretados por Manolito Imán, La Frontera, Siniestro Total…

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/11/18/no-digas-que-fue-un-sueno-y-4%C2%AA-parte/

Y en la cuarta y última entrada seguimos en la Plaza Sony, aunque tuvimos tiempo de disfrutar de los sonidos vanguardistas de John Lurie o Stockhausen y de los sonidos clásicos del rock de la que fue la mayor sorpresa de toda la Expo: los Scorpions.

Y como entre concierto y concierto había que ir reponiendo fuerzas, el post adicional era para degustarlo tranquilamente.

http://www.blogin-in-the-wind.es/2010/11/26/no-digas-que-fue-un-sueno-el-banquete-final/

De todo aquello hemos heredado cosas buenas y otras que no lo han sido tanto, pero… que nos quiten lo bailao!.

11 Comments

  • El dia 20.04.2012, Juanlu dijo:

    Los 6 meses mas salvajes de mi vida!!! :)

    • El dia 20.04.2012, carrascus dijo:

      De todas formas, Juanlu, tú nunca has necesitado demasiado decorado y atrezzo para desmelenarte… :)

      • El dia 21.04.2012, zambombo dijo:

        Muchos y grandes recuerdos. Pasé buena parte de ese semestre dentro del recinto. 21 años, pase de día… no hace falta explicar más. La parte de los conciertos ya la conté en los artículos que enlaza Carrascus, creo que vi unos 23, todos en Plaza Sony, y eso que me perdí algunos significativos. Obviamente también asistí a muchos otros, como los del Kangaroo Pub, donde llegué ha hacer un par de karaokes (menos mal que entonces no había móviles con cámara). También tuve la suerte de poder entrar (colarme, más bien) en el recinto “el día después”, el 13 de octubre, que es el día en el que la abrieron sólo para que los empleados pudieran visitarla.

        Aun así, me quedé con la impresión de que me había perdido muchas cosas. Tengo un magnífico recuerdo de la Expo, y estoy muy contento de haberla vivido. Ahora quizá se vea diferente, pero como bien apunta Carrascus, hay que recordar cómo era Sevilla en los años previos.

        • El dia 22.04.2012, carrascus dijo:

          No se avergüence de lo del Karaoke, amigo Zambombo. Era la primera vez que en Sevilla veíamos eso y la curiosidad podía con todos nosotros; yo también sucumbí a la tentación una vez (una sola, eh; y no lo he vuelto a repetir nunca). En mi caso no fue en el Kangaroo, sino en el sitio inmenso ése en el que estaba Emilia Pinzón de maestra de ceremonias y se cantaba también algo de vez en cuando… joé, que no me acuerdo cómo se llamaba el sitio…

          • El dia 22.04.2012, David González dijo:

            Qué buenos recuerdos paisanos y no paisanos. Me he vuelto a leer con mucho gusto las entradas. La verdad es que quedaron molonas. Y el listado íntegro de conciertos no tiene precio. Muchas veces lo había buscado antes de que iniciara el ciclo don Carrascus.
            En Sevilla hay un antes y un después de la EXPO. Eso está claro. Recuerdo aquel larguísimo muro de Torneo. Para mi era como el fin de los mapas, donde empezaban los abismos.
            Saludos.

            • El dia 22.04.2012, carrascus dijo:

              ¿Quién nos iba a decir a los sevillanos todo lo que había detrás de ese muro, verdad, David?

              • El dia 23.04.2012, Davidd dijo:

                Buah, yo viví la Expo con 14 años y es algo inolvidable. Yo fui de los que estuvieron esperando una segunda venta de pases hasta que se terminó. Recuerdo como mis padres decidieron que ese año no alquilariamos el piso en la playa como hacíamos todos los años para comprar los pases y como mis hermanos y sobre todo yo les echamos la bronca por no saber lo que era la Expo y preferir ir a la playa. Craso error, una espinita que me quedaré para toda la vida.
                Viví también ese cambio que dió la ciudad, no sólo físicamente sino también creo que en cuanto a su mentalidad.

                • El dia 23.04.2012, carrascus dijo:

                  Bueno… puede que ver a tanta gente de otras ciudades y otros países nos hiciera tomar conciencia a los sevillanos de que no éramos el ombligo del mundo. Pero se nos pasó pronto… :)

                  • El dia 24.04.2012, Davidd dijo:

                    Sí, puede ser jaja. Pero no sé, me da la impresión de que antes la gente era de otra forma. Por ejemplo la cantidad de fiestas de barrio que desaparecieron y en las que la barriada entera se volcaba con sus actuaciones e incluso atracciones como una mini feria. Hoy si se monta algo pequeño en la calle los vecinos se quejan (que lo he vivido hace poco cerca de casa). Es como si la gente hubiera perdido la sociabilidad, pero no es sólo esto creo que hubo un cambio grande en la mentalidad de la ciudad.
                    A lo mejor la Expo tuvo poco que ver pero como a mi me pilló en una edad muy temprana es la referencia que me he creado entre esas dos Sevillas que yo percibí. O tal vez sea sólo una impresión y el que ha cambiado he sido yo al hacerme adulto.

                    • El dia 24.04.2012, carrascus dijo:

                      Pues ya ve, Davidd; yo había tomado su comentario anterior al revés, pensando que se refería usted a que la Expo nos hizo más sociables y cosmopolitas. Yo creo que lo que dice usted de la pérdida de la sociabilidad no tiene nada que ver con la Expo, sino con esta nueva manera de tener casi todo el ocio en casa e irse perdiendo cada vez más la costumbre de la vida en la calle. Aunque aquí seguimos echando las cervecitas en la puerta de los bares… y que dure la costumbre, jejeje…

                      • El dia 25.04.2012, Davidd dijo:

                        Hay cosas que nunca cambian jeje

                  (Required)
                  (Required, will not be published)

                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.