Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
I’M GOING WHERE THE SUN KEEPS SHINING (y 4)
Categorías: Forever Young
Carrascus

La última entrega de la historia de Fred comienza con la década de los ’70. Desde ese momento hasta su final su vida fue un constante vaivén musical y personal…

Durante aquel año de 1970 a Fred todavía pudo vérsele en directo alguna vez más en Woodstock y a principios del año siguiente aún editó otro disco, “Other side of this life”, el más flojo de su corta discografía porque en realidad no fue más que una chapuza para poder cumplir su contrato discográfico y desvincularse totalmente de la compañía.

La primera cara del disco es un concierto mediocre del que Fred intentó escaparse tras la tercera canción y tuvo que ser severamente reprendido por su manager, Howard Soloman, para que lo terminase, o al menos tocase lo suficiente para poder hacer un disco. Pero el desastre fue tal que solamente dio para una de sus caras, y la otra hubo que rellenarla con duetos muy mediocres también de Fred con Les McCann, Gram Parsons, Stephen Stills y Vince Martin. El disco, como ya os digo, solamente sirvió para romper las ataduras de Fred con su empresa y dejar el espacio libre para el futuro. Pero 30 años después ese espacio seguía totalmente diáfano.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Fred Neil & Gram Parsons – “You don’t miss your water”

Fred se retiró simplemente de todo el follón del negocio musical, y esa es la única opción para las almas sensibles de la música. Él eligió perderlo todo, que es una triste elección, sin duda, pero comprensible. (Paul Kantner)

Fred Neil salió de su retiro para unas ráfagas de actividad durante 1976 y 77. En ese tiempo estaba viviendo en un motel en Dinner Key, allá en Florida, con solamente una guitarra, una bicicleta y una tele antigua en la que se veían más interferencias que imágenes. Pero se organizaron una serie de conciertos a beneficio del “Dolphins Project” en el Coconut Grove Playhouse con Jimmy Buffett, Jerry Jeff Walker, Stephen Stills, Rick Danko, John Sebastian y Phil Everly y Fred se unió al elenco. También estuvo en 1976 en Sacramento celebrando un concierto por el Día de la Ballena.

Aparte de estas experiencias se sumó también a una coalición de músicos y defensores del medio ambiente que decidió comenzar una cruzada en contra de la caza de ballenas y delfines y se dirigieron al Japón para concienciar a los nipones, que eran los más significados en estas cacerías. El grupo se puso de nombre Rolling Coconut Revue, y en abril de 1977 invadieron Japón formando parte de ella gente como Jackson Browne, Mimi Farina, John Sebastian y J. D. Shouter. Y Fred Neil, claro está; así que en otro extraño giro de nuestra historia, la última aparición pública cantando de Fred tuvo lugar enTokyo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Little bit of rain”

Desde entonces, en vez de dar conciertos, lo que a Fred Neil le apetecía era irse al lago con su guitarra y tocar para los delfines. O coger una barca y adentrarse en las aguas, para detenerse en algún punto de ellas y comenzar allí a tocar junto a su borda para atraerles. Una vez los delfines junto a él, eran éstos los únicos en escuchar su armónica y su guitarra.

Hubo, no obstante, un intento final de volver a grabar, en 1977, con un grupo de sus antiguos asociados y otros músicos más jóvenes que se reunieron en los estudios Bayshore de Miami. Su nuevo manager, Michael Lang, había negociado un contrato con Columbia Records hacía ya dos años y Fred todavía no les había entregado ningún disco para publicar. Así que la compañía discográfica estaba pensando seriamente en meterle una demanda judicial a Fred, por lo que entre todos sus amigos le persuadieron de ponerse a grabar.

Y se llegó a grabar un disco totalmente de versiones, aunque no llegaron a realizarse todas las sesiones programadas. El disco, que se iba a llamar “Walk on the water”, como la canción de Billy Roberts que se incluía en él, se arregló un poco y se remezcló en unos estudios de New Jersey para que lo editase la banda Stuff, a la que también manejaba Michael Lang; pero las canciones nunca llegaron a ver la luz.

En algún momento indeterminado de los primeros años ’80 Buzzy Linhart convenció a Fred para que subiese con él al escenario del café Coconut Grove, donde tocaron hasta el amanecer ante cientos de personas atraídas por su mítico nombre. Después del concierto, los dos hablaron sobre la posibilidad de actuar o grabar algo juntos y Buzzy incluso se sorprendió de lo receptivo que Fred estuvo con su propuesta y de que incluso le enseñase cuatro canciones nuevas que había compuesto. Pero tras fumarse juntos varios pitillos, beberse un par de packs de cervezas y tocar juntos un rato, Fred volvió a su rutina diaria de no hacer nada más que sentarse ante el televisor día y noche y mirarlo mientras tocaba su guitarra y musitaba alguna canción. Buzzy le insistió e incluso llegaron a hacer los amagos de ensayo de una de las canciones nuevas de Fred, una que se llamaba “Trouble in Paradise”, pero como todas las cosas relacionadas con Fred Neil, a ésta también se la llevó el viento… o en su caso, mejor dicho, las olas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“I’ve got a secret (didn’t we shake sugaree)”

Fred Neil se convirtió en una especie protegida, como los delfines que tanto amaba. Y se aisló cada vez más…

La última vez que vi a Fred una señora que había por allí me dijo: “Está en el fondo de la piscina”. “¿Qué?”, le pregunté; “¿se está dando un baño?”. “No, se ha metido en lo hondo, en el fondo de la piscina”. Y allí estaba él, en lo más profundo del agua, con un casco de buzo. De la parte de atrás del casco salía un tubo que llegaba hasta la superficie, por el que podía respirar; pero ahora había unos niños riéndose y echándole humo de sus cigarrillos por el tubo. Les eché de allí y comencé a hacerle señas a Fred para que subiese. Pero no había manera; ni gritándole por el tubo, ni echándole agua por él… no subió. Y me tuve que ir sin hablar con él. (Denny Doherty)

Así fue su vida hasta que murió de cáncer de forma repentina el 7 de julio del 2001. Seguramente a nadie se le ocurrirá escribir una película sobre su vida, pero de ser así me gustaría desde aquí brindarle al guionista un final para ella:

Fred Neil se encuentra en su casa, cansado por la enfermedad, medio sentado, medio derrumbado en un sofá que conoció tiempos mejores. Un primer plano nos hace ver su mirada perdida, pensando en tiempos lejanos. Un flashback nos lleva a su adolescencia. Fred y un amigo suyo, chavales muy jóvenes, hacen rabona en la escuela y se van a la parte negra de la ciudad en la que viven, Treasure Island, porque han oído que en uno de sus garitos va a actuar Louis Armstrong, y él es un gran fan suyo. Como eran muy niños no les dejan entrar, claro, pero Louis les ve rondando por allí y piensa que son pinches de la cocina del club, así que les hace una seña y les invita a sentarse con ellos y su banda a la mesa donde estaban comiendo. Louis Armstrong les trata de forma muy amable y, aunque no le hayan podido oír tocar, Fred nunca olvidará ese día. El flashback se funde con las imágenes de Fred de nuevo en la actualidad. Se mueve lentamente; alarga la mano y mete un CD en el reproductor que tiene cerca. Presiona el botón de play y mientras se oyen las notas del “Everybody’s talkin’” cantadas por la ruda voz de Louis Armstrong se produce un fundido en negro y van apareciendo en la pantalla los primeros títulos de crédito…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Louis Armstrong – “Everybody’s talkin'”

Categorías: Forever Young -

2 Comments

  • El dia 20.03.2012, zambombo dijo:

    Me pregunto si un personaje con una actitud tan esquiva tendría la más mínima oportunidad de convertirse en una figura de culto (del éxito ya ni hablamos). Porque está Internet, sí, pero en la red también hace falta ser sociable.

    • El dia 20.03.2012, carrascus dijo:

      Jjejeje… no me imagino yo a Fred Neil con un perfil de Facebook…

      (Required)
      (Required, will not be published)

      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.