Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA SONRISA EN TUS LABIOS ES LO MÁS MUERTO QUE EXISTE (3)
Categorías: Forever Young
Carrascus

En el anterior post contábamos cómo Ronnie inicia una nueva andadura musical, en la que se apartaba del estilo rockero de sus bandas anteriores para cambiarlo por otro más pastoral y más acorde a su nueva vida.

Bajo los auspicios de Billy Gaff, que también era el manager de los Faces y de Rod Stewart en solitario, Ronnie Lane se pasó los meses de marzo y abril del 74 grabando el primero de una serie de discos con Slim Chance. Se editó en junio, en GM Records, el propio sello de Billy Gaff y se llamó “Anymore for anymore”. Estaba lleno de un rock’n’folk muy animado que reflejaba perfectamente las aspiraciones musicales de Ronnie; toda una mezcla de estilos: rock and roll, Tin Pan Alley, folk inglés tradicional, raíces bluesy; muy melodioso y lleno de espontaneidad y más inclinado hacia la acústica que hacia la electricidad, como sería desde entonces la marca de fábrica de los posteriores discos de Slim Chance. Ronnie Lane era el corazón de los Faces, trasplantado a esta nueva banda.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Slim Chance – “The poacher”

Aparejado a la edición de este disco, Ronnie y Kate pudieron llevar a cabo su ambición de formar una caravana de gitanos con la que cruzar todo el país. La llamaron The Passing Show, e incluía un variado surtido de músicos, bailarines, payasos y hippies y gitanos errantes viajando en una flota de cinco camiones a cual más desvencijado. Ronnie intentó convencer a algunos de sus más conocidos amigos para que formasen parte del Show, como Ron Wood, Jimmy Page y Pete Townshend, pero éstos no se dejaron convencer… la verdad es que yo tampoco lo hubiese hecho, a la vista de aquellos camiones que Ronnie le había comprado al dueño de un circo, ya retirado, que a su vez los había comprado como excedentes del Museo de Transportes de Londres. Algunos de aquellos camiones eran de los años ’40 y se habían pasado una gran cantidad de tiempo parados cuando Ronnie los compró, por lo que lo primero que tuvo que hacer fue quitarle las enormes capas de roña y cacas de pollo que los cubrían y darle después varias manos de pintura hasta dejarlos presentables.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Slim Chance – “Anymore for anymore”

La gira apenas tuvo publicidad y los carteles fueron hechos a mano y apenas se podían leer. Ni el sello discográfico de Ronnie ni su manager creían tampoco en nada de esto, por lo que su apoyo fue escaso, por no decir nulo, hacia este insensato proyecto. La caravana salió desde Marlow a finales de mayo, y los primeros conciertos en Bath fueron cálidamente acogidos y vistos por bastante público, pero ésta fue la excepción. El primer problema fue tener que despedir a los payasos, The Dawes Family, que eran tan malos que necesitaban risas enlatadas para animar al público; los sustituyeron por una pareja de traga fuegos. La música, por supuesto, no era ningún problema, pero la mala planificación y el caos que les rodeaba siempre fue desangrando la cuenta corriente de Ronnie hasta dejarla seca.

Otro de los miembros que tuvieron que incluir en la gira fue al viejo mecánico que se ocupaba de los camiones en el circo, porque tres de ellos ya se habían averiado en los primeros 150 kilómetros. Además la caravana tenía que pararse constantemente porque cada vez que se acercaban a algún pueblo los lugareños salían para decirles que los gitanos no eran bienvenidos allí, cuando no venían los guardias a multarles porque estaba prohibido aparcar grandes remolques, y es que todas las combinaciones de vehículos y caravanas que llevaban eran ilegales de una u otra forma. El viejo mecánico resultó una fuente enorme de problemas, porque solía encararse con todos los polis que venían a darle el coñazo, y más de uno probó su llave inglesa.

Después de 23 conciertos la gira se paró definitivamente en Newcastle. La tarjeta de crédito de Ronnie ya no daba para más ni le quedaba nadie a quien seguir pidiéndole dinero. Todos estuvieron de acuerdo en que aquello había sido una idea que merecía la pena haber intentado, pero que quizás estaba demasiado adelantada a su tiempo, algo demasiado increíble y radical.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Slim Chance – “Brother, can you spare a dime?”

A estas alturas ya habréis comprendido todos que Ronnie era un tipo raro. Y con unas aficiones extrañas; por ejemplo, era un coleccionista compulsivo de revistas de coches de segunda mano; e incluso una vez intentó poner en una de ellas un anuncio de la salida de su primer disco con Slim Chance, pero los editores de la revista pensaron que no pegaba entre sus anuncios de coches usados el promocionar algo de tan mala fama como una banda de rock y no lo aceptaron.

Ronnie quería para la segunda encarnación de Slim Chance a unos músicos que fuesen buenos instrumentistas, pero que no tuviesen los delirios de grandeza que eso implica a veces, y que no se diesen demasiados aires ni fuesen demasiado “elegantes”; en realidad fue un precursor de bandas como The Pogues o The Levellers. Y no le costó demasiado encontrar a estos músicos, porque una banda completa, a la que acababa de dejar en la estacada la chica que tenían como cantante, se presentó a la audición y los escogió a todos ellos, con lo que Slim Chance quedó compuesta por Charlie Hart, Steve Simpson, Bian Belsham, Glen Le Fleur y Ruan O’Lochlainn; aunque los dos últimos apenas duraron seis meses en ella y al marcharse entró un miembro nuevo para conformar la formación más clásica, que duraría ya hasta el final: el batería Alan Davey.

El siguiente disco los grabaron en dos semanas en los estudios Star Grove de Mick Jagger; se llamaba “Ronnie Lane’s Slim Chance” y ha sido el que mejor ha reflejado la vibrante espontaneidad que tenía en su interior la música de Ronnie. Contiene algunas de las más maravillosas y a la vez desconocidas de sus canciones… “Little piece of nothing”, “Anniversary”, la majestuosa “Tin and tambourine”, compuesta a medias con Kate… todas ellas basadas en la vida rural inglesa y las historias contadas en los pubs, en el modo de vida nómada de los gitanos… y la elección de versiones y adaptaciones también era impecable, consiguiendo yuxtaponer sin esfuerzo a Chuck Berry y Fats Domino con los Dillards.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Slim Chance – “Tin and tambourine”

El siguiente disco fue “One for the road”, y éste sí estaba íntegramente lleno de canciones originales que el grupo pasó varios meses grabando en el estudio móvil que Ronnie tenía en su granja de Fishpool, por lo que sobre todo reflejaban la vida que llevaba en esa granja galesa con su mujer. Es el disco que menos nos llega a los oyentes extranjeros, ya que podría definirse como country local, una música difícilmente concebible en otro lugar diferente.

Kate fue una influencia crucial para Ronnie durante este periodo; ella le suministraba muchísima de la imaginería y la ideología que utilizaba en sus canciones. Que no tuvieron ningún éxito comercial, por supuesto, por lo que es fácil decir que Ronnie se equivocó de camino, pero sí que tuvieron éxito desde el punto de vista cultural, porque tuvieron muchos seguidores y se convirtieron en canciones seminales.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Slim Chance – “Burnin’ summer”

A finales de 1976, con su economía ya en total bancarrota, la banda se disolvió, quedando Ronnie en una montaña de deudas. Fue entonces cuando los Small Faces le llamaron para una reformación del grupo, propiciada porque una reedición de su canción “Itchycoo Park” había vuelto a ponerse en los primeros lugares de las listas de ventas. Ronnie no lo tenía muy claro, pero la presión que tiene uno encima cuando debe hacer frente a sus créditos y no tiene dinero para hacerlo le llevó a aceptar la propuesta. El resultado fue un absoluto desastre.

En realidad la reunión de Ronnie con el resto de los Small Faces solamente duró una noche y éstos siguieron adelante sin él. Ronnie se emborrachaba muy rápidamente y prácticamente todos los días; siempre estaba cabreado e insultando a todo el mundo. Mirando hacia atrás, seguramente su enfermedad ya estaba allí, pero nadie lo supo en aquel momento. Ronnie vivía en un círculo vicioso; cuando no era capaz siquiera de guardarse el mechero en el bolsillo se deprimía y se daba a los excesos en las drogas y en la bebida; a veces no podía tocar bien la guitarra porque sus dedos no le respondían, y su brazo comenzaba a temblar y no paraba durante un buen rato. Le aconsejaron que fuese al médico, que un músico como él no puede permitirse el lujo de no poder tocar la guitarra, que era su modo de vida.

El mal trago de no unirse a los Small Faces se resolvió pronto gracias a su siempre fiel amigo Pete Townshend, que estuvo de acuerdo en colaborar en un disco con él e incluso en convencer a Glyn Johns de que lo produjese, porque éste no quería hacer el disco por dinero, sino por poder sacar por fin de dentro de Ronnie todo lo que él sabía que llevaba allí, aunque no le veía ahora en las condiciones para desarrollar este potencial. Cuando los dos músicos le prometieron carta blanca y que ellos se plegarían a lo que mandase en los estudios de grabación, Glyn se puso a ello, y después de eso siempre ha mantenido que el disco que les salió es uno de los mejores que ha hecho.

Ni Ronnie ni Pete hicieron concesiones para adaptarse ninguno al estilo del otro, y el disco, “Rough Mix”, es un brillante esfuerzo, con una unidad sorprendente dadas las circunstancias en las que se grabó.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ronnie Lane & Pete Towshend – “Rough mix”

En aquellas sesiones de grabación fue cuando se hizo patente que Ronnie no estaba bien. Podía cantar bien, pero era incapaz de tocar el bajo, lo que hacía que Pete Townshend se enfadase con él porque pensaba que estaba borracho como siempre, ya tan temprano. Un día Ronnie se equivocaba tanto durante una de las grabaciones que Pete no pudo contener su rabia contra él y le golpeó. Fue solo un pequeño golpe en el hombro, pero Ronnie se desplomó como si le hubiese atropellado un camión. Aquello no era normal; Ronnie tenía que estar enfermo. Dos años después se supo que tenía esclerosis múltiple.

Pero hasta entonces su vida siguió en declive, cayendo y cayendo hasta fondos impensables. Ronnie formó una banda a su alrededor para telonear a Eric Clapton durante la siguiente gira de éste. El manager de Clapton, Roger Forrester, los trataba bien, como si fuese la propia banda de Eric; pero en Dublin un día Ronnie, al probar el sonido quiso meter por monitores la mandolina de Charlie Hart. El manager se negó desde la mesa: “No, no podemos cambiar la configuración de Eric”. Ronnie montó en cólera, gritándole desde el micrófono: “¿Tienes una mesa de PA que cuesta un puto millón de dólares y yo no puedo meter una puñetera mandolina por un monitor?”. Se le intentó explicar que no podía hacer eso porque eran la banda que teloneaba… algo que era la primera vez que le ocurría a Ronnie; hasta ese momento él había tenido siempre todo lo que estuviese disponible. Y ésta fue la única vez que le dijeron: no, no puedes hacerlo…

Eric Clapton, aparte de llevarles en su gira solía hacer visitas también a Ronnie en su granja; había establecido un fuerte vínculo de amistad con él e incluso le había regalado un todoterreno Toyota Landcruiser. Una noche, durante una sesión de póker, después del dinero Ronnie perdió ese coche y todo lo que tenía de valor en casa; ya no le quedaba nada que jugarse. Pero aunque parezca estar en el fondo, uno puede caer aún más bajo todavía… Ronnie le dijo a Eric que se jugaba a Alana, su hijastra de cinco años, a la que podría llevarse cuando cumpliese los 16 si le ganaba la siguiente mano. Y Eric Clapton se la ganó.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ronnie Lane & Pete Towshend – “Street in the city”

Un día Ronnie Lane por fin fue a consultar a un médico y recibió la noticia que iba a cambiarle la vida. Durante algún tiempo intentó mantener la normalidad… Kate dio a luz a su segundo hijo, Ruben, en 1979; también continuó grabando y en 1980 editó el disco “See Me”, en el sello Gem Records, que estaba compuesto en su mayoría por las canciones antiguas del “Self-Tapper”, que nunca se llegó a editar, y sustituyendo algunas de aquéllas por otras nuevas. Al igual que en el “Rough Mix”, Eric Clapton contribuyó con su guitarra y ayudándole en la composición de algunas canciones, pero aún así el disco desapareció sin dejar rastro hasta que Edsel lo reeditó dieciséis años después.

Su otro gran amigo, Pete Townshend les insistió a él y a su familia para que se mudasen de Gales a Londres. Pensaba Pete que si Ronnie estaba más cerca de donde se cocían las cosas y tenía más feedback con todo, comenzaría también a sentirse más feliz consigo mismo. Pero se equivocó…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ronnie Lane – “One step”

La vida de Ronnie comienza su declive. La historia llegará a su desenlace en la próxima y última entrada…

Categorías: Forever Young -

9 Comments

  • El dia 31.01.2012, lu dijo:

    Qué penita de mi Ronnie… Me está encantando esta serie, Carrascus, mucho, mucho.

    Besos!

    • El dia 01.02.2012, Microalgo dijo:

      Penita, pero se jugó a su hijastra al póker.

      Se podía haber jugado una patada en los huevos. Y perder, claro.

      • El dia 02.02.2012, Koloke dijo:

        Don Carrascus, ya sé que no viene a cuento, pero es que tengo que descargar mi ira: ayer presencié uno de los peores conciertos en años (igualando casi a Yo la tengo), los Fleshtones. Además de tocar como el puto culo, esta gente nos deleitó anoche con otras virtudes:

        -- El cantante principal y frontman debería saber que, vale que estés viejuno, vale que te dejes bigote, vale que lleves una camisa hortera que te marca las tetas (sí, tenía tetillas de viejuno) pero, por favor, no te cojas el pedo, te pongas a hacer bailes ridículos y no seas capaz de conectar el puto teclado cuando lo tienes que tocar.

        -- El guitarrista y segundo cantante¿? Impresionante: jamás vi a un tipo cantar peor y tener una voz tan desagradable todo a la vez. Y mejor no hablaré de su estética, porque no quiero revivirlo.

        -- La propina, cortesía de la Sala Museo: antes de empezar el concierto, ya se habían quedado sin cerveza (ni botellines, ni barril ni un miserable tinto de verano). Un fuerte aplauso para los empresarios visionarios que, para una vez que llenan, no son capaces de abrevar al nutrido público y hacerse un poco más ricos (a 3 € la birra, imagínate lo que dejaron de ganar).

        En fin, para que veas que no exagero, un dato: es la primera vez en muuuucho tiempo que la Lu decide irse de un concierto (que ella ha elegido) antes de que acabe.

        • El dia 02.02.2012, carrascus dijo:

          No se preocupe, amigo Koloke, que los comentarios de este blog son multiusos.

          Sobre la Sala Museo ésta no tenía noticias anteriores, es conveniente, pues, estar avisado para la próxima ocasión… ya sabe, las útiles petaquitas llenas…

          Pero sobre los Fleshtones… hombre, no voy a decir que ya les avisé, porque en estas cosas nunca se sabe; pero sí que tuve oportunidad de comentar en algunos foros del entorno mi desilusión con este grupo en fase musical terminal. La última vez que les ví, aparte de cosas como las que usted cuenta aquí, pues el Sr. Zaremba nos quiso impresionar con su “eterna” juventud haciendo flexiones en el pasillo del teatro, y retando a otro del público a hacerlas también como él; sacó a tocar con él a su tierna hijita de pocos años, que ya tendrá edad la pobre para sentir vergüenza ajena y habrá dejado de acompañar a su papi… y si el guitarrista de anoche era el mismo tipo del culillo apretao y la voz de pito que le acompañaba en Utrera, puedo hacerme a la idea de lo que usted nos quiere decir…

          Siento que te salieses, Lu… es una lástima tener que hacer eso en los conciertos. Una pregunta… ¿por qué tocaron en la Museo? Esta sala era la alternativa a la Malandar por el cierre de ésta, pero ya se ha vuelto a abrir… ¿o es que ha vuelto a pasar algo con la Malandar y yo no me he enterado?

          Y respecto al post en sí, Lu y D. Micro, ya solo queda una entrega sobre las luces y sombras de un tipo tan curioso como fue Ronnie. Me alegra que os esté interesando.

          Besos y abrazos a repartir.

          • El dia 02.02.2012, lu dijo:

            Supongo que se ha hecho en la Sala Museo por no cambiar todo otra vez, porque la Malandar sigue confirmando conciertos, parece que se ha arreglado la cosa. Lo de anoche lo habría disfrutado más en primera fila, pero Emilio y Nico se quedaron en un lateral cerca de la puerta meándose en todo, así no hay quien disfrute un concierto. Siesos… Con grupos así hay que bailar y punto, un poquito de guasa, Koloke. Y la estética… Venga ya, si te gusta Kiss…

            • El dia 03.02.2012, carrascus dijo:

              MIKE KELLEY, el artista multimedia que en su momento fuese uno de los fundadores del grupo Destroy All Monsters, ha sido encontrado muerto en la bañera de su casa. Ni nota de suicidio ni signos de violencia. Otra muerte absurda a los 57 años de edad. Mierda de vida, de arte o de lo que sea…

              • El dia 04.02.2012, David González dijo:

                Me está gustando mucho la serie sobre Ronnie. ¿Qué empieza su declive?…joder, no sé qué me puedo esperar en la cuarta entrega.
                No paso mucho por aquí…que ando demasiado liado pa lo que mi cuerpo pué aguantá, pero no me olvido de vosotros. ¿Alguno se apunta ya para el Territorios?. Vienen los Enemigos. No sé si estarán en forma pero me dá igual.
                Saludos.

                • El dia 04.02.2012, carrascus dijo:

                  Me refiero sobre todo al declive físico… pero también hubo sus cosas, ya verá. Lo terminaré de pulir este fin de semana y para el lunes estará ya la última entrega. Espero que le siga gustando.

                  Yo sí quiero ir al Territorios; al menos la noche de los Enemigos y Tortoise. Pero todavía queda tiempo, ya iremos hablando.

                  Por cierto… ¿en qué quedó al final lo de la huelga? Leí que los curritos no apoyaban al comité. Y tampoco he visto movimiento por allí estos días…

                  • El dia 04.02.2012, David González dijo:

                    Lo que no se ratificó fue la propuesta de huelga indefinida, pero se ha convocado huelga de una semana para el día 15 de febrero. Ésta sí que se va a secundar. La empresa de momento no mueve ficha. Ya veremos qué pasa.

                  (Required)
                  (Required, will not be published)

                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.