Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
BLACK POWER
Carrascus

Hoy vamos a tener un recuerdo para el pequeño sello discográfico, como a su co-fundador Jim Stewart le gustaba llamar a STAX, que definió el sonido del soul de todo el sur de los USA.

Su espesa y visceral mezcla de voces poderosas, que provenían de la puerta de atrás del góspel, rugía entre paroxismos de alegría o congoja por encima de un ritmo musculoso, mientras los metales se unían a la acción como buenos amigos, capaces de echar una mano siempre. Tipificado por Otis Redding, este estilo ofreció el contrapunto rural al sonido más alegre y pop de la Motown de Berry Gordy, y estaba más en sintonía con el sonido del tercer gran sello independiente de los ’60, Atlantic Records.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Otis Redding – “I’ve been loving you too long”

Sin embargo, al contrario que Motown y Atlantic, Stax nunca fue capaz de igualar la majestuosidad de sus sonidos con la de su juicio a la hora de firmar contratos de negocios, y su expansión en los años ’70, imprudentemente rápida, la convirtió en presa fácil para los asaltos de una compañía multinacional y una institución financiera poco escrupulosas que le bajaron los humos y, finalmente, incluso determinaron su cierre.

La historia de Stax tiene dos fases bien definidas. Su primer y más conocido periodo comienza con su formación, en 1960, por Jim Stewart, que era empleado de banca y violinista de country, y por su hermana, Estelle Axton; desde ahí va subiendo a través de primeros éxitos basados principalmente en el trabajo y en la sorpresa, hasta alcanzar la cima con el desarrollo de carreras de estrellas internacionales, principalmente Otis Redding y Sam & Dave. Esta fase termina en 1967.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Sam & Dave – “Soul man”

Ese año, un grupo de intérpretes de Stax Records estuvieron de gira por Europa y sus estrellas se dieron cuenta de pronto de lo famosos y respetados que habían llegado a ser, mientras que en su país seguían trabajando incansablemente y esforzándose al máximo prácticamente en soledad. Y poco después, el 10 de diciembre de ese año 1967, murió Otis Redding. Y con él murió una gran parte del espíritu del sello. El año siguiente asesinaron a tiros en Memphis a Martin Luther King, y la ciudad ardió, y en sus llamas se quemó el profundamente asentado espíritu de confianza y cooperación que existía en este sello interracial, prácticamente único en su género, que quedó herido de muerte.

Al Bell, un entusiasta promotor discográfico, había entrado unos años antes a formar parte del staff del sello y muy rápidamente fue asumiendo en él cada vez mayores responsabilidades, hasta llegar a convertirse de hecho en el segundo de a bordo, tras Jim Stewart. Después del asesinato de Luther King, los empleados blancos de Stax (incluyendo al propio jefe, Jim, y a su hermana) eran amenazados diariamente al entrar y salir de su trabajo, con la complicidad de Al Bell, que se apoyaba fundamentalmente en dos mafiosos armados y especialmente peligrosos, Johnny Baylor, propietario de Ko Ko Records, y Dino Woodward. La llegada de esta pareja introdujo la cultura de la ley del revólver en el seno de Stax, y la lista de todos aquellos a los que Baylor amenazó con su pistola, dentro y fuera de los estudios, o sufrieron una paliza que él ordenó, se extendió hasta límites alarmantes. Y cuando se convirtió en guardaespaldas de Isaac Hayes, Stax Records se convirtió en algo parecido al escenario de una novela de Chester Himes.

Isaac Hayes eligió el camino de la revolución militante tras el asesinato de Luther King y fue la pieza clave en convertir Stax en un “paraíso” negro, sustituyendo a las secretarias blancas por chicas negras, promocionando a los porteros negros a encargados del servicio de correos de la compañía, a los limpiadores negros a técnicos de los estudios de grabación… y aunque esto fuese una gran fuente de problemas en estos primeros tiempos, posteriormente se convertiría en algo muy positivo que el Oscar que logró con “Shaft” sirviese para abrir paso en Hollywood a toda una generación de compositores negros como Curtis Mayfield, Marvin Gaye, Donny Hathaway, Joe Simon, James Brown y Bobby Womack. Isaac Hayes y “Shaft” crearon el fenómeno de las bandas sonoras de Rhythm & Blues.

Jesse Jackson, Isaac Hayes y Al Bell. Black power.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Isaac Hayes – “Theme from Shaft”

Financieramente, el sello había sufrido abundantes daños, debido al estilo de principiante con el que Jim Stewart solía cerrar los negocios y firmar los contratos. Por ejemplo, cuando su contrato de distribución con Atlantic terminó en 1968, le cedió a esta compañía todos los masters que Stax había editado y distribuido a través de ellos. ¿Os lo podéis creer…? Le cedió a Atlantic los derechos de todos sus grandes éxitos, por la cara… simplemente porque los nuevos propietarios de Atlantic, que había sido comprada por la Warner, decidieron que una extraña cláusula que Jim parecía desconocer, les daba derecho a quedarse con los masters y explotarlos a su gusto.

Y puede que incluso no fuese éste el peor negocio que firmase Jim Stewart en aquellos tiempos, porque después de eso lo siguiente que hizo fue venderle Stax a la Paramount Pictures. Y no les cobró ni un dólar por la venta, Paramount les pagó en acciones de la compañía; y el equipo directivo de Stax seguía siendo el mismo. Terrible… porque Paramount solamente fue una tapadera de su empresa máster, la Gulf & Western, que nunca supo que hacer con un sello discográfico, y menos aún con uno compuesto en su mayoría por negros; primero la puso como subsidiaria de otro sello que tenía, Dot Records, después dejó que Jim y Al Bell hicieran lo que les diese la gana con el departamento artístico, pero sin meterse en el financiero, y por fin, en 1970, les devolvió de nuevo Stax a ellos. En realidad Jim vendió su sello a Paramount Pictures con la esperanza de poder entrar a través de esta compañía cinematográfica en el mercado de las bandas sonoras; y aunque hasta años después con “Shaft” no hicieron ninguna de especial relevancia, al menos lo mejor que salió de esta oscura sociedad con Paramount fue que Quincy Jones aprendió a sincronizar su música con los 24 fotogramas por segundo que salían en las pantallas. Lo peor fue que Estelle se marchó amargada de la compañía que tanto le había costado crear junto a su hermano.

Booker T & The MG’s fueron los primeros en hacer la banda sonora de una película, fue la de “Uptight”. Y su pieza más conocida formaba parte de ella.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Booker T & The MG’s – “Time is tight”

Con todos su grandes éxitos, por tanto, en propiedad de Atlantic Records, Al Bell quiso crear otro catálogo para Stax. Y quiso crearlo de forma instantánea. Para ello no se le ocurrió otra cosa que editar 27 LPs a la vez de todos sus artistas. Y la idea resultó ser bastante mala, porque aparte de establecer a Isaac Hayes como superstar y darnos a los majestuosos Staples Singers, lo único que consiguió fue enterrar las carreras discográficas de los demás intérpretes, en un mercado totalmente saturado.

Mientras tanto, Jim Stewart, asustado por las pistolas y por el ascenso de la militancia negra en Stax, fue quedándose más y más apartado en su propia casa, de la que se iban como ratas asustadas también sus mejores músicos. Al Bell se sentía a sus anchas, y se trajo a productores de su confianza, como Don Davis, lo que hizo que se fuese Booker T, y tras él Steve Cropper, y después de él también se fueron todos los Memphis Horn. Fue entonces cuando Estelle Axton, que era la fuente del buen sentido y del ánimo del sello, dijo que no quería volver a salir en la foto. Era el año 1969. Jim la siguió dos años más tarde; y aunque formalmente dijo que renunciaba él mismo a seguir en Stax, casi todo el mundo que estaba relacionado con la compañía de una u otra forma pensaba que en realidad fue Johnny Baylor quien le “persuadió” para que la abandonase.

Estelle Axton en tiempos mejores, cuando aún salía en las fotos. La rodean los MG’s.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Eddie Floyd – “Knock on wood”

Al Bell, ya como amo absoluto de Stax, firmó un contrato de distribución con la CBS que, siendo un sello blanco, estaba interesado en abrirse camino en el mercado del Rhyhtm & Blues, a la vez que propiciaba que Stax pudiese acceder al masivo mercado blanco. Pero Bell no se conformaba con eso y quería aún más. El problema con que se encontró fue que una compañía tan importante como CBS no se dejaba intimidar por sus métodos mafiosos y lo que hizo fue dejar todos los discos que tenía que distribuir de Stax acumulando polvo en el rincón más profundo de alguno de sus almacenes.

Sin discos que vender, los problemas económicos comenzaron a acuciar a Stax Records, que se quedó sin efectivo para sus pagos más inmediatos (nóminas, proveedores…), lo que hizo que su principal acreedor, el Union Planters Bank, dejase finalmente de darle créditos, que la compañía no podía devolverles. Las deudas crecieron de forma exponencial.

Y un día, la policía detuvo a Baylor en el aeropuerto de Birmingham, Alabama, y encontró en su poder la cantidad de 130.000 dólares en efectivo y un cheque de medio millón más emitido por Stax. Eso hizo que interviniese el FBI, que pasó el caso a la IRS, la agencia del gobierno americano que se dedica a los asuntos de impuestos, que acusó a Baylor, a Al Bell y a Stax Records de fraude fiscal.

Rufus Thomas y su hija Carla firmando el contrato que les ligaba a Stax antes unos sonrientes Estelle, Jim y Steve Cropper, que es en la tercera foto seguida que sale.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Rufus Thomas – “Walking the dog”

Jim Stewart, incapaz de quedarse quieto viendo lo que estaba pasando con su querida Stax, volvió a envolverse en sus problemas participando de nuevo activamente en su dirección. Para intentar reflotarla no dudó incluso en hipotecar su mansión de Memphis. Pero las deudas eran tantas y las ventas estaban en tal declive que la caída era imparable y lo único que logró Jim fue quedarse sin fortuna y sin mansión cuando el Union Planters Bank liquidó su hipoteca.

El 19 de diciembre de 1975 Stax Records fue declarada oficialmente en quiebra, y a raíz de las leyes que rigen la bancarrota de las empresas en los USA, pasó a ser propiedad de sus acreedores, por lo que el mencionado banco, Union Planters, se hizo cargo de ella, revendiéndola a Fantasy Records a través de una tercera compañía de ésas que se mencionan en películas como “Pretty Woman”, en la que brokers con la cara de Richard Gere se dedican a comprar y vender empresas en horas bajas. De todas aquellas maniobras financieras en la oscuridad resultó que con lo que se malvendió, la CBS recobró tres cuartos de millón de los 11 que Stax le debía; el Union Planters Bank recobró medio millón de los casi 31 que le adeudaban, y apenas quedaron 100.000 dólares para repartir entre la Hacienda americana y los empleados, músicos, productores y compositores de Stax, que ni siquiera pudieron recoger migajas. Y aunque muchos de los que no llegaron a ser estrellas del mundo musical (Earlie Biles, Pete Bishop…) perdieron sus casas y todo lo que de valor poseían, porque no pudieron hacer frente a sus créditos e hipotecas, uno de los más perjudicados fue Isaac Hayes, que se arruinó al no poder cobrar nunca todo lo que la compañía le debía ni cobró nunca tampoco un solo dólar de royalties por sus trabajos como compositor, productor y cantante de Stax.

La esposa de Al Bell tuvo que vender hasta su anillo de bodas para pagar los gastos del juicio contra su marido, y sus hijos todavía hoy tienen en sus brazos y piernas las marcas que les dejaron las picaduras de arañas que habitaban con ellos los insalubres apartamentos, sin terminar siquiera, donde tuvieron que vivir durante muchos años de finales de los ’70 y primeros ’80.

Jim Stewart nunca se recuperó del golpe de haber perdido su querida empresa por dos veces. Desde entonces Stax Records ha pasado por varias manos más y se ha mantenido sobre todo a base de reediciones de grandes éxitos antiguos, aunque de segunda división casi todos, porque los más potentes, al ser propiedad de Atlantic, los editaba esta compañía a través de ediciones propias o cedidas a Rhino Records. Pero como Jim nunca se preocupó de estampar su firma en contratos que le acreditasen como productor de la mayoría de aquellas canciones, nunca ha podido cobrar royalties de ellas y durante muchos años, ya retirado, el dinero para seguir subsistiendo fue una de sus principales preocupaciones diarias.

Con la entrada del nuevo milenio su figura fue reivindicada y su legado con Stax recibió el reconocimiento debido, con un Museo Stax de Música Americana y una Academia Stax y Centro de Artes Interpretativos en Memphis. Cuando Jim fue admitido como miembro del Rock and Roll Hall of Fame en el año 2002, seguía tan abatido y cansado de todo que no fue a la ceremonia en su honor, enviando en su lugar a sus dos nietas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Staples Singers – “Respect yourself”

Jim y Al.

9 Comments

  • El dia 12.11.2011, zinvia dijo:

    Estimado Carrascus, escribe usted como los ángeles, y es una enciclopedia viviente de los cotilleos musicales de los últimos 60 años por lo menos, oiga

    • El dia 12.11.2011, lu dijo:

      Me ha encantado la historia, con rollo mafioso y todo. Una pena que la gestión de la Stax no estuviera a la altura de sus músicos, porque vaya los temazos que tenía en catálogo, canela.
      Besos!

      • El dia 13.11.2011, chas newby dijo:

        Fundada en 1957 con el nombre de Satellite Records uno de los grandes sellos del soul, ironicamente su creador Jim Stewart era blanco, al año siguiente se une su hermana y en 1961 cambian el nombre al de Stax de las iniciales de los apellidos de ambos St de stewart y Ax de axton lo demas ya lo ha dicho don Jose.
        Solo una pequeña correccion, si me lo permites, Carla Thomas era Hija de Rufus no su hermana como pones al pie de foto

        • El dia 13.11.2011, carrascus dijo:

          Anda, pues es verdad, Chas. No sé por qué yo siempre había pensado que Rufus y Carla eran hermanos en vez de padre e hija. Son esas cosas que uno tiene en la cabeza sin saber de donde han salido. Ya está corregido, gracias.

          Sabía que te gustarían los temas, Lu. Otis Redding rules! Además, aunque no he puesto ninguna canción suya, pero otra de las estrellas de Stax fue Albert King, uno de los maestros de nuestro querido Jimi.

          Y Zinvia; muchísimas gracias. Disfruto compartiendo esos cotilleos con ustedes. Sobre todo con los que sé que los aprecian, como es su caso.

          Besos para las dos. Y un abrazo para Chas.

          • El dia 13.11.2011, David González dijo:

            Si es que escuchar el catálogo de la Stax te pega un subidón. Por cierto que he pillado otro gazapo. El que sale en la foto de Rufus Thomas y Carla firmando el contrato no puede ser Donald “Duck” Dunn. Pa mi que es el Steve Cropper.
            Saludos.

            • El dia 13.11.2011, carrascus dijo:

              Joé con los pies de fotos…! Pues éste ha sido un lapsus del que ni me había dado cuenta, porque a Duck y a Steve les distingo perfectamente, jejeje… y además, en la foto de más arriba en la que están los MG’s podéis ver que no se parecen en nada… son los dos blancos que hay a la derecha de la foto.

              Supongo que esto me pasará por poner los pies de foto a última hora del artículo, cuando ya estoy saturado de repasarlo y dejo de darme cuenta de las cosas.

              Ya está corregido; gracias David.

              • El dia 17.11.2011, Microalgo dijo:

                Es Usted un pozo sin fondo. De sabiduría, digo.

                • El dia 04.04.2012, ana arjona ambros dijo:

                  un disco que trata de un hombre que entra en una iglesia y empieza a sar carta. Cada una es un mensaje se lo cuenta al reverendo que viene a llamarle la atencion. Cancion melodica de los 60. No se mas

                  • El dia 04.04.2012, carrascus dijo:

                    Lo más parecido que se me ocurre a lo que dices es la cancion “Deck of cards”, de la que circularon algunas versiones por los ’60. Quizás tú la conocieses en las voces de Merle Travis o de los Persuasions…

                    (Required)
                    (Required, will not be published)

                    Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.