Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
THE SULTANS OF BOOGIE
Carrascus

¡Qué cabrones, estos ZZ TOP…! No esperaron siquiera un cuartito de hora de cortesía para que pudiésemos pedir unas cervecitas a gusto. Y en ésas estábamos el Koloke y yo cuando a las 11 de la noche en punto oímos desde la barra unos extraños sonidos ochenteros que resultaron ser la introducción al “Got me under pressure” con el que la banda comenzó su concierto.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Got me under pressure”

Al salir con los vasos a las gradas el paisaje había cambiado por completo, el tranquilo público, en su mayoría bastante puretón, que hace unos minutos estaba tranquilamente sentado o paseando por allí hablando de cómo habían comenzado a engordar sus barrigas mientras se les iba cayendo el pelo, se había convertido en una enfervorecida masa que recibía un baño de rock que les devolvía sus perdidos últimos veinticinco años. La oscuridad, las entradas de los pasillos taponadas… se habían agotado todas y cada una de las entradas de la Axerquía… y el habitual despiste orientativo que me caracteriza me tuvo perdido por allí, y si no es por la habilidad de la Sra. Carrascus para fijar mi atención todavía hubiese estado dando vueltas.

Así que para cuando logré acomodarme y disfrutar de los ZZ Top, éstos ya estaban machacando el “Waitin’ for the bus” y la abrasadora y limpia guitarra de Billy Gibbons permanecía siendo la maravilla que recordaba de sus discos, y el bajo de Dusty Hill y la batería de Frank Beard estaban tan ajustadas al sonido de la canción como la mejor de las secciones rítmicas que pueden ser posibles. Incluso los pequeños bailecitos y movimientos sincronizados con sus instrumentos que Billy y Dusty comenzaron a apuntar, para mantener después durante todo el concierto, eran una alegría para los ojos que les miraban… milimétricos; y es que después de cuarenta años juntos, cada uno de ellos debe saber cómo se va a mover el otro hasta en sueños.

No abandonaros el disco de “Tres Hombres”, porque, sin solución de continuidad, encadenaron el “Jesus just left Chicago” para demostrarnos cómo suenan los acordes de un blues en manos de unos tipos que ayudaron a sentar las bases del rock de los ’80 con discos como “Degüello” y “Eliminator” (éste ampliamente recordado, porque anoche hicieron hasta cinco de sus canciones) y que hoy continúan manteniendo intacto su legado.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


I’m bad, I’m nationwide”

Los primeros toques de frivolidad aparecieron con la chica que emergía de la gran pantalla del fondo del escenario para acompañar las notas de “Pincushion”, la canción “más nueva” de todas las que sonaron anoche, con sus diecisiete añitos ya cumplidos. Frank contrapunteaba perfectamente las cabalgadas guitarreras de Billy desde su gran batería, que ocupaba toda la parte central del escenario, cubierta de calaveras de arriba abajo. Y después llegó el primer intento de poner a cantar a todo el auditorio, “I’m bad… y ahora todos juntos… I’m nation wiiiiiiide”. Bueno, solamente salió regular, para qué nos vamos a engañar; no fueron demasiadas las voces que acompañaron a la de Billy, y no sería porque no habían entrado en calor, porque entre la calurosa noche cordobesa y “el calor de la música”, como previamente había apuntado Billy en un perfecto castellano, estábamos todos más que a punto… no importa, luego lo intentamos de nuevo, que ahora es el momento de rendir homenaje a los clásicos del blues. Y todo el mundo sabe que para que un blues salga perfecto hay que cantarlo con un sombrero Fedora sobre la cabeza… “a ver, ¿dónde está mi sombrero de los blues?”, preguntó Billy mirando hacia atrás, para que del backstage saliesen dos bellas azafatas, ataviadas de rojo cegador, portando entre sus manos el pedido sombrero, como si se tratase de la corona del Rey del Blues.

La señorita se lo cambió por un beso… pero dejó la otra mejilla puesta… “cierto”, dijo Billy, “que no estamos en Texas, sino en España… dos besos”. Y tras plantarlos en las mejillas ofrecidas se encasquetó el sombrero… encima de la gorra! Hasta a mí me dio más calor mientras comenzaban a sonar las notas del “Future blues” que compusiese Willie Brown en los últimos años 20. Los blues del Delta todavía suenan activos cuando se tocan con la fuerza de ZZ Top.

Y vuelta al “Degüello” con “Cheap sunglasses”“mira, Lu, la canción que has puesto en tu blog…”, fue casi la única frase que dirigí a mi amiga, porque ella es de las cabales que en los conciertos están a lo que hay que estar, y eso no es charlar con el que tiene al lado… después estábamos empezando a cogerle el tranquillo a “My head’s in Mississippi”, cuando Billy manoteó y paró la música: “bueno… mi cabeza está en Mississippi… o en Córdoba?!!”, y cuando sus dedos volvieron al mástil la canción ya se había convertido en “I need you tonight”, y precisamente esos dedos de Billy se volvieron los protagonistas absolutos del momento. En todas las enciclopedias hablan de esos guitarristas habituales en los que estás pensando como los grandes guitar-heroes del rock, y todas pasan de puntillas sobre Billy, que sin embargo es un “axeman” portentoso, que anoche nos asombraba usando su mano derecha solamente para vacilarnos y metérsela en el bolsillo, mientras desgranaba las notas de la balada de la noche solamente moviendo por el mástil los dedos de su mano izquierda… será simple efectismo, pero también resultó enormemente efectivo…

“Y ahora queremos rendir homenaje a un amigo…” mientras en la pantalla aparecía la reconocida por todos figura de Jimi Hendrix. Y se produjo la gran respuesta masiva de la gente al reconocer las primeras notas de “Hey Joe, ¿dónde coño vas con esa pistola en la mano…? Voy a matar a la guarra de mi mujer, que me la está pegando con otro tío…”, ¿importa demasiado la corrección política en un concierto de hard-rock…?

Y la sorpresa llegó para mí con la siguiente canción, un “Brown Sugar” recuperada del primer disco de la banda… cuarenta años a sus espaldas, y con ella los tíos seguían aullándole a la luna llena cordobesa como los hombres lobo que parecen ser tras los pelos que les transforman en bestias escénicas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Brown sugar”

Y la marcha siguió in-crescendo con “Party on the patio”. La fiesta se desbocaba, los frenos se habían quemado. Un roadie le cambió la guitarra a Billy y parecía que las primeras notas blueseras que le arrancó a esa nueva Les Paul iban a significar una bajona, pero solo fue una falsa alarma, porque el blues lento solo sirve para poner unas pocas notas de principio y de final para “Just got paid”, en medio de ellas la tormenta vuelve a desatarse.

Un poco de calma… que hace mucha caló… Billy nos presenta al batería; en realidad no hacía falta, todos le conocíamos, pero eso le dio a éste pie para comenzar a marcar un ritmillo al que momentos después siguieron Billy y Dusty con el familiar riff con el que empieza la canción que les catapultó a la estratosfera del rock MTV: “Gimme all yout lovin’”. Comenzaba así la galopada final del set, para la que ya no abandonaron el “Eliminator”.

Las canciones del 83 siguen enormemente actuales, no así los vídeos, un tanto cutres y desfasados que las acompañan, mostrando a unas chicas de mallas ajustadas y pelo encrespado, que parecerían recién sacadas de un video de Eva Nasarre si no fuese porque no puede hacerse aerobic pintadas como monas… aunque todo eso era una clara muestra de que aunque este perenne trío de asesinos son unos intérpretes muy, pero que muy serios, tampoco se toman a sí mismos demasiado seriamente… desde ahora acompañan también en los altares de este blog a nuestros héroes iconoclastas.

Con “Sharp dressed man” el segundo intento de que todos cantásemos a coro tampoco es que saliese maravillosamente, pero a estas alturas ya no nos importaba nada en absoluto, Billy y Dusty seguían marcándose sus bailecitos de doble paso, sin perder el compás ni una sola vez, y todos disfrutábamos con ellos con esa alegría que nos da tener un corazón rebosante de rock and roll.

La sonrisa no se perdía ni aunque al coger las guitarras peludas y atacar el “Legs” notásemos una más que sospechosa subida de agudos en la voz cantante… ¿seguro que no hay truco, Billy…? El final comenzó a hacérsenos presente al contemplar todas aquellas fotos de la amplia carrera de ZZ Top. Les vimos hasta sin barbas, en aquellos primeros años 70, e incluso aparecían con Jimi Hendrix en una de las fotos, sin duda tomada antes todavía de que sacasen su primer disco, porque para cuando esto ocurrió Jimi ya nos había dejado hacía unos meses…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Legs”

Aunque todos sabíamos que aquello no iba a ser el final. Aún faltaban dos de las canciones que la gente en general y yo en particular estábamos esperando. La de la gente fue la que abrió los bises. “La Grange”, con sus acordes de blues ahora sí coreados por todos… se paran, Billy nos vacila otro ratito, y la retoman, aunque tras los primeros acordes se convirtió en un popurrí, por el que aparecieron el “Sloppy drunk blues” de Sonny Boy Williamson, que Billy españolizó con gritos de “Borrachoooo!!”, y un poquito del “Bar-B-Q” de su segundo disco, aquel “Rio Grande mud” de tan grato recuerdo.

Y, por supuesto, la última fue la mía, el magnífico “Tush” con el que les descubrí cuando tenía 16 ó 17 años… ahora ya tengo 54… con el micro principal cedido a Dusty y Billy haciendo que todos, los que estaban de pie y los que estaban sentados, se moviesen compulsivamente al ritmo del boogie, de los que ellos son, y serán siempre, los sultanes… los putos amos…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Tush”

Ochenta y nueve minutos, cortos pero intensos, que se convirtieron en otros tantos, en una fantástica reunión post-concierto en la barra del auditorio, donde todos fuimos haciéndonos partícipes de nuestra mutua alegría, tanto entre los que ya llevábamos muchas horas juntos, como entre los demás que se iban agregando al ser conocidos de unos y de otros… el Koloke encontró un alma gemela en la persona de uno de los amigos de David González, del que lamento no recordar el nombre… el Epi y yo tenemos un extraño magnetismo que hace que nos encontremos en las barras de todos los sitios a los que acudimos casualmente, por muy grandes que sean y muy llenos de gente que estén… y fui apurando los últimos minutos con mi reencontrada amiga Isabelita Barea, a la que nunca se le ha reconocido bastante todo lo que hizo por el rock sevillano de los 80 y los 90 desde las oficinas de Trilita y de los estudios Central. Diecinueve años sin vernos, y apenas hemos cambiado nada, jejeje, como se puede apreciar en esa foto de ahí arriba… cuando leas esto dale otro abrazo a Luis, al que me encantó conocer también ayer…

Y la Media Mandarina, el Yinyerbeiquer, y el señor y la señora Carrascus emprendieron el camino de vuelta a Sevilla con el plácido sabor de boca que dejan las grandes noches, y una sonrisa aún más luminosa que la luna llena que nos acompañó durante todo el camino.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“I need you tonight”

Categorías: Like a Rolling Stone -

26 Comments

  • El dia 17.07.2011, David González dijo:

    Te me has adelantao por pocos minutos. Lo pasamos bien ayer y me alegró mucho veros de nuevo. A ver cuándo es la próxima.
    Saludos.

    • El dia 17.07.2011, Zinvia dijo:

      jejejeeee, sr Carrascus, sigue disfrutando de los conciertos como el primer día, esa es buena señal!!!

      • El dia 17.07.2011, zambombo dijo:

        ¡¡¡!!! Yo pensaba que habían fichado a otro batera; en el vídeo que he visto, grabado anoche, parece mucho más joven que sus otros dos compañeros…

        Me alegro mucho de que fuera una gran noche, otra más. Y de que nos lo cuente en este su blog.

        Lo de los trucos en la voz… bueno, es algo que tengo asumido cuando voy a ver a un vocalista de esa edad. Cuando vi a Battiato, también en Córdoba, hubo un par de momentos “sospechosos” en los que se ponía de espaldas para dar notas altas. Pero bueno, otros más jóvenes utilizan autotune todo el rato y la gente traga.

        • El dia 17.07.2011, carrascus dijo:

          Pues no fue usted el único que pensó lo del batería. Anoche, allí mismo también surgieron preguntas sobre si era otro, porque la gente le veía en el escenario, y le comparaba con el que aparecía en los vídeos, con toda la cabeza llena de rizos… pero es que de eso habían pasado ya 28 años…

          Si, amiga Zinvia… y es que a esos sitios se va a disfrutar. Y en Córdoba se aliaron la música, la compañía, el entorno…

          Lo pasamos muy bien, es cierto, David. Y el próximo será pronto, seguro.

          • El dia 17.07.2011, lu dijo:

            Pues sí, hizo tela de calor, pero yo empecé a calentarme justo al final, Carrascus, cuando dieron el concierto por terminado con los bises. Fue demasiado escueta la cosa. También es verdad que no soy de estar sentada (¡y sin beber cerveza! Lo nunca visto), y que esas cosas pues influyen mucho… Pero bueno, estuvo bien. Cortito, pero bien. Cumplieron el programa como se esperaba de ellos y punto. Menos mal que después echamos un ratito rajando a gusto. Ah, el amigo de David se llama Iván.
            Gracias por estas crónicas, pienso enlazar ésta como siempre, que ya sabes que además de poco habladora soy poco escritora, jajaja.
            Besos!

            • El dia 17.07.2011, David González dijo:

              Algo que me encanta de ir a los conciertos en el Teatro de la Axerquía es que te pudes quedar a tomar unas copas sin que vengan echándote a palos con la escoba.

              No pillé lo de Sloppy drunk blues ni el Bar-B-Q en La Garnge. Me pasó inadvertido. Lo que si recuerdo ahora es que Billy se marcó la intro de 3rd Stone From the Sun al final del Hey Joe. Y la gente a mi alrededor sí que cantó fuerte, aunque con un inglés muy patatero.

              • El dia 17.07.2011, losmierdas dijo:

                corto e intenso, eh? como tienen que ser estas cosas… malegro que todos ustedes hayan disfrutado… envidia malsana la mía

                • El dia 17.07.2011, Epi dijo:

                  Hace ya casi 24 horas del concierto y todavía tengo en mi cabeza el murmullo del guitarreo y el compás del boogie. No he querido ni escuchar un disco, ni la radio para no perder esa sensación.
                  Ciertamente vimos uno de los grupos más grandes y uno de los mejores guitarristas que ha dado la historia del rock. El tío no paraba. El sonido de la guitarra es una constante que no paraba perfectamente encadenada al pulso.
                  No sé si sabíais que una de las aportaciones de Gibbons al lenguaje de la quitarra son esos armónicos tan característicos que origina solapados al solo, truco que tantos guitarristas hemos imitado después.

                  • El dia 18.07.2011, carrascus dijo:

                    Si pinchais en los nombres de David y de Lu tendréis mas perspectivas del concierto de anoche.

                    A mí el concierto me gustó… y me gustó mucho además. No fue el mejor de mi vida, pero solamente ver en directo a Billy tocar la guitarra era una poderosa razón para haber estado allí. Epi, que es uno de los mejores guitarristas locales, sabe de lo que estoy hablando.

                    Losmi, seguro que usted hubiese disfrutado de la reunión post-concierto… y del concierto también, aunque sé que es usted un pelín tiquismiquis, jejeje… pero esta vez seguro que no le iba a objetar nada al sonido. Esperemos no echarle de menos la próxima vez.

                    David, lo del “Bar-B-Q” solo fueron unos pocos fraseos, pero el “Blues del borracho tirao” de Williamson sí que se hizo notar mucho… Billy gritó “Borracho” varias veces… en cambio yo no noté lo de “la tercera piedra”.

                    Cierto, Lu; se llamaba Iván. Siento no haberlo recordado… pero ya sabes que al principio del concierto ni me acordaba tampoco de donde coño estaba nuestro sitio…

                    Se acaba un intenso fin de semana… mi familia se ha terminado de ir hace un rato. Hacía tiempo que no me reía tanto… ¿habéis jugado alguna vez a una cosa que se llama “el psicólogo” con un grupo de gente muy grande…? os lo recomiendo, es una cura de risa la mar de sana. Al Yinyerbeiker, que es el más listo de la familia, lo hemos toreado ampliamente… aunque hay que decir que al final ha terminado por averiguarnos el rollo… estos jóvenes de ahora se inventan unos juegos muy divertidos, sí…

                    • El dia 18.07.2011, David González dijo:

                      ¿Sabes qué pasó Carrascus?…pues que precisamente el Borracho Tirao en persona se puso delante mía para cuando llegó el bis y estuvo dando porculo a todos los de alrededor. Y perdí la atención. A ver si hay suerte y cuelgan por ahí el audio.

                    • El dia 18.07.2011, Microalgo dijo:

                      Un día. Un día de estos.

                      Gñf.

                      • El dia 18.07.2011, Koloke dijo:

                        Impecable la crónica, como siempre. Gran concierto el que vimos, cortito pero enorme. Y qué bueno poder tomarse unas birritas post concierto, comentando los highlights.

                        • El dia 18.07.2011, carrascus dijo:

                          Oye… lo de las birritas post-concierto no lo menciones demasiado, hombre; que la Lu lo lleva fatal…

                          • El dia 19.07.2011, Dr. Mon dijo:

                            Por fín me he deciddo a escribir en tu casa, señor Carrascus. Leo mucho por aquí gracias a Zambombo, pero hasta ahora no tenía gran cosa que decir. Hablaba hace unos minutos con el señor Zambombo de que para mí quizas sea probablemente el mejor concierto de mi vida. Y tengo 40 tacos (aunque no me haya prodigado demasiado por ellos, es cierto).

                            Me sorprendió mucho ver bastante chavales y padres con sus hijos en el concierto. Me hubiese gustado quedarme en la barra tras el concierto, aunque solo fuera para disfrutar de la camarera rubia vestida para matar. Una loba sin duda. Nunca he estado tan nervioso justo antes de empezar un concierto, mirando constantemente la hora. Nunca había disfrutado tanto de un repertorio tan concido. ¡Estaba tan cerca de eso tipos que vivían a miles de kilómetros y sólo había visto durante 2 décadas y pico en la caja tonta y ahora en “tutubo”! No me importaba ni las numerosas gambas de Gibbons, ni los previsibles repertorio y coreografía. ¡Es por lo que habíamos pagado!

                            Mi hermana, que fue con el novio y que ninguno de los dos eran muy conocedores del grupo, me dió las gracias por enredarla en él. Un gran noche. Una de las mejores noche de mi vida.

                            • El dia 19.07.2011, Zinvia dijo:

                              XDDDDDD, Dr Mon, esa misma sensación la he experimentado yo muchas veces, en conciertos tan dispares como a-ha, skunk’n’ansie, duran duran, muse, porcupine tree… sales con la sensación de “después de esto, no quiero más”. Pero créame… querrá más, y buscará la drongaina en otros conciertos.

                              • El dia 19.07.2011, Zinvia dijo:

                                perdonen ustedes el lapsus. Skunk Anansie, no lo que he escrito. Esto me ocurre por mirar código en una pantalla mientras escribo en otra un post que pienso…

                                • El dia 19.07.2011, carrascus dijo:

                                  También me es a mí muy familiar esa sensación que dice usted, Dr. Mon. Salir de un concierto tan saciado que piensas que ya no va a poder superarlo ninguno más… pero como dice Zinvia, seguro que habrá otro que lo hará. Pero sí, también sé que éste lo va a recordar usted mucho tiempo.

                                  Supongo que la camarera a la que se refiere es una que servía las copas en la barra de arriba, en la que estaba cubierta como un bar convencional, y llevaba una especie de capa cruzada sobre un vestido plateado en el que se adivinaban unas cosas parecidas a cascabeles, que sonaban cuando se movía… como ve, también yo me fijé, jejeje…

                                  En la barra que estuvimos de charla después fue en la otra de arriba, la que estaba al otro lado, al aire libre. Y la verdad es que nos dieron allí de palique las dos de la mañana practicamente. Una noche interesante y divertida, sí.

                                  Espero seguir viéndole por aquí. El Zambombo ya me ha hablado de usted alguna vez, y también me dijo que asistiría al concierto. Una pena no habernos conocido y saludado por allí. Otra vez será.

                                  Un abrazo.

                                  • El dia 19.07.2011, carrascus dijo:

                                    Antes, cuando leía el comentario de Dr. Mon, recordé una cosa que después se me olvidó mencionar cuando le contesté. Es referente a lo que dice sobre que vio a bastantes padres con sus hijos en el concierto. Y es cierto. Al terminar yo mismo ví a uno de estos padres e hijos, el hombre de unos cuarentaytantos aproximadamente, y el chaval rondaría los quince o dieciseis. El caso es que pasé cerca de ellos, que estaban parados, apoyados en una grada, mirando aún al escenario, y pude oír como el chaval se lamentaba de que los ZZ Top no hubiesen tocado “She loves my automobile”. Y se ve que padre e hijo deben tener una especie de banda o tocan rock juntos, porque el padre le decía que bueno, que no se apurase por eso, mejor así incluso, porque esa canción en realidad ya no era de los ZZ sino que se había convertido ya en algo que les pertenecía a ellos, y los ZZ les hubiesen tenido que pagar royalties si la hubiesen tocado esta noche…

                                    • El dia 20.07.2011, zambombo dijo:

                                      Otro tema interesante para un artículo, Carrascus, las bandas en las que figuran padres e hijos (en el mismo momento, no en sustitución de), ¿no le parece? No sé si ya ha sido tratado en el Blogin’.

                                      Lo que pasa es que, a bote pronto, la primera que se me viene a la cabeza son los Mojinos…

                                      • El dia 20.07.2011, carrascus dijo:

                                        En marzo estuvieron por aquí The Brew…

                                        No, no ha sido tratado… pero si se nos ocurren más de éstas dos podemos ponernos a ello…

                                        • El dia 20.07.2011, zambombo dijo:

                                          Se podría mezclar con las bandas en las que el hijo reemplaza al padre, que de esas sí tenemos unas cuantas.

                                          • El dia 20.07.2011, carrascus dijo:

                                            De ésas tuvimos también por aquí no hace mucho a una. Para los bises se quita el padre y se pone el hijo…¿o en realidad ésa habría que considerarla de las del primer caso…?

                                            Por cierto, que para ésas del primer caso también nos podría valer la banda de Zappa, con su hijo Dweezil (o como coño se escriba).

                                            Pero bueno, hasta que se nos ocurran más, y como en el anterior post hemos terminado hablando de bichos, el siguiente post va sobre ellos… :)

                                            • El dia 21.07.2011, David González dijo:

                                              Lo de Max Weimberg soltando los palos a su hijo para los bises me sonó a “ve cogiendo horas de vuelo, que la próxima gira vas tú solo”.

                                              Y lo de Zappa con su hijo siempre me ha sonado a “miren, miren…las virguerías que hace mi niño con la guitarra”.

                                              Aquí teníamos a padre e hijo en Entresuelos, lo que me viene de perlas para preguntarle cómo lleva ese megapost que usted y yo sabemos.

                                              Saludos.

                                            • El dia 21.07.2011, carrascus dijo:

                                              Joé… ni pregunte…

                                              Eso sí, tengo un montón de notas tomadas esperando ponerlas en pie, varios amagos de citas (ya sabe, eso de “te llamo y quedamos en algún lado para charlar”) con Mingo Balaguer, Quique Bonal y el Colín; y a nuestra amiga Lu, que cuando le diga me apaña un encuentro culinario con Charly Cepeda… quien, por cierto, es ese “hijo” de Entresuelos que menciona usted…

                                              ¿Conoce usted la biografía del Santo Job…? Pues debería leérsela, que se aprende mucho de las vidas ejemplares, jejeje…

                                    • El dia 21.07.2011, losmierdas dijo:

                                      a raíz del offtopic padres-hijos me ha venido a la cabeza ese fraternal trío de finos estilistas que están ahora mismo planeando por radio 3 a cuenta de su último disco (Smoking in Heaven)… Kitty, Daisy & Lewis, jóvencísimos hermanos londinenses estuvieron tocando hace un par de años en el Monkey Week de El Puerto y mostraron unas sorprendentes habilidades en la interpretación de estilos festivos tan añejos como el Jungle, Rockabilly y Blues rural, haciendo de su actuación un divertido pasatiempo… el caso es que completan la banda Graeme Dorham, guitarrista que en realidad es el verdadero artífice del espectáculo (mánager, productor y director artístico)… asimismo, a cargo del contrabajo nos encontramos nada menos que a la batería de las legendarias The Raincoats, Ingrid Weiss… ni que decir tiene que ambos son los progenitores de tan espabiladas criaturas, sin que su presencia se venda como aliciente adicional… discretitos que son

                                    • El dia 21.07.2011, carrascus dijo:

                                      Coño, es verdad!!! un verdadero caso múltiple que no recordaba. Y eso que me parecen el mejor acierto de los últimos años de Rough Trade, que tan acostumbrados nos tenían a grupos de “finos estilistas”, como dice usted.

                                      Discretitos no le niego que sean, amigo Losmi, pero no se cortan un pelo a la hora de hacer declaraciones tan buscadoras de pelea como… “un tío encima de un escenario con un laptop… buah!, eso lo hace cualquiera… pero vamos, cualquiera, cualquiera… lo nuestro es otra cosa…”

                                      (Required)
                                      (Required, will not be published)

                                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.