Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
FREE BIRD
Categorías: Forever Young
Carrascus

En diciembre de 1970 el cuerpo del revolucionario saxofonista ALBERT AYLER fue encontrado en el East River de New York. Su descubrimiento fue el detonante de una gran cantidad de rumores sobre camellos vendedores de coca a los que Albert debía dinero, gangsters acechándole y relaciones con la Mafia. En aquellos tiempos en que los asuntos raciales en los Estados Unidos estaban tan dramáticamente polarizados, se habló también de complicidad de la policía: Albert Ayler era un negro cuya estrella estaba en ascenso, y como era bien conocido que el FBI estaba detrás de los asesinatos de algunos miembros de los Panteras Negras y de otros elementos radicales, la idea no le parecía a nadie demasiado descabellada.

A pesar de su status de músico underground, los rumores que rodearon la muerte de Albert siguieron creciendo; circuló incluso una truculenta historia que decía que su cuerpo había sido abandonado en el interior de un jukebox Wurlitzer, antes de ser sumergido en el río. Y como había algo “sobrenatural” en la música de Albert, en realidad tales rumores eran comprensibles. Estábamos ante un músico que había vuelto a los sonidos anteriores al jazz… espirituales, músicas fúnebres, toques de llamada militares… creando una música densamente tejida bien fundada sobre una estética profundamente espiritual.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Prophet”

Nacido en Cleveland, en 1936, Albert Ayler fue discípulo y protegido de John Coltrane, quien le enseñó a tocar el saxo en la iglesia cuando era un niño. Tras graduarse en la Universidad pública John Adams con 18 años, perfeccionó su técnica en la Academia de Música de Cleveland. De la música de grano grueso que sacaba de su saxo tenor decían entonces que era como el sonido de una sierra mecánica, y de su banda decían que era como un grupo del Ejército de Salvación colocados con LSD. Buscando información original de aquellos tiempos he encontrado un artículo de Ted Joans, un poeta de Illinois, que describía la experiencia de escuchar a Albert por primera vez como “algo raro y crudo, como gritar ‘que os jodan’ en el interior de la Catedral de Saint Patrick”.

Para los oyentes acostumbrados a Charlie Parker y al bebop, Albert representaba el final del jazz tal como lo conocían. Y con los años su figura fue siendo mucho más conocida que cuando estaba vivo; su música y su profunda esencia espiritual llegaron a tener una resonancia mucho más rica en matices fuera del free jazz y del entorno negro-religioso, que fue de donde se nutrieron al principio.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Change has come”

Albert Ayler usaba la imaginería religiosa de los espirituales negros cuando describía musicalmente sus ambiciones. Él había comenzado tocando blues cuando era adolescente; mientras estaba en la universidad pasaba los veranos de ciudad en ciudad con el gran armonicista Little Walter, y luego trabajó con Lloyd Price, antes de que las necesidades económicas le llevasen a enrolarse en el ejército por unos años, con el que pudo conocer Europa y la influencia del jazz en los países nórdicos. Por ellos comenzó a trabajar después de licenciarse, antes de volver a los USA y comenzar su carrera discográfica.

Casi siempre apoyado por la trompeta de su hermano menor, Donald, ambos eran músicos que curraban a turnos, como cualquier otro trabajador; y les costó dar los primeros pasos por este frágil camino de la música. Albert disfrutaba tocando hasta alcanzar tal intensidad que le parecía encontrarse a sí mismo “lanzando un grito silencioso”. Y siempre fue muy filosófico sobre la poca audiencia que tenía. Cuando el espíritu que poseía su música se fue extendiendo a sectores más amplios ya fue tarde para él.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Ghosts”

En realidad su muerte, tal como luego lo contase su pareja de entonces, Mary Maria, en un libro sobre él, no fue tan truculenta como se decía, aunque tampoco fue algo normal. Su hermano Donald, deprimido por las inseguridades de la vida como músico, sufrió una profunda crisis nerviosa, y Albert se culpó a sí mismo por ello y se veía como si toda su familia le estuviese presionando por esto. Su salud mental se deterioró, hasta que una noche algo le hizo saltar de su sofá gritando que para su redención “la sangre tenía que ser derramada” y, tras estrellar su saxo contra la pantalla del televisor, se fue corriendo de su casa.

Mary Maria alertó a la policía, pero no encontraron su cuerpo hasta 20 días después. Los oficiales del guardacostas que le recogió del río aseguraban que por el estado en que estaba el cadáver y el sitio en el que se encontraba, era casi seguro que había saltado desde el ferry de Staten Island.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Saints”

Albert Ayler no es un músico de escucha fácil, y todavía permanece como uno de los grandes visionarios de la música; sus discos requieren respeto y atención. Cualquiera de vosotros que haya ido hasta el cruce de caminos con Robert Johnson, o haya quedado extasiado con los irregulares, e incluso siniestros, gritos de Wilson Pickett, reconocerá las voces vernáculas que habitan en los sones de Albert. Artistas como él fueron los abanderados y los tótems de un movimiento inspirado por los manifiestos del Black Liberation. Y su música, más que pedir, exigía ser oída. Era música inflexible, intransigente, que no hacía prisioneros.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Omega”

Como apéndice final a esta entrada os hablaré de algo en lo que Albert Ayler fue también un pionero, aunque no tiene nada que ver con la música. Y es que muchos años antes de que Tiger Woods alcanzase la fama como golfista negro, Albert había alcanzado en Cleveland más prestigio como jugador de golf que como músico, e incluso fue el capitán del equipo de su Universidad en unos tiempos en que este deporte era exclusivamente blanco, y los únicos negros que tenían algo que ver con el golf eran los caddies y los cuidadores del césped. Esa foto de ahí arriba, inédita durante la vida de Albert, fue publicada en el libro que mencioné antes, y le muestra a él y a Mary Maria en un descanso entre hoyos, en Brooklyn, a finales de los ’60.

Categorías: Forever Young -

29 Comments

  • El dia 20.05.2011, Vidal dijo:

    Yo sólo diré que “Holy ghost”, la maravillosa caja de Albert Ayler que publicó John Fahey en su sello, es uno de los objetos musicales más particulares que tengo en casa. Por el contenido y el continente.

    • El dia 20.05.2011, Microalgo dijo:

      Sí, desde luego no es fácil de escuchar. No digo de encontrar, que seguro que también.

      Vamos, que sus armonías no son las que utiliza por lo común José Luís Perales, quiero decir.

      • El dia 20.05.2011, carrascus dijo:

        Bueno… pues tenemos un partidario y otro que no. Y el partidario es D. Vidal… ¿por qué no me sorprende…? :)

        • El dia 20.05.2011, carrascus dijo:

          Antes estaba todavía en el trabajo y no podía escribir mucho.

          D. Vidal habla de la caja “Holy ghost”, y D. Micro apunta que seguramente no será fácil de encontrar el trabajo de Albert Ayler. Por eso me gustaría decirles que tengo aquí disponible esa caja para subirla al servidor del blog y que la puedan bajar ustedes desde ahí. Pero es que son 10 discos, y quemarlos, comprimirlos y subirlos es un curro largo, además de que serían muchos megas de archivos mp3; por eso solo lo haré si ustedes me dicen que realmente están interesados y se lo van a bajar (con paciencia, jejeje); si no es así, de momento me ahorraré el trabajo.

          • El dia 20.05.2011, losmierdas dijo:

            no son tiempos para tragarse entera (sin sal y pimienta) una caja (un cajón) con la de tela que hay que cortar… recomiénden sus discos señalaitos, señores Carrascus y Vidal, a ser posible con un aliño de los suyos… de bajarlos ya nos encargamos nosotros (con nuestras manitas)

            …aquí de concentración, para empezar tarde y poder acabar tarde esta noche que una está ya mu mayó

            …así que del keli, al sr chinarrus direstamente

          • El dia 20.05.2011, .juan a. uno de los dos dijo:

            Estoy con Losmi, haga una selección que seguro no nos defraudara.
            El Barca mas cerca de los play-off, lo siento por el Unicaja

            • El dia 21.05.2011, carrascus dijo:

              De acuerdo, pues. Aquí tenéis dos discos para que los bajéis si queréis.

              El primero podéis bajarlo desde este enlace. Se llama “My name is Albert Ayler” y os puede servir para entrar en su música con un poquito de vaselina y que el oído se os vaya haciendo a ella. Son standards de sus años en Dinamarca.

              El segundo disco, que os podéis bajar desde este enlace, es el “Prophecy”, que es mi favorito de los que tiene Albert.

              Si os aficionáis y queréis más, solo tenéis que pedirlos.

              Losmi, ¿cómo lo hacemos para vernos esta noche por allí? Con el resfriado que tengo intentaré apurar al máximo, pero seguro que voy. Creo que llegaré para comenzar con Divine Comedy, y desde ahí hasta que el cuerpo aguante…

              Y sí, Juan Antonio, el Barça parece bastante por encima del Unicaja. Ayer no pude ver los partidos, pero parece que el Bilbao dio la sorpresa en Valencia… no me lo esperaba, la verdad.

              • El dia 21.05.2011, zambombo dijo:

                A mí sí me gusta.

                Carrascus, programe bien su Territorios, que el paseo y el paso de un escenario a otro tiene su historia.

                Ayer sólo vi a Bikini Red (bien), Sr. Chinarro (muy bien) y a Vetusta Morla (sobresalientes). La espalda me dijo “basta” cuando me estaba pensando si quedarme hasta las 2 para ver a Asian Dub Foundation. Y volver al escenario en el que ya estaba Rai a mitad de repertorio, se me antojaba casi imposible. Genial el entorno, pero esas puertas no están pensados para semejante flujo de personas. Un día va a haber una desgracia, se lo digo yo.

                Eso sí, veo mejor organización que otros años, sobre todo en lo que a barras se refiere.

                • El dia 21.05.2011, carrascus dijo:

                  Pues yo tengo pensado llegar con tiempo para coger buen sitio para los Comedy (22,30), espero poder echar un corto vistazo a Javiera Mena antes de irme a los Human League (doce de la noche) perdiéndome a los Russian Red que tocan a la misma hora. Después un ratito de Femi Kuti antes de The Klaxons (a las dos). Y después ya veremos si me quedan ganas de echarle un vistazo a la Mala o a Orbital, que actúan también a la vez (3,30 y 3,45).

                  Bueno, les dejo que empieza el segundo tiempo del Unicaja-Barça… aunque los malagueños lo tienen imposible: 20 puntos en los dos primeros cuartos… así no…

                  • El dia 21.05.2011, losmierdas dijo:

                    como bien dice zambombo, las transiciones de un escenario a otro delirantes, sobre todo, el paso del escenario principal de este año, que está en el exterior de la Cartuja al interior del recinto… anoche, los que venían de Vetusta Morla impedian la salida a los que íbamos a ADF, formándose un tapón en la puerta principal de La Cartuja verdaderamente inquietante… mal rollo, puede ocurrir algo malo

                    mucha gente para hacer planes… mi ruta empieza también en el Tres Culturas con Divine Comedy, que tiene un relativo buen acceso hasta el escenario deslizándose por el lateral izquierdo (vi a Chinarro en primera fila)… después, Horace Andy (si ninguna fé, que conste), la Liga, Femi Kuti y acabando con los Klaxons, que al encontrarse ya fuera del recinto, facilitan la fuga

                    el meeting point habitual, el bar del escenario cruzcampo, como siempre… el problema es que este año, todo está desbordado… a ver si coincidimos!

                    • El dia 22.05.2011, David González dijo:

                      Esto de la mala organizaciñon de los macrofestivales y las cosas absurdas que se ven y sufren daría incluso para un post. ¿Que no?.
                      Espero que lo pasaran bien. Quedo a la espera de sus nuevos comentarios.
                      Un saludo.

                      • El dia 22.05.2011, carrascus dijo:

                        Pues espero que los demás lo pasaran bastante mejor que yo, amigo David. La verdad es que, de entrada, no tenía que haber ido siquiera, pero a uno le pueden algunas cosas y allá que fuí. Pero más o menos a la mitad de los Human League los ojos ya casi no podía abrirlos y la pesadez de la cabeza y el malestar me aconsejaban dar por finalizada la noche. Así y todo, cabezón que es uno, seguramente hubiese seguido allí más tiempo de no ser porque la intendencia también me traicionó: se me terminaron los pañuelos de papel del paquete que me eché al bolsillo… de hecho solo me quedaba uno para el camino de vuelta. Así que entre seguir por allí sin poder disfrutar y la expectativa de tener que sonarme los mocos en la manga… pues ganó la vuelta. Y bien que lo he pagado hoy, que he tenido que estar todo el rato tirado en el sofá, haciendo acopio de fuerzas por lo menos para poder ir a votar a última hora de la tarde, que mi colegio electoral está a unos 13 o 14 kilómetros de mi casa. Al menos parece que he contribuido con eso a que la hecatombe en Carmona no haya sido tanta como en Sevilla…

                        • El dia 23.05.2011, zambombo dijo:

                          Entonces, ¿sólo vio a Human League? Imagino que también se pasaría por Divine Comedy, que salían antes.

                          La verdad es que es un sinsentido traer un grupo de hace 30 años a un festival y poner luego esos horarios, no me cansaré de decirlo. Los nacidos en 1970 o 1960 ya no están (estamos) para esas palizas.

                          Cuéntese algo más, que del sábado no tengo demasiados comentarios (todas mis amistades fueron sólo el viernes, como yo).

                          • El dia 23.05.2011, carrascus dijo:

                            Pues sí, Zambombo, ví también a Divine Comedy… bueno, en realidad solo a Neil Hannon, que era el único que venía, en plan crooner unplugged y comenzando su set con canciones del nuevo disco que acaba de sacar y que yo todavía no había escuchado. Me quedé con ganas de algunas de mis canciones favoritas, aunque sí revisitó otras que me desilusionaron bastante… porque vale que Neil use el piano para componer y todo eso, pero como concertista de este instrumento es tela de cortito, y no sé si fue solo cosa mía, pero pa mí que metió la pata varias veces con las teclas. En realidad para que me hubiese roto el buen recuerdo de mis favoritas haciéndolas así y con este entorno de gente charlando, más vale que se las guardase para otra ocasión.

                            Yo creo que el tío tenía una noche cachonda y así se lo tomó… con decirle que hasta intentó un cover del “Don’t you want me” de los Human League, que sonó más a broma que a otra cosa…

                            Me iba a acercar a Horace Andy a ver si me encontraba con Losmi, que decía que se acercaría a escucharlo, pero como Horace se cayó del cartel no quise atreverme con la marabunta sin la certeza de que Losmi anduviese por allí y cambié de escenario.

                            Vi un ratito a Javiera Mena, pero entre que estuve intercambiando un par de cervezas con los únicos amigos que encontré en el rato que estuve y que los mocos no me dejaban vivir, no la pude apreciar bien, a pesar de que lo que le escuché me gustó bastante… le debo a esta chica una escucha en concierto más tranquila, y a ser posible, a no tardar demasiado.

                            Y ya con los Human League el resfriado y el malestar general fueron a más. Philip Oakey canta muy bien, las chicas aún le apoyan mejor, y el grupo que tiene detrás hace un pop muy glamouroso… pero yo tenía más ganas de volverme a casa que de otra cosa, y eso fue lo que hice aprovechando que tocaban una de las desconocidas y aburridas canciones de su disco de reaparición.

                            Esperemos que Losmi haga una crónica más detallada de todo lo que ocurrió después, que él decía que aguantaría hasta después de los Klaxons.

                            El año que viene nos resarciremos… aunque eso sí, habría que ir pensando en darle al Territorios algunos cambios, porque otro desborde como el de este año acaba con los viejunos como nosotros…

                            Lo mejor de todo es que cuando me he puesto malito ha sido este finde en lugar del próximo, que tengo otros planes de viaje mejores… no hay mal que por bien no venga.

                      • El dia 22.05.2011, David González dijo:

                        Mis nula formación en teoría musical me impide distinguir el por qué de la grandeza de todos esos músicos del free jazz. Sin embargo su música provoca en mi cierto efecto hipnotizante que a veces me pide el cuerpo, y por eso los escucho muy de vez en cuando. Lo cierto es que de Albet Ayler conocía muy poco, asé que me voy a descargar esos discos que recomiendas Carrascus. Gracias.

                        • El dia 23.05.2011, carrascus dijo:

                          Precisamente, amigo David, eso es lo que suele ocurrir con esta música. No es necesario estar formado en teoría musical para sentir, y eso es lo que ocurre con esta clase de música… no hay armonías ni melodías que se puedan degustar, sino sonidos practicamente del mismo tono que se diferencian en el timbre. Y en eso se basa…

                          Pero para hacerte sentir algo (no importa qué) con música basada en el timbre, hay que tener arte, como lo tenían Ornette Coleman, John Coltrane, o Albert Ayler. No es música que pueda hacer cualquiera soplando simplemente por una boquilla… no, no es eso… imagínese un paralelismo con la pintura: ¿a cuánta gente no habrá oído usted decir a la vista de un cuadro abstracto que eso lo podría pintar su hijo pequeño…? posiblemente, éste haría una composición de colores y formas que podría ser parecida; pero solamente alguien como Picasso compondría algo que le hiciese a usted… sentir… que el cuerpo le pidiera mirarlo… o, como es nuestro caso, escucharlo…

                          • El dia 23.05.2011, David González dijo:

                            Al poco de escribir el comentario anterior y ya que estaba metido en ambiente, me puse el “Dancing in your head” de Ornette Coleman. Al rato vino mi crío con ganas de jam session y repartió los instrumentos. Él se queda siempre con un xilófono con forma de mariquita, a mi me da la trompeta de plástico y a mi mujer una guitarra de chikilicuatre. A la de tres comenzamos la sesión de free jazz. En ese momento pensé precisamente lo que me comentas. ¡Cuantos conocidos tengo que no encontrarían diferencia entre lo que sonaba y el disco de Coleman!.

                        • El dia 23.05.2011, losmierdas dijo:

                          buenasss… el sábado según lo previsto, llegué sobre las diez y media y antes de entrar en el callejón sin salida del escenario Tres Culturas, me paré un ratillo a ver al Tote & Cía, que parecían tan bien lubricados como siempre, en este caso disparados por un DJ sin banda de acompañamiento… el encontrarme a Neil Hannon en monoformato y al fondo de un mar de cabezas parlantes, la verdad es que me quitó todo el interés, que ya en mi caso no era excesivo… nos fuimos de allí a pasar por la barra del Cruzcampo y hacer tiempo para (no) ver a Horace Andy… la banda soporte (Dub Asante) demostraba mucho oficio, una buena pulsión rocksteady y algo menos de talento… hicieron una buena cobertura al sustituto de Horace, un tal Prince Malachi, que comenzó demostrando buenos recursos vocales en los estilos mas cercanos al soul y que se diluyó cuando orientó el set al root, muy en la senda del sustituido, que por otra parte y vistas sus últimas actuaciones, ya anda un poco pasita, por lo que tampoco esperaba mucho de él, la verdad…

                          tras veinte minutos con los presuntos jamaicanos, salimos al campo a ver a los DM… el sinthpop ochentero no es un estilo al que uno le haya prestado la menor atención, la verdad… pero bueno, se supone que había que catarlos… eso hicimos y tras comprobar el oficio y la previsible elegancia de su puesta en escena, nos volvimos pa dentro, pasando por el patio de CAAC, donde en ese momento estaba el Duo Kie y amigos rapeando y dando vidilla…

                          vuelta al Cruzcampo, avituallamiento y a tomar posiciones para el que fué el mejor concierto de la noche, a cargo de Femi Kuti y su macrobanda de 14 componentes, demostrando que en estos momentos Africa ofrece el mejor nivel musical del universo, unos cuantos peldaños por encima de cualquier agrupación de músicos que se precie… los estilos del continente negro podrán atraer mas o menos pero sus intérpretes apabullan por su enorme virtuosismo… pasadas las dos de la madrugá, tiramos de nuevo pa fuera a ver a los Klaxons, una previsible banda de britpop que la verdad, bien poco aportaba a una velada de escaso calado artístico, si bien infinitamente mas agradable de disfrutar que la noche anterior, viernes atestado de un público ajeno a la música, dedicado en exclusiva a emborracharse y dar por culo al personal…

                          no obstante, fué el viernes donde a mi juicio se dieron los mejores conciertos (al menos entre los que yo asistí), con mención especial a un Sr Chinarro que por fin canta pa fuera y no pa dentro, el contundente dub de King Midas Sound (en su estilo, mucho mas intensos que los previsibles Asian Dub Foundation) y los ecos del talento de un Mark E. Smith pasado de alcohol soportado por una banda de enorme pegada, capaz de cubrir eficazmente las fugas de un líder que en muchos momentos nos hacía revivir a nuestro Silvio en sus mejores desfases escénicos… The Fall queda entre los mejores recuerdos de un Territorios que requiere necesariamente redefinirse, cambiar de formato y ubicación y lo principal, perfilar con mayor profundidad un cartel que en la edición actual ha carecido de riesgo y personalidad, posiblemente confeccionado a base de saldos

                          …y el miércoles, Bill Callahan (espectación)

                          • El dia 24.05.2011, carrascus dijo:

                            Pues es posible que nos veamos en el concierto de Bill Callaham. No lo sé con seguridad aún porque mañana tenemos una de esas auditorías coñazo para ver si cumplimos con el certificado de calidad de las normas ISO y no sé hasta cuando estaré ocupado. Pero mi intención es ir al concierto.

                            La sala “Cosmos” no la conozco, no sé si será nueva. Está en la calle Carlos Cepeda, que está por Nervión, por donde el edificio Sevilla-2, creo.

                            Venga, a ver si hay suerte…

                            • El dia 24.05.2011, losmierdas dijo:

                              casualidades! hoy estoy yo con una auditoria de calidad, juajua… menos mal que solo recurren a mi pa cosas puntuales

                              si no me equivoco, estuve en esa sala hace dos o tres años en la presentación de un grupo amiguete, Damage Off… bastante cómoda y con la barra al fondo, como tiene que ser… ya he comprado las entradas así que espero que mañana sea posible, Carrascus

                          • El dia 24.05.2011, Vidal dijo:

                            Yo les recomiendo “Spiritual unity”. Porque sí, es cierto que enfrentarse a “Holy gosth” de nuevas y en frío tiene sus bemoles.

                            • El dia 24.05.2011, carrascus dijo:

                              Pues ese disco que les recomienda D. Vidal es el que les iba a subir también yo; en su lugar preferí subirles el “Prophecy”, pero en realidad casi da lo mismo porque los dos discos son primos hermanos.

                              El “Spiritual unity” que les recomienda Vidal se editó en julio de 1964, y el “Prophecy” que les he subido yo tiene las mismas cuatro piezas de ese disco, además de la que le da título a éste otro, grabadas en directo en New York un mes antes de editarse oficialmente. Al final preferí subir éste en directo que el oficial en estudio que les dice Vidal porque así apreciarían mejor el aspecto “free” de la música de Albert.

                              Pero vamos, que si a ustedes les ha gustado el directo y quieren también las versiones en estudio del “Spiritual unity” no tienen más que decirlo y se lo subo también.

                              • El dia 24.05.2011, losmierdas dijo:

                                yo estoy a media escucha del Prophecy y tengo que decir que es muy digerible en el contexto del free, dado el lirismo del fraseo de Ayler, nada agresivo… alternando con el recién publicado OR de Kangding Ray (Raster Noton), una verdadera joya del calibre de su anterior Automne Fold, electrónica de diván muy adecuada para combinar con Albert Ayler y sucumbir en el intento, juajua!

                                • El dia 24.05.2011, carrascus dijo:

                                  Pues sí que le va muy bien la escucha para alternar. Electrónica en lugar de acústica, pero igualmente sin armonías ni melodías convencionales, que a veces son innecesarias, solamente minimalismo avant-tecno… o lo que quiera que sea… pero tan abstracto es Kangding Ray como Albert Ayler. Háganle caso a Losmi y busquen el disco.

                                  • El dia 25.05.2011, Vidal dijo:

                                    Tengo que decir que a mí el disco de Kanding Ray me resulta bastante más cercano al pop que al techno. Pero eso no quita para que sea más que recomendable, claro.

                                    • El dia 25.05.2011, losmierdas dijo:

                                      desde luego, en el seno de Raster Noton, Kangding Ray es con diferencia el Pop… término que posiblemente cuadraba mas en Automne Fold, por el empleo de voces y armonías quehacían bastante digerible un disco, que sin embargo en el plano conceptual dotaba de trascendencia una obra que yo calificaría de clásica… OR sin embargo, lo encuentro desprovisto de esa amabilidad superficial, se hace bastante mas riguroso y quizás mas en linea con la escudería que lo edita, aun lejos de otras propuestas (los capos Alva Noto, Byetone y el resto de sus compañeros)que bordean el límite de lo malsano

                                      • El dia 25.05.2011, carrascus dijo:

                                        …Kanding Ray pop??? poooooooop??? joé, creo que se están convirtiendo ustedes en demasiado radicales, jejeje… estos comentarios anteriores me recuerdan la letra que cantaban unos tipos hace años que ya ni recuerdo quienes eran, pero que venía a decir algo así como… “yo sí que soy radical, que pongo de papel de lija el interior de las fundas de mis discos para que se rayen al sacarlos… po anda que yo… yo soy más radical todavía… fíjate si seré radical que no me aguanta ni mi madre…”, y cosas así… 😉

                                        No se me cabreen eh, que es coña… en cuanto me duche y me asee un poco del día super coñazo de trabajo tiro pal concierto de Bill Callahan y les dejo que me inviten a una cervecita…

                                        Venga… nos vemos…

                            • El dia 16.09.2011, Yago dijo:

                              Gracias por tan maravilloso post -y por el enlace- He quedado realmente estremecido al escuchar el saxo de Albert… que sonido! La música que destila con su saxo proviene realmente de lo más hondo de su ser, escuchamos su desdicha, escuchamos sus frustraciones, escuchamos el latir de su corazón furioso. No hace mucho vi la película del boxeador “Huracán Carter” que narra con bastante crudeza su truculenta vida por ser de raza negra. La música de Albert podría ser la banda sonora del gran Huracán y de tantos otros que tuvieron que convivir con la discriminación racial.

                              • El dia 17.09.2011, carrascus dijo:

                                Pues sí, Yago; la palabra “free” casi nunca estuvo mejor asociada a la de “jazz” como cuando lo interpretaba Albert Ayler.

                                Muchas gracias por sus palabras. Y ya sabe donde tiene usted su casa. Hasta pronto, amigo.

                                (Required)
                                (Required, will not be published)

                                Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.