Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
THE GOOD GODFATHER
Carrascus

JOHN McLAUGHLIN era un perfecto desconocido cuando llegó a New York en enero del ’69 para tocar en Lifetime, la nueva banda que Tony Williams estaba montando tras abandonar unos días antes su puesto de batería en el grupo de Miles Davis.

Tras el primer ensayo de Lifetime, John, que no conocía a nadie por allí y tampoco tenía nada mejor que hacer, acompañó a Tony a casa de Miles a cobrar el dinero que éste le adeudaba por los últimos conciertos. Miles Davis entabló conversación con John, interesándose por él y por sus proyectos musicales, y le dijo: “Ven mañana a mi estudio y tráete tu guitarra”. Tony Williams puso mala cara ante esa invitación… pero tampoco podía hacer nada…

John llegó al estudio de Miles presa de un ataque de nervios, porque Miles era todo un Dios para él. Le había estado siguiendo desde 1.958 en que editó “Milestones”. John se sentía intimidado al maximo.

La primera pieza que tocaron fue “In a silent way”, de Joe Zawinul, que entonces era uno de los componentes de la banda de Miles, junto a Herbie Hancock, Wayne Shorter y Chick Corea… se entiende mucho mejor que John se sintiese intimidado, ¿verdad?, aquella banda la componían todos su héroes.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Miles Davis – “In a silent way”

Pero así y todo la interpretación del tema que hacían estos magos no terminaba de gustarle a Miles Davis, aunque no decía por qué. Mandó parar a todo el mundo una de las veces y miró a John McLaughlin. “Tócalo tú solo a la guitarra”, le dijo. Lo que John tenía para guiarse era una partitura fotocopiada con las partes del piano… John no paraba de sudar, los nervios le hacían atropellarse una y otra vez.

“Tócala como si no supieses tocar la guitarra”, le dijo Miles ahora. Así que John se olvidó de todos los acordes escritos por Zawinul y tocó un solo acorde en Mi, añadiendo la melodía y un poquito de color. La luz roja del estudio se encendió, por lo que John se dio cuenta de que le estaban grabando, con lo cual su nerviosismo y su baño de sudor aumentaron aún más; llegó un momento en que no sabía ni lo que estaba haciendo. Y entonces Wayne Shorter entró tocando también, y después lo hizo Miles Davis.

Cuando terminaron, Miles de dijo al productor, Teo Macero, que pusiese la cinta desde el principio. A todo el mundo le gustó. Así que John pasó la prueba del algodón. Lo que más sorprendió a John es que Miles fuese capaz de sacarlo todo de él sin que se diese cuenta siquiera. Después de esa sesión se convirtieron en algo parecido a amigos inseparables. Y para su sorpresa, los primeros pasos musicales serios de John McLaughlin comenzó a darlos en dos grupos a la vez, el de Miles Davis y el Tony Williams’ Lifetime.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Miles Davis – “Right off”

Miles Davis influyó en el desarrollo musical de John McLaughlin en todas las formas posibles… ¿te imaginas a un joven pintor estudiando con Picasso…? Y lo hizo aún a pesar de todas las críticas que recibió por tener en su banda a un chico blanco. “Bueno”, respondía él a esas críticas. “Encuéntrame a un negro que toque como John y le contrataré”.

John McLaughlin siempre ha dicho que Miles Davis fue una bendición para él; y no solo musicalmente, sino también en las diferentes circunstacias en que tuvo la oportunidad de estar cerca de él. No solo en los estudios de grabación, no solo en los escenarios, sino también en su vida personal. Miles le invitó a acompañarle al gimnasio de Brooklyn al que él solía acudir, y le enseñó a boxear. También le invitaba a salir de marcha con él. John siempre era perceptivo a todo lo que emanaba de Miles.

En octubre de 1.970 Miles Davis y su banda estaban tocando en una sala de Boston. Después del concierto se quedaron solos en los camerinos Miles y John. Estaban charlando tranquilamente, y en un momento determinado, de pronto, Miles Davis miró a los ojos a John McLaughlin y le dijo: “Ha llegado el momento de que formes tu propia banda”.

Esa frase fue una bomba para John. Él no había pensado de ninguna de las maneras en formar una banda; pero ahora tendría que hacerlo, aunque solamente fuese para justificar la fe que Miles tenía en él. Así que John se fue a su casa, estuvo pensando… y de aquellos pensamientos salió la Mahavishnu Orchestra.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Mahavishnu Orchestra – “Meeting of the spirits”

A la primera persona que John llamó para su proyecto fue a Billy Cobham, quien le había dejado maravillado cuando tocaron juntos en el “Right off” del disco “Jack Johnson” de Miles. Y desde ahí…

Miles Davis fue a verlos a uno de sus primeros conciertos y les dijo: “¡Estáis locos!”. Pero estaba bien aquello; a Miles le gustaba la idea de volverse algo locos. Desde entonces siempre que coincidían cerca uno de otro iban a sus respectivos conciertos. Y siguieron en contacto hasta que Miles murió.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Mahavishnu Orchestra – “Eternity’s breath”

Categorías: Simple twist of fate -

25 Comments

  • El dia 27.01.2011, carrascus dijo:

    Hoy es un gran día para una de nuestras amigas. La Dama de sevillano nombre, que nos acompaña con sus comentarios desde hace muchísimo tiempo, se llama en realidad Reyes Aguilar, y esta noche presenta el primer libro que ha escrito, una novela titulada “El juego del hombre invisible”. Así que estaré allí a ver que nos cuenta, y mostrarle mi satisfacción con un par de besos. No la he visto nunca, pero me imagino que no tendré ningún problema en reconocerla… será la estrella de la noche.

    • El dia 27.01.2011, Ilde dijo:

      Bonita historia de una amistad creada por la música y el talento.

      • El dia 27.01.2011, losmierdas dijo:

        no sabe usted lo que me ha interesado esta bonita historia, que me llega en un momento de lo mas oportuno… no tenía ni idea de la relación personal que se estableció entre ambos músicos, de las que da buena cuenta, pero precisamente hace unas semanas y como pertrecho de entretenimiento para la larga travesía en avión que se me presentaba, me hice de un libro recién publicado que se llama “Bitches Brew, Génesis de la obra maestra de Miles Davis”, que junto a un mp3 bien provisto de las sesiones completas del citado disco, ha supuesto una de las experiencias mas fascinantes de mi viaje a Australia, haciéndo de los larguísimos y fatigosos trayectos un deleite enriquecedor…

        el libro es un tocho de relativa densidad, que profundiza hasta el mínimo detalle en las circunstancias del encuentro entre unos músicos que salvo excepciones y en línea con lo relatado por usted, no se conocían y que tras unos mínimos ensayos y la experiencia previa de “In A Silent Way”, entraron en el estudio B de Columbia y en tres únicas sesiones, pergeñaron una obra maestra que me acompaña casi desde su publicación en 1970…

        libro que ha dado un vuelco a lo que yo pensaba del disco, en principio uns sesiones de improvisación en clave modal en las que la música había brotado espontáneamente tal y como nos llegó en el registro editado… nada mas lejos de la realidad, ya que la labor de Teo Macero, productor y coartífice de este proyecto, adquiere pleno protagonismo al revelarse que todos los temas del disco a excepción de “Miles Run The Voodoo Down” son el resultado de una metódica remezcla de las 8 pistas en las que se registraban las sesiones, mediante una labor de corte de loops y pegado que supuso una verdadera revolución en las técnicas de grabación conocidas hasta entonces y un antecedente directo de todo lo que vino después en el ámbito de la música popular (no olvidemos que estamos hablando de jazz improvisado al límite)

        el libro apenas profundiza en los espectos accesorios de la relación entre el equipo artístico, aparte de algunas jugosas anécdotas… en ningún caso menciona lo que se relata en este hilo y solamente se refiere al encuentro de Miles y McLaughlin, bastante similar al que tuvo lugar con otros dos jovencitos que se convirtieron en piedras angulares de “Bitches Brew”, el bajista Dave Holland y el teclista Josef Zawinul… mi ferviente recomendación a quien desee adentrarse en los vericuetos de un proyécto genialmente llevado a término y que se convirtió en el germen de toda la música de fusión que nos invadió (para bien y para mal) a continuación

        • El dia 27.01.2011, David González dijo:

          Pues a mi el Bitches Brew se me sigue atragantando. Y mira que tolero otras cosas infumables pero a éste..como que no le he cogido el punto. Y como uno no para de leer que es una obra maestra pues se te queda un poco cara de idiota.

          Eso sí, el McLaughling me encanta. Sólo en una ocasión he podido verlo en directo y me sobrecogió su maestría.

          ¿Estás mejor Carrascus?

          Saludos a todos/as

          • El dia 28.01.2011, carrascus dijo:

            Pues no sabe usted, amigo Losmi, lo que me alegro de haber sido tan oportuno. El ser un disco que sirviese de germen a posteriores aventuras musicales ya de por sí le da un nicho en la historia musical, y por eso a veces es tan controvertido también, porque cuando una obra es pionera en algo sale sin tener pulidos los defectos. El tiempo ya se encarga de pulirlos en obras posteriores.

            Por eso tampoco es extraño que haya oyentes como el amigo David… o incluso como yo mismo, que aunque me gusta el “Bitches Brew”, no es de mis obras favoritas de Miles. Para establecer un paralelismo facilmente entendible, podríamos decir que “Bitches Brew” es para el jazz lo que fue “La leyenda del tiempo” para el flamenco… y tened en cuenta que este disco, a pesar de haber alcanzado status de obra maestra, en realidad tenía también muchísimos detractores… joé, es que no le gustaba ni al propio Camarón…

            Y sí, David, estoy mucho mejor. Y por eso estoy currando en esta tarde de viernes… aquí estaré hasta las diez de la noche, así que no sé si tendré cuerpo y ánimo (bueno, eso siempre) después de salir para pasarme por el Malandar, donde estarán reunidos de nuevo en el escenario los Parachokes, acompañados de Charly Cepeda y Juanjo Pizarro, lo que promete una muy buena noche de guitarras rockeras.

            • El dia 28.01.2011, zambombo dijo:

              Y si finalmente no se pasa vd. hoy por Malandar, si le apetece puede hacerlo mañana, pues tenemos el honor de ser los teloneros de Los Hermanos Dalton, tras la baja de última hora de Champagne.

              Si alguien se anima, allí nos vemos.

              • El dia 29.01.2011, carrascus dijo:

                Joé… tarde me entero. Ya tengo ineludibles compromisos familiares.

                A la tercera irá la vencida… espero.

                Mucha suerte para mañana, Zambombo. Comeos a los Dalton.

            • El dia 28.01.2011, losmierdas dijo:

              de los defectos y los porqués de los defectos también se habla en el libro, amigo Carrascus… también mi relación con Bitches Brew ha sido difícil queridos contertulios, porque en este disco no se regala nada… y sin embargo es quizás el disco de Davis que mas se acerca a los fundamentos del rock, tanto en la vertiente lírica (Guinnevere de David Crosby es una maravillosa toma que se quedó fuera de Bitches Brew y años después se ha rescatado en ediciones completistas) como el psychohard (Miles Davis era un seguidor de la carrera de Jimi Hendrix y su esperada reunión artistica con mediación de Gil Evans quedó truncada por la muerte del guitarrista)

              John McLaughlin le tomó la palabra a Miles y en los dos primeros discos de Mahavishnu Orchestra desarrolló los ensimismados grooves del maestro, dotándolos de una estructura armónica fecundada por su espiritualidad, eficaz rampa de lanzamiento para los aéreos solos de Jerry Goodman y el propio McLaughlin, en una vuelta de tuerca definitiva… lo que entonces se conocía como Jazz Rock comenzó su cuarto de hora de gloria antes de sucumbir al amaneramiento impuesto por el mercado masivo y la necesidad por parte de muchos músicos de alcanzar el número uno en el ranking del número de la cabra… pero eso es otra historia

              • El dia 29.01.2011, carrascus dijo:

                Es muy certero lo que dice usted de los dos discos primeros discos de la Mahavishnu. Sobre todo ocurría en el segundo, cuando McLaughlin posiblemente tenía ya los conceptos más asimilados… el disco aquél, “Birds of fire”, se convirtió en todo un icono para los amantes de la música “progresiva”… sí, sí, puede que ahora resulte extraño y no os lo creáis, pero en el contexto de aquel tiempo, con la gente manejando menos etiquetas y queriendo hacer ver que estaba en el rollo musical, ya fuera por interés genuino o por snobismo, una vez que el rock se iba haciendo camino en los medios de comunicación, salía a veces en la tele, y le iba resultando más familiar a la incipiente fauna underground, allá por los años ’71 al ’73, los discos que se convirtieron en los cuatro puntos cardinales que delimitaban la música progresiva eran el “Thick as a brick”, el “Trilogy”, el “The six wifes of Henry VIII” y el “Birds of fire”… una mezcolanza que entonces no era tan extraña como puede parecer hoy día.

                Y ya véis que el disco de la Mahavishnu poco o nada tenía que ver con los otros, ni musical, ni conceptualmente. Quizás lo que más unía a todos estos discos era la megalomanía… tanto de Ian Anderson y de Keith Emerson, como también, y aún en mayor medida, de Rick Wakeman y de John McLaughlin. La de éste terminó con la Mahavishnu poco después de la salida de este segundo disco, con los demás componentes hartos ya de que John hiciese las cosas a su antojo, sin comunicarse para nada con ellos más que para ordenarles en el estudio y en los escenarios lo que tenían que hacer… el mal rollo se contagió tanto entre todos que a punto estuvieron de salir a hostias, a pesar de que John era un fanático de las pacifistas teorías indias.

                Y lo que sí es también una verdad incontestable es lo que dice nuestro amigo Losmi, que ese “Birds of fire” se convirtió en la pista de despegue del jazz-rock tal como lo llegamos a conocer luego.

                • El dia 29.01.2011, .juan a. uno de los dos dijo:

                  Yo a este hombre lo descubrí cuando grabo ese discazo con Paco de Lucia y Al Di Meola, ¿un poco tarde? No, aunque quizás también haya una historia detrás de esta reunión.
                  saludos

                  • El dia 29.01.2011, Del Califato... dijo:

                    Al leer la referencia a esos cuatro discos me ha venido a la memoria otro trabajo de esa época que era menos conocido pero que a mí me abrió un mundo musical. Se trata de “I sing the body electric”, de Weather Report. Esta etapa del grupo, sin Jaco Pastorius todavía, es muy interesante, como más intimista, a veces más “free” en sus desarrollos. Me encantaba el tema Unknown soldier, era como una pintura musical que te hacía ver los horrores de las guerras.

                    • El dia 29.01.2011, carrascus dijo:

                      Pues sí que era buen disco ése también, Del Califato. Por entonces Weather Report aquí en España no era conocido apenas más allá de un pequeño grupo de entendidos; sus discos no llegaban aquí y no eran del dominio público como los cuatro citados en mi anterior comentario. Si te sirve de referencia mi propia experiencia, yo no comencé a conocer y escuchar a Weather Report hasta algunos años después, no sé exactamente cuando, pero por la época del “Mysterious traveller”, “Tale spinnin'” o “Black market”… no recuerdo exactamente si me enganché con el “Traveller”, o con alguno de los dos posteriores y recuperé los anteriores desde ése…

                      Y Juan Antonio… supongo que te refieres al primero de los tres que han grabado juntos, al de 1.981… nunca es tarde si la dicha llega.

                      Ahora mismo estoy en el curro (es uno de los sábados alternos que me toca) y no puedo mirar en mis archivos si había alguna historia que merezca ser contada detrás de esa reunión… yo no recuerdo ninguna, pero eso no quiere decir que no la hubiese, sino que yo en aquellos primeros ’80 estaba interesado en otra clase de músicas y pasaba mucho de los experimentos de jazz acústico y latino como éste. Cuando esté en casa miraré por allí y si encuentro algo interesante lo traeré aquí.

                      • El dia 29.01.2011, carrascus dijo:

                        Pues Juan Antonio, he estado mirando en las revistas de la época y no parece haber ninguna historia interesante en la reunión de estos tres guitarristas. Todo parece ser cosa de unas casas discográficas que pusieron en contacto a músicos que se admiraban y respetaban mutuamente para sacarlos de gira y ganar pasta ofreciendo música de calidad, algo que está muy bien como concepto.

                        En realidad todo comenzó algunos meses antes con una gira que incluía a Paco de Lucía, con John McLaughlin, que era admirador de Paco, y con Larry Coryell, que era algo más que admirador de Paco y que confesaba que se había metido en la gira más que nada para aprender de él… a Larry le admiraba como Paco podía tocar las cuerdas con todos los dedos de la mano, algo imposible para él, que siempre usaba púa.

                        Aquella gira fue muy bien, por lo que decidieron repetirla, aunque esta vez sin Larry y en su lugar con Al Di Meola, que era otro admirador de Paco y le había llamado un par de años antes para que colaborase en su disco “Elegant gypsy”. Allí Paco de Lucía tocaba en el tema “Mediterranean Sundance”, que era el que abría el disco que editaron después con los tres juntos.

                        En realidad esta nueva unión funcionó peor que la anterior (la de Larry Coryell en vez de Al Di Meola), al menos al principio, porque cuando comenzaron la gira aquí en España, no recuerdo si en Madrid o Barcelona, cuando no estaba tocando Paco, tanto John McLaughlin como Di Meola no tenían entre ellos demasiado feeling, e incluso en uno de esos conciertos llegaron a quedarse varios segundos parados, mirándose sin saber que hacer, hasta que atacaron el “Short tales of the Black Forest” de Chick Corea (algo más cercano a lo que ellos de verdad conocían musicalmente), pieza que después mantuvieron durante toda la gira, tocándola también en San Francisco y apareciendo incluso en el disco que se publicó de aquel concierto.

                        Un disco, por cierto, que aunque se llama “Live in San Francisco”, no es del todo así, porque la última de las cinco piezas que lo componen se grabó en realidad varios días más tarde en un estudio de grabación.

                        Espero haberte servido de ayuda…

                        • El dia 29.01.2011, David González dijo:

                          ¿Cuántos discos editaron juntos?…aparte de “Live in San Francisco” tengo “Passion, Grace & Fire” y “The Guitar Trio”

                          • El dia 30.01.2011, carrascus dijo:

                            Pues esos tres fueron los que editaron… los tiene usted todos.

                          • El dia 29.01.2011, .juan a. uno de los dos dijo:

                            Como siempre usted tan ilustrativo,(gracias) así que la cosa giro en torno a Paco…como mola,

                          • El dia 29.01.2011, dama dijo:

                            (Gracias por su mención, caballero de la blogosfera. Espero que esté usted disfrutando de la ópera prima de esta soñadora…)

                            Yo me uno a cierto comentario que hay por arriba. Sólo conocía a este muchacho por ese disco maravilloso que grabó con Paco de Lucía.

                            Besos agradecidos. Me encantó conocerte.

                            • El dia 30.01.2011, carrascus dijo:

                              Yo sí que salí encantado de poder conocerla, querida Dama. Y que le conste que esto de tragarme las canciones de una triunfita, y varios kilos de caspa no lo haría por nadie más que por usted, jejeje… pero merecieron la pena los besos y contemplar su cara de absoluta felicidad.

                              ¿Recuerda usted a estos dos…?:

                              5399621960_06806ffa2e_o.jpg

                              Pues son el vivo retrato de Maese Rancio y yo, en la última fila de arriba del teatro, criticando todo lo que veíamos… :)

                              Pues su libro voy a empezar a leerlo mañana mismo en cuanto coja sitio en el sofá después de venir de las tapitas post-partido de basket. Es que cuando pillé el suyo el otro día (muchas gracias por la fantástica dedicatoria, por cierto) aún me quedaban ciento y pico de páginas del libro que estaba leyendo, que he terminado esta misma tarde.

                              Aunque… bien mirado, puede que lo empiece ahora mismo, que todavía no tengo sueño, y me está llamando desde la mesita del salón…

                              • El dia 30.01.2011, .juan a. uno de los dos dijo:

                                grandiosa la M…orquesta,

                              • El dia 31.01.2011, Microalgo dijo:

                                ¿Mahavishnu?

                                Joíos jípis…

                                Pero qué bien suena el muchacho éste. Y el del saxo, ni les digo.

                                • El dia 31.01.2011, carrascus dijo:

                                  ¿No conocían ustedes a la Mahavishnu Orchestra…? ¿Ni tampoco este nombre de Mahavishnu…?

                                  Supongo que el ser tan mayor me hace dar por sentado cosas que no debería.

                                  Verán ustedes, allá a principios de los ’70 a John McLaughlin le dio, como en su momento ocurrió con los Beatles, por seguir a un líder espiritual indio. En el caso de John fue con el gurú Sri Chimnoy, lo que le llevó a adoptar una forma de vida diferente y a adoptar también otro nombre, el de Mahavishnu John McLaughlin. De ahí que le pusiese ese nombre a la banda que formó.

                                  No me hagan demasiado caso, pero creo que Mahavishnu, según los indios, es una de las encarnaciones de Jesucristo, precisamente la más feroz, la que mostrará el día del Juicio Final para condenarnos a la mayoría de nosotros… a lo mejor, si nuestra amiga Sonu, que es experta en estos temas indios, si lee esto puede aclarárnoslo del todo.

                                  • El dia 01.02.2011, zambombo dijo:

                                    El nombre sí, la orquesta no. Aunque sí que me imaginaba que la conexión con la India vendría dada por una “flipaera” como la que vd. comenta. Lo que no nos cuenta es si acabó igual de cabreado que los Beatles con el líder espiritual…

                                    • El dia 01.02.2011, carrascus dijo:

                                      Pues, al contrario que ellos, el Mahavishnu John McLaughlin siguió la senda que le marcaba su mentor en la fe ya para siempre. Incluso estuvo en homenajes a él por su fallecimiento y su nominación para el Nobel de la Paz y todo eso. Y además toda la vida ha intentado hacer proselitismo, unido a otros compañeros de creencias como él… ya sabe usted… el Devadip Carlos Santana, el Narada Michael Walden…

                                      • El dia 03.02.2011, Maese Rancio dijo:

                                        Buenassssssss.
                                        Voy a ser breve.
                                        He visto una foto de un chaval que conozco, posando con su banda después de un concierto, en la que sale Vidal, que pienso que puede ser su amigo que también escribe por aquí.
                                        El chaval del que hablo es Antonio Barrera, que fue jefe de prensa del Betis y ahora es representante de futbolistas. Lo mismo usted también lo conoce.

                                        • El dia 03.02.2011, carrascus dijo:

                                          Pues la verdad es que solo lo conozco de vista y de referencias.

                                          Esa foto que dice usted me imagino que será del grupo LA MIRADA, en el que Antonio Barrera era el cantante y Vidal era el bajista. El guitarra también es conocido de otros varios grupos: David Belmonte. Y se completaba con Eduardo del Toro en la batería.

                                          Creo que nunca les ví actuar siquiera… incluso les recuerdo de forma muy difuminada. Supongo que debió ser porque se movían más o menos cuando yo me fui a Huelva a vivir y pasé allí casi tres años. De hecho a Vidal le conocí hace pocos años, cuando comencé a moverme por la blogosfera.

                                          …bueno y todo esto si es que hablamos del mismo Vidal, porque ahora que caigo, nunca le he preguntado si este bajista era él, y siempre lo he dado por sentado. Pero sí, no creo que en la música sevillana se vaya a dar el caso de que que haya más de una persona con un nombre tan poco común como Vidal, y además con el mismo apellido…

                                          Oiga, D. Vidal, aproveche este espacio y aclárenoslo, ande.

                                          (Required)
                                          (Required, will not be published)

                                          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.