Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
EL EFECTO MARIPOSA
Carrascus

La muerte de J. D. Salinger, acaecida el pasado mes de enero, fue algo triste por lo que lo son también todas las demás muertes de las personas como él: el día en que se apaga la luz de la vida de cualquier gran figura artística nos recuerda que incluso los más poderosos solo pasan por aquí durante un corto espacio de tiempo.

Pero Salinger llegó a una edad bastante avanzada, los 91 años, y pasó la mayor parte de sus últimas seis décadas en reclusión, eludiendo obsesivamente la mirada de interés que sus libros… bueno, en realidad solamente su primera novela… generaban sobre él; y consiguiendo que su personalidad permaneciese oculta y apenas conocida.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Indochine – “Des fleurs pour Salinger”

Llevo flores para Salinger,
inquilino de un monasterio.
Flores para Salinger,
el diablo de los escritos desencadenados…

Pero dejadle guardar sus secretos,
su intimidad;
lo hace para protegerse,
está cansado de todas vuestras estupideces…

En una época en que la publicidad nacional e internacional va frecuentemente acompañada por el ascenso a la fama de gente que ni siquiera posee un talento identificable, parece una cosa fuera de este mundo que un hombre que quiso compartir su habilidad y sus ideas, o al menos las de ficción, prefiriese evitar la atención de los críticos, periodistas, fotógrafos, biógrafos, académicos y, sobre todo, de los fans.

De hecho, tal privacidad es una reliquia de otros tiempos. Hoy es imposible ver cualquier publicación que no contenga algún compromiso con algo que ayude a la promoción de un nuevo título. Hoy es imposible asumir que un texto tiene un valor genuino, o al menos potencial, sin que el aspirante a escritor quiera acceder a los medios de comunicación de gran audiencia. Y dudo que Salinger pensase que la literatura debía estar sometida a eso.

Pero la postura de Salinger tampoco me parece a mí que fuese la adecuada; a mí no me gustaba su aislamiento, al fin y al cabo los humanos somos humanos y queremos conversar y debatir, y charlar e intercambiar ideas… ¿por qué este individuo le tenía que negar al mundo las respuestas a algunas preguntas que tenía? Y no me refiero a preguntas invasivas de su intimidad, ni a preguntas insidiosas, o procaces, o voyeurísticas, sino a preguntas que genuinamente interrogasen al escritor sobre su arte y su talento, su enfoque y sus actitudes creativas…

Y no me pareció la postura de Salinger la más adecuada tampoco, por lo que tuvo que ver en el comportamiento de su lector más notable.

Cuando Mark Chapman disparó a John Lennon al salir del edificio Dakota, en Mahattan, hace ahora justamente treinta años, él no solamente llevaba consigo un venenoso deseo de asesinar a nuestra mayor leyenda del rock, sino también una copia del trabajo más conocido mundialmente de Salinger.

¿Había tenido Mark Chapman en el resentimiento adolescente de Holden Caulfield un modelo al que parecerse? ¿Había cultivado Mark Chapman una amargura tan empozoñada desde las semillas sembradas por el protagonista literario tan alienado y solitario que Salinger envió al mundo en 1.951?

Puede que sea un pensamiento sin una justificación plausible, pero no dejo de pensar que si Salinger no hubiese sido un tipo tan misántropo y tan determinado a permanecer oculto, a lo mejor Mark Chapman tampoco se hubiese convertido en un pistolero loco aquella terrible noche del 8 de diciembre de 1.980…

Quizás… y solo quizás… si Salinger hubiese sido una persona más abierta, más cercana, hubiese discutido las motivaciones que movían a Holden Caulfield, hubiese explicado las nociones que había detrás de “El guardián entre el centeno” en algún foro lo suficientemente ámplio para llegar al gran público. Quizás si él hubiese compartido algo de su análisis e inteligencia en vez de encerrarse en sí mismo durante todo ese tiempo, posiblemente el perturbado Mark Chapman hubiese comprendido el libro… y la vida también… solamente un poquito mejor. Y no se hubiese expresado a través de sus tendencias criminales de una forma tan horrorósamente excesiva como lo hizo hace justamente treinta años.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


John Lennon – “Watching the wheels”

Categorías: Simple twist of fate -

10 Comments

  • El dia 07.12.2010, zambombo dijo:

    Se puede creer, Carrascus, que aún no me he leído esa novela… Es curioso, porque es una de las habituales en los colegios e institutos, pero no fue ese mi caso, mi profesora optó por otras de Cela, Mihura o Camus.

    • El dia 08.12.2010, losmierdas dijo:

      …por aquel entonces ya tenía la costumbre de que fuera la radio quien me sacara del arrullo de Morpheo… aquel 9 de diciembre postfestivo, me despertó la noticia (respingo y desazón)

      • El dia 08.12.2010, juan antonio dijo:

        Recuerdo perfectamente el día fatídico, que este iluminado mato al John Lennon, mas que nada porque en los bares que solía recorrer en mi ruta diaria, que eran tres o cuatro, en todos sonaban ese día The Beatle…y yo que soy stoniano mas que escarabajo,,, ese día entendí un poco mas a the beatle, 30 años que nos dejo John, 30 años de leyenda

        • El dia 08.12.2010, zambombo dijo:

          A todo esto, no he dicho nada del día del asesinato. Pues bien: no recuerdo nada (tenía 9 años). Sabía quién era Lennon, mi padre me ponía cosas suyas, de Yoko y por supuesto de The Beatles, pero no tengo recuerdos específicos de ese suceso.

          La primera muerte de estrella del rock cuya noticia recuerdo fue la Freddie Mercury, y eso fue 11 años después de ésta.

          • El dia 08.12.2010, lu dijo:

            Tengo ahora mismo un “déjà vu” tela de gordo. ¿Esta entrada es nueva?

            • El dia 08.12.2010, carrascus dijo:

              Pues sí, Lu, es nueva… pero no es extraño ese “deja vu” ya que la relación entre Chapman, Salinger y el asesinato de Lennon es una teoría ámpliamente difundida a través de los años. No tienes más que, por ejemplo, abrir el Google y teclear “Mark Chapman Salinger” para tener una infinidad de referencias a ello. Lo que yo he querido hacer es un ejercicio algo más surrealista en el que, partiendo de la certeza de esta teoría (en la literatura no hay nada demasiado descabellado) sobre que Chapman se inspiró en el personaje de “El guardián entre el centeno” para cometer su crimen, elaborar la tesis de que podría haberse evitado si Salinger no hubiese sido tan búho y hubiese explicado las condiciones sobre las que se asentaban la frustración y la rabia de aquel personaje, tan controvertido y discutido al no poder conocerlo de primera mano, sino solamente a través de referencias subjetivas.

              Aquel fatídico día de hace treinta años estaba yo en la mili. Y fue uno de mis compis de cuartel, el Juanjo, de Mora la Nueva, el que, conociendo mis aficiones musicales, se dirigió a mí… “oye, Sevi, ¿te has enterado de que…?

              • El dia 08.12.2010, David González dijo:

                Pues yo, como Zambombo, ni me enteré del asesinato de John Lennon ni me he leído “El guardián entre el centeno”. Lo primero lo descubrí años después, cuando mi vecino me prestó los primeros discos de los Beatles y me lo contó, y lo segundo, pues espero ponerle remedio un día de estos.
                Saludos.

                • El dia 09.12.2010, Jose dijo:

                  Yo tambien tengo imagenes de la muerte de John Lennon, recuerdo que me enteré el dia 9 por la mañana temprano, sobre las 6 y media, me habia levantado para ir a la Universidad Laboral, por esa época estudiaba allí, y mi padre me dijo, “Niño, han matado a uno de los Beatles”, lo acaba de oir en las noticias, en la radio.
                  Imaginaros, así de pronto, recien levantado, yo adolescente total con 16 añitos, pues la verdad, casi no me lo creí, tampoco eran tan mitomano, y si, los Beatles me encantaban pero no fui de esos que lloro y demás.

                  • El dia 16.12.2010, jony dijo:

                    Esa mañana del 9 de diciembre de 1980 y mientras me vestía para ir al trabajo, mi padre me dijo: niño han asesinado a ese cantante que tanto te gusta, ¿que dices papá? sí ese de los Beatles, Lennon creo que se llama. Entre la falta de sueño y el desconcierto por la noticia, fuí dándome cuenta de la realidad que me disparaba en plena frente. Corrí al servicio, me encerré y empecé a llorar y tanto lloré que se ahogó mi corazón. Hoy y después de 30 años de aquello, la vida sigue su curso y todos estamos un poco más solos cada día.

                    • El dia 01.01.2011, Andres dijo:

                      Solo queria pasar y decir… feliz 2011. Me encanta el blog por cierto. Un saludo

                      (Required)
                      (Required, will not be published)

                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.