Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
EL QUINTO ELEMENTO
Categorías: Forever Young
Carrascus

Pues aunque lo parezca por el título, este post no va a hablar sobre aquella película favorita de la sra. Carrascus que tanto trabajito os costó encontrar en uno de los anteriores jueguecitos veraniegos.

Aún me quedan dias de vacaciones, pero ya va siendo hora de que comencemos con la actividad normal de la página. Y como en los años anteriores, el nuevo curso comienza con aquellos que (dicen que) dieron comienzo a la música que nos gusta: Los Beatles.

Llegadas estas fechas siempre tenemos una entrada recurrente sobre los cuatro de Liverpool, que siempre han tenido a su alrededor a alguien porfiando por ser el quinto. Y de eso sí vamos a hablar en el post… en realidad ¿quién fue EL QUINTO BEATLE?

Pues hay bastantes personas a las que se atribuye ese derecho, algunas de ellas con muchos más méritos que otras. Yo os voy a ir hablando a continuación de todas aquéllas a las que más veces se ha citado, y lo voy a ir haciendo en un orden marcado por los merecimientos que tuvieron para ser ese quinto Beatle.

Por supuesto, el orden establecido es totalmente personal y podéis mostrar en los comentarios vuestro desacuerdo con él, así como citar a algunos otros que se me hayan podido quedar en el tintero.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Your mother should know”

El que más se merece ser considerado como “el quinto Beatle” es, a mi parecer, BRIAN EPSTEIN, el manager que les lanzó al estrellato.

Desde la dirección de la parte musical de las tiendas que eran el negocio familiar, Brian tenía acceso a lo que ocurría en Liverpool, y se interesó por el movimiento Mersey Beat que estaba surgiendo, al que le vió muchas posibilidades artísticas y, como no, comerciales. Así que tras una breve charla con los Beatles después de haberlos visto en directo una noche en The Cavern arregló con ellos una cita para unas semanas después en la que fueron sentando las bases previas para su asociación.

Una semana después de la primera, el 10 de diciembre de 1.961 tuvo lugar la segunda reunión, en la que ya se acordó por completo que Brian Epstein se convertiría en manager de los Beatles durante un periodo de cinco años, a partir del primer día de febrero, con la cláusula de que cualquiera de las dos partes podía revocar este contrato avisando previamente con una antelación de tres meses. Las comisiones de Brian serían de un 10 o un 15 por ciento, dependiendo de los ingresos del grupo.

El contrato, ya debidamente redactado, se firmó el 24 de enero en la casa de Pete Best. Aunque no fue éste el contrato definitivo, ya que en octubre firmaron otro nuevo, también por cinco años, pero sin clausula de rescisión, y otro más en 1.963 en el que las comisiones de Brian ascendían al 25 por ciento.

Así que Brian se dedicó a pulir al grupo y su imagen. En el contrato de management se especificaba que “asesoraría a los artistas en todos los temas referentes a sus trajes, apariencia y construcción y presentación de su espectáculo musical”. En aquel momento los Beatles eran unos chavales bastante bastos, que en el escenario fumaban y masticaban chicle, se ponían a charlar con los fans entre las canciones, e iban vestidos de cuero negro. Brian les prohibió fumar y decir tacos en el escenario, les profesionalizó, y los vistió con elegantes trajes… incluso dio los pasos necesarios para recuperar las fotos que les habían ido tomando mientras estuvieron en Hamburgo, en la que se les veía en el escenario con toallas alrededor del cuello, o a John leyendo un periódico en calzoncillos… les consiguió sastres, fotógrafos, peluqueros…

También los fue sacando de The Cavern y arreglándoles conciertos como segundos de carteles encabezados por las grandes figuras que iban apareciendo por la ciudad; subió el caché del grupo por actuación y, como él era bastante nuevo en el negocio musical, se supo rodear de consejeros y expertos que muy pronto hicieron de los Beatles la banda más importante de la escena de Liverpool.

Pero lo que el grupo ambicionaba sobre todas las cosas era un contrato discográfico. Así que Brian echó mano de su posición en el negocio familiar, que movía entre sus nueve tiendas aproximadamente medio millón de discos, y contactó con EMI y Decca. El segundo de estos sellos fue el que mostró más interés por la banda, pero de todos es sabido que, tras escucharles en una sesión el día de año nuevo del ’62, en el último minuto les desechó en favor de Brian Poole & The Tremeloes.

Brian no se rindió en su búsqueda de discográfica y en mayo contactó con George Martin, que estaba en el sello Parlophone, y éste sí quedó convencido con las cintas convertidas en acetato que Brian llevó a la reunión que tuvieron. Ahí comenzó la carrera discográfica de los Beatles, ámpliamente conocida también por todos.

Con su primer single, “Love me do”, en la calle, y Pete Best reemplazado por Ringo, Brian Epstein les consiguió su primera aparición en la televisión, en el programa “People and places” de la cadena Granada, desde la que dieron el salto a la BBC y se convirtieron en asiduos de este medio.

La fama del grupo subió como la espuma; la Beatlemania fue ya imparable durante los siguientes meses y años, y Brian siguió guiándolos. Y en 1.964 conquistaron America. Brian había viajado allí a finales de 1.963 para negociar con Ed Sullivan una aparición en su famosísimo programa, y para firmar también un contrato con Capitol Records no solo para editar los discos de los Beatles sino para que el sello se gastase también una obscena cantidad de dinero, sin precedentes en el negocio de la música, para la promoción del grupo en toda la nación. Después siguieron las giras americanas, y las giras mundiales…

Y la figura de los Beatles fue creciendo a medida que la suya iba menguando. Su pérdida de interés en el negocio musical, su inmersión de lleno en el mundo de las drogas y los rumores de que los Beatles no iban a renovar el contrato con él cuando éste finalizase, hacían que Brian Epstein estuviese más interesado en arreglar sus asuntos mundanos para retirarse a España, donde vivir con tranquilidad.

No pudo lograrlo; la mañana del sábado 26 de agosto de 1.967 le encontraron en la cama, muerto de una sobredosis de carbitol. Solamente tenía 32 años.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“I’ll get you”

Y en nuestra visión de la figura de Brian Epstein hemos introducido a la segunda persona en importancia a la hora de ser considerado como “el quinto Beatle”. Se trata de GEORGE MARTIN, el productor y arreglista de la mayoría de las canciones que los Beatles grabaron.

George entró en la vida de la banda, como ya hemos visto, a través de Brian, quien le llevó, ya pasada a un buen acetato, la cinta de la sesión que presentaron en Decca. Y aunque no es que se quedase impresionado con ellos, pero sí que le gustó ese sonido áspero y crudo que tenían, y por eso quedaron de acuerdo en que los Beatles fuesen posteriormente al estudio número 3 de Abbey Road para escucharles mejor.

Allí le confirmó a Epstein que sí les firmaba el contrato discográfico. Un contrato que no penséis que era ninguna maravilla para los Beatles; inicialmente, el grupo tenía que grabar durante el primer año cuatro EP’s, percibiendo un solo penique por cada disco que se vendiese. Estas condiciones se mantendrían durante cuatro años, incrementando los royalties del grupo en un cuarto de penique más cada año. A medida que fueron pasando los años los porcentajes de ganancias de los Beatles fueron cambiando, pero ya véis que recibían un pago irrisorio por sus esfuerzos en los estudios de grabación comparado con el de otros artistas que les siguieron, como los Rolling Stones. Otro ejemplo de algo en lo que los Beatles fueron pioneros, y establecieron un rompimiento en la forma en que los grupos que les siguieron recibían sus royalties.

El primer disco que grabaron fue “Love me do”, que solo llegó al puesto nº 17 de las listas de ventas, algo de lo que George Martin culpó directamente a la compañía editorial del sello, por lo que prescindió de ella desde entonces para pasar los derechos del grupo a Northern Songs.

Con el segundo disco hubo cierto lío, porque George no estaba aún convencido de grabar material de los propios Beatles, y quería que grabasen “How do you do it”, que había escrito Mitch Mitchell. Pero los Beatles se opusieron y le presentaron una versión rehecha del “Please please me” que convenció al productor, que además se dio cuenta del extraodinario instinto que tenían para grabar canciones comerciales y desde entonces ya no intentó imponerles más su punto de vista…

Bueno, en realidad salvo en una ocasión; cuando en enero de 1.964, en París, les insistió para que grabasen en alemán a pesar de que los Beatles no querían. George les forzó a hacerlo, pero se dio cuenta de que de nuevo eran ellos los que tenían razón y de que no había necesidad de grabar nada en otro idioma. Nunca más volvió a imponérseles.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Komm, gib mir deine hand”

“Please please me” fue un número 1, como también lo fueron los siguientes 11 discos que grabaron. Lo curioso del caso es que el disco que George Martin consideraba que había sido el mejor de todos, el “Penny Lane”, con “Strawberry fields forever” en la cara B, fue el único que no llegó a la cima y se quedó en el puesto 2. Aunque con los siguientes discos volvieron a las andadas.

Al principio de grabar con los Beatles lo acostumbrado era que John y Paul tocaban las canciones con guitarras acústicas y George Martin les hacía sugerencias. Todo eso cambió con “Yesterday”. Esa fue la primera canción en usar orquestaciones, la primera canción en la que George Martin había escrito música para ellos, la primera canción que incluyó otros instrumentos aparte de los habituales de la banda. Con “Yesterday” comenzó una influencia cada vez mayor de George Martin en la música de los Beatles. Los discos se hicieron más sofisticados, y su aportación en ellos fue cada vez más importante. George Martin sentía que en las grabaciones anteriores a “Yesterday” cualquier ejecutivo del sello podía ponerse ante la mesa de grabaciones, pero que ahora estaban en un momento en que hacía falta su contribución para hacer que las producciones fuesen cada vez más complejas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Yesterday”

Hay una persona a la que sí se le pudo considerar como “el quinto Beatle” con todas las de la ley, porque durante un corto periodo de tiempo, cuando actuaban en Hamburgo, los Beatles no eran cuatro, sino cinco, y el quinto miembro era el bajista STU SUTCLIFFE.

Stu conocía a John y Paul desde que iban a la escuela y siempre había estado mezclado en sus proyectos musicales, a pesar de que él no era un músico bueno, sino un pintor. De hecho, pudo comprarse su primer bajo con el dinero que le dieron por uno de sus cuadros… un bajo que ni siquiera sabía tocar, y tuvo que enseñarle otro compañero martilleando el “C’mon everybody”. Durante todo el tiempo que Stu pasó en los Beatles sufrió las burlas de John y Paul, a pesar de que él, sin embargo, trajo algo intangible al grupo: un toque de estilo. Stu tenía un sentido artístico que desplegaba siempre tanto en la forma en que aparecía como en la que se vestía. Le dio al grupo otra dimensión con su aura de misterio, su pinta melancólica y su inteligencia. Fue él también quien sugirió que debían cambiar su nombre y llamarse Beetles, aunque John Lennon reemplazó la segunda “e” por una “a”.

Después de que llegasen a Hamburgo y fuesen descubiertos por los jóvenes estudiantes de la ciudad, entre los que estaba Astrid Kirchhrerr, los días de Stu con la banda estaban contados. Sobre todo por una cosa, porque Paul McCartney le quería fuera del grupo. Esto creó entre ellos fuertes tensiones, que desembocaron incluso en alguna pelea sobre el escenario, que los alemanes pensaban que era parte del show.

Stu pronto comenzó a interesarse más por los espectadores asiduos que venían a verles (The Exis, como les llamaban los Beatles) que por sus compañeros, sobre todo por Astrid, de la que se enamoró y con la que se marchó a compartir su ático. Así que cuando los Beatles regresaron a Liverpool en diciembre del ’61, Stu se quedó en Hamburgo. Por eso tuvieron que reemplazarlo en algunos conciertos con Chas Newby, un nombre que os sonará mucho porque es el que utiliza uno de nuestros comentaristas habituales. Después el bajo pasó definitivamente a ser propiedad de Paul.

Algún tiempo después Stu también volvió a Liverpool, e incluso llegó a tocar con la banda en algunos conciertos más, pero cuando recibieron la oferta de respaldar a Tony Sheridan en unas grabaciones, Paul insistió en que en ellas el bajo lo tocaría él.

Definitivamente fuera del grupo, Stu volvió a su primer amor, la pìntura, y se fue a perfeccionarlo a una escuela de arte de Hamburgo, donde estaban sus amigos artistas más cercanos. Una noche se cayó por las escaleras del piso de Astrid y desde entonces comenzó a sufrir fuertes dolores de cabeza y apagones mentales. La preocupación de sus familiares y amigos le llevó a visitar a innumerables médicos que no le encontraron nada malo, ni guiados por su ojo clínico, ni por los rayos-X o las pruebas que le hicieron. Durante ese periodo comenzaron también sus cegueras temporales. El 10 de abril de 1.962 Astrid le encontró inconsciente en la cama y llamó a una ambulancia. Stu Sutcliffe murió en los brazos de Astrid mientras le llevaban al hospital. Tenía 21 años. El resultado de su autopsia decía que había muerto de parálisis cerebral debido a una hemorragia en la cavidad derecha del cerebro. Los Beatles le seleccionaron como una de las figuras que aparecieron en la portada del “Sgt. Pepper’s”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Oh! darling”

Otro de los músicos que podrían optar al honor de ser “el quinto Beatle” es BILLY PRESTON, el teclista que padeció con ellos todas las sesiones del “Let it be”, y que después de eso también se quedó con casi todas las papeletas para el premio de ser nombrado “el sexto Rolling Stone”.

Billy se hizo amigo de George Harrison en Hamburgo, cuando con quince años formaba parte del grupo de apoyo de Little Richard. Después volvieron a encontrarse en Inglaterra cuando Billy Preston estaba de gira con Ray Charles, y esta vez George le presentó a los otros tres y compraron su contrato con Vee Jay Records para ficharlo en la Apple.

Billy Preton fue el primer músico, que no fuese uno de ellos cuatro, en aparecer en los créditos de un disco de los Beatles, cuando les respaldó en el single “Get back”, que fue editado como un disco de “The Beatles with Billy Preston”. Debido a eso, y a las demás canciones en las que también aparecía… “Let it be”, “I me mine”, “I’ve got a feeling”, “Dig a pony”… Billy comenzó a ser conocido como “el quinto Beatle”. Y casi más importante que su contribución musical , fue su contribución personal a la banda, ya que su presencia en los estudios ayudó muchísimo a suavizar las tensiones que lentamente iban creciendo en el seno de los Beatles.

En los tres años durante los que Billy estuvo en Apple editó también dos discos a su nombre, producidos por George Harrison, con la participación de muchos de los músicos de su entorno (Klaus Voorman, Eric Clapton, Keith Richard, Ginger Baker…), y tocó en casi todos los discos de aquella época de George, John y Ringo.

Continuó una carrera musical de mediano éxito con muchas grandes figuras, hasta que la cocaína y el alcohol le fastidiaron los riñones. Pasó muchos años atado a una de “mis máquinas de diálisis” hasta que la enfermedad pudo más que él y falleció en el 2.006.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Get back”

Y así hemos introducido la figura de KLAUS VOORMAN, el siguiente en la lista de merecimientos para ser considerado “el quinto Beatle”.

Klaus era un estudiante de arte que vivía en Hamburgo con su novia, Astrid, a la que ya conocemos. Fue tras una agria discusión con ella cuando una noche se fue de copas al barrio de St. Pauli, y al pasar por la puerta del club Kaiserkeller se sintió atraído por el rock and roll que estaban interpretando dentro Rory Storm & The Hurricanes. Pero todavía le sorprendieron más los otros chicos que salieron después, The Beatles.

Cuando hizo las paces con Astrid se la llevó una noche con él al club… algo que nunca debió haber hecho, porque la chica se enamoró del guaperas que tocaba en la banda, Stu Sutcliffe, que pasó a ocupar el lugar de Klaus en el corazón y en el piso de la chica. Pero Klaus de todas formas mantuvo el interés en el grupo y no perdió el contacto con ellos, incluso viajando a Liverpool, o mudándose a Londres cuando los Beatles estuvieron allí y reemplazando a veces a Stu en el bajo cuando éste ya no estaba con ellos.

Aunque no tocaba mal este instrumento e incluso en Liverpool formó una banda con otros dos músicos, tras la cual pasó a ser el bajista de Manfred Mann, Klaus siguió trabajando seriamente en la pintura y el arte en general, especializándose en cartelería, portadas, etc… y por eso fue por lo que los Beatles le propusieron que diseñase la portada del “Revolver”, por la que Klaus ganó un premio Emmy. Posteriormente sus litografías sirvieron para ilustrar discos de Ringo, de George… también el “Anthology” que se editó de los Beatles pasado el tiempo.

Cuando Paul McCartney hizo público su anuncio de que abandonaba a los Beatles se rumoreó que su puesto como bajista en la banda lo iba a ocupar Klaus Voorman, pero los ejecutivos de Apple lo desmintieron oficialmente una vez que Paul ganó el juicio que significó la desaparición oficial de los Beatles.

Durante los siguientes años Klaus siguió al lado de los componentes del grupo, participando frecuentemente en sus proyectos en solitario y convirtiéndose en un invitado muy popular en todas las convenciones sobre la banda. Después regresó a Hamburgo para convertirse en jefe de grabación de unos estudios.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“I’m only sleeping”

El siguiente en la lista sería la persona más cercana a los Beatles durante toda su carrera, su “tour manager”, NEIL ASPINALL.

Neil también conocía a Paul y a George de sus tiempos de instituto, pero sobre todo con quien mantenía amistad desde entonces era con Pete Best, con el que incluso compartía piso, y a través suyo entró a formar parte de la vida de la banda.

Los Beatles en sus inicios usaban el transporte público para desplazarse a los tugurios en los que tocaban, pero en febrero de 1.961 ya se hizo obvio que aquello no podía continuar así. Así que alquilaron a Frank Garner y su furgo para que les llevase, pero como éste era el portero del Casbah Club no podía atenderlos la mayoría de las veces, así que le propusieron el trabajo a Neil. Pete Best le propuso que se comprase una furgoneta de segunda mano, que no estuviese tan mal como para dejarles por ahí tirados, y ellos le pagarían 5 chelines por cabeza y viaje. Y así fue como Neil Aspinall dejó la contabilidad para entrar entusiásticamente en el mundo del showbusiness como el primer roadie de los Beatles. En julio del ’62, cuando la banda volvió de su segundo viaje a Hamburgo, Neil se convirtió oficialmente en el “road manager”.

La cosa estuvo a punto de irse al traste cuando echaron a Pete Best de la banda. Neil era íntimo amigo suyo y pilló un cabreo mayor incluso que el del propio Pete, que tuvo que ser quien le convenciese para que se quedase con los Beatles, ya que tenía el presentimiento de que iban a necesitar mucho sus servicios como conductor… una predicción que se quedó mucho más que corta.

Y a todos los sitios a donde fueron los Beatles, allá que fue también Neil con ellos. E incluso llegó un momento en el que necesitó un ayudante, por lo que contrataron a Mal Evans y Neil pasó a ser más el asistente personal del grupo. E incluso cuando los Beatles crearon Apple Records le nombraron a él director ejecutivo. Neil continuó administrando los asuntos de los Beatles incluso cuando Apple dejó de existir.

No ha habido nadie más cercano que él a los Beatles ni nadie ha tenido un conocimiento más cercano de los aspectos más privados de la vida de los cuatro. Siempre fue discreto, leal y siempre se mantuvo como una persona digna de su confianza. Siempre fue una persona de ésas que valían más por lo que se callaba que por lo que decía; y si hubiese llegado a escribir un libro sobre los Beatles tendría que haber esperado hasta su muerte, ocurrida hace un par de años, para haberlo publicado.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Penny Lane”

Hemos introducido ya también la figura de MAL EVANS; él sería el siguiente en la lista de merecimientos para ser “el quinto Beatle”.

Mal Evans trabajaba en la oficina de correos que había al lado del Cavern, y un día que se metió allí a comer algo en un descanso del trabajo le gustó tanto el club que se hizo asiduo de él y entabló amistad con George Harrison, con el que compartía la afición por los mismos tipos de música. George fue quien arregló las cosas para que Mal, que era un tipo grande y fuerte, se quedase en el club trabajando de “gorila” en la puerta.

Allí estuvo tres meses, hasta que Brian Epstein le ofreció el trabajo de ayudante de Neil Aspinall como road manager, ocupándose sobre todo de cargar y descargar el material, prepararlo en el escenario, etc… el curro más bajo de la escala de los roadies. Y aunque Mal estaba casado (y acababa de tener un hijo) y su mujer no quería que aceptase el trabajo, lo aceptó y viajó por todo el mundo con los Beatles.

Y como era el tipo que siempre “andaba por allí”, vigilándolo todo y pendiente de todos, muchas veces echaron mano de él cuando necesitaban a alguien en las grabaciones, y así resulta que Mal es el que toca el órgano Hammond en “You won’t see me”, canta en los estribillos de “Yellow submarine”, toca uno de los pianos en “A day in the life”, toca la pandereta en “Dear Prudence”, toca la trompeta en “Helter skelter”

Después de tres años trotando por el mundo con la banda, cuando los Beatles dejaron de hacer giras le nombraron asistente personal. Y en 1.968 entró a formar parte del cuerpo ejecutivo de Apple, ocupándose de las actividades de grabación… él fue quien, por ejemplo, descubrió al grupo Badfinger.

Tras el descalabro de Apple, Mal Evans se separó de su mujer y se trasladó a los USA, donde a pesar de escribir sobre sus experiencias con los Beatles no podía soportar el tedio que tenía ahora su vida en comparación con la que siempre había llevado, y eran frecuentes sus estados depresivos profundos. En una de sus crisis fue cuando la mujer con la que ahora vivía, incapaz de controlarlo, llamó a la policía para que le ayudasen con él. Mal se había encerrado en una habitación y cerca de él había una pistola de aire. Cuando los dos polis se cargaron la puerta y entraron a saco en la habitación vieron esa pistola e instantáneamente descargaron las suyas sobre el cuerpo de Mal, matándolo instantáneamente.

Sus cenizas y el último manuscrito en el que estaba ocupado fueron enviados a su viuda a Inglaterra, pero parece ser que se perdieron en alguna oficina de correos y nunca llegaron… aunque quizás esto solo sea una de las múltiples historias apócrifas que rodean a los Beatles.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“You won’t see me”

El siguiente de la lista es el jefe de prensa de los Beatles y escritor en la sombra de las memorias de Brian Epstein. Se llama DEREK TAYLOR.

Derek era un periodista musical que entró a formar parte de la vida de los Beatles cuando en mayo del ’63 fue a su concierto en el Odeon de Manchester para escribir una crónica sobre él. Después de eso viajó a Liverpool para entrevistar a Brian Epstein y poco a poco se fue interesando tanto en la banda que incluso fue a Hamburgo a rodar un documental para la BBC sobre las experiencias allí del grupo. Sus colegas le conocían ya como “el hombre de los Beatles”.

Visitó a las familias de todos ellos para familiarizarse con sus historias, escribía regularmente sobre la banda e incluso abrió una columna semanal en su periódico firmada por George Harrison, aunque en realidad era él mismo quien la escribía.

Cuando Barry Leonard, el asistente personal de Brian Epstein se enfadó con él y dejó el empleo Derek lo pidió. Brian se lo pensó algún tiempo pero terminó por ofrecérselo cuando Derek le escribió también su biografía, “A cellarful of noise” (Un sótano lleno de ruido), aunque fue el propio Brian quien la firmó.

Como ayudante de Brian, Derek viajó por todo el mundo con los Beatles, pero su aventura solo duró cinco meses porque en otro de los ataques de histeria de Brian, acusándole de ir por ahí vacilando en una de sus limousinas, dimitió de su empleo y se fue a los estados Unidos con su familia. Allí estuvo currando de consultor de relaciones públicas y sus primeros clientes fueron los Byrds, después representó también a los Beach Boys y fue uno de los organizadores del Festival de Monterey. Mientras se ocupaba de estos asuntos no soltó el bolígrafo y siguió como columnista habitual de algunas revistas del país.

Tampoco perdió contacto con los Beatles, de hecho él fue quien les presento a Harry Nilsson cuando anduvieron por los USA, y se cuenta que George Harrison se escribió enterita la canción “Blue jay way” en un rato que estuvo esperando en la antesala de la oficina de Los Angeles de Derek a que éste terminase unos asuntillos para irse los dos a comer.

Cuando los Beatles fundaron Apple Corps. pensaron en él como jefe de prensa, por lo que Derek regresó a Inglaterra con toda su familia y allí permaneció representando activamente a la banda hasta la disolución de la compañía, en que se incorporó a la Warner Bros. como jefe de proyectos especiales, y siguió en el mundo del periodismo musical y escribiendo los libros más interesantes sobre los Beatles, ya que él había formado parte de su mundo interior.

En los primeros años ’90 Derek volvió a Apple (a lo que quedaba de ella) para hacerse cargo del marketing de los proyectos que se iban a lanzar… la “Anthology”, la caja de la BBC, la reedición digital del catálogo original… y en ello estaba hasta que en septiembre del ’97 murió de cáncer.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Blue jay way”

Para el siguiente puesto de la lista he considerado al MAHARISHI MAHESH YOGI, consejero espiritual de la banda y el que, aunque de forma muy controvertida muchas veces, les ayudó a centrar sus vidas y sus carreras en unos momentos en que andaban muy necesitados de paz.

Para no repetirnos mucho sobre lo que ya escribimos de él, os enlazo el post donde ya lo hicimos y si queréis os dirigís allí.

Y aquí pasamos al siguiente de la lista, que es el más famoso de todos los guitarristas de rock: ERIC CLAPTON.

Una de las bandas en las que Eric estuvo, Cream, formaba parte junto con los Beatles del paquete que Brian Epstein llevó a Robert Stigwood. Así fue como floreció su amistad con George Harrison, que les llevó a trabajar juntos en algunos proyectos, entre ellos la canción “Badge”, que compusieron entre los dos, y que cuando los Cream la grabaron George participó tocando su guitarra bajo el nombre de “L’Angelo Misterioso”.

Después participaron juntos también en la grabación del disco para Apple de Jackie Lomax, también en el disco de George en solitario, “Wonderwall”, y posteriormente George le llevó como guitarra invitado en la grabación de “While my guitar gently weeps”, lo que significó el precedente para que otros músicos de sesión participasen en las grabaciones de los Beatles.

La participación de Eric fue posterior a la grabación de la canción, un overdub añadido, que al principio Eric no quiso grabar porque nunca había habido otros músicos en ninguna canción de los Beatles. Pero ese 6 de septiembre del ’68 George le convenció diciéndole que “la canción no es de los Beatles, es mía”.

La carrera posterior de Eric Clapton es ámpliamente conocida, y si acaso aquí vamos a apuntar la curiosidad de que en algunas de las ocasiones en que interpretaba solos en los discos de George Harrison su compañía discográfica le puso pegas y no le dejaba hacerlo, por lo que apareció en esos discos con el pseudónimo de Eddie Clayton, nombre sugerido por Ringo en recuerdo de una de los primeros grupos en los que estuvo de jovencito, el Eddie Clayton Skiffle Group.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“While my guitar gently weeps”

Y el último de la lista va a ser MURRAY “THE K” KAUFMAN, aunque solo sea por el hecho de que él fue quien inventó el término de “el quinto Beatle” para aplicárselo a sí mismo.

Murray fue el primer disc-jockey en acercarse a los Beatles cuando éstos fueron a los USA, y se hizo amigo de ellos y asiduo de su círculo, siendo una presencia sempiterna desde el backstage del “Ed Sullivan Show” hasta las ruedas de prensa previas a sus conciertos.

Aunque él ya se refirió a sí mismo como “el quinto Beatle” en la primera entrevista que hicieron los Beatles en su primera visita a los USA, éste era un término que no le gustaba e incluso se arrepintió de haberlo acuñado, pero su emisora de radio, la WINS (de donde echaron a Alan Freed tras el asunto de las payolas), vio el filón y no paró de utilizarlo hasta que lo popularizó en todo el mundo.

Y ya para terminar, aunque no tengan demasiados merecimientos para ser considerados como “el quinto Beatle”, sí que me gustaría citar a todos los otros baterías que pasaron por la banda: PETE BEST, que fue al que despidieron del grupo en favor de Ringo antes de que comenzase la carrera discográfica de los Beatles; ANDY WHITE, el batería de sesión de la EMI, que es al que podemos escuchar en las grabaciones oficiales de “Love me do” y “P. S. I love you” y JIMMY NICOL, el batería que se hizo cargo de las baquetas durante la gira de 1.964 por Australia, mientras Ringo estuvo enfermo.

Postdata: Los beatlemanos os queremos a todos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“P.S. I love you”

Categorías: Forever Young -

17 Comments

  • El dia 03.09.2010, lu dijo:

    Buenísimo, Carrascus, me he enterado de muchas cosas que no sabía, los Beatles son infinitos… Estoy de acuerdo con tu orden por importancia, aunque para mí George Martin está ahí-ahí de ser el primer quinto elemento. Y Billy Preston… para comérselo. El tío forma parte importante de muchos de mis discos rayados.
    ¡Pero falta Yoko! Mira que olvidarte de ella…
    beatles3.jpg

    • El dia 04.09.2010, carrascus dijo:

      No, mujé… no es que me haya olvidado; supongo que ya llevas bastante tiempo por aquí como para saber que soy un acérrimo partidario de ella y que incluso he tenido agrias discuciones con los demás comentaristas por defenderla, jejeje…

      Es que en realidad Yoko es tan odiada en los círculos beatlelianos que resulta que nunca la ha citado nadie como “el quinto Beatle”, como sí ha ocurrido con todos los del artículo.

      Pero bueno, con que tú y yo consideremos que sí se merece ese derecho, ya me vale… aunque ya verás como viene el Rancio poniendo pegas…

      • El dia 04.09.2010, losmierdas dijo:

        Si atendemos a la irrupción de la música pop como el hito mas trascendental de la cultura occidental en la segunda mitad del siglo XX, podríamos convenir que The Beatles se erigieron en el icono con mayor proyección sociológica y Brian Epstein, ideólogo y conductor del fenómeno, su verdadero y en cierto sentido, único responsable

        Pero si consideramos exclusivamente la prodigiosa evolución musical de un animoso cuarteto de provincias dedicado al saqueo del repertorio juvenil norteamericano, que acabó construyendo monumentos a la complejidad musical del calibre del Sargeant Pepper o el White Album, habríamos de considerar a George Martin no solamente el quinto Beatle, sino el primero y mas trascendental de ellos…

        Como ambas cuestiones son indisolubles, deberíamos acordar que no hay quinto sin sexto (y en mi opinión, primero sin segundo ex aequo)

        Juajua, opinar de los Beatles y cualquiera de sus circunstancias es encender un debate incendiario, lo que espero ocurra de inmediato, por el bien del hilo… salud y garrotazos!

        • El dia 04.09.2010, carrascus dijo:

          Pues estoy totalmente de acuerdo con su planteamiento, amigo Losmi…

          Y volviendo a hablar de basket, hoy por fien hemos visto a la selección española habitual. Ha sido un partidazo el que hemos disfrutado, tanto por parte de ellos como de los griegos, y lo mejor es que al final han ganado los españoles.

          Ahora contra Serbia el miércoles, que también tiene buena pinta el partido.

          Por cierto, como anécdota relacionada con la música… en la selección de los USA son todos negros excepto uno, que se llama Kevin Love. Y es sobrino de Mike Love, el de los Beach Boys.

          Y ahora nos vamos contentos a disfrutar del último trasnoche vacacional.

          • El dia 05.09.2010, Koloke dijo:

            Pues sí, gran partido: tenso hasta el final pero ganamos.
            Por cierto, me contó un amiguete (que sí sabe mucho de basket, no como yo) que el pick’n’roll lo inventaron (y bordaron) dos jugadores de la NBA. Estoy seguro de que usté sabrá perfectamente quiénes fueron…

            • El dia 05.09.2010, Maese Rancio dijo:

              Muy buen post y muy currado, Don Carrascus.
              Pero comete Vd. un craso error al olvidar al auténtico y genuino Quinto Beatle: George Best :)

              • El dia 05.09.2010, carrascus dijo:

                Me imagino, Koloke, que te refieres a Stockton y Karl Malone. No sé si en realidad lo inventaron ellos, pero sí que se les considera la pareja que más y mejor hicieron esta jugada.

                Coño, Maese, es verdad… a George Best le llamaban el Beatle en aquel tiempo. Fue la primera figura del fútbol en tener una vida parecida a la de una rockstar, jejeje… y cómo jugaba el jodío! Cuando lo tenían a él, la selección de Irlanda del Norte era alguien en el concierto futbolístico europeo… yo le ví jugar varias veces en la tele y en el campo del Sevilla contra España, y contra el Madrid con el Manchester United… nunca he visto un tío al que le fastidiara más que le quitaran la pelota, jejeje…

                • El dia 05.09.2010, Koloke dijo:

                  Efestivamente, Don Carrascus, a estos dos me refería.

                  • El dia 05.09.2010, zambombo dijo:

                    Da gusto volver de las vacaciones y encontrarse un excelente artículo “made in Carrascus” como este, interesante, completo y currado. Si me tengo que quedar con uno, mi voto va para George Martin; creo que las sus producciones fueron vitales para distinguir a los Beatles del resto de bandas.

                    No deja de llamarme la atención que la mayoría de las personas citadas ya hayan muerto, y algunas bastante jóvenes. Imagino que el rock and roll es lo que tiene…

                    • El dia 05.09.2010, carrascus dijo:

                      Pues sí, George Martin para ser el preferido por vosotros de entre todos los que alguna vez se postularon a “quinto Beatle”…

                      Se acabaron las vacaciones… a ver si mañana por la mañana me acuerdo de como se llega a mi trabajo…

                      • El dia 07.09.2010, jl ambrosio dijo:

                        Saludos, cuánto bueno por aquí.

                        Si hay que votar, el mio para Neil y Mel, ex-aequo, a muuuucha distancia de los otros que, al fin y al cabo, sólo estaban junto a los Fab4 en sus respectivos ámbitos (el estudio, el escenario, el despacho, etc). Ellos estuvieron allí siempre, pa’ lo bueno y pa’ lo malo. Y con una enoooorme discreción. Suele ocurrir que en torno a las leyendas suele haber siempre gente que, aún perteneciendo a su entorno más íntimo, mantiene un silencio vitalicio sobre todas estas cosas. Más o menos, salvando las distancias y barriendo para casa, como lo de Joaquin el Furgona o Ricardo con Silvio.

                        Y en cuanto a Billy Preston, baste decir que en los años de su ocaso el tío vino a Sevilla a hacer una aparición en el programa de Canal Sur que presentaba José Manuel Soto. Sic transit gloria mundi. Me reservo para mí la pléyade de anécdotas que me transmitió el tipo que tuvo que hacer de chofer y ayuda de cámara durante su estancia en Sevilla. Especialmente lo de su orientación sesuá.

                        PS : Hoy toca tomarse alguna birra por el alma de Keith Moon, fallecido hace ya 32 años tal día como hoy. ¡¡Yeah, Magic Bus!!!

                        • El dia 08.09.2010, dama dijo:

                          Yo que no soy muy beatlemaníaca, no puedo por más que rendirme ante la evidencia de que se ha currado un post de máster en Beatlemanía.

                          (Y sin que venga al caso, conseguí “Manuela”, la película que buscaba por cielo y tierra. Un compañero del foro del Rock Andaluz al que pertenezco, me la facilitó, foro que por otro lado, animo a todos a visitar.)
                          Besos.

                          • El dia 08.09.2010, carrascus dijo:

                            Pues muchas gracias, amiga Dama. Espero que le haya ayudado a mirar un poquito mejor a los Beatles, en todo caso.

                            Y si no es así, tampoco pasa nada… seguiremos teniendo nuestras diferencias culturales, que sin embargo, no nos distanciarán en absoluto… usted bética, yo sevillista; usted no es beatlemana, yo sí lo soy; usted es mucho de Sabina, y yo… he escrito el post nuevo sobre él…

                            Y ya me dirá que le ha parecido “Manuela”, aunque me temo que esa será otra de esas diferencias mencionadas, porque a mí no me pareció muy buena… exceto dos o tres escenas puntuales que ya le comenté.

                            Un beso.

                            • El dia 08.09.2010, carrascus dijo:

                              Y de nuevo vuelvo a ver un comentario del Ambrosio sin anunciar, jejeje… tiene razón en lo que dice; además no hay más que mirar la expresión de Neil y Paul en la foto del post en la que aparecen juntos… se nota que han andado juntos muchos caminos…

                              Lo de Billy Preston me lo cuentas en la próxima cerveza que echemos.

                              Y sí, también me he acordado yo hoy un poquito ya de Keith Moon.

                              • El dia 04.11.2010, chas newby dijo:

                                La verdad Don Jose es que no me he podido resistir a esperar unos días
                                porque ya estaremos inmersos en otros temas tan interesante o más que este.
                                La historia de los Beatles es como una escalera: todos los peldaños tiene su historia y todos son necesarios en ella.
                                Yo Habría divido el post en dos partes como los discos rojos y azules
                                e incluiría en cada uno de estos periodo a los personajes importantes de la historia.
                                Es obvio y creo que ya se ha comentado aqui que los dos personajes más importantes en su carrera son Epstein (parte comercial) y Martin (parte músical) sin ellos la historia hubiese sido radicalmente distinta. El propio Mike Smith (de Decca) reconoció que el nunca habria podido sacar el provecho que obtuvo Martin de los Beatles su colaboración sin sobrepasarlos ni manipularlos es quizas la más importante en tracendencia de la carrera de estos y creo que el fue le verdadero quinto Beatle.
                                Yo hecho de menos aqui alguna figura más trascendente en su historia
                                que la de alguno que aqui figura y posiblemente discrepemos.
                                Alan Williams se considera así mismo como el primer manager de los Beatles si él no les hubiese dado la oportunidad de ir a Hamburgo no hubiesen llegado muy lejos en su carrera, las discerpoancias económicas entre el Macca y Williams acabaron con su colaboración unos meses despues (pero es obvio que fue en su momento una figura transcendente)
                                Otra persona que también tuvo su importancia en sus comienzos fue Mona Best ella dio al embrión de Los beatles la primera oportunidad de actuar y durante tiempo fueron el grupo residente en su club y durante el año 61 hasta Epstein actuó como manager consiguiendoles actuaciones y mayores ingresos por actuación, todos ellos han reconocido su figura como transcendente en su historia incluso años despues de la expulsión de Pete best del grupo, (John Y George la llegaron a llamar la madre del rock’n’roll en lo que se refiere a su relación con Los Beatles).
                                Por cierto y en estricto orden cronológico Pete best es el quinto beatle (J,P,G;S y Best)por lo que si tiene “algun merecimiento para serlo”
                                Y de la importancia de Chas newby en Los Beatles no hablo porque sería barrer para casa 😀

                                • El dia 05.11.2010, carrascus dijo:

                                  Todos tienen merecimientos, claro… pero yo, si me tengo que quedar con alguno, estoy con Ambrosio. Con lo que dice en su comentario de ahí más arriba.

                                  • El dia 05.11.2010, chas newby dijo:

                                    Perdon, pero yo creia que os referiais a influencia en el desarrollo y evolución de la carrera de los beatles, si nos referimos a otros aspectos es obvio que ellos dos ganan por goleada y aun más Neil que estuvo desde el principio como conductor hasta ser director de Apple, pensar que en 1962 estuvo a punto de dejarlo por amistad con Pete, creo que es inimaginable las cosas que tuvo que aguantar a los beatles y qu se ha llevado a la tumba con discrección

                                  (Required)
                                  (Required, will not be published)

                                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.