VEINTE MANERAS DE COMBATIR EL STRESS

Como el anterior no os ha resultado demasiado difícil de resolver, vamos a continuar por ese camino, y os propongo otro jueguecito veraniego similar al anterior. Solo que esta vez, en lugar de los primeros trabajos de las estrellonas, vamos a descubrir sus aficiones.

Y aquí tenéis una lista de 20 de ellas. Como me parece que usando el Google no lo váis a tener tan fácil como con los trabajos, os he puesto dos o tres hobbys que es ámpliamente conocido quienes los practican, y de otro de ellos tenéis una pista definitiva en el propio post.

    1. Tiro al plato
    2. Coleccionar recuerdos de El Álamo
    3. Esgrima
    4. Trenes eléctricos
    5. Jugar al polo
    6. Ballet
    7. Jugar al golf
    8. Coleccionar arte
    9. Observar a los pájaros
    10. Jugar al cricket
    11. Apicultura
    12. Investigar sobre los ovnis
    13. Jugar al tenis
    14. Coleccionar sellos
    15. Pintar acuarelas
    16. Astronomía
    17. Coleccionar coches de carrera
    18. Atletismo (incluso se ha corrido una maratón)
    19. Magia negra
    20. Cazar con arco y flechas

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Rod Stewart – “Maggie May”

Y ahora la correspondiente lista de 20 estrellas musicales:

    1. Mick Jagger
    2. Rod Stewart
    3. Nick Mason
    4. Lars Ulrich
    5. Phil Collins
    6. Beyoncé
    7. Elton John
    8. Jiimmy Page
    9. Ted Nugent
    10. Dave Grohl
    11. Ron Wood
    12. Stewart Copeland
    13. Natalie Imbruglia
    14. Will Smith
    15. Brian May
    16. Jarvis Cocker
    17. Steve Vai
    18. Alice Cooper
    19. Marilyn Manson
    20. Robbie Williams

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ted Nugent – “Queen of the forest”

La mecánica del juego ya la conocéis del post anterior, así que no hay que explicar nada más.

Manos a la obra, y suerte para todos…

SOY CURRANTE Y TIRO P’ALANTE

El post nuevo también va a ser otro jueguecito, pero esta vez le voy a cambiar la estructura para que no sea una cosa de preguntas y respuestas, a ver si así participáis más gente, porque el anterior ha sido prácticamente cosa de tres o cuatro…

La idea partió de los comentarios del anterior post, en los que mencionábamos que el tío de The Killers había currado de botones antes de convertirse en mega-estrella, así que vamos a seguir por ese camino.

A continuación tenéis una lista de 20 trabajos:

    1. Tapicero
    2. Enterrador
    3. Profesor de lengua
    4. Crítico musical
    5. Limpiaventanas
    6. Bombero
    7. Celador de hospital
    8. Vendedor de aspiradoras a domicilio
    9. Carbonero
    10. Acomodador en un cine
    11. Vendedor en una franquicia de ropa
    12. Probador de bocinas de coches
    13. Gorila de discoteca
    14. Auxiliar de pompas fúnebres
    15. Informático de una tienda de cosméticos
    16. Empleado de banca
    17. Vendedor de donuts
    18. Instalador de alfombras
    19. Camarero cantante
    20. Vendedor de chuches

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The White Stripes (Jack White) – “I just don’t know what to do with myself”

Y ahora tenéis una lista de 20 rutilantes estrellas musicales:

    1. Snoop Dog
    2. Madonna
    3. Marilyn Manson
    4. George Michael
    5. Rod Stewart
    6. Frank Sinatra
    7. Coolio
    8. Brian Jones
    9. Sting
    10. Pat Benatar
    11. Elvis Costello
    12. Tom Jones
    13. Kanye West
    14. Kurt Cobain
    15. Van Morrison
    16. David Lee Roth
    17. Jonathan Davis
    18. Garth Brooks
    19. Jack White
    20. Ozzy Osbourne

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Korn (Jonathan Davis) – Word up!””

Se trata de que asociéis los dos grupos de forma que a cada trabajo le asignéis el nombre del rockero que lo hacía antes de forrarse con la música y abandonarlo para siempre.

Como véis aunque todos los trabajos están escritos en masculino, en la lista de nombres hay un par de chicas… si hubiese puesto sus trabajos en femenino hubiese sido muy fácil saber que eran ellas. Y he puesto nombres de músicos que ocupen todo el amplio espectro del gusto de los que pasáis por aquí, incluyendo algunos de vuestros favoritos.

Es fácil la mecánica, no? Y así además podéis participar todos aunque sea a ver cuantos acertáis. Lo podéis hacer por conocimientos, intuición, reducción al absurdo, por apoyo en las asociaciones que los demás escriban antes, por eliminación, o simplemente a ver si cae la breva. Yo os iré diciendo el número de aciertos que hay en cada quiniela que hagáis, a ver si así, atando cabos, alguien consigue el pleno de los 20.

Todavía no tengo muy claro como va a ir lo de los premios, dependerá de cómo vayan desarrollándose los comentarios… el que al final saque la lista completa será el ganador, pero seguramente habrá premio también para el que saque más aciertos del tirón, o para el que vaya acercándose más al resultado final, aunque luego se le adelante otro con el pleno… ya lo iremos viendo, tampoco es que esto sea nada serio, sino pura diversión.

Comencemos…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Frank Sinatra – Bad, bad Leroy Brown”

¿QUÉ FUE PRIMERO, LA MÚSICA O LA TRISTEZA?

Sigo con mis vacaciones y la redacción de nuevos posts no es una de mis prioridades. Pero ya sabéis que siempre he procurado que en estas fechas nunca esté el blog mucho tiempo sin actualizar. En años anteriores he dejado entradas programadas, o he refrito algunas cositas antiguas… este año la táctica es diferente, y habrá dos o tres juegos, así podéis volver al mismo post varias veces, aunque solamente sea para conocer las soluciones, y así éste tiene una vida algo más larga de lo habitual, lo que me permite mantener mi relajo estival de forma más cómoda. Ya tuvísteis el primero, en el que arrasó nuestro amigo el Maese Rancio. Hoy os propongo un juego de preguntas sobre cine; sobre cosas relacionadas con la música, claro está…

1) La primera pregunta va a ser muy fácil, para ir entrando en materia y calentando las neuronas. Todos habéis visto la película “Atrapado en el tiempo”, en la que Bill Murray se despierta una y otra vez la misma mañana de “el día de la marmota” cuando en su radio despertador suena una canción… hasta que una mañana se despierta ya en el día siguiente, y la canción que suena es…? me basta con que me digáis qué bandas son las que cantan las canciones… y si además me decís que canciones son, puntuaréis doble…

2) Y ahora una un poco más difícil. ¿Os gustan las pelis de zombies…? En una de ellas, uno de los muertos vivientes que aparece es el líder de un conocidísimo grupo musical. ¿Sabríais decirme el nombre de ese zombie?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-¿Hay muchos zombies ahí fuera?
-Yo no diría eso…


3)
Otra fácil, para alternar… seguro que también habéis visto todos “El gran Lebowski”. En esta película, El Nota le dice a sus colegotes que una vez trabajó de roadie (de pipa, para entendernos) de una banda de rock muy famosa… ¿qué banda era ésa?

4) Ahora una pregunta de superpoderes. En una película de superhéroes aparece el líder de otra famosa banda, interpretando el papel de un personaje que es capaz de teletransportarse… y seguro que vosotros sabréis decirme su nombre.

5)
Ésta es muy fácil… el Señor Marrón está intentando convencer a sus compañeros atracadores de que la canción de la que hablan va sobre “una chica que se lo monta con un tío que tiene la polla tela de grande”. ¿Qué canción es ésa, y quién la canta?

6)
Venga, otra fácil de saber… o al menos fácil de encontrar la respuesta. ¿Cómo se llama el grupo de rock de “Casi famosos”?

7) En una extraña película aparecía Dios también en una forma extrañísima. ¿Qué cantante interpretaba este papel de Dios?

8
) ¿Y qué grupo de rock sacó su nombre del de uno de los Gremlins? Ésta es fácil también, ¿no?

9)
Una de las pelis favoritas de la sra. Carrascus sirvió para que una conocida cantante ganase el Oscar a la mejor actriz. ¿De quién estamos hablando?

10)
En “El mundo de Wayne” los dos protagonistas majaras conocen a una estrella del rock. Sé que todos váis a saber decirme el nombre de esta estrella… pero puntuará doble quien diga también en qué ciudad le conocieron.

11)
En “Mullholland Drive” aparece también un cantante, pero ejerciendo otro oficio muy diferente. Ya os podéis imaginar que os pregunto por las dos cosas… nombre del cantante y su ocupación en la pelicula.

12)
Hay una peli de Drew Barrymore, de la que no os digo el nombre para que no os resulte tan fácil encontrar la respuesta en el Google, en la que Adam Sandler le dice a una chica que tiene puesta una camiseta de una conocida banda de rock que se la quite antes de que caiga una maldición sobre ellos y se separen… ¿qué banda de rock era ésa? Y… por cierto… ¿les cayó la maldición?

13) Venga, otra facilita… ¿qué nombre tenían los B-52’s en la peli de “Los Picapiedra”?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-Hagamos nuevos amigos… hay 4.000 personas más en el mundo…


14)
¿Quién es el invitado de “El último vals” que sale a tocar con un resto de cocaína colgando todavía de su nariz…?

15) Ésta es muy fácil… demasiado… una cantante que hemos visto últimamente en muchas películas hizo una de sus primeras apariciones en una infumable parodia sobre el cine de espías. ¿Me decís el nombre de la chica, y del personaje que interpretaba…? El nombre de la peli es mejor olvidarlo…

16) El asesino de “American Psycho” a veces parecía un comentarista musical frustrado. En la peli habla sobre un disco del que dice que es “una meditación épica sobre la intangibilidad”, y que sin duda ninguna es la obra maestra que compuso… ¿qué banda de rock? ¿Y si me dices también de qué disco se trata…? más que nada para que todos podamos rebatírselo…

17)
¿Cómo se llama el ficticio grupo de soul que sale en “El príncipe de Zamunda”?

18)
Llevamos ya 18 preguntas de cine y todavía no ha aparecido James Bond. Así que éste es el momento… ¿qué músico hace de malo en una de sus pelis?

19) En una peli de Bruce Willis (otra de las favoritas de la sra. Carrascus) también sale otro músico haciendo de malo… ¿quién… y en cual?

20)
Y por supuesto, si hablamos de cine también hay que hacerlo de Stallone. En una de las pelis de la saga de “Rocky” un cantante muy famoso calienta el ambiente antes de la pelea de Apolo Creed contra Ivan Drago… ¿qué cantante es ése? Puntúa doble quien me diga qué canción cantaba…

21)
¿Qué conocido cantante ha hecho en el cine de alienígena, de vampiro, de Pilatos, de Andy Warhol, de rey de los goblins… e incluso de sí mismo…?

22) En una película aparece un jovencito que es bastante buen músico, que se siente presionado por ir más allá de lo que logró su padre cuando también era joven. El personaje del padre lo interpretaba una estrella del rock verdadera… ¿quién es?

23)
Y a la inversa… Kim Bassinger interpretaba en una peli a la madre de una verdadera estrella musical. Sé que es muy fácil, pero ¿quién es su hijo?

24)
Y no podía faltar una de las pelis favoritas de todos a los que nos gusta la música: “High fidelity”. ¿Quién se le aparece en una ensoñación a John Cusack para darle unos consejos entre acorde y acorde?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-¿Quienes son ésos?
-Los Beta Band
-Son buenos
-Sí, lo sé


25)
Y venga… la última. En “Te quiero, tío”, el personaje de Sidney Fife se va con sus amigotes de visita a un sitio mítico que ha servido para dar el nombre a uno de los discos más famosos de uno de los grupos de rock más famosos… ¿sabes de qué grupo y de qué disco estamos hablando?

Y ya está… creo que hay preguntas para todos los gustos. Ya sabéis que no tenéis obligación alguna de participar, pero si os apetece pasar un rato divertido encontrando las soluciones y compartiéndolas con los demás, ahí tienes la sección de comentarios.

Yo sigo de vacaciones, pero andaré por aquí de vez en cuando…

Ah… quizás os hayáis preguntado el porqué del título del post. Consideradlo como la pregunta nº 26… 25 y la pirula, como decíamos de chinorris…

PRECAUCIÓN, AMIGO CONDUCTOR

Mi hijo aprobó el teórico en el último examen que hicieron en julio antes de las vacaciones, y ahora ha comenzado a dar las clases con el coche. Lo que pongo en vuestro conocimiento para que os mantengáis apartados de las proximidades de todos los coches que veáis con distintivos de autoescuelas rodando por Sevilla, si en algo aprecíais vuestra salud y la de vuestros vehículos. Como la sra. Carrascus y yo acabamos de empezar nuestras vacaciones, procuraremos coger nuestros respectivos coches lo menos posible, y me gustaría que todos vosotros pasáseis también con tranquilidad lo que queda del verano.

Y por esta asociación de ideas se me ocurrió escribir este post sobre los peores conductores de la historia del rock; pero al ser tiempo de asueto no me apetecía escribir una cosa llena de datos ni nada demasiado largo, así que he preferido presentároslo a modo de “pasatiempos”, que será más divertido. Yo os cuento lo que han hecho estas “figuras del volante” y vosotros tratáis de adivinar quienes son. No es muy difícil, ya veréis.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Acuérdate de tus niños, que te dicen con cariño, no corras mucho papá…

Arrestado el mes pasado por estrellar su Range Rover contra una de las tiendas de artículos fotográficos de Snappy Snaps en Londres, nuestro conductor nº 1 podría haber escapado bastante bien de esto porque en realidad fue un accidente menor. Pero para su desgracia, los ordenadores guardan muy bien los historiales, y eso perjudica mucho a los reincidentes. Y es que en el 2.007 a este tipo ya le habían retirado el carnet de conducir durante dos años cuando le encontraron semi-inconsciente en el interior de su coche, después de haberse cargado un semáforo, que todavía estaba bajo sus ruedas cuando le encontró la policía.

Como ya os digo, le quitaron el carnet dos años y se lo volvieron a dar el verano pasado. Y la noche del mismo día en que lo recuperó se pegó otra hostia contra un camión en la A34 de Berkshire. Él insistía en que iba sobrio… podría ser; pero lo que es sorprendente es que esté todavía vivo después de ese accidente.

El conductor nº 2 siempre ha dicho que es bueno conduciendo, pero los hechos se han encargado de desmentirle. Y es que a finales de los años 60 su afición por la heroína le hacía muy propenso a quedarse dormido mientras conducía, por lo que en 1.969 estrelló su Mercedes antiguo de la época de los nazis, no una vez, sino dos. Y no lo estrelló mas veces porque en esa segunda vez el coche se cayó rodando por un terraplén después del accidente y se quedó para la chatarra.

Pero a pesar de la gravedad del porrazo, nuestro conductor no aprendió la lección, y en mayo del ’76 se salió con su Bentley de la autopista M1 atravesando un seto y rodando durante mucho rato sin control por el campo. Afortunadamente, todos los ocupantes escaparon ilesos de aquello, incluyendo a su hijo de 7 años.

Como nuestro conductor nº 3 es menos conocido, os daré la pista de que es un rapero, que ya sabéis que son muy proclives a tener coches carísimos, aunque no lo sean tanto a conducirlos adecuadamente.

Lo primero que se recuerda de él en cuanto a follones automovilísticos fue cuando en junio del 2.004 intentó ahorrarse los 9 dólares que le costaba el parking del aeropuerto de New York diciéndole al guarda que era un agente del FBI que perseguía a uno de los malos y aceleró su Ford todoterreno saliendo de allí sin esperar siquiera a que le subiesen la barrera.

Después de aquello partició en varias persecuciones policiales por conducir bajo la influencia de algunas drogas, y la policía le mantenía fichado como uno de los mayores peligros de las carreteras del estado. Hasta que en una de esas persecuciones provocó un grave accidente múltiple con otros tres coches en el que resultaron gravemente heridos la conductora de uno de ellos y dos de los policías de paisano que le perseguían.

Nuestro conductor nº 4 se las apaña muy bien sentado ante las teclas de un piano, pero no tanto sentado ante un volante. En junio del 2.002 incrustó su Mercedes en un poste que había cerca de su casa de Long Island. De aquello escapó bien, tanto física como legalmente, sobre todo porque inició un programa de rehabilitación contra el mucho alcohol que tomaba. Pero al año siguiente se volvió a empotrar en un árbol y esta vez tuvieron que ir los bomberos a sacarlo de entre los restos de chatarra.

Sus desventuras automovilísticas no terminaron ahí, ya que otro año más tarde perdió el control de su Citröen 2 CV de colección, cuando lo cogió unos momentos para ir a comprar una pizza y derrapó con él en una curva para ir a estrellarse contra una casa.

A nuestro conductor nº 5 le paró la policía cuando vieron a un Jaguar que se movía muy erráticamente por las calles del East London en el 2.006. Cuando le pidieron los papeles descubrieron que no tenía carnet de conducir… porque el nota no se había molestado en solicitarlo y recogerlo, a pesar de que había aprobado los exámenes.

La historia se volvió a repetir el verano pasado, cuando intentaba atravesar con su Mercedes las calles del centro de Gloucester, conduciendo totalmente borracho.

El último follón en el que se ha visto envuelto ocurrió este pasado mes de marzo, cuando la policía fue a arrestarle acusado de haber provocado un accidente tras el que se dio a la fuga. Al final se aclaró que no había sido él, sino su manager, al que le había prestado su Daimler.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Había un peligro en la carretera. No me importaba, porque era yo…

Nuestro conductor nº 6 es uno de los más firmes candidatos a este título de “peor conductor de la historia del rock”. Algo que se aprecia solo con deciros que en septiembre de 1.988 escapó apuntando con una pistola que sacó de la guantera al policía que le paró en Georgia, provocando una persecución posterior a toda velocidad, de ésas que se ven en las pelis, que solo terminó cuando los perseguidores lograron reventarle a tiros los neumáticos. Cuando le hicieron un análisis de sangre descubrieron que estaba hasta el culo de “polvo de ángel”, por lo que le condenaron a seis años de cárcel, de los que cumplió tres.

Nuestro conductor nº 7 es una mujer (la única de este top 10), y parece que le resulta tan difícil controlar sus coches como su propia carrera musical. En febrero del 2.006 la fotografiaron conduciendo con una mano mientras con la otra sujetaba a su hijo de cinco meses, al que llevaba sobre sus rodillas. En vez de avergonzarse de ella misma, arremetió contra los paparazzi, que son muy agresivos, diciéndoles que deberían avergonzarse de acosar así a los famosos.

Un año más tarde golpeó a otro coche mientras intentaba aparcar en Los Angeles, y aquí, además de los fotógrafos que siempre la rodeaban, intervino también la autoridad… por lo que se descubrió que la tía no tenía el carnet de conducir.

Pero no creáis que la falta de él le impidió seguir conduciendo, porque pocas semanas después, huyendo de los fotógrafos, pasó con su Mercedes descapotable por encima de los pies de uno de ellos… y ni siquiera se paró para pedirle perdón. Qué tía más pedorra, no?

El conductor nº 8 de nuestro ranking fue de los que vivió muy rápido y murió muy joven. Trágicamente, también lo hizo su chófer, quien en enero de 1.970 se enfrentaba a una cuadrilla de skins que se burlaban de su jefe y de su mujer a la salida de un pub en Hatfield. Nuestro conductor, a pesar de que no tenía carnet de conducir, se puso al volante de su Bentley e intentó salir huyendo de allí pasando por entre los alborotadores. Pero a cien metros escasos tuvo que parar porque algo hacía que el coche no avanzase como debiera. Al bajarse descubrieron que el cuerpo del chófer estaba todavía debajo del coche, con la cabeza aplastada por los neumáticos.

El conductor nº 9 se ha pasado la vida siendo un peligro para sí mismo, pero cuando se ha puesto al volante también lo ha sido para todos los demás. En diciembre de 1.984 decidió ir a por más cerveza, porque en la fiesta en la que estaba ya se habían bebido toda la que tenían, por lo que os imaginaréis que ya iba bastante cocidito. El resultado fue que estrelló su Ford Pantera contra un Volkswagen, muriendo de forma fulminante su acompañante, otro conocido músico de una banda colega, y resultando gravemente heridos los ocupantes del otro coche. Aquello le acarreó el tener que pagar 2 millones y medio de dólares como compensaciones, y aunque el tío dice que desde entonces está muy afectado por lo ocurrido eso no ha impedido que este mismo verano haya vuelto a ser detenido en Las Vegas por conducir de nuevo borracho.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Hay que parar porque la niña tiene irresistibles ganas de mear…

Y nuestro conductor nº 10 es en realidad un pirado de los coches, que solamente vive para ellos (aparte de la música) y que posee una buena colección de automóviles antiguos, a los que le gusta conducir de vez en cuando, causando varios altercados.

Y uno de ellos se pudo ver en la tele, en un reality de ésos de la cadena Sky, echándose una carrera en Silverstone con otros famosos. A una de las cantantes que participaban la empujó, a más de 150 kilómetros por hora, sacándola de la pista y haciendo que se estrellase contra las barreras de protección. La chica, aunque no con heridas de excesiva gravedad, tuvo que ser trasladada en helicóptero al hospital, mientras él celebraba haber conseguido adelantar a otro de los participantes justo antes de acabar la carrera y ser, por tanto, el primero en llegar a la bandera de cuadros.

Os dejo la sección de comentarios para que probéis suerte. Y si se os ocurren algunos conductores más no dudéis en decirlos. En España ha habido varios casos, claro, pero nos pillan más de cerca sus tragedias… el chaval aquél de Los Bravos, Bruno Lomas, Cecilia, Jesús de la Rosa, Nino Bravo, Tino Casal, Ana Curra (muriendo Eduardo Benavente en el hostión que se dio con su Seat Ronda), Miguel Bosé (que casi se mata con su Land Cruiser)… además de que eran conductores que tuvieron mala suerte en un momento puntual de desgracia y no tenían detrás toda una carrera de meteduras de pata, como los de nuestro post.

HUMOR INGLÉS

Se dice que las aficiones que tiene uno dicen mucho sobre su personalidad. Estoy seguro de que todos sabéis quien es LEMMY KILMISTER… sobre todo si en vez de referirme a él con ese nombre lo hacemos con el de Lemmy Motorhead. De la misma forma, estoy también seguro de que no sabríais decirme ningún otro nombre de los componentes de Motorhead sin mirar el Google… pero eso ahora no viene al caso.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The hammer”

De lo que vamos a hablar es de la afición de Lemmy, que es el aeromodelismo y tiene su casa llena de montones y montones de aviones de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo de bombarderos alemanes.

Y esa obsesión la incluyó en el montaje de los escenarios de los conciertos de la gira de Motorhead en 1.979. Lemmy estuvo experimentando para ello con una enorme cantidad de cachivaches, y con luces, con flashes, con disfraces, bigotes, verrugas, más flashes cegadores, y unos altavoces de un tamaño y peso aproximado a los del propio local en el que fuesen a actuar. Pero, por encima de todo, lo que más iba a llamar la atención era una maqueta a tamaño natural de un bombardero Lancaster inglés, que colgaba de unos rieles del techo y salía al escenario a la vez que ellos.

Uno de los conciertos de esa gira de 1.979 lo iban a dar en la ciudad alemana de Dresde, que tiene tras de sí una triste historia que vamos a rescatar a grandes rasgos ayudados por la Wikipedia y otras páginas de internet:

El bombardeo de Dresde se llevó a cabo hacia el final de la Segunda Guerra Mundial por parte de la Royal Air Force británica (RAF) y las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos (USAAF). Fueron cuatro ataques aéreos consecutivos que se realizaron entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, aproximadamente doce semanas antes de la capitulación de la Alemania nazi. Durante los mismos, entraron en acción más de mil bombarderos pesados, que dejaron caer sobre la ciudad cerca de 4.000 toneladas de bombas altamente explosivas y dispositivos incendiarios, arrasando gran parte de ella y desencadenando una tormenta de fuego que consumió el centro histórico de la misma. El número de víctimas varía enormemente en función de la fuente, pero la línea mayoritaria en la historiografía actual lo sitúa entre 18.000 y 35.000 muertos. El ataque sobre Dresde ha anidado en el subconsciente popular como paradigma de la destrucción y los horrores de la guerra.

En la actualidad sigue siendo uno de los episodios más polémicos de la Segunda Guerra Mundial y todavía persiste el debate sobre si la capital sajona era un objetivo de interés estratégico, tal y como aseguran fuentes militares aliadas, si por el contrario el bombardeo fue una represalia desproporcionada e indiscriminada o incluso si pudo tratarse de un crimen de guerra.

Los primeros aparatos que alcanzasen Dresde serían dos escuadrillas de bombarderos ‘Lancaster’, compuestas por un total de 245 aviones de ese tipo. El grupo de ataque transportaba alrededor de unas 75 bombas incendiarias. La idea era primero destruir ventanas y techos con explosivos y luego hacer llover las bombas incendiarias para llevar el fuego a las casas tocadas produciendo tempestades de chispas que se filtrarían por las ventanas y techos destrozados, prendiendo fuego a las cortinas, tapices, muebles, vigas, etc.

La primera ola de ataque reemprende la ruta de regreso, siendo cubierta por nuevas fuerzas que abrieron fuego sobre Dresde a la 1:30 de la madrugada, con otros 529 aviones ‘Lancaster’, que en total transportaban 650.000 bombas incendiarias más.

Cuando todo terminó, durante 10 minutos otro ‘Lancaster’ equipado con cámaras hizo el recorrido filmando la dantesca escena para la sección cinematográfica de la RAF. Esta película ahora se conserva en el ‘Imperial War Museum’, siendo uno de los más siniestros testimonios de la Segunda Guerra Mundial, y en el que se puede comprobar como Dresde no estaba defendida, ya que no aparece en la cinta ningún proyector y ninguna batería antiaérea.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Bomber”

Volviendo a Lemmy, éste es un tipo obsesionado con las relaciones anglo-alemanas, específicamente con las partes en que esas especiales relaciones se basaban en darse por culo los unos a los otros. No solo colecciona todas esas maquetas de aeromodelismo, sino que también es famosa su colección de memorabilia nazi, un hobby que le ha llevado algunas veces a ser acusado de tener tendencias de extrema derecha. Pero para ser sinceros, esto en realidad más que una indicación de que Lemmy abogue por el genocidio o la ascendencia de la raza aria, es una indicación de que el tío está loco por los uniformes. En una entrevista en un “Waste Music” del 2.004 decía esto:

A los chicos malos siempre nos han gustado los uniformes. Napoleón, los confederados, los nazis… todos tenían unos uniformes del carajo. Lo que quiero decir es que el uniforme de las SS era de puta madre, jodídamente brillante! Ellos eran las estrellas del rock de su tiempo. ¿Qué quieres que te diga…? Es que se veían muy bien con ellos. Pero que no me llamen nazi porque yo tenga uniformes…

Y puede que tenga razón, mientras más diabólico e hijoputa era un ejercito, más chulo era su uniforme. Pero los más críticos contra Lemmy también hacen notar la Cruz de Hierro que lleva incrustada en su bajo. Bueno, ¿y qué? Solo porque un tío lleve el símbolo del ejercito alemán, y por asociación, del Holocausto, en su instrumento musical no significa que sea un nazi.

Ni tampoco porque sea el orgulloso propietario de una daga de las SS y de un rarísimo sable Damascus de la Luftwaffe, que vale por lo menos 10.000 euros.

De lo que ya no estoy tan seguro con respecto a su ideología es del hecho de que haya declarado que muchas de las cosas del Holocausto han sido exageradas por los historiadores, y de la admiración que profesa por Goering:

Él es el único al que admiro absolutamente, en parte porque este poderoso jefe de la Luftwaffe extendió el poder de la Gestapo, la policía secreta de los nazis, y asumió toda la culpa cuando le juzgaron en Nuremberg después de la guerra. Su suicidio, horas antes de que le ahorcaran, fue fantástico.

¿Veis? En realidad Lemmy es un tipo con un sentido del humor muy agudo…

…lo que nos lleva de nuevo a esos conciertos de su gira del ’79, a la que llamó “Motorhead Bomber Tour”, y que esta noche estaba en Dresde, con el bombardero Lancaster colgado de sus rieles, esperando a hacer su aparición al mismo tiempo que saliese a tocar el grupo.

Lemmy y su banda ya estaban preparados para tocar su primera canción. Y las luces se encendieron todas a la vez iluminando la enorme máquina de guerra británica que, por encima de sus cabezas, avanzaba hacia el público.

“Buenas nooooocheeeeees, Dresdeeeeeeeeeeee”, aulló Lemmy. “Apuesto lo que queráis a que hacía tiempo que no veíais uno de éstos por aquíííííí…………..”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The ace of spades”

LA SÉPTIMA VEZ QUE NOS CITAMOS EN SEVILLA

La Cita en Sevilla de 1.990 nació marcada por el mal rollo cuando la verdad es que desde el principio lo tenía todo a favor. Se contaba con un presupuesto de 143 millones de pesetas, de los que la División Cultural de la Expo ’92 iba a aportar 25. Y con las contrapartidas que implicaba esa aportación llegaron las discordias.

La Sociedad Estatal de la Expo ponía a disposición del Ayuntamiento 25 millones para esta Cita y 30 para la próxima, 13 millones más para el programa de Música Antigua de estos dos años, y otros 50 para la Bienal de Flamenco. Y en contrapartida, el Ayuntamiento cedía durante la celebración de la Expo a la Sociedad Estatal de forma gratuita todos los espacios escénicos municipales: el teatro Lope de Vega, el Teatro Alameda, el Auditorio del Prado, el Casino de la Exposición…

Sin embargo la oposición municipal consideró este trato como un “nuevo intento de avasallamiento de la ciudad por parte de la Expo”, y se negó en redondo a firmarlo. En realidad el problema de fondo era que durante 1.991, antes de la celebración de la Expo, habría nuevas elecciones municipales, y como los socialistas estaban ya tan quemados, prácticamente nadie confiaba en que volviesen a tener mayoría y nadie quería que se llevasen ellos los beneficios de estos dos años, y le dejasen la cultura hipotecada en el ’92 cuando el alcalde fuese de otro de los partidos. Jaime Bretón, concejal del grupo popular lo dejó bastante claro al decir que el alcalde Manuel Del Valle sabía que iba a perder esas próximas elecciones y que estaba buscándose un carguito como Consejero Delegado de la Expo, mientras el presidente de ésta, Jacinto Pellón, aspiraba a subir peldaños en la política sevillana: “Si Pellón quiere ser el alcalde de Sevilla, que se presente a las elecciones y las gane”.

A los populares se unieron los andalucistas, porque Rojas Marco aspiraba (cosa que conseguiría) también a la alcaldía, y los de Izquierda Unida, porque, aunque les daba igual todo aquello, se acogieron al viejo aforismo de que “al enemigo, ni agua”.

Por lo tanto el contrato inicial fue rechazado sin ser aprobado y durante varias semanas todos se enzarzaron en guerras particulares, bastante sangrientas algunas veces, hasta que se pusieron de acuerdo en la redacción de uno nuevo que tenía consenso general. Cuando este nuevo acuerdo vio la luz, la prensa nos lo presentó como un triunfo de la oposición, que había obligado al Ayuntamiento a aceptar todas sus modificaciones y enmiendas, y habían logrado un nuevo texto más equilibrado. Los partidos de la oposición brindaban sonrientes, y uno se temía lo peor…

Pero te ponías a leer el nuevo acuerdo… y en realidad la modificación más “importante” que se veía es que donde antes decía “el Ayuntamiento cede el uso de sus espacios escénicos a la Expo”, ahora dice “el Ayuntamiento da prioridad en el uso de sus espacios escénicos a la Expo”. ¿Y para esto tantas hostias y tanta mala sangre? Porque la participación económica de la Expo seguía siendo la misma, y prácticamente todo quedaba igual salvo algún matiz pamplinoso como que en la publicidad, en lugar de poner “Expo ’92-Ayuntamiento”, pondría “Ayuntamiento-Expo ‘92”

Así que para el presupuesto de la Cita en Sevilla se podía seguir contando con los 25 millones de la Expo. El Ayuntamiento ponía 43, con lo que incrementaba sensiblemente su participación con respecto a años anteriores, y los otros 75 millones restantes salían de las arcas de la Junta de Andalucía y de la Universidad, y de los bolsillos de promotores privados y empresas colaboradoras que asumían el riesgo de participar activamente en el desarrollo de la Cita.

Y ésta comenzaría el 20 de abril porque la Expo ’92 quería que la gente se fuese acostumbrando a esa fecha ya que ésa misma iba a ser la de la inauguración de la gran muestra dos años más tarde. Y para empezar a lo grande, la Cita se iba abrir con el artista internacional de más prestigio mundial en ese momento: Phil Collins.

Y ahora volvemos un poco hacia atrás de nuevo para preguntarnos si en las encarnizadas negociaciones antes mencionadas no hubo algo oculto, ni algún mosqueo no publicado de la Sociedad Estatal de la Expo, ni algo extraño de lo que nunca tuviésemos noticia. Porque cuando el día 3 de abril fuimos todos al Casino de la Exposición para la presentación del programa de la Cita nos encontramos con que ésta iba a comenzar el día 21 de abril con la actuación de Kool & the Gang. Phil Collins y la fecha mágica se habían caído del cartel.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Kool & The Gang – “Celebration”

Así que en la noche del sábado, día 21, aunque la banda elegida no tenía mayor interés para mí, me encaminé al Auditorio para presenciar el espectáculo de 325.000 watios más 8 cañones de luz, 25.000 watios de sonido y 16 músicos en el escenario que prometía la publicidad. Y más o menos se cumplió aquello; el problema fue que la cantidad de gente empleada en la organización y desarrollo de dicho espectáculo fue casi mayor que la cantidad de gente que pasó por taquilla. Los espectadores no llegábamos a mil ni contándonos generosamente. Aquella fue la inauguración más pobre de todas las Cita en Sevilla que se llevaban celebradas.

Y con el segundo de los conciertos previstos para el viernes siguiente, día 27 de abril, continuó la desventura; porque si en la anterior ocasión en que se anunciaron Kid Creole & the Coconuts, su concierto se tuvo que suspender por el retraso con el que la banda llegó a Sevilla, ésta vez fue la lluvia la que obligó a suspender de nuevo su actuación. Aunque en realidad casi mejor que fuese así, porque apenas se habían vendido entradas para verles. Definitivamente, Kid Creole no ha tenido suerte con Sevilla.

Hubo que esperar a que se terminase la Feria para reanudar la Cita, y por eso no hubo ninguna nueva actuación hasta el siguiente viernes, 4 de mayo. Esa noche el escenario del Auditorio lo ocupó Duncan Dhu, en un concierto organizado por la Universidad Hispalense (que esta primavera estuvo muy prolífica) para que sirviese de contrapeso a otras actuaciones de audiencias más minoritarias que también organizaría. Se sumaba así la Universidad a la programación de la Cita en el Auditorio por partida triple, ya que después vendrían los conciertos de La Guardia y Lito Vitale, y quizás debió haber programado también allí el concierto de reaparición de Gualberto después de diez años, ya que el salón de actos de Arquitectura se le quedó pequeño el día 8.

Duncan Dhu aparecían por aquí estrenando la nueva gira por España y Europa que iban a hacer ahora que se habían convertido en grupo multitudinario, que volvía de una extensa gira por los USA, adonde habían llegado de la mano de la inclusión de su canción “Herida de miel” en la banda sonora de “Dick Tracy“, interpretada con Ofra Haza. El concierto lo abrieron de forma contundente, con las canciones más guitarreras de su último disco, “Autobiografía”, que fue la base del repertorio. Y eso fue lo peor también, porque sus treinta canciones eran tan irregulares que por fuerza el concierto tenía que terminar siendo también así, a pesar de que al menos incluyeron diez de sus éxitos anteriores. A mí me parecieron tan empalagosos como siempre, cosa que al sector femenino de la audiencia no parecía importarle, y solo se arriesgaron un poco con algunos ritmos jazzísticos que salían, sobre todo, del teclado de Luis Lozano, sin duda ninguna el mejor instrumentista de los 14 que había sobre el escenario.

Todos sabemos que cuando un concierto es gratis va mucha más gente que cuando hay que pagar; pues bien, Duncan Dhu son la demostración palpable en esta ciudad: apenas un par de años después actuaron gratis en la Expo y abarrotaron la plaza Sony y los alrededores, congregando a 120.000 espectadores, en el que pasa por ser el concierto de mayor afluencia de público de la historia del rock español. Y sin embargo esta noche fueron escasos lo espectadores que asistieron pagando las mil pesetas de la entrada.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Duncan Dhu y Ofra Haza – “Herida de miel”

Después de los desastrosos taquillajes obtenidos hasta ahora, el grupo popular volvió a la carga, acusando al Ayuntamiento de irresponsabilidad a la hora de hacer una programación abocada al fracaso y que estaba generando unas pérdidas que iban a tener que sufragar con el dinero del contribuyente. Y que hubiese sido mejor que en lugar de programar dieciseis conciertos durante un mes y medio, el dinero se hubiese empleado en solo tres conciertos de gran nivel internacional, como han hecho en otras ciudades, que van a contar con las actuaciones de Phil Collins, los Rolling Stones y Elton John.

Aquí sin embargo nos teníamos que conformar con No me pises que llevo chanclas, que el jueves, día 10 de mayo, venían a hacer la presentación oficial de su segundo LP, el “Buenos días, te lo juro”. Y ya véis, con ellos se produjo la primera buena entrada de la Cita de este año, que hasta ahora estaba pasando con muchísima más pena que gloria.

Yo no estuve allí esa noche, porque era mi cumpleaños y no me apetecía celebrarlo con Pepe Begines y su banda de agropó; pero la gente que acudió se lo pasó en grande con ellos, berreando con el grupo todas sus canciones, que se sabían al pie de la letra… al menos las del primer disco. Y eso que al principio del concierto comenzó a caer una fina llovizna, pero duró poco y no enturbió para nada las ganas de pasárselo bien de todos.

Cuando sí acudí fue tres días después, el sábado, día 12, porque había una cita ineludible; venía uno de los más grandes de todos los tiempos: Jerry Lee Lewis.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Jerry Lee Lewis – “Whole lotta shakin’ goin’ on”

Pero antes de que subiese al escenario el maestro teníamos además a unos teloneros interesantes, Los Picapiedras, que hacían también la presentación oficial de su segundo disco, “Corta el rollo, periquito”.

Vinieron ya con su nuevo batería, el Dustis, después de que Carlos se quedase en el camino durante la grabación del disco, y en general todos los del grupo andaban ya un poco quemados con el trato de la discográfica y la marcha de la banda, así que se puede decir que este concierto marcó también el final de su carrera. Pedro Picapiedra se marchó a Granada tras sacar las oposiciones de Canal Sur, y después anduvo por ahí, vinculado a la música a salto de mata, hasta ahora, currando en Alemania.

Como Pedro nunca ha sido músico que tire de repertorio antiguo y siempre le ha gustado recrear en el escenario sus últimas composiciones, el concierto de esta noche se basó casi en su totalidad en ese segundo disco; pero no fue una noche para recordar especialmente. Sobre todo porque la actuación estelar que siguió tampoco fue nada memorable.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Los Picapiedras – “Villa Fiorentina”

Jerry Lee Lewis había reunido a gente de todo pelaje; allí estábamos los rockeros “de toda la vida”, junto a las nuevas generaciones que le habían conocido a través de la recientemente estrenada película sobre su vida, que volvió a convertirlo en un icono. Todos juntos aclamábamos y bailábamos con la estrella a pesar de que la veintena larga de canciones añejas y sabrosas que nos dejó las fue soltando a un ritmo constante pero relajadito, que solo fue vibrante en contadas ocasiones como en la recuperación de grandes clásicos como “Shake, rattle and rock” o “Great balls of fire”, que era la más conocida por todos, ya que le había dado título a la película sobre él, y sonaba en las radios a todas horas.

Lo cierto es que Jerry Lee ya no estaba para muchos trotes porque la edad y la mala vida iban haciendo estragos; pero eso sí, aunque el killer se vista de chorreras y zapatos de charol, killer se queda… e intentó montarse su show habitual ya hacia el final para que no nos fuésemos de allí sin decir que no habíamos visto al Jerry Lee clásico. La banqueta del piano salió volando de una patada, y después se acercó a él para subir encima la pierna y aporrearlo con el pie… pero las fuerzas ya no son las que eran, y como el pie no le llegaba, lo único que pudo poner sobre las teclas fue su viejo culo… un par de años después, sin embargo, en Coruña, sí que reunió fuerzas suficientes para darle una patada en el culo a uno de los roadies que le ayudaban, provocando un abucheo tan generalizado del público que tuvo que abandonar el escenario no mucho después de haber comenzado su actuación.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Jerry Lee Lewis – “Great balls of fire”

Aquí no tuvimos ningún espectáculo como ése, aunque estoy seguro de que si llega a alcanzar a algún “pipa” desafortunado la gente lo hubiese celebrado igual que cuando realizaba sus habituales numeritos de aporrear el piano. Y es que bastaba que el mito posase un solo dedo sobre el teclado para poner a todo el Auditorio a bailar. Aunque a veces (demasiadas) fallase la coordinación con su banda, un grupo de músicos mercenarios ingleses reclutados a la manera de Chuck Berry, con los que Jerry Lee apenas cruzó palabra alguna siquiera porque llegó, guiado por una chica, poco antes de comenzar su actuación, y se marchó nada más terminar sin tener ningún roce con nadie más. Si cerramos los ojos mitómanos y abrimos los iconoclastas, debemos reconocer que el de esa noche fue un concierto más patético que divertido.

Pero la siguiente fue la gran noche de la Cita de este año. El miércoles 16 de mayo reinaron las guitarras en el Auditorio, que estuvo prácticamente lleno de espectadores con ganas de asistir por fin a un buen concierto, y que se pasaron todo el rato bailando, tan apasionados como agradecidos por el blues eléctrico, el rhythm & blues y el rock que nos brindó Johnny Winter.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Johnny Winter – “Jumpin’ Jack Flash”

La sesión la abrió Robben Ford, un músico de sesión que toca el blues como pocos músicos más pueden hacerlo. Por eso no era de extrañar que hubiese trabajado con músicos de jazz, blues y rock, que van desde Miles Davis a Little Feat. Esta noche fuimos testigos presenciales de su técnica, depuradísima y elegante, que le permitió moverse por terrenos mucho más eclécticos que aquellos en los que Johnny se movería después. Sus dedos desgranaron notas de blues sosegado, de aires jazzísticos, e incluso a veces Robben parecía transfigurarse en el propio Ry Cooder para darnos un paseo por la frontera. Una sorpresa inesperada para los que no le conocíamos demasiado, a pesar de haberle escuchado tocar en innumerables discos.

Tras él subió al escenario ése al que todos conocían como el mejor guitarrista blanco de blues. Una leyenda viva que aún hacía ondear la gran melena albina que todos tenemos tan firmemente asociada a su imagen. Su guitarra Lazer sin clavijas, demasiado moderna para el sonido que sacaba de ella, estaba acompañada por el bajo de Jeffrey Ganz y la batería de Tom Compton, y entre los tres hicieron una exposición de puro sonido negro interpretado con personalidad propia, con la impronta de Johnny Winter marcada a fuego.

A pesar de que en sus últimos discos se había estado rehabilitando como figura del blues americano moderno, en su concierto se decantó por un espeso repertorio de blues-rock… “Sunshine of your love”, “Gimme shelter”… mucho más cercano a lo que hacía en los años ’70 que a lo que estaba haciendo una década y pico después. Y todos se lo agradecimos, porque, en realidad, eso era lo que íbamos buscando… aunque a veces es cierto también que la similitud entre muchos de sus desarrollos instrumentales hacía que la actuación fuese algo monótona. Pero para curarte de esas malas sensaciones siempre aparecía por tu lado algún clásico de la escena musical sevillana, como el malogrado Juan Azagra, para gritarte: “tíooo… me estoy corriendo de gustoooo!”.

El tiempo se detuvo cuando comenzó a sonar el inconfundible riff de “Johnny B. Good”, que demostró que, a pesar de haber pasado ya cuarenta y seis años, el diabólico veneno que Johnny llevaba en su sangre no había perdido ni un ápice de su poder de contagio. Cuando terminó de despachar, sin delicadeza alguna, el “Jumpin’ Jack Flash”, y un algo más sosegado “Hey Joe”, ninguno de los presentes queríamos irnos aún a nuestra casa.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Johnny Winter – “Johnny B. Goode” (…o mejor “Johnny W. Goode”)

Dos días después, el viernes 18, la gente se retrajo de nuevo a la hora de acudir al Auditorio, y solamente hubo una corta media entrada para el concierto que patrocinaba Coca-Cola con su nuevo grupo para la imagen de marca, los Gabinete Caligari.

A las doce en punto de la noche salió la banda, entre los acordes por megafonía del “Je t’aime”, que se fundió con el “Tomando el airecico”, ya con los Gabinete en vivo. Las canciones de su nuevo disco, “Privado” no les llegaban ni a hacer sombra a las de “Camino Soria”, que eran las que la gente más conocía y cantaba con la banda. Y la verdad es que era solo en estos momentos en los que se lograba escuchar algo, porque no recuerdo ningún otro concierto con un cantante de tan escasísima voz como la de Jaime Urrutia esta noche. Fieles a su estilo, los Gabinete dieron un concierto que gustó a sus incondicionales, y a los que estábamos en un término medio no nos molestó como fondo para nuestras cervecitas.

Antes que ellos, el escenario lo ocuparon los Avíate, una banda de Gibraleón, que calentó el ambiente y poco más.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Gabinete Caligari – “Solo se vive una vez”

El sábado 19 de mayo no estuve yo en el Auditorio porque la copla es un género que no me atrae apenas, pero los aficionados más viejos del lugar dicen que no recuerdan una apoteosis semejante a la que generó esta noche Marifé de Triana. Su triunfo fue un hito memorable para un público cautivado, fanatizado, traumatizado por la voz profunda y trágica de esta mujer. Al contrario que ocurriese en años anteriores, cuando fallaba el público de la copla con otras de sus grandes estrellas, seguramente ésta sí que fue (con permiso de Johnny) la noche más grande de la Cita de este año.

Al siguiente concierto tampoco asistí. Fue el que protagonizaron los granadinos de La Guardia el miércoles, día 23, en la segunda noche en que la Universidad ejercía sus funciones de empresarios de la Cita en Sevilla. Pero algo más allá de su canción “Mil calles llevan hacia ti”, el pseudo country-rock en el que este grupo se movía era tan pegadizo y comercialote como para que podamos aplicarle el calificativo de superficial. Nada que me moviese demasiado a ir a verlos.

Como tampoco iba acudir a ver a los que actuaban la noche siguiente, los Héroes del Silencio, cuya actuación se aplazó inicialmente para la siguiente semana, y después se suspendió del todo, arrastrando también la actuación de El Norte, la banda que tenía que abrir la noche que tocasen los zaragozanos. De las causas de la suspensión, la verdad es que ni me acuerdo ni he encontrado ningún sitio donde la aclarasen. Pero no creáis tampoco que nos libramos tan fácilmente de ellos, porque en la Cita del año siguiente volvieron a estar en el cartel.

Y así avanzamos un día más y llegamos al viernes 25 de mayo. Esa noche había flamenco, y ganas de quitarse la espinita que nos dejó clavada Camarón el año anterior. Pero como antes que él saldría al escenario Diego Carrasco, nos daba tiempo de asistir a otro acontecimiento musical singular e inigualable que había en el Lope de Vega un poco antes.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Camarón – “Yo vivo enamorao”

La Universidad estaba programando uno de sus ciclos, el que dedicaba a los “Encuentros Internacionales de Música de Cine”, y esta noche venía John Zorn a recrear, triturar, emborronar, embellecer, la música que Alex North crease para películas maravillosas como “Un tranvía llamado deseo” (su melodía nunca sonó más tensa), “Espartaco” (genial su tema de amor), “Cleopatra” (qué íntimo exotismo!), “¿Quién teme a Virginia Woolf?”, “Dublineses”, “El largo y cálido verano” (nunca tan sudoroso como en este blues), “Vidas rebeldes”… y no sería éste un concierto cualquiera, sino el estreno mundial de dicho espectáculo. Para el que John Zorn había ensamblado con precisión de relojero a un fantástico grupo compuesto por… pásmate… Wayne Horvitz, Anthony Coleman y David Weinstein, en los teclados; Marc Ribot en la guitarra; Mark Dresser en el contrabajo; Bobby Previte y Ciro Baptista en las percusiones; la arpista Carol Emanuel; la violinista Jill Jaffee; y los metales de Marty Ehrlich, que le daba el contrapunto al saxo de John Zorn, Vicki Bodner y Tom Varner.

Al salir de allí, Antonio Murga y yo solo tuvimos que dar un pequeño paseo hasta el Auditorio; pero llenos aún de un éxtasis que hacía que los bailes y el colegueo gitano que Diego Carrasco se traía ya casi al final de su actuación nos pareciese un sinsentido. Dando unas vueltas para respirar el ambiente y poder coger tono para el Camarón nos dimos cuenta que algunos de los músicos que acabábamos de escuchar en el Lope de Vega también habían tenido nuestra misma idea, así que nos aproximamos a ellos y logramos entablar conversación con Carol, la chica del violín, antes de que los demás se fuesen desbandando, cada uno a su aire.

Cuando Camarón llevaba ya un rato en el escenario apareció junto a nosotros el mismísimo John Zorn, que a nuestras preguntas sobre qué le parecía esto del flamenco no paraba de balbucear, babeando y con los ojos como platos, “unbelievable… unbelievable… unbelievable…”. Y la verdad es que tampoco era para tanto; ya me hubiese gustado a mí haberlo visto en una actuación de Camarón realmente buena, porque la de esta noche tampoco fue mucho más allá de la mediocridad del año pasado.

Apenas tres meses antes ya tuvo una actuación más que discreta aquí en Sevilla, y esta noche repetía programa y textos flamencos, con lo que hacía aún más visible su declive. Ya no era el cantaor poderoso que todos conocimos, sino un hombre empequeñecido y quemado al que solamente el morbo o el desconocimiento de los guiris como Zorn impelía a prestar atención. Y no solo eso, sino que excepto con algunas excepciones honrosas, como cuando le daba a sus queridos tangos de toda la vida, en los demás palos parecía perder el compás y la cuadratura… cantiñas, soleás, bulerías, tientos, en los que la banda se perdía con él y solo salvaban el paso por tratarse de músicos tan contrastados como Raimundo Amador, el Manglis, Tino di Geraldo, Moraíto chico… Camarón ya no era un cantaor, sino un fenómeno sociológico. Menos mal que aún le quedaba una nueva Cita al año siguiente para poder despedirse de Sevilla con algo parecido a un triunfo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Camarón – “Rosa María”

Tras el fin de semana, la Cita se reanudaba el lunes, día 28, con la noche dedicada a Los 40 Principales. Y aunque la banda que traían no era mala, porque se trataba de La Frontera, el haber adelantado la fecha de celebración (¡cabrones!) en cuatro días hizo que el concierto coincidiese de lleno con el que nosotros, los esforzados chicos de Producciones Informales, organizábamos en el Roll Dancing con Died Pretty y Cancer Moon. Así que os podéis imaginar que esa noche no aparecí para nada por el Auditorio del Prado.

Y los que optaron por acudir a la Cita se perdieron uno de los mejores conciertos que se han celebrado en las salas sevillanas. Y no es porque lo diga yo, podéis preguntarle a cualquiera que conozcáis de los que andan por aquí… para mí, éste fue el mejor de todos los conciertos que organizamos, y del que más contento salieron tanto los espectadores (que fueron muchos) como los músicos.

A Cancer Moon les traje dos veces a tocar a Sevilla. Y a través de ellos comprendí lo arrastrada que debía ser a veces la vida de los grupos españoles que comenzaban a hacer giras por el país y quedaban en manos de los habituales organizadores de conciertos.

Eran cosas nimias, cosas que yo daba como sobreentendidas… y por eso me extrañaba como los miembros del grupo se sorprendían por algo tan básico como tener preparadas toallas para ellos después de su actuación… “Hostia, tíooo! Toallas nuevas…!!!”, alucinaba Josetxo secándose el sudor… mientras, la peña entusiasmada por su concierto les pedía que saliesen de nuevo. Me miraban… y yo no entendía por qué. Hasta que de nuevo Josetxo me preguntó… “podemos salir…? nos apetece, está siendo un concierto grande…”. Y ahora el sorprendido era yo. Yo suponía que el grupo salia si quería, pero parecía ser que la norma es que no… que las estrellas se mosqueaban si le robaban protagonismo los teloneros. Le dije que sí, claro que sí. Y él… “y los Died Pretty no van a decir nada…?”. “Que digan misa si quieren, niño… además ahora están comiendo y no se enteran de ná. Vosotros salid y tocad hasta que os canséis…” Y allá que salieron de nuevo al escenario más contentos que unas pascuas. Y la gente que los veía, y yo, más aún… figúrate tú…

Así que cuando los volví a llamar para preguntarles si querían venir a tocar en un concierto-fiesta para la emisora de radio en que yo estaba, con los Lagartija Nick y los Cerebros Exprimidos, dijeron que sí sin preguntar siquiera cuánto les íbamos a pagar…

Y si después de verles a ellos pensábamos que la noche no podía ir a más, estábamos equivocados; Died Pretty nos sorprendieron con una intensidad instrumental digna de la Velvet Underground, salida de la guitarra de Brett Myers y el teclado de John Hoey (nunca se me borrará su sonrisa de sorpresa y felicidad al ver botando en primera fila junto a los demás al promotor local de su concierto) y la fuerza vocal de Ron Peno (el cantante más feo de la historia, joé) que se dejaba llevar y nos arrastraba a los años 70, a Jim Morrison, a Michael Stipe… una banda absolutamente vibrante, sin perder ni un poquito del sentido de la melodía. Geniales en directo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Died Pretty – “Blue sky day” (En directo en el “Roll Dancing”)

Pero volvamos a la Cita en Sevilla, porque la noche siguiente también había concierto, el tercero de los que organizaba la Universidad. El invitado de esta noche era Lito Vitale, un músico argentino, pianista, encuadrado últimamente en la New Age, que inicialmente tendría que haber actuado la noche siguiente en el Teatro Lope de Vega, un escenario que se adapta mucho mejor a su música, pero que al estar ocupado por José Luis Gómez y su representación de “Azaña”, rebotó a este espacio abierto del Auditorio. Me perdonaréis que no reseñe más de este concierto, pero lo cierto es que preferí quedarme en casa descansando de la intensísima noche anterior.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Loquillo y los Trogloditas – “Mis problemas con las mujeres”

Volví al Auditorio dos días después, el jueves 31 de mayo, para ver la actuación de Loquillo y los Trogloditas. Había mucha gente para ver a José María y su banda, totalmente entregados todos de antemano; y en momentos así es como Loquillo se crece; esta noche estuvo más estrella, más chulo y hasta más alto que nunca, ofreciendo un muy buen concierto de rock and roll, en el que también brillaron los Trogloditas, una de las mejores formaciones de rock que había entonces en España… que pena que ya no estuviese Sabino en ella. Una lástima también que Loquillo, con los años, no haya seguido siendo el revulsivo para el rock nacional que solía ser, y se haya tirado de lleno a esa ola de conservadurismo formal que, para qué vamos a engañarnos, siempre dejó también entrever.

Y hasta el miércoles siguiente, día 6 de junio, en el penúltimo de los conciertos del programa de este año, no hizo acto de presencia Silvio, que seguía sin fallar en ninguna de sus ediciones.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Silvio y Sacramento – “Marguerita Margueró”

Pero antes que él hubo otros invitados. La noche se abrió con la Sevilla Big Band, una banda dirigida por Pepe “El Saxo”, que aglutinaba a músicos de la banda municipal, profesores del conservatorio, y rockeros sevillanos de amplia trayectoria; dieciséis músicos en total, que tocaban cinco saxos, cuatro trompetas, tres trombones, tuba, guitarra, bajo y batería, entre los que destacaban, además de Pepe, Ángel de Jesús con la trompeta, Manolo Rosa en el bajo y Manuel Marinelli en la batería. Su repertorio se nutría de piezas de Glenn Miller, Duke Ellington… ya os podéis hacer una idea.

Emilia Pinzón Group era la banda siguiente. Se suponía que éste debía ser el concierto de presentación del disco que Emilia tenía que haber grabado en Discos Senador como premio por haber sido la ganadora del Festival de la Canción Femenina; pero la maqueta previa que presentó no cuajó y el disco no llegó a grabarse, con lo que se jodió la presentación de esta noche. Y en realidad no sé siquiera si llegó a existir ese Group de acompañamiento de Emi, que debía estar compuesto por el Pájaro a la guitarra, Ale al bajo, y algunos miembros más, pero esta noche el concierto lo hizo Emilia Pinzón (espectacular sobre la moto) acompañada de algunos de lo músicos de Silvio, cantando el repertorio habitual que le conocíamos, en el que siempre brillaba su versión de “My way”.

Y el posterior concierto de Silvio y Sacramento tampoco fue para recordar. Presentaban su nuevo disco, “En misa y repicando”, que aún no había salido siquiera, y del que Silvio prácticamente no atinaba con ninguna de sus letras. Estaba ya en condiciones bastante malas y esto era el principio del fin de la banda, e incluso de “La Factoría” que lo sustentaba todo. Pive Amador se estaba pasando ya de lleno a la televisión (era el tiempo de “Fanzine”, “Duduá”, en el que también colaboraba yo…) y los músicos de la banda estaban cada uno con sus proyectos paralelos… el disco de Los Flotadore, el grupo del Pájaro y Miguel Ángel Iglesias, salió casi a la vez que el de Silvio… todo iba quedando ya en recuerdos… ¿volvería Silvio también a la Cita del año próximo?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“¿cual quieres, Silvio…?

Y al día siguiente se acabó todo por este año; el jueves 7 era Canal Sur quien patrocinaba el concierto, y se trajo a dos bandas que estaban en plena campaña de promoción de sus últimos discos: Los Rebeldes, con “En cuerpo y alma” y los Presuntos Implicados, con “Alma de blues”. Pero tampoco esa noche anduve por allí.

Se cerraba una edición en la que, con algunos conciertos que reunieron a bastante público, no se llegó a llenar el Auditorio ni una sola noche, y eso que su aforo tampoco era nada espectacular. Los miembros del grupo popular del Ayuntamiento volvieron a incidir en el fracaso de la Cita y esta vez fueron incluso más allá, con unas declaraciones kafkianas del concejal Jaime Bretón que consideraba que la Cita de este año había sido tan floja porque el Ayuntamiento lo había hecho así deliberadamente, para el año próximo programar algún bombazo que la hiciese subir de calidad y así usarla de forma partidista para ayudarle a ganar las elecciones que se habían convocado durante la celebración de la misma… !!!

Y al margen del relativo éxito o fracaso artístico, en lo que no hay duda es en que económicamente sí que fue un palo para el Ayuntamiento, porque la Cita generó un déficit de 58 millones de pesetas. En su conjunto, organizarla costó más de 145 millones y medio, de los que solamente se recuperaron 41 a través de los distintos taquillajes… una cifra para echarse a llorar.

Este certamen anual cada vez interesaba menos a la gente, y ya solo quedaba darle la puntilla… pero eso ya será una historia que tendrá lugar a partir de “la octava y última vez que nos citamos en Sevilla”.