Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
DÍAS DEL FUTURO PASADO
Carrascus

Para Juan Antonio, que lo pidió tras haber hecho el comentario nº 8000. Espero que lo lea con el mismo sentido del humor con que yo lo he escrito.

A mediados de los ’80 la música NEW AGE fue ofrecida al mundo como el definitivo paso adelante. Eminentemente instrumental, artísticamente intrincada, convenientemente ambiental… y lo más alejada posible del pop. Parecía una progresión lógica, ya que la industria discográfica necesitaba explotar la claridad de sonido de los recién nacidos CDs, sobre todo entre los rockeros que ya iban cumpliendo una edad que les iba alejando de cosas tan “moviditas” como Rick Astley, Five Star o T’Pau.

Los suaves sonidos de las sintetizadores, las cuerdas y las guitarras acústicas, interpretados por grupos con nombres tan evocadores como Ashra, Shadowfax, Metamora, Neptune, Acoustic Alchemy, llegaban a los oídos de los ejecutivos de las grandes compañías como las estridentes campanillas de las cajas registradoras. Comenzaron a surgir sellos discográficos independientes especializados; por ejemplo, Miles Copeland creó No Speak en donde no se grababa nada que tuviese vocalista. Y las multinacionales también vieron el filón: la A&M creó Windham Hill, Polygram sacó el sello Theta, la Virgin activó Venture, la BMG se puso las pilas con Novus para subirse también al carro, y la CBS no sacó ningún sello nuevo pero les ofreció a todos sus cazatalentos una paguita extra por cada nuevo fichaje al que le pudiesen poner la flamante etiqueta de New Age.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


William Ackerman – “Remedios”

Lo que ocurrió es que todos los que estaban relacionados con estos sellos, que eran de mente abierta y pelaje hippie, se corrompieron al olor de tanto dinero como se movía. La historia del sello Windham Hill es suficientemente ilustrativa. Lo fundó en 1.975 el guitarrista William Ackerman para editar su suave disco acústico “In search of the turtle’s navel”, y le puso ese nombre porque en Windham Hill es donde pasaba sus vacaciones cuando iba a la escuela, y le traía buenos recuerdos. Para la distribución del disco buscó lugares en los que se comprendiera su música, como galerías de arte, tiendas de los campus universitarios, herbolarios y tiendas de comida vegetariana, tiendas de artesanía, librerías… y la socorrida venta por correo. Y tanta fue la demanda que tuvo esta banda sonora vital, que Ackerman tuvo que expandirse. Firmó un contrato de distribución con A&M, y para el décimo aniversario del disco la compañía ya había alcanzado unas ganancias con él de 25 millones de dólares, y unos cuantos discos de platino. Así que los demás grupos compuestos por gente ya cercana a los cuarenta tacos, que no tenía ideas muy frescas, y que vio que aquí había negocio sin necesidad de ofrecer una música demasiado trabajada, se puso manos a la obra, y así volvieron a florecer bandas como Wishbone Ash, Tangerine Dream… ya sabes…

Por entonces, la New Age había sido ya tomada en serio también por las tiendas, que empezaron a dejar estanterías solo para estos discos. Y el público rebuscaba entre ellos entusiasmado, con cara de “connoisseur” y de enteraíllo. En aquellos tiempos la gente estaba bastante obsesionada con su estilo de vida, y aquellos discos encajaban perfectamente con los demás accesorios (adornos, ropa, gadgets, electrónica de nueva generación) que tanto decían sobre lo fashion y estiloso que era su propietario, y el enorme buen gusto que tenía. Las ventas fueron más allá de lo que los neo-hippies éstos llegaron a imaginarse siquiera… joé, si es que no se podía ir a cenar a un restaurante medio decente sin que hubiese un CD de New Age sonando de fondo…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Tangerine Dream – “Cool at heart”

Pero todo fue cambiando. Con el tiempo se fueron incrementando las etiquetas que dividían los sonidos, y ya los consumidores despistados no lo tenían muy claro entre si era más guay pillarse un disco de estilo Easy Listening o de Spoken Word, y eso si los dependientes de la tienda, para quitarse de encima el lío, no metían los discos de New Age junto con los demás discos de rock normales por orden alfabético. Los sellos pequeños se fueron quitando de enmedio… incluso la A&M rescindió su contrato con Windham Hill cuando empezaron a despachar discos por centenares en vez de por decenas de mil.

Y cuando una música es difícilmente etiquetable, ocurre que los medios de comunicación dejan de interesarse por ella, porque no saben dónde meterla. Y si la radio, la prensa y la televisión no le dan publicidad la gente no la oye, ni se entera de que han salido los discos. Y éstos se quedan sin vender.

Aunque esta falta de cobertura la tienen también otros estilos, pero éstos están más definidos, y cuando un aficionado a alguno de ellos va a comprar un disco de flamenco, o de ópera, o de gospel mismo, el dependiente sabe a qué estantería enviarle… pero cuando uno va a preguntar por un disco de New Age…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Wishbone Ash – “Clousseau”

Para solucionar todo esto se intentaron algunas cosas, la más popular fue la de asociar la música a clips en los que salían árboles ondeando con el aire, flores abriéndose, nubes pasando, la vida de las especies submarinas (hostia, sí… delfines por un tubo…). Pero con esto también había un problema, y es que el principal manifiesto de la música New Age era presentar al artista como una personalidad singular, que nos daba música pura, sin apoyo de imágenes ni sex-appeal. Fijaos que incluso en los comienzos de la New Age las portadas de los discos no tenían siquiera fotos de los intérpretes… aunque esto probablemente era debido a que los artistas de New Age, a pesar de tener un carisma especial y un gran potencial musical eran feos de cojones, y ni la mejor maquilladora del mundo, ni el mejor técnico de iluminación ni el fotógrafo más hábil eran capaces de hacerles aparecer razonablemente atractivos.

Bueno, el caso es que cualesquiera que fuesen las razones, esta falta de atractivo de las estrellas era una pesadilla para los departamentos de marketing de las discográficas. Uno de los que curraban en ellos, Andy Prevezer, de A&M, tiene estos recuerdos de cuando tenía que bregar con Windham Hill:

Al principio, cuando todo era una nueva moda, ser vendedor de Windham Hill no era demasiado malo, pero hacia el final era como darse cabezazos contra la pared para intentar que la gente tuviese interés. No había nada que dar al público para que éste enfocase su atención, así que no podíamos contar con que las bandas tuviesen seguidores. Tendría que ser la música la que primero atrajese la atención sobre un artista, pero es la personalidad, el paquete completo, el que les hace volver a por más. Y casi toda la música New Age era tan anti-estrellato que la gente se aburría de ella muy rápidamente. Ir a una tienda y preguntar por un nuevo disco de New Age no era tan excitante ni tenía el sentido de anticipación que era pedir, por ejemplo, el nuevo disco de Springsteen; era casi como si lo que estaban comprando no valiese realmente el dinero que se pagaba. Y cuando compraban un disco para comprobar que lo que tenían era música de fondo, sin caras ni nada más que seguir, y ya llevaban tres discos comprados, decidían que ya no necesitaban el cuarto.

Así que los artistas de New Age se fueron dando cuenta del valor que tenía un toque de glamour. Y apareció Enya presentándose a sí misma; y Angelo Badalamenti empleando a Julee Cruise como imagen. Y Yanni, lo más parecido que tuvo la CBS a una superestrella de la New Age… y la propia música también fue ganando carácter entremezclando entre sus notas aires de rock, de jazz, de música clásica…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Enya – “Orinoco flow”

Pero me temo que ya fue demasiado tarde para salvar a la New Age. Quizás un cambio de nombre habría ayudado, ya que todo lo que se asociaba con ella no hacía más que obstaculizar el marketing. El nombre, New Age, era ahora la trillada manera de describir los excéntricos hábitos de un periodo de cambio social. A la mayoría de la gente comenzó a resultarle un término peyorativo.

El estilo musical ya no era tal estilo, no era nada definido; era un cajón de sastre tal que en él cabían desde Lester Bowie hasta los Golden Palominos, pasando por Hans Roedelius. Y la gente que compra sus discos es diferente, son los fans del rock, del jazz, del folk, del estilo más cercano al que se encuentre cada artista individual de New Age. Y los que se mantienen en seguir adoptando el nombre son generalmente gente que hace una música instrumental a la que no encuentra donde encasillar… ¿esto qué es…? ¿es jazz…? ¿no…? Pues entonces es New Age…

La verdad es que me causan lástima los seguidores de New Age que van a la tienda tan ilusionados, y se compran un disco… de John Zorn.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


John Zorn – “Hellfire”

32 Comments

  • El dia 07.04.2010, Maese Rancio dijo:

    Oiga Don Carrascus, ¿no me habrá usted leído la mente? jejeje. Siempre pensé que con el paso del tiempo la etiqueta “new age” se había convertido en un “cajón de sastre”, el mismo término que emplea usted. Incluso la música celta o folk irlandés cayó dentro de ese cajón.

    Por cierto, Enya… ains… ¡qué mujer más guapa! Debe ser de los pocos cantantes que se han forrado con esto de la música y no ha dado ni un solo concierto.

    • El dia 07.04.2010, carrascus dijo:

      Es normal el uso del término, claro Maese… incluso dándole un ligero cambio a “cajón desastre”, jejeje…

      • El dia 07.04.2010, juan antonio dijo:

        En primer lugar agradecido por el premio.
        Como me temía o mas bien intuía la música New age era una especie de “totum revolutum” nunca me aclare con este nuevo “fenómeno” y mas cuando un día en una tienda musical me quisieron vender un disco de Quilapayun como música New age.
        Y uno salio de allí alucinado ¡joder ahora resulta que esta gente son New age! y yo creyendo que hacían Folk.-protesta. Pero intrusismos aparte yo creo que Sally Orfield fue una gran representante de este particular estilo.

        • El dia 07.04.2010, losmierdas dijo:

          …uno de los mas populares artistas de esta difusa, confusa y comercial etiqueta era Wim Maertens, un pianista tirando a sosito y cantante de gorigoris, al que menciono porque actuó en Sevilla en la plaza de San Francisco, dentro de un ciclo de música en la calle (no recuerdo siquiera la época, pudiera ser en torno a la Expo?)… pasaba por allí y la curiosidad me pudo, hasta que dos o tres temas después, salí corriendo en busca de unas birras reparadoras…

          …aún hoy, venerables y bienintencionados cincuentones como un servidor, vienen a darme la barrila con recomendaciones de un género cuyas únicas referencias actuales son esos exóticos bolivianos con coleta que tocan la quena en la calle sobre unos aires andinos sintetizados (por cierto, creo que Manuel Imán tampoco fué ajeno al fenómeno)

          • El dia 08.04.2010, Vidal dijo:

            Yo creo, Carrascus, que aparte del tono jocoso, te has tomado demasiado a la ligera la génesis de este, ummm, estilo. Los pesaos de la New Age ya estaban dando por saco en los sesenta y los setenta, intentando apropiarse de cualquier cosa que oliera a “actualidad”…
            El mismo Roedelius dijo hace poco en una entrevista que el cura (sí, el cura) que les contrató para grabar los discos de Kluster pensaba que su música era ideal para la meditación. “Era un gran seguidor de la new age, y entonces no existían discos que se plegaran a ese concepto”, dijo.

            • El dia 08.04.2010, Vidal dijo:

              Por otro lado, a mí hay cosas de Wim Mertens que me gustan. Aunque copie a los titos Reich y Glass a saco.

              • El dia 08.04.2010, carrascus dijo:

                Sí, hombre, Vidal, si no se trata de ningúna entrada seria. De todas maneras, en los ’60 y primeros ’70, aunque hubiese músicos de los que su obra pudiese identificarse con lo que luego se llamó New Age, ésta como tal no existía aún. Yo cifraría su nacimiento como estilo etiquetable (por decirlo así), con el nacimiento del sello Windham Hill en 1.975, como digo en el post. A partir de ahí sí se comenzó a distribuir esta música por otros canales, y a tener una marca identificativa concreta. Y ya, diez años después, fue cuando adquirió la carta de naturaleza como fenómeno mainstream que mantuvo durante algunos años. Ahora está más o menos como antes del ’75, es decir, hay músicos que hacen piezas que bien podrían ser New Age, pero que pertenecen a estilos musicales más definidos, porque la etiqueta New Age no la porta nadie.

                Y en cuanto a tu postura con respecto a Wim Mertens, yo también estoy más cerca de tí que del amigo Losmi. En el trip de las 5 ponía de vez en cuando algunas piezas concretas suyas que me gustaban mucho; aunque también tenía bastantes ladrillos, por lo que no me extraña que Losmi se encontrase en aquel concierto con alguno de ellos y no quisiese profundizar más.

                Intentaré cuando esté en casa (que ahora en el curro no puedo) buscarle datos de ese concierto que dice usted, Losmi; a ver si lo esclarecemos tanto como el de la Mondragón.

                Y sí… Manolito Imán ha sido ajeno a muy pocos fenómenos.

                • El dia 08.04.2010, Maese Rancio dijo:

                  “hay músicos que hacen piezas que bien podrían ser New Age, pero que pertenecen a estilos musicales más definidos”…
                  Por ejemplo Marty Friedman, guitarra de Megadeth durante algunos años, tiene dos discos en los que colaboraba Kitaro (Scenes e Introduction) con un sonido identificable a la new age.

                  • El dia 08.04.2010, carrascus dijo:

                    …y usted ha tenido el valor de escucharse eso…? Tiene usted demasiado tiempo libre, amigo Maese…

                    • El dia 08.04.2010, Maese Rancio dijo:

                      Ya sabe usted que los ricos, entre fiesta y fiesta tenemos que matar el tiempo con algo 😉

                • El dia 08.04.2010, carrascus dijo:

                  A ver, amigo Losmi, que ya le he buscado los datos de cuando huyó usted de Wim Mertens. La verdad es que no me acordaba, pero al buscar en los archivos he recordado perfectamente la ocasión, aunque no estuve allí.

                  Se trata de “Encuentros de Nueva Música”, que tuvo lugar en dos escenarios montados en la Plaza de San Francisco la noche del 20 de septiembre de 1.992. Y era una cosa patrocinada por la Expo en la que se quería dar a conocer la “nueva música instrumental” de algunos artistas españoles, con el gancho de Wim Mertens para atraer a más personal.

                  Por aquellos escenarios, aparte de Wim, aparecieron también Eduardo Laguillo, que por entonces andaba asociado en Pangea con Javier Paxariño; Gualberto, con su mezcla de música andaluza, electrónica, clásica y peñazo; La Banda del Lago, que era un grupo cordobés que tocaban fusión de ésa con cítaras, salterios, flautas de pico… y adivine usted quién más… pues Manolito Imán, con lo que queda demostrado que “no fue ajeno al fenómeno”, jejeje…

                  • El dia 08.04.2010, losmierdas dijo:

                    …si tuviera pelo, me despeinaba del vértigo, amigo Carrascus… este blog es un túnel del tiempo vertiginoso, que te lleva alante y atrás sin solución de continuidad, dejándote instantáneas de la vida ya veladas por el tiempo… un apunte… pudiera ser que aquella noche de los “Encuentros de Nueva Música”, el segundo escenario que usted menciona estuviera instalado el la plaza del Salvador y que en el mismo y entre otras actuaciones tocara un ensemble de percusiones japonesas? …creo que cuando pasamos por la plaza de San Francisco (abarrotada dado el tirón “popular” de Mertens), veníamos del Salvador… pero vamos, no pretendo que siga usted perdiendo el tiempo con mi puta vida, juajua!

                    • El dia 08.04.2010, Maese Rancio dijo:

                      De los japoneses dandole al tambor en El Salvador me acuerdo yo.
                      Lo que no recuerdo es si el espectáculo estaba englobado en lo de “Nueva Música”. En caso afirmativo, no pegaba ni con cola porque eso de nueva música tenía poquito, salvo si aceptamos que nueva música abarca bastantes siglos.

                    • El dia 08.04.2010, Lula Fortune dijo:

                      HOLA. Sólo pasaba a saludar porque estoy mu’ cansadita preparando la visitas de mis checos y casi ni tengo un minuto. Pero luego dicen las malas lenguas que ya no te quiero. Así que, pra que veas que sigo viniendo y sigo leyendo tus post. De éste no tengo mucho que decir, la verdad, nunca fue una música que me gustase demasiado, aunque tuve un compañero de piso que no paraba en todo el día, joé, qué pesadito.
                      Besitos.

                      • El dia 08.04.2010, carrascus dijo:

                        Está usted mezclando, amigo Losmi, dos noches distintas. Lo de Wim Mertens y los demás fue el domingo 20, y lo de las percusiones japonesas en la plaza del Salvador fue el sábado 19. Lo que ocurre es que esta noche del sábado, hubo música en más plazas, incluyendo también la de San Francisco, por lo que sí tiene usted razón al recordar que se movía entre una plaza y otra.

                        Todo aquello formaba parte de los mencionados “Encuentros de nueva música” que era un ciclo que Manolo Grosso y la universidad sevillana llevaban ya cuatro años organizando, y que en éste, por ser en el ’92, también participó la Expo. Durante siete u ocho días había música todas las noches en diferentes lugares… yo ví, por ejemplo a Gavin Bryars en el Teatro Alameda (creo), pero no fuí a ningún evento más… Mertens, Michael Nyman, que fue el que cerró el ciclo el lunes 21, Enrique Morente con un grupo étnico rarito de ésos… y el sábado 19 lo que hubo fue una fiesta de percusiones en seis plazas sevillanas diferentes. A saber: en la plaza de Santa Ana tenía usted a un grupo percusivo holandés interpretando música de John Cage; en la plaza de la Alianza, a otro grupo holandés (se ve que el pabellón de Holanda participó en esto) tocando música de Xenakis; en la plaza de Santa Marta a un cuarteto de percusión, flauta, guitarra y barítono, interpretando “El cimarrón” de Henze; en la plaza del Pan, otro grupo percusivo holandés interpretando a Steve Reich, y después el grupo que estaba en Santa Ana se vino también aquí a interpretar la música de un ballet de Antheil; en la plaza de San Francisco estaba el Circle Ensemble con su espectáculo “Percusión del mundo”, y en la plaza del Salvador había dos escenarios a donde se vinieron a tocar los grupos que habían tocado en la Plaza del Pan, además de esos famosos tambores japoneses enormes que recuerdan usted y Maese, pero con la particularidad de que eran dos músicos senegaleses quienes los tocaban, interpretando música tradicional de Japón y Senegal…

                        También es posible que parte del lío lo tengan formado ustedes porque el Circle Ensemble, que estaba en la Plaza de San Francisco, también estaba tocando música tradicional percusiva japonesa (éste fue el primer grupo occidental que hizo esto) con tambores japoneses, porque entre los diversos estilos étnicos que incorporaban en su “Percusión del mundo”, lo que hicieron esta noche en Sevilla era música de Japón.

                        Bueno… nos hemos dado un bonito paseo por las plazas del centro de Sevilla, no? Lula, animaos un día y hacemos el paseo real en vez de virtual, aunque no tengamos música… bueno, mejor en realidad…

                        • El dia 09.04.2010, Maese Rancio dijo:

                          No recuerdo mucho lo de los tambores, pero creo que quienes los aporreaban no eran senegaleses. Me hubiera llamado la atención unos musicos negros tocando instrumentos japoneses… lo que sí recuerdo es que uno de los que machaban los tambores gigantes era Stinus 😉

                          Aunque el punk no me llamó la atención casi nunca, RIP Malcom McLaren.

                          • El dia 10.04.2010, David González dijo:

                            Hablando de Cage y Xenakis…¿alguien estuvo el miércoles en el Teatro Central en el Ciclo de Música Contemporánea?

                            • El dia 11.04.2010, carrascus dijo:

                              Yo no estuve, amigo David, pero según puso en su twitter su amigo NtmeC, él sí que estuvo, así que ya sabe a quien preguntar…

                              • El dia 11.04.2010, David González dijo:

                                Sí, sí..de hecho quedé con él y lo conoci personalmente. También conocí personalmente a Arroyero. Es un placer poner cara y voz a los amigos del ciberespacio.

                          • El dia 08.04.2010, carrascus dijo:

                            Vaya… me voy a la cama con una mala noticia. Ha fallecido hoy MALCOLM McCLAREN; tenía 64 años y una agresiva clase de cáncer, que ha terminado por llevárselo.

                            Para el que no le recuerde, Malcolm fue una de las figuras seminales del punk, y aparte de ser el manager de los Sex Pistols, después diversificó su carrera por diversos campos del arte y del periodismo, casi siempre provocando con sus posturas, incluso al sumergirse en el mainstream de Hollywood, donde colaboró con Tarantino y Spielberg.

                            Otro que se va p’allá. Que tenga una travesía feliz.

                            • El dia 09.04.2010, losmierdas dijo:

                              …amigo Carrascus, una vez establecido que aquello ocurrió en el año santo expotelano, la memoria de uno (mas que perjudicada) no pisa terreno firme… el programa de actividades acontecidas desde el año previo a la muestra sin necesidad de incluir los eventos sucedidos en la misma fué tan extenso y estuvo tan bien dotado (económicamente), que solo un eficaz documentalista como usted sería capaz de poner en negro sobre blanco todo lo que el borroso registro del tiempo nos muestra a los mortales… tampoco recuerdo yo a los negros senegaleses aporreando aquellos tambores en la plaza del Salvador (se dice que están bien dotados para hacerlo)

                              • El dia 09.04.2010, carrascus dijo:

                                Supongo que a los que vieron usted y Maese tocando los tambores japoneses sería a los músicos del Circle Ensemble.

                                • El dia 10.04.2010, dama dijo:

                                  Enya desata lo peor de mí, así que no puedo opinar de nada, salvo de un nombre que al leerlo, me ha recordado a alguien que conocí y que en su R5 llevaba una casette de Kitaro que al final, me regaló porque, mira por donde, me gustaba.

                                  Besos, que estoy muy contenta deportivamente.

                                  • El dia 11.04.2010, chas newby dijo:

                                    Hace ahora cuarenta años, el 10 de Abril de 1970, Paul McCartney hizo oficial la separación de los Beatles en un comunicado en el que anunciaba que los cuatro miembros del grupo no volverían a tocar juntos. Como dijo John Lennon poco después, el sueño había terminado.
                                    O Prafraseando a García Marquez ” Crónica de una muerte anunciada”·
                                    Respecto a la New Age es un cajon desastre o un desastre de cajon jugando un poco con las palabras. La música New Age en sus orígenes estuvo fuertemente relacionada con el movimiento de creencias Nueva Era, por lo que su contenido ha sido constantemente asociado con cuestiones místicas, de meditación-relajación y similares, pudiendo etiquetarse de ello muchas cosas; como la música ambiente, el Feng Shui, ritmos orientales, americanos, incluso el llamado neoflamenco.
                                    Entre sus predecesores , podemos incluir gente como Tangerine dream, Popol vuh, brian Eno, Robert fripp y un largo etc.

                                    • El dia 11.04.2010, carrascus dijo:

                                      Amiga Dama, así que hoy ha tocado una de cal con su Betis… me alegro por usted. A mí el Sevilla también me ha dado la de cal; el que ha fallado es el Cajasol, pero es que con el Baskonia es muy difícil sacar un partido adelante. Así y todo hemos disfrutado de un tercer cuarto para enmarcar.

                                      Y Chas… no estoy yo muy de acuerdo en poner a todos esos que menciona usted al final como predecesores de la New Age. Incluso Tangerine Dream en sus principios no tenía nada que ver; lo único que tenían todos en común es que hacían música instrumental. Pero solo podría meterlos en el saco de la New Age, antes de que ésta existiera, el mismo despitado que se compraría, después de haber existido, un disco de John Zorn, jejeje…

                                      Cuarenta añitos sin Beatles.

                                      • El dia 11.04.2010, David González dijo:

                                        Comprar un disco de John Zorn, y sobretodo escucharlo, es a menudo un ejercicio de sadomasoquismo. Pero oye…le coges el gustito

                                      • El dia 11.04.2010, lu dijo:

                                        Uf, yo no puedo con Enya tampoco, y no tengo ni idea de new age. ¿Es lo que suena en los ascensores de los hoteles?
                                        Un besazo, Carrascus mío, gracias por llamarme, qué cuidaíta me siento. Ay, que te como!

                                        • El dia 11.04.2010, David González dijo:

                                          Yo no sé lo que es o no es New Age. Sólo sé que hay cosas que se etiquetarían así y me gustan. Véase el Pat Metheny Group. Otras cosas me aburren soberanamente. Véase los Soundscapes de Robert Fripp. Pero como soy un paco masoquista, como apuntaba por ahí arriba, no me importa pagar por que me aburra en directo (el próximo día 30 en Málaga).

                                          • El dia 11.04.2010, EuLaliA dijo:

                                            Yo, la verdad es que no se distinguir muy bien tampoco lo que es la new age, pero lo que si tengo muy claro es que la mayoria de los nombres que estais diciendo por aqui no deben ser new age ya que en el tiempo que llevo leyendo este blog ya han salido mas veces y siempre se les ha considerado buenos musicos, y Vidal, que segun Carrasucs y segun se le lee tambien por aqui, es de los que mas entiendxe de esto, se refiere en su comentario a los musicos de new age como “los pesaos que andaban dando por saco” 😉

                                            Asi que la conclusion que saco es que la new age tiene que ser otra cosa. Algo mas parecdido seguramente a la musica que pone Crrascus en el post………. bueno, menos a la de John Zorn :) :) :)

                                            • El dia 12.04.2010, carrascus dijo:

                                              Pues sí, Lali, lo tienes muy claro, jejeje…

                                              Te echábamos de menos Lu. Empecé a pensar que te habías empachado de torrijas y estabas malita…

                                              Pues que disfrute usted en Málaga, David. Yo hace tiempo que no veo a Robert Fripp en directo. Habrá que pensar en ponerle remedio, porque sigue siendo uno de mis guitarristas favoritos.

                                              • El dia 21.04.2010, Microalgo dijo:

                                                Y… ¿George Winston es de la New Age? Porque a mí me encantaba…

                                                • El dia 23.04.2010, Del Califato... dijo:

                                                  Pues sí, Manuel Imán también participó del fenómeno new age. En el 91 publicó “La Danza del espacio” que era un disco que se enmarcaba en el ambiente new age de la época, pero él nunca abandonó el genio melódico de sus punteos de guitarra , aunque se adornase de sintetizadores. En el 93 dió un concierto en solitario, con guitarra en vivo y sintetizadores pregrabados en la Escuela de Arquitectura en c/ Virgen de Africa, que fue magnífico. Realmente siempre se ha dejado bañar por las vanguardias

                                                  (Required)
                                                  (Required, will not be published)

                                                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.