Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA TERCERA VEZ QUE NOS CITAMOS EN SEVILLA
Carrascus

Para Maese Rancio, que también anduvo por allí.

La tercera edición de “Cita en Sevilla” fue la más corta de las celebradas hasta ahora, y el motivo para que eso ocurriese era importantísimo: tenía que estar terminada antes de finales de mayo, y esta vez no se podía contar con el mes de junio para ningún concierto… porque en esas fechas se celebraba el Mundial de Fútbol de México ’86.

El otro aspecto importante que iba a distinguir a esta edición era que el Ayuntamiento salió escaldado de la poca participación que tuvo en la Cita anterior la gente de Sevilla, a excepción hecha de la juventud, y por eso ésta se iba a dedicar por completo a los jóvenes. Así que por el Solar de la Maestranza no pasaron tonadilleras, ni cantaores de flamenco, ni cómicos, ni grupos de sevillanas… solamente grupos de rock y pop españoles y extranjeros, junto a cantantes sobre los que ya se sabía que la apuesta era segura, y que también tenían buen predicamento entre los jóvenes; cantantes como Ana Belén y Victor Manuel, Serrat y Carlos Cano.

Durante los preparativos de la Cita, algunos de los nombres que se iban filtrando eran absolutamente ilusionantes. Se habían puesto a tiro artistas que jamás soñaríamos con que pudiesen tocar en Sevilla. Pero los tres más fantásticos de todos ellos se cayeron del cartel antes de empezar. El día de la presentación, cuando nos leyeron el programa de la Cita, casi nos echamos a llorar al descubrir que entre los nombres no estaban ni Ray Charles, ni Bruce Springsteen, ni los Cramps… pero es que tampoco estaban los Kinks!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Jingle de la Cita de 1.986” (Martirio)

Sí, la Cita en Sevilla de este año comenzó con muy mal pie, y no solo en lo que respecta a las expectativas, sino también porque el grupo popular del Ayuntamiento se volvió a cebar con la organización. Esta vez sus puntos de queja eran tres principalmente. El primero, la suscripción de un contrato de organización con la promotora Bética de Ideas, para que ellos gestionasen toda la Cita a cambio de unos estipendios mínimos que había que pagarles. Y la verdad es que esta vez, y sin que sirva de precedente, los populares tenían razón, porque la Bética no gestionó de la forma más profesional posible, y para lo que hizo ya se podían haber bastado los miembros de la Consejería de Cultura, a los que además ya les pagaban para eso. Otra de las acusaciones era que hubo un recorte presupuestario debido a que el Partido Socialista había gastado más de la cuenta en la campaña electoral para volver a quedarse con el gobierno de la ciudad, y ese dinero de menos empleado en la Cita iba a implicar un gran descenso en la calidad. Aquí la razón creo que habría que repartirla a partes iguales, ya que aunque ésta fue la Cita en la que más dinero gastó el Ayuntamiento, es cierto que contó con ayudas, y es cierto también que, aunque el recorte no fuese tan grave como decían los populares, sí que los problemas de solvencia fueron los principales culpables de que se cayesen del cartel los nombres anteriormente citados. Y la tercera de las quejas, totalmente infundada en vista de lo ocurrido el año anterior era que estaban “en contra de su dedicación exclusiva al público joven. Entendemos que la cultura es patrimonio de todos y es anticonstitucional no entender que, al igual que todos los ciudadanos tienen obligación de pagar sus impuestos, también tienen derecho a recibir a cambio prestaciones”. Demagógico, ¿no?.

Asímismo, y haciendo honor a esa doble forma que tienen los populares de ver algunas cosas, a la vez de que se quejaban de cómo se derrochaba el dinero municipal, se quejaban también de que se hubiese contratado a una empresa privada que por carecer de margen para obtener beneficios, no podría traer a primeras figuras a causa de su excesivo coste, por lo que el Ayuntamiento debería invertir más dinero en traer a gente de primera fila ya que la Cita era su única actividad cultural… espera, no te rías todavía, que aún te queda por saber lo que la señora que decía esto, la concejal Dolores Menéndez, entendía por gente de primera fila:

No vendrán Pawlowski, la Orquesta Filarmónica Eslovaca, John Menville, ni tampoco los Payasos de la Tele. La ausencia de estos últimos me parece coherente porque con los que hay aquí ya tenemos bastantes.

Y esta señora se permitió llamar inútiles e ineficaces a los organizadores, tanto a los del área de cultura como a los de la empresa Bética de Ideas. Otro de los concejales populares, José Luis Montoya, parecía tener un poco más claros los conceptos sobre cualificación artística para estar presente en la Cita. Así que después de echar convenientemente en cara a la Concejalía de Cultura que pagasen un diez por ciento de presupuesto a otra empresa para que hiciese lo que estaban obligados a hacer ellos mismos, analizó la programación con tal profundidad que me voy a callar yo y voy a dejar que sepas lo que nos esperaba por boca de él:

Los Kinks, que estaban anunciados en un principio como probables, y que son de auténtica talla, no vienen ante el argumento de que son muy caros. Sí vienen, sin embargo, Rosendo, que no es nada del otro mundo; los Ilegales, que son bastante corrientitos y que aunque en tiempos tuvieron cierta altura, sobre todo cuando grabaron “Revuelta juvenil en Mongolia”, ahora se han convertido en un grupo perfectamente calificable como vulgarote. De igual modo Semen-Up es muy flojito, con un rock erótico más de verbena de pueblo que de una “Cita” de importancia. Los Elegantes son un grupito de última hora que no aporta absolutamente nada a la historia de la música por su vulgaridad. Olé Olé es un grupo que realiza una música que sirve más para escucharla tomando una copa en una discoteca que para llevar público. Séptimo Sello es también muy flojito, pues no acaba de cuajar. Hombres G es un grupo comercial que produce más pena que gloria. Peor Impossible tampoco puede ser considerado un buen conjunto. Son simpáticos, pero nada más. Por último, Chick Corea, que es bueno, trae una banda que no le permitirá repetir los conciertos que ha dado en Bilbao o Vitoria, por lo que decepcionará a sus seguidores.

Ya ves, que aunque faltando bastante al respeto a muchos de los artistas, la verdad es que algunas de sus consideraciones son para estar de acuerdo con ellas. Al final sí vinieron los Kinks, y a este flojo elenco repasado por el concejal habría que unir los nombres que se dejó fuera, por lo que imagino que no tendría nada que objetar sobre ellos: Sade, Jimmy Cliff, James Brown, El Último de la Fila, Sabina, y los Serrat, Carlos Cano y Victor y Ana mencionados anteriormente, así como nuestro intocable Silvio… que hasta ahí podía llegar la broma.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Silvio – “California”
En 1.986 esta canción aún se llamaba así porque era la única palabra que Silvio recordaba de toda la letra.

Como el año anterior la prueba que se hizo para ver si funcionaba un concierto organizado en plena feria había sido superada con éxito, este año se decidió repetir la experiencia, y la Cita en Sevilla se abrió el miércoles de feria, día 16 de abril, con un concierto de Sade, que por entonces (al igual que ocurre ahora mismo, tantos años después, con un disco que acaba de editar, que casi ha sido récord de ventas) gozaba de gran prestigio internacional, sobre todo debido a las canciones “Smooth operator” y “The sweetest taboo”, incluídas en sus dos recientes primeros discos, y era una de las cantantes de mayor seguimiento, con unas baladas que la habían convertido en la más exótica de las princesas del pop-jazz.

Y eso se notó en la afluencia de público. Esta vez el concierto no fue gratis, como el de la Mondragón el pasado año; había que pagar 500 pesetas por la entrada, pero aún así se agotaron todas las que se pusieron a la venta. El problema fue que él éxito de público no estuvo asociado al éxito organizativo. La noche del concierto se juntaron en la puerta de entrada los 7.000 espectadores que venían con su entrada ya comprada, con unos 2.000 más que llegaron con la esperanza de comprarla allí mismo, en la taquilla. Esperanza que se vio defraudada, porque ya no se iban a vender más después de que la última se despachase sobre las ocho de la tarde.

El maremágnum de la entrada aún se vio mucho más agravado porque los organizadores solamente habilitaron una pequeña puerta para acceder al interior, por la que solo pasaban dos personas cada vez, con lo cual la espera para entrar se hizo eterna. La aglomeración que se produjo en el Paseo Colón estuvo a puntito de crear un altercado de orden público porque la actuación dio comienzo con solo media hora de retraso después de las diez de la noche, y todavía quedaba muchísima gente fuera, que cada vez veía más difícil la forma de entrar. Era tremendo ver a tantos cientos de personas, brazos en alto, enarbolando su entrada para dejar claro que ellos ya la tenían, y vociferando contra la organización y contra los munícipes. Tan malamente se pusieron las cosas allí fuera que los organizadores se asustaron del todo y lo que hicieron fue CERRAR LA PUERTA. La gente, claro, intentó echarla abajo y entrar por la fuerza, por lo que la policía tuvo que hacer un amago de carga que no llegó a efectuar por no empeorar el cariz de la situación.

La puerta volvió a abrirse y además se habilitó para entrar una de las salidas de emergencia, con lo que por fin terminaron por entrar todos los que no habían huído ya despavoridos. Y total, ¿para qué? Para presenciar uno de los conciertos más sosos y aburridos en los que he tenido la desgracia de estar.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Sade – “Smooth operator”

El sonido era un caos. De momento imaginaos el griterío de fuera, unido a los claxons de cientos de coches que, si ya en condiciones normales transitaban penosamente por allí camino de la feria en un altísimo número, ahora se encontraban sumidos en un inmenso atasco… y ahora sumadle a eso un sonido bajísimo, que llegaba poco más allá de las cinco o seis primeras filas. No es extraño que la gente de más atrás estuviese mucho más entretenida pendiente de los líos de la puerta que de Sade y sus gran banda de ocho músicos y un corista. Que además, aunque nos estaba ofreciendo su mejor set de canciones, éstas eran para disfrutarlas tranquilamente en algún lugar más íntimo que este solar.

La noche hubiese merecido mucho más. Entre otras cosas porque esta morenita que apenas había dejado de ser veinteañera hacía poco, por alguna razón que desconozco, se había enamorado perdidamente de Sevilla en algún momento de su vida y fue ella misma quien eligió terminar aquí su gira española de seis ciudades. Vino buscando el abrazo de los sevillanos, y lo que se llevó fueron muchos achuchones de nuestras típicas y tópicas bullas.

La verdad es que no sé que fue más risible, si el numerito que se montaron al final del concierto un par de miembros del staff de Sade, descolgándose con cuerdas desde lo alto de la tramoya, vestidos con trajes de flamenca, o las declaraciones posteriores del jefe del Gabinete de Información del Ayuntamiento, diciendo que “la culpa de todo el follón es del público sevillano, que no está preparado para asistir a conciertos de rock, y por tanto no sabe que se debe acudir con un par de horas de antelación”. Por cierto, y por si os lo estáis preguntando, yo logré entrar cuando Sade llevaba ya cuatro o cinco canciones interpretadas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Sade – “The sweetest taboo”

Y tras este accidentado prólogo, una vez que iba muriendo el mes de abril, se fueron sucediendo hasta finales de mayo las catorce actuaciones más que tuvieron lugar en el solar, a razón de una cada dos o tres días, o incluso muchas de ellas en días seguidos. Los amantes de la música tuvimos un mes de lo más ocupado.

El maratón musical lo comenzó Jimmy Cliff, quien a pesar de haber tenido no hacía mucho una canción de bastante éxito, como “Reggae nights”, de haber participado en el disco que los Stones editaron ese mismo año, “Dirty work”, y de ser una de las principales figuras del reggae, solo consiguió animar a 584 personas para que se comprasen alguna de las 7.000 entradas que se pusieron a la venta. Aunque en honor a la verdad hay que decir que también influyó bastante el mal estado del tiempo aquel día. Los que nos reunimos en el solar, aún estando en familia, estábamos más pendientes de resguardarnos del agua que estaba cayendo que de la música que se nos ofrecía sobre el escenario. Que tampoco fue nada del otro mundo, en realidad.

Al principio salió solamente Jimmy, enfundado en una manta, para sentarse en el suelo con unos bongos y cantarnos el insípido “Rivers of Babylon” que popularizaron los Boney M. Lo único que consiguió es que los espectadores más cachondos se uniesen en el grito de “más aguaaa pa ese negroooooo”. Pero la lluvia no le echó, más aún, salió el resto de la banda y la cosa se animó mucho más con su clásico “You can get it if you really want”… pero lo que realmente queríamos todos era dejar de mojarnos lo antes posible, por lo que no aguantamos demasiado allí dentro.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ilegales – “Yo soy quien espía los juegos de los niños”

Para los Ilegales y Rosendo sí que se animó la peña mucho más… hasta Maese Rancio anduvo por allí aquel viernes 9 de mayo… porque los heavies querían ver a su totem hispano y los oyentes de la radio-fórmula acudían en manada a todo lo que fuese un concierto “recomendado por la cadena SER”, y el de los Ilegales (aunque te cueste creerlo) lo era. Y la verdad es que los Ilegales estaban ya lejos de ser aquel grupo que hacía loas a putas, macarras y borrachos de forma creíble y su concierto estuvo plagado de topicazos musicales para gente de bien, que alucinaba con sus demostraciones de barbarismo y de eficacia instrumental, que eso sí que nunca se les pudo negar… yo me pregunto cuantos de aquellos pijillos oyentes de los 40 Principales reconocería la versión que hicieron del “God save the queen”.

Lo de Rosendo sí que fue un espectáculo para vivir y transpirar con él. Con la mirada más lúcida que nunca, a pesar de tener el cuerpo repleto de la inevitable cerveza, Rosendo dio un paso más en su intento de rodear su música macarra con una técnica precisa que le daba un encanto sibilino, muy lejos del que podía alcanzar la música del resto de los aporreadores metálicos patrios… y muchísimos de los del extranjero. Las canciones de Rosendo las cantaban todos los asistentes con la voz y el alma, mientras él las iba desgranando entre la sutileza en el manejo del entorno y la ferocidad de sus riffs con la guitarra.

Recuerdo que la gente iba más por Rosendo, que presentaba su primer disco en solitario, “Loco por incordiar”, y que interpretó casi en su totalidad, mientras que apenas tocó uno o dos temas de Leño, cosa que nos resultó un poco insuficiente a los que esperábamos más repertorio de su antigua banda.

¿Ilegales?… lo que más recuerdo del concierto es un solo que se marco el amigo Jorge Martínez con una botella de J&B a la que pegaba unos buenos lingotazos mientras aporreaba las cuerdas. (Maese Rancio)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Rosendo – “Loco por incordiar”

El siguiente concierto también fue doble, y también desigual, como el anterior. Por una parte El Último de la Fila estaba presentando prácticamente su segundo disco, y el recital cálido y casi intimista que nos ofrecieron se apuntaló sobre todo en las nuevas canciones, sin que faltasen las mejores de su primer disco ni bastantes guiños al repertorio antiguo de los Burros y los Rápidos, bastante más elementales que las de esta nueva etapa, pero al igual que ellas con una sencillez que se convertía en vehemencia cuando la banda las entonaba. Fue un concierto fino, de escuela clásica, en el que aparecieron todas las virtudes de El Último de la Fila… y también se asomaron sus ocasionales errores, como esa tendencia a sinfonizar las canciones demasiado y darles un puntito tremendista y épico que no les hace ningún bien. Quimi y Marc disfrutaron con sus coreografías simplistas, pero graciosas, y Manolo derrochó flexibilidad para adaptarse perfectamente a las pautas musicales de algo tan sentido como “Querida Milagros”, y a las de un baño de multitudes como “Insurrección”. La sonrisa que teníamos todos los presentes demostraba que habíamos disfrutado. Fue una buena noche para terminar de celebrar mi 29 cumpleaños.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


El Último de la Fila – “Insurrección”
En directo. 1.986

Sus compañeros de cartel fueron Semen-Up, que aunque viniesen aquí con la aureola de ser el grupo revelación del año, su música era más escuchada por la novedad de ser aquello que se llamó porno-pop, y tener una canción que describía una mamada sin cortarse un pelo, que por sus valores musicales. La verdad es que fueron un grupo bastante censurado en la tele, aunque no en la radio, lo que hizo que su desinhibición y sus letras explícitas y sensuales llegasen a gran cantidad de público; pero la curiosidad por ver a Alberto Comesaña representando en directo aquello de “Lo estás haciendo muy bien” no llegaba más allá de eso, de curiosidad.

Y entonces, el lunes 12 de mayo, llegó el inesperado momento cumbre de la Cita. Esa noche tuvimos en directo un trozo de la mejor historia del pop. Esa noche asistimos a un concierto de los Kinks.

Aunque su actuación estaba prevista en un principio, se descolgó del cartel, como os dije antes, por problemas presupuestarios, puesto que pedían 17 millones de pelas por tocar aquí (a lo mejor convendría decir también que por su tocata en Madrid de dos días antes cobraron más de veinte). Después de eso se estableció un largo proceso negociador que terminó precisamente la vispera de ese concierto de Madrid, cuando la banda ya había comenzado su gira española, porque los Kinks aceptaron venir a tocar a cambio de la taquilla completa más un fijo de cinco millones, que aportó a fondo perdido el Instituto Municipal de la Juventud. Así se cubriría más o menos su caché inicial, porque se pondrían a la venta 10.000 entradas, al precio de mil pesetas, lo que hacía un total de diez millones, que llegaría hasta quince con el fijo que percibían. El problema fue que solo se vendieron 2.300 entradas…

Las previsiones se fueron a hacer puñetas y el solar de la Maestranza registró una entrada que, contando a los que por una u otra razón entraban gratis, no llegó ni a un tercio de su aforo. Un enorme descalabro económico para los organizadores (que se volcaron con la seguridad y las comodidades para que no ocurriese como la noche de Sade), los Kinks (que viajaban con un gran séquito de personas, entre las que incluso había un cocinero propio) y sus representantes. Aún así, la banda dio un concierto maravilloso que, como decían los del ABC, mereció un llenazo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Kinks – “You really got me”

De todas formas, ese recorte del ABC es bastante sesgado y tergiversa la realidad, porque no dice que el concierto de Madrid, que a tanta gente reunió, era gratis. Y tampoco dice que en el concierto anterior a ése, el que dieron en el Palacio de los Deportes de Barcelona, se reunieron la misma gente que en Sevilla, o incluso menos; aunque también es cierto que allí la entrada costaba el doble que aquí, 2.000 pelas.

Porque si bien los Kinks eran una leyenda para muchos, en el año 1.986 ya eran una banda de esa otra generación que se había terminado con el punk; incluso ellos mismos ya eran otra cosa que solo mantenía de sus inicios a los hermanos Ray y Dave Davies, los otros miembros de la banda que estuvieron aquí eran el teclista Ian Gibbons, el bajista Jim Rodford y el batería Bob Henrit. Pero cuando Ray entonó el “You really got me” haciéndonoslo corear a todos, nada de eso importó; lo importante era reverenciar el desgarro vocal de Ray para darnos durante casi dos horas canciones a medios tiempos, riffs duros, sensaciones clarísimas y también ambiguas… hasta tres veces amagó con tocar “Lola” para cambiar a “Sunny afternoon”, “Dead end street”, “Come dancing”, “Word of mouth”, o cualquiera otra de las que desgranó aquella noche; y cuando por fin, después de arrancar otra vez siguió ya con ella, todos supimos que nos encontrábamos ante el espectáculo musical con el que siempre habíamos soñado… lo lo lo lo lo lo loooooola… y después, mientras la gente se desgañitaba gritándole aquello tan de moda por entonces de “torero, torero”, Ray me dio mi regalo.

Yo estaba en primera fila con mi amigo Pepe Conciertos, ése del que a veces os he hablado, y del que nunca supe su apellido a pesar de ir juntos a tantas tocatas. Y cuando Ray lanzó al aire la púa de su guitarra llegó directamente hasta mi mano. La dirigí hacia ella y cerré el puño… justo para sentir como otra docena de puños más se aferraban sobre el mío, mi muñeca, y casi todo el brazo. Así estuvimos inmóviles algunos segundos, mientras pensaba qué hacer… porque la púa había rebotado y no la pude pillar… cayó al suelo, pero eso los demás no lo sabían. Miré hacia abajo, la divisé y le coloqué el pie encima; en ese momento abrí mi puño dejando ver que estaba vacío y en las siguientes décimas de segundo un tropel de espectadores que me rodeaban se fueron al suelo a buscarla. Ni que decir tiene que no la encontraron, estaba a buen recaudo; cuando se aburrieron de buscar, la cosa se calmó, y siguió el concierto, yo me agaché disimuladamente para recojerla de debajo de mi pie. Después quisieron comprármela algunos (hasta 700 pelas me daban por ella, y eso que era una mierda de púa de plástico gris), pero todavía está en algún cajón de la casa de mis padres, a donde fue a parar cuando la sra. Carrascus y yo nos mudamos a Huelva por tres años.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Kinks – “Lola”

El rock en su estado más clásico era lo que nos aguardaba en la actuación siguiente, la de Silvio, que ese año era un concierto más de los de Barra Libre, porque aún no se había hecho la transición al Silvio semanasantero y “bético”, que tendría lugar en el ’87. Así que sin recordar nada especial de él, debido como el año anterior a que estuve en varios suyos, éste sería simplemente un buen concierto. Porque Silvio nunca falló en sus noches de Cita en Sevilla.

En el siguiente concierto no estuve. Ni prácticamente nadie más, porque apenas se vendieron quinientas entradas. Esa era la noche en que se presentaban Olé Olé con una de las primeras actuaciones en las que su cantante era ya Marta Sánchez, tras haber sustituido a Vicky Larraz. Pero su música nunca me invitó a escucharles. Sí en cambio me hubiese gustado más oír a Los Eelegantes, que les servían de teloneros y era uno de los pocos grupos nacionales que todavía conservaban el espíritu de las bandas de rock callejeras. Pero alguna noche había que faltar…

…y no iba a ser la siguiente, claro está. Era imposible no rendir visita al solar el día que venía el viejo tramposo enardecedor de masas.

Allí, ante el escenario vimos como comenzaban a salir negros y más negros, todos ellos aplaudidos por un público que no tenía demasiado claro si ése que estaba saliendo ahora era el que todos esperaban. Pero ninguno lo era, ni siquiera ese saxofonista medio loco, Maceo Parker, que capitaneaba a la docena de musicos (allí estaban Fred Wesley, Saint Clair Pickney…) que habían invadido ya el escenario tocando frenéticamente canción tras canción, y todas nos sonaban. Y tampoco era el negro que esperábamos ese maestro de ceremonias, loco del todo, que solo sabía dar gritos pelados de “Who’s the kiiiiiing!!!” (¿Quién es el rey?). Ni, obviamente, la negrita que cantaba muy, pero que muy bien… el espectáculo real no comenzó hasta casi pasados veinte minutos, en que apoyado en el hombro de Maceo, apareció por el fondo del escenario el que todos reconocimos como la verdadera estrella, el rey que tanto nos anunciaba el otro… James Brown.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


James Brown – “Gonna have a funky good time”

“Gonna have a funky good time” (“vamos a tener mu buen rollito funky”) para empezar; y desde ahí todas sus canciones conocidas, alargándolas hasta cansarnos de bailar, igual que hacía él mismo mientras las interpretaba… “Try me”, “It’s a man’s man’s man’s world”, “Papa’s got a brand new bag”, “Please, please, please” a toda velocidad, mientras le rendían tributo otorgándole la capa de armiño de los reyes… y “I feel good”, “Too funky in here”… y el eufórico “Sex Machine” que todos nos sabíamos y todos coreábamos en inglés macarrónico… guirappppa… más de dos horas de un dinamismo inimitable, de una voz fuera de serie, de una inmensa presencia que todo lo dirigía a su antojo, cuando no se sentaba él mismo al teclado o a la batería. Fuerza y sabiduría para dominar el escenario; puro nervio. Y nosotros, a sudar.

Una preciosa chavalita bailaba sin parar delante de mí y mi amigo Pepe, haciéndonos fijar nuestra vista en ella más veces incluso que en el Soulfather. En un momento determinado, la chica, tras un saltito, aterrizó con su tacón directamente sobre mi pié. Al volverse y ver mi expresión de grito reprimido, supongo que para hacerse perdonar, me echó los brazos al cuello y me dió un pequeño beso en los labios. Así, sin decir ni una palabra siquiera; tampoco eran necesarias.

…ni que decir tiene que me pasé el resto del concierto intentando meter de nuevo mi pié debajo de los suyos.

La ví de nuevo esa misma noche, aunque solo intercambiamos un ligero saludo cómplice, en un bar nocturno que había entre los jardines del río, por su orilla trianera, allá por la antigua Chapina, a donde fuimos a parar también muchas noches tras los conciertos, y del que no logro recordar el nombre… ¿lo podríais hacer alguno por mí?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Sex Machine”

A Victor Manuel y Ana Belén esta vez me los salté. De todas formas supongo que su concierto no diferiría demasiado del que dieron en la primera Cita hacía dos años, justo los que se pasaron sin pisar un escenario juntos precisamente hasta ahora, ya que éste era su segundo concierto desde su nueva reunión, por lo que tampoco estarían muy engrasados que digamos. Presentaban su disco “Para la ternura siempre hay tiempo”, ése que era doble, pero con uno de ellos cantando en cada disco, por lo que también podía comprarse por separado. Esta noche la gente no siguió mi ejemplo, y el solar registró un llenazo absoluto para corear con ellos “La Puerta de Alcalá”.

El que tenía que haberme saltado también, y sin embargo no lo hice, fue el siguiente, el que abrieron los Séptimo Sello, muy bien dispuestos, pero que perdieron una más que magnífica oportunidad para haber cambiado un poquito la letra de su canción más famosa y haberla cantado tal como lo hacíamos los sevillanos en nuestros campos de fútbol: “todos los paletos SON del Madrid”

Y tras ellos el griterío, un millón de niñas histéricas (o tal cantidad parecían), algunas incluso ondeando el sujetador, para recibir al auténtico bombazo de grupo de la temporada, Los Hombres G. Con ellos llegó el delirio, el terror… algunas de las enamoradas de David Summer se tiraban de los pelos, otras se daban pellizquitos con sus amigas, mientras sus novios acompañantes ponían cara de circunstancias, y se miraban unos a otros como diciendo “oye, que yo a ésta no la conozco de ná”. Para ellas, la G del nombre de la banda era la G de grandes, la G de genios, la G de guays y, sobre todo, la G de guapos. El “marcapasos que tenía Marta” seguramente reventaría con sus nervios. Y menos mal que había un callejón entre ellas y la banda, de no ser así, los Hombres G habrían salido de allí sin camisetas, sin pantalones y probablemente hasta sin pelos.

La verdad es que yo, personalmente, lo pasé en grande viendo a tantas chavalitas felices y entusiasmadas. Eso sí, procuré verlas dejando espacio entre yo y ellas, así que me aparté hacia la pared que daba a los jardines, donde estuve charlando tranquilamente con José Casas (ya sabéis, el de La Pistola de Papá, por aquella época en Helio) que, enfundado en un peto de color naranja chillón, era uno de los miembros del staff de seguridad que velaban por la manada.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Hombres G – “Marta tiene un marcapasos”

Y así llegamos al viernes 23 de mayo, en que la ciudad se dividió musicalmente en dos partes. El concierto de Joaquín Sabina no fue el acontecimiento musical más importante de Sevilla en ese día, ya que se vio superado por otro de mucho mayor calado.

Esta primavera del ’86 se cumplía un año desde que El Corte Inglés inauguró su centro comercial de Nervión, y quería agradecer a los sevillanos la cantidad de compras que habían hecho allí en ese tiempo. Para ello nada mejor que organizar un concierto con Isabel Pantoja, muy de moda por entonces porque había vuelto a los escenarios tras la muerte de Paquirri, y aparecía hasta en la sopa con su hijo Paquirrín, haciendo llorar a moco tendido a todas las marujonas españolas. El concierto lo organizaron en el Sánchez Pizjuán, y con entrada gratuita, por lo que se dieron cita allí más de 60.000 personas para escuchar como la Pantoja les decía que “hoy quiero confesar que sigo enamorada”, mientras ellas se sonaban entre lágrimas de delirio.

Y Sabina no fue ajeno a la competencia que tenía, y en un momento de su actuación se dirigió a los que estábamos allí escuchándole: “Quiero daros las gracias a todos. Muchas gracias, de corazón, porque sé que hoy más que nunca es un esfuerzo estar aquí… pudiendo estar en el campo del Sevilla… ¿os imagináis…? Ahora estará saliendo Paquirrín, y ella estará con la baba caída presentando a “mi niiiñooo”… que se pondrá a cantar con ella…”.

No estuvo mal el concierto de Sabina. Por entonces aún no se había disfrazado con el traje del Emperador, hecho de pseudo-poesía de frases deslavazadas, y todos teníamos frescas sus historias sobre princesas malditas y locas juanas que salían del armario. Y todas esas canciones anteriores a la pérdida de su credibilidad estaban reunidas en el doble “En directo” que acababa de editar, y ahora andaba presentando en sus conciertos.

Y la banda que le acompañaba, Viceversa, eran unos músicos de gran altura, que cuando acometían una pieza ellos solos, sin la voz de Joaquín, lo que ocurrió al menos un par de veces, hacían exclamar a Manolo Be-Bop (actualmente Manolo Ajoblanco), que estaba allí conmigo, que “ésa sí era una banda de verdad, con sonido moderno, y no como estos grupos sevillanos, que suenan todos iguales y tela de antiguos…”.

Aquella fue la última vez que le ví en un escenario; todavía apreciaba la poesía de sus letras, la fuerza de su música, el buen hacer de su banda y la marcha que él mismo derrochaba en sus actuaciones. Pero después dejó más de lado las historias urbanas para ponerse a escribir canciones de amor, a las que hasta ahora solo se había aproximado en plan ligue callejero con “Quédate a dormir”, o con el romance deliciosamente convencional de “Rebajas de enero”, las cuales sonaron también esta noche… y su posterior disco “Hotel, dulce hotel” creo que ya ni lo compré siquiera.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Joaquín Sabina y Viceversa – “Princesa”

Aquel mismo día ocurrió también la historia más graciosa de la Cita, también relacionada con la música, pero con ésa otra que celebraban en teatros, centros culturales e iglesias. Y en una de éstas, en la de El Salvador, daba un concierto la Filarmónica de Leningrado, una orquesta por cierto, que había costado traer a Sevilla casi tanta pasta como a los Kinks. Pues cuando la orquesta salió se encontró con la desagradable sorpresa de que el piano que tenían que utilizar, entre otras, para una de sus piezas estrella, la “7ª Sinfonía de Shostakovich”, no estaba. Tras el desconcierto inicial, el director de la orquesta optó por cambiar el programa de actuación. Nadie de la organización supo darle al pobre señor una explicación coherente… la verdad es que nadie se había preocupado del piano… que apareció al día siguiente, olvidado en un descansillo, bajo una de las escaleras de la Consejería de Cultura.

Y ya que hablamos de pianos. El siguiente invitado a la Cita en el Solar de la Maestranza también era un músico de los que se gana la vida con él, Chick Corea. Y esta vez venía acompañado de la Elektric Band, que, como su nombre bien indica, era una banda eléctrica. Se ve que Chick, después de haberse metido de lleno en la fusión del jazz-rock con su grupo Return To Forever, la vuelta al jazz clásico le vació los bolsillos de tal manera que decidió electrificar de nuevo su acompañamiento. Y aquí estaba, respaldado por una banda jazz-rockera, pero que en vez de tener entre sus componentes a Joe Farrell, Al Di Meola, Stanley Clarke y Airto Moreira, estaba compuesta por jóvenes músicos de estudio que, aunque buenos instrumentistas, no podían compararse con aquellos. Bueno, quizás con la excepción del guitarrista Scott Henderson, que tocaba con una pasión que nos arrastraba a todos.

Pero en Chick Corea no apreciábamos al genuino músico que solía ser, no veíamos la autenticidad, ni la personalidad creativa e innovadora que se perdía en un estilo musical que se estaba quedando viejo. En la música que nos estaba dando aquí los arreglos eran más simples, menos sinfónicos, con más espacios para los lucimientos personales que, en realidad, solo aprovechaba el guitarra. Yo creo que para el final del concierto todos estábamos ya algo cansados de aquello y prácticamente solo nos motivamos cuando comenzó a sonar “Elektric City”, que curiosamente era la pieza que contenía más ingredientes comerciales.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Cick Corea & The Elektric Band – “Elektric City”

A Carlos Cano también me lo salté. Si ya me aburría con él cuando hacía canción testimonial y satírica, imaginaos ahora que estaba presentando su recién salido disco “A través del olvido”, en el que se había vuelto (todavía) más intimista, y le cantaba al amor, y a la ausencia… pues eso, que le cantase también a la mía.

Mucho más divertida se presentaba la siguiente noche, porque se celebraba la segunda edición del Festival de la Canción Femenina, que este año ya nació directamente dentro de la programación de Cita en Sevilla. De todas formas los ensayos y las primeras cribas, como Pibe Amador y Pepe Benavides contaron esta vez con un buen presupuesto, se hicieron en el recientemente re-abierto Teatro Duque, asignado desde hacía poco tiempo a Comisiones Obreras.

En esta edición del festival se abrió el espectro también a la canción ligera y, sobre todo, a las folklóricas, de la mano de una niña de 12 años llamada Carmen Feria, que asombró a la gente con su vozarrón interpretando ”Aquella Carmen”, ante el silencio atónito del personal. Se llevó el segundo premio.

Tras dejar atrás tanto horror saliendo de bellas boquitas, entre las demás que pasaron a la final del día de la Cita estaba Eva Luengo, hermana de la Cristina Luengo que participó en la edición anterior, y que traía bajo el brazo una canción compuesta especialmente para ella por su amigo Dogo, “Disparo de amor”. Con el transcurrir de los años, esta chica, rebautizada como Evita Dinamita presentaría un programa infantil de Canal Sur y después marcharía a Madrid, donde siguió luciendo sus (muchos) encantos y sus gloriosos piños en el programa matinal de Pepe Navarro en Antena 3, donde preguntaba cada día a algún concursante pillado en su casa desprevenido aquello de “¿Tiene usted pelos en la lengua?”. E incluso llegó a ocupar toda una página en “El País Semanal” como futurible chica Almodóvar, además de otros hechos interesantes en su curriculum, que conocen ya algunos de nuestros discretos lectores habituales.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Eva Luengo (Evita Dinamita) – “Disparo de amor”
(…entrando antes de tiempo.)

Algo mejor que ella, pero tampoco mucho, hizo su interpretación la primera negrita que pasó por el Festival, Donna Jameson, que aunque se presentó como una amante del jazz, eligió para cantar “Walking between the raindrops”, un precioso tema de Donald Fagen, quien, dentro y fuera de Steely Dan, tampoco orbitaba precisamente lejos del Cotton Club. Meses después, Donna regresaría a los USA y se le perdería la pista.

Como también se le perdió muy pronto a Merchi Rivero, la chica que quedó en tercera posición con el alegre “Walking on sunshine”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Merchi Rivero – “Walking on sunshine”
(…el de la mesa tardó en subir el otro canal.)

Entre lo mejorcito de la noche estuvieron Mercedes Carbonell y Ana Ferrand, bautizadas para la ocasión como Las Hijas de Elena, que le devolvieron a la ceremonia la irreverencia de la que estaba tan necesitada. El arma elegida fue una canción, por entonces todavía inédita, que Pablo Carbonell (todos sabéis quien es, ¿verdad?), hermano de Mercedes, tenía en cartera para el segundo disco de Los Toreros Muertos, “Me gusta jugar con mi amigo Manolito”. Para la ocasión se trajeron a varios colegas de la facultad que se marcaron un “Gaudeamus igitur” que, la verdad, pegaba tanto allí como una trompetilla de carnaval en medio de un requiem de guerra. Ambiente plenamente festivo para Mercedes (hoy en dia pintora, como podéis comprobar en este enlace), y Ana (que ahora es directora del Casino de la Exposición), en aquella aparición.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Las Hijas de Elena – “Me gusta jugar con mi amiga Manolita”
(…el de la mesa seguía con la torrija)

Y de pronto, en el último tema, se hizo la luz, cuando una jovencísima Emilia Pinzón (por entonces alternando su trabajo en orquestas con una banda propia llamada Anis del Gnomo) le birló la cartera a Paul Anka, Frank Sinatra y Sid Vicious, resucitando ese cadaver exquisito que era “My Way” para luego follárselo allí mismo, delante de todo el mundo. Surfeando por encima de todo el desenfreno de la banda (los músicos de Silvio y Manuel Marinelli), su voz no se sale de límite en ningún momento, siempre bajo control dentro del más riguroso espíritu iconoclasta, como nos gusta en este blog. Los que viváis en Sevilla posiblemente os hayáis encontrado alguna vez con Emi en alguna de sus actuaciones y sabéis que, siempre y cuando ese día no haya conectado el modo autosabotaje, es dificil encontrar una voz que le haga sombra en cientos de kilómetros a la redonda. Pero como aquella noche, nunca más… Por supuesto, el primer premio fue para ella.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Emilia Pinzón – “My way”
…mu guay

El fin de fiesta del festival corrió a cargo de la banda Peor Impossible, un combo muy divertido y muy mariquita en el que figuraban entre otros la “Estrella” de Utrera y una mucho más joven, pero igual de feísima que ahora, Rossy de Palma. Su concierto, cantando sobre que “nadie era tan mutante como ellos” y “payeses en motorino que les sepan follar bien”, pasó entre bailes y risas, y lo que más recuerdo de la ocasión es que arrojaron al público posters de la banda, enrollados a lo largo y convertidos así en lanzas, que tras adquirir gran velocidad de planeo se estrellaban contra las caras del respetable, y a punto estuvieron de saltarle un ojo a más de uno.

Y tras 11 folios que llevamos hasta ahora, llegamos ya al final, que como ocurriese el primer año, volvió a correr a cargo de Joan Manuel Serrat, esta vez mucho más bienvenido aún por su reciente declaración de intenciones plasmada en el título de su nuevo disco, “El Sur también existe”. Y aunque ya esperaba encontrarme con prácticamente lo mismo que aquella otra vez, había que ir aunque solo fuese para disfrutar del sabor de la despedida junto a otros ocho mil espectadores más totalmente entregados de antemano, como siempre, y capaces de perdonarle al monstruo (como así le gritaron repetidas veces, agradeciéndolo Serrat con un “gracias, pero de verdad que no soy tan feo”) que olvidase la letra de alguna canción, como también ocurrió esta noche. Pero salió bien del paso, no en vano es, de los cantautores, el más hábil, el que tiene más tablas, el más profesional de todos. Y en cualquier concierto suyo hay dos cosas garantizadas, el llenazo a rebosar y la absoluta satisfacción del público.

De todas formas, y con el espíritu iconoclasta que os mencionaba antes, he de ser un poco crítico y decir que había algo que chirriaba en la sacralización de Antonio Machado, y que había algo que no encajaba (como tampoco lo hace ahora de nuevo) en la operación de envolver con celofán al poeta de la cara de patata… en los recitales de Serrat todo es demasiado medido, demasiado elegante, demasiado perfecto incluso con el fallo del olvido convertido en acierto espontáneo… y es que hay algo inevitablemente demagógico en el hecho de que una persona se dirija a otros varios miles desde encima de un escenario, algo inaceptable y forzosamente comercial en sus disertaciones sobre la ecología, la geopolítica, la historia reciente de España… aparte, claro está, de que se esté de acuerdo con la postura, las buenas intenciones y la sinceridad del cantante. Pero como es eso, un cantante, y además perfectamente compenetrado con su banda de guitarra, bajo, batería y piano, desgranó casi dos horas de canciones de esas suyas que tanto conectan con la sensibilidad de todos precisamente porque no tienen un universo propio y hablan de todo. Gracias a Dios la inevitable ración de doctrina no fue demasiada y al final fui también yo mismo parte del público que le aplaudía entusiasmado. Sí, fue un gran final.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Joan Manuel Serrat – “Para la libertad”

Aunque en el momento de ponerse a echar números, los concejales del grupo popular no estaban tan entusiasmados. El Ayuntamiento presentó un balance en el que aparecían unas pérdidas económicas de 71 millones de pesetas, ante unos gastos que llegaron a los 120 millones, de los que solo se recuperaron 49 entre taquillaje, concesiones de ambigús e ingresos varios. El problema, y hay que reconocer que esta vez a los populares tampoco les faltaba razón, es que el Ayuntamiento no contaba entre los gastos suyos los 17 millones que aportó la Junta de Andalucía, ni los cinco que aportó la Delegación de Juventud para el concierto de los Kinks, y que, al fin y al cabo, también es dinero que sale del bolsillo del contribuyente, por lo que sumando estos 22 millones, en realidad el déficit de la Cita en Sevilla de este año ascendía a 93 millones de pelas. Que son muchos millones para el dudoso resultado en el acierto de poner a Sevilla en el mapa cultural.

Y es que la culpa de todo la tuvimos los propios sevillanos, que solo fuimos capaces de comprar 52.000 entradas durante toda la Cita, en la que solo se vendió prácticamente todo el billetaje con los de siempre: Victor y Ana, Serrat, Sabina, además de con Sade y, curiosamente, con el concierto de Ilegales y Rosendo.

Este año también decíamos adiós definitivamente al solar de la Maestranza, en el que se iba a comenzar a construir el Palacio Provincial de la Cultura, al que ahora todos conocéis como el Teatro de la Maestranza, y se comenzaba a hablar del nuevo alojamiento para la Cita en Sevilla que, por supuesto, los concejales socialistas pensaban mantener a pesar de todo. Así que a la espera de lo que decidiese la Gerencia Municipal de Urbanismo, la Cita de 1.987 la íbamos a tener en la Encarnación, la Alameda, la Plaza de España o el Prado de San Sebastián… pero eso ya es una historia de “la cuarta vez que nos citamos en Sevilla”.

57 Comments

  • El dia 27.02.2010, NoSurrender dijo:

    Yo también vi a los Kinks por aquella época, en lo que llamaban el Rockódromo de Madrid. Fue la única vez que les he visto, y fue genial. Siempre me pareció una banda a la altura de otros británicos más famosos, como los Who.

    También me gustaban los Elegantes. No es que fuera la mejor banda de la época, pero me gustaba su actitud y su increíble capacidad para dar marcha. Me gustaría volver a saber de ellos, ahora que los has mencionado.

    • El dia 28.02.2010, carrascus dijo:

      Jejeje… no es que los viese usted por aquella época, amigo NoSurrender, es que los vió usted dos días antes de que viniesen a tocar aquí a Sevilla. A ese concierto en el Rockodromo, por las Fiestas de San Isidro, es al que nos hemos referido en este post el periodista que escribió el recuadro del ABC que he reproducido y yo mismo.

      Y sobre lo de Los Elegantes, Emilio y Carlos creo que ya andan retirados de la música (aunque Carlos aprovecha para sentarse de nuevo en la batería cada vez que hay algún grupo de aquellos que se reune para algo, y así ha andado últimamente con Glutamato y con Sindicato Malone); el otro Emilio, el López-Galiacho toca en alguna que otra banda, sin mucho compromiso; y el más estable es Juanma, que toca con una banda de mucho regusto Kinks llamada Greenwich Village… que precisamente, el jueves 11 celebran su concierto de 15 aniversario en la Sala “Galileo” de ahí, así que los tiene usted muy cerca, por si siente la curiosidad. En ese concierto participarán también gente de otros grupos de aquella época… Secretos, Desperados… puede estar bien.

      • El dia 28.02.2010, Del Califato... dijo:

        Yo ví a Chick Corea en el solar del Maestranza. Ufff¡¡¡¡¡ No sería Return to Forever, es cierto, pro aún así alli se rezumaba calidad muical por todos los poros. Quizás fue largo. Años antes le había visto con piano solo en el Pemán de Cádiz, donde invitó a Paco de Lucía a acompañarle durante una parte de actuación. Creo que fue algunos años después cuando vi a Miles Davis en el Pabellón de San Pablo. Recuerdo que Miles tocaba detrás de los amplis ¿En qué año sería eso?

        • El dia 28.02.2010, carrascus dijo:

          Pues fue solo un año y medio después, Del Califato. Miles Davis tocó por segunda vez en Sevilla, ahora en el Pabellón de Deportes de San Pablo (a donde, por cierto, me voy nada más terminar de escribir esto a ver el partido contra el Barça) el 14 de noviembre del ’87, cerrando un pequeño festival internacional de jazz que organizó la Diputación durante tres días, y que nos trajo también a Albert Collins y Spyro Gyra el primer día, y a Tony Williams y a los Leaders de Lester Bowie el segundo.

          • El dia 28.02.2010, Maese Rancio dijo:

            Muchas gracias por la dedicatoria, Don Carrascus… ¡qué tiempos aquellos!

            Yo vi a Emilia Pinzón en un concierto de Acracia, en la época en la que ella era la vocalista. No se puede dudar de la calidad su voz, pero el resultado final chirriaba por los cuatro costados. ¿Sabe usted qué ha sido de ella?

            Esa época apenas conocía a The Kinks y no fui a verlos, de lo que me arrepiento. Al igual que años más tarde me pasaría con Frank Zappa. Las Citas me pillaron muy joven para poder haberlas disfrutado en su totalidad.

            Por cierto, se le ha colado una “o” en la versión que hicieron los Ilegales.

            Bueno, ve voy a sufrir un rato. Ya sabe usted que los fines de semana tengo mi rato de sadomaso.

            • El dia 28.02.2010, juan antonio dijo:

              No esta nada mal la 3ª cita? A pesar de las perdidas económicas, la verdad que el publico sevillano no se donde andaba.
              Yo también vi a Jaime Marrón en Madrid pero me pasa como a Sud no se en que año, a Sabina estuve en la grabación de este doble álbum con Aute, Gurruchaga, y no me acuerdo de los otros que participaron,¿ por cierto Viceversa no hicieron unos escarceos en la música en solitario?
              En cuanto a las “G” de los Hombres te falta la de Gilipollas de “Pabellón Psiquiátrico” y su alter ego Juan A. Canta ¡que por cierto triunfo en el programa de Pepe Navarro y su limón y medio limón!
              Y para acabar muy buena la Emilia Pinzón con My Way….mu guay tu ultima cita
              Un abrazo.

              • El dia 01.03.2010, carrascus dijo:

                Ya está quitada la “o” que sobraba; gracias, Maese, que a veces los deditos se disparan más de lo debido.

                Sobre lo que sé de Emi tengo que decirle que no demasiado. Hace tiempo que no la veo, y la última vez lo he hecho en fotos, jejeje… la ví en las fotos que salieron en dos o tres blogs del entorno cuando vino el hijo de Silvio a tocar al Malandar el pasado mes de marzo, y ella estuvo en el escenario también. Tiene un grupo (o al menos hace cinco o seis meses aún lo tenía) y van tocando donde pueden: fiestas, pequeños locales… buscarse la vida, que se llama.

                Pues Juan Antonio… James Brown también tocó en Madrid un par de días antes o después que aquí en Sevilla este año ’86, en las fiestas de San Isidro, en el Rockodromo. Quizás sea ése el concierto que viste. Si te sirve de pista te puedo decir que ahí en Madrid no tocó él solo, sino que estuvo teloneado por Tapones Visente y El Último de la Fila.

                Sobre lo que dices de Viceversa ha habido equívocos y errores, porque sí que hubo un grupo con ese nombre, pero eran dos chavales horterillas de Badalona, que hacían techno de plastilina, de ése que cuando lo oyes te sale la risa floja y lo tienes que quitar enseguida porque te da vergüenza ajena… así y todo se las apañaron para que les editasen dos discos en un periodo de siete u ocho años (entre el ’93 y el 2.000). Pero no eran los músicos que iban con Sabina en los ’80.

                • El dia 01.03.2010, Vidal dijo:

                  “…además de otros hechos interesantes en su curriculum, que conocen ya algunos de nuestros discretos lectores habituales.”
                  Juas

                  • El dia 01.03.2010, David González dijo:

                    Cuando me contó lo de que los Kinks habían estado en Sevilla apenas daba crédito. Si no me equivoco la banda qe acompañaba a los Davis es la misma que varios años después, en el 93, estuvieron en La Coruña. Seguramente uno de los primero conciertos en los que hemos coincido Mr. Carrascus. Me imagino a usted y a los otros luchando por esa púa de Ray Davis y no debían estar muy lejos de parecer esas niñitas que comentaba en el concierto de los G Men (G de Gilipollas, como decía Juan Antonio).
                    Totalmente de acuerdo con su apreciación de Chick Corea, Siempre que lo he visto me ha parecido que juega el papel de padrino de los músicos que lo acompañan, aportando en escena su nombre y sus composiciones, pero no sus cualidades como músico.
                    Gracias por el curro, una vez más.

                    • El dia 01.03.2010, carrascus dijo:

                      Muchas gracias, David… sobre lo de La Coruña, no estoy muy seguro de que fuese la misma banda, ¿sabe?, porque en esos años hubo algunos cambios. Y de todas formas, en aquel concierto del Xacobeo no eran los Kinks propiamente dichos, lo que se anunció en el cartel era Ray Davies, así que vaya usted a saber con qué músicos se presentó. Creo recordar que su hermano no estaba… y sin embargo sí que llevó a unas chicas minifalderas para bailar por allí, así de negro, al estilo de las que sacaba Robert Palmer en sus clips… ¿recuerda? A mí no me gustó mucho, se me pareció demasiado a un Javier Gurruchaga inglés.

                      Y con respecto a la lucha por la púa, sí que la peña circundante se parecía bastante a las niñas del día de los Hombres G, jejeje… pero le juro por mi vieja que yo lo único que hice fue mover la mano hacia ella, y después lo que he contado en el post, pero sin alterarme lo más mínimo, eh… que yo siempre he sido muy estoico para esas cosas…

                      Igual que D. Vidal, que ni se inmuta a la hora de escribir comentarios… un simple “juas” y todo despachado… se ve que es de mi escuela clásica.

                      • El dia 01.03.2010, lu dijo:

                        Sí, muy discretos, pero hilando se obtiene hilo y después se puede tirar de él… Yo al menos saco mis propias conclusiones, que algún tiempo llevo leyendo el blogin´.
                        Menudo curro tiene esta entrada, Carrascus. Como siempre, mil gracias, es un testimonio impagable.
                        En el 86 yo todavía llevaba trenzas y no sabía qué era un concierto, así que poco puedo comentar. Excepto que habría dado los dedos del otro pie por ver a James Brown en directo. Guirapppa!
                        Besos y más besos, carrascupedia.

                        • El dia 01.03.2010, juan antonio dijo:

                          Si me sirve de pista efectivamente ahora caigo, El Último de la Fila que Manolo García llevaba una especie de linterna de espeleólogo ¡si señor! A los Tapones debí de llegar tarde.
                          Esta claro que los conciertos de S. Isidro y las citas sevillanas tenían bastante en común, ¿y me voy a aventurar a ver si en la próxima cita también toco Tina Turner?
                          Saludos

                          • El dia 01.03.2010, carrascus dijo:

                            Hola, Lu… ya veo que no te has ahogado por ahí, ni el viento te ha llevado muy lejos; me alegro.

                            Ten cuidado con el hilo del que tiras, no sea que se rompa por donde no debe, jejeje…

                            Y sí, Juan Antonio; es lógico que Madrid y Sevilla compartiesen esos años muchos artistas, porque al venir por aquí de gira y ser las dos fiestas prácticamente a la vez, los managers aprovechaban. El problema eran los presupuestos que manejaban ambos ayuntamientos, porque en el ’87 usted pudo ver a Tina Turner, por ejemplo, y de aquí se cayó por falta de fondos… y no fue la única baja importante… pero eso ya os lo contaré cuando llegue el momento.

                            • El dia 02.03.2010, carrascus dijo:

                              TENEIS RADIOBLOGIN’ NUEVO. ESPERO QUE LO DISFRUTÉIS. Y QUE OS AYUDE A RECORDAR MUCHAS COSAS A LOS QUE VIVÍSTEIS AQUELLOS TIEMPOS EN ESTA CIUDAD.

                              Creo que es un buen acompañamiento musical para los posts de la “Cita en Sevilla”.

                              • El dia 02.03.2010, losmierdas dijo:

                                de nuevo, vaselina para una memoria como la mía, tan necesitada de lubricante… ese año y pendiente de una duda que me corroe*, solo asistí al concierto de los Kinks, en el que disfruté de su revisión de los clásicos sesenteros de la banda y sus apéndices, con mención especial a esa Lola, que a todos nos puso a cantar desaforadamente… del resto de la programación y a un toro pasado un cuarto de siglo, solo me hubiera apuntado a Jimmy Cliff (recuerdo que mi peña volvió del concierto empapada por una vez solo de agua) y al despreciado por mi en aquella época James Brown (pecado mortal postjuvenil del que con el tiempo ya he pagado penitencia (con mucho gusto)…

                                *y ahora la cuestión… cierras los Citas del solar del Maestranza, pero no has hecho mención de la actuación de Eric Burdon, que yo me imaginaba al año siguiente (1987), año en el que efestiviwonder, se empezó a celebrar en el Prado… ergo el cantante de The Animals, que con seguridad actuó en el paseo de Colón, no tuvo mas remedio que hacerlo este mismo año… de aquella actuación guardo unos vívidos recuerdos, encuadrables en el mismo capítulo eróticofestivo que tu experiencia en el concierto de los hermanos Davies y Cía, pero mas “excitantes” si cabe… enfin, sáqueme usted de dudas, amigo Carrascus!

                                • El dia 02.03.2010, EuLaliA dijo:

                                  Que buem radioblogin…… y oye, un grupo se llama Monton de guardias civiles muertos, otro canta una cancion que se llama “nunca pego a una cara bonita”…….. como se nota que en aquella epoca en Sevilla no habia nada politicamente correcto :) :) :)

                                  El post me ha encantado tambien, y he visto que por los que cuentas de los Hombres G y de lo que te paso a ti con James Brown, las chicas de entonces eran muy desinhibidas tambien, no se si mas que ahora, porque a mi ya se me ha pasado la edad de alternar con ellas.

                                  Y otra cosa, ¿Los Payasos de la Tele que la concejal consideraba tan importantes eran Gaby, Fofo y Miliki, no?

                                  • El dia 02.03.2010, carrascus dijo:

                                    Amigo Losmi, antes que nada voy a sacarle de esa duda que le corroe, hombre… Yo también recuerdo muy bien el concierto de Eric Burdon en Sevilla, sobre todo porque alguien se preocupó de grabarlo e incluso circuló por ahí un bootleg que yo tuve grabado, pero la calidad de sonido era tan ínfima, que se me salían lagrimones de dolor cada vez que lo escuchaba y me mataba los recuerdos tan buenos que tenía, así que tiré el cassette.

                                    Tiene usted razón en que el concierto fue en el solar de la Maestranza, y también en que me lo he pasado por alto… pero es que ese concierto no era de la “Cita en Sevilla”, sino que tuvo lugar el 9 de julio del ’84 (se había venido usted muy alto en el tiempo pensando en la Cita de este post, jejeje…)

                                    La cosa vino porque en marzo Eric estaba sin banda y formó una para ir de gira por Europa, así que reclutó a Brian Godding a la guitarra, Robbie Burns al bajo, Mitch Harwood a la batería, Pat Crumly al saxo y su viejo amigo Zoot Money a los teclados, y con ellos fue con los que pasó por aquí.

                                    Cuente usted también algo de aquel concierto, no se corte.

                                    Y Lali, tienes razón, jejeje… la corrección política nunca se tuvo muy en cuenta aquí por entonces. Y sabes una cosa? nuestro amigo Benito no solo grabó con Dulce Venganza (que, por cierto, fueron los teloneros de Eric Burdon) esa canción que dices, sino además otra que se llamaba directamente “Quiero matar a esa chica”

                                    Y sí, los Payasos a los que se refería la señora eran ésos.

                                    • El dia 02.03.2010, losmierdas dijo:

                                      o sea, que el muy Animal actuó en el primer año de Citas (´84), pero fuera de la programación (en julio)… me hubiera jugado los klinex del bolsillo a que ví a Eric Burdon después de los Kinks, enfin…

                                      memorable concierto, del que ahora me entero de sus músicos… tenía claro que no eran los Animals, pero poquito mas… ciertamente, un repertorio tan apreciado y reconocible tiene una buena defensa en cualquier caso y al igual que sucedió con los hermanos Davies, me sorprendió enormemente la vitalidad de unos músicos que ya en aquel entonces disfrutaban de un ocaso en sus respectivas carreras, que se estira y se estira, tal que el conejito de Duracell (uno que se negó a ir al memorable concierto de los Stones en el Vicente Calderón aquel año 1982, porque me parecían a esas alturas unos puretones impresentables, juajua!)…

                                      …respecto a la deshinibición de las chicas de entonces, amiga Eulalia, supongo que la cosa seguirá mas o menos igual y los que no seguimos igual somos los sujetos portadores de sustancias feromónicas desinhibidoras… me ocurrió que en pleno desenfreno de la actuación del señor Burdon, debí rozarme con una chica que tenía delante y que a su vez le tenía pasado el brazo por encima a su acompañante, además de mostrarse muy cariñoso con él… dicho roce le debió disparar algún resorte placentero y a partir de ese momento, se me puso delante y reculó para seguir recibiendo mi contacto, sin dejar de ofrecerle cariño a su partenaire, lo que a mi me provocó un subidón tampoco desaprovechado por mi parte… la chica acabó utilizando ambas extremidades superiores para mantener encendida la llama de ambos varones, que supongo habíamos desatendido la casa del sol naciente y su puta madre, lo que por mi parte acabó cuando me pareció que aquel jueguecito se podía volver extremadamente peligroso y reculé entre la muchedumbre camino de una refrescante cervecita… ella no llegó a volver la cara en ningún momento, por lo que quedó a salvo su identidad… y es que la dureza del rock hay que alimentarla a veces, no crees?

                                      • El dia 02.03.2010, lu dijo:

                                        Juaaas, qué buena anécdota, losmi, muy calentorra y muy bien contá. Pero lo de no ir al Vicente Calderón es para multarte, tío, te perdiste una orgía calentita y húmeda. Supongo que te dirás a ti mismo “soy un pringao, soy un pringao” todos los días de tu vida, así que no te voy a castigar más. Besos!

                                        • El dia 03.03.2010, EuLaliA dijo:

                                          Entre lo que ya había, la anecdota de Losmi y lo que hay al final del hilo del que tira Lu, esto esta cogiendo tintes un poco machistas 😉

                                          • El dia 03.03.2010, carrascus dijo:

                                            Sí que es verdad, amigo Losmi, que el repertorio de Burdon tiene buena defensa. Quedó suficientemente demostrado en su actuación en Coruña, allá por donde coincidí con el amigo David en el ’93, sin conocernos todavía. En la banda que llevaba Eric en aquella ocasión estaba a los teclados Booker T, y tenían un guitarra muy efectista, de ésos que tocan la guitarra con los dientes y con la picha, y se la echan por encima de la cabeza mientras siguen tocando, y esas cosas… pero tenían un batería… madre de Dios, qué batería más malísimo!!! Se quivocaba en cuatro compases de cada tres que tocaba… pero no pudo cargarse la actuación por mucho empeño que puso en sabotearla, el hijoputa. Era un chaval joven y seguramente Eric se vio en el compromiso de tenerlo que meter allí porque a lo mejor era el novio de su hija… o el suyo, vete a saber…

                                            El día de la actuación, por la mañana, mientras salía del hotel María Pita con el Ambrosio, íbamos tranquilamente, de charla, sin mirar muy bien por donde íbamos, y de pronto comienzo a oir voces… eeeeeehhhh, quietoooooooo, oyeeeeeeee… y cosas así. Me pareció que se dirigían a mí y me paré. Justo dos pasos antes de haber tenido un tropezón del quince con Eric Burdon y todo el set que tenían montado en medio del recibidor del hotel, donde le estaban haciendo una entrevista.

                                            Se ve que soy propenso a eso de darme coscorrones con los músicos… en los servicios del auditorio de la Cartuja, me tropecé una vez, con una puerta de por medio, yo entrando sin mirar y Roger McGuinn saliendo de mear.

                                            Y oye, Lu, lo que cuenta Losmi… hombre, no es que fuese corriente, ni mucho menos… pero más de dos y más de tres veces sí que ví yo a chicas por aquella época mirando un concierto, y con la mano donde no debían…es más, incluso por dentro (te lo juro, en el primer concierto que hicimos los Informales con The Godfathers)… lo que no sé es si seguirá pasando, porque ya hace tiempo que no soy asiduo de las primeras filas del espectáculo (salvo alguna que otra excepción), y más atrás no ocurrían esas cosas ni entonces ni ahora.

                                            … va a resultar que Losmi tiene razón en lo de nuestra capacidad desinhibidora actual…

                                            Oye, Lali… a ver si vamos a tener que montar un facebook con el título de “yo conozco el secreto que hay detrás del hilo de Lu”… un poco de discreción, coño!, que después al que cierran el blog, ponen una multa y meten en la cárcel por difamación es a mí 😉

                                            • El dia 04.03.2010, David González dijo:

                                              Ya le digo si era malo el batería…como que era Karma Auger, hijo de Brian Auger que compartía banda con Eric Burdon en aquella época. La verdad es que aquel día estaba más pendiente de la botellona que de los conciertos. De todas formas no conocía entonces a Brian Auger. Del concierto me acuerdo sólamente de Monterey, que me puso los pelos de punta. Lo que no recuerdo tampoco es que en los teclados estuviera Booker T. Jones. Seguro que tocó con Neil Young el día anterior pero con Eric no me acuerdo.

                                              • El dia 04.03.2010, carrascus dijo:

                                                Coño, David, que tienes razón. He tenido un lapsus, perdón… Booker T a quien acompañó con los teclados fue a Neil Young. El teclista acompañante de Eric Burdon fue Brian Auger, me he liado con los nombres… así que no me extraña que el batería fuese su hijo (y estuviese allí por enchufe, jejeje…).

                                                Gracias por el quite.

                                            • El dia 03.03.2010, zambombo dijo:

                                              ¿Machista?¿Desde cuando el sexo es machista? Además, yo lo único que veo aquí es que el pobre losmi sufrió el acoso de una chica que además seguro que era feísima. 😀

                                              Fuera de coñas, otro relato impagable. Me quedo con la sorpresa de que el “Manolito” de Toreros Muertos se estrenó en Sevilla y transportado totalmente al género femenino, y con que para colmo Supercarrascus tiene incluso la grabación.

                                              Lo único que no comparto con Carrascus es su opinión sobre la trayectoria de Sabina, pero me temo que ese debate es un callejón sin salida.

                                              Me habría encantado ver a El Último de la Fila tan jóvenes, aunque tuve la suerte de poder verlos en su última visita a Sevilla, en 1995. A Hombres G los vi en la Expo. Qué directo más pobre, la verdad. Eso sí, tuvieron el valor de tocar “Te dejé marchar”, el tema que compusieron David Summers y el guitarra para Luz Casal, y salir razonablemente airosos del trance.

                                              • El dia 03.03.2010, lu dijo:

                                                Yo tampoco veo el machismo por ningún lado, la verdad. Lo que sí veo es que para ser discretodiscretodeverdaddelabuena no hay que decir ni mú.
                                                Y Carrascus, tampoco estoy al tanto de las tendencias actuales, pero digo yo que los magreos seguirán a la orden del día. La gente se seguirá metiendo mano en los conciertos, en el cine y en todas partes, ¿no? Que si no la vida no tiene gracia… ¿Habrá algo más divertido?
                                                Espero que no se escandalice nadie con estos comentarios, que ya estamos en el siglo XXI y no en los 80…

                                                • El dia 03.03.2010, EuLaliA dijo:

                                                  Joooooooooo……….que lo del machismo lo decia de broma. Es que mas que hablar de la cita, y de los conciertos y esas cosas los comentarios eran sobre las cosas sexuales que hacian las muejeres, pero vamos, que era divertido lo que contabais y no me molestaba ni nada. Parece mentira que despues de tanto tiempo todavia no nos conozcamos del pie que cojeamos todos y nos piquemos por cosas que creemos que dicen los demas…. y ahora no malintepreteis esto tampoco… vaya otro guiño 😉

                                                  Y oye, Lu….. ¿tu no crees que con comentarios de estos la gente se escandaliza ahora mas que en los 80? :) :) :)

                                                  • El dia 03.03.2010, carrascus dijo:

                                                    Bah, Lali, no te preocupes, que todos te habíamos entendido… lo que pasa es que a Lu le gusta malmeter… jejeje…

                                                    Pues, amigo Zambombo, si hubiese estado usted por aquí en aquella época no le hubiesen faltado oportunidades de ver a El Último de la Fila en directo así de jovencitos. En trece o catorce meses yo les ví cuatro !!! veces. En la Cita del ’86, en la del ’87, y en medio de esas dos veces, dos más en Alcalá: una en la caseta municipal de la feria, la noche antes de que tocasen también Los Rebeldes y grabasen allí su disco en directo, y poco después en la plaza de toros. Y guardo muy buenos recuerdos de todos los conciertos, sobre todo del primero de Alcalá, que fue donde les conocí personalmente y pude hablar con ellos un rato por primera vez.

                                                    • El dia 04.03.2010, losmierdas dijo:

                                                      pués no me arrepentí, amiga Lu… yo me había desenganchado de sus satánicas majestades algo después de adquirir ese apelativo, cuando se juntan tres circunstancias que hacen de aquel proyecto “otra cosa”… la salida de la compañía Decca dejándonos su último pelotazo para mí (Jumpin´ Jack Flash), la muerte de Brian Jones y el fichaje del moñas de Mick Taylor, guitarrista al que yo apreciaba entonces en otro contexto (venía de los bluesbreakers de John Mayall, donde había grabado una de mis biblias musicales por aquel entonces, Blues from Laurel Canyon/Barewires)… la travesía de los Stones por los setenta la viví desde un respetuoso distanciamiento, a base de escucharlos constantemente en casa de los colegas y fuí perdiendo el interés hasta convertirse en la nada para mi (iconoclastilla que es uno, juajua!)

                                                      al contrario que el amigo Carrascus, a mi me sigue gustando meterme en la zona cero de los conciertos, aunque ya no compita por hacerlo con el machete en la boca, cosas de la edad… en las ollas me ha pasado de todo, se me han meado encima, me han tirado vasos de cerveza, he servido de pista de aterrizaje, me han pisado (sin agradables disculpas como las recibidas por maese Carrascus)…… pero es en las ollas donde la música te pellizca la musculatura y justifica todo lo demás… conste que lo acontecido en el concierto de Eric Burdon no me ha vuelto a suceder, aunque pienso que sigue ocurriendo en no pocas ocasiones… las ollas ponen

                                                      • El dia 04.03.2010, carrascus dijo:

                                                        Yo sí anduve por aquel concierto de los Stones… incluso creo que por alguna parte del blog hay una foto de Mick allí bajo el agua. A ver si después, con más tiempo, la localizo.

                                                        • El dia 04.03.2010, carrascus dijo:

                                                          Vengo de ver la tele de mala hostia… acabo de ver uno de los robos deportivos más grandes de los últimos tiempos. Le han birlado el oro olímpico de patinaje artístico a Plushenko para dárselo a un americano, que no es que lo haya hecho mal, ni mucho menos, pero sin el sentido del espectáculo ni el sentido del humor del ruso.

                                                          Y vosotros diréis… ¿a qué viene esto? A nada de particular, es que me aficioné al patinaje artístico a través de mi hija, que fue campeona de Andalucía de esta modalidad deportiva. Sobre ruedas, claro, que aquí pistas de hielo no hay, pero sí cuatro o cinco clubs de patinaje artístico entre la capital y la provincia. Así que a base de traerla y llevarla por esas pistas de Dios, pues me aficioné yo también.

                                                          El problema es que Celia ha heredado todas las alergias de su familia materna, y los problemas de respiración y de asma llegaron a ser incompatibles con su nivel de patinaje. Terminaba tan mal que alguna vez incluso tuvieron que llegar a ponerle oxígeno. Así que tuvo que dejar muy pronto las competiciones.

                                                          Lo lleva bien, pero cuando anda por aquí y vemos en la tele algún campeonato, todavía veo como se le cae alguna lagrimilla…

                                                          • El dia 04.03.2010, juan antonio dijo:

                                                            Dile a tu hija que a sido campeona de Andalucía y eso no esta al alcance de cualquiera, que no llore por lo que pudo haber sido, que la vida esta llena de deportistas fracasados, así que a ella siempre le quedara haber sido ¡CAMPEONA! Un beso a tu hija.

                                                            • El dia 04.03.2010, dama dijo:

                                                              Desde luego me deja usted sin palabras, ¡que manera de recordarme cosas que ya no recordaba!.
                                                              Estuve en el del EUDLF, fue mi primera e inolvidable vez, sin embargo me perdí el de Serrat, y eso que me echaron los Reyes mucho antes un casette doble de él en Las Ventas, siendo una chavalita. Coincido con Sabina, me quedé en “El hombre del traje gris”, ya no me ha vuelto a calar como desde ahí para atrás, musicalmente hablando. Recuerdo que en cierto concierto de él y viceversa, en el Prado, yo que me puse en primera fila, agarré un cabreo de aúpa cuando al muchachito le dio por echar agua al respetable, que éramos nosotros. No sé si era ésa Cita en Sevilla, andabamos por 1986 creo recordar, lo que sí se es que no he vuelto JAMAS a ponerme en primera fila.

                                                              Un beso, memoria musical de la blogosfera…

                                                              • El dia 04.03.2010, carrascus dijo:

                                                                Pues sí, Juan Antonio, muchas gracias; sí que se retiró siendo campeona. De todas formas, ya te digo que tiene bien asumido aquello y es feliz con la teatrera vida que lleva ahora. Y no descarta volver al patinaje, pero a la modalidad de danza en equipo, que es menos sacrificado y exigente.

                                                                Me alegra devolverle buenos recuerdos amiga Dama. Y que coincidamos en esa aversión sobrevenida por Sabina, que tan poca gente comparte. Sobre el concierto que dice usted, si fue en el Prado no fue éste del ’86. O su recuerdo de fechas le traiciona, o fue posterior, porque hasta el ’86 fue en el solar de la Maestranza… y en la primera Cita del Prado, en el ’87, no estuvo Sabina.

                                                                Esta semana más contenta con su Betis, no?

                                                                • El dia 05.03.2010, dama dijo:

                                                                  La compañía que llevaba, me obliga a no olvidar jamás ese concierto, y fue en el Prado, y además, por la mañana. Por cierto, una curiosidad, no le parece a usted que una de las mejores canciones de Sabina es además de “Rebajas de Enero” la desconocida “Siete Crisantemos”?

                                                                  Mi Betis mejora, pero no soy yo muy optimista que digamos. Pregúntemelo allá por el mes de mayo.
                                                                  Gracias, un besazo.

                                                                  • El dia 05.03.2010, carrascus dijo:

                                                                    aaahhh, amiga Dama… lo de que fue por la mañana es la pista definitiva. El concierto de Sabina al que se refiere usted no fue de la Cita en Sevilla, claro, sino que fue el que el domingo 26 de julio del ’87 organizó la Cadena Ser en el auditorio del Prado que ese mismo año se había habilitado para sustituir al solar de la Maestranza, y que ya sirvió de escenario de la Cita hasta el final.

                                                                    Yo no estuve allí, ya por entonces debió ser más o menos cuando Sabina dejó de interesarme, y la verdad es que un concierto de los 40 Principales no haría mucho por mejorar la situación, jejeje…

                                                                    Después volvió más veces a ese auditorio; allí cerró la Cita del ’88, y creo que también estuvo aquí en la del ’89. Ya lo comprobaré bien en mis archivos y lo contaré llegado su momento… pero tendré que hacerlo por referencias ajenas, porque no estuve en ninguno más.

                                                                    Sobre lo de “Siete crisantemos” le reconozco que su letra sí está bien hilada y es de las mejores de las que escribió desde los ’90 para acá… es una letra que sí dice algo concreto, y lo dice bien y bonito… pero es que cuando se pone a cantarla, con esa voz de ahora, y esos tics adquiridos con el relumbrón… vamos, que no…

                                                                    • El dia 06.03.2010, David González dijo:

                                                                      Recuerdo también haber visto a Sabina en la Expo en un escenario que montaron junto al Pabellón de la Navegación. Tocó después de Silvio que, como era habitual, iba totalmente cocido. Los fans de Sabina que no conocían a Silvio estaban desconcertados.
                                                                      Saludos.

                                                                    • El dia 06.03.2010, carrascus dijo:

                                                                      Le he estado dando vueltas a ese concierto que dice usted, amigo David… y recuerdo a Sabina y Silvio en el recinto de la Expo, pero no sé si es que su memoria le traiciona o estamos hablando de conciertos diferentes. Me inclino más bien por lo primero, porque tampoco tengo constancia de otro concierto en la Expo con ellos.

                                                                      El concierto al que me refiero yo tuvo lugar en el verano del ’93, cuando la Expo ya se había terminado, y fue uno de los actos de apertura de “Isla Mágica”. Tuvo lugar en el Muelle de Indias, que estaba por allí por donde dice usted, y además de ellos dos tocaron Loquillo y Ketama.

                                                                      El problema es que tampoco, como apunta usted, salió Sabina después de Loquillo, porque Sabina fue quien abrió ese festival. Ninguno de los cuatro grupos quería salir el último, porque había una hora fija para cerrar (la hora de cierre del Parque), y no querían arriegarse a tener que terminar a mitad de su set… que fue precisamente lo que le ocurrió a Ketama, que tuvieron que terminar cuando llevaban solo cinco o seis canciones.

                                                                      El primer grupo, como le digo, fue el de Joaquín Sabina. Después salió el grupo de Silvio, pero sin él, sino con Maika, una chica a la que estaban intentando echar a andar (sin mucha suerte, porque la chica solo era regulera, todo hay que decirlo). El Silvio salió al rato, y eso sí, más cocido que de costumbre, por lo que su presencia fue casi testimonial en esta ocasión. Y ya después salieron el Loquillo y los Ketama…

                                                                      ¿Qué me dice, era ése también su concierto, o hablamos de dos diferentes…?

                                                                      • El dia 07.03.2010, David González dijo:

                                                                        Probablemente hablemos del mismo evento y como usted dice me falle la memoria En tal caso, empiezo a preocuparme. Los recuerdos que tengo de aquello y que pensaba que estaban en sus sitio es que Sabina salió después de Silvio. Pero es verdad que Silvio estaba más ausente que presente como usted dice. De Loquillo y Ketama no recuerdo nada aunque probablemente es que ya me hubiera ido. Si recuerdo que aquello era celebrando el inicio de “algo”. Lo de que fuera la EXPO es porque no recuerdo haberme movido por aquella zona con anterioridad pero ahora que habla de Cartuja 93 me pone en duda. Desde luego si hablamos de dos conciertos diferentes hay muchas coincidencias. Bueno, a ver si alguien más estuvo allí y nos ayuda. Siempre he estado muy interesado en documentar fechas y datos de los conciertos a los que he asistido. Saludos.

                                                                        • El dia 08.06.2010, Manolo Perales dijo:

                                                                          Buenas. Soy Manolo, el bajista de Numerus Clausus. Me han chivado el link, y aparte de traerme buenos recuerdos (también estuve en más de dos o tres conciertos de las citas en Sevilla) me ha sorprendido escucharme en el radioblogin (Se disculpa la falta de ortografía: es clausus, no Klausus). Ánimo con la página.

                                                                          • El dia 08.06.2010, carrascus dijo:

                                                                            Pues ya está corregido, Manolo; muchas gracias. La verdad es que no sé de donde me vino ese lapsus (ni siquiera me había dado cuenta), porque yo sé perfectamente que es “Clausus”. He mirado por aquí en varios sitios, a ver si es que en alguno de ellos estaba mal escrito, y de ahí me hubiese podido venir el error, pero no, tanto en el libro del Ambrosio, como en el del Clemente, en el “27 puñaladas”, en los “Trilita”, en vuestra maqueta… en todos lados viene con “c”, así que debí hacerme la picha un lío yo solo al escribirlo.

                                                                            Bueno… pues ya sabes donde tienes tu casa. Y si puedes y quieres aportar recuerdos de aquella época en los próximos posts de “Cita en Sevilla” no dudes en hacerlo.

                                                                            Por cierto… ¿cual de estos cuatro eres tú…?

                                                                            4682886452_1195fc7fbd_b.jpg

                                                                            • El dia 09.06.2010, Manolo Perales dijo:

                                                                              Pedazo de foto, si no recuerdo mal es la que salió en el 27 puñaladas, y está hecha en el patio del Colegio San Francisco de Paula, donde dimos un concierto memorable… al menos para nosotros.

                                                                              Yo soy el tercero por la izquierda, gafas de sol, chaqueta negra, manos en los bolsillos y pose de indiferencia.

                                                                              • El dia 09.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                Tendría que volver a mirar ahora ese “27 Puñaladas”, pero seguramente sería esta foto, porque ese fanzine también lo hacía Luis Clemente. Pero la foto la he escaneado del libro que escribió éste, “Historia del rock sevillano”.

                                                                                Las caras de todos vosotros me resultan bastante conocidas, claro, supongo que en un tiempo todos andábamos por los mismos lugares, más o menos… pero el tiempo nos ha cambiado a todos… aunque a algunos mucho menos que a otros, jejeje…

                                                                            • El dia 16.06.2010, Nacho dijo:

                                                                              No sé cómo he llegado a esta página pero me ha encantado.
                                                                              Yo aún guardo la chapa verde (enorme) de la cita del 86. Qué tiempos aquellos de los 20 años…Todo era más divertido.
                                                                              El bar de Chapina al que ibas después de los conciertos tal vez sea el mismo al que iba yo: se subían unas escaleritas y en esa especie de garaje estaba… La Güeva.
                                                                              Lo llevaba -lo trabajaba allí- un tal Mingo, que estudiaba BB.AA.

                                                                              También fui al concierto de clausura de Cartuja ´93. Lo recuerdo perfectamente: Primero salió Sabina (la del pirata cojo, meneándo banderón de un lado a otro)
                                                                              Luego salió Silvio ciego perdío y cantó magistralmente una retahíla de onomatopeyas coronadas con un Oh,Oh,Oh,Oh (la canción era “Betis”).Todo el mundo se rompió las manos aplaudiendo. Flipante.
                                                                              Después de Silvio iba Loquillo pero al acabar nuestro rey del rock (la mayoría fue por él…), hubo una auténtica desbandada general. Creo que muy poca gente se quedó a lo que venía después de Él.
                                                                              Ánimo y sigue con la página.
                                                                              Saludos a todos

                                                                              • El dia 16.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                Pues muchas gracias, Nacho… supongo que ya habrás visto que por ahí hay entradas de las demás Citas, por si te apetece recordar más cosas. Estás en tu casa.

                                                                                La verdad es que no me suena el nombre ése de “La Güeva”, pero podría ser el sitio al que me refiero, total, tampoco me suena ningún otro nombre…. más pistas: sí que recuerdo que se subía por unas escaleritas… y el local estaba entre vegetación… tenía una mesa de chapolín (o más de una)… se podía uno sentar en la puerta, rodeado de verde… ¿te suena todo esto de que fuese el mismo?

                                                                                Jejeje… ése fue el concierto de Silvio en el que creo que le he visto “más perjudicado”…

                                                                                • El dia 16.06.2010, Nacho dijo:

                                                                                  carrascus:
                                                                                  El nombre lo tengo claro, iba mucho por allí.
                                                                                  Del chapolín no me acuerdo, aunque no lo descarto, al fondo.
                                                                                  Me acuerdo de los árboles, las escaleras viejas al lado izquierdo, por donde nos sentábamos a fumar pitillos, la puerta grande y un ventanuco a la derecha; la barra, según se entraba, a lo largo del lado derecho. En ese lado y pegado a la puerta, el aseo (de sevillanas dimensiones). Tampoco es que hubiera muchos más sitios.Puede que después hubiera otro al lado, pero al principio sólo estaba ese, que yo recuerde. Yo entraba por el Callejón de la Inquisición…pasaba el local del grupo de teatro Jácara y ya llegando al final estaba La Güeva. Años 86-88
                                                                                  Me encantaba aquel bar.
                                                                                  Antes no dije que la RadioBlogin´ es alucinante. Enhorabuena y saludos

                                                                                  • El dia 16.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                    Sí, Nacho… todo eso que dices me suena, y como también es verdad que por allí no había más bares, seguro que estamos hablando del mismo.

                                                                                    “La Güeva”… ya no se me olvida. Gracias.

                                                                                    El Radioblogin’ refleja lo que se hacía por aquí en aquellos años… trae también muchos recuerdos. Yo también disfruté bastante montándolo y buscando las canciones.

                                                                                    • El dia 19.06.2010, emilia pinzon dijo:

                                                                                      Eh bishos,sigo en Sevilla.Decidí ser madre y creo que es la mejor versión que he interpretado.Se me han saltado las lágrimas al escuchar el My Way,entre otras cosas porque de los miles que he interpretado,es el más punkarra y espantosos de todos.Pero fue su momento….y el mio.Hay que tener poca vergüenza pa no desi ni una letra en su sitio.Asssina eramos esa maravillosa pandilla que andábamos por ahí.Gracias a todos y que sepais que sigo cantando.Creo que no podri vivir sin regalar lo mejor que se hacer.Bzos a todos

                                                                                      • El dia 19.06.2010, juan antonio dijo:

                                                                                        He encontrado un corto muy curioso pero no se subirlo si os interesa esta en Yotube (Ana curra no hables mas de mi) este es el titulo a alguien le va a sorprender ¡¡a mi por lo menos si!!

                                                                                        • El dia 19.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                          Wooooow… Emi Pinzón por aquí; este blog se viste de gala y te tiende una larga alfombra roja, querida amiga.

                                                                                          Y muchísimas felicidades por tu maternidad… ahora sí que vas a saber lo que es una vida dura, y no la de las rockeras…

                                                                                          Y joé, con las cosas que dices de tu canción de esa noche dejas en evidencia lo que yo decía de ella… jejeje… con lo bien que te había puesto…

                                                                                          Como hace muchiiiiiiisimo tiempo que no nos vemos, estoy seguro de que no me recordarás, pero al Ambrosio sí, que me consta que lo has visto más veces. Si pinchas aquí aparecerá un antiguo post con una foto en la que estamos los dos…

                                                                                          Un beso muy fuerte.

                                                                                          Y Juan Antonio, ahora miraré el video que dices (si lo encuentro), y lo subo.

                                                                                          • El dia 19.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                            Aaaahhh… claro, Juan Antonio. Al ponerme el nombre todo seguido tras Ana Curra no caí, pero se trata del corto “No hables más de mí” que rodó Alberto García Alix, interpretado por él mismo, Ana Curra, y un tipo del que hablamos bastante por aquí…

                                                                                            Supongo que la mayoría de los asiduos ya lo conocerá también, pero siempre es bueno recordarlo.

                                                                                            …que lo disfrutéis.

                                                                                            • El dia 23.06.2010, emilia pinzon dijo:

                                                                                              Eh.Claro que me acuerdo de vos,mi amol.Mi niño tiene ya nueve años,qué me vas a contar,pero da más satifacciones que shungos.Pásate tras el verano por el tremendo de pio xII,no podia ser otro sitio,y te espero en la butaca comiendome unas tapas.Bzos

                                                                                              • El dia 23.06.2010, carrascus dijo:

                                                                                                OK… tenemos una cita…

                                                                                                Mil besos.

                                                                                                • El dia 19.11.2010, Nora dijo:

                                                                                                  Hola a todos! Soy una extranjera en este sitio, pero por los contenidos que he observado que tratáis, creo que sois los indicados para dirigiros una pregunta, y esperar que alguno pueda responderme. Soy algo joven y no lo recuerdo, (porque la verdad es que no le he seguido despues tampoco), pero el fallecido James Brown tocó en alguna ocasión en A Coruña??
                                                                                                  Si alguien está enterado, que me diga algo, porque tengo una apuesta jugada, jajaja! Y con el dinero, no se juega… Gracias!!

                                                                                                  • El dia 19.11.2010, carrascus dijo:

                                                                                                    Pues amiga Nora… espero que tu apuesta fuese por que James Brown no ha tocado en A Coruña, porque si es a favor creo que perderás.

                                                                                                    Verás… James Brown en principio formaba parte del cartel del “Concierto de los mil años” que se celebró en el estadio de Riazor al rebufo del Año Santo de 1.993. James tenía que cantar el día 10 de julio, pero a última hora se cayó del cartel y fue reemplazado por Bo Diddley y Wilson Pickett.

                                                                                                    Y esto que te digo no es algo que sepa de segunda mano o por leerlo por ahí, sino que lo recuerdo perfectamente porque estuve allí acreditado.

                                                                                                    5190318674_fa124d5c13_o.jpg

                                                                                                    Recuerdo que estuvieron fantásticos Neil Young, Bob Dylan, el propio Wilson Pickett… y para olvidar Sting, John Mayall, Robert Plant, Chuck Berry… Como ves, toda una colección de dinosaurios, de entre los que también se cayó a última hora Gary Moore, afectado de otitis, y fue reemplazado por George Benson.

                                                                                                    Espero haberte sido de utilidad… y también haberte ayudado a ganar la apuesta. Ésta es tu casa, vuelve cuando quieras.

                                                                                                    • El dia 12.05.2011, Velardo dijo:

                                                                                                      Dios. Yo estuve en ese concierto de los Kinks en el solar de la Maestranza, donde hoy luce nuestro teatro. Era un adolescente (18 añitos) entre tantos treintañeros que me miraban raro (fuí solo al concierto, mis amigos ni siquiera sabian quien eran los Kinks). Aun guardo la entrada. Que tiempos. Recuerdo un especial en Radio Aljarafe sobre ellos que me escuché enterito antes de ir al concierto donde recuerdo que pusieron muchos temas sacados del disco “One more for the road”.

                                                                                                      • El dia 12.05.2011, carrascus dijo:

                                                                                                        Pues Velardo, no recuerdo bien, pero seguramente ese programa especial de Radio Aljarafe es posible que lo hiciese yo mismo también. Lo que ocurre es que no recuerdo si por entonces ya hacía yo “El Trip de las 5” diario o todavía hacía los sábados “Píntalo de negro”

                                                                                                        Si fuese esto último entonces el programa que dice usted seguramente lo haría Jose Pardo en su “RU nosecuantos” (no recuerdo el número, sorry). Cuando Jose se fue al Canal Sur de traductor pasé yo a hacer diariamente “El Trip de las 5”, ocupándome de la música internacional (después volvían a repetirlo por la noche), y luego Blas Fernández (ya sin Eva Tovar) se ocupaba de la nacional en su “Ventana al pop”… qué tiempos, eh! Joder, quien iba a pensar entonces que íbamos a terminar tan mal en aquella emisora…

                                                                                                        Por cierto, y hablando del concierto de los Kinks, no hace mucho, charlando sobre él recordamos una cosa de la que no me acordaba cuando escribí este post, y me fastidia bastante porque en todos ellos he intentado que no se me escapase ningún grupo, aunque fuesen de teloneros. Y resulta que a los Kinks los estuvieron teloneando los YACENTES, el grupo cordobés con el que empezó su andadura Álvaro Tarik, el de Tarik y la Fábrica de Colores.

                                                                                                        La verdad es que lo único que recuerdo de aquello es que no pegaban allí ni con cola, a pesar de que su miniLP “En cepos de piedra” (que estoy escuchando ahora por aquello de la nostalgia) estaba bastante bien… pero aquellas canciones sobre capotillos y eso… mmmm… pero bueno, dicho queda.

                                                                                                        • El dia 12.05.2011, carrascus dijo:

                                                                                                          No quería quedarme con la duda y he buscado hasta que he encontrado que comencé a hacer “El Trip de las 5” en 1988, así que cuanto vinieron a Sevilla los Kinks todavía estaba con el “Píntalo de negro” de los sábados… por lo que ese programa especial sobre ellos, si lo escuchó usted un día de entresemana seguro que lo hizo Jose Pardo (seguramente sería así porque creo entender que lo escuchó usted antes de ir al concierto, que fue un lunes), y si fue el sábado anterior a él, seguro que lo hice yo.

                                                                                                        (Required)
                                                                                                        (Required, will not be published)

                                                                                                        Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.