Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA INVASIÓN BRITÁNICA
Carrascus

En el post anterior decíamos que los Beatles fueron pioneros de muchas cosas, algunas de ellas poco conocidas por la mayoría de la gente. Hoy vamos a contar una de esas cosas de las que ellos rompieron los esquemas establecidos, y así aprovechamos para subir nuestro recurrente post de los cuatro de Liverpool, de los que ya hacía tiempo que no escribíamos nada.

Yo creo que a mucha gente le ocurre que no distingue muy bien si los grupos y los artistas que escucha cantando en inglés son de Gran Bretaña o de los USA. Hay obviedades que de tan conocidas no ofrecen duda alguna; o por su estilo perfectamente definido también se sabe si son de este lado o del otro del Atlántico. Pero en realidad eso no es un factor importante o definitorio. Una banda nos gusta, y tampoco nos planteamos demasiado si es británica o americana. Ni a los propios habitantes de esos paises, que disfrutan de ellas de la misma forma.

Pero eso no fue siempre así.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Louis Armstrong – “On the sunny side of the street”

En estos dos países existen unas asociaciones de músicos y trabajadores de la música (llámales sindicatos, si quieres) que tienen mucho poder y de las que sus decisiones son seguidas mayoritariamente por todos sus afiliados. Y desde que la música comenzó a ser un negocio importante, allá por mediados de los años ’30, la Unión de Músicos británicos (The Musicians Union) comenzó a preocuparse seriamente porque percibían que el tráfico de músicos que iban a tocar entre un país y otro era, en realidad, unidireccional. Es decir, que mientras que las bandas americanas estaban en continua demanda en el Reino Unido, nadie estaba preparado para dar la bienvenida a sus equivalentes británicos en los Estados Unidos. Y la razón que ponían los americanos era que los británicos no tenían equivalentes a Louis Armstrong, Duke Ellington y otros gigantes del jazz.

Y la cosa se puso fea cuando la orquesta de Duke Ellington, que iba a realizar una gira por Gran Bretaña, se vió forzada a cancelarla, porque el 11 de agosto de 1.935, la Unión de Músicos presionó al Ministro de Trabajo británico para que éste anunciase que su Ministerio no veía con buenos ojos que los americanos viniesen a tocar a las islas mientras no hubiese total reciprocidad.

Así que las fronteras se cerraron para los músicos americanos por completo, y el Ministerio de Trabajo anunció que no daría ningún permiso más, ni a Duke Ellington, ni a ninguna otra banda, para tocar en Gran Bretaña, hasta que no se ofreciesen intercambios satisfactorios con la Federación Americana de Músicos (American Federation of Musicians). Punto muerto.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Duke Ellington – “Moonlight fiesta”

Y esta situación se mantuvo durante los siguientes 20 años. Ninguna banda británica tocaba en los USA, y ninguno de sus colegas americanos (con alguna excepción menor) aparecía en Inglaterra.

El conflicto tuvo un giro extraño el 23 de octubre de 1.955, cuando Jeff Kruger, el empresario que regentaba el “Flamingo Club” de Londres, comenzó a promocionar un concierto de Chet Baker es esta ciudad. Para que le dejasen organizarlo ofreció los beneficios del concierto a obras de caridad si la Unión de Músicos levantaba la ridícula prohibición que pesaba sobre los músicos americanos, y dejaban actuar a Chet. Pero la Unión rehusó.

El caso es que Chet Baker estaba ya en Inglaterra, dando conciertos en las bases americanas, lugares en los que la Unión no tenía poder alguno para prohibirlas, porque eran territorio americano. Y Jeff Kruger pensó que “pa chulo mi pirulo”, y organizó el concierto en el “Flamingo” de todas formas.

Y el concierto fue un inmenso éxito artístico y comercial. Y lo más importante de todo es que esa chulería del promotor, unida al éxito de Chet, rompió una barrera que necesitaba ser rota. Aunque eso le costase a Jeff Kruger el odio eterno de la Unión de Músicos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Chet Baker – “My funny Valentine”

A partir de entonces la Unión inglesa y la Federación americana estuvieron de acuerdo en levantar la prohibición mutua para que los músicos de un país tocasen en el otro. Pero aún así, la regla de la reciprocidad permaneció intacta.

Eso hizo que, aparte de no poder arreglar muchas giras en uno y otro lado, se diesen circunstancias poco naturales como que en mayo de 1.956 Louis Armstrong hiciese una gira de 17 días por Inglaterra a cambio de que la banda de jazz de Freddy Randall fuese a los USA, donde los incluyeron en una compañía tan inverosímil como la gira conjunta de Bill Haley, los Platters, los Flamingos y LaVern Baker.

Pero llegó 1.964 y los Beatles, en otro de estos intercambios, fueron invitados a los USA para participar en el “Ed Sullivan Show” de la tele; y ya que iban a estar en New York haciéndolo, pues podían coger un tren que les llevase a Washington, y dar en el Coliseum de allí un concierto para 18.000 personas. Y a su vuelta a New York, otro en el Carnegie Hall para 6.000 más… ¡en el Carnegie Hall! Donde ningún otro cantante de rock había puesto los pies nunca antes, e incluso a Elvis Presley se le había prohibido actuar.

Con ser muchos los miles de personas que les vieron en directo, la cifra se quedó más que corta con la de los 73 millones de americanos que les vieron por la tele y se contagiaron de beatlemania.

Brian Epstein se frotaba las manos pensando en las ganancias, junto a los promotores americanos, que prácticamente le habían enterrado el despacho con ofertas de conciertos. Demasiado para mantener una regla que se había quedado obsoleta. Los Beatles seguían rompiendo moldes. Esta visita suya marcó el comienzo de una nueva era.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Beatles – “Thank you girl”

Y eso en realidad fue a su pesar, porque los Beatles habían sido muy reacios a este viaje a los USA. Unos meses antes, Cliff Richard prácticamente murió musicalmente en uno de estos intercambios, ya que fue forzado a figurar como el cantante 14 de los que componían la larga nómina de nombres que acompañaban la gira de Frankie Avalon. John Lennon pensaba que ésa no era forma de encontrar una oportunidad.

Y al igual que ellos, la Federación americana tampoco estuvo por la labor. No querían comprometerse con nada, y aunque los conciertos primerizos éstos de los Beatles allí fueron muy bien, no queda constancia histórica de ellos ya que no se grabaron debido a que la Federación no permitía que quienes no fuesen miembros de la Unión inglesa trabajasen en los Estados Unidos, porque ellos no entraban en la reciprocidad. Y George Martin no estaba afiliado a la Unión. Y así, los piques y escaramuzas entre unos y otros siguieron adelante.

Pero ya estaba cantado que tras esas tres apariciones de los Beatles ya nada sería igual. Los organizadores americanos se dieron cuenta de que los músicos británicos ya no podían ser considerados desastres para sus taquillas, y la Federación tuvo que dar su brazo a torcer ante las presiones. Y así dio comienzo la British Invasion, y antes de que terminase el año los Dave Clark Five, Peter & Gordon, Gerry & The Peacemakers, Billy J. Kramer, los Animals, los Honeycombs, los Zombies, los Searchers, los Rolling Stones y los Kinks se estaban hartando de vender discos en los USA y habían firmado contratos para extensas giras americanas.

Y los Beatles volverían también en agosto para su primera gira real, la que les haría recorrer treinta y cinco mil kilómetros a través de 24 ciudades. Y por fin, el tráfico en las dos direcciones, cruzando el Atlántico, se pudo establecer para siempre.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Beatles – “I’ll get you”

23 Comments

  • El dia 19.02.2010, lu dijo:

    Muy interesante esto, aranceles hasta en la música en directo. Otra cosa que le tenemos que agradecer a los Beatles, y ya van…
    La última foto me pone de mala leche. Muy chunga.
    Besos!

    • El dia 19.02.2010, losmierdas dijo:

      muy agradecido por la extensión y el detalle de una información que flotaba en algún rincón de mi memoria, pero que no había tenido ocasión de profundizar… bueno, gracias a los Beatles por la demolición de una barricada cultural de tantas que han podido existir a lo largo de la historia (del conocimiento)… pero a mi juicio, para que aquello ocurriera en aquel sesenta y cuatro, antes había tenido que modificarse un estatus arrastrado desde siglos… primero fué el registro musical (a principios de la centuria) y unas décadas después, en la postguerra, su definitiva eclosión como sustituto popular de la música en directo, que alcanzó su cénit gracias a la labor de pioneros como Alan Freed, que desde su radio neoyorkina dió lugar a un nuevo fenómeno de masas, indisoluble de la distribución discográfica… fué el disco el que arrastró al espectáculo musical a un segundo término, lo que desde luego influyó en la decadencia de los movimientos sindicales… bueno… no puedo seguir extendiéndome, que salgo pitando y no vuelvo hasta el domingo… dejo esto aquí para que desarrolleis la idea, si os parece oportuno… saludos!

      • El dia 21.02.2010, David González dijo:

        Este Alan Freed fué el del escándalo payola, no?…vamos, lo que lleva haciendo toda la vida los 40 Principales

      • El dia 19.02.2010, carrascus dijo:

        Pues claro, Losmi; una vez que los discos comenzaron a circular en grandes cantidades, la gente de un continente podía escuchar lo que se hacía en el otro en la radio, un medio mucho más masivo e inmediato que el cine, que prácticamente era el único medio para hacerlo antes. A través de la radio y de los tocadiscos caseros, los americanos descubrieron que en Gran Bretaña se estaba haciendo una música muy buena, divertida y motivadora… y la juventud americana, a pesar del conservadurismo de sus padres, era una fuerza potentísima, incluso en el aspecto económico, de ahí que se hiciesen inevitables las visitas de los Beatles y los demás grupos de pop. Lo curioso del caso es que inicialmente, estos grupos, la música que les llevaban allá era la misma que antes les habían llevado a ellos desde aquí.

        Ya ves, amiga Lu, como eran los viejos tiempos. La gente siempre ha barrido para casa sin importarle demasiado si le daba algunos escobazos a los demás.

        Oye, lo de que la última foto te pone de mala leche no lo pillo… explícame el porqué.

        • El dia 20.02.2010, lu dijo:

          Tío, en el 64 Paul todavía no tenía toda la cara de mi abuela, eso es un montaje. Y la mala leche me entra porque me da coraje que John y George estén muertos. Le estoy cogiendo manía a Paul sólo por el hecho de estar vivo. No tiene sentido, ya sé, es algo irracional.

        • El dia 19.02.2010, juan antonio dijo:

          El intercambio cultural Ingles después de arrasar con los habitantes nativos, ha sido recompensado ¿o no? Pero los españoles somos mas chulos además de robarles sus riquezas les mandamos a los “hermanos latino-americanos la basura musical que se hacia por aquella época hasta estos días ¿Qué le vamos a hacer?
          Saludos

          • El dia 19.02.2010, carrascus dijo:

            Curiosa manera de verlo, Juan Antonio… y no exenta de razón, jejeje…

            Aunque tampoco hay que echar en saco roto muchos de los martirios aurales que hemos tenido que sufrir nosotros con esa reciprocidad habida con nuestros hermanos latino-américanos.

            • El dia 19.02.2010, Lula Fortune dijo:

              Caray, qué cosas…
              Esta música sí que es una gozada, Carrasquillo. Adoro a Chet Baker y a Louis Amstrong. Para estos tengo todo el tiemp del mundo. Y para los Beatles, por supuesto Un besito.

              • El dia 20.02.2010, dama dijo:

                Espero que el mundo musical le esté eternamente agradecido a los Beatles además de por su legado.

                • El dia 20.02.2010, Maese Rancio dijo:

                  Puta política. Enmerdando hasta la música.

                  Gerry & the Peacemakers… You’ll never walk alone.

                  Me he hecho gracia lo de que la gente no distingue bien si son americanos o británicos. Yo creía que The Knack eran ingleses… hasta hace unos días.

                  • El dia 21.02.2010, zambombo dijo:

                    Por no hablar de los grupos británicos que en los 80 (Def Leppard) y 90 (Radiohead) tuvieron que buscar suerte primero en los EEUU porque en sus islas de origen no les hacían ni puñetero caso.

                    La historia es interesantísima, Carrascus, de película. De hecho, me preguntaba si habría sido llevada a la pantalla grande, directa o tangencialmente.

                    • El dia 23.02.2010, M dijo:
                      • El dia 23.02.2010, carrascus dijo:

                        mmm… no es que sea exactamente el tema que tratamos, pero sí que trata del primer viaje de los Beatles a los USA. Excelente aportación, amigo M. Muchas gracias. La verdad es que no recordaba esta peli, intentaré recuperarla.

                        • El dia 24.02.2010, M dijo:

                          tangencialmente

                  • El dia 21.02.2010, David González dijo:

                    No sabía yo que la invasión británica había sido tan traumática ni tan condicionada por un “una pa ti, otra pa mi”. Menos mal que siempre estaba el resto de Europa que acogía a unos y a otros sin reparos. Claro que era un juego en el que no podía entrar con los dos grandes. Saludos.

                    • El dia 21.02.2010, David González dijo:

                      Una curiosidad que no tiene nada que ver con estos temas. ¿Por qué a todo el mundo en sus comentarios le aparece “El día tal, fulanito dijo:” y a mi me salen en inglés. ¿Mozilla Firefox, quizás?

                      • El dia 21.02.2010, carrascus dijo:

                        Pues no creo, David, porque yo uso también el Firefox y me sale en castellano, que así es como lo tenemos puesto en la página de admin. Debe ser otro de esos extraños misterios de internet…

                        No sé que haya ninguna peli sobre esto, Zambombo… pero a lo mejor alguien sí conoce alguna.

                        Me alegra que a todos os interese el tema, porque tenía mis dudas. Ya véis que no es siempre cierto aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

                        Por cierto, que ando ya comenzando a mover el material para el post de la tercera Cita en Sevilla. Si alguno quiere participar con opiniones, fotos, o textos sobre sus vivencias o cómo lo pasó en alguno de aquellos conciertos, no tiene más que enviar al mail lo que se le ocurra. Maese, ¿coserva usted la entrada de Rosendo + Ilegales…?

                        • El dia 22.02.2010, Maese Rancio dijo:

                          La buscaré, aunque si no llegué a encontrar la de Barón Rojo, me temo que tampoco aparezca ésta.
                          Si la encuentro, se la mando por email.

                        • El dia 21.02.2010, carrascus dijo:

                          Oiga, David… acabo de observar una cosa al subir el anterior comentario en la que no me había fijado antes. Al subirlo, es cierto que la cabecera aparece en inglés, como usted dice… pero luego, cuando sigues navegando por el blog o entras en el otra vez está en castellano, como las demás…

                          • El dia 22.02.2010, carmen dijo:

                            Qué larga la lista de las restricciones… y qué estúpida. Alguien tenía que romperla, está claro.
                            Besos, que aunque venga poco, sigo estando.

                            • El dia 22.02.2010, carrascus dijo:

                              OK, Maese; gracias.

                              Te echábamos de menos por aquí, Carmen. Yo también visito tu casa… más aún, el nuevo post que he subido se desarrolló en tu ciudad, jejeje…

                              • El dia 27.02.2010, NoSurrender dijo:

                                Tengo entendido que Jimmy Hendrix tuvo problemas parecidos en Inglaterra para poder grabar con su banda, ¿no lo leí aquí mismo? es que tengo la impresión de que esta página está ya siendo mi referencia básica para aprender sobre estas cosas :)

                                Salud!

                                • El dia 28.02.2010, carrascus dijo:

                                  No es que fuese lo mismo, pero sí que fue también un problema de trabajo. Aquello, además, sucedió en el ’66, cuando la situación que se cuenta en este post ya se había normalizado bastante. Y lo de Jimi no es que fuese una pretensión de venir a Inglaterra de gira a tocar una serie de conciertos, sino que vino a establecerse aquí. Y se encontró con el típico problema con el que se encuentran los emigrantes que van a otro país: no pueden legalizar su situación si no tienen un permiso de trabajo, y no obtienen el permiso de trabajo si están en situación ilegal… hay que romper el círculo vicioso por algún lado, y a él le ayudaron los músicos ingleses.

                                  (Required)
                                  (Required, will not be published)

                                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.