Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA SEGUNDA VEZ QUE NOS CITAMOS EN SEVILLA
Carrascus

Para el Ambrosio, por compartir sus cintas, sus fotos y sus recuerdos. Y para el Losmi, por enrrollarse mucho (en los dos sentidos).

La segunda Cita en Sevilla se celebró entre el 17 de mayo y el 13 de julio de 1.985, aún en contra de los sectores más reaccionarios de la ciudad, que todavía venían quejándose de lo cara y escandalosa que resultó la primera edición. Pero el alcalde Manuel del Valle defendía contra viento y marea que el Ayuntamiento tenía que organizar este tipo de iniciativas porque, en caso contrario, Sevilla sería un auténtico desierto cultural.

Este año se contaba con algo más de presupuesto para sacar adelante la Cita; la inversión iba a ser de cien millones de pesetas, de los cuales la Junta de Andalucía aportaría diez; mientras que la previsión de ingresos por entradas (entre 300 y 1.000 ptas.) se situaba en torno a los cincuenta y cinco millones de pesetas. Por lo que ya se contaba con un déficit de antemano de 45 millones para levantar un oasis en el desierto anteriormente mencionado.

Así y todo, el alcalde y el concejal de cultura se avinieron a hacer este año una programación menos espectacular que la del anterior, pero a cambio, supuestamente más equilibrada y que diese satisfacción a las preferencias de sectores más ámplios de la ciudad. Lo que después se demostró como un grave error; primero, porque la oposición municipal siguió igual de intransigente o más aún, pidiendo incluso la dimisión de Bernardo Bueno; y segundo, porque los únicos espectadores que realmente respondieron a los conciertos programados fueron los mismos del año pasado, los jóvenes ávidos de rock and roll.

Y por eso el cartel de la Cita en Sevilla de 1.985 fue un batiburrillo tremendo en el que todo tenía cabida, desde las sevillanas a la copla, pasando por el humor, los cantantes babosos y la verbena popular. Y si las expectativas que levantó su presentación no fueron del todo malas, a medida que se iba desarrollando el evento los ánimos decayeron mucho debido a las bajas de última hora.

De entrada, ya nos sorprendió el día de la presentación que en la programación no figurasen dos de las actuaciones de las que se hablaba insistentemente, y que con más ansias esperábamos. No iban a venir ni Leonard Cohen, ni Spandau Ballet. El primero, porque parece ser que después de todo las negociaciones para traerlo fueron un bulo que corrió por ciertos ambientes, y a lo mejor el desencanto producido hizo que se esmerasen tres años después para traerlo de verdad. Spandau Ballet sí iban a incluirse en el programa, pero la fractura en el pie de uno de sus componentes hizo que aplazasen la gira, suspendiendo muchos de sus conciertos. Aún así, todavía se insistió para que pudiésemos verlos el 10 de septiembre en el campo del Betis, pero tampoco cuajó la idea. De todas formas sí que entraron también en la programación de otra Cita posterior, la de 1.987. Miguel Ríos tampoco llegó a entrar en el cartel definitivo porque para su espectáculo de entonces, “Rock en el ruedo”, no quería el solar, sino la plaza de toros de la Maestranza, y sus arrendatarios se negaron en redondo a cederla.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Miles Davis – “(Medley) You’re under arrest – Then there were none”

Así que junto a lo que os he comentado antes, los típicos y tópicos cantautores y los grupos de rock españoles y sevillanos, los nombres internacionales que realmente le daban relumbrón al programa, y que no iban a comenzar a llegar hasta que la Cita llevase ya más de un mes funcionando, eran Kid Creole & The Coconuts (el 21 de junio), Echo & The Bunnymen (el 29), Miles Davis (el 11 de julio) y Depeche Mode (el 12). De todos ellos, al único que pudimos ver fue a Miles. Los conciertos de Echo & The Bunnymen y Depeche Mode se suspendieron, y fueron reemplazados respectivamente por Ramoncín con Circulo Vicioso de teloneros, y por Radio Futura. El caso de Kid Creole & The Coconuts fue más sangrante todavía ya que no se celebró porque los músicos y sus técnicos llegaron a Sevilla muy tarde, y dada la complejidad del equipo que tenían que montar, hubiese obligado a comenzar el concierto a la una y media de la madrugada, algo que la organización consideró inadmisible (recordad que el solar de la Maestranza estaba en pleno casco urbano, y al lado de un cuartel y un asilo de ancianos). Para zanjar las posibles responsabilidades por incumplimiento de contrato, se intentó que el grupo tocase otra noche diferente, pero todo fue en vano.

Así que el primer mes de la segunda Cita en Sevilla se pasó para mí prácticamente en blanco, por lo que no os puedo contar demasiado de ella. A grandes rasgos os diré que el comienzo fue también una obra de teatro poco convencional, aunque esta vez en lugar de catalanes que soliviantasen a los capillitas, se buscó a alguien de la tierra, y así se representó “Piel de Toro”, de Salvador Távora, siendo éste su estreno mundial. Se desecharon también, por tanto, las otras dos posibilidades que se barajaban para el estreno, que eran un concierto de Carlos Cano, que en aquel momento aburría a toda España con su “Cuaderno de Coplas”, o algo más espectacular, como era un lanzamiento masivo sobre el Guadalquivir de hombres y mujeres en paracaidas, que al descender formarían con sus cuerpos las palabras “Cita-85”… si es que no se daban un buen coscorrón en el intento.

El primer concierto en el solar de la Maestranza, el viernes 17 de mayo, corrió a cargo de George Moustaki, que vino a convencer a los pocos nostágicos del mayo francés que fueron a oírle de que “el amor es todo” y de que “la libertad no es más que una utopía, un hermoso proyecto”. Yo me quedé en casa porque no me apetecía tampoco ver como uno de los representantes de la vieja guardia había pasado del blanco puro al viejo verde. Eso sí, ya que se cambiaba, lo hacía con todas sus consecuencias, y a Sevilla llegó a bordo de su avión privado.

El jueves siguiente, día 23, le tocó el turno el jazz, actuando primero un sexteto de desconocidos músicos (al menos para mí) que se encontraban participando en un seminario sobre jazz que se había organizado en Sanlúcar la Mayor, y después la Dollar Band del pianista sudafricano Abdullah Ibrahim.

El miércoles 29 llegaron los cantautores.Si José María Maldonado había servido de telonero el año anterior a Kiko Veneno e Hilario Camacho, este año él venía de cabecera de cartel. Y el telonero era un por entonces bastante desconocido Javier Ruibal, que en aquel año todavía tenía solamente un disco en la calle. No me hubiese importado ir, pero es que esa noche daban por la tele la final de la Copa de Europa que iban a jugar el Liverpool y la Juve… sí, fue ésa, la del estadio de Heysel.

El día siguiente el escenario del solar tenía que ser para Chiquetete, pero como era el día en que las carretas regresaban del Rocío y los cohetes no le iban a dejar cantar a gusto, el concierto se pasó al viernes 31. El cantante aprovechó para presentar en público a su sobrina Silvia Pantoja; pero tampoco es que nos interese demasiado. Su actuación fue seguida en la siguiente jornada por una noche dedicada al arte flamenco, con un interesante cartel en el que figuraban entre otros José Meneses y Camarón.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Camarón – “La leyenda del tiempo”

El miércoles día 5 de junio volvió Aute, y de nuevo llenó por completo el solar, lo que causó considerables problemas a la hora de entrar, porque como ocurriese en alguna ocasión también el pasado año, solo había una puerta de acceso, que obligó a la gente a hacer cola durante más de una hora, por lo que muchos entraron cuando Aute ya llevaba un buen rato cantando. Como véis, hasta este día la gente pensaba de la programación que habíamos tenido hasta entonces más o menos lo mismo que yo, y prefirió buscarse la diversión en otros lugares. Y el público para el que se suponía que estaban programados muchos conciertos tampoco se dignó demasiado en venir a verlos. Eso tuvo como consecuencia que haste este momento el concierto de Aute fuese el único con el que se habían obtenido ganancias.

El día siguiente lo que estaba programado era algo llamado “Estrellas de la Danza” que en aquel momento ni me interesó siquiera saber de qué iba, así que imaginaos ahora… y el viernes de nuevo jazz, esta vez con el saxo como estrella, con el cubano Paquito D’Rivera, teloneado por el cuarteto de Abdu Salim. Y aunque parezca increíble, no se llegaron a vender ni siquiera cien entradas para sus actuaciones.

Puede que muchos de vosotros recordéis a Abdu Salim; era un saxofonista tejano que tras ser licenciado del ejercito americano, se estableció en Sevilla en 1.983, donde fundó la primera escuela de jazz que se veía por estas tierras. Durante los años que anduvo por aquí, antes de convertirse en el saxofonista de Lou Bennet, pudimos verlo en infinidad de ocasiones, tocando en todos los locales y bares que por entonces tenían música en vivo. También anduvo de gira durante algún tiempo con los Imán, con los que tuvo una estrecha colaboración musical de la que seguro que nos hablará mejor en los comentarios alguno de nuestros amigos imanoides. Yo no estuve en este concierto de la Cita, pero no se me olvidará una vez que ví a Abdu Salim en solitario con su saxo, subido a una especie de plataforma o falso techo que había en aquel bar de varias plantas que abrieron en la calle Torneo entre Manuel Molina y algunos socios. La verdad es que ni siquiera recuerdo el nombre del local aquél, a pesar de que allí terminamos muchas noches… bueno, quizás muchas sea demasiado decir, porque la persecución policial a la que siempre estuvo sometido hizo que su vida fuese corta.

Y el sábado 8 el horror… digo… el humor… los Morancos, que comenzaban a hacerse muy conocidos gracias a su participación en el “Un, dos, tres, responda otra vez” de la tele; Josele, que todavía seguía explotando su “Vente pa España, Antonio”, y el incombustible Paco Gandía. También estaba previsto que actuase Pepe Da Rosa, pero el pobre andaba ya con los achaques que finalmente le llevaron a la tumba pocos meses después, y estaba recién salido de una intervención quirúrgica. La verdad es que por verle a él si me hubiese merecido la pena asistir, pero no lo hice, y creo que nunca más llegué a verle en directo. Era un buen tipo, el Pepe, al que le perdono hasta que fuese tan bético… pero lo que no le perdonaré nunca es el habernos dejado en herencia al “gracioso” de su hijo.

Y mientras en los diferentes distritos se ponía en marcha el ciclo de rock, el miércoles 12 fue cuando acudí por primera vez a la Cita de ese año. Quería escuchar en directo como La Mode interpretaba aquellas canciones que tanto me gustaban, aunque ahora no fuese El Zurdo quien las cantase, retirado hacía ya dos años a causa de una lesión pulmonar. No sé si era solo cosa mía, pero con la voz de Manuel Ballester ya no eran las mismas ni la “enfermera de noche” ni “aquella canción de Roxy”. Antes que ellos el escenario fue ocupado por Objetivo Birmania, un grupo de funk sin pretensiones, que nos hizo bailar con su “Desidia”, probablemente la canción del verano del año anterior.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


La Mode – “Aquella canción de Roxy”

Y así llegamos a un nuevo fin de semana, en el que ocurrió algo muy divertido. Estaban programadas dos noches dedicadas a la copla, el viernes un concierto de “voces nuevas de la canción andaluza”; y el sábado, las consagradas, con la actuación de Lolita Sevilla y las dos grandes divas de la canción, Juanita Reina y Marifé de Triana. El problema es que éstas dos últimas se pasaron las semanas previas porfiando sobre quién era la mejor, y la que merecía ser cabecera de cartel; sin ponerse de acuerdo en absoluto, claro está. Así que al final la organización optó por una solución salomónica, reestructuró los dos conciertos, de forma que en cada uno de ellos cantasen algunas de las voces nuevas, y Juana y Marifé cerrasen una noche cada una en plan estrellona.

Y también fue muy divertido, como no, ver como al igual que ocurrió el año pasado, las mentes biempensantes volvieron a escandalizarse. Esta vez por unos dibujos de Nazario que se publicaron en el tercer número de la revista que editaba el Ayuntamiento. Unos dibujos que, sobre todo, provocaron la ira de Alianza Popular, cuyo portavoz, Javier Arenas (¿os suena el nombre?) remitió la publicación a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo por si “esta ofensa a algo que nos representa a todos, como es el escudo de la ciudad, fuese constitutiva de delito”. El caso es que el Alcalde en esta ocasión tuvo una respuesta bastante menos firme que el año anterior, porque aunque no retiró la revista, como le exigía el Grupo Popular del Ayuntamiento, aduciendo que Nazario tenía plena libertad de expresión y, al fin y al cabo, sus dibujos estaban al alcance de cualquiera en los kioskos (en cualquier número de la revista “El Víbora”, por ejemplo), hizo pública una nota en la que hacía constar “su más firme desagrado por la utilización de símbolos que forman parte de nuestro patrimonio cultural y de representaciones que puedan atentar a los sentimientos religiosos de nuestros ciudadanos”.

Un par de dibujos de Cita en Sevilla dieron origen a unas interpretaciones libres sobre su intencionalidad. Los hice con el cariño y cachondeo con que los hago siempre. Que cada uno vea lo que quiere ver. Siempre hay alguien que se puede escandalizar. Hay gente que todavía se escandaliza con La maja desnuda. Pero no por ello le ponen un taparrabos ni prohíben a los niños ir a verla. (Nazario)

Un señor con esta conducta no puede colaborar ni una vez más con ésta institución. No ofende quien quiere, sino quien puede, y Nazario no es más que un pobre desgraciado que solo busca hacerse publicidad a costa de estos acontecimientos. (Javier Arenas)

Pero mientras en el Ayuntamiento nuestros próceres se divertían tirándose los trastos a la cabeza unos a otros a cuenta de la Cita en Sevilla, las noches locas que nos interesaba que ésta nos trajese a nosotros para divertirnos, al fin, también comenzaron el miércoles día 19 de junio. Ese día los que tocaban eran Gabinete Caligari y Loquillo.

A los primeros los habíamos visto hacía muy poco, porque el día 4 de enero ya estuvieron actuando en este mismo solar de la Maestranza; pero mereció la pena, porque todavía caliente su “Cuatro rosas”, estuvieron tan seguros y activos como siempre, dominadores de la faena en todo momento, desgranando sus canciones saviamente tanto en el espacio como en el tiempo. Gabinete Caligari ya eran un grupo asentado y eso se les veía sobre las tablas. Curiosamente, a Loquillo también podíamos haberlo visto un día después de a Gabinete, porque el día 5 de enero estaba prevista una actuación suya en la Plaza de España, junto a Alaska y Dinarama y a los UB40, dentro de un show televisivo, “Europa a Go-Go”, que se iba a celebrar a la vez en varias ciudades europeas, con motivo del Año Internacional de la Juventud, y se iba a televisar en directo en casi toda Europa. Así que por la tele pudimos ver, por ejemplo, a los Frankie Goes to Hollywood escandalizando desde no recuerdo donde a la gente con su “Relax”, o a Nena, a los Hanoi Rocks, a los Auto Da Fe, a los Golden Earrings, a los Inmaculate Fools… pero aquí llovió tanto, que además de la cabalgata de Reyes Magos se aguó también la fiesta rockera, y se suspendió; desventajas de ser el único escenario al aire libre de todos los que había esa noche. Aquella era la época dorada de Loquillo y los Trogloditas, que fueron elegidos por Radio 3 como la mejor banda en directo de ese año. Fue también su año de transición, en el que pasaron de la independiente Dro a la multinacional Hispavox, donde sacaron “La mafia del baile”, disco del que adelantaron aquí algunas canciones. Fue también el año de aquel polémico anuncio sobre drogas del que creo recordar que alguien ha hablado hace poco en este blog. Y lo que recuerdo de aquella noche es que fue un concierto brutal. Quién te ha visto y quién te ve, Loquillo de mi alma…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Loquillo y los Trogloditas – “Chanel, cocaína y Don Perignon”

Un par de días después tenían que haber actuado Kid Creole & The Coconuts, pero ya os he contado anteriormente porqué no lo hicieron. Los que estuvimos allí aguantando hasta que al final se hizo patente que aquello se suspendía mostramos un considerable cabreo, entre otras cosas porque nadie nos daba explicación alguna del motivo.

Y el sábado fue la noche de las sevillanas; Romero San Juan, El Pali, los Cantores de Híspalis, los Rocieros… y cabreo considerable por parte de otros grupos como los Marismeños o los Amigos de Gines, que no fueron invitados a participar. Por cierto, que al principio tampoco lo fue El Pali, pero tanto coñazo debió darle el hombre a Bernardo Bueno y a Manolo Fernández Floranes que al final lo incluyeron en el cartel porque se cayeron los Romeros de la Puebla. Pero vamos con algo más divertido…

No sé si muchos de vosotros recordaréis aquellos festivales de la canción femenina que se estuvieron celebrando en la Cita durante varios años. Pues el primero de ellos tuvo lugar este 1.985, aunque en realidad no se celebró en la Cita en Sevilla, sino algunas semanas antes, concretamente el 20 de abril, el sábado anterior al inicio de la feria, en el Roll Dancing. Pero después, ya en la programación de la Cita tuvo una repetición, fuera de concurso, simplemente como una muestra de las cantantes, y como forma de que éstas pudiesen lucirse en un gran escenario y ante el numeroso público que acudió la noche del 26 de junio a ver a las estrellas del cartel: Silvio y Kiko Veneno.

La idea de los Festivales de la canción femenina estuvo compartida por Pive Amador y Pepe Benavides, que por entonces tenían una empresa llamada “La Factoría”, que se dedicaba a la promoción y el montaje de conciertos. Ellos fueron también los que organizaron los “Rock’n’Roll Festival”, y como continuación presentaron el proyecto de este festival femenino.

Cuando se publicitó el festival, a base de carteles pidiendo intérpretes para el casting previo, la primera persona que se presentó fue… un tío. Decía que su especialidad era la canción femenina, vete a saber qué entendía el hombre por aquello. Después, una vez oídas a todas la que se presentaron se eligió a siete de ellas para la final del concurso, en la que interpretarían en directo su canción, acompañadas por los mismos músicos que acompañaban a Silvio, que en aquel momento aún se llamaban Barra Libre. En otros festivales posteriores la banda fue creciendo con otros músicos más, como Antoñito Smash, Manuel Marinelli…

Yo tenía mi favorita, por supuesto; aunque no ganó. Pero desde la primera vez que la escuché cantar, y moverse en escena con aquel ajustado traje negro de hilo que dejaba adivinar muchas más cosas de las que dejaba entrever, mientras cantaba el “Only the lonely” de los Motels, me enamoré perdidamente de Elena, una chica de Alcosa, amiga de El Pájaro, que fue la que abrió el Festival… aunque no me importó lo más mínimo que lo hiciese con una nota tan desafinada que lo llenó todo de malos augurios.

…hay que ver que la primera nota que cantó la primera muchacha en el primer Festival salió desafinada, y desde la batería me entró un escalofrío, porque pensé que iba a ser un presagio. Por suerte luego salió todo bien. (Pive Amador)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Elena (saturando el micro) – “Only the lonely”

Y tampoco ganó quien realmente mereció hacerlo, que era Cristina Luengo, una presencia clásica en la escena punkarra sevillana con su grupo Los Calaveras, rivales y amigos de Los Canijos, donde cantaba el Dogo antes de crear a Los Mercenarios. Cristina interpretó “Enciende tu motor”, una canción de Los Espasmódicos, y…

…desde el primer bufido que le pega al micro, Cristina dejó claro que los mariconeos se acababan de terminar. Su interpretación prácticamente le enseñó a su rival y amigo Dogo (que la observaba desde primera fila) cómo tenía que sonar su futuro grupo Dogo y Los Mercenarios. De hecho, un muy bisoño Dogo tomó el escenario mientras el jurado deliberaba, estrenando una nueva canción que se llamaria “Rocanrol Caliente”. Si hubiera habido un mínimo de justicia, Cristina tenía que haber ganado. (JL Ambrosio)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Cristina (dando caña) – “Enciende tu motor”

Por el escenario pasaron también Carmen, una chica de 16 o 17 años que hizo una versión de “El crimen de Marbella” de Brigada Ligera; Betty, una chica suiza, que acompañada por su novio Stef, interpretó una pieza gótica y siniestra, en alemán, que habían compuesto ellos mismos; Elsa, una americana que andaba por nuestra ciudad, y que versionó el “Fever” en un inglés que por fin sonaba “decente” aquella noche, después de haberse lavado y afeitado las axilas allí mismo en el camerino, delante de todas las demás; Eva y sus Marujas, que eran un grupo de chicas de Los Remedios, entre las que se encontraba la actual esposa de Pive, y que cantaron y bailaron con el “Girls just want to have fun” de Cindy Lauper… y la que ganó, Maite Chacón, cantando el clásico standard “Bésame mucho”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Maite (acelerando al final) – “Bésame mucho”

A Maite seguro que la recordáis todos, porque desde aquel año, en que era una incipiente actriz (a la que se ve que sí habían enseñado a respirar mientras cantaba), pasó con el tiempo a ser una famosa presentadora de Canal Sur, donde la vimos, por ejemplo, en aquel “Tal como somos” que la cadena dedicaba a los pueblos andaluces, desde que se inauguró en 1.989, hasta 1.993. Después sustituyó a María del Monte en la programación matinal en los meses de verano… si no la recuerdas, mira la foto.

En el solar de la Maestranza todas ellas, bajo el nombre de Las 7 magníficas, precedieron a Silvio y Barra Libre y a Kiko Veneno. Del concierto de Silvio no recuerdo gran cosa porque por entonces todos los que ví eran más o menos iguales: éste, el que organizó la Universidad un poco antes, el del “Rock and Roll Festival” un poco después… mucho “Betis”, “Chorla”, country puro de oliva y desbarres marca de la casa, ya os hacéis una idea. Y del concierto de Kiko… bueno, a Kiko ya no le tomaba muy en serio desde que le veía con mi hija en “La bola de cristal”, jejeje…

Y ya que tanto hemos hablado de mujeres, me gustaría contaros también que aquella noche, mi amigo Pepe Conciertos y yo, después de disfrutar de la música en directo, nos dirigimos a terminar la marcha a uno de nuestros garitos favoritos, el “Be-Bop” que por entonces tenía Manolo “Ajoblanco” en la calle Sol (la calle’l só, de tó la vida). Allí también fueron a parar más tarde Kiko Veneno y su banda después de su actuación, y en un momento determinado Kiko se dirigió a la barra y le pidió a Manolo que quitase un momento el jazz que sonaba allí habitualmente y pusiese una maqueta que llevaba él, que era el disco de una protegida suya, a la que estaba produciendo, que estaba seguro de que iba a dar mucho que hablar en cuanto se editase. Manolo puso la cinta y todos pudimos oir la primicia del “Estoy mala” de la Martirio, a la que ya llevaba también en el concierto de esta noche haciendo coros. Debo decir que a mitad de la tercera canción Manolo ya le estaba diciendo con mala cara a Kiko que ya estaba bien…

El jueves 27 se dedicó la noche a la samba; fue la primera de las “Noches de Sevilla con Brasil”. Pero nada de rutilantes estrellas, Ambrosio, que anduvo por allí me dijo que sobre el escenario lo que había era una Escuela de Samba que se llevaron dos horas dale que te pego con los tambores y las cuicas. Y parece que no quedaron satisfechos con su actuación en el escenario, porque al día siguiente la repitieron (más o menos) primero en la calle Sierpes, donde la gente no daba crédito viendo a aquellas tres bellísimas brasileñas de la Escola de Samba “Padre Miguel” (ganadora del Carnaval de Río de ese año), moviendo el culo calle arriba y calle abajo. Por la noche volvieron al solar de la Maestranza, donde repitieron actuación, esta vez teloneando a Gilberto Gil.

La del sábado 29 de junio tenía que haber sido la noche en la que actuasen Echo & The Bunnymen, pero en su lugar la estrella fue Ramoncín, teloneado previamente por Círculo Vicioso, quienes poco tiempo después adquirieron una gran notoriedad en el pop español porque ganaron contra todo pronóstico el Festival de Benidorm, que ese verano había cambiado su línea y se había dedicado a jóvenes grupos de pop y rock. La banda de José María Sagrista y Juan Ortiz, después de pasar varias cribas en Andalucía, le ganó en la final a otras como Seguridad Social, Alphaville, Aerolíneas Federales o Aurelio y los Vagabundos, con la canción “Portero de noche”. Este concierto fue muy poco tiempo antes de que ocurriese aquello, y las buenas canciones y la potencia de su directo nos pilló a todos por sorpresa. Durante algún tiempo fueron la mejor banda de Sevilla; fue una pena que no durase mucho. El Ramoncín que vimos era el de “Como el fuego”, y fue un concierto en el que todavía la rabia la echaba cantando rock y no maldiciendo a los piratas que le roban sus canciones en internet. Anda y que le den…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Círculo Vicioso – “Portero de noche”

Este año a quien le concedieron dos noches porque se suponía que iban a ser el gran bombazo de la Cita fue a La Trinca, quienes cabalgando a lomos de su “Quesquesé se merdé” se habían hecho popularísimos en toda España. Actuaron los días 2 y 3 de julio, y, al contrario que el año anterior con Serrat, yo no estuve allí ninguna de las dos noches para poder contaros nada.

Como tampoco estuve la noche siguiente, en la que Oskorri sirvieron de teloneros a Alan Stivell. Y menos aún la noche siguiente a ésa, la del día 5 de julio, en la que el escenario lo ocupó Juan Pardo.

Antes os dije que otro de los grupos programados que al final se cayó del cartel fue Depeche Mode, que tenían prevista su actuación para el día 12. Sus sustitutos actuaron, sin embargo, un par de días antes, el miércoles día 10 de julio, y fueron Radio Futura. “Escuela de calor”, “Semilla negra”… grandes canciones de su último disco, que les hicieron subir un escalón más en su status, y que tenían bien engrasadas de tanto interpretarlas en directo. Recuerdo el concierto como muy bueno; supongo que al ser de las últimas veces que iban a tocarlas antes de meterse a grabar “De un país en llamas”, se volcaban con ellas. Funky-punk tocado de memoria por un grupo que empezaba a estar cansado de rodar.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Radio Futura – “Escuela de calor”

Y antes del colofón con una verbena popular celebrada el sábado por la noche allí mismo en el recinto del solar, el broche final a la Cita en Sevilla del ’85 lo puso de forma muy brillante Miles Davis el día 11 de julio. Aunque esta vez, en lugar de contaros yo mismo lo que pasó allí, le cederé la palabra a nuestro amigo Losmi:

…esa entrada de la foto es mas falsa que un billete de seis euros, juajua! …ya comenté por aquí que por aquel entonces no era excesivamente difícil, partiendo de una original prestada, seleccionar un papel de color y textura adecuada y con la máquina de fotocopias recién estrenada en mi curro de entonces, hacer una tirada suficientemente extensa como para hacer disfrutar de una noche en la Cita a toda la peña y agregados, con la entrada número 221 replicada hasta la náusea (y aún sobraron como podeis comprobar)…

…y vaya si disfrutamos! Además del gratis total (lo que posiblemente otros conseguían por su acreditada pertenencia a la corporación mediática gañotil y no quiero señalar, juajua!), tuvimos la inmensa fortuna de ocupar el centro de la fila 0 de sillas (aquella noche pusieron asientos), con lo que la inmersión sónica y visual en el planeta davisiano fue memorable, hasta para una memoria tan distraida como la de un servidor… prácticamente recibiendo el sonido de monitores, bien regado con la baba que salía de la trompeta de un genio encogido sobre si mismo pocos palmos por encima de nosotros…

Miles era un músico introvertido, con una suerte de concentración escénica que a primera vista lo aislaba de su banda, que a su vez mostraba una enorme capacidad para crear una plataforma emocional tremendamente eficaz, sobre la que el maestro se permitia incluso especular o “arrepentirse”, en unos trazos angulados y de corto recorrido, a modo de pinceladas… dado que los temas estaban construidos en armonías modales y por tanto sin argumento, Miles no se veía obligado a resolver sus interpretaciones mediante el recurso de la coda y terminaba sus temas abruptamente a modo de un coitus interruptus, sin pretensión alguna de provocar el aplauso inmediato.

Miles Davis acababa de publicar su “You´re Under Arrest”, el disco con el que definitivamente consiguió el repudio del stablishment jazzístico, cuando hizo suyo el lenguaje mas desenfadado y carente de virtuosismo de la música popular, en detrimento del neoclasicismo imperante en aquellos momentos, representado entonces por Wynton Marsalis, un joven y superdotado trompetista, que en un arranque de prepotencia e impertinencia tuvo la desfachatez de renegar y retirar el saludo y la consideración a uno de sus maestros… enorme registro que abarcaba un amplio panorama de estilos, desde sus eléctricas cabalgadas modales iniciadas algunos años antes con “Bitches Brew”, hasta construcciones de pop canónico en las que siquiera puntuaba especialmente la procedencia afroamericana en orígen, como demostraba la inclusión de un tema como el “Time After Time”, Top One de Billboard solo un par de años antes, a cargo de la cantante Cindy Lauper… grandísimo disco en resúmen, del que un servidor venía disfrutando y que mirusté por donde, se nos sirvió en bandeja a cargo de la misma banda que lo había grabado… Miles a la trompeta y teclados (un sintetizador dispuesto trasversalmente en medio del escenario al que Miles acudía esporádicamente a pegarle un zarpazo), John Scofield a la guitarra, iniciando con Davis una carrera que lo ha aupado entre los guitarristas de jazz mas reputados (aunque a mí no acabe de convencerme), el bajista Darryl Jones, en una actuación que me dejó literalmente planchado por su intensidad y maestría en el slap, Bob Berg a los saxos, Robert Irving III a cargo de los teclados y Al Foster a la batería, además del percusionista del que no recuerdo su nombre… por cierto, que para ponerme en situación, renuncio a coger la escalerita para auparme a los altos de los viejos vinilos y recurro a descargarme el disco directamente, evitando el peligro de desnucamiento por resbalón… hay quien por esto me llama pirata y me quiere cobrar, en fin…

Años más tarde, y después de la edición de “Tutu”, Miles volvió a Sevilla, al polideportivo de San Pablo… pero no fue lo mismo, brodas… o el mismo ya no era yo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Miles Davis – “Time after time”

Y con esta maravilla se cerró la segunda Cita en Sevilla (el pareado no ha sido premeditado… anda, ni éste tampoco…), que dejó en las arcas municipales un agujero de 85 millones de pesetas, casi el doble de lo que estaba previsto; y eso ocurrió porque los “ámplios sectores sociales” hacia los que se abrió la oferta cultural no respondieron como se esperaba, por lo que la próxima edición iba a volver a orientarse hacia el público más joven de Sevilla, que se había demostrado que eran los que daban una respuesta más clara y contundente. Y aunque quizás también habría que decir que parte de la culpa de que los ingresos no fuesen tantos como se pensaba la tuvo la supresión de algunos de los conciertos de más tirón, el batacazo más gordo se produjo en las noches en que la organización hizo más concesiones al sector rancio, y ni Dios Bendito fue a ver a Chiquetete, a Juan Pardo, o a las primadonnas furibundas de la copla. De los cincuenta y cinco millones de pesetas que se esperaba recaudar en el taquillaje, solo se consiguieron veintiocho. Los conciertos a los que más gente acudió fueron, por este orden, los de Aute, Miles Davis y Radio Futura, por lo que la apuesta por La Trinca también resultó fallida.

Pero antes de terminar me gustaría recordar otra cosa. El año anterior la Cita en Sevilla tuvo un epílogo a cargo de Nina Hagen, y este año, sin embargo, lo que tuvo fue un prólogo. Al Ayuntamiento se le ocurrió la idea de hacer una prueba para ver si en Sevilla, durante los días de feria había cabida para alguna otra actividad, o todo era feria y más feria. Y se trajo a tocar a la Orquesta Mondragón los días 25 y 26 de abril, jueves y viernes de feria respectivamente.

Los conciertos se celebraron también en el solar de la Maestranza y fueron gratuitos, aunque había que recoger una invitación previa en las juntas de distrito, en la delegación de Cultura o en cualquiera de las emisoras de radio que las daban. Pero sin problemas, había para todos; y la cosa salió muy bien. Yo no sabría ahora deciros a cual de las dos noches asistí, pero allí estuve, en una cita ineludible porque era la primera vez que un grupo de rock iba a grabar un disco en directo en Sevilla.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Orquesta Mondragón (y la gente de Sevilla) – “Garras humanas”

Y eso es lo que hizo la Orquesta Mondragón. Es cierto que ya, después de diez años de andadura (que esto era lo que iban a celebrar con ese disco en directo) habían atravesado un gran bache y no eran aquel grupo fantástico de Popotxo y Jaime Stinus arropando a un Javier Gurruchaga que se montaba unos conciertos espectaculares y apabullantes. Aquí vino ya el Gurruchaga egocéntrico y maniático que utilizaba a la banda para lanzarse a sí mismo, aunque escaldado por el fracaso de “Bésame tonta” y que había vuelto al rock’n’roll elemental, básico y fuerte. Por eso sus actuaciones sevillanas estuvieron llenas de vida. Y de lo que tocaron en las dos noches sacaron el material para el “Rock and Roll Circus”, un disco doble en el que repasaban a fondo sus primeros años. No faltaron los standards y las canciones más famosas, pero hubo rock del bueno, y el show de la Mondragón fue tan fuerte como el posterior exceso de manzanilla.

Al Ayuntamiento le salió tan bien la jugada que la repitió al año siguiente… pero eso ya es una historia de “la tercera vez que nos citamos en Sevilla”.

32 Comments

  • El dia 09.02.2010, EuLaliA dijo:

    Pues yo el premio de la cancion femenina lo hubiese declarado desierto 😉

    Lo que si me ha gustado mucho ha sido lo de Circulo Vicioso, que no conocia de ellos mas que la cancion que pusiste hace poco en otro post. Mirare a ver si mi hermano tiene mas cosas porque en internet es dificil buscarlos.

    Y tenias razon con que esta Cita fue la peor de todas, por lo menos fue bastante peor que la primera.

    • El dia 09.02.2010, lu dijo:

      Yo también lo habría declarado desierto, EuLaliA, más que un concurso de canción femenina parece una berrea… Que me perdonen las concursantes, por favor, que seguro que fueron problemas de sonido y lo que tienen estas grabaciones tan antiguas, que no tienen calidad suficiente para poder apreciar los matices.

      Me habría cortado los dedos de los pies por ver a Miles Davis en directo. Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

    • El dia 09.02.2010, Nicolai dijo:

      Genial como siempre Don Carrascus. El cartel de Nazario es impagable, seguro que si lo sacaran ahora la gente se escandalizaría más todavía.
      No tardes en escribir el siguiente capítulo, tío. Lo esperamos con ansiedad

      • El dia 09.02.2010, Sonu dijo:

        Tengo bastante informacion de estos conciertos, pases de puerta como reportera de Rock de Lux falsos, carteles etc…pero me pillas actualmente a 8 mil kms de aqui, amigo Carrascus.A todos os invito a que veais mi blog, http://sonukumawat.blogspot.com/ ,hay algo muy hermoso que quiero compartir con todo el mundo.Namaste from India.

        • El dia 09.02.2010, carrascus dijo:

          Parece que estás contenta en la India. Siempre lo estás. Me alegro, Sonu. Entro en tu blog de vez en cuando y veo esas fotos diarias. Avisa cuando vuelvas, quizás podamos usar algo del material que tienes para las últimas citas. Lamentablemente yo no guardo prácticamente nada de aquello (quien iba a pensar que algún día…), aunque a lo mejor alguna acreditación de esas últimas citas sí que anden por aquí todavía. Porqueee… y esto va para Losmi, por algo que dice en su parrafada del post, seguramente refiriéndose a mí… “lo que posiblemente otros conseguían por su acreditada pertenencia a la corporación mediática gañotil y no quiero señalar, juajua!”… yo solo tuve acreditación de prensa en las últimas Citas, porque en estas primeras me pagaba mi entrada religiosamente. Tenga en cuenta que yo no empecé a colaborar en los medios hasta muy mayor, jejeje, y a mediados de los ’80, si es que había empezado ya (que no me acuerdo bien), lo que hacía era el “Píntalo de negro”, un programa de la tarde de los sábados muy modesto y sin cosas de actualidad que mereciesen pases y prebendas… que lo sepa usté, amigo…

          Gracias Nico. Seguramente esa combinación de ligueros, correajes y mantilla ofendería a más de uno… y de dos… y hasta de tres y de cuatro… pobre Nazario, se metía en unos fregaos… fue a la primera persona que escuché decir “follar” en la tele…

          Lo del siguiente capítulo deberá esperar un poquito, porque ahora, entre lo de Ian Dury y esta Cita tengo el cerebro reblandecido. Habrá que pensarse algunas cosas más cortitas antes de atacar al ’86.

          Y Lali… que mala eres con las chicas, mujééé… ten en cuenta que se oye tan mal por la grabación (pelín chapucera, sí); pero ellas ponían todo su afán y resultaban bien en el escenario. En próximas Citas, con las grabaciones hechas en mejores equipos, ya verás como suenan mucho mejor.

          • El dia 09.02.2010, losmierdas dijo:

            hace usted bien en sacarme de mi error, amigo Carrascus… conste que yo lo he conocido por aquí, a pesar de recordar sus programas de radio (nunca he sido muy radiofónico) y sus Producciones Informales (mi relación fué exclusivamente como “cliente” y no recuerdo que un servidor haya sido capaz de colarse en un concierto organizado por usted, lo que dice mucho de la profesionalidad de sus porteros, juajua!)

            tengo que agradecerle su meticuloso repaso a una temporada en la que si bien solo acudí a la llamada de Miles (obviamente la Cita ´85 apenas ofreció argumentos), me ha hecho recordar casi todas las circunstancias acaecidas (suspensiones, cambios de programa y ese impagable festival de la canción femenina) y sobre todo, ponerme las pilas para poner en negro sobre blanco algunas impresiones de una noche especial para mí, de la que solo recordaba mi plenitud ante una de las veladas mas satisfactorias de mi vida como espectador musical… tirar de los detalles ha sido una lucha contra mi no-memoria, que ha merecido la pena… espero que en sus próximos capítulos consiga usted exprimir mi desvencijada sesera, a ver si saco algo mas que recuerdos desvaídos… será una satisfacción

          • El dia 09.02.2010, carrascus dijo:

            Mira… que Lu está on-line también y se ha colado su comentario mientras yo escribía éste. Sobre lo de las chicas, ya sabes, lee lo que le he dicho a Lali (hay que ver que malas sois…). Y no te cortes nada, mujer, que se te va a quedar un muñoncillo mu feo, que va a desentonar con el resto de tí. Un beso, anda…

            • El dia 09.02.2010, rafa dijo:

              Me sorprende la buena memoria de la que gozas, lo digo por los detalles con lo que ilustras el artículo, como por ejemplo el acordarse de que kiko llevara una cinta de Martirio. ¡Estamos hablando de hace veinticinco años! Probablemente por aquel entonces yo saldría de un concierto de Leño o de los Gabinete igualmente y apenas recuerdo nada. Tal vez sea una cuestión de ejercitar la mente.
              Ahora, hoy, me asalta una duda ¿de qué salud goza la escena sevillana?
              ¿hay salas? o mejor aún, ¿hay conciertos para esas salas? y si los hay
              ¿se cumplen expectativas de público? y ¿anda uno con ganas de cachondeo?
              Felicidades por la entrada.

              • El dia 09.02.2010, carrascus dijo:

                Hombre, me acuerdo de cosas concretas, como ésa; pero para recordar lo grueso tengo que echar mano de hemeroteca y archivos.

                Sobre lo de la salud de la escena sevillana, te copio y pego el comienzo del artículo que Vidal escribía en el “Go Magazine” no hace mucho:

                —————--
                En ese plazo de tiempo, la ciudad andaluza ha vivido
                una auténtica revolución en el aspecto musical, y de
                poder contar con los dedos de una mano las bandas
                que estaban haciendo algo con un mínimo de interés,
                se ha pasado a un escenario en el que los grupos se
                cuentan por decenas, los estudios de grabación tienen
                que hacer horas extras y conseguir cita para tocar en
                alguna de las salas de la ciudad es una misión imposible.
                Una situación que, además, se está traduciendo
                en discos de un nivel notable, y no sólo por parte de
                bandas asentadas: a viejos conocidos como Salieri,
                Southern Arts Society, Orthodox, Ursula, Maga o Sr.
                Chinarro (que vive en Málaga, pero sigue teniendo a los
                músicos de su banda en Sevilla), hay que sumar nuevos
                valores como Pony Bravo, Las Buenas Noches, The
                Baltic Sea o la recién adoptada Marina Gallardo. Una
                lista que en 2009 se verá incrementada: Blacanova,
                Tannhauser o Mañana tienen ya grabados sus discos
                de debut, y añadirán sus nombres a una lista cada vez
                más larga y completa. Una situación poco común en la
                ciudad, que hace mucho tiempo que no vivía momentos
                tan dulces.
                ————————

                • El dia 09.02.2010, David González dijo:

                  Hola a todos. Impresionante documento una vez más. Si no fuera por tu trabajo sería difícil tener conocimiento de lo que aconteció musicalmente en Sevilla en aquellos años. Ya que me lo perdí por mi juventud e inmadurez musical, me alegra mucho tener conocimiento de todo aquello. Lo de Miles Davis es lo que más ilusión me hace hoy día poder haber vivido entonces. Por la crónica de Losmi parece ser que fue una gran velada. Con Bob Berg y Scofield nada menos. Creo que el cartel en lo jazzístico estuvo a un nivel muy alto. No sólo con Miles Davis sino también por Abdullah Ibrahim y Paquito D’Rivera. Y también en lo no jazzístico si finalmente hubieran caído Echo & The Bunnymen, Depeche Mode y hasta Spandau Ballet.
                  Hasta la próxima cita. Mientras tanto degustaremos tus otros caramelitos, que seguro nos gustan también.

                  • El dia 09.02.2010, dama dijo:

                    ¡que interesante todo!, ¡que de acuerdo estoy en lo referente a Da Rosa!. Recuerdo el concierto de la Mondragón. ¿Sade no cantó también allí?.
                    El otro día mantuve con mi hermana (la de Malpaso) una conversación muy curiosa sobre sus recuerdos del grupo, no recordamos el nombre de una tienda de discos que había en la calle Aguilas casi en la Alfalfa y desde donde parten sus “vivencias” porque su dueño era un personaje muy suyo. A ver si es tan amable de recordarmos el mismo, ya que está claro que no hay dato de la historia musical sevillana que no se le escape.

                    • El dia 09.02.2010, Maese Rancio dijo:

                      Discos Burial, Dama.

                      Yo vi a Loquillo en la Cita, pero no recuerdo si tocó con Gabinete. Puede que el concierto al que asistí fuera otro año.

                      Estoy con Nico, ahora la gente se escandalizaría más con el cartel… cosas de la dictadura de lo politicamente correcto.
                      Por cierto, el tío del medio es el Papa Clemente del Palmar, ¿no? Y si la de la derecha no es la Esmeralda, le falta el canto de un duro.

                      Don Carrascus, fui yo quien comentó el famoso anuncio de Loquillo sobre las drogas.

                    • El dia 10.02.2010, carrascus dijo:

                      Amigo Losmi… que antes no ví su comentario. Y ahora se me acumula el trabajo con los demás. Le dejo para el final y tengo unas palabras antes para los otros, porque me ha recordado usted una cosa y aparecerá un personaje del que también habla la Dama.

                      Pues sí, David, tienes razón; si no hubiese faltado nadie todo hubiese tenido mucha más altura. A lo mejor la falta de infraestructura y de credibilidad organizativa que Sevilla había tenido hasta entonces fue una de las causas de que los organizadores de las grandes giras de esos grupos terminasen por pasar de nosotros. Vaya usted a saber. Y puede que también la Cita hiciese mucho por mejorar las cosas, porque al año siguiente, sin ir más lejos, los Kinks vinieron a tocar aquí renunciando a su alto caché, que el Ayuntamiento no podía permitirse, y cobrando solo una parte de él más la taquilla. Perdieron dinero, aunque dieron un concierto memorable… pero eso también será una historia de “la tercera vez que nos citamos en Sevilla”.

                      Como lo de Sade, que dice Dama… ese concierto, amiga mía, fue el prólogo de la Cita siguiente, celebrado también durante la feria, ya que lo de la Mondragón había sido un éxito.

                      Y ya Maese le ha dicho el nombre de la tienda. “Discos Burial”, la tienda de José Manuel, el Gordo, un personaje que ya ha aparecido por aquí varias veces, y que es un entrañable amigo mío. Seguramente su hermana y yo debemos conocernos, amiga Dama, porque yo pasé en esa tienda muchísimas y muchísimas horas. Fui con el Gordo muchas veces a Portugal a por discos de importación para la tienda y mis programas de radio, y en realidad “Burial” era la base de operaciones de Producciones Informales, de la que el Gordo también formaba parte.

                      Maese, Loquillo tocó también en la Cita del ’90, la de Johnny Winter y Jerry Lee Lewis. Creo que usted lo vería ahí. Jejejeje… no había caído en el parecido con la Esmeralda “yo lo dejaría todo por tí, Li Májo”… 😉 (para los demás, esto es una broma privada que solo entenderán los comensales de una reciente cena, como el propio Maese).

                      Y volviendo a usted, Losmi, además de agradecerle su atención y sus palabras, quiero contarle algo que me ha recordado eso que dice usted sobre “la profesionalidad de nuestros porteros”. Ocurrió en el concierto de Elliott Murphy en el ”Salón Dadá” en 1.991. Ese concierto lo hicimos porque al que organizaba la gira española le falló una fecha y quiso aprovechar intentando ganar una taquilla más y no tener al cantante parado, así que en realidad los gastos del concierto eran por su cuenta y los de Producciones Informales (bueno, el Gordo, el Profe Fran y yo) lo que hicimos fue poner solo nuestro trabajo. Y ocurrió que al Profe le encargué que buscase la seguridad… alguien como los de siempre, algún tío con experiencia en esto, pero nada profesional, y el mamón, lo dejó todo para el final, se le echó el tiempo encima y lo que hizo fue contratar por teléfono a una empresa de seguridad privada (no recuerdo cual, Seguritas o alguna de éstas).

                      Y la noche del concierto se presentaron allí dos tíos de uniforme, con pistola, y otro tío más, que debería ser el jefe o el encargao, porque mandaba una jartá, y enseguía nos puso a todos firmes y empezó a preguntar que donde teníamos la caja de seguridad para poner allí a uno de los pistoleros (proteger la caja le debía interesar tela, porque preguntó por ella un montón de veces), al otro en la puerta para intimidar… en fin, que montó aquello como si fuese una operación de los hombre de Harrelson… total, pa cuatro gatos que fueron al concierto, pagando una entrada de 200 pelas, que íbamos metiendo en una caja de cartón en la misma puerta. Le intentamos explicar a aquel sheriff que lo que queríamos era un nota que se pasease discretamente por allí, por si ocurría algo imprevisto, o por si acaso… pero que nada tan formal ni, sobre todo, tan caro… pero no entraba en razones y como aquello el Fran ya lo había apalabrado, allí que nos dejó a los dos pistoleros.

                      Al final, una vez contada la recaudación y devengada de strangis una pequeña cantidad para nosotros, por las molestias y el stress (espero que Javier Mondragón no llegue nunca a leer esto), al pobre Javi le salió la broma por una pasta; que más le valía haber dejado a Elliott Murphy y su banda tranquilitos en un hotel, pagándoles las comidas y el alojamiento… las miradas que nos echaba cuando vio lo que nos habíamos gastado en seguridad pa la cantidad de gente que había ido allí, y que además todos eran simpáticos puretones sin ánimo de meter bronca ni de drogarse demasiado… todavía me da vergüenza recordarlo, jejeje…

                      • El dia 10.02.2010, losmierdas dijo:

                        ni idea que Elliott Murphy hubiera cantado en nuestra ciudad… claro que entonces era desconocido para mí y nadie me lo debió “vender” lo suficiente, juajua! con la seguridad en las tocatas he solido mantener buenas relaciones… la puerta del Fun Club durante unos años siempre fué permeable para mi peña, hasta que el Pepe Benabides cambió la guardia y ya tuvimos que apoquinar a partir de entonces… la capullada mas gorda, en el antiguo cine Alcázar (no recuerdo el nobre de la sala en la ronda de capuchinos), durante la tocata de Paul Collins (muy buen recuerdo)… el segurata vino a que me guardara la petaca de güisqui en plena actuación (las drogas duras solían correr de mi cuenta y las birras a cargo del local)… no sería usted responsable de aquello, por cierto?

                        • El dia 11.02.2010, Maese Rancio dijo:

                          Ostras!! El Salón Dada… allí fui a ver a la Caledonia. Creo que era el concierto de despedida de Michael.
                          Por cierto, ¿qué habrá sido de él?

                          • El dia 11.02.2010, carrascus dijo:

                            Pues no sabría decirle, Maese. Pero a ver si me acuerdo y le digo a mi hermano que se lo pregunte a Mingo Balaguer, que trabaja con él.

                        • El dia 10.02.2010, roxxifloxxi dijo:

                          Pues volviendo a la primera foto, me gustaría comentar un concierto que dio Paco Clavel en el FUN, y entre el público estaba Maite, que no se pudo resistir y subió al escenerio a hacer los coros del Blus del Autobús (y cuando me subo en el autobús, tris tras trili tririli tras, mi corazón empieza a palpitar tras tras tralalal tras… y no lo puedo remediarrrrrrrrr arrrrrrrr mi corazon se pone a palpitar!!!) Cuando empezó el concierto, el escenario estaba con los músicos (había pocos la verdad) y salió Paco Clavel de los servicios que estaban justo al fondo, vestido con papel higiénico, como una momia. Cuando empezó el concierto se fue quitando el papel y se quedó con una malla imposible…
                          No recuerdo el año, el concierto estuvo genial!!!!

                          • El dia 11.02.2010, atikus dijo:

                            La verdad es que de escuchar a los Echo & The Bunnymen o Depeche Mode a Ramoncin…jope que cambio!!!, la verdad es que en esa época, al menos en los madriles los ayuntamientos se enrollaban bastante y traian grupos majetes en fiestas, recuerdo a los Smith, la fromtera, los elegantes,…esos gratisa los grupos se les pagaba bien por tocar en fiestas.Pepe da Rosa…jope, que bueno y que gran pérdida!!

                            • El dia 11.02.2010, carrascus dijo:

                              Pues no, amigo Losmi; no era yo el responsable de aquello. La sala que usted dice se llamaba “La Fábrica de Colores”, y aunque los de Producciones Informales organizamos allí algún que otro concierto, ese de Paul Collins lo organizaron sus propietarios, que eran Paco Trilita y Manolo Están. Y sí, solían meter seguratas entre la gente para que vigilasen esas cosas. Yo creo que estuve también en ese concierto… ¿no fue ahí donde estuvo acompañando a Paul con la guitarra el Juanjo Pizarro…?

                              En el que no estuve, amigo Roxxifloxxi, fue en ése de Paco Clavel, aunque sí oí hablar bastante de él. Tampoco recuerdo yo el año… seguramente 89 o 90… ¿puede ser?

                              Y D. Atikus, tenga usted en cuenta que ni Ramoncín, ni Echo ni Depeche eran en el ’86 lo que llegaron a ser después, o incluso son ahora… entonces estaba la cosa más unificada. Luego unos se fueron para arriba, y el otro está en los sótanos más profundos. De todas formas le reconozco que perdimos mucho en el cambio, eso sí. Y eso de los conciertos gratis, era cosa de ustedes y sus fiestas de San Isidro, (yo estuve en el de los Smiths), jejeje… que aquí teníamos que pagarlos; ya ve usted por la foto de la entrada de Miles Davis que había que gastarse 800 pelas…

                              • El dia 11.02.2010, losmierdas dijo:

                                Creo que ese fué otro cocierto, amigo Carrascus… Paul Collins ha tocado mas de una vez por aquí (yo solo acudí al que he mencionado) y aquella noche venía con su formación Paul Collins Band… debió ser a mediados de los noventa, aunque no estoy completamente seguro… efectivamente, en la Fábrica de Colores, los seguratas iban de paisano y a falta de otras broncas, se dedicaban a velar por el negocio del ambigú (ay, ese Paco Trilita, juajua!)

                                • El dia 11.02.2010, carrascus dijo:

                                  Después me he acordado de que el concierto al que Juanjo subió a tocar la guitarra no fue el de Paul Collins, sino el de Dream Syndicate (también allí en aquella misma sala). Esa fue la noche en que ví a Steve Wynn hacer slide en la guitarra con una botella de Jack Daniels…

                                  • El dia 11.02.2010, losmierdas dijo:

                                    yo ví a Steve Wynn en esa misma sala con Gutterball, una superbanda con gente de Long Ryders, Silos y algún otro… no recuerdo que Dream Syndicate haya tocado en nuestra ciudad (no me hubiera permitido perderme tal concierto, por dios!)… tampoco recuerdo a mi admirado Juanjo Pizarro subido aquella noche al escenario… hágame usted la luz, querido Carrascus!

                                    • El dia 12.02.2010, carrascus dijo:

                                      Pues no, amigo Losmi… no puedo hacerle la luz porque esta vez es usted quien me la ha hecho a mí. Efectívamente, estamos hablando del mismo concierto, pero no fue de Dream Syndicate, como yo creía recordar, sino de Gutterball, con Steve Wynn, eso sí.

                                      Claro, al comprobar las fechas todo concuerda. “La fábrica de colores” la montaron Manolo y Paco con la pasta que sacaron currando en la Expo, por lo que se abrió allá por el ’93 largo. Y este concierto fue en el ’94, por lo que ya no podían ser Dream Syndicate. Así que, de nuevo, estuvimos los dos en un mismo concierto sin conocernos… pero ¿no recuerda usted que el Juanjo subió al escenario y tocó la guitarra con ellos…? lo que no recuerdo bien es si fue en una canción o en dos… igual el Ambrosio lo recuerda, que estaba allí conmigo. Y recuerdo también perfectamente a Steve subiendo y bajando una botella de Jack Daniels por el mástil de su guitarra como si fuese un dedal de steel guitar…

                                      Fue el domingo, 13 de febrero del ’94, y las entradas costaban una pasta… recuerdo que en venta anticipada también las vendía el Gordo en su tienda de Discos Burial.

                                      En su comentario dice usted que en el supergrupo había gente de Long Ryders, los Silos y algún otro… ese algún otro era House of Freaks. Pero se equivoca usted (de forma comprensible) con lo de los Silos, ya que el componente de ellos que estaba en Guterball era Bob Rupe, pero en este concierto no estuvo él, sino Armistead Welford, de los Love Tractor.

                                      Ea… estamos resultando ser usted y yo unos buenos “levantadores de memoria” recíprocos. Que dure.

                                      • El dia 12.02.2010, David González dijo:

                                        Joder, qué alivio saber que NO ME HE PERDIDO TAMBIÉN a Dream Syndicate

                                      • El dia 14.02.2010, zambombo dijo:

                                        Pues vaya maldición que tienen los Depeche con Sevilla, o más bien a la inversa. Lo de Spandau Ballet… entonces, ¿nunca han tocado en Sevilla? Mi señora cree recordar que sí, pero que no pudo ir… imagino que no se llegó a enterar del aplazamiento.

                                        Por tonto que suene, de todos los mencionados, el grupo por el que me montaría en la máquina del tiempo serían Círculo Vicioso, que parece ser han seguido en activo (o al menos su líder bajo ese nombre) de manera intermitente durante las dos décadas siguientes. Ahora mismo estoy escuchando los temas nuevos de su web, aunque no sé de qué año son, puede que de 2007.

                                        Respecto al comentario de Vidal sobre la escena sevillana actual, estoy de acuerdo, sobre todo en el nivel de los grupos, si lo comparamos con lo que había hace 10 años, por ejemplo, pero me pregunto si la respuesta del público (en la asistencia a conciertos) es proporcionada. Sí lo ha sido en los festivales (South Pop, rock en el Central), pero tengo mis dudas en lo referente a los grupos locales. También es cierto que hay muchos grupos, estamos de crisis, y además cada año nos visitan figuras de la independencia internacional, que al fin y al cabo es competencia.

                                        • El dia 14.02.2010, NoSurrender dijo:

                                          Dream Syndicate eran impresionantes sobre el escenario. Yo tuve la suerte de verles varias veces en Madrid y fueron conciertos buenisímos.

                                          De todos los que mencionas, lo que me pone los dientes largos es lo de Miles Davis: nunca le vi tocar, y siempre le he admirado mucho.

                                          Lo de sustituir el directo de los Echo & The Bunnymen de mediados de los ochenta por Ramoncín no tiene precio. ¡Qué dolor escucharlo! :)

                                          Salud!

                                          • El dia 14.02.2010, juan antonio dijo:

                                            Segundo avistamiento en Sevilla el dibujo de Nazario es tan inocente que no entiendo el cabreo de A.P. menos mal que no pinto a Clemente con su pollazo, que era como lo tenia que haber pintado ya que tuvo un par para declararse Papa.
                                            El cartel me parece un poco flojo aunque con Miles Davis y Camarón se salva la cita, en lo de loquillo y ese cartel pidiendo a la peña que no se drogue ya es curioso (claro que el ha preferido con el tiempo el chanel y el D. periñon) el festival de la canción femenina ante de leer de que se trataba creía que iba de la copla tan querida por esas tierras pero la sorpresa ha sido grata, me gusta “enciende tu motor” de Cristina solo una pega tiene un sonido muy de Mermelada de Lentejas, y para acabar el postre sacado de la cita que fue el directo de la Mondragón y que yo compre nada mas sacar el disco ¡me parece un gran disco! En el que los sevillanos se volcaron participando y que ahí quedo.
                                            Espero con ansiedad la 3ª cita..saludos.

                                            • El dia 14.02.2010, carrascus dijo:

                                              Tu señora tiene razón, Zambombo; los Spandau Ballet tocaron en la Cita del ’87, la primera que se celebró en el Prado. Sobre lo que dices de la asistencia de público… no sé si la cantidad llegará a ser proporcionada, pero yo tengo la impresión de que sí suele acudir más público que antes. Aunque tampoco es para tirar cohetes.

                                              ¿Verdad que sí, NoSurrender…? Fíjate que además Echo & The Bunnymen hubiesen venido en su mejor momento, justo después de haber sacado el “Ocean rain”, y hubiésemos escuchado “Killing moon”, “Seven seas”, “Silver”…. La banda estuvo aquí hace dos años y pico, y las cantó también, pero la voz de Ian McCulloch ya no es la misma… una pena.

                                              Y sí, Juan Antonio… ¿has visto lo poco que le hace falta a los reaccionarios para escandalizarse…? jejeje…

                                              Sobre lo del festival femenino y la copla debo decirte que sí se presentó alguna a este primer festival, pero no la eligieron porque se trataba de algo más rock. Pero como en años posteriores cada vez se presentaban más y más no hubo más remedio que incluirlas (ya ves de donde le vienen los antecedentes a Pive), y no solo eso, sino incluso reconvertir a alguna de las copleras a la canción pop. Ya lo iré contando llegado el momento. Como curiosidad os adelanto que Joanna Jiménez, que fue la ganadora de la primera edición de “Se llama copla”, participó en uno de estos festivales de la canción femenina cuando solo tenía 11 años.

                                              • El dia 14.02.2010, adrianas dijo:

                                                Tuve la fortuna de participar en el festival de la canción femenina de 1987 y algo de copla hubo pero también muchos otros estilos. A carrascus: ¿sería posible hacer una crónica de ese año?

                                                • El dia 15.02.2010, carrascus dijo:

                                                  Pues claro que es posible… pero para eso aún queda hacer la crónica de la Cita del ’86. Dame tiempo, amiga Adriana.

                                                  Te invito a una cosa… envíame tú misma, ya que serían de primera mano, tus impresiones sobre aquel festival en que participaste. Aquel fue el año en que ganó Antonia con el “Parole”. Si quieres, puedes enviarlas al email del blog:

                                                  blogin.inthewind@gmail.com

                                                  Serías de mucha utilidad. Un beso.

                                                  • El dia 18.02.2010, adrianas dijo:

                                                    Efectivamente ese año ganó el “Parole” que ya apuntaba como ganadora en los ensayos y que creo estaba a un nivel muy superior que el resto de las participantes. La mayoría de nosotras (me incluyo) éramos muy crías y probablemente participando más como un juego que con una verdadera vocación y afán de vocalistas. En cualquier caso fue una buena experiencia y nos lo pasamos bien. Recuerdo la guitarra de Juanjo Pizarro y cómo aprendía de oído todas las canciones… era alucinante. Y también recuerdo a Pive Amador todo el día organizando y dando consejos en los ensayos del Fun Club. Estaría bien organizar algo para quedar todas las participantes de los festivales, la mayoría de nosotras no vivimos de la música seguro…..

                                                    • El dia 18.02.2010, carrascus dijo:

                                                      Jejejeje… ¿sabes que ya me acordé de tí…? Y de tu canción de Santana. Y de tus amiguetes de la primera fila gritando… “esto eees Canabal… esto eees Canabal…!” :) :)

                                                      El problema es que precisamente de ese festival me faltan canciones, y la tuya es una de ellas… ya veré como me las voy apañando para cuando toque hablar de él de aquí a dos o tres semanas.

                                                      (Required)
                                                      (Required, will not be published)

                                                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.