Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
LA PRIMERA VEZ QUE NOS CITAMOS EN SEVILLA… (El desarrollo)
Carrascus

El accidentado comienzo de la ”Cita en Sevilla” hizo que sus primeros días fuesen pasando como al ralentí. La revista promocional estaba muy cuestionada, al igual que toda la programación, y la difusión de los primeros conciertos fue escasa. Y por eso el primero de todos ellos contó con una asistencia de público más baja de lo esperado, a pesar de que allí nos reunimos unas dos mil quinientas personas, cifra que no estaba mal para los conciertos que se daban en Sevilla.

Pero es que aquella ocasión mereció mucho más porque era el primer concierto de una estrella internacional de primera magnitud que había en Sevilla, y porque ésta era, ni más ni menos, que Riley “Blues Boy” King. El Rey del Blues, B. B. King, que venía a hacernos súbditos del trono que ocupaba desde hacía ya varias décadas.

El recibimiento fue tibio. Y no sé que impresión sacaría B. B. King de una organización que ni siquiera le permitió familiarizarse bien con el escenario en el que tenía que actuar, porque el recinto del Solar de la Maestranza, donde iban a tener lugar todos los conciertos importantes de la “Cita”, se terminó de preparar apenas un rato antes del comienzo del concierto.

Pero bueno, se llegó a tiempo y casi a las once de la noche apareció King, arropado por una banda de enorme clase, en la que destacaba la exótica belleza de la vocalista Debra Boston (que cantaba blues con todo su cuerpo), para dejarnos durante dos horas las notas de las tristezas nacidas en el delta del Mississippi, trasplantadas por una noche a las orillas del Guadalquivir.

Bueno, en realidad a esa hora apareció su banda. Y nos preguntábamos donde estaba King; bajo, teclados, batería, trompeta, saxo, y un guitarrista que no era él… un par de numeritos marchosos de mosqueo, más que nada supongo que para ajustar el sonido. Y después como si se tratase de un número de circo, apareció “el Rey”.

La tibieza del comienzo fue pasando paulatinamente de la tranquila calidez hasta la entrega incondicional. La intensidad fue subiendo durante todo el concierto, para ser un clamor cuando King quiso dejar el escenario después de terminar su actuación con “The thrill is gone”. No le dejamos, claro… y hasta cuatro bises tuvo que hacer antes de abandonar por fin, exausto, casi sin poder sujetar a su negra “Lucille”, su guitarra favorita.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


B. B. King – “The thrill is gone”

Dos días después volvimos al Solar de la Maestranza, para darnos cita con unas quinientas personas más que el primer día, la mayoría de ellas políticos locales y supervivientes de la antigua progresía y clandestinidad política, porque en el concierto de esta noche iba a hacer acto de presencia uno de sus iconos, Lluis Llach, sobre quien durante muchos años pesó la prohibición de cantar en público y que hoy, por primera vez en esta ciudad, venía a jugar su baza política.

Antes que él tuvimos la actuación de Maria del Mar Bonet, que como no era la estrella esperada por la mayoría pasó tan fríamente como la noche misma, que más bien parecía de invierno que de primavera. Y la verdad es que ellos se lo perdieron, porque aunque su voz, límpida y torrencial, acompañada por las notas que desgranaba su inseparable Lautaro Rosas, no les motivase en absoluto, a los que estaban como yo, enamorados de María del Mar desde que editase su “Alenar” hacía siete años, sus reminiscencias musicales mediterráneas y tunecinas nos llegaron a la médula.

Pero la estrella es la estrella, y todos se volcaron, ahora sí, con Lluis Llach, que dio también un concierto absolutamente brillante y lleno de sentido del humor y de guiños que todos entendían y celebraban. Así fue por ejemplo cuando dedicó su canción “Si arribeu” (“Si llegais”) a Fraga con estas palabras: “dedicado a D. Manuel Fraga, para que viva muchos años… en la oposición”. O cuando hizo lo mismo con su mayor éxito, “L’Estaca”, dedicándoselo esta vez a un periódico local del que seguro que no tengo que decirte el nombre, “que se escandalizaría si nos oyese a todos canturrear juntos en catalán”. Por cierto, también por él nos enteramos de que a María del Mar Bonet acababan de concederle en París el premio “Charles Cross” al mejor disco extranjero editado en el último año, en el que recopilaba lo mejor de su repertorio.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Lluis Llach – “L’estaca”

Los siguientes conciertos me los salté. Pero el problema no es que yo lo hiciese, sino que el próximo se lo saltase también la principal figura anunciada, Ruben Blades, que dejó plantada la gira española que tenía que traerle a Madrid y a Sevilla, y aquí se tuvo que sustituir a última hora por Caco Senante… con lo que estaréis de acuerdo conmigo todos en que salimos perdiendo con el cambio.

Así que el miércoles 16 de mayo la desencantada gente me imitó en su mayoría y al concierto apenas fueron quinientas personas, a pesar de que al poco rato de comenzar las actuaciones dejaron las puertas abiertas para que entrase sin pagar todo el que quisiera hacerlo.

Y la verdad es que aunque no apeteciese demasiado ver a Caco, el otro músico de la noche sí que tenía un atractivo mayor, porque era el Gato Pérez. Pero según pude oír al día siguiente, el concierto de salsa estuvo simplemente entretenido, si más.

De todas formas, los seguidores de Ruben Blades no se quedaron sin verle, porque esta primera “Cita” se prolongó posteriormente en tres noches más, las dos primeras, subtituladas “Cita con la salsa”. En la primera de esas noches actuó Rubén con su banda Los 6 del Solar, teloneados por la Orquesta Van-Van, el día 3 de julio, y Azuquita, Tito Puente y Celia Cruz el siguiente día. De la tercera noche hablaremos más adelante.

Retomando nuestra historia, el jueves 16 de mayo tenían que actuar el cuarteto de Richie Cole y el trío de Monty Alexander, pero la noche de jazz la aguó la lluvia y el concierto tuvo que ser suspendido. Así que nos perdimos la actuación de Richie, que venía con la aureola de ser uno de los músicos que mejor tocaban el saxo alto de aquel entonces, y de Monty, uno de los nombres más conocidos entre los jovenes pianistas del jazz, que además incluía en su trío a Bobby Thomas, el que fuese percusionista de los Weather Report.

Y el viernes 17 el protagonismo era para la bossa-nova y la samba brasileña de la mano de Chiquinho Timoteo, un multi-instrumentista que, además de la guitarra, en sus actuaciones hacía sonar algunos instrumentos autóctonos brasileños, como el cavaquinho, el berimbau y la capoeira. Los sones del trópico que salían de esos instrumentos impensables tampoco consiguieron convocar a mucha gente. Yo no estuve tampoco allí, pero sí que me enteré de que los pocos asistentes no dejaron de bailar en los aproximadamente 80 minutos que duró la fiesta brasileira.

El sábado volví. Y como yo, lo hizo prácticamente toda Sevilla, porque sobre el escenario iban a estar Victor Manuel y Ana Belén. Y con ellos llegó el caos.

Las entradas se habían agotado algunos días antes del concierto. Y para que entrasen los miles de personas que teníamos entrada a algún lumbrera de la organización se le ocurrió abrir la puerta (una sola) a las nueve y media de la noche… cuando el concierto era a las diez. Y aunque se retrasó un poco, para cuando Victor Manuel dio comienzo al espectáculo cantando “Déjame en paz”, en la puerta todavía quedaba muchísima gente queriendo entrar. Y las canciones seguían, y la gente seguía estando fuera, por lo que terminaron por perder la paciencia y enfadarse, formando tal alboroto que al final la organización dejó las puertas abiertas para que entrasen libremente… tanto los que tenían su entrada como los que aprovecharon la ocasión para pasar también de forma gratuita.

Las canciones se fueron sucediendo de forma alternativa por una y otro, y la lluvia también quiso venir a escucharlos. Tuvo que ser Victor Manuel quien invocando al “Fuego” con su canción hiciese cesar el molesto aguacero. Pero ni el agua, ni la molestia de la cola de la entrada pudieron con los ánimos del personal, compuesto a partes iguales por amantes de los abrigos de pieles y de las chupas de cuero… “aquí cabemos todos”, gritó Victor Manuel cuando entró la avalancha… que se movían ondulantemente con las conocidas canciones de Ana Belén, que por entonces atravesaba su mejor momento (acababa de editar “Geminis”) y con los clásicos de Victor. La gente se sabía las canciones y las coreaban de forma multitudinaria.

Yo personalmente no es que disfrutase demasiado con aquellas canciones, pero había que reconocer que Ana y Victor fueron una pareja absolutamente profesional, que intentaron llegar a lo más alto a pesar de los inconvenientes de la noche y que el desequilibrado equilibrio entre las angustias de él y el glamour de ella funcionó a la perfección.

Hubo un momento también en que Victor dedicó una de sus canciones antimilataristas a los soldaditos que había en los balcones del cuartel de artillería que había en la calle Temprado, a los que pidio perdón por darles la espalda… “pero es que cuando a uno le rodean siempre hay que dar la espalda a alguien”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Victor Manuel – “Déjame en paz”

Los lectores más jóvenes quizás no sepáis que estas actuaciones tenían lugar en el Solar de la Maestranza, que era eso mismo que indica su nombre, un solar. El que quedó cuando derribaron la otra parte del mencionado cuartel, y que ahora ocupa el Teatro de la Maestranza. El cuartel también desapareció y en su lugar todos hemos salido ganando el espacio libre de las Atarazanas. Y al ladito mismo del cuartel, también en la calle Temprado, estaba (y aún sigue) la Hermandad de la Santa Caridad, por lo que los ediles de Alianza Popular también protestaron lo suyo ante la celebración de los conciertos, porque decían que tanto ruido iba a molestar e impedir el descanso de los ancianos asilados allí… como si los ancianos no tuviesen siempre ganas de que suceda algo interesante que les saque de su rutina.

Este mismo día, las fuerzas vivas de la reacción ya habían encontrado también motivos para poner de nuevo el grito en el cielo a causa de la inauguración de una exposición de pintores sevillanos, encuadrada también en la programación de la “Cita”, que tuvo lugar en la Plaza de San Francisco, que según ellos perjudicaba con sus stands seriamente a los comerciantes de la zona, y que mejor hubiese hecho el Ayuntameinto en emplear los dos millones y medio de pesetas en otra cosa en vez de en levantarlos para cobijar semejantes mamarrachadas de cuadros. Y lo que ya colmó el vaso de su mariana paciencia fue que ese mismo día, en que tantos miles de fieles estaban convocados para el acto de desagravio ante la Virgen, unos desconocidos se atreviesen a representar por su cuenta y riesgo la Crucifixión de Jesucristo desde la azotea de uno de los edificios de la Plaza.

Cuando Manuel del Valle y Bernardo Bueno terminaron de pasear entre los stands, una vez inaugurada la exposición, comenzaron a sonar unos cencerros en la azotea del edificio de la Casa de Granada, allí, en su parte más alta, visible desde toda la Plaza de San Francisco, un tío, vestido solamente con un taparrabos y una corona de espinas, se crucificó en una cruz forrada de papel de estaño, mientras otro grupo a su alrededor encedía bengalas.

La verdad es que la Delegación de Cultura fue ajena a todo esto, pero la oposición la emprendió con ellos por no enviar a la policia a que parase esta burla, y después movió cielo y tierra hasta que pusieron a disposición judicial al autor de la fechoría, un estudiante de Bellas Artes llamado Victor Quintanilla, que declaró que lo unico que intentaba con su representación era transmitir un mensaje de paz.

Y llegó el domingo 20 de mayo, que era otro de los días grandes de la “Cita”. Ese fue el día en que un mito (con permiso de B. B. King) visitó Sevilla por primera vez, y fue Joan Baez.

Pero yo me aburrí. El día estaba también metido en aguas y eso hizo que al concierto fuese muy poca gente, y que además comenzase con una hora y pico de retraso, hasta que estuvo más o menos claro que no iba a volver a llover. Y entonces subió Joan, armada solamente con su guitarra para desgranarnos todas sus canciones de siempre, que ella intentaba explicarnos de qué iban entre una interpretación y otra, en un español horrible que apenas se entendía. Por eso nos perdimos casi toda la dedicatoria que de “La balada de Sacco Y Vanzetti” hizo para los presos políticos de Cuba, Vietnam, Chile, Uruguay… pero la gente coreó el “Farewell Angelina” con el estribillo que en español le pusieron Los Payos a su versión, y el “No nos moverán”; pero a mí solo me conmovió algo cuando hizo el “It’s all over now, baby blue” de Bob Dylan.

Estábamos ante un mito, como ya os dije; pero con tanto retraso que estas canciones de amor y paz de los años ’60 ya representaban muy poco en el hastío desencantado de los ’80.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Joan Baez – “It’s all over now, baby blue”

Y el próximo concierto no tuvo lugar hasta el jueves, día 24, con la participación de los grupos de rock más jóvenes. Largas colas en la entrada de nuevo, pero no para ver a Spray Naranja, ni a Rompehielos, ni a Sabotage, ni a Helio, ni siquiera a los 091; todos aquellos aseados muchachitos y muchachitas estaban allí porque la cabecera del cartel la ocupaban Los Pistones, que con su canción “El pistolero” eran los reyes de los 40 Principales.

Y con esa canción abrieron su concierto, ya a las tantas de la madrugada, para deleite de los seguidores que todavía aguantaban el tipo después de haberse tenido que tragar las actuaciones de todos los mencionados anteriormente (y he de decir que se necesitaba mucha bebida para tragarse algunas de ellas). Después siguieron con su repertorio, que al ser tan corto todavía, para el bis tuvieron que echar mano de nuevo de “El pistolero”, y todos contentos con el final de fiesta, incluídos los miembros más jóvenes de Alianza Popular que también andaban por allí… eso sí, con la corbata guardada en el bolsillo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Los Pistones – “El pistolero”

Antes que ellos, los grupos sevillanos que componían el cartel se fueron sucediendo (Spray, Sabotage, Rompehielos, Helio, creo que fue el orden) con unos conciertos entre lo cutre y lo atropellado que solo levantaron los Helio con su mejor hacer. La gente conocía más o menos a Rompehielos porque su “No hay un joint” fue el primer disco independiente de rock elaborado totalmente en Sevilla, pero ahora tenían una formación nueva y eran una incógnita. En los Spray Naranja estaban Curtu y Pablo, que eran músicos de acompañamiento de Jarcha, y a pesar de los esfuerzos de Paco Alejo fueron lo más flojito de esta noche, que era su puesta de largo. Sabotage era lo más parecido que teníamos por aquí a una banda “siniestra”, y ellos mismos denominaban a su sonido como morboso. Y Helio eran lo mejorcito que teníamos en cuanto a pura y vibrante música pop.

Las diferencias de calidad entre unos y otros eran enormes a pesar de que el listón no estaba muy alto, pero hay que decir que todos derrocharon ganas, supongo que porque era la primera vez que se veían tocando ante una audiencia tan multitudinaria, que hacía lo que podía para no aburrirse e intentar bailar para quitarse el frío. Por cierto, que esta noche sí se podía bailar bien porque habían quitado las sillas del solar.

Yo tenía ganas de ver a los primerizos 091, que me habían gustado tras conocer sus primeros singles (¿recordáis “Fuego en mi oficina”?); y aunque las maneras de José Antonio, Tacho y Antonio ya apuntaban alto, el que en realidad me sorprendió y me dejó alucinado fue un jovencísimo José Ignacio García Lapido, con cara y cuerpo de niño, pero manejando la guitarra como un guitar-hero absoluto.

Y el viernes más rock. Y más fuerte. Porque en escena estaban Barón Rojo. Volumen brutal para dejar claro que lo suyo es el rock. Gente a tope saltando y botando con los barones y en medio de todos ellos mi hermano y yo (creo que éste ha sido el único concierto al que he asistido con mi hermano en toda mi vida) de pie, hieráticos, y aguantando empujones… todo muy jevi. Como merecía la ocasión.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Barón Rojo – “Los rockeros van al infierno”

El sábado era el turno de los cantautores. José María Maldonado con su petición de “amnistía psiquiátrica para los locos” ejerció de telonero sin más y Kiko Veneno intentó lucirse entre tanta gente que no entendía nada de aquello y se reía pensando que estaba de broma cuando hacía alusiones a Valle Inclán o al “I’m the walrus” beatleliano. A los demás nos dio la calidad, marcha y buen rollo que esperábamos de él. Y el que no decepcionó a nadie fue Hilario Camacho, quien, arropado por una banda eléctrica fantástica en la que sobresalían el guitarrista hendrixiano (¿era José Antonio Romero…?) y el colosal saxo de Arturo Soriano, nos dio un soberano recital de lo que debe ser un cantautor urbano.

Y el domingo descansé. Los que no lo hicieron pudieron apreciar la música celta pasada por el tamiz vasco de Labanda, que sirvieron de teloneros a Gwendal, con una música similar pero con más reminiscencias rockeras. Los que asistieron disfrutaron.

El martes de esa semana dio comienzo también el ciclo de conciertos de grupos sevillanos en diferentes partes de la ciudad: La Banda de Atila, Sabotage y SS20 en la Alameda; Silvio, Brigada Ligera, Oxi2 y Brea en el parque Amate; Rompehielos y Spray Naranja en los Jardines del Valle…

Pero la noche rockera más interesante era la del viernes 1 de junio: Ian Dury venía a golpearnos con su palo rítmico.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ian Dury – “Hit me with your rhythm stick”

Ian llevaba ya en Sevilla diez u once días, viviendo al principio en la calle Jesús del Gran Poder, en la casa del pintor Manuel Salinas, donde se decía que estaba componiendo las canciones de su próximo disco, aunque vete a saber si eso fue así porque él no sacó un disco nuevo hasta cinco años más tarde, el “Apples”. Tres o cuatro días después se mudó a una habitación del hotel “Los Lebreros” porque la casa tenía muchas escaleras y a él, con su polio, le resultaba muy difícil acceder a su habitación del último piso, la única disponible. Lo que sí hizo Ian fue dejarse ver por los círculos más creativos y vanguardistas (que sí, hombre… que los había) de la ciudad, aunque se frustraron algunas ruedas de prensa que pensaba dar y que nos hubiesen permitido pasar un buen rato con sus boutades. Se hizo amigo del torero Lucio Sandín, al que vió en la Maestranza, conoció el campo sevillano y la pintura clásica, aunque la monja de la entrada del Hospital de la Caridad le obligó a quitarse su sempiterno sombrero negro antes de pasar a a apreciar a Murillo, a Pedro Roldán y a Valdés Leal… y supongo que la buena mujer se quedaría también con las ganas de obligarle a quitarse sus pendientes (recordad que estamos en 1.984 y los hombres no llevaban esas cosas).

Todavía no sé porqué, ni de quien fue la idea, de dejarnos en el concierto de esa noche a palo seco. Los cubatas ya había que traérselos bebidos de fuera. Pero los que nos reunimos allí, unas siete mil personas aproximadamente, disfrutamos a tope con Ian y su banda, compuesta por ocho músicos jamaicanos con los que se compenetraba muy bien a pesar de que, paradójicamente, era la primera vez que tocaba con ellos y llegaron a Sevilla esa misma mañana.

Con aquella música, hasta el alarido más desaforado de cualquiera del público se convertía en expresión artística. El de Ian Dury era el concierto más intenso que se había vivido nunca en Sevilla. Y había que estar allí, clamando entre un mar de decibelios que nosotros también queríamos “sex and drugs and rock’n’roll”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ian Dury – “Sex and drugs and rock’n’roll”

El título de esta última canción ha servido para dar nombre también a la película que se acaba de estrenar sobre la vida de Ian, al que interpreta Andy Serkis (el Gollum), y que va a servir, estoy seguro, para que este año se vuelva a hablar mucho de Ian Dury, ya que también coincide con el décimo aniversario de su muerte.

Y con él no es que despidiésemos la “Cita en Sevilla”, pero casi. Porque al día siguiente lo que había en el Solar de la Maestranza era un concierto de flamenco, y el domingo de nuevo jazz con Stan Getz. Pero de esas cosas tendrá que hablar alguno de nuestros comentaristas, si es que anduvo por allí. La siguiente semana se pasó en blanco, hasta que el domingo siguiente volvieron a abrir el solar para la guitarra de Paco de Lucía.

Fui más que nada por escuchar en directo “Entre dos aguas”, y el concierto de Paco, acompañado de un bajo eléctrico y de las guitarras de sus hermanos Pepe y Ramón, estuvo lleno de su habitual virtuosismo, aunque los constantes fallos de sonido le restasen brillantez.

Y de nuevo otro parón hasta que Serrat se encargase de cerrar la “Cita”. Éste tuvo dos actuaciones porque se preveía que iba a ser el artista más multitudinario de los que vinieron. Y así fue: lleno total en las dos ocasiones, el jueves 14 y el viernes 15. Yo estuve el primer día, acompañado por una antigua amiga con la que precisamente he recuperado el contacto hace solo unos días, y disfrutamos ambos de la mordacidad, ironía, sarcasmo, sensibilidad, crítica y romanticismo de Joan Manuel.

Y la gente, como siempre (ya había venido otras veces a Sevilla) se entregó a él entusiasmada. Serrat conoce perfectamente los resortes humanos y es capaz de hacer sentir a cada uno de los presentes que las canciones las está susurrando solo para él, a pesar de estar rodeado por una multitud.

En los conciertos de Serrat siempre ocurre algo que me deja perplejo, por lo repetido de la situación y como la gente sigue comportándose igual una vez y otra. Sus canciones en directo siempre vienen renovadas y convertidas en versiones de las originales, siempre vigentes en su tiempo. Y sobre todo al principio no se parecen a las del disco a causa de la introducción instrumental con que las abre. Esa introducción es breve siempre… excepto en una de sus canciones, en que la alarga un poco más y desaparece un momento de la escena, supongo que para beber o aclararse la garganta. Siempre lo hace de esa forma. Al menos lo ha hecho en todos los conciertos en los que yo le he visto. Y la gente aprovecha ese momento para levantarse e ir a mear o a pedir otra cerveza a la barra.

Y lo hacen porque la música no les suena de nada y piensan que es una canción que desconocen, y no se dan cuenta de que ese pequeño instrumental es el que da paso a la canción que todos estaban esperando, “Mediterráneo”. Y cuando por fin reconocen las primeras notas y ven que Serrat está de nuevo en escena, se produce la avalancha de gente que deja todo lo que había empezado a hacer para correr hacia su silla. Siempre ocurre igual… os lo juro… no escarmientan a través de las nuevas generaciones de seguidores.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Serrat – “Mediterráneo”

Y aunque estaba previsto que la programación terminase aquí, aún hubo una coda a esta “Cita”, como ya os dije anteriormente. Y en la tercera de las noches añadidas tuvo lugar el concierto que el día 6 de julio dio Nina Hagen. En aquel momento la cantante estaba en todo su apogeo, y venía precedida de varios escándalos hábilmente manejados por sus representantes y publicistas, por lo que el Solar de la Maestranza registró una entrada de más de cuatro mil personas, y muchas más que se quedaron fuera debido a que el precio de las entradas (entre 800 y 1.000 pelas, el doble o más de lo habitual en la “Cita”) era un poco alto para la época, y prefirieron ver el espectáculo encaramados a los árboles de los jardines de la Caridad.

Nina sacó a relucir todas sus pelucas multicolores y sus habituales modales provocadores, aunque sin escandalizar demasiado a un público que no entendía ni papa de su inglés, y menos aún de su alemán, cuando hablaba de religión, de odio, y de, en suma, la estupidez humana que quería reflejar en sus canciones. Pero nos hizo disfrutar mucho con todas ellas, que se movían en terrenos que iban desde la ópera macarrónica hasta el punk y el rock más clásico, arropada por una muy buena No Problem Orchestra, que le daba más fuerza todavía a sus interpretaciones.

Al final quedó un mal sabor de boca porque la actuación fue cortísima y la gente se quedó protestando con ganas de mucho más. Porque además, como esto era el final, y el incordio del grupo popular del Ayuntamiento hacía que peligrasen las futuras ediciones de la “Cita”, vete a saber cuando íbamos a tener otra noche de rock internacional.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Nina Hagen – “White punks on dope”

Pero la “Cita en Sevilla” siguió hasta 1.991. Y espero que todas ellas podamos recordarlas en este blog en posts sucesivos que irán apareciendo cuando buenamente se pueda, entre los habituales textos que solemos colgar. El alcalde Manuel del Valle dejó claro que los cincuenta y siete millones de pesetas que había tenido de déficit esta “Cita” (ochenta de gastos y veintitrés de ingreso por taquillajes), no habían caído en saco roto, ya que junto a la posibilidad que se había brindado a todos los sevillanos de asisitir a actuaciones de artistas que de otro modo nunca hubiesen venido por aquí, y a precios asequibles, se había conseguido que Sevilla fuese un eslabón más en las giras habituales de los grandes artistas.

Pero el mundo, y las corporaciones municipales y, sobre todo, las personas que las componen, dan muchas vueltas, y lo que tenía que haber germinado como una gran cosecha, con los años solo dio mala hierba. Aunque antes de que ésta aflore, nos queda mucha diversión… espero compartirla con vosotros próximamente en “la segunda vez que nos citamos en Sevilla”. Porque, al fin y al cabo, y parafraseando a un rocker adelantado a su tiempo que ya hemos mencionado antes, como era Valle Inclán, “nada es como hubo sido, sino como se recuerda”.

39 Comments

  • El dia 17.01.2010, lu dijo:

    Sigo pensando que estas crónicas no tienen precio, que dios te lo pague Carrascus!!!
    Entiendo que las imágenes de colorines las has sacado del propio programa, ¿no? Muy ochentero el diseño, qué moderna Sevilla. Yo era muy chica en el 84 y me lo perdí todo, menos mal que te tengo a ti para arañarme la cara.
    ¿Y cómo puedes aguantar un concierto de Barón Rojo sin pegar botes, levantar los cuernos y cantar en plan borrachuzo? Hay veces que no te entiendo, creo que reprimes al jevi que hay dentro de ti.
    ¡Besos!

    • El dia 17.01.2010, juan antonio dijo:

      Leyendo esta maravillosa crónica de la cultura musical que por entonces se hacia en Sevilla, y que yo no viví. Me retrotrae a los conciertos madrileños que si viví, en aquellos San Isidro de D. Enrique Tierno por donde pasaron prácticamente todos estos fenómenos,( es una pena que te perdieras al Gato), y sobre Ian Duri que de alguna manera me recuerda con todas sus diferencias al Langui, yo lo llevaba en mi 600 con mi radiocasett a toda marcha y aunque me movía dentro del receptáculo cada vez que metía la cinta, nunca entendí como este poliomielítico se podía mover con esa marcha en directo, y para acabar solo decir que aunque yo no estuve allí de alguna manera con tu crónica me as transportado, ya que es la crónica de una vivencia por igual en cualquier sitio de este país por aquella época.
      Luego dices que te falla la memoria(Jejeje).

      • El dia 17.01.2010, Maese Rancio dijo:

        El de Barón Rojo fue mi primer concierto.
        Cierto es que antes había ido al Rock and Ríos en el Pizjuan, pero de este solo me interesaba Leño y un poco por curiosidad Miguel Ríos. Fue demasiado largo y con demasiadas cosas accesorias como unos acróbatas que no sé qué coño pintaban.
        Sin embargo el de Barón fue solo Barón y en aquel entonces estaba en la cumbre y era mi banda favorita. Seguro que si busco por mis papeles aparece la entrada.
        Con ellos perdí mi virginidad musical.
        ¡Larga vida al Barón!

        • El dia 28.10.2010, jony dijo:

          No hubo Rock and Ríos en el Pizjuan, lo que si hubo, fue “el rock de una noche de verano”. Salud

          • El dia 28.10.2010, carrascus dijo:

            Cierto, Jony. Ya lo sabíamos, es que Maese ha debido tener un pequeño lapsus, porque en la discusión que tuvimos en los comentarios de este post de hace tiempo, ya quedaron claros el nombre y el año, jejeje…

            Bienvenido a esta casa.

        • El dia 17.01.2010, carrascus dijo:

          Pues Lu… seguramente es que ni mi hermano ni yo queríamos ir al infierno.

          Las imágenes de colorines las he escaneado de las portadas de las revistas que editaba el Ayuntamiento para tenernos informados sobre los músicos que venía. Las de ese año las conservo todas, pero las del ’85, en que también las sacaron, no. Y es una pena porque hubo un follón también con los populares a cuenta de unas ilustraciones de Nazario que me hubiese gustado recuperar… pero eso es historia del próximo post de la “Cita”.

          Cierto Juan Antonio… en los ahora denostados ’80 se pusieron en marcha muchas cosas. Lástima que pocas perdurasen… y que algunas de ellas ahora fuese inviable ponerlas en marcha de nuevo.

          Busque su entrada, Maese, y escanéela para ponerla por aquí. Yo solía conservar muchas entradas y acreditaciones, pero se quedaron en casa de mis padres y nunca más se supo… allí en algún momento se perdieron un montón de papeles sin que nadie sepa cómo y dónde… y también la púa de la guitarra que pillé al vuelo en el concierto de los Kinks de la tercera “Cita”; pero eso es también historia de otro post.

          • El dia 17.01.2010, Maese Rancio dijo:

            Esta tarde aburrida de domingo sin fútbol aprovecharé para buscarla. Ya le diré si aparece.

            • El dia 19.01.2010, Maese Rancio dijo:

              Olvidé decirle que la entrada no apareció. A ver si tengo un rato y busco en otro sitio donde puede que aparezca.

          • El dia 17.01.2010, David González dijo:

            Joder. Y yo que pensaba que la primera vez que BB King vino a Sevilla fué en el 93. Y Monty Alexander y Stan Getz…a ver si alguien cuenta algo de aquellos conciertos. ¿Y en la siguiente edición dices que The Kinks?…qué ocasión perdida. Aunque esto la me lo habías comentado, incluido lo de la púa. En fin, me contentaré con enterarme de todo gracias a estos posts, que no es poco. Un saludo.

            • El dia 17.01.2010, losmierdas dijo:

              La verdad es que aquella primavera del 84 un servidor estaba mas por los pañales y todas sus circunstancias, que por disfrutar de la calle al ritmo acostumbrado hasta entonces… ni el tiempo disponible ni los recursos económicos se podían estirar lo suficiente para alcanzar el don de la ubicuidad, juajua! …desde luego y tras su exhaustivo relato de actuaciones de aquella primera Cita, señor Carrascus, no cabe duda que también influyó una causa adicional y es que la programación tampoco fuera santo de mi devocionario particular, a excepción de dos o tres ejemplos, a saber…

              Habiendo sido el blues uno de los primeros géneros con los que me enganché irremediablemente a esto de la música, no es B.B. King precisamente mi paradigma… unos años antes y haciendo la mili en Donosti, acudí a un concierto suyo en el veraniego festival de jazz con el prejuicio de asistir a la representación de un espectáculo caducado por la edad del protagonista y éste no defraudó a mis augurios, juajua! (treinta años mas viejos ambos, el protagonista y un servidor seguimos en lo mismo)… total, que su anuncio en la Cita del ´84 no me motivó lo suficiente como para apoquinar una pasta que apenas llegaba a fin de mes… años después y en las Leyendas de La Guitarra, asistí a la velada en la que volvió a pisar un escenario sevillano y en lo que a él respecta, tampoco se redimió a mis oídos… una puesta en escena brillante pero excesivamente previsible… por cierto, la Lucille que empleó en las “Leyendas…” la aportó la organización del festival al igual que la mayoría de los instrumentos de mano utilizados por los excelsos invitados y posteriormente, se liquidó de saldo en Musical Ortiz siendo adquirida por un músico amigo mío, que la conserva como oro en paño

              Tampoco Nina Hagen es que fuera mi cantanta predilecta, pero no hubiera descartado acudir a su tocata, a no ser por su desmesurado caché, que me puso el listón demasiado alto para compensar unas expectativas limitadas…

              …así que al final y aparte de algunas actuaciones de artistas locales (creo recordar que algun festival se realizó en la Alameda de Hércules o quizás fue en otro año), el unico concierto de relumbrón al que asisti en aquella temporada, fue el de Ian Dury y desde luego, disfrutamos como locos del poderío escénico de un vitamínico cantante enfundado en una chaqueta roja muy bien cortada y con su bastón a modo de estimulante batuta, haciendo del R´n´B gaseoso de su banda el potente motor de una energética velada, en la que interpretó todo lo que un servidor esperaba de él (los clásicos de su primer disco con los Blockheads “New Boots and Panties”, Wake Up…, Swett Gene Vincent y por supuesto el Sex, Drugs & R´n´R no faltaron aquella noche)… lo que no recordaba señor Carrascus, fue el fallo del ambigú aquella noche, que me imagino estuvo generosamente (y gaseosamente) suplido por el abundante material ligero que acustumbrábamos a llevar en estos casos…

              …desde luego es usted un verdadero crecepelos para mi memoria, señor Carrascus! …no recordaba de la misa ni la mitad y espero que en capítulos sucesivos sea usted capaz de ponerme al día con mi deshilachado pasado, al igual que lo ha hecho con este, que aún a pesar de mi escasa implicación en aquellos eventos, si he vuelto a recordar perfectamente el programa y algunas de sus circunstancias, tan bien relatadas por usted…

              Un agradecido abrazo!

              • El dia 17.01.2010, carrascus dijo:

                Pues anda, amigo Losmi, que si en la primera “Cita” los conciertos no eran de su agrado, no le digo ná de la segunda, que fue la peor de todas…

                Porque los Kinks tocaron en la tercera edición, David. En la segunda hubo cosas buenas programadas, pero se cayeron en su mayoría. Ya lo verás llegado el momento… menos mal que comenzó el Certamen de la Canción Femenina (bueno, de aquella manera), que era la mar de divertido, jejeje…

                De Stan Getz sí puede que le digan algo, pero de Monty Alexander no, porque, como ya reflejé en el post, su concierto fue suspendido por la lluvia.

                • El dia 18.01.2010, losmierdas dijo:

                  …espero acontecimientos… no fué en la segunda cuando vino Miles Davis?

                • El dia 18.01.2010, EuLaliA dijo:

                  Un tipo curioso Ian Dury, ¿no crees que se mereceria un post para el solito? Seguro que era interesante.

                  Carrascus ¿en Sevilla ha habido un festival de la cancion femenina? ¿Como es eso?

                  • El dia 18.01.2010, carrascus dijo:

                    Pues sí, amigo Losmi; en la segunda “Cita” fue cuando vino Miles Davis. Él la cerró el 12 de julio del ’85. Si estuvo usted allí escríbame al mail y cuénteme sus impresiones para meterlas en el post.

                    Lali… te has adelantado, lo de Ian Dury ya se está cociendo. Y festival de la canción femenina en Sevilla, no hubo uno, no… hubo cinco! E incluso se editó un disco con lo mejor de todo ello. Dame tiempo, que irán apareciendo en sus años respectivos… váis a reconocer a más de una, jejeje… sobre todo D. Vidal, del que espero que mantenga la discreción habitual…

                    • El dia 18.01.2010, Vidal dijo:

                      …eso me suena a que no debería mantenerla. Ejem.

                    • El dia 18.01.2010, carrascus dijo:

                      HE RETOCADO UN PAR DE PÁRRAFOS EN EL POST.

                      Y ello ha sido debido a que nuestro común amigo Ambrosio me ha dicho que le extrañaba leer en él que Ruben Blades no viniese a su concierto, porque él recuerda que estuvo allí e incluso habló con él y Ruben le presentó a su grupo “Los 6 del Solar” y todo.

                      Pero como yo tenía bien documentado, incluso con fotos en prensa de aquello, que Ruben no se presentó a su concierto, hemos estado cruzando datos… y por fin Ambrosio (mil gracias, tío) ha deshecho el entuerto.

                      En el post podéis leer que después de terminar la “Cita” hubo una pequeña ampliación, que fue cuando tocó Nina Hagen. Pues resulta que yo no recordaba (ni venía en los programas) que esa ampliación había sido un poco mayor, y en los días anteriores al concierto de Nina se programó también un pequeño ciclo de “Cita con la salsa”, de dos noches. Y en la primera de esas noches tocó, esta vez sí, por fin, Ruben Blades. Y esa fue la noche en la que el Ambrosio estuvo hablando con él. El resto de la programación de esas noches está ya reflejado también en el post, por si os interesa, y para que quede constancia de cómo fue todo en realidad.

                      Joé… si va a resultar que estamos haciendo un trabajo de investigación de verdá y tó…

                      • El dia 18.01.2010, losmierdas dijo:

                        …pués si Rubén Blades y los 6 del solar tocaron en 1984, yo también estuve allí (después de todo, cayeron dos tocatas en la primera Cita)… hacía algunos años, un servidor estuvo relativamente enganchado a la serie de discos de la Fania y entre los mejores, no cabe duda que figura con todos los honores el “Siembra”… aquella noche cayó prácticamente entero, con algunas modificaciones en los arreglos originales de Willie Colon, puestos al día muy adecuadamente por los seis del solar, un combo cuya pericia instrumental nos dejó boquiabiertos… sigan, sigan dándome masajes a la memoria, juajua!

                        efectivamente estuve en el concierto de Miles Davis y como para mí aquel evento fué algo muy especial, creo que no tendré problemas en comentar cosas y circunstancias del mismo… me tiene usted que dar un respiro… ahora me largo al Lope a escuchar a Dominique A y mañana de madrugada salgo de viaje… no podría enviarle nada antes del jueves… si piensa publicar antes, gustosamente le dejaré mis impresiones como respuesta

                        saludos!

                        • El dia 18.01.2010, carrascus dijo:

                          No, no… por supuesto que antes del jueves no… y creo que ni siquiera antes del jueves de la siguiente semana. Yo también necesito un respiro de la “Cita”, y ahora seguirán textos de los habituales. Puede tomarse su tiempo. Y disfrute de Dominique A… joé, ya no me acordaba que era esta noche cuando tocaba. Pero bueno, de todas formas tampoco hubiese podido ir.

                          • El dia 20.01.2010, jl ambrosio dijo:

                            Bueno, mientras llegan más posts sobre la Cita, podemos ir adelantando esta canción de 1988, que llevaba 22 años dormida en uno de mis cajones, pero que ahora viene muy a cuento.

                          • El dia 19.01.2010, atikus dijo:

                            La verdad es que el post tiene tela…jope cuanta gente sale por aqui, …es que en el 84 se movian muchos grupos, bueno ahora también claro, eso si un servidor los pillaba con mas ganas y energía sobretodo 😉
                            Por cierto hablando de energía hace unos años vi a Ricardo Chirinos en un bar cerca de casa pero ya creo que emigró a la sierra, el cariño que le tenía a la barra era mucho, y el aire de la sierra le viene mejor, bueno a el y a todos eh!

                            En fin estupendo post, y estupendo repaso…cierta nostalgia también ;(

                            • El dia 19.01.2010, carrascus dijo:

                              Yo no vivo en la sierra, pero sí doy fe de que el aire del campo es más sano que el de la ciudad… lástima que en el campo no haya garitos, jejeje.

                              Para el que no lo sepa, la alusión que hace Atikus a Ricardo Chirinos es porque éste era el guitarrista de Los Pistones, de los que se habla en el post.

                              • El dia 20.01.2010, EuLaliA dijo:

                                Jooooooo…. que bueno el jingle de la Cita que ha puesto Ambrosio en su comentario. Que por cierto, lo he visto por casualidad, porque no aparece en la lista del margen con los demas ultimos comentarios. Estais rescatando unas cosas buenisimas.

                                • El dia 20.01.2010, dama dijo:

                                  ¡Que maravilla de post! me ha recordado cosas que tenía olvidadas, como lo de la puerta de Victor y Ana y lo de Caco Senante.
                                  Totalmente de acuerdo en lo de Serrat, que pese a todo es maravilloso.
                                  Aún guardo los programas de los últimos citas, de recuerdo. ¿No estuvieron también King Creole and the coconuts?.

                                  • El dia 20.01.2010, carrascus dijo:

                                    Jejeje… menos mal que el Ambrosio guarda muchas cosas de aquella época. Gracias a eso podemos recuperar este jingle de Silvio… variación de su “Betis” oh oh oh ooooooooh / no busques más que no hay / para bien vivir Sevillaaaa / solo necesitaaaas / que a cada funcióóóóóón / vengas a la Ciiiiiiita / Ciiiiiiita / Ciiiiiiita / Ciiiiiiita…. Muy bueno, como dice Lali.

                                    Anoche mismo, en una magnífica cena que tuvimos en casa de Lu y Koloke (muchísimas gracias, la velada fue fantástica) estuvimos hablando precisamente de este jingle, que decía Nico, el hermano de Paco Bech, que éste también conservaba en su casa, desde que hiciese la película sobre Silvio.

                                    Y Dama… Kid Creole & the Coconuts estuvieron en la “Cita” dos veces. Ahora estoy en el trabajo y no puedo consultar con exactitud los años, pero sí recuerdo perfectamente que la primera vez vinieron al Solar de la Maestranza y el concierto se suspendió. La segunda vez que vinieron, ya al Auditorio del Prado, sí que tocaron, pero de chiripa, porque fueron días lluviosos y el concierto que se suspendió fue el de Kool & the Gang, que abría la “Cita” de ese año, justo el día anterior a Kid Creole.

                                    Por su anterior comentario, amiga Dama, entiendo que su hermana solo fue novia de Dani de los Malpaso durante algún tiempo. Ignoro como le ha ido a ella desde entonces, pero de haber seguido con Dani hubiese ganado un buen partidito, porque éste ahora es un prestigioso arquitecto.

                                    • El dia 20.01.2010, dama dijo:

                                      Gracias Carrascus, hubiesen estado los dos con prestigiosas compañías mútuas, no lo dude.

                                      • El dia 20.01.2010, lu dijo:

                                        Me he llevado un rato buscando el jingle… No sé si podéis incluirlo en el post, por facilitarle la escucha a los demás.
                                        La cena de anoche estuvo cachonda, sí, aunque me traumatizaste con lo del peluquero, tío, muy jevi. Gracias a ti por venir y por el Jack Daniels!!!
                                        Besos!

                                        • El dia 21.01.2010, carrascus dijo:

                                          De nada, chica… a tí por la cena y el ambiente de sobremesa.

                                          El jingle se encuentra bien, no? De todas formas ya aparecerá de nuevo en su momento. Y los demás que grabaron Los Picapiedra, Martirio… Po no queda “Cita” todavía ni ná…

                                          • El dia 24.01.2010, zambombo dijo:

                                            Aun a riesgo de ser un pesao, reitero mi agradecimiento por estos artículos, sin duda los que más disfruto del Blogin (sin desmerecer a los otros).

                                            Con Helio tuve la ocasión de compartir escenario, siendo yo un chinorri, en un concierto benéfico en el que participó mi grupo de por aquél entonces en el polideportivo de Torreblanca, allá por el ’93. En ese momento el repertorio de Helio se componía totalmente de versiones de la new wave a modo de homenaje, según me contaron, y a mí me parecieron un grupo en su supuesto ocaso, o al menos ya de vuelta de todo. Me alegra ver que una banda tan de minorías sigue tocando tantos años después, que el tocar a los 40 o 50 tacos de edad no tiene por qué estar restringido a las estrellas internacionales. Digo yo, vamos.

                                            • El dia 24.01.2010, zambombo dijo:

                                              Rectifico: ese concierto de Helio tuvo lugar en mayo o junio de 1994.

                                              • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                donde dejastes a sabotage

                                                • El dia 15.09.2010, carrascus dijo:

                                                  Pues Juan, no sé a qué te refieres, porque en el artículo se cita a Sabotage, no solo una, sino hasta tres veces… y una de ellas en negrita, jejeje…

                                                  Si te refieres a que no hay música de la banda en el Radioblogin’… ya me hubiese gustado, porque la banda estaba muy bien; pero es que no tengo ni una maqueta siquiera de ellos por aquí.

                                                  Por cierto; por tu nombre y el interés por Sabotage… ¿eres tú el que tocaba el bajo en esta banda?

                                                  Bueno… pues ya sabes donde tienes tu casa.

                                                  • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                    me referia a si no tienes alguna maqueta de ellos para ponerla en esos
                                                    40 grupos

                                                    • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                      no era el cantante

                                                      • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                        gracias señor carrascus

                                                        • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                          intentare mandarte una maqueta, me pondre en contacto con unos de los colegas y en cuanto la tenga te la mando,

                                                          abrazos desde berlin

                                                          juan

                                                          • El dia 15.09.2010, carrascus dijo:

                                                            Ah… me traiciona la memoria entonces; creía recordar que el cantante era el Ignacio y tú el del bajo…

                                                            Ok a la maqueta… gracias; también puedes pasarla a mp3 y enviármelos por mail si te es más fácil.

                                                            • El dia 15.09.2010, juan dijo:

                                                              ignacio era el gutarrista, el de bajo ERA EL REGUERA

                                                              HABLARE CON IGNACIO PARA LO DE LA MAQUETA, UN ABRAZO

                                                              JUAN

                                                              • El dia 20.10.2010, Curro dijo:

                                                                Yo estuve en el concierto de José María Maldonado, kiko Veneno e Hilario Camacho y no has dicho nada de Martirio que cantó con Kiko, recuerdo aquella canción “si tu no fueras tan americano yo no sería tan ruso”, creo que fué la única que gustó de Kiko.
                                                                Estoy buscando discos de Maldonado, sabes donde lo puedo encontrar?

                                                                • El dia 20.10.2010, carrascus dijo:

                                                                  Pues no lo mencioné porque no recordaba haber visto allí a Martirio; con los años uno se hace un lío, y creía recordar que cuando la ví fue ya en el concierto del año siguiente. Pero seguramente tienes razón, porque la canción que dices, “Si tú, si yo” era de un maxisingle que Kiko sacó ese año 1.984, y en la canción canta Martirio también, así que no hay razón para que ese año no estuviesen también haciéndolo en directo.

                                                                  Además hay otra cosa que me hace pensar que Martirio estuvo allí aunque yo no lo recordase. Y es que, aunque por ahí arriba digo que solamente fui a un concierto de rock con mi hermano una vez, al de Barón Rojo, no hace mucho, comentándolo en una comida familiar él me dijo que no, que habíamos ido a más, al de Ian Dury, al de Hilario Camacho, al de Kiko Veneno cuando sacó a la Martirio… es decir, que por lo visto fuimos juntos a más conciertos, pero todos ellos de esa “Cita” del ’84… y en uno de ellos él también recuerda a la Martirio… así que la cosa parece clara.

                                                                  Sobre lo de encontrar discos de Maldonado, no sabría decirte, porque tampoco fue un cantautor que a mí me interesase demasiado. De todas formas puedes probar a preguntárselo a él mismo en su página de MySpace, o en su blog, que también tiene uno, aunque en él solo escribe del Camino de Santiago, que parece ser el tema en el que se ha especializado.

                                                                  Bienvenido. Vuelve cuando quieras.

                                                                  (Required)
                                                                  (Required, will not be published)

                                                                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.