Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
EL NUEVO TESTAMENTO
Carrascus

Para David. Que me recordó la deuda.

Cuando comenzaba el año 1.979, los CLASH eran un grupo totalmente asentado. En sus tres cortos años de existencia habían logrado firmar un contrato con Sony por la enorme cantidad de 100.000 libras, editar un primer y definitivo disco de punk, y seguirlo de forma relativamente rápida con otro disco más pulido, pero igualmente directo que el anterior, “Give ‘em enough rope”, que fue otro escalón en su ascenso al estrellato.

Disfrutaban de éxitos en las listas de singles y de infinidad de portadas en todas las revistas, y de una gira inmensa que les estaba reportando una legión de nuevos seguidores. En un corto espacio de tiempo habían conseguido dejar su marca en la música de finales de los ’70. Ya comenzaban a surgir nuevas bandas cuyas referencias específicas eran los flashes, la arrogancia y el sentido político de los Clash. Desde David Bowie ningún otro atista británico había conseguido un sonido y un estilo tan definitorio como ellos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“I’m not down”

Pero, como tan a menudo sucede en el mundo del rock, las cosas no iban tan bien como parecía. Para empezar, los Clash no tenían un puto duro. Mantener una banda en estado operativo, tanto en gira como en los estudios de grabación, estaba resultando ser muy costoso, principalmente porque sus discos no se estaban vendiendo por millones, como su sello discográfico esperaba cuando les firmó el cheque del contrato.

Durante los primeros meses de la banda, su manager y mentor filosófico, Bernard Rhodes, les había propocionado un muy necesario enfoque y les había llenado el tanque de combustible ideológico. Bernard venía de la misma escuela inspirada por el Situacionismo de la que provenía Malcolm McLaren, y había dado a los Clash el valor suficiente para abrir sus mentes y no achantarse en las negociaciones de enero del ’77 por su contrato discográfico. Sin él, los Clash nunca hubiesen sido una entidad diferente de los demás. Pero dos años más tarde la figura de Bernie estaba en declive. Él nunca más iba a resurgir y sus muy necesarias inyecciones de dinero en efectivo eran cada vez más escasas y espaciadas en el tiempo. El interés que tenía por la banda se fue diluyendo además en otros fantasiosos y quiméricos asuntos relacionados con el punk, hasta el punto de echarles del local de ensayo que usaban en Camden Lock, que era suyo. Así que en el momento en que estaban preparados para comerse el mundo, resultaba que los Clash estaban solos.

Pero eso no les amilanó. Mientras otras bandas hubiesen perdido el norte por completo, ellos se convirtieron en una unidad más fuerte, y alcanzaron un nuevo nivel de comunicación que hacía que ni siquiera tuviesen necesidad de hablarse mientras tocaban. Se unieron y pusieron sus espaldas contra la pared.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Death or glory”

El propio movimiento del punk estaba también por entonces atravesando una crisis de identidad. Los líderes de la escena, los Sex Pistols, se habían colapsado espectacularmente durante su breve, pero lleno de experiencias e incidentes, viaje por América del Sur. Con ellos fuera, se espoleó la rivalidad entre los demás grupos y fue el año cero para bandas tales como los Buzzcocks, los Damned y Siouxsie and The Banshees, que disfrutaron de diferentes grados de éxito en el Top 40, mientras una nueva generación de grupos surgía de las calles como setas después de la lluvia.

La segunda ola del punk estaba en camino, con la mayoría de sus exponentes aparentemente contentos de seguir una fórmula que ya parecía agotada. Tres acordes. Pelos de pincho. Salivazos. Los Clash de cuando “White riot”, básicamente. Ellos mismos ya habían sido acusados de venderse por trabajar en su segundo disco con un tipo tan poco punk como Sandy Pearlman, el productor habitual de los Blue Oyster Cult; y los tradicionalistas del punk se sentían traicionados por los deseos de los Clash de dejar atrás sus días de banda de sonido de garage.

Estilísticamente también todo había cambiado. El expresionismo a lo Jackson Pollock y los sloganes Letristas estaban siendo arrojados al cubo de la basura de la cultura pop y una nueva fórmula se estaba introduciendo sin parar, una especie de cruce entre la edad dorada de Hollywood y los hooligans futboleros. Todo esto se reflejaba también en la forma en que la música se veía en todo el mundo, y todas estas ideas en vías de expansión se estaban adueñando de los vinilos. Así que como verdaderos revolucionarios en ciernes, el cantante Joe Strummer, el guitarrista Mick Jones, el bajista Paul Simonon y el batería Topper Headon, cerraron filas y decidieron recuperar el poder. La decisión de apartarse del mundo exterior y centrarse en su propio mundo conocido fue debidamente tomada. Y la música y la estética que implicaba esta decisión resultaron ser las que salvaron su carrera y produjeron uno de los discos de rock más grandes de todos los tiempos: “London Calling”.

Y ahora hace treinta años que cuatro chavales se convirtieron en hombres. Treinta años de que un grupo punk trascendió de su género y entró en la iconografía del rock moderno.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Revolution rock”

El 14 de diciembre de 1.979, en lo más profundo del “invierno del descontento” británico, al final de un año que vió como los tories tomaban el poder del país, los Clash editaban un disco que no solo era la destilación de treinta años de rock and roll, sino también un colorido documento sobre un mundo caótico, una postal desde las primeras líneas del frente de resistencia del rock. La portada de Pennie Smith, fotografiando a Simonon destruyendo su bajo decía todo lo que uno necesitaba saber sobre el irrrebatible punto de vista de la banda.

“London calling” subió hasta el número 9 de las listas de ventas, y fue votado como el mejor disco de los ’80 por la revista “Rolling Stone”. Pero mucho más importante que su puesto en los charts o que su aclamación por la crítica, es el hecho de que las canciones escritas en un pequeño local de ensayo mal ventilado por cuatro jovencitos inseguros de su futuro, todavía resuenan con fuerza hoy.

Y con el disco en la mochila, los Clash fueron aún más lejos. Inmediatamente dejaron atrás la reaccionaria Inglaterra, en la que el punk se había socializado y convertido en algo manso, y fueron a poner en práctica su nueva visión del rock’n’roll al lugar mismo donde éste se inventó. Apenas meses después de mantenerse apenas a flote económicamente, que no artísticamente, América les hizo suyos.

Los Clash después disfrutaron de su mayor éxito comercial con el “Combat rock” de 1.982, pero nunca más llegarían a la cumbre que consiguieron con el “London calling”. Eso nadie lo discute.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Spanish bombs”

Lo que sí se ha debatido a veces es qué hubiese ocurrido si la más ética de las bandas de punk se hubiese vuelto a formar después de la partida de Jones en 1.983. Un gran éxito póstumo, el “Should I stay or should I go” de 1.991; una breve reunión de Strummer y Jones en apoyo de la huelga de bomberos en el 2.002… todo fue pasando sin que la banda confirmase o denegase nunca una reunión. Y un mes después el libro se cerró del todo con la inesperada (aunque pacífica) muerte de Joe Strummer en su casa de Somerset.

Que los Clash no llegasen a sucumbir a la tentación de la reunión, como sí lo hicieron prácticamente todos sus contemporáneos, desde los Sex Pistols a Blondie, hace que nunca se resolviese el enigma de lo que esta banda hubiese podido ser con los años, ¿unos farsantes?, ¿unos románticos de la política?, ¿unos confundidos rebeldes?, ¿unos arrogantes pseudo intelectuales? ¿unos drogadictos hipócritas…? Pero no debería extrañarnos el habernos quedado con la duda, porque ya sabíamos que iba a ser así desde que Joe Strummer nos avisase en la canción que daba título al disco que hoy estamos celebrando:

Ahora que la beatlemanía farsante ha mordido el polvo
no nos mires a nosotros…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“London calling”

16 Comments

  • El dia 18.12.2009, carrascus dijo:

    NUEVO AVISO PARA TODOS, sobre todo para usted, Maese, que me dijo que me enviaría dos canciones de ésas en que las versiones superan a los originales, y aún no lo ha hecho.

    Ya tengo que ir preparando el post, así que leed, por favor, el texto que acompaña al Radioblogin’, y los que queráis participar en él enviad las canciones.

    ¿A qué estáis esperando, joé…?

    • El dia 18.12.2009, Maese Rancio dijo:

      Sí las he enviado, lo hice el martes por la noche como le dije.
      Me extrañaba que no recibiera contestación por su parte, pero como tampoco recibí un mensaje de error pensé que no había ningún problema.

      Cuando llegue a casa después del curro se las envío de nuevo porque no las tengo aquí.

      • El dia 18.12.2009, EuLaliA dijo:

        Me vuelven a pillar muy joven las cosas que cuentas para haberlas vivido en persona, pero todas estas canciones de The Clash las he escuchado alguna que otra vez, sobre todo “London calling”, pero nunca se me hubiese ocurrido que este grupo hubiese hecho historia de alguna manera o que fuese una pieza clave de algo. Nunca dejo de aprender.

        • El dia 18.12.2009, Maese Rancio dijo:

          Canciones reenviadas, si no las recibe avíseme.

          • El dia 18.12.2009, carrascus dijo:

            Pues no, Maese, no han llegado tampoco. Debe ocurrir algo raro, porque las demás cosas que me han enviado a la dirección que aparece en el radioblogin’ están llegando bien.

            Pruebe a enviar su mail a esta otra dirección:

            carrascus2@hotmail.com

            Y a ver si hay más suerte.

          • El dia 19.12.2009, rafa dijo:

            Cuando compré ese disco, no nos olvidemos, una nota nos advertía, ¡no pagues por este disco (doble) el precio de dos (lo que valía entonces un disco doble aprox. 1400-1600 pesetas, a día de hoy unos 13-15 euros)

            • El dia 19.12.2009, losmierdas dijo:

              Menudo pié forzado que me ha apañao usted, señor Carrascus!

              …le acabo de enviar material muy sensible para su radiobloggin, muy acorde con su extraordinaria semblanza de una de mis bandas británicas predilectas… es usted un pozo sin fondo!

              • El dia 19.12.2009, carrascus dijo:

                Ya ha llegado todo bien, Maese. Supongo que en la dirección del blogin’ habría problemas por enviar usted los archivos con las canciones también. Los demás (excepto en dos otros casos) enviaban solo el texto.

                Así que con lo suyo y con la segunda entrega de Losmi creo que me voy a poner a redactar el post, a ver si lo puedo subir mañana por la noche. Va a ser largo porque hay… a ver que las cuenteee… unaaa, dooos, treeees… … … CUARENTA Y OCHO canciones… veinticuatro originales y sus respectivas versiones. La cosa promete.

                De todas formas, si algunos más (que aún faltáis varios) estáis interesados en proponer algunas otras canciones (que no hace falta que me las enviéis, como Maese, que ya las busco yo; solo enviad el texto) tenéis hasta mañana a media tarde para hacerlo.

                Es verdad lo que dices, Rafa. No lo recordaba, pero sí que es cierto que el disco era doble y salió a precio de sencillo. Después rizaron el rizo, porque el siguiente disco que editaron era triple, el “Sandinista”, y también lo vendían más barato.

                • El dia 19.12.2009, Maese Rancio dijo:

                  Bueno, ya me quedo tranquilo.
                  Quedamos a la espera de la entrada.

                • El dia 19.12.2009, ATIKUS dijo:

                  Los clash fueron uno de los grupos estrella de mi “educación musical” o de mi crecimiento musical…como se quiera llamar…y el “Spanish bombs” una de las canciones estrellas, junto a ellos los Ramones y los pistols..que tiempos, en fin hablando de envejecimiento preventivo, ayer estuveviendo un concierto el 30 aniversario de los Aviador Dro, con artistas invitados como coppini, Iñaki glutamato, Alaska y pinguino…pues eso unoque s hace mayor, habra que veralgún grupo emergente que i no 😉

                  feliz navidad por si no paso antes 😉

                  • El dia 19.12.2009, David González dijo:

                    Gracias Carracus. Es un honor que una eminencia como usted me dedique un post.
                    Y hablando de The Clash, Mick Jones (que tengo entendido que lo echaron del grupo) y de los estragos del tiempo, vease el cameo de éste en la futurista “Código 46” interpretando en un karaoke el mayor éxito de The Clash.
                    Un abrazo

                    • El dia 19.12.2009, NoSurrender dijo:

                      London Calling es uno de los discos más importantes del siglo, sin duda. No se puede entender nada de lo que vino después sin haberlo sabido escuchar. Personalmente, pienso que los Clash tenían mucha más calidad y mucha más música que cualquier otro grupo etiquetado como punky en la época.

                      Me alegra mucho volver a escucharlos.

                      • El dia 20.12.2009, carrascus dijo:

                        Woooowww… vaya jornadita futbolera. El frío de anoche en el Sánchez Pizjuán fue el doble de penoso en vista del resultado. Menos mal que hoy el mar sabor de boca lo ha quitado el Cajasol. Me apetece hablar de baloncesto.

                        En los más de veinte años que llevo de espectador de basket en directo en los estadios nunca había visto un partido en defensa como el que ha hecho hoy el Cajasol. Y eso que enfrente estaba el Valencia, el cuarto mejor equipo de España. Y los del Valencia han llegado al medio centenar de puntos (han quedado 82-53) porque el Caja salió acarajotado y en un rato iba perdiendo 6-13, y después en la segunda mitad del último cuarto, los nuestros han jugado con los cinco jugadores que menos minutos juegan siempre, tres de ellos juegan solo de forma testimonial, y los valencianos han metido otros doce o trece puntos. Pero el Valencia, en treinta minutos largos de partido apenas ha metido 20 puntos, y la mayoría de ellos de tiros libres. Del 6-13, tras un tiempo muerto de nuestro entrenador (que vete a saber qué coño les diría), se pasó a 28-14… un parcial de 22-1 en el que el Valencia estuvo unos diez minutos (a caballo del primer y segundo cuarto) sin anotar.

                        Si el Caja hubiese jugado en ataque solamente la mitad de bien que en defensa el resultado habría sido escandaloso, dejando en una cosa de risa los 40 que le sacó de ventaja al Murcia la semana pasada. Pero nuestros pivots han estado negados en ataque. Bajo el aro contrario no han hecho nada ni Savanovic, ni Trigueros, ni Rey. Otro referente a la hora de puntuar, Miso, en ataque solo se ha dedicado a perder balones, algo que ha alternado con Ellis, aunque éste al menos a anotado tres triples… pero nada más. El peso de nuestros puntos ha estado sobre el base y sobre Kirshkay, que en realidad es un peón de brega y robador de balones…

                        Vamos, un partido extrañísimo, pero en el que el disfrute ha sido muchísimo. El Caja de este año lleva camino de volver a ser ese grande que quedó subcampeón de liga dos años.

                        Y por lo demas, pues estoy de acuerdo con todos vosotros en que el “London calling” es uno de esos discos que marcan una época.

                        David… muchas gracias, pero te pasas con lo de eminencia, jejeje…

                        Y Atikus… ¡¿treinta tacos yaaaa?! El Servando tiene que estar tela de estropeao, no?

                        • El dia 20.12.2009, Lula Fortune dijo:

                          Qué voy a decir después de este post…¡¡¡¡¡¡¡¡adoro a estos chicos!!!!!!!!!! Te reirás de mí, pero cuando los escucho es que se me revoluciona todo por dentro, me emocionan, de verdad.
                          Ay! que se me saltan las lágrimas…

                          • El dia 20.12.2009, carrascus dijo:

                            Pues no digas nada, mujer… y sigue disfrutando de una buena llorera, que es muy sano…

                            (Required)
                            (Required, will not be published)

                            Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.