Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
HACIENDO LA CALLE
Carrascus

Con los post anteriores muchos de vosotros descubrísteis un instrumento que no conocíais, el oud. Con el de hoy váis a descubrir otro todavía menos habitual que aquél: el HANG. Aquí tenéis una imagen de él, y una muestra de su sonido.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Como véis en la foto, el hang tiene dos hemisferios metálicos que van soldados y tiene ocho círculos para los diferentes tonos musicales, y un agujero central mayor que los otros, para la resonancia del sonido que se genera en su interior. Se toca con las puntas de los dedos, lo pulgares, las palmas de las manos, las baquetas blandas, o con todo a la vez, y por una o varias personas; aunque lo habitual es que sea por una sola, porque es un instrumento portátil.

El hang es un instrumento bastante caro y relativamente difícil de conseguir, ya que solamente lo fabrican artesanalmente sus creadores, Sabina Schärer y Felix Rohner, en Suiza, y no tienen tiempo de fabricar más allá de 400 al año, por lo que la lista de espera de músicos para conseguirlo, una vez que su sonido les ha subyugado, es de más de un año.

Y una vez presentado el instrumento, vamos a presentar al grupo que mejor lo usa: PORTICO QUARTET, un cuarteto (como indica su nombre) de Londres, que hace una música llena de magia.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Zavodovski Island”

Sus componentes son muy jóvenes, apenas veintipocos años cada uno de ellos, y llegaron a la música por diferentes caminos. Milo Fitzpatrick toca el cello desde los nueve años, y a través de ese instrumento fue pasando por todos los que componen la sección de cuerdas de una orquesta hasta quedarse con el doble bajo.

Duncan Bellamy también es bajista; su padre lo era y en su casa siempre estaban sonando discos de Jaco Pastorious y Stanley Clarke, asi que…

Nick Mulvey descubrió un mundo musical nuevo el día que cumplió los quince años y su madre le regaló el “Music for 18 musicians” de Steve Reich. Desde entonces éste ha sido su mayor influencia.

Y el cuarto componente es Jack Wyllie, también multi-instrumentista como los otros, aunque su instrumento preferido es el saxo, pero mucho menos hablador que ellos, por lo que no he encontrado en ningún sitio ninguna entrevista o referencia en la que cuente como fueron sus orígenes en esto.

Hace un par de años editaron su primer disco, “Knee-deep in the north”; una obra bastante premiada en los circulos independientes, por cierto, que soplaba como un suave viento de levante que te traía sonidos mágicos de saxo, bajo… y del hang, que en manos de este grupo se convierte en una especie de xilófono metálico, y suena como un cruce entre la forma convencional de él y un steel drum.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Cittagaze”

Lo primero que llamaba la atención al escuchar el disco, obviamente, eran los tonos poco usuales de muchos de sus arpegios, producidos por el hang, que añadía unos sutiles toques de exotismo a composiciones como “The Kon-Tiki expedition” o “Zavodovski Island”; pero es muy distintivo también el saxo de Jack, especialmente el saxo soprano más que el tenor, que es capaz de sonar desde lo más íntimo hasta lo más disonante. Y con él fabrican otras piezas más formales que la ateriormente mencionadas, de una más obvia influencia clásica: “Pompidou”, “Cittagaze”

Hace poco han editado su segundo disco. Y es incluso mejor que el primero. Se llama “Isla”, y tiene un sentimiendo de melancolía profunda, cósmica… impropia de unos músicos tan jóvenes y de tan escasa experiencia.

Nueve canciones llenas de un sentimiento sombrío pero fascinante, capaz de hechizarte; que también expanden su sonido un poco más allá. Han añadido loops, arreglos electrónicos y de cuerdas… pero nada suena raro, no hay notas intrusas en sus composiciones nuevas, que además retienen la calidez y la inmediatez de las anteriores.

Y todas juntas y en el orden en que están dispuestas funcionan también muy bien como una suite completa. No hay cambios salvajes de estilo ni de tempo de unas a otras, sino que fluyen creando una resonancia como de música de jazz de cámara. Por tanto, las diferencias entre la mayoría de las piezas son muy sutiles… ahí tienes, por ejemplo, las tranquilas repeticiones minimalistas de “Line” con sus notas largamente sostenidas, como suspiros, frente a los indecisos centelleos que dan forma a “Dawn patrol”, mucho más perentoria.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Paper scissor stone”

Portico Quartet se unieron en el 2.004, cuando Duncan y Nick, que ya habían sido compañeros de instituto en Cambridge vieron a un músico tocando un hang en un tenderete de un festival Womad. Nick ahora estaba estudiando música en la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de Londres y allí conoció a Jack, quien a su vez era amigo de Milo desde que iban a la guardería prácticamente. Así que no se lo pensaron mucho a la hora de formar una banda. Duncan y Nick se ocuparían de la percusión, que era con lo que más disfrutaban, Jack tocaría el saxo, y el bajo quedaría en poder de Milo. Los percusionistas, además, que para eso fueron los que lo descubrieron, tocarían también el hang, ya que éste es un instrumento comunal, es decir, que puede tocarse, como ya os decía al describirlo, entre dos personas.

En realidad, si no hubiese sido por el hang esta banda no existiría, aunque también es esencial a su sonido el tiempo que pasaron como músicos callejeros en las aceras de cemento del South Bank londinense en los años anteriores a la grabación de su primer disco. No les iba mal en la calle, pero desde que descubrieron el hang y lo incorporaron a su set de instrumentos la banda subió de nivel, tuvieron un incremento de poder que les hacía recoger en un buen día la nada despreciable cantidad de 1.000 libras. De esos tiempos les viene también el nombre, ya que en el verano del 2.005 fueron a probar suerte en las calles de Italia, de paso que hacían turismo; pero una fuerte lluvia en Bolonia, muy poco frecuente para esa época, les hizo tener que levantar sus culos del suelo y ponerse a tocar refugiados bajo un pórtico. El verano siguiente se vinieron a tocar a las calles de España, así que a lo mejor tuviste suerte y recuerdas haberlos visto por algún lado.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Line”

También han sido claves en el desarrollo de su segundo disco la influencia del “Leucocyte”, el disco póstumo del Trío de Esbjorn Svensson, y la buena disposición del grupo para trabajar con su superfan John Leckie, que les produjo el disco en los estudios de Abbey Road (nada menos) tras enamorarse de ellos al verles en la tele. Aquí conviene hacer un inciso para recordaros que Leckie aprendió el oficio como ingeniero de sonido de Lennon, McCartney, Harrison, Pink Floyd… y como productor, entre muchísimas obras cuenta en su haber con joyas como el “The bends” de Radiohead, o el más que fantástico primer disco de los Stone Roses.

Leckie les dejó via libre en el estudio número dos de Abbey Road; les dejó comportarse como científicos locos con la experimentación del sonido, para después convertirse él en un jugador de ajedrez que iba acomodando las piezas, haciendo los movimientos correctos y las jugadas maestras para dar lugar al “Isla”.

El disco se grabó completamente en vivo y en directo, que es como el grupo funciona mejor. Tuvieron que repetir tomas muchas veces, claro, pero nada de grabar unos instrumentos por un canal y otros por otro, y después ir mezclando y completando un puzzle… una vez que Leckie hizo sus movimientos con las piezas que Portico Quartet le habían proporcionado y completó las canciones tal como debían ser… a ensayarlas y a tocarlas; tal cual. ¿Qué clase de música es…? ¿Es post-jazz…? Da igual; ni siquiera los cuatro músicos del grupo se ponen de acuerdo a la hora de definirla. A mí personalmente, si me preguntas, te diría que me recuerdan a aquellos grandes Penguin Café Orchestra que tantas veces solía poner en el “Trip de las 5” que hacía en la radio.

Intenta imaginarte la película más guay que se haya hecho nunca. Pero una peli buena, buena, buena… con Steve McQueen y Samuel L. Jackson en las motos choppers de “Easy Rider”, y que la película fuese un film-noir francés de espías… y con samurais yakuzas por medio… Portico Quartet serían los que tocasen su banda sonora.

Música fascinante, fresca y llena de alma, que seguramente recompensarán, así lo espero, unos oídos como los vuestros, que ya no se entusiasman con cualquier cosa.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Dawn patrol”

Categorías: Changing of the guards -

7 Comments

  • El dia 15.12.2009, Lula Fortune dijo:

    Pues fíjate, yo vi a un músico tocando esta especie de platillo volante gordito en NYC. Para que luego digas…seguro que en Teruel no hay ninguno. 😛

    • El dia 15.12.2009, Maese Rancio dijo:

      ¿Díficil de conseguir y caro?… Pues yo tengo uno debajo de la mesa de camilla y cuando lo enchufo suelta un carlorcito que no veas :-)

      Hace pocas semanas vi a un músico tocarlo en Sevilla junto a la Fnac y si no estoy muy equivocado creo que es o era miembro de Rare Folk.

      Y hablando de Portico Quartet, la verdad es que suenan muy bien. Voy a ver si busco cosillas de ellos.

      • El dia 16.12.2009, carrascus dijo:

        Vale, vale… sois los dos mu listos… pero seguro que no sabíais que se llamaba “hang”… jejeje…

        Lo de Teruel es una broma privada de Lula y mía por algo que comenté en su blog.

        Por cierto, Maese… si al tiesto ése que usted tiene le mete por el agujero de enmedio unas castañas con un cortecito en la cáscara y las deja dentro un rato, no vea después lo ricas que estarán…

        • El dia 16.12.2009, Maese Rancio dijo:

          Y mientras esperamos a que se hagan las castañas nos tomamos un copazo de zalamea con un mantecado de los gordos.

        • El dia 17.12.2009, Antígona dijo:

          Pues a mí no sé si me ha llamado más la atención el hang o cómo suena en manos y boca de Jack Billy el saxo soprano. Una auténtica caricia para los oídos. Aunque tengo que reconocer que la mezcla que los instrumentos consigue un efecto realmente cálido. Algo que se agradece infinitamente en estos días gélidos.

          Un descubrimiento estupendo el de este grupo, Carrascus, nunca deja de asombrarme el pozo de sabiduría y conocimiento musical que eres. Y que conste que no es ningún halago vano.

          Y hablando de pozos de sabiduría, aún no he tenido tiempo de contestarte en mi blog, pero, joder, me has dejado también tan patidifusa con lo de los cuentos de Chejov que no puedo esperar a hacerlo para mencionarlo. ¡Qué máquina, tío! ¿Pero es que ayudaste a elaborar el guión de “Ojos negros” o qué? En fin, que otra vez me quito el sombrero. Muchísimas gracias y te debo no una, sino una docena de birritas. A poco :)

          Un gran beso, amigo Carrascus!

          • El dia 17.12.2009, carrascus dijo:

            Jejeje… no, mujeeer. En realidad no tiene tanto mérito, solo es cuestión de buena memoria. Pero no para recordar los nombres de esos cuentos, sino para recordar cuales son los libros y archivos adecuados para encontrarlos. Y ya a veces, ni eso, porque tener las cosas informatizadas ayuda muchísimo.

            No había pensado en la calidez de las piezas de este cuarteto, pero ahora que lo dices sí que es cierto que todo lo que evocan es cálido. Supongo que también se debe a que prácticamente todo el sonido es acústico, no hay nada maquinal en él… y eso resta mucho frío. Que, como bien dices, en estos días tenemos de sobra.

            Un beso para tí también.

            • El dia 16.03.2010, awizurbay dijo:

              aqui tenemos dos de los meejores instrumentistas de hang de to er mundo, aqui en grana: er ruben… y el pirillo… y por bulerias si hay que dar caña. un saludo a todos los bloguineros.
              http://www.youtube.com/watch?v=WBYG_8hWJwI … este es el pirirllo
              http://www.eldelitodelarte.org/73/, y este el ruben.
              grandes musicos los dos y amigos.

              (Required)
              (Required, will not be published)

              Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.