Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
EL CAOS ORGANIZADO
Categorías: Forever Young
Carrascus

Para Losmi y Vidal, que lo pidieron. Y para los rockeros integristas del blog, que lo van a tener que soportar.

Seguramente si no existiese internet tampoco hubiese habido toda una generación de músicos electrónicos altamente influenciados por la ética del hacker y el Do It Yourself, ni hubiesen tenido éstos la posibilidad de encontrar inspiración en las colecciones que hay en la red de trabajos de músicos antiguos, y en las películas y grabaciones sobre su vida y su tiempo.

Por eso no es sorprendente que de vez en cuando se note un significativo interés en figuras como la de DELIA DERBYSHIRE y su obra. Su influencia perdura desde hace mucho, porque ha sido precisamente el tiempo transcurrido el que ha demostrado que ella fue una visionaria, y a su vez, una inspiración para los demás visionarios del mundo.

En una industria como ésta de la música en que aplicamos la palabra “héroe” de forma tan alegre, y normalmente como sinónimo de “guitarrista borracho y misógino que se ha hecho de oro a base de ir por la vida copiando los riffs de Chuck Berry y metiéndose todas las drogas que puede”, nuestro sentido de lo que constituye el verdadero heroismo está erosionado por completo. Y Delia exibió durante su vida genuinas cualidades heroicas. Y además era una tía guay. Por eso no se merecía que sus logros permaneciesen durante tanto tiempo sin descubrir…

Y la causa fundamental de eso es algo que a día de hoy parece completamente superado, ni más ni menos que el hecho de que Delia Derbyshire fuese una mujer.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Air” (1.965)

Esa fue la única razón que le impidió ser empleada como técnico de sonido por la Decca en el año 1.959, ya que no empleaban mujeres en ese puesto. Hay que recordar aquí, llegado este punto, que la Decca fue también el sello discográfico que declinó el ofrecimiento del más influyente y conocido grupo de pop de todos los tiempos de fichar por ellos porque, según la propia Decca, las bandas de guitarra eran una moda pasajera que muy pronto se iba a terminar. Aparentemente, los directivos de la Decca de finales de los ’50 y primeros ’60 no eran solo misóginos…

Pero quizás esa jugada del destino fuese algo positivo después de todo, porque al no poder entrar allí Delia encontró luego una forma de infiltrarse en la BBC y su Radiophonic Workshop, que era la principal unidad de efectos de sonido de esta emisora.

Allí pasó los mejores años de su carrera haciendo una extraña, maravillosa, loca y futurista música para las bandas sonoras de televisión en primitivos equipos electrónicos, que colegas como Aphex Twin, Portishead y Orbital están intentando comprender 40 años después. Esta señora produjo algunas de las músicas más extrañas de todas las músicas extrañas que se han oído nunca, trabajando desde el sótano de la BBC o en las casas de otros aventureros sónicos de mente tan abierta como la suya… zumbidos ambient, loops de pitidos y chirridos, aullidos terroríficos, voces incorpóreas… sonidos normales extendidos y retorcidos hasta más allá de todo reconocimiento… sonidos que son algo que no se puede describir con palabras, y esa es la clave de todo; porque si algo puede describirse con palabras, ¿para qué usar el sonido?. Delia hizo todo eso antes que nadie y (casi) mejor que todos los que han llegado después, y sin armar tanto alboroto.

Y a pesar de ser parte fundamental en los principios de la música electrónica, fue una desconocida para la mayoría durante muchos años como consecuencia de la política de la BBC de no acreditar por su nombre a los colaboradores del Radiophonic Workshop, que eran simplemente “la gente de los efectos especiales”. Esta política pesaba sobre Delia doblemente; por una parte porque era una de las empleadas que la “exquisita” empresa no consideraba a la altura del resto de los creadores de los programas, y que solamente formaba parte de un colectivo del que la corporación prefería que sus componentes permaneciesen anónimos; y por otra parte, porque siempre se oía decir a los directivos eso de que “no aprobamos que las mujeres se interesen por la música electrónica”.

Lo cual era un contrasentido, porque aunque ni ellos mismos se lo creyesen, la edad de oro del escenario radiofónico más famoso del mundo, como llegó a ser este Radiophonic Workshop de la BBC, estuvo dominado por las mujeres. Este ataque de misoginia que, como los de la Decca, también tenían sus directivos estaba todavía más fuera de lugar (si es que eso es posible) porque desde hace ya bastantes años eran muchas mujeres las que ocupaban puestos directivos y creativos dentro de la emisora que, aunque en aquellos años anteriores era inimaginable que la mujer ocupase ese tipo de puestos, habían llegado allí contratadas porque los hombres se encontraban en la guerra, y la radio debía ocupar esos puestos.

Y así, aunque totalmente tapadas a la luz pública, allí trabajaban mujeres pioneras en el arte de los sonidos electrónicos, mujeres que iniciaron un camino de descubrimiento y experimentación de los sonidos, mujeres precursoras de lo que hoy conocemos como música electrónica; mujeres como Daphne Orans, como Elizabeth Parker, como Maddalena Fagandini… como Delia Derbyshire.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Ziwzih ziwzih 00-00-00” (1.966)

Delia nació en 1.937 en Coventry, ciudad en la que fue creciendo como hija única de una familia de clase obrera, y manteniendo una infancia bastante feliz a pesar de tener como banda sonora los aullidos de las sirenas avisando de la llegada y retirada de los aviones alemanes y los estampidos de las bombas que dejaban a su paso. Aunque estudiaba piano en el Coventry Grammar School, y lo tocaba mejor que la mayoría de los demás alumnos, en realidad su mayor orgullo fue el ser de las pocas chicas que en su tiempo pudieron entrar en el Girton College de Cambridge para, además de música, estudiar matemáticas en su centro neurálgico mundial. Las estrechas relaciones entre la música y las matemáticas sentarían las bases de todo su trabajo futuro, combinadas con su pasión, profundamente enraizada en ella, de buscar sonidos abstractos.

Nunca un bombardeo produce efectos positivos, pero las sirenas de aviso de llegada de los bombarderos… un sonido que una niña oye y no sabe qué fuente lo produce, después el sonido diferente de las mismas sirenas anunciando que todo ha pasado… sonidos electrónicos. Una niña, con una familia católica que va a misa a dar gracias por sobrevivir a un nuevo ataque, y lo que oye allí son himnos y palabras en latín, en un lenguaje desconocido… sonidos abstractos. Una niña cuya familia, harta de recibir bombas, decide ponerla a salvo de ellas en su pueblo natal, donde todos los días a las seis de la mañana oía a los trabajadores pasar en dirección a los molinos… sonidos percusivos de zapatos reforzados sobre los adoquines.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Music spheres” (1.971)

Esa pasión fue la que la indujo a abandonar el cómodo trabajo que había conseguido en las Naciones Unidas, en Ginebra, después del fracasado intento de entrar en la Decca, para volver a Inglaterra y unirse a la BBC en 1.960 como técnico de estudio en prácticas. Delia vio muy pronto en el todavía incipiente Radiophonic Workshop una oportunidad inmejorable de combinar sus intereses en la manipulación de sonidos y la creación de música desde fuentes electrónicas. Aunque con un contrato temporal al principio, Delia era elegida cada vez más asiduamente para proporcionar sonido y música a las series y documentales en los que una orquesta standard estaba fuera de lugar. Programas de ciencia, arte y educación se beneficiaban cada vez más de su estilo abstracto.

En aquellos días la progresión laboral dentro de la BBC era una cosa muy lenta, pero ella tardó realmente poco tiempo en llamar la atención del técnico jefe, Desmond Briscoe, que enseguida se dio cuenta de que aquella pelirroja alta y callada no solo era una entusiasta, sino que tenía mucho talento y era enormemente creativa, por lo que la invitó a unirse al departamento con un contrato fijo, y allí permaneció hasta 1.973.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Dance from Noah” (1.971)

Delia usaba, se dio cuenta también Briscoe, una aproximación analítica a los complejos sonidos de las fuentes electrónicas. Las matemáticas del sonido eran algo natural para ella, conocía las estructuras armónicas de los sonidos y podía unirlos fácilmente; y comenzó a darle trabajos que cubrían un amplio rango de géneros electrónicos, alcanzando sus mayores alturas en las tristes y ambientales músicas que hizo para muchos de aquellos programas de la BBC, principalmente de ciencia ficción.

Y este género fantástico fue el que le proporcionó la forma de destacar, de la mano de Ron Grainer, que estaba preparando una nueva serie de televisión llamada “Dr. Who”.

Grainer estuvo componiendo la sintonía y trabajando con ella para que se adaptase bien a los gráficos y efectos que iba a tener la serie. Usaba expresiones para los ruidos que quería, como el viento, burbujas y nubes. Era un mundo sin sintetizadores, samplers ni grabadores de múltiples pistas, y Delia, ayudada por su ingeniero Dick Mills, tuvo que crear cada sonido desde cero usando fuentes concretas y osciladores de ondas senoidales y cuadradas, afinando los resultados, filtrándolos y tratándolos, cortándolos y uniéndolos de forma que las uniones no se notaran, combinando sonidos de cintas de magnetófonos individuales, regrabando los resultados, y repitiendo el proceso una y otra vez, y otra, y otra…

En aquellos días la gente era muy cínica con respecto a la música electrónica, y por eso “Doctor Who” fue mi placer privado. Les demostré que estaban equivocados. Ron había escrito en el guión “barrido”, “descenso en picado”… palabras preciosas… “nubes al viento”, “burbujas de aire”… así que tuve que trabajar mucho para dar un armazón a todo aquello. Y cuando Ron escuchó los resultados… se quedó a cuadritos!.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Doctor Who” (1.963)

Cuando Grainer escuchó el resultado su respuesta fue: ”¿Yo he escrito eso?”. “La mayoría”, le contestó Delia. El compositor en ese momento echó de su cabeza la idea que traía preconcebida de alquilar una banda completa para interpretar la música y la dejó tal cual Delia se la presentó. E insistió en que ella cobrase al menos la mitad de los royalties; pero no pudo ser. La BBC no trabajaba de esa forma, en lugar de ello, el único crédito que daban en las pantallas a aquellas composiciones era el anónimo “BBC Radiophonic Workshop”. Delia era simplemente una asistente del director de estudios, y como tal tenía su correspondiente status y salario, como contrapartida solo le dieron una suscripción gratuita al “Radio Times Magazine”. Grainer, sin embargo quedó tan asombrado y prendado de la belleza de Delia, e intimidado por su talento, que ya no quiso apartarse de ella y entró también a formar parte del Workshop, dando comienzo así a una amistad, amor platónico y a una relación laboral, dentro y fuera de la BBC, que se mantuvo durante los siguientes 40 años.

Su interpretación del tema de Rob Grainer ha sido desde entonces uno de los más distintivos, inolvidables e instantáneamente reconocibles temas escritos para la televisión (aunque aquí en España “Dr. Who” nunca tuvo mucho éxito, y los episodios actuales los tenéis en el canal Sci-Fi), y permaneció como sintonía de la serie hasta entrados ya los años ’80. Desde entonces, este intemporal clásico de la música electrónica de los ’60 ha sido sometido a cambios y versiones en vanos intentos de actualizarlo y modernizarlo con instrumentos contemporáneos.

Porque quizás de lo que muchos no se den cuenta es de lo primitivas que eran las herramientas que Delia usaba para desarrollar esta música; esas fuentes concretas de las que os hablaba antes eran tan solo un grupo de generadores de frecuencias de audio de un solo tono, que grababa en diferentes magnetófonos de bobina, de los que partía para ese proceso que os decía también que repetía una y otra vez: cortar y empalmar para crear loops con rítmos y tonos con los que conseguía sonidos más plurales, para después, haciendo sonar a la vez todos estos loops, volver a grabarlos en otros magnetófonos diferentes, y repetir lo mismo hasta conseguir composiciones de intrincadas capas sonoras. Con este espíritu de notable invención y artesanía fue con el que se granjeó la admiración de múltiples músicos electrónicos, y aunque el de Delia Derbyshire nunca fue un nombre familiar, sus trabajos, genuinamente pioneros e innovadores tanto dentro como fuera del BBC Radiophonic Workshop, siempre atrajeron la atención de los exponentes más radicales de la música. Durante los ’60, eso incluía a Paul McCartney, Karlheinz Stockhausen, Jimi Hendrix, Pink Floyd, Yoko Ono y Brian Jones. Y más de treinta años después ha sido citada, acreditada y versionada por bandas que van desde Add N to (X) y Sonic Boom hasta Aphex Twin y los Chemical Brothers.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Science and health” (1.964)

Una mujer de su tiempo, con vestidos de Mary Quant y cabello cuidado con Vidal Sassoon, asidua a las fiestas del Swinging London donde uno de los temas de conversación era su caótica pero exhuberante vida amorosa, con amantes que lo mismo podían durar una noche que varias semanas, y que lo mismo podía ser con un hombre que con varios… Yoko Ono, en la época en que conoció a Lennon, amaneció alguna vez dormida en los estudios entre los restos de lo que parecía ser una orgía; y allí estaba también Delia.

Pero para ella los estudios de grabación eran mucho más, eran su trabajo. Y la propia Delia pensaba que quizás su mente era muy extraña; al contrario que en su vida privada, en su trabajo ella lo analizaba todo, las pautas, los cortes, la edición de la cinta, todas las inflexiones, los puntos y las comas, las sutilezas de las voces humanas… de alguna forma, lo que hacía era experimentar con la psico-acústica.

Aunque “Dr. Who” fue lo que hizo a Delia y al Radiophonic Workshop famosos en toda la nación, fue otro montaje el que mostró su verdadero talento. Su colaboración con el poeta y dramaturgo Barry Bermange para Third Programme, la emisora que fue el germen de la BBC3, nos la mostró en su faceta más elegante.

Delia recopiló y montó “The Dreams”, en 1.964, un collage de diferentes personas describiendo sus sueños, a los que respaldó con un sonido electrónico puro. Para otro de los capítulos de Bermange, también en el ’64, sobre las experiencias de las personas con Dios y con el mal, “Amor Dei”, le pidieron que crease un “altar gótico” de sonidos. Y Delia lo compuso con fragmentos de voces y retazos de sus archivos, y lo consiguió de nuevo solo con los equipos más simples y las pocas facilidades de que disponía, pero trabajando por las noches y los fines de semana hasta lograrlo.

Entre lo más destacado de sus trabajos para la televisión, uno de sus favoritos fue el que compuso para el documental “The world about us”, sobre el pueblo Tuareg del desierto del Sahara. Delia usó su propia voz para el sonido de los cascos de los camellos, creando con los cortes que hizo con ella un ritmo obbligato, y añadiéndole una delgada capa de sonido totalmente electrónico, ondas sinoidales, cuadradas, que pasó por todos los bancos de filtros de corte de frecuencias bajas de que disponía en los estudios. Tenía que ser un sonido que no fuese de este mundo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Blue veils and golden sands” (de “The world about us” 1.967)

Sus resultados eran una sorpresa constante para los compositores convencionales, que cada vez acudían a ella con más fervor: Sir Peter Maxwell Davis, Ianni Christou, Roberto Gerhard, con el que logró en 1.965 el Premio Italia por la obra “Anger of Achilles”… en aquellos días el Workshop recibía un continuo flujo de visitas de músicos, compositores y escritores, desde Luciano Berio al mencionado Brian Jones, que se extasiaban con el intelecto y la alegría de la compañía de Delia. Pero ella nunca se dejó cegar por el brillo de esas estrellas, al contrario, siempre estaba haciendo que los estudiantes más jóvenes que andaban por allí no se cortasen en hablar con los famosos y proponerles sus ideas.

Aquel mundo se le fue quedando pequeño y necesitó expandirse más, hacer algo más que no estuviese restringido al círculo de la BBC, donde además la consideraban una pieza que chirriaba en el engranaje, y a pesar de su ascendente status, le rechazaban más trabajos de los que le aceptaban, con vanas excusas: “tu música es demasiado lasciva para los niños de 11 años”… o “demasiado sofisticada para la audiencia de la BBC2”… le recordaban que siempre le habían dejado claro al contratarla que la BBC no daba empleo a compositores, y que ella estaba allí solo para hacer sonidos que acompañasen a los programas de la emisora. Había un mundo mucho más grande ahí fuera…

En el ’66 se unió a otros dos conocidos técnicos destroza-sonidos, como eran su compañero Brian Hogdson y el compositor y visionario pionero de los sintetizadores Peter Zinovieff, con los que creó la compañía Unit Delta Plus para seguir creando música electrónica y promover su uso, además de en la televisión, en el teatro, en el cine y en la publicidad. Trabajaron en la banda sonora de la producción que Paul Scofield con la Royal Shakespeare Company hizo de “Macbeth”; también en la película “Work is a four letter word” de Peter Hall; promovieron múltiples festivales electrónicos y participaron en los que los demás celebraban, el más famoso de ellos, “Million Volt Light & Sound Rave”, celebrado en el Roundhouse de Londres en 1.967, fue en el que se presentó la semi-mítica pieza electrónica de 15 minutos de los Beatles, convertida luego en el Santo Grial que todos sus fanáticos buscan: el “Carnival of light”. Tampoco le anduvo a la zaga en cuanto a fama y controversia la música que Delia proporcionó a Yoko Ono para su “Wrapping Event”, en el que Yoko envolvió las estatuas de los leones de Trafalgar Square (el año antes lo intentó también pero se lo impidieron los polis y la lluvia) atándose después ella misma a una de ellas. En aquella época, allá en los estudios Putney de Peter Zinovieff, fue donde Delia vió por primera vez a Paul McCartney, quien era otro gran seguidor de su trabajo, y del que en un reciente post os dije que intentó que ella pusiese un respaldo musical electrónico a “Yesterday”, antes de que quedase con el cuarteto de cuerda con el que todos conocemos la canción.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Unit Delta Plus – “Pot au feu” (1.968)

Y allí fue también donde se separaron los caminos de Delia y Zinovieff. Éste quiso cambiar el rumbo de los estudios Putney para que las estrellas encontrasen en él los innovadores instrumentos que aún no tenían otros estudios de grabación, y poder aplicarlos a sus excentricidades o genio musical… con el tiempo pasaron por allí Pink Floyd, que grabaron cinco de sus discos, entre ellos el “Dark side of the moon”; Roxy Music, Brian Eno, los Who, Tangerine Dream, Kratfwerk…

Pero no era ése el camino que le interesaba a Delia. Antes de irse de allí se detuvo un momento en el Putney para decir: “Lo que estamos haciendo ahora no es importante en sí mismo, pero algún día alguien se interesará en esto lo suficiente como para seguir el camino y crear algo maravilloso partiendo de esta base”.

Brian Hodgson y ella, junto a uno de sus protegidos, David Vorhaus, se asentaron en otros estudios independientes de Candem Town, llamados Kaleidophon, donde sacaron adelante el disco “Electric Storm”, de 1.968 y ahora considerado todo un clásico, que fue acreditado a nombre de White Noise y editado por Island Records. En un mundo anterior al despertar de los sintetizadores, en el que un “sample” no era más que un cachito de cinta grabada que se había cortado de su sitio original y se había pegado delicada y habilidosamente en otro sitio diferente, Delia y sus compañeros combinaron cantantes, instrumentistas y complejos sonidos electrónicos y nos dieron un disco en el que incluso había sonidos que no podíamos oír, longitudes de onda que no podemos escuchar, pero que nos alcanzan.

Es el disco de electropsicodelia más freakie de todos los tiempos, y contiene una pieza llamada “Black Mass: An Electric Storm In Hell”, que es aterradora, un concierto distorsionado para percusión, loops y gritos, que es capaz de inducir una implosión cerebral y unos malos flashbacks hasta a los más atrevidos psiconautas aurales. ¿Por qué crees que estaban tan locos sus fans más conocidos, Captain Beefheart, Neu!, Velvet…?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


White Noise – “Black Mass: An electric storm in hell” (1.968)

Ese infierno ocupaba la mitad de la segunda cara del disco. Las otras tres cuartas partes ya las habían completado durante el año anterior. Todo un año, demasiado tiempo para los ejecutivos de Island Records, que les enviaron una abrupta carta amenazándoles con emprender acciones legales para que les devolviesen el dinero que les habían adelantado por el disco si no lo terminaban pronto. Así que pusieron un loop de batería que sonaba una y otra vez, y sobre él, el sonido de otro músico amigo de ellos, Paul Lytton, que hacía sonar una batería real; le añadieron a la mezcla todos los sonidos enloquecidos y sucios que pudieron encontrar en el estudio… más gritos de todos… prisas… y al día siguiente entregaron la obra completada.

En Kaleidophon crearon también música electrónica para los teatros de Londres a finales de los ’60: “Medea” y “Macbet” para el Greenwich Theatre, el musical “On the level” de Ron Grainer y “Hamlet” para el Roundhouse… Delia incluso grabó la música para un desfile de modas que realizaron unos estudiantes, el cual fue el primero del mundo en usar música electrónica.

Y además seguía trabajando en el Workshop… sus once años y más de doscientos programas con este equipo de la BBC representaron seguramente la etapa más productiva de su vida. Pero también hubo de pagar un precio por ello. En los últimos años ’60 y primeros ’70 los derroches de alegría y energía iban dando paso al dolor en la creación. Delia había derrochado adrenalina, y ahora cada vez era menos feliz con su vida en el Workshop. Su pasión por crear sonidos electrónicos originales y abstractos, y organizarlos para que sonasen de forma aceptable y atractiva, se veía cada vez más frustrada por la estrechez de miras de la corporación y por las continuas limitaciones impuestas por el trabajo del día a día del Workshop como servicio dependiente de otros departamentos de la BBC.

La gota que colmó el vaso de la discordia con la corporación que la tenía contratada surgió cuando ella y Brian Hogdson proporcionaron la música para “Timeslip” y “The tomorrow people”, dos serie infantiles de ciencia ficción… pero de la ITV, la compañía rival de la BBC. Lo hicieron usando los seudónimos de Li De La Russe ella y Nikki St. George él, pero en un mundo de tanta competencia todo termina por saberse más temprano que tarde, y el malestar no lo disimularon. En realidad ya tenían una excusa perfecta para volver a recordarle a Delia, esta vez con más fuerza, que su música era “demasiado sofisticada” para las audiencias de televisión. Y a ella tampoco le gustaba que las decisiones musicales las tomase un director general, que en realidad solo era un contable con pretensiones.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire and Brian Hodgson – “The tomorrow people” (1.972)

Delia dejó el Radiophonic Workshop en 1.973 para centrarse exclusivamente en otros campos donde los directores eran más desinhibidos. Su sempiterno compañero Brian también abandonó el Workshop y fundó unos nuevos estudios de grabación en Covent Garden, Electrophon, dedicados exclusivamente a la música electrónica, donde, tras huir de la BBC, Delia se unió a él. Allí grabaron varios discos, destacando el de la banda sonora de “The Legend of Hell House”, una película con guión de Richard Matheson, basada en una obra suya tan escalofriante como otras de las que había escrito antes (“Soy leyenda”, “El increíble hombre menguante”…). En 1.974 Delia compuso la música para otra película ampliamente galardonada, “Circle of light”, de Anthony Rowland, e incluso para un cortometraje alemán, “Een van die dagen”

Pero desgraciadamente, en Electrophon conseguía poco consuelo a su infelicidad; a pesar del desarrollo de sintetizadores electrónicos cada vez más sofisticados, éstos lo único que hacían es que los músicos electrónicos abandonasen el trabajo atonal, las teclas y los botones sustituían a la imaginación creativa. Delia se desilusinó muchísimo con el estado de la música electrónica tal como ella la veía, y más aún con el aparente futuro que le esperaba a este medio. Se desanimó por completo… y lo dejó todo. Abandonó Londres.

En la Cumbria que había amado desde su niñez Delia se encontraba sola y desplazada. Para aquella gente provinciana solo era la excéntrica señora de la capital que noche tras noche, vestida con bonitos trajes caros, ahogaba sus penas en los bares. Delia se casó solamente para tener una vida social aceptable; un matrimonio de conveniencia con un minero sin trabajo de Yorkshire que fue breve y desastroso. Su larga batalla contra el alcohol y la depresión, iba a ensombrecer las siguientes dos décadas de su vida.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “The legend of Hell House” (1.973)

Durante los siguientes siete años tuvo extraños trabajos colaborando como operadora de radio en la construcción de las redes de la compañía del gas, o en una galería de arte, en un museo, como vendedora en una librería… en 1.980 conoció a Clive Blackburn, con quién compartió su vida hasta el final de la misma. Probablemente por primera vez encontró felicidad y seguridad en lo que, para ella, era una existencia normal. Clive, trece años más joven, y con quien nunca se pudo casar porque nunca se divorció del minero, era el parachoques de sus ocasionales ataques de rabia y quien atemperaba sus peores excesos. Delia era un genio torturado que hacía la vida molesta para ella misma y para los demás.

Pero no por eso su mente dejó de ser una especie de caos organizado. Cuando no estaba borracha lo único que hacía era escribir música, nunca dormía; todo lo tenía lleno de notas y apuntes: manteles, periódicos… pero no era peligrosa, Clive lo entendió desde el principio y nunca hubo otra como ella para él, aunque en su despiste mental se pusiese a hacer la cena a las tres y media de la mañana y después le despertase para que comiese con ella. La vida social era imposible, sin embargo Delia podía pasarse horas al teléfono hablando con sus antiguos amigos músicos. Ella todavía estaba fascinada por el hecho de la creación, y seguía alentando, elogiando, y riñendo cuando se lo merecían, a sus múltiples amigos y jóvenes discípulos que se le presentaban. Que cada vez fueron más.

Y entre ellos y la propia Delia se creó un feedback que les alimentaba a todos. Las generaciones jóvenes de músicos, para los que Delia se había convertido en una figura de culto le iban mostrando como la tecnología que ella había dejado atrás se había desarrollado ya de forma que podía lograr sus visiones. El respeto y admiración que sentían por ella y por su trabajo le hizo reunir la suficiente inspiración como para colaborar con ellos, y meterse de lleno de nuevo en la música electrónica a mediados de los ’90, cuando comenzó a reconocer en la parte más cerebral de la nueva escena dance un espíritu pionero similar a la de su grupo de amigos de los ’60. Y trabajó, entre otros, con Sonic Boom, para intentar cerrar el círculo de su carrera musical.

Trabajar con gente como Sonic Boom en música electrónica pura me ha revitalizado. Él es de una generación muy posterior, pero siempre ha tenido afinidad con la música de los ’60. Uno de nuestros primeros puntos de contacto, el visionario trabajo de Peter Zinovieff, nos emocionó a ambos, y fue una inspiración. Ahora, sin las limitaciones de hacer una música para aplicarla a otra cosa, mi mente puede volar libre y continuar desde donde lo dejé.

Pero aunque una mente pueda volar libre no puede llegar muy lejos si el cuerpo está lastrado por una máquina de diálisis que lo mantiene atado a ella durante cuatro horas un día sí y otro no. No pudo terminar el disco que hacía con Sonic porque la insuficiencia renal heredada de sus años de abuso del alcohol puso fin a su vida el 3 de julio del 2.001, cuando solo contaba con 64 años de edad.

El Radiophonic Workshop de la BBC fue clausurado cuatro años antes, víctima de la racionalización británica sub-thatcheriana de John Birt, de la obsesivamente burócrata destrucción de la emisora.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire, Brian Hodgson and Don Harper – “The wizard’s laboratory” (1.972)

Desde el día en que ella abandonó su mundo hasta que murió nunca volvió a publicar ningún trabajo suyo. Pero en privado nunca dejó de escribir música. Simplemente, rehusó comprometer su integridad de forma alguna. Y no fue solamente su enfermedad quien la llevó a su precipitado final. En sus últimos días Delia no daba abasto, se quemó, se consumió a sí misma; su obsesiva necesidad de perfección la destruyó.

Delia fue un talento único, una mujer que no tocaba la guitarra ni escribía poesía folk, sino que manipulaba volubles osciloscópios analógicos, sintetizadores primitivos y loops de cintas para producir sonidos novísimos. El habitat natural de sus trabajos no era el escenario de una sala de conciertos ni el del Estadio de Wembley, sino un mohoso laboratorio de la BBC. Ella era una científica, una estudiosa del ruido, una escultora del sonido, alguien que corrió riesgos para poder dar grandes saltos hacia delante. Y fue una excelente productora, como George Martin, Phil Spector o Brian Wilson, con un estilo distintivo totalmente propio, una artista obsesionada con las posibilidades del sonido. Y por encima de todo, Delia fue una heroína del pop singularmente inusual, y es precisamente por eso por lo que su trabajo y su vida deben ser recordados y atesorados.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Delia Derbyshire – “Way out” (1.969)

Categorías: Forever Young -

37 Comments

  • El dia 13.10.2009, losmierdas dijo:

    …muchas gracias, señor carrascus, creo que ha hecho usted la mejor y mas completa semblanza en castellano de la vida y obra de una de nuestras artistas admiradas, además de por su obra (que empecé a seguir a partir de un artículo de J M Costa en el ABCD hace un par de años), por su vida dedicada a un master plan completamente a contracorriente de la época que le tocó vivir… hace unos meses utilicé un fragmento de su música para ilustrar una maqueta de audiovisual, que voy a intentar adjuntar aquí…

    …pués parece que sí sale… enfin, sean piadosos y tomen esto como un modesto homenaje a una mujer excepcional

    saludos!

    • El dia 13.10.2009, dama dijo:

      Pues yo me he quedado un poco estupefacta, porque no me imaginaba yo en esa época donde las señoras escuchaban otro tipo de música que hubiese notas maravillosamente discordantes, y lo peor es que no tenía ni idea de que existiese.

      • El dia 13.10.2009, carrascus dijo:

        No es la única, amiga Dama… pero para eso están los amigos del blog, para recordarnos que también hay que sacar a la luz a los genios escondidos. Y yo encantado de hacerlo.

        Y de nada, amigo Losmi, las gracias a usted por compartir ese video, con el que iluminó la otra mitad de la segunda cara del disco de White Noise… si es que cuando yo digo que este blog está repletito de artistas…

        • El dia 14.10.2009, Microalgo dijo:

          Increíble.

          Ni una sola noticia tenía de ella. Desde luego, el clasismo imperante en aquella época (clasismo de clase y clasismo de género, si se me permite la expresión) debió tapar mucho su trabajo…

          Se me viene a la cabeza un técnico de laboratorio que trabajó conmigo un año y medio. No tiene la carrera terminada (es un “FP”), pero tiene cabeza de científico. Durante el tiempo que trabajó bajo mi dirección se hizo con CINCO publicaciones y OCHO comunicaciones a congresos (algunas de ellas las presentó él mismo).

          Pues no saben Ustedes las broncas que me han caído a mí por “dejar que su nombre apareciera en las publicaciones” (después de que se las currara él mismo). ¿Por qué? Porque es un técnico, y no un científico, y se le paga porque haga un trabajo metódico e invisible.

          Gilipollas. Desperdiciando talento en pro de la pureza de la clase. Igual que con esta mujer.

          Deseando estoy tener un duro para contratarlo otra vez. Que lo voy a poner en la portada del Nature. Por mis muertos.

          Gracias de nuevo por iluminar zonas ignotas, Maese Carrascus. Ya le debo un petrolero lleno de cerveza (y a alguno más que por allá anda).

          • El dia 14.10.2009, EulaliA dijo:

            Que paralelismo entre el tecnico de Microalgo y el de esta mujer, que tambien era tecnico al fin y al cabo.

            Carrascus, tio, a ti tambien te deberian pagar por post como estos. Vaya trabajo grande.

            • El dia 14.10.2009, carrascus dijo:

              Pues sí… ¿qué me van a contar ustedes de clasismo, después de trabajar con médicos desde hace 28 años…?

              • El dia 14.10.2009, lu dijo:

                Con la boca abierta me quedo. Un post buenísimo, Carrascus, como siempre. Me gusta cómo contextualizas las historias. Humanizas a los personajes, das pistas sobre su época y su vida personal para que entendamos mejor sus obras, y siempre desde el respeto y la admiración de un mitómano iconoclasta. Tienes mucho arte, cabezón.
                Mil gracias. Y a Vidal y a losmierdas por proponerlo, por supuesto. No conocía a esta mujer y su historia me ha maravillado. Su música también. ¡He escuchado lo de White Noise dos veces! ¡JO-DER!

                • El dia 14.10.2009, chas newby dijo:

                  De DELIA DERBYSHIRE podría decirse que nació demasiado pronto. Mujer y sobradamente inteligente en los años 50 en unas de las sociedades más estratificadas en clases, como la inglesa de la postguerra, era algo explosivo y ella pagó las consecuencias y desgraciadamente no creo que fuese la única, incluso la Universidad de Cambridge donde se graduó El Girton College era solo para señoritas y admitió el primer alumno masculino en 1979 nada más y nada menos que 110 años despues de crearse que más quieren que añada a esto.

                  Si se hubiese dedicado a la música clásica para lo que estaba tremendamente dotada, posiblemente no estaríamos hablando de ella en estos términos, pero escogió una rama musical nueva y creo que desgraciadamente lo pagó primero con su salud y al final con su vida.
                  Por cierto don Jose el clasismo en los médicos es un mito que gracias a dios, poco a poco ha ido desapareciendo aunque tambien existe en otros estamentos de la sanidad y al parecer por lo que a usted le toca en los nefrólogos.
                  A los de DECCA habría que otorgarles a titulo postumo el premio a la ineptitud fracasaron con esta buena mujer y con los Beatles En algun sitio he leido, quizas de broma, que la persona que rechazó a ambos fue la misma (quien se acuerda hoy de Brian Poole and the tremeloes el grupo que escogieron en lugar de los Beatles) y los Rolling los cogieron porque Los Beatles los recomendaron sino…

                  • El dia 14.10.2009, Maese Rancio dijo:

                    Hablando desde el desconocimiento, me parece a mí que la música electrónica de Miss Delia tiene poco que ver con la música electrónica de los últimos lustros.

                    Y sí que tenía que ser un trabajo de chinos tanto cortar y pegar cintas. Igualito que ahora con el Windows Ctrl+C y Ctrl+V.

                    • El dia 15.10.2009, Vidal dijo:

                      Señor Maese, si piensa así, creo que se ha perdido lo mejor de la música electrónica en los últimos lustros.

                      • El dia 15.10.2009, Maese Rancio dijo:

                        Puede estar seguro, Don Vidal. Ya dije por aquí que la música electrónica no es que sea mi favorita precisamente. Salvo contadísimas excepciones no me gusta.
                        De todas formas, no entiendo muy bien la conclusión que saca de mi frase. No hablé de la calidad de la música de antes y la de ahora, sino que me sonaban bastante distinto.

                      • El dia 15.10.2009, losmierdas dijo:

                        solo por contribuir (si lo consideras oportuno) a que no hables “desde el desconocimiento”, te indico un camino muy sencillo para que empieces a pillar de que va esto…

                        1 metes en google “musica electronica”

                        2 la primera entrada que aparece, es ni mas ni menos, que el artículo correspondiente de wikipedia… te va a ilustrar de toda la historia de patatín patatán, desde las primeras experiencias en los años cuarenta, hasta llegar a lo que posiblemente tu consideras “la música electrónica de los últimos lustros”

                        3 te encontraras al paso (años sesenta) a nuestra admirada Delia Derbyshire, relacionada con su entorno…

                        saludos!

                        • El dia 15.10.2009, Maese Rancio dijo:

                          Claro que lo considero oportuno, pero a lo que me refería, como ya le dije a Don Vidal antes, es que la música de Delia no se me parece mucho a lo que se hace o ha hecho últimamente. No hablo de la calidad.

                      • El dia 14.10.2009, Sonu dijo:

                        Gracias con mayúsculas, no sabía ni que existiera,documento impagable y superinteresante, he escuchado todos los temas,muy muy buen post.

                        • El dia 15.10.2009, carrascus dijo:

                          Maese, seguramente la diferencia de fondo en este intercambio de criterios que tiene con Vidal y Losmi será la música electrónica que usted haya escuchado en estos años anteriores. Que no le digo que sea mala, claro, sino que se basa en standards diferentes, no solo de calidad, sino de comercialidad, de construcción, de actitud, a la que han escuchado ellos…

                          Y no son solo ellos los que le rebaten a usted su afirmación. Le voy a poner un ilustrativo ejemplo concreto. Hace un año y pico, un profesor de la Facultad de Bellas Artes de Manchester se dispuso a documentar para su publicación las 267 grabaciones de Delia que aparecieron en su ático tras su fallecimiento, muchas de ellas de su periodo con el Radiophonic Workshop, como por ejemplo una, a la que llamaron “Timeless” (que significa “eterno”), que quise poner en el post para cerrar el texto, pero que al no haberse publicado aún, solo hay un pequeño extracto circulando por ahí y al final opté por no hacerlo. Sin embargo, este profesor consultó con algunos especialistas de la música electrónica contemporáneos, y la opinión sobre esa pieza, por ejemplo, de Paul Hartnoll, el de Orbital, era que aquello era puro dance music, que podía ser algo de lo que el sello WARP Records (le remito al post sobre ellos y al actual radioblogin’) había editado la semana pasada. Sonido “eterno”, sin duda ninguna; y lo más increíble es cuando uno piensa en el tiempo en que se creó, que igual podía ser de entonces que de ahora.

                          Y créame… este hombre sabe de lo que habla.

                          Lu y Sonu… acuso recibo de vuestras alabanzas, y os las compensaré con birritas en un próximo encuentro… así que la tormenta eléctrica te atrapó a tí también en el infierno, no, Lu? Que gente tan bien educada e instruída como tú saque placer de una cosa así es uno de los síntomas inequívocos de que se acerca el fin del mundo tal como lo conocemos…

                          Chas… gracias por su apostilla. Lo de que fuese la misma persona quien los rechazó a los dos, no es algo creíble, sin embargo sí que parece bastante cierto que el mismo tipo que rechazó a los Beatles fue el que después fichó, por si acaso, a los Bravos…

                          • El dia 15.10.2009, Maese Rancio dijo:

                            Pues, como le dije, le hablaba desde el desconocimiento, porque apenas escucho música electrónica y con el primer párrafo que me escribe, ya no tengo más que decir.
                            Anyway insisto en que no me refería a la calidad musical.

                          • El dia 15.10.2009, chas newby dijo:

                            El señor Dick Rowe que les consiguio un nº 2 con black is black, aunque nunca volvieron a tener un exito en Inglaterra, lo tuvieron todo en la mano y lo destrozaron.

                            • El dia 15.10.2009, losmierdas dijo:

                              independientemente del valor musical intrínseco de las piezas de Delia Derbyshire para el Workshop, no debemos olvidar que su trabajo consistía en desarrollar música incidental que ilustrase las producciones radiofónicas y televisivas de la BBC, por lo que su audición fuera de contexto puede resultar una experiencia incompleta y para la mayoría de los aficionados, un tanto cuesta arriba (en un entorno de creación “industrial” como el que evidentemente se vivía en la corporación británica, parecen hasta cierto punto lógicas las reticencias de los directivos al reconocimiento artístico de sus “operarios”, que como suele ser habitual y si es de justicia que así sea, queda para la posteridad)…

                              sin embargo, al visionar las producciones en las que Delia colaboraba, todo parece encajar perfectamente y esa música aristada y poco agradecida a los oídos del melómano medio, adquiere su fundamento al fundirse perfectamente con una trama dramática o una ilustración documental… como ejemplo, la música creada para la serie SciFi “Dr. Who” que Carrascus nos dejó en el post, gana en coherencia cuando visionamos esta arcaica, cutre y sin embargo encantadora muestra de una de las series de mas éxito en la televisión sesentera británica… alucinen con la puesta en escena, digna de unos antigrammys…

                              señor Carrascus, respecto a la trayectoria de Delia Derbyshire, me queda una duda, no resuelta en su excelente semblanza… unos años antes de su fichaje por la BBC (creo recordar que en 1960), en Francia el compositor Pierre Schaffer había montado un estudio de música electrónica precisamente en la Radio Televisión francesa (RTF), donde realizó sus primeros trabajos de música concreta con un método muy similar al desarrollado posteriormente por Delia, con la colaboración de su alumno aventajado y posteriormente brillante compositor mas orientado a la electrónica popular Pierre Henry… no me cabe duda del conocimiento de la Derbyshire acerca de las investigaciones de Schaffer y Henry… estoy intentando localizar información al respecto, pero del momén, ná de ná… sabes algo del tema?

                              saludos!

                              • El dia 15.10.2009, carrascus dijo:

                                Pues amigo Losmi… sí que es cierto que sería díficil no pensar en que Delia conocía el trabajo de Schaffer, sobre todo en lo que se refiere a la creación de loops, del que este hombre fue el pionero absoluto en esos estudios de Francia que mencionas.

                                Sin embargo no creo probable que Delia aprendiese con él o llegase a verle allí… aunque esto solo es una apreciación mía, porque por ahí, como dices, documentado no hay ná de ná, en realidad en todos lados dicen prácticamente lo mismo. Pero revisando documentación por muchas vías para el post, sí que pude leer una especie de curriculum de Delia que hizo tras su muerte el hombre que vivía con ella, Clive Blackburn… y no hay hueco en su trayectoria…

                                Desde 1.948 (con once años) hasta 1956 estuvo en la escuela local de Barrs Hill. De ella pasó al Girton College de Cambridge (1.956-1.959), donde se graduó en Música y Matemáticas, así como en interpretación de pianoforte.

                                Y en junio del 59, tal como terminó los estudios y como no la admitieron en la Decca, se fue a Ginebra, donde estuvo trabajando para el cónsul general británico y otros conocidos de éste, dándole a sus hijos clases de piano y de matemáticas. Así estuvo hasta septiembre, en que entró a currar en la Unión Internacional de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas, allí mismo en Ginebra, trabajando de ayudante del Jefe plenipotenciario de las radio-conferencias administrativas y generales. Estuvo ahí hasta diciembre. Y en enero volvió a Coventry.

                                Tal como llegó a su ciudad, desde enero a abril del ’60 estuvo de profesora en una escuela de primaria. Luego se fue a Londres, y entre mayo y octubre estuvo currando en una firma de publicación musical, Boosey & Hawkes, de ayudanta en el departamento de promoción.

                                Y en noviembre se unió a la BBC… hasta el ’73…

                                Así que como no se diese un paseo hasta Francia cuando estaba en Ginebra, dudo que lo conociese… y aún siendo así hubiese sido una visita corta, porque se ve que esta tía no tenía problemas de paro laboral en aquel entonces, y siempre estaba currando.

                                • El dia 16.10.2009, EulaliA dijo:

                                  Un curriculum vitae……….. a esta señora no la conocen ni en su casa a la hora de comer y tu tienes un curriculum vitae de ella !!!!

                              • El dia 16.10.2009, Maese Rancio dijo:

                                Off-topic.
                                Cuando habló de Michael Jackson, al poco tiempo murió el pobre Jacko.
                                No hace mucho nombró usted en mi blog a Al Martino y hoy nos desayunamos con la noticia de su muerte.
                                Como diría Javier Calamaro: “No me nombres, por favor…”
                                :-)

                                • El dia 16.10.2009, Vidal dijo:

                                  Señor Maese, perdone la concisión de mi anterior mensaje. Lo que yo venía a decirle es que posiblemente (y esto es algo muy común) mira a la música electrónica desde los ojos del techno/house/trance machacón que escupen emisoras como Maxima FM. Eso –que para este servidor es electrónica, pero no música- viene a ser lo mismo que escuchar primero un disco de Cream, luego otro de (digamos) Pereza, y decir que resulta increíble cómo ha involucionado el rock en estas cuatro décadas. Es decir, significa estrechar mucho el foco y tratar con desidia y reduccionismo un universo tan vasto como el de la música electrónica.

                                  La realidad es otra, claro. La realidad es que, aparte de los artistas que se dedican a los “géneros” del 4x4 (house, techno, minimal y sus cienes de variantes), hay también muchos otros que investigan músicas más abstractas: eso que llamamos ambient, por ejemplo, o jander (en homenaje al Chiquitanismo). Haciendo un recorrido a vuelapluma, le puedo recomendar que empiece, por ejemplo, con los experimentos que realizó Raymond Scott a principios de los sesenta, con especial acento en ese precioso pack de tres discos que es “Soothing sounds for baby” (y que acaban de reeditar en goloso vinilo, por cierto). Con un tono más oscuro, y a finales de los sesenta puede recurrir a los discos de Kluster, pura abstracción aural. Y ya en los setenta, a algunos de los primeros discos de Tangerine Dream (antes de convertirse en heraldos de la new wave, es decir), como “Zeit” o “Atem”, a gran parte de la obra de Brian Eno (sobre todo la serie “Ambient”) y a todos esos artistas que comienzan a trabajar con máquinas de cinta, como Pauline Oliveros y Eliane Radigue (su “Trilogia de la mort” es uno de los discos más hermosos que se han editado nunca, debe creerme), que trasladan los ideales del minimalismo a los confines de la música electrónica (Terry Riley, Phill Niblock, LaMonte Young), o que mezclan avant-garde y sintetizadores (Luc Ferrari, Henri Pousseur). Muchos de estos artistas, por cierto, siguen grabando hoy día, y están en bastante buena forma.

                                  Los ochenta son posiblemente la década menos prolija en estos asuntos. Aparte de algunos artistas afectos a las melodías ingrávidas (casi todos relacionados con el sello 4AD), a los artistas les interesaba el rollo (ejem) cazurro o industrial: Coil, Current93, Nurse With Wound, Einsturzende Neubauten y demás bestias pardas. Una tendencia que en los noventa, coincidiendo con la eclosión “popular” de la música electrónica cambia. Aquí la lista de artistas se agranda hacia el infinito, así que por reducir le dejo con un puñado de discos que explican (más o menos) toda la década: “Chill out” (90) de The KLF, “The Orb’s adventures beyond the ultraworld” (92) de The Orb, “Selected Ambient Works II” (94) de Aphex Twin, “Systemisch” (96) de Oval, “Substrata” (97) de Biosphere y “Königforst” (98) de Gas. Y los dosmiles… pues en los dosmiles, con la democratización de los ordenadores, la cosa va a más y a mejor: Taylor Deupree, Stars Of The Lid, Richard Chartier, Stephan Mathieu, Eleh, Fennesz, William Basinski, Rafael Toral, Tim Hecker, Keith Fullerton Whitman, etc, etc, etc…

                                  Como ve, en fin, no se trata de que no exista música electrónica experimental, avanzada y de calidad, sino de que no llega a sus canales. Pruebe a escuchar alguno de esos discos, y ya me cuenta. Y para otro día dejamos lo del corta-pega (yo prefiero llamarlo apropiacionismo), que también tiene su muchísima chicha.

                                  • El dia 16.10.2009, Maese Rancio dijo:

                                    Me temo que no me expliqué bien, Don Vidal.
                                    Estamos de acuerdo en lo del techno/house y demás morralla. Pero yo no comparaba a Delia con “eso”. Más bien con algunas de las pocas bandas que he escuchado de música electrónica como Kraftwerk o Röyksopp. Y me refería a que no suenan igual o a mí no me lo parece. Que siendo musica electrónica se nota la evolución del sonido, como por ejemplo puede pasar en el rock.

                                    Otra cosa que tampoco me expliqué bien. Cuando dije que ahora es más fácil con el “copia y pega”, no me refería a copiar de otra canción y pegar en la mía. Sino que en los 60 el trabajo era totalmente artesanal con cintas analógicas y ahora con un ordenador se hace en cinco segundos lo que antes se haría en cinco minutos.

                                    Cuando chaval tenía un vecino un poco más mayor que era fanático de Tangerine Dream, recuerdo que nos puso algo, pero a mí no me atrajo mucho.

                                    Me apunto las recomendaciones y prometo buscarlas y escucharlas. Como diría Rosendo, le estoy agradecido.

                                    • El dia 17.10.2009, Vidal dijo:

                                      Señor Maese, que un trabajo que antes se hacía de manera artesanal ahora se haga de manera más sencilla y rápida con un ordenador no es necesariamente malo. Es como si me dice que los periódicos antes molaban más porque los hacían los linotipistas con moldes tipográficos… no, a ver, lo que importa no es el proceso sino el resultado (en el caso de los periódicos, las noticias). Y hay gente que hace las cosas de manera artesanal y hace churros, y luego hay gente que hace las cosas utilizando tecnologías más avanzadas y hace obras maestras. En el caso de Delia, lo que tenía valor era la manera en la que seleccionaba los trozos que iba a pegar entre sí, no el pegado de esos trozos en sí mismo. Es decir, lo que tiene valor es el trabajo intelectual, no el trabajo manual. Y por supuesto, la capacidad para generar emoción. Si esa emoción se transmite con una guitarra, un ordenador o una pandereta, pues mire, a mí al menos me da igual. Period.

                                      • El dia 17.10.2009, Maese Rancio dijo:

                                        Definitivamente tenemos un problema de comunicación, Don Vidal.
                                        Creo que no dije por ningún lado que la música electrónica de ahora sea mejor o peor que la de antes, sino que ahora hay medios que simplifican muchísimo la tarea, no quise introducir ningún matiz de calidad. El proceso de creación antes era mucho más laborioso que ahora, eso no cabe duda. El resultado ya es otra cosa.

                                        Estoy buscando cosas de las que me recomendó y está la cosa complicadilla.

                                  • El dia 16.10.2009, atikus dijo:

                                    Absolutamente impresionante, no tenía ni idea de la existencia de esta mujer, vaya historia.
                                    La verdad es que pioneras como ella son un ejemplo, deberian de mandar un link a tu blog y a este post las academis de música y en especial las de sonido y sobretodo para las chavalas que quieran dedicarse al mundo de la imagen y el sonido o cosas así porque leyendo este post dan ganas estudiar tecnico de sonido eh!!…pedazo de post y pedazo de historia,…

                                    que bueno 😉

                                    gracias

                                    saludos

                                    • El dia 16.10.2009, carrascus dijo:

                                      Jejeje… Maese, voy a tener que hablar de músicos que se hayan muerto ya, no?

                                      Atikus,es usted demasiado amable. Muchas gracias.

                                      Y Vidal nos ha dejado una clase magistral de música electrónica en pocos párrafos. Posiblemente esta misma noche pueda yo tener la clase práctica si pincha algunas de estas piezas en la inauguración del Bar WAM… que eso qué es…? Pues que ellos mismos os lo digan:

                                      ¿Es posible crear un bar en Sevilla y que sea único, un lugar en el que cada detalle ayude a construir una atmósfera, un lugar en el que cualquier cosa sea posible? En Wam pensamos que sí, que es posible, y por eso hemos diseñado nuestro espacio al revés, pensando antes en todo aquello que no nos gusta, y cuidando con mimo todo lo demás. Lo primero, claro, es el espacio: Wam es ante todo un lugar transparente, un bar rodeado por dos terrazas repletas de vegetación, que por el día se deja contaminar por la cálida luz del sol, y por la noche ilumina la calle de manera misteriosa, la promesa de todo lo que puede suceder en el interior. Un interior en el que todo es amable, desde la amplia barra y la cálida puesta en escena hasta la música, a cargo de un escogido grupo de residentes e invitados que, a diferencia de lo que sucede en muchos otros lugares, pinchan de una manera amable la música que a ellos les gustaría escuchar si estuvieran entre el público. Por eso, la cabina del DJ está situada al nivel del suelo, abierta y cercana: para que nuestro público y nuestros residentes se sientan como en casa, como si estuvieran en un gran salón, en una estupenda fiesta entre amigos. Y también por eso no existe pista de baile, porque nos gusta que nuestros invitados ocupen el espacio a su manera, sin trabas, sin límites. Nosotros ponemos todos los ingredientes para que se produzca la magia: bebidas preparadas con amor, música seleccionada con mimo y el mejor escenario posible. Tú decides qué es lo que quieres que suceda…

                                      Esta noche es la inauguración, y tras un calentamiento por parte de nuestro amigo VIDAL, pinchara/montará espectáculo la señorita VINILA VON BISMARCK.

                                      Mañana será el turno de PUTO AMO. Y el domingo por la tarde pinchará otro de nuestros comunes amigos, EL PROFE FRANZ; dejando por la noche a FRAN DJ.

                                      El próximo jueves, de nuevo VIDAL. El viernes próximo MARC PIÑOL, calentado antes por PABLO VINUESA, al que conocemos por aquí como el Vinué. El sábado, LEKTRONO, y el domingo de nuevo FRAN DJ… y así sucesivamente.

                                      El WAM está en la calle Luis Montoto, junto al hotel “Los Lebreros”… vamos, lo que antes era la discoteca “El Coto” y luego ha sido varias cosas más. Esperemos que este bar de tan buena pinta dure mucho más que esos negocios anteriores.

                                      • El dia 16.10.2009, Maese Rancio dijo:

                                        Con ese nombre seguro que pinchan Last Christmas o alguna de George Michael, ¿o es que WAM significa “We Are Mötorhead”.? :-)

                                        ¡Mucha suerte con el bar!

                                        • El dia 17.10.2009, losmierdas dijo:

                                          el WAM me coje a un tiro piedra, pero un servidor destina las noches de los viernes a ponerse morao de tinto en casa… de todas formas he mandao a mi niño a que se tome un copazo de mi parte, no se si me echará cuenta… saludos y mucha suerte al nuevo garito!

                                        • El dia 17.10.2009, Del Califato... dijo:

                                          ¿Alguien acudió y puede contarnos algo del concierto de Manuel Imán ayer en Sala Malandar?

                                          • El dia 17.10.2009, carrascus dijo:

                                            Muy bonito el WAM, me gustó mucho como está dispuesto todo, y el ambiente. Pero en realidad no es que sea un bar nuevo como yo pensaba, y os decía más arriba. Solo está modernizado y enfocado de otra forma por nuestros comunes amigos, que han hecho un buen trabajo.

                                            Pero el bar sigue siendo el anexo a la discoteca “Abril”, y seguirá funcionando como antes durante todo el día, para convertirse, a partir de las diez de la noche de los miércoles a los domingos, en el WAM.

                                            Y sí, será un buen lugar al que acudir después de los conciertos para comentar las jugadas.

                                            Por cierto, que anoche, allí mismo me enteré a través del Vinué del fallecimiento de Andrés Montes. Al contrario que a él, a mí este tío no me caía muy bien cuando comentaba, a veces incluso me ponía de los nervios; pero la verdad es que a base de escucharle tanto en los partidos de baloncesto y de fútbol de la Sexta, que tanto restransmite al Sevilla, termina uno por tomarle cierto cariño. Una pena… era muy joven, solo dos años mayor que yo, creo. Perra vida…

                                            • […] La desconocida madre de la música electrónicawww.blogin-in-the-wind.es/2009/10/13/el-caos-organizado/ por incognito hace pocos segundos […]

                                              • El dia 18.10.2009, EuLaliA dijo:

                                                ¿Habeis entrado en ese enlace? Lo ha puesto alguien en su blog para dirigir a sus lectores aqui. Y a la mayoria les gusta, pero hay algunos comentarios con los que vais a alucinar :) :)

                                              • El dia 17.10.2009, zambombo dijo:

                                                Una vez llego a un artículo cuando ya está todo dicho, y una vez más me quito el sombrero por la labor en sí y la magia que rezuman estas palabras, muy en la línea de las oníricas ¿melodías? de esta señora, hasta hace una hora una total desconocida para mí. Una gran labor la suya, Carrascus.

                                                • El dia 18.10.2009, carrascus dijo:

                                                  Jejejeje… tienes razón Lali. Son para flipar; sobre todos los comentarios del machista y del seguidor de Vangelis…

                                                  Por cierto, que me gustaría agradecer desde aquí a Incógnito (quien quiera que sea) que haya hecho este pingback sobre el post de Delia, para darlo a conocer en un sitio con tantas visitas como la página de “Menéame”. Esta es tu casa también, amigo.

                                                  Y Zambombo, muy agradecido también. Y ya sabes que aquí nunca llega tarde nadie.

                                                  • El dia 18.10.2009, Maese Rancio dijo:

                                                    Como dijo el Gallo: “hay gente pa tó”.

                                                    Desde luego Don Carrascus, lo que se aprende en este blog. No solo de música. “Pingback”. Toma ya.

                                                    • El dia 23.05.2010, Me Aburro En Internet dijo:

                                                      Audio: borracho asturiano atrapado en un parking…

                                                      Un post muy interesante :) dejo un Trackback a un post relacionado…

                                                      (Required)
                                                      (Required, will not be published)

                                                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.