Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
SÍ, QUIERO
Carrascus

1.993

-Oye, ¿sabes que José Luis se ha casado?

Fue lo primero que el Gordo me dijo nada más entrar en su tienda de discos. Y no me lo creí en absoluto.

José Luis era uno de los variopintos socios que comenzaron la andadura de Producciones Informales, una agrupación de amantes de la música rock que, de forma aún más informal de lo que pudiese indicar su nombre, nos dedicábamos a organizar conciertos en Sevilla con grupos extranjeros de los que venían de gira por España.

La tienda de discos del Gordo era la base por la que todos solíamos pasar en algún momento y el único local físico que teníamos para que entrase y saliese todo el material que hacía falta para la organización de los conciertos. Poco a poco la mayoría de los que empezaron se fueron quedando por el camino, e incluso ya ni siquiera existíamos como colectivo. Pero entre varios de nosotros se establecieron lazos de amistad que hacía que siguiesemos viéndonos por la tienda o que, al menos, no faltasen las noticias sobre las andanzas de unos y otros.

José Luis era médico. Pero al contrario que el Profe Franz, el otro médico del grupo, ni su apariencia ni su comportamiento se ajustaban a los cánones que definen a los doctores en medicina habituales. Su ropa consistía la mayoría de las veces en una camiseta bastante usada en la que podían leerse nombres de grupos musicales de los llamados de culto, o provocativas proclamas, y en un pantalón vaquero raído y deshilachado, que lucía rotos al estilo grunge en las rodillas, los muslos, y unos grandes rotos horizontales en las culeras, que a veces tenían un tamaño por el que se podía ver más superficie de los gayumbos que del propio pantalón.

Siempre iba rapado y luciendo pendientes o piercings, principalmente en las cejas y la nariz, pero de un tamaño pequeño y discreto que, en realidad, le sentaban muy bien. José Luis era un tipo guapetón y bien plantado, con el que casi siempre era un placer charlar, y al que no le importaba demasiado si en esos momentos tenía trabajo o no. Aunque no le faltaban contratos temporales en los ambulatorios de los pueblos de alrededor, donde la mayoría de las veces era bastante cuestionado por su apariencia, lo que llevaba a que también lo hiciesen por su profesionalidad.

“Quillo, no entres que el médico es un punkie”, nos contaba José Luis que oyó como uno de los pacientes se dirigía al que tenía el turno siguiente en su consulta del ambulatorio de La Algaba.

-Anda ya, Gordo… te estás quedando conmigo.

-Que sí, joé, que se ha casado. –insistía ante mi negativa.

Yo continuaba sin creérmelo. Él no era del tipo de los que se casan, ni sus circunstancias eran las idóneas para ello, ni nunca nos había comentado absolutamente nada de ese tema. Vamos, que no… Y estaba ese otro importante detalle:

-Que no, Gordo, que no me creo nada. Además, ¿Cómo se va a casar si las bodas entre hombres no están permitidas?.

José Luis, cuando salía el tema, siempre nos decía que era bisexual. Pero aunque nosotros sabíamos que tenía algunas amigas en el grupo con el que solía juntarse para las noches locas del “Poseidón”, sabíamos también que a él quienes en realidad le iban eran los tíos. Con ellos había sido siempre con quienes había tenido los escarceos sexuales que le conocíamos o que le intuíamos.

Y era tan efusivo que cuando nos veía a alguno de nosotros lo primero que hacía era besarnos, sin mirar demasiado donde lo hacía. Y no me refiero solo a estar en la calle o en algún sitio público lleno de gente, sino que tampoco reparaba demasiado en donde te plantaba el beso, y cuando era demasiado cerca de los labios no podíamos evitar un cierto rubor avergonzado.

-Se ha casado con una tía, hombre… -apostilló el Gordo tras una risita que dejaba entrever que me estaba leyendo el pensamiento.

-Pues por mucho que te empeñes, yo sigo sin crérmelo. ¿Cómo se va a casar José Luis? Te habrán gastado una broma, o algo…

Porque José Luis era enemigo de las instituciones, y a mí no me cuadraba que ahora, de pronto, se metiese de cabeza en una de las más sagradas de todas ellas. Su pensamiento político y social era tan radical y anárquico que a veces era mejor no estar muy cerca de él cuando realizaba alguna de las acciones “militantes” que tanto nos divertían, pero que podían costar muy caras si llegaban a pillarte; como aquella noche, al inicio de la Guerra del Golfo, en el que no se le ocurrió otra cosa que pintar en las paredes del Ayuntamiento aquello de “Sadam, sodomízalos a todos”.

Es más, no solo no me lo imaginaba casado, sino tampoco unido a ninguna otra persona de manera fija, aún sin pasar por capilla.

-No es ninguna broma, se ha casado de verdad. –insistía el Gordo.- Pero es una boda temporal.

-¿Temporal…? Ahora sí que no lo entiendo. A ver, explícame eso. –le pedí.

-Es que un tío que él conoce tiene una amiga, o una de su familia… no lo sé muy bien, que es marroquí y está aquí sin papeles ni nada. Y la han pillado y van a echarla. La van a devolver a su país. Y la chavala tenía un dinerillo juntado, o que le han enviado… tampoco lo sé muy bien; y se lo ofrecía a algún tío que quisiera casarse con ella para poder quedarse en Sevilla.

-¿Y José Luis ha hecho eso…?

-Sí. Pero no por el dinero, que no se lo ha aceptado. Lo hace solo por hacerle el favor. Total, dice que a él lo mismo le da estar casado que soltero, va a seguir viviendo igual… y para esa chica puede suponer la vida. Se casan, siguen cada uno su camino, a ella le dan los papeles que necesita. Y cuando pase un tiempo pues se divorcian… o siguen cada uno por su lado como si nada hubiera pasado… ya sabes que a éste los papeles le dan bastante igual.

-Joé… pues sí que lleva lejos este tío la solidaridad.

Mi admiración era real y sincera.

2.009

La cola para facturar el equipaje era cansina. No parecía avanzar siquiera. Habíamos llegado al aeropuerto con casi una hora y media de antelación al embarque en el avión que nos llevaría a Roma. Pero aún a pesar de que apenas eran poco más de las seis y media de la mañana, ya se habían formado tres colas ante los mostradores de Vueling, los únicos abiertos, que atravesaban casi por entero el amplísimo espacio de la terminal de salidas del aeropuerto de San Pablo.

Madrid, Barcelona, París, Bruselas… y Roma. Y todos los destinos con aviones de la misma compañía. Y todos allí, arrebujados en las mismas colas. De vez en cuando un respiro, porque al lado de los que ya funcionaban se abría otro mostrador para atender a los viajeros de una ciudad determinada. Se ve que cuando quedaba poco tiempo para uno de los embarques, procuraban darse prisa en terminar con todos los que tuviesen que volar ahí.

Pero de todas formas la espera se tornaba aburridísima. La chica que tenía delante se volvió hacia mí y me habló.

-A este paso no llegamos a facturar a tiempo para el embarque… ¿usted también va a Roma?

Me lo dijo en un perfecto castellano, sin acento apenas perceptible. Pero aunque ni su forma de hablar ni su ropa lo declarase, a mí me pareció que debía ser natural de algún país del Magreb.

En la cola tiraba de un inmenso maletón e iba acompañada de un chaval muy joven que miraba distraídamente hacía ningún sitio en especial, como si nada de aquello fuese con él.

Le contesté que sí, y continuamos una intrascendente charla sobre lo mal que tratan las aerolíneas y las empresas de servicios en general a sus clientes. El niño no dijo una sola palabra en todo el rato. A medida que pasaban los minutos notaba como el nerviosismo de ella iba en aumento, y entre frase y frase parecía buscar con la mirada a alguien entre las personas que iban llenando cada vez más la terminal. Seguramente también viniese acompañada por alguien que, como mi esposa y el matrimonio amigo que nos acompañaba, anduviese por ahí curioseando, tomando café o fumando en algún sitio donde no estuviese prohibido hacerlo.

Cuando yo también comenzaba a dudar de que lográsemos facturar a tiempo y mi paciencia ya estaba a punto de hacer que los nervios de ella pasasen también a ser míos, ví como se abría otro de los mostradores, bajo un letrero luminoso en el que podía leerse “Roma”. Mientras se lo indicaba a mi compañera de fila y me encaminaba hacia allí ya se me habían adelantado unos cuantos. La chica morita no me siguió; seguramente pensó que ya no valía la pena cambiarse de fila, porque la que se había formado era casi tan larga como ésta en la que ella estaba.

Aún así, esta cola nueva avanzaba mucho más rápido. Cuando miraba hacia ella la veía también mirando hacia aquí, y en sus ojos, además de los nervios y la impaciencia, me parecía leer también su arrepentimiento por no haberme seguido.

Cuando estaba a punto de facturar aparecieron mis tres acompañantes y terminamos la burocracia previa. Salimos hacia la puerta de embarque. La otra chica aún tenía delante a tres o cuatro viajeros.

Ya más relajados, una vez pasado el control de seguridad me entretuve un rato en el bar sin darme cuenta de que tampoco nos quedaba mucho tiempo que perder. Y encima resultó que la puerta por la que teníamos que embarcar estaba al final de un larguísimo pasillo que tuvimos que recorrer a buen paso, por si acaso. A pocos metros del final, y ya tranquilos porque veíamos que aún quedaba gente por embarcar, fue cuando la chica con la que compartí la charla de la cola nos adelantaba por la izquierda a toda velocidad, tirando de la monstruosa maleta, y seguida por el callado chaval y por un hombre en camiseta y pantalón corto, que llevaba en brazos a una niña pequeña.

Parece que nuevamente íbamos a ser compañeros de fila, porque para entrar estábamos tras ellos. En un determinado momento el hombre que la acompañaba se giró y pude verle la cara. Por su expresión comprendí que él me había reconocido a mí unos segundos antes que yo a él. Y lo cierto es que en realidad desde la última vez que nos vimos había cambiado menos que yo; o al menos eso me parecía. José Luis seguía con la misma cabeza rapada, el mismo semblante risueño, la misma sonrisa abierta que le recordaba de los tiempos de la tienda del Gordo. Lo único diferente es que ahora estaba un poquito más gordo él también.

Cuando ya estaba preparado para recibir sus besos lo que hizo fue tomarme la mano. Para tras un breve y fuerte apretón abrazarme alegremente.

Él ya conocía a mi mujer, y nos presentó a la suya, sorprendiéndose un poco de que ya nos conociésemos también. Y luego a sus hijos: la pequeñita que llevaba en brazos, y el tacirturno chaval, del que me dijo que tenía trece años y que lo había puesto a estudiar piano, a ver si conseguía hacer de él un buen músico.

Charlamos de generalidades sobre Roma, y me dijo que ahora tenía un puesto fijo en un ambulatorio de Sanlúcar, y que vivía allí desde hacía tiempo. Le contesté que sí que debía hacerlo, porque la última vez que lo ví fue hace ya muchos años y recuerdo que estaba trabajando allí.

Mi compañera de colas habló entonces.

-No. Ahora vivimos en Sanlúcar de Barrameda. Seguramente tú debes referirte a alguna vez que os vísteis cuando estaba trabajando en Sanlúcar La Mayor por el tiempo en que tuvimos a nuestro hijo.

1.996

Apenas había dejado atrás la Plaza del Museo cuando casi me dí de bruces con él. Yo, como solía hacer siempre, caminaba de forma rápida, y él andaba parsimoniosamente, haciéndole carantoñas a un niño muy pequeño que llevaba en brazos, y que se movía tanto que a veces gateaba hasta su hombro.

-Coño, tío… ¡qué alegría verte! ¿Cómo estás…? Hace siglos que no sé nada de ti.

Seguimos andando juntos un rato más. Me dijo que no era yo el único que no le veía, que ahora apenas salía, porque al final había sentado la cabeza y se había convertido en una persona seria y formal; incluso tenía trabajo fijo. Ahora vivía aquí cerca, en la calle Torneo, y hacía casi todos los días un rato de autobús hasta Sanlúcar, donde tenía una plaza de médico de cabecera. Me contó que se había casado hacía ya casi tres años… y le interrumpí…

-Tres años. Algo de eso me contaron. Pero también me dijeron que era una cosa temporal y fingida, solo para que no enviasen a una chica extranjera de vuelta a su país…

-Y esa era la idea. Ni yo mismo me imaginaba entonces que me iba a enamorar de ella de una forma en que no me importó renunciar a la vida que llevaba.

-Pues sí que debió ser fuerte, porque tú eras el tío más juerguista y promiscuo que he conocido nunca. Y las mujeres y tú…

-Así era, -se reía. –Sin embargo, ya me ves ahora. Una vez que nos casamos le dije que se quedase durante unos días en el estudio aquél que yo tenía, pero ya nunca salió de allí hasta que necesitamos un piso más grande, que ya fue de los dos. Hace cinco meses hemos tenido un hijo. Y ya no concibo la vida sin ellos.

-Saliste ganando, José Luis, con el cambio. Y tuviste el premio que merecías. La libertad que le ofreciste a ella con tu acción resultó también ser la tuya propia.

43 Comments

  • El dia 17.09.2009, carrascus dijo:

    Lo prometo. Es el último. A partir del próximo los posts volverán a tratar de música, músicos, e historias habituales creadas en torno a ellos. Pero no me he podido resistir a contaros esta historia, cuyo recuerdo recuperé el día que partíamos hacia Roma.

    Desde ahora, el relajo vacacional se irá disipando en favor de la vuelta a las normales costumbres blogueras. En realidad el único retazo que me queda de los días de descanso es que aún me cuesta trabajo soltar el libro que esté leyendo para ponerme a escribir algo.

    • El dia 17.09.2009, Diciembre dijo:

      Dios, Carrascus, que me he emocionado de veras con la historia de tu amigo, es preciosa. Cuando leía el final, no se por que, ha venido a mi mente la canción de Sabina, ‘Rebajas de Enero’… Solo me sale decir que muchas gracias por compartirla con nosotros.

      Un abrazo!

      • El dia 17.09.2009, EulaliA dijo:

        ¿Y por que tienes que prometer nada? Si es por mi puedes seguir contandonos las historias que mas te apetezcan, aunque claro, entiendo tambien que quieras mantener a los seguidores musicales que hace tiempo que no comentan nada. De todas formas, escribas loo que escribas seguro que nos gusta.

        Oye, y que sepas que tienes unos amigos muy raritos. Pero si todo el mundo fuese como Jose Luis se acabarian todos los problemas de xenofobia, racismo, intolerancia, violencia de sexo……..

        Besos para los dos.

        • El dia 17.09.2009, Lula Fortune dijo:

          Eso digo yo, deja de prometer y cuenta lo que te salga de… dentro.
          No sé si será verdad la historia que relatas, aunque merecería serlo. Qué bonita forma de explicar los prejuicios que tenemos todos en la vida y no me refiero sólo al racismo.
          Por cierto, con ese queme del que salías de Sevilla no me extraña que Roma te pareciese tan horrible. je, je, je lo digo por joder.
          Muacks!!!! pero tú me perdonas.

          • El dia 17.09.2009, carrascus dijo:

            Por supuesto que la historia es verdad, querida Lula; total y absolutamente. Como (casi) todo lo que se cuenta en este blog… ¿de qué otra forma hubiese salido idemne yo de la Boca de la Verittá…?

            Pero sí… bromas aparte, la historia que cuento en este post es real. Las otras dos anteriores también eran totalmente reales, aunque mezclando elementos autobiográficos con otros que conocía por terceras personas y algún “adorno” extraído de la chistera donde moran los cuentos. Pero ésta no tiene adorno alguno… excepto los diálogos, que no ocurrieron así al pie de la letra, por razones debidas a la memoria que el famoso viento se llevó.

            Así que muchas gracias a las tres (no hay de qué, querida Diciembre) por vuestras animosas palabras. Vale, retiro la promesa, jejeje. Al fin y al cabo, aunque siempre he escrito aquí de música, pero siempre he salteado alguna historia personal, o alguna entrada de algo que no era musical. Así que eso no va a cambiar tampoco.

            Y Lali, no te preocupes por los seguidores musicales; ya irán apareciendo cuando les apetezca. Ya sabes que esto no es una obligación para nadie.

            • El dia 18.09.2009, carrascus dijo:

              No me quiero ir a dormir sin compartir con vosotros otra de esas luctuosas noticias que surjen cada vez más menudo; algo lógico, porque todos nuestros héroes musicales se van haciendo muy mayores.

              Esta vez quien nos ha dejado para siempre ha sido MARY TRAVERS, la chica componente del grupo Peter, Paul & Mary, que tuvieron con nuestra canción de cabecera “Blowin’ in the wind” más éxito incluso que el propio Bob Dylan. Mary ha muerto de leucemia, y tenía 79 años, creo recordar haber leído por ahí.

              • El dia 18.09.2009, Diciembre dijo:

                Triste noticia, Carrascus. Cada vez que muere alguien que como ella, nos ha tocado el corazón con su música, se mezclan sentimientos de nostalgia, tristeza, pero también de agradecimiento por ese legado maravilloso que nosotros nos encargaremos de transmitir a nuestros hijos.
                Me trae gratos recuerdos de mi infancia, con frecuencia sonaban en la habitación de mi hermano mayor…

                Descanse en paz

                • El dia 18.09.2009, Profesor Franz dijo:

                  Es lógico que los lectores de este blog desconfíen de la veracidad de lo que en él se cuenta. Hasta yo mismo dudo de que Carrascus haya ido a Roma alguna vez o incluso que haya pisado un aeropuerto. Lo que sí puedo corroborar, como testigo directo de los hechos, es que la historia de José Luis, por muy extraña que parezca, es rigurosamente verídica.

                  • El dia 18.09.2009, carrascus dijo:

                    Coño, el Profe ha dejado de maltratar ratas en la lúgubre y maloliente cueva a la que él llama laboratorio, y de mirar lascívamente en el campus a sus alumnas (y a alguno de sus alumnos) de farmacología para dar un paseo por aquí… y además para apoyar algo de lo que cuento… demasiado placer para un solo día; seguro que esta tarde me espera algo malo para compensar…

                    • El dia 18.09.2009, EulaliA dijo:

                      Espera, que copypasteo una frase del post:

                      José Luis era médico. Pero al contrario que el Profe Franz, el otro médico del grupo, ni su apariencia ni su comportamiento se ajustaban a los cánones que definen a los doctores en medicina habituales.

                      ¿Seguro que los del Profe Franz se ajustan a esos canones? Leyendo tu comentario anterior, sigo diciendo que no solo tus amigos en general, sino que tu te juntas con unos medicos muy raritos tambien :) :) :)

                      • El dia 19.09.2009, Maese Rancio dijo:

                        Seguro que también es usted amigo del Doctor Herbert West 😉
                        Curiosa y entrañable historia. Ahora que no está entre nosotros el gran Paco Gandía es usted el “namber güan” contando historias verídicas.

                        Y muy bien dicho Eulalia, “violencia de sexo”. Las personas no tenemos género sino sexo aunque la mayoría de los políticos incultos sigan persistiendo en el error.

                        • El dia 19.09.2009, Epi dijo:

                          Pues sí, una historia muy bonita que yo también viví en primera persona, lo que es una pena es que José Luis se haya quitado totalmente de enmedio y no aparezca por algún concierto de vez en cuando, como hacemos los demás.

                          Podría contar alguna anécdota, como las fiestas que organizaba en su casa del Arenal. Ésta era un apartamento pequeño con una especie de altillo donde estaba la cama que se veía desde el salón. Lo simpático era que mientras la fiesta transcurria en la sala, allí arriba, simpre había un par de parejas de chicos errollandose. Esto ocurría a mediados de los ochenta en plena época postmodernista: Edad de Oro, Bauhaus, Golpes Bajos, Bucowski, Barceló…

                          Por otro lado y refiriendome a tu post anterior, me suscribo en todo lo que cuentas, aunque por mi parte lo peor de todo fue la actitud agresiva y prepotente de los romanos, además de tener que estar siempre en guardia para que no te timen ya que, en mi caso, nada más llegar, me la dieron dos o tres veces y la sensación de que me estaban engañando no la perdí hasta que salí de allí.

                          • El dia 19.09.2009, Epi dijo:

                            Me dice Viqui, después de leer esto, que olvidamos que esta maravillosa “rara avis” se sacó antropología en los periodos de obligado paro profresional y entre fiesta y fiesta.
                            Ella me ha comentado muchas veces que, antes de que le entre el alzeimer, le gustaría poner en pie literario la historia de nuestros amigos de aquella época. ¡Menudos personajes hemos conocidos! Grandiosos

                            • El dia 19.09.2009, Profesor Franz dijo:

                              Le Canon c’est moi!

                              • El dia 19.09.2009, carrascus dijo:

                                Pues sí, Epi… posiblemente de todos los amigos de aquella época saldría una buena historia costumbrista-post-moderna, que seguro que Viqui sacaría adelante con mucho talento. A mí alguna vez me han propuesto por aquí que escribiese cosas de las que nos ocurrían alrededor de la tienda del Gordo, pero el problema es que son tantísimas que para recordarlas de forma que no se mezclasen unas con otras, y después para escribirlas, haría falta un trabajo grandísimo, digno de un libro más que de algunas entradas de blogs… pero, vamos, que de lo que en aquellos momentos sucedía aquí se podrían contar cosas a la altura de las de la movida madrileña…

                                De lo que cuentas sobre los romanos, yo tuve sensaciones encontradas; lo mismo me encontré con los hijoputas ésos que tu describes (que en una de las veces me hicieron bien la puñeta), que con otros simpatiquísimos y atentísimos… en mi caso, más o menos, fifty/fifty… yo, lo que de verdad les echo en cara, es ese pasotismo que tienen en general sobre la ciudad, consecuencia de pensar que la gente va a seguir yendo a ella aunque ellos no hagan nada. Y claro, esa lasitud ya no solo se ve reflejada en el cuidado físico de ella, sino también en las costumbres, que está haciendo que se vayan al carajo muchas de sus realidades y se estén convirtiendo en tópicos falsos, como lo de los helados y la gastronomía en las que yo hacía hincapié. Y aunque no quise entrar en ello, también habría que decir que Roma es cara de cojones…

                                Maese, al doctor West no tengo el placer de conocerle “personalmente”, jejeje, pero en mis 28 años de vida profesional alrededor de la medicina, puedo asegurarle que he conocido a otros médicos, que aunque no fuesen armados de una jeringuilla de líquido verde reanimador de cadáveres, eran más siniestros que él… y, aunque sea difícil de creer, todavía más siniestros aún que el Profe Franz también, amiga Lali.

                                Y la comparación con Paco Gandía es un halago. ¿Sabe que yo suelo usar una de sus frases de su historia verídica más famosa? Como ya ando con la rodilla un poco tonta, y de mis tiempos de futbolista también me quedan secuelas en los tobillos, pues a veces, cuando voy caminando con algún amigo o la sra. Carrascus, y se embalan un poco, les digo aquello de “opaaá, carrerita’l nene no, eeeh…”

                                • El dia 19.09.2009, carrascus dijo:

                                  ¿Os habéis enterado del chungo que le ha dado a Leonard Cohen en mitad de su concierto en Valencia?. Aquí podéis verlo… hacia el final, mientras está el solo de saxo…

                                  La verdad es que la gente reaccionó muy bien:

                                  Los 75 tacos ya no perdonan…

                                  • El dia 20.09.2009, lu dijo:

                                    El pobre… Ya tiene su edad y la gira es larguísima. Qué rabia no haberlo visto, me araño la cara pero mal.

                                  • El dia 19.09.2009, NoSurrender dijo:

                                    La vida está llena de puertas que se abren. Y me encanta que ocurran esta cosas tan imprevisibles que acaban llenando nuestras vidas. Mi enhorabuena a tu amigo.

                                    Me ha impresionado más la edad de Mary que el propio hecho de su muerte. ¿Tanto tiempo hace de aquellos años, ya? Debo estar sensible a esas cosas últimamente.

                                    Y luego lo de Cohen… me alegra verle sobre un escenario, pero que una persona de su prestigio, a su edad, se vea obligado a estos esfuerzos por culpa de una mujer… ay, qué débiles somos los hombres :)

                                    • El dia 20.09.2009, Diciembre dijo:

                                      Que peculiares tus amigos, Carrascus. Me parecéis a algo así como la versión hispana de ‘High Fidelity’, jejeje… Incluso el propietario de la tienda de discos se llama ‘Gordon’ (Rob), singular coincidencia con el apodo (imagino que cariñoso), con vuestro amigo de la tienda de discos… Pero no me hagas mucho caso que últimamente me ha dado por lo de los ‘parecidos razonables’…

                                      En cuanto al bueno de Cohen, no me extraña que le haya dado un yuyu, al hombre. Ya es triste que a su edad y por culpa del puñetero desfalco ése, no pueda jubilarse todavía. De cualquier modo según ésta crítica de su concierto en el BEC de Bilbao, continúa dando el callo para no defraudar a sus seguidores:
                                      http://www.diariovasco.com/20090919/gente/entre-vejez-viruelas-20090919.html#opina

                                      • El dia 20.09.2009, carrascus dijo:

                                        La diferencia, amiga Diciembre, con “High Fidelity” es que por el mostrador de la tienda del Gordo circulaban más latas de cerveza que discos…

                                        ¿Y esos discos…? ¿Y esos viajes a Lisboa que hacíamos para comprar importados para su tienda y mi programa de radio porque en aquel tiempo aquí aún eran difíciles de pillar…? Hay momentos surrealistas de aquellos viajes: el guardia civil de la frontera que me abrió hasta un queso a la vuelta de Lisboa, para ver qué traía dentro… el perro aquél antidroga, que metió los hocicos en rincones de mi coche que yo no sabía siquiera que existían; el Rafa tirando por la ventanilla del coche el pasaporte de la Encanni; el guardia civil al que sobornamos con el CD nuevo de los Charlatans; el registro que nos hizo la guardia civil de la frontera de Badajoz porque el cabrón del Gordo se había olvidado de soltar la libreta de papelillos para hacerse canutos y se la pillaron, con la fea consecuencia posterior de tener que soportar el espectáculo de ver al Gordo en pelota picada en el cuartillo aquél en el que nos obligaron a desnudarnos; el día que introduje en Portugal el término “baboso” aplicado a la música melódica, y que ellos comenzaron a utilizar a su manera como “babado”; los punkies del grupo Peste & Sida aporreando a puntapiés la puerta de su primera discográfica después de venir de tapear con nosotros, porque pensaban que mientras hacíamos eso la habían cerrado para no pagarles la pasta que le debían; la Encanni y yo compartiendo una cama en el hotel porque el Gordo necesitaba la otra para él solo y todo su volumen corporal (antes de que penséis malamente debo aclarar que la Encanni es un tío que se llama Carlitos); las tías vestidas de guardias rusas que curraban en el “Perestroika” poniéndonos copas gratis porque se pensaban que éramos altos ejecutivos discográficos españoles que habíamos ido a fichar a los Reporter Estrábico que actuaban allí esa noche; el paseo que nos dimos porque yo iba con el coche al puerto de Lisboa y fuí siguiendo las indicaciones que ponían “Porto”, hasta que en la entrada de la autopista de peaje nos dimos cuenta que esa señal no nos enviaba hacia el puerto sino hacia Oporto; la pasta que nos costó entrar y salir de la puñetera autopista de peaje de Oporto… ah, aquellos tiempos en que uno era joven, rebelde… y tonto…

                                        Oiga Diciembre… hablando de jóvenes… y tontas…¿es usted una de ésas a las que se oye gritar a Brad Pitt en su ciudad?

                                        Para que vea, amigo NoSurrender, la edad hasta la que algunos dan guerra… y usted anda medio depre porque ha cumplido los 42… no te jode!!?? Muchas felicidades, por cierto…

                                        • El dia 20.09.2009, Diciembre dijo:

                                          jajajajaja…, lo que yo decía, ahora me recordáis a los protas de “Resacon en las Vegas”, ¿la habeis visto?, divertidísima, de ésas pelis que te ofrecen justo lo que les pides: pasar un rato divertido y echar unas carcajadas, sin más, y vaya si las echamos, jeje… Estaría bien una nueva sección en el blog dónde nos contaras éstas surrealistas, gamberras pero también tiernas, vivencias tuyas. O también esos otros relatos tan interesantes y tan genialmente narrados.

                                          En cuanto al Pitt, hay que reconocer que el hombre está “muy bien de salud”, jeje, pero nunca ha llamado demasiado mi atención, la verdad. Y de adolescente tampoco he sido de grititos histéricos, a verdad.
                                          A mi quien me ‘pone’ es el amigo Collin Firth %-) . Por cierto que tengo un buen amigo cinéfilo acreditado en el festival, que me tiene a corriente de lo que por allí se cuece…
                                          Y podría decir aquello de que tampoco tengo edad para reaccionar como una quinceañera, pero es que a mis casi 43 tacos, soy de las que no renunciará nunca a brincar como una posesa, levantar los brazos o corear en directo las canciones de Manolo, o de Bruce, al que encuentro muchísimo mas sexy que a Pitt, vas a comparar…

                                          El pasado año si que nos acercamos al Zinemaldi, porque mi hija adora a la Streep, y fíjaos que suerte tuvo la jodía, que consiguió su autógrafo, fotos, y hasta un video que circula por ahí y que ahora mismo no localizo:
                                          http://www.sansebastianfestival.com/es/ficha.php?ano=2008&ap=2&id=238 (en la cuarta fotografía, mi brujilla y su hermano, al que tan sólo se le ven los piños, y al que Meryl dedicó unas cariñosas palabras y caricia en el moflete.
                                          Me he pasao, sorry…, amor de madre petarda…

                                          ¿Como decís?…ZZZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzZZZZZZZZ…, no, si lo entiendo, jeje

                                          • El dia 23.09.2009, juanlu dijo:

                                            ¿Cervezas en el mostrador del Gordo???? Pocos discos me compré estando medio pedo y diciendo “esto es la ostia!!” y al escucharlos en casa arrepentirme. Pero no era culpa suya, es que en la tiemda nos lo pasábamos tan bien que todo parecía bueno :-)

                                            Eso si, el Gordo me iluminó musicalmente, eso que quede claro.

                                            • El dia 23.09.2009, carrascus dijo:

                                              Hombreeee… Juanlu, ¡cuanto tiempo sin aparecer por aquí! ¿Te mantiene muy ocupado la creación de la peña sevillista de París? ¿Como va la cosa…?

                                              Anda que el puñetero Gordo no nos vendió morralla cuando nos tenía apapalinaos con la birra…! :)

                                          • El dia 20.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                            Oiga, Don Carrascus ¿también se cachondeaban de los clientes que pedían discos como el “I’ve just called to say I love you”?

                                            El dueño de la tienda es Rob Fleming, lo que pasa es que en la peli le cambiaron el nombre e incluso de continente.
                                            He visto que Mister Hornby acaba de sacar libro y vuelve a tratar el tema de la música, a ver si no tardan mucho en traducirlo. Esperemos que sea mejor que el último que es regularcillo na más.

                                            • El dia 20.09.2009, carrascus dijo:

                                              De alguno que otro sí que nos reímos, Maese. Pero lo hicimos cuando ya había salido de la tienda, eh…

                                              ¿Sabe que “High Fidelity” lo conciertieron hace año y pico también en musical de Broadway? A ver si lo adaptan al castellano y podemos verlo por aquí.

                                              ¿Colin Firth no es un poco soso, amiga Diciembre…? Ah, y enhorabuena, tu hija es una morenita muy guapa.

                                              • El dia 20.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                Vaya, la gracia es vacilarle un poco en la cara:
                                                -- “no, el último de Mecano no lo tenemos, pero nos acaba de llegar un pirata de Camela en el Madison Square Garden por si le interesa”.

                                                Algo había leído del musical, no sé si usted ya lo había comentado en mi blog. A ver si tenemos suerte.

                                                A mi no me parece mal actor Colin Firth, además es el prota de Fuera de juego, la versión cinematográfica de Fiebre en las gradas de Nick Hornby. Mi libro de cabecera, todo sea dicho. Además tuve la suerte de que me lo firmara y de decirle que me veía reflejado en dicho libro, cuando estuvo aquí en el Spoken Word Festival.
                                                Esa firma, junto con la de Angus, son mis dos tesoros de mitómano.

                                                • El dia 20.09.2009, Diciembre dijo:

                                                  Hey, amigo Maese, se han cruzado nuestros comentarios. Hoy me he acordado de Ud. pues mañana y dentro de la programación del Festival de Cine de mi Ciudad, está prevista la proyección de ‘Ponyo en el acantilado’, de su admirado Miyazaki, en el Velódromo Donostiarra. Mi hijo irá a verla junto con compañeros de su colegio y de otros centros escolares. Desconocíamos éste título, ¿lo conoce? Por cierto que indagando he visto que otra de sus obras se titula: “Laputa: El castillo en el cielo”, zuzto nos hemos llevao su padre y yo al pensar que podía haber tocado ésta otra, con el cachondeíto que se gastan los niños de hoy en día…, claro que a lo mejor va a ser un error de la “wiki”…

                                                  (Gracias por su apoyo al Sr. Firth ;-))

                                                  • El dia 20.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                    Antes que nada, por favor, tutéame Diciembre. Yo me hablo de usted con Don Carrascus más que nada como licencia literaria 😉 (además tú y yo tenemos la misma edad)
                                                    Ponyo es la última peli de Miyazaki que se estrenó hace poco meses y antes de fin de año sale en dvd. Muy buena, recomendable para niños y mayores.
                                                    “Laputa” es castillo en japonés, pero la peli se comercializó aquí con el título de “El castillo en el cielo”, ya se cuidaron de usar esa palabra. Incluso Miyazaki tiene otra de una aprendiz de bruja que se llama Kiki, y que en español le cambiaron el nombre a Nicky.
                                                    A partir del mes que viene van a editar en dvd sus pelis antiguas, no te pierdas Totoro (que es el bicho ese de mi avatar) que también van a proyectar en cines.

                                                    • El dia 21.09.2009, Diciembre dijo:

                                                      OK, Maese. Además ya habíamos hablado anteriormente de otras obras de Miyazaki como la estupenda ‘El Castillo Ambulante’, que de momento continúa siendo la favorita en casa, entre las que ya hemos visto. Si mal no recuerdo intenté hacerme con ‘Mi Vecino Totoro’ pero creo que no la encontré, o no sé exactamente que ocurrió. Ponyo me la ha recordado, volveré a buscarla.
                                                      En cuanto a lo de los idiomas, es lo que tienen, que pueden prestarse a éste tipo de situaciones digamos que ‘incómodas’, jeje. En cualquier caso es lógico que las distribuidoras tengan esto controlado, por si acaso. Muchas gracias por la info, majo!

                                                      Besos!

                                                      • El dia 21.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                        Totoro salió a la venta en vhs hace la tira de años, pero nunca en dvd. En diciembre próximo editan por fin el dvd (magnífico regalo de Reyes), previo estreno en cines.
                                                        Hasta ahora solo se podía pillar por la red gracias a alguien que unió la imagen del dvd japonés y el sonido del vhs español.
                                                        Si tengo que elegir una de Miyazaki me resultaría muy difícil, pero estaría entre Mi vecino Totoro y El viaje de Chihiro.
                                                        De nada y besos!

                                              • El dia 20.09.2009, Diciembre dijo:

                                                Jjejeje, amigo Carrascus, es posible que Colin Firth resulte soso, no eres el único que me lo dice (el sosainas ese, lo llama mi amigo el cinéfilo, para picarme, jeje), pero yo a ésa sosez, la llamo, irresistible aire melancólico (cursi, lo sé, en mi línea, que le voy a hacer, jeje). Además lo considero un gran actor y ya estoy deseando verlo en “Dorian Gray”, nueva versión del clásico, y en “Catalonia”, basada en el libro de Orwell sobre la Guerra Civil Española y con el aliciente añadido de su banda sonora, a cargo del maestro Knopfler…

                                                (Gracias por lo que dices de mi “brujilla”)

                                                • El dia 21.09.2009, lu dijo:

                                                  Hacen musicales con todo. Ya puestos, lo próximo puede ser una cumbre del G8, con Berlusconi, Obama,… Yo le veo tirón y ellos fijo que lo están deseando. Incluso puede cantarse algo Carla Bruni. Uf.

                                                • El dia 21.09.2009, dama dijo:

                                                  ¡que historia más fantástica!. Yo también tengo un caso parecido, una boda por papeles, y ella es casi su madre. De momento va todo bien, veremos a ver cuando pase el tiempo. Me he enamorado platónicamente de su protagonista, esa descripción, ese aire a lo “dulce venganza” como que me encanta. Si me lo cruzo en mis años dorados sanluqueños…

                                                  • El dia 21.09.2009, atikus dijo:

                                                    Bueno, pues no sé por que no vas a seguir contando historias si te apetece..que yo al menos me divierto también eh!..jeje

                                                    Recuerdo que en el año 1994 trabaje en el periodico El puerto Infornación…bueno eran muchos, tambien Cadiz información, Jerez información..etc y meti la pata (trabajaba en retoque de fotos y publicidad) puse un anuncio en el que ponis San Lucar separado..uno que es de la Capi 😉

                                                    saludos

                                                    • El dia 21.09.2009, carrascus dijo:

                                                      Pues por allí anda, amiga Dama, por Sanlúcar de Barrameda. Se ha quedao usté ya con como se escribe, no, Atikus?

                                                      • El dia 21.09.2009, zambombo dijo:

                                                        Pues Carrascus, yo creo que estas historias son un valor añadido para este blog, cuyos artículos sobre música son ya de por sí impagables. ¿O acaso los habituales hablamos siempre de música en los comentarios?

                                                        Y por otra parte, reconozco ser adicto a historias y anécdotas como las que cuentas de Lisboa en uno de los comentarios, que me recuerdan mucho a las andanzas del prota de “El Rock de la Calle Feria” (ya, ya sé que el libro no te gusta; es sólo por poner una referencia).

                                                        En definitiva: Me sumo a los que te animan a hablar de lo que te dé la gana, que para eso es tu blog. Y que conste que mi ausencia en los comentarios no se debe al cambio de temática, sino a asuntos personales.

                                                        • El dia 21.09.2009, lu dijo:

                                                          Pues yo, para dar por culo más que nada, voy a pedirte que hablemos una mijita de rocanrol. ¿Puedo hacer una petición? Además, también me encantaría que le metieras literatura…
                                                          Venga…
                                                          Dí que sí…
                                                          Te mando un beso pelota pelota para convencerte del todo.

                                                          • El dia 21.09.2009, Sonu dijo:

                                                            Yo también doy fe de que lo que cuenta el Sr.Carrascus es totalmente cierto, lo que no sabía era la continuación de esta historia…….vivir para ver………

                                                            • El dia 21.09.2009, carrascus dijo:

                                                              Hombre, Sonu… ¿Tú no te habías ido a Portugal? Por línea interna te enviaré mañana noticias del amiguito que nos dejaste el otro día. Ya está totalmente integrado en el ambiente general… pero es un poco hijoputilla, te adelanto.

                                                              Y Lu, claro que puedes hacer una petición. Ya veremos después si soy capaz de complacerla, pero por intentarlo no va a quedar. De todas formas, te acepto el beso.

                                                              Ya tengo medio terminado el siguiente post. Musical. A ver si me da tiempo a subirlo mañana, que todavía ando terminando con algunas de las lecturas que me propuse para las vacaciones. En cuanto finiquite una estupenda novela negra marroquí que tengo ahora entre manos cogeré el rítmo habitual.

                                                              Zambombo… ¿tú también eres de los que perdiste un tiempo valiosísimo leyendo esa novela cosa…? No te creas ni la mitad, eh… Te agradezco profundamente lo que me dices. Ya te echaba de menos.

                                                              • El dia 22.09.2009, lu dijo:

                                                                Gracias, Carrascus, eres un sol. Es que hace unos días, escuchando un disco de Weather Report, me acordé de la historia de Jaco Pastorius. La conocí hace poco y me impactó muchísimo. Enseguida pensé que me encantaría leértela a ti, seguro que la cuentas con sensibilidad y su dosis justa de literatura. Pero nada de compromisos, ¿eh? Sólo si te apetece, faltaría más. A lo mejor ya has hablado de esto y todo.
                                                                Otro beso, que son gratis.

                                                                • El dia 22.09.2009, zambombo dijo:

                                                                  Llegué a esa novela debido a mi amistad con una persona muy cercana al autor, pero he de decir que me gustó, objetivamente, la devoré, me pareció muy amena. Claro que yo no viví esa época (bueno, sí, pero era un niño por entonces), por lo que no puedo opinar.

                                                                  Lamento mi condición guadianesca, pero mi trabajo es lo que tiene. Mi familia me dice lo mismo.

                                                                • El dia 22.09.2009, Microalgo dijo:

                                                                  Qué cosas.

                                                                  Yo también conocí a un tipo que pegó un cambio radical… pero un poco más traidoramente. De joven era el más anarquista, y en cuanto empezó a ganar dinero… En fin, dejémoslo, no quiero hacer sangre.

                                                                  • El dia 22.09.2009, carrascus dijo:

                                                                    Esos cambios suceden más a menudo, no, D. Micro?

                                                                    Me alegro de que al menos usted disfrutase de la novela, amigo Zambombo. Como usted ya sabe, a mí no me gustó nada en absoluto. Sobre todo por el aire con el que está escrita… una manera que tiene el autor de decir “no soy yo el protagonista”, pero a la vez queriendo dejar claro que sí era él, y lo enrollado que era en aquel entonces. Y unas situaciones descritas que son a veces totalmente previsibles, y otras totalmente falsas… ya me dirá usted si ese viaje que plantea puede crérselo alguien, de la forma en que dice que transcurrió… en aquella época, como en ésta que vivimos ahora, no todo el monte era orégano, y eso siempre hay que tenerlo presente.

                                                                    Y Lu, en principio puedes contar con el post. Jaco es una figura muy controvertida que seguro que da para desarrollar una buena historia, y hablar un poco de la genialidad y el dolor de los grandes músicos.

                                                                    (Required)
                                                                    (Required, will not be published)

                                                                    Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.