Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
ARRIVEDERCI, ROMA
Carrascus

Creo que ya no voy a volver más a Roma.

Es una aseveración extraña para alguien tan enamorado de Roma como yo, ¿verdad? Pero es que esta vez he vuelto con la sensación de que a los romanos, desde el más alto munícipe, hasta el más humilde camarero, pasando por los dueños de restaurantes y los conductores de autobuses, se han quedado establecidos en la creencia de que los visitantes seguirán acudiendo a su ciudad de todas maneras, aunque ellos no hagan nada por cuidar su patrimonio material, social y cultural. Y por eso yo no voy a volver más. Sé que un grano no hace granero… pero ayuda al compañero. Sé que juego con ventaja porque yo ya conozco unas maravillas que solo pueden conocerse yendo allí. No trato de convencer a nadie, la mía es una decisión personal; pero estoy seguro de que si la siguiesen muchos turistas más, los romanos no tendrían más remedio que espabilar. Porque se han quedado anquilosados, y sobre Roma hay que comenzar a revisar muchos tópicos.

Esta diatriba no va sobre las maravillas que sigue conteniendo Roma. Sus ruinas romanas siguen siendo el testimonio de más de dos mil quinientos años de historia, y forman un conjunto arqueológico y antropológico que nadie debería morirse sin contemplar alguna vez. Y sus fantásticos templos cristianos, con todo el arte y la cultura que contienen, siguen siendo impresionantes. Y siguen teniendo ese aura que solo podían lograr los constructores de las grandes catedrales, con sus conocimientos casi místicos, y los artistas renacentistas que cambiaron el dinero vaticano por obras artísticas que te dejan sin respiración. Entramos en ellos y somos transportado a otro mundo etéreo. Nos acercamos a una escultura de Miguel Angel y notamos en nuestro interior algo parecido a lo que el gran escritor Stendhal debió sentir al entrar en el Panteón, y que ahora conocemos como el síndrome que lleva su nombre.

Estamos en Roma… la ciudad eterna…

Pero salimos a la calle, y estamos en Roma… la ciudad cada vez más perecedera…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Sam Cooke – “Rome (wasn’t built in a day)”

Prueba irrefutable de que, aunque a veces lo parezca, en este blog no se cuentan mentiras, es que saqué el brazo de la Bocca della Veritá con la mano íntegra y todos los dedos en perfecto estado para seguir tecleando.

Tampoco trato de enviar invectivas a esa materialidad a la que se refería nuestra amiga Dama en su comentario de hace algunos días sobre “la realidad Vaticano-Audis por doquier”. Aunque allí ocurra en mayor medida al ser el centro católico del mundo, pero es una objetividad que se cumple en todos los paises en los que haya iglesias y cardenales. No voy a decir que el tesoro del Vaticano serviría para arreglar muchas penurias del tercer mundo porque no quiero que este texto caiga en la demagogia en ningún momento. A eso ya estamos acostumbrados y lo vemos también aquí en Sevilla más que en casi cualquier otra parte del mundo. Pero sí que es sangrante que entremos en una de las cuatro basílicas patriarcales, como es Santa Maria Maggiore, y se nos caiga el alma a los pies viendo los artesonados del techo, los mosaicos del coro… y en todas y cada una de las capillas laterales un bochornoso cepillo pidiendo unas monedas para ayudar en la reconstrucción. Vuelvo a decir que no quiero ser demagogo, y por eso no voy a mencionar siquiera que podrían desmontar algunas de las fabulosas columnas de oro con incrustaciones de lapislázuli de la tumba de San Ignacio, o incluso vender cuatro o cinco artísticos cálices de esos que tienen guardados en cualquier sagrario sin usar desde hace siglos. No… el arte no tiene que ser moneda de cambio. Pero me da la impresión de que bastaría con que recogieran los intereses generados por alguno de sus fondos financieros de Zurich. Seguro que incluso les sobraría para adecentar la columna de la plaza y quitarle los jaramagos silvestres que los concejales de cultura o urbanismo dejan crecer en ella desvergonzadamente.

Me temo que el Papa actual es muy diferente de aquellos otros del siglo quince y de principios del dieciseis, que supieron emplear la enorme riqueza que el Vaticano había acumulado, mientras que la desidia del Ayuntamiento romano no difiere demasiado del poder devastador de Carlos I de España a la hora de saquear la ciudad.

Y no es que uno vaya por el mundo de mezquino, porque eché monedas en bastantes de esos cepillos; pero por razones muy diferentes. Al salir de viaje intento desprenderme de las capas iconoclastas y quedarme solamente con las mitómanas; y por eso me dejo influir por la cultura, por la estética o por los recuerdos y vivencias personales, y me fotografío y dejo monedas ante la tumba de Pio XI, que fue el papa que dio nombre a la escuela sevillana en la que por primera vez un profesor me imbuyó el gusanillo de la escritura; ante el sepulcro de San Ignacio de Loyola, que es el santo que le da nombre a la iglesia del Polígano, junto a la que he vivido tantísimos años; o ante la tumba de Santa Gemma, encontrada por casualidad en un templo que no forma parte del circuito turístico, y que precisamente por eso no fotografié, ya que en aquel momento se estaba celebrando una boda, y al estar cerca del altar mayor no quise dar el cante; pero a cambio del pequeño óbolo sí que puse una velita encendida en una de las bandejitas con forma de hoja que formaban parte de la grandiosa palmatoria, con una persona amiga en mente… que cree en la religión aún menos que yo. Pero hay cosas que no se hacen por motivos tangibles.

La dualidad entre lo sagrado y lo profano queda en Roma suficientemente establecida cuando uno cambia sin solución de continuidad los lienzos de Caravaggio de Santa Maria del Popolo, por las telas de los trajes de los escaparates de las tiendas de Valentino o Armani que hay en la Via del Babuino, que es la que hay que tomar para ir desde esa iglesia hasta la famosísima Piazza di Spagna… a ver, los lectores que conozcan Sevilla… ¿os imagináis paseando por la calle Tetuán y encontraros ratas? No creo que el saneamiento de la ciudad sea tan caro ni difícil, y debería ser algo prioritario. Y es extraño esto de los roedores por el centro, porque Roma está llena de gatos… hay incluso colonias de ellos en el interior de conjuntos monumentales como las Termas de Diocleciano o el Palacio Spada, en el que hasta hay carteles avisando de que tengas cuidado porque estás en territorio felino… y son enormes, gordísimos, ladinos, que te observan aviesamente… increíble.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Rita Pavone – “I gatti di Roma”

A lo mejor llevaba razón nuestra amiga ZP cuando dijo que aún no había perdido mi encanto, porque alguna romana perdió la cabeza por mí.

Ni tampoco debe ser excesivamente costoso gastar una parte del presupuesto destinado al mobiliario urbano en más papeleras… el pequeño vasito en el que me sirvieron el helado en la sobrevalorada “Giolitti” no pude tirarlo hasta llegar a la Piazza de la Colonna y cruzar la ancha Via del Corso porque al otro lado se vislumbraba una papelera. En ese trayecto, en Sevilla, hubiese encontrado 10 o 12 de ellas… otra cosa diferente es que aquí se utilicen más o menos que allí.

Los helados… por ahí arriba hablaba yo sobre revisar tópicos. Y quisiera recordaros que no estoy hablando de Italia entera; esta vez no he estado en Padua, ni en Siena, ni en Florencia, ni en Milán, ni en Asís… esta vez solo he estado en Roma, y es a esta ciudad a la que me estoy refiriendo únicamente. ¿Dónde están esos helados que pasan por ser los infinitamente mejores del mundo? En “Giolitti” no, en las terrazas de Piazza Nabona tampoco, ni en los variados restaurantes en los que he estado pidiéndolos de postre tras cada comida y cena… No están malos, casi ningún helado suele estarlo, pero la textura, la diversidad de sabores, son un mito que se derrumbó seguramente hace bastante tiempo. Te los sirven en cucuruchos o vasitos, de cualquier manera; en algún bar usan copas de cristal, pero olvídate de los detallitos y ornamentos que usan por aquí. ¿Si digo que prefiero los del “Rayas” me diréis que estoy muy chauvinista? Perdón si lo parece, pero es que Sevilla es la ciudad que tengo más a mano para comparar… y eso que aquí tenemos un Ayuntamiento de risa y un servicio de restauración cada vez menos servicial. Además, con lo que te cobran allí por cualquier helado podrías comprarte un kilo del Häagen-Dazs que más te apetezca, y estaremos de acuerdo en que esos sí que son buenos… no?

Seguramente los romanos comerán pasta buenísima y variada en sus propias casas, sobre todo si las prepara una madonna clásica con mucho amor y tranquilidad, pero os juro por lo más sagrado que en cualquiera de los varios restaurantes “San Marco” de Sevilla hay más variedad y calidad en los platos de pasta que en los ristorantes, trattorias y osterias de Roma; e incluso de la socorrida pizza solo aparecen las mismas cinco o seis variedades en todas las cartas. Otra antigua realidad convertida ya también en tópico. Los menús de unos lugares a otros se repiten hasta la saciedad, comida uniforme, sin demasiada calidad, ninguna variedad y preparada de cualquier manera. Y el muestreo del que me valgo para decir esto me parece suficientemente representativo porque todas las comidas y cenas las hice en restaurantes, de diferentes categorías y en diferentes zonas, tanto turísticas como de paisanaje local. Se encuentran honrosas excepciones, por supuesto; podemos encontrarnos un plato de muy buen gusto en un local de mediana clase de los alrededores de Termini, o dar por casualidad, buscando otro que estaba cerrado, con un restaurante enclavado en pleno Vaticano, en el interior del antiguo Hospital del Espíritu Santo, cuyo patio es un excelente lugar para comer tranquilamente, así como también lo es (nos trasladamos allí para el postre y el café) su interior, unos enormes salones llenos de frescos por las paredes y los techos, que habían sido dependencias personales de uno de los Papas de la familia Della Rovere. Perlas en el mar, como escribió Aute.

Todo esto no son más que unos ejemplos concretos para ilustrar la dejadez de los romanos, que con su apoltronamiento y su dejarse llevar por la inercia de la fama de la ciudad, están consiguiendo que sea una sensación de decrepitud, más que de clasicismo, la que uno se encuentra ahora andando por las calles de Roma. Siempre se ha dicho de ella que es tan grande y hay tanto que mantener que debemos volver varias veces porque siempre encontraremos algo en pleno estado de conservación, de lo que no podremos disfrutar en algún momento. Y sí, anteriormente me he encontrado yo mismo con una pared de la Capilla Sixtina tapada por restauración, o con el Arco de Constantino invisible porque estaba cubierto de andamios y protecciones; pero ese no es el caso actual. Se ven andamios (pocos) y grúas (poquísimas), y los pedazos caen con más rapidez de lo que se levanta un enlucido.

Y el olor. Desde los puentes Garibaldi o Fabricio siempre se olían los vapores de las comidas, de las carnes a la brasa, de los fritos de los locales de la orilla del Tíber. Ahora solo huele mal… simplemente mal.

El encanto del mercadillo de Porta Portese se ha diluido. Igual te daría pasear por el del Charco La Pava; ya ni siquiera queda la simpatía del regateo con aquellos mercachifles que se ofendían si les hacías una oferta a la baja porque ellos eran “romanos de séptima generación”. Las casetas de la Piazza de la Repubblica, que podrían constituir perfectamente otra Cuesta de Moyano, solo se encuentran atestadas de saldos y basura. La Via Lungaretta, del Trastevere, ya solo es una calle más de aburrida marcha nocturna y restaurantes flojitos atestados de turistas, en la que la gloria de llegar a través de ella hasta Santa María In Trastevere puede verse empañada por la miseria de perder un tobillo en un pavimento que seguro que tenía mejor conservado el ayuntamiento del año 1.609, que el que gobierna la ciudad cuatrocientos años después…

Así que por todas estas cosas, y algunas más… arrivederci, Roma. Para siempre.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Dean Martin – “Arrivederci, Roma”
(Tal como la presentó y emitió Bob Dylan en su programa de radio a principios del año pasado)

55 Comments

  • El dia 12.09.2009, lu dijo:

    Carrascus, qué cabezota eres. Nunca digas nunca jamás, hombre, que no te pega.
    Me encanta lo de los gatos en Roma. ¿Estuviste en Largo Argentina? A mí me dejó completamente pillá.
    Los pies de foto son muy buenos, me parto, tienes todo el arte.

    • El dia 12.09.2009, nomes ploraria dijo:

      Carrascus, vamos por partes.
      Me alegra la feliz coincidencia. Frecuentamos el mismo peluquero e idéntico peinado :)
      Viví dos años en Milán a principios de los ochenta y he vuelto unas pocas veces durante estos años a Italia. La última vez que estuve en Roma comí mal pero el Caravaggio de San Luigi dei Francesi me recompuso aunque tuviera que insertar un euro para que se encendieran las luces. Conocí a un español que trabajaba en el Instituto Cervantes y me dijo que si quieres conocer Roma de verdad (yo diría que incluso Italia) visites el ayuntamiento o un hospital. Estaba un poco amargado después de cinco años allií y le comprendo. Recuerdo la madrugada en el taxi llegando a Barcelona: todo me parecía limpio y ordenado y no es que mi ciudad sea un ejemplo de civismo y limpieza.
      Pasé el último fin de año en Nápoles y a parte de que están locos con los petardos (varios muertos y cientos de heridos) hablan de la descortesía como su virtud nacional. Como bien dices, he comido pasta y pizzas mucho mejores en Barcelona que en los supuestos lugares auténticos y acompañados por napolitanos.

      En fin, perdona por la parrafada. Un día te enseño mi Les Paul.
      Un abrazo

      • El dia 12.09.2009, carrascus dijo:

        Nada que perdonar, amigo Nomes; al contrario, estoy encantado de verle de nuevo por aquí después de tanto tiempo. Y tiene razón, uno casi entra en éxtasis místico contemplado el cuadro en San Luis de los Franceses. Me alegro además de que alguien esté de acuerdo conmigo con respecto al tópico de la comida.

        Respecto a lo de nuestros peluqueros, a mí suele pelarme uno con una camiseta que dice “uno vale lo mismo que su último corte de pelo”… pero a nosotros dos eso nos parece una falacia, ¿verdad, amigo?

        Estuve en el Largo Argentina, sí, querida Lu. Y es verdad que había también varios gatos. Incluso la sra. Carrascus quiso fotografiar uno, pero teníamos que verlo todo desde las barandillas de arriba, porque la primera portezuela de acceso a las rampas estaba cerrada y no se podía bajar. No sé si siempre es así o es que estaban trabajando o algo, aunque movimiento por allí solo se veía el de los gatos…

        Y bueno… puedes sustituir el “para siempre” del final del post por un “mientras siga así”.

        • El dia 12.09.2009, Maese Rancio dijo:

          Ya tardaba en aparecer el gran Dino en la entrada, pero dicen que lo mejor se deja para el final.
          Nunca he estado en Roma. Una vez en Bolonia (para ver al Betis cuando jugaba la UEFA) y tres veces en Milán porque allí vive un amigo mío. La última vez comí una pizza que compró en una panadería cerca de su casa que estaba muy buena, era de masa estilo pan, pero las que ponen en la calle Feria, creo que se llama el sitio El jueves, están tremendas, aunque son de masa fina.
          Una vez vi una camiseta que ponía: “No es una calva, es una placa solar para esta máquina sexual”. No dentro de mucho podré ponerme una de esas… :-)

          • El dia 12.09.2009, carrascus dijo:

            Jejejeje… está bien la camiseta ésa. Pero no tenga prisa por ponérsela, amigo Maese, que ya tendrá tiempo de sobra.

            Bueno… pues comienza la nueva temporada en el Sánchez Pizjuán. Vámonos. A ver si el Sevilla nos quita la mala sensación que nos ha dejado esta tarde la selección de baloncesto… que vaya eurobasket que nos están dando, los angelitos… me parece que como sigan así Scariolo va a seguir teniendo a la señora madre más recordada en todas las canchas españolas.

            • El dia 12.09.2009, Gemma dijo:

              Anda!!!! Pues yo solo sabia de mi nombre que mi santo era el 11 de abril, pero no tenia ni idea de esta santa. Ahora he buscado cosas de ella en internet y he flipado, pero en ningún sitio dice nada de su tumba ni de donde está. Dímelo, que ya me pica la curiosidad.

              Y algo me dice que con esta entrada vas a tener en contra a muchos discutidores.

              • El dia 13.09.2009, Diciembre dijo:

                Jeje, estoy con Lu, que buenos tus comentarios de pié de foto. Ayss, que con lo que has contado me he sentido transportada a Roma por unos minutos… Y a pesar de lo que cuentas sobre las ratas y el mal olor, no pienso morirme sin ver las obras de mis admirados maestros de Renacimiento Italiano. Aunque tenga que llevarme un casco y la fiambrera con los fetuccini, de casa…

                Que pena lo que cuentas sobre la dejadez y abandono de todas ésas maravillas. Dan ganas de llamar a A-RSF (Restauradores Sin Fronteras)…

                • El dia 13.09.2009, Sonu dijo:

                  Qué se puede esperar de una ciudad que en sus tenderetes callejeros muestra calzonas de deporte con los genitales del famoso David de Michelangelo a tamaño natural y bien detallados………..entre esto y el impresentable de Berlusconi es la auténtica caída del Imperio Romano…….La canción de la Pavone sobre “I gatti”,para mis favoritos…saludos…

                  • El dia 13.09.2009, lu dijo:

                    ¿Sólo había varios gatos en Largo Argentina? Yo vi cientos, era como Los Pájaros de Hitchcock pero con gatos. En esas ruinas hay una asociación que cuida de ellos. Creo que las visitas están muy limitadas, es un santuario para los gatos, no para los turistas. Julio César fue asesinado allí.
                    Otra cosa que me gusta de Roma: el agua de las fuentes públicas, que sale fresquita. Ah, y los escaparates de las tiendas de ropa eclesiástica, qué variedad. Fellini exageraba sólo un poquito en su peli:
                    http://www.youtube.com/watch?v=CYzRL9YIswQ
                    Besos

                    • El dia 13.09.2009, carrascus dijo:

                      En eso del agua fresquita de las fuentes sí que tienes mucha razón, amiga Lu. Yo no paraba de ir llenando mi botellita de unas a otras. Fuentes de ésas hay casi más que papeleras, jejeje…

                      Y no, no había tantos gatos. La verdad es que era casi mediodía y hacía mucha calor; por eso a lo mejor la mayoría estaban dentro de las ruinas, a la sombrita y no los veíamos. Por cierto, que la mayor de todas las tiendas de ropa eclesiástica que ví no estaba en las inmediaciones del Vaticano, sino precísamente al lado del Largo Argentina, en la Vía dei Cestari, que es la que hay que coger para ir desde allí a la Piazza de la Minerva (con una iglesia que tiene una escultura de Miguel Angel) y al Panteon.

                      Oye, Sonu… a lo mejor te puede interesar esto. A Celia, que le gustan también mucho los gatos, le trajimos de Roma un calendario de gran tamaño para el 2010 que se llama como la canción, “I gatti di Roma”, y en la lámina de cada mes muestra un rincón de Roma con algún gato. Es muy bonito, y quizás puedas pillarlo a través de internet, o encargárselo a alguien de allí en estos meses. Nos costó 12 euros en la Piazza di Spagna, y después lo vimos en algún sitio más a 10,50…

                      Diciembre… tampoco es que huela mal en toda Roma, ni vayas viendo ratas por todos lados… sino que hay más que evidentes síntomas de dejadez, de desidia, y del pensamiento de que “para qué me voy a molestar o a gastar pasta en mejorar sí van a acudir aquí de todas formas”… por eso yo no iré más. Pero, como digo arriba, solo es una decisión personal… además, para artistas renacetistas, también tienes Florencia, con la mejor de todas las obras de su tiempo: el David.

                      Gemma, pues parece que de momento no hay demasiados discutidores con mis tesis sobre Roma… veremos cuando aparezca Lula por aquí, jejeje… La tumba de la santa de tu nombre la descubrí por casualidad en la iglesia de Santi Giovanni e Paolo, que no son los San Juan y San Pablo habituales, sino unos soldados romanos mártires; y está en una capilla que hay a la derecha del altar mayor, junto a él. Esta iglesia, aunque está muy cerca del Coliseo, pero está medio escondida en mitad de un parque asilvestrado y no pilla de paso para ningún lado, por lo que la visitan muy pocos turistas, quizás por eso los romanos la eligen para casarse. Nosotros estuvimos un sábado casi a mediodía y había en ese momento una boda celebrándose y restos de haber habido antes alguna más. Ponen la iglesia muy bonita para ello, dejando el corredor central libre con muchas flores a los lados… me llamó la atención que en el altar estaban los novios solos, sin los padrinos… y también que las ceremonias deben ser pesadísimas; cuando entramos estaba el cura dando una especie de sermón o algo, y el tío no paró de hablar durante la casi media hora que estuvimos allí. Y si solo el sermón es así de largo, imaginaos la ceremonia entera. Los invitados ya no sabían como ponerse en los bancos, y nos miraban con envidia viendo nuestros abanicos, mientras ellos tenían que echarse aire con el primer papel que tenían a mano… eso sí, nosotros andábamos muy despacio y muy discretamente, y solo por las capillas laterales y sin hacer fotos para no molestar con el flash, no como los turistas que entran en la Basílica de la Macarena mientras hay una boda aquí, jejeje…

                      • El dia 13.09.2009, Maese Rancio dijo:

                        He entrado na más pa darme el gustazo de escuchar Arrivedeci, Roma :-)
                        ¿Esta canción suena en Hechizo de luna? Recuerdo que Dino canta “That’s amore”, pero de aquella tengo la duda.

                        • El dia 13.09.2009, carrascus dijo:

                          Creo que no, Maese, que solo canta “That’s amore”. De todas formas, como es una de las pelis favoritas de la sra. Carrascus y la tiene por ahí, a ver si la reviso. Pero estoy casi seguro de que no canta la de Roma.

                          Otra cosa, en el post anterior les he hablado tanto de Celia, que a lo mejor les apetece conocerla. Es ésta chica que sale en este video que rodaron en julio para promocionar el hotel en el que trabaja:

                          El chico que sale con ella es Richard, el que se mete en la piel de Jacko para el show. Además, los dos hacen patinaje artístico y forman una pareja de danza la mar de apañá… a ver si entrenan algún tiempo más y podemos verlos en alguna competición de altura. Celia no es nueva en eso, cuando era más jovencita fue campeona de Andalucía de patinaje artístico.

                          • El dia 13.09.2009, lu dijo:

                            Guau. No digo más que voy a parecer bollo.

                          • El dia 13.09.2009, Maese Rancio dijo:

                            Dígale a Doña Carrascus que compartimos el mismo gusto. Hechizo de luna me parece una de las mejores comedias románticas de los 80.
                            Y lleva usted razón, acabo de poner los créditos de la peli y Dean Martin solo canta That’s amore.

                            • El dia 13.09.2009, ATIKUS dijo:

                              Gregory Peck a tu lado no vale nada, ¡que estilazo metiendo mano en la boca de la verdad!!
                              En cuanto a Roma, pues yo estuve hace 15 años y el año pasdado y la verdad es que la última vez pues tampoco lo pase tan mal aunque sólo fuí dos día, habí estado de tous por Nápoles.
                              En cuanto a los helados, disiento a mi me encantan, al menos en Sicilia y Napoles..y en Roma los de la Famosa “Giolitti” no estaban mal, aunque los he probado mejores.
                              Respecto a la movida del Vaticano es impresionante el merchandising aunque para eso si uno se va a Mejico a Guadalupe flipa en colores…en fin cosas de la vida moderna, les falta vender camisetas como si de Ronaldo se tratara pero con el nombre del Papa 😉

                              Saludos

                              • El dia 13.09.2009, Sonu dijo:

                                Linda, querida Celia…………

                                • El dia 13.09.2009, Diciembre dijo:

                                  Que guapísima tu Celia, Carrascus, y que video tan bonito. Conociendo al padre no es de extrañar que la hija haya salido con tanto arte. Enhorabuena a los Sres. Carrascus. Nos falta conocer a tu chico, ¿se dedica a la música, no? (Disculpa si me entrometo demasiado)

                                  Besos!

                                  • El dia 13.09.2009, Lula Fortune dijo:

                                    Bueno Carrasquillo veo que te has despachado a gusto. Ya te dije en mi blog que del tema “helados” te entenderás dentro de poco con mis padrinos. Pero no me jodas que te gustan más los de Häagen-Dazs… y que además los comes en vasito de plástico…en fin. Tenéis que saber, queridos comentaristas, que yo estuve pocos días antes en esa heladería y me comí un helado delicioso, con una galleta crujiente y espolvoreado con láminas de chocolate. Pero no diré más. El asunto está en manos de mis abogados. (Atikus, falso que eres un falso)

                                    Es cierto, Carrascus, que la base de la comida italiana es muy pobre porque la pizza a fin de cuentas es una masa de pan con cualquier cosa por encima. Comparada con nuestra gastronomía tan rica y variada de carnes y pescados, es verdad que no tienen mucho que hacer. Pero con los años que llevo viajando a Italia, casi siempre intercambiando mi casa con italianos, he podido conocer el país, digamos de otra manera. He aprendido, por ejemplo, que tienen unos embutídos deliciosos y una variedad de quesos increíble, que tienen algo parecido a nuestros callos, o la famosa “bistecha fiorentina” que es un chuletón de caerse muerto, por no hablar de las “bruschette” que son una especie de montaditos para comer de entrantes. La pasta, que a mí me parecía siempre lo mismo, pude apreciar que cada forma, tamaño, seca o fresca va con un tipo de “chicha” diferente. Este año, en Toscana he comido unos “pappardelle” que son unas bandas muy anchas y planas, con ragú de jabalí. En Venecia son muy famosos los spaguettis negros con “vongole” (almejas). En fin, que te digo todo esto porque dentro de la monotonía que supone comer pasta, se pueden encontrar muchas variedades. En Roma comí en varios sitios y en todos estupendamente, quizás tuve más suerte que tú: en un sitio muy popular del Trastevere lleno de fauna local y en otro al lado de Piazza Navona que era de embutidos y tenían un vino excelente. Nunca tomo postre en los restaurantes, en España tampoco, pero no suele ser un sitio bueno para tomar helados. Te digo lo que me dicen mis amigos italianos y a la Giolliti me llevaron unos señores romanos con los que intercambié mi casa una vez.

                                    Es verdad que Italia entera se cae a pedazos y no sólo en cuanto a su patrimonio histórico, podríamos hablar de la sanidad o la educación o el presupuesto de las universidades. Y lo peor de todo es que no tiene arreglo. Después de leer Gomorra se me cayó el alma a los pies, porque vi con claridad que era como un enfermo desahuciado. ¿Pero qué podemos hacer tú o yo? A mí eso de los boicots me hace mucha gracia.

                                    También es verdad que Roma está sucia, incluso los turistas la ensuciamos contagiados por esa dejadez municipal, pero lo mismo que te dije que a mí nunca me olió mal Venecia, yo nunca vi esas ratas de las que hablas. Las habrá, no te lo discuto, pero yo no las vi. Y es normal que nos dé esa impresión porque España ha cambiado muchísimo en los últimos años. Yo leo mucho la Repubblica y en verano está lleno de cartas de italianos que viajan a España y quedan admirados de cómo funcionan nuestros transportes públicos, de lo modernas que son las ciudades, el mobiliario urbano etc. Supongo que también a muchos italianos les gustaría que las cosas fuesen de otra manera.

                                    El Vaticano fue lo que más me encongió el corazón y me encendió por dentro. Odio a los curas, odio la religión y a toda la clerigalla. Aquellos muros imponentes, vergonzosos, obscenos, protegen sin duda mucha ambición y poca fe. Esos muros que hay que rodear para ir a los Museos estaban llenos de mendigos nauseabundos, sin pies, llenos de costras…y los carabinieri los “invitaron” a cruzar la calle y ponerse enfrente, porque no quedaban muy estéticos al lado de tanta maravilla. Otra cosa que me jode, no un huevo, si no dos o tres o mil, es que me obliguen a taparme. Llevando un vestido a la altura de la rodilla, con un púdico escote me llamaron la atención por los hombros descubiertos. O sea que si enseño la barriga y me tapo los hombros, paso. Es que son de una hipocresía asquerosa y todos esos esbirros opusinos que colocan en la puerta para mirar con ojos libidinosos… agggggg!!!!! Yo creo que el respeto se manifiesta de otra forma y no tapando el puto hombro. De hecho, me puse un trapo de esos que te dan y me lo quité cien veces y cien veces me llamaron la atención. Vamos que se lo curraron ese día. La Capilla Sixtina era un feria y costaba abstraerse para disfrutar de esa maravilla. Inevitablemente me acordé de Londres y de todos los museos con las puertas de par en par, de la exquisita organización y de todas las facilidades que dan al visitante.
                                    Ves, a mí me indignan más estas cosas que la suciedad de sus calles o la “furbezza” de los hosteleros.
                                    A pesar de todo, yo seguiré yendo a Roma. Espero poder contarte que las cosas van mejorando.

                                    Muchos besos y perdón por el rollo, si es que me sacas unos temitas… y así a palo seco, sin unas cañitas ni ná…

                                    • El dia 17.10.2009, Javi dijo:

                                      Pues bien señoras, lo unico que se pide en el Vaticano es respeto, porque ustedes entran en un lugar donde hay gente con un sentido del decoro, del saber estar y que caray, del buen gusto, del que ustedes carecen. No se crean que la norma se pone por dejar de ver sus feas pantorrillas, que a nadie le sube la libido….. que cosas hay que oir! La norma se pone por decoro. Ustedes se ponen asi si van a ver a alguien del que quieren sacar algo y que exige un cierto saber estar? Pues es lo mismo, lo mismo señoras. Qué cateta es la gente, Dios mio!

                                    • El dia 13.09.2009, lu dijo:

                                      Esa Lula poniendo las cosas en su sitio. Helados del Häagen-Dazs… lo que hay que leer.
                                      Yo entré en la basílica usando las piernas de un pantalón desmontable como mangas. Iba como una payasa, para darme escobazos, pero no enseñé los hombros, por dios, que eso es de guarrillas. El Vaticano sí que da asco, muchísimo más que una rata dándose un paseíto.

                                      • El dia 13.09.2009, carrascus dijo:

                                        Bueno… si de entrada pensamos que los helados de Häagen-Dazs no son buenos, está claro que en ese aspecto no nos vamos a poner de acuerdo. Y no, Lula… los helados en vaso de plástico o cartón, solo si no hay más remedio… lo mío es tomarlos en copa de cristal. bien adornaditos y presentaditos… pero por encima de todo, que el sabor esté a la altura. Y ya os digo, que en Roma no es que estén lo helados malos, que no… pero que tanto en elaboración, como en presentación han ido decayendo en los últimos 25 años… discutídmelo si queréis, pero creo que la razón me asiste a mí. “Giolitti” es una “Rayas” diez veces más grande, diez veces más incómoda, con unos dependientes cien veces más antipáticos, y en la que además no te dejan sentarte en los veladores de la puerta para tomarte el helado. Que digo yo, que entonces ¿pa que coño los tienen?. Sé, porque me lo ha dicho Lula y yo lo he visto, que los italianos se compran su helado y… pista, motorista… Pero si a esa heladería famosa en el jundo entero, va gente del mundo entero a pillar helados, y a alguno le apetece sentarse un ratito en la puerta a saborearlo viendo pasear al paisanaje… ¿que tiene de malo que lo hagan? Pues en la heladería hay como treinta carteles diciendote que está prohibido…

                                        Y además… seguís insistiendo en ponerme ejemplos de cosas de toda Italia. Yo no estoy en contra de Italia, e incluso iré por allí siempre que pueda. A donde no volveré a ir es a Roma… a Roma… a Roma… ¿lo repito de nuevo, o ya lo habéis pillado? A Roma…

                                        Y sí, les hago un boicot. Aunque no digo que me siga nadie en él ni sirva para nada. Creo haber dejado claro que es una decisión personal. Yo… el Carrascus… no volverá a Roma mientras los romanos sigan pensando que aunque ellos no hagan nada por poner fin a una situación de desidia que dura ya más de una década yo voy a seguir yendo por allí (y no solo por darles cada vez más euros por cada vez menos a cambio)… pues no… no lo haré.

                                        Y en las demás cosas… pues todos estamos más o menos de acuerdo… que la Iglesia es una hipócrita… pues sí… que lo de los hombros y las piernas de las mujeres es una gilipollez y depende del vigilante que esté de turno… pues también… que en la Capilla Sixtina dependemos también del humor del vigilante y que no podemos hacer fotos con flash (e incluso sin él) no porque podemos fastidiar las obras de arte sino porque fastidiamos el balance comercial de la empresa de fotografía japonesa que sufragó los gastos de restauración y que ahora se lleva parte de los ingresos por la venta de fotos comerciales de ella… pues también (aunque estoy seguro de que esto no lo sabíais, jejejeje)… que en todas partes cuecen habas, y no solo en Roma… pues también… pero yo, de donde me he hartado de vividores insensibles a la riqueza que tienen, es de esa ciudad. y a ella es a la que no pienso volver mientras no cambien.

                                        Pero vamos, que a vosotras dos, Lu, y Lula, os sigo queriendo igual… incluso más aún.

                                        Mirad… hay cosas que también me fastidian, pero que sin embargo no solo no me dan igual, sino que las apoyo. Y es la uniformización de los barrios “canallas” de las ciudades. Y eso también ocurre en Roma, pero no me molesta.

                                        Veréis… antes, las calles adyacentes a Termini eran una especie de paraiso del “bohemio”, por emplear esa expresión bastante “demodée”. Como otros muchos barrios de otras ciudades. Ahora, con la masificación de la inmigración, los alrededores de Termini son igualitos, igualitos, que los alrededores de la Plaza de Armas de aquí. Los inmigrantes no hacen vida nocturna por placer, sino por supervivencia, y los barrios que a todos se nos vienen a la mente de todas las ciudades que también se nos vienen a la mente, son absolutamente iguales.

                                        La vida, las circunstancias, las políticas del tercer mundo, están contribuyendo a hacer que las ciudades occidentales sean cada vez más iguales. Y yo no me opongo en absoluto a que a estas ciudades vengan los que tienen que ganarse la vida en un sitio diferente a su ciudad de origen. Pero eso implica que todo aquello que nos hace diferentes, que nos da el plus de singularidad, tenga que ser conservado con todas nuestras fuerzas. Y en Roma, hoy por hoy, no lo hacen así.

                                        Y repito que solo hablo de Roma, no del resto de Italia, a la que hace ya tiempo que no voy.

                                        • El dia 14.09.2009, carrascus dijo:

                                          Ah… que con el visceral párrafo anterior no he acusado recibo de las cosas bonitas que decían los demás de Celia y de mí. Muchas gracias a todos. Le pasaré sus saludos a la sra. Carrascus, Maese.

                                          Y Diciembre… no te preocupes por preguntar lo que quieras. Y no, el niño no se dedica a la música. Aunque algunas veces me he referido a él aquí como “el rapero”, pero solo es por afición. Él es ocho años menor que Celia, y lo suyo son los idiomas; en la uni estudia traducción.

                                          • El dia 14.09.2009, Lula Fortune dijo:

                                            Seguro que en Viena te lo pasarías guay: helados en copita con sombrillita y bengala, veladores de uso público (que nadie usa porque hace un frío que te cagas), calles como espejos y palacios en forma de merengues imperiales. Vamos y ni rastro de uniformización canalla, para nada.

                                            Un beso en esa cocorota que tienes más dura que el mármol de Carrara.

                                            • El dia 14.09.2009, Diciembre dijo:

                                              Me parto con vosotros y me alegráis el día. Sabía que Lula iba a animar mucho el cotarro, jeje, que gracia tienes chiquilla. Me entran ganas de ir a Roma sólo para probar los dichosos helados. Nada, nada, hasta que se demuestre lo contrario, los mejores son los que vende una heladería situada en el Boulevard Donostiarra. Ah, y también tenemos a un señor Francés que se pasea siempre en bicicleta, en bolas, oséa que por ese lado, no problem. Y “frescos” también tenemos unos cuantos, también… Lo dicho, el lugar perfecto, veníos pacá Lula y Carrascus, que yo invito…

                                              Por cierto Carrascus, ¿que me dices del Häagen Dazs sabor strawberry cheesecake?, autentico ‘peccato di cardinale’…, me voy pa la nevera…

                                              • El dia 14.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                Hablando de heladerías, aparte del Rayas, también hay otra en Sánchez Arjona, llamada Verdú que está muy bien. La lleva una familia valenciana desde hace casi 40 años. Vienen en primavera y se van cuando empeza el fresquito. Además desde hace algunos años también vienen en diciembre a vender turrón.
                                                Seguro que Lu, que es de la zona, conoce la heladería.
                                                Mi favorito es el de trufa.

                                                • El dia 14.09.2009, lu dijo:

                                                  Pues no conozco esa heladería, Maese, tampoco creas que me va mucho el dulce, soy más de salao y mojar pan. Como sabrás, esa calle ya no se llama así, ahora tiene un nombre mucho más progre…

                                                  • El dia 14.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                    Sí, pero a estas altura me cuesta trabajo cambiar el chip de las calles… con decirte que sigo diciendo que el Bar Jota está en la “calle Oriente” :-)

                                                    • El dia 14.09.2009, carrascus dijo:

                                                      … y a qué calle se lo han llevao, entonces…? :)

                                                      • El dia 15.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                        El Verdú sigue en el mismo sitio, entrando desde San Jacinto, en la acera de la izquierda a unos 30 metros de la esquina.
                                                        Lo que pasa es que la calle se llamaba Sánchez Arjona y desde hace algunos meses se llama Esperanza de Triana.

                                                        • El dia 15.09.2009, carrascus dijo:

                                                          Jejeje… Maese, no me ha pillao usted. Le preguntaba de coña que a donde se han llevao ahora el “Jota”… como usté “sigue diciendo” que está en la calle Oriente…

                                                        • El dia 15.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                          Ahhhhhhh… vale.
                                                          El Jota se lo han llevado de la calle Oriente a la calle Luis Montoto 😛

                                              • El dia 14.09.2009, Koloke dijo:

                                                Pues yo estoy de acuerdo en parte con Carrascus y en parte con el sector fundamentalista Lu-Lula: los helados del Jaguendás están de puta madre (y el que lo niegue, miente) pero en Italia los he comido espectaculares (también en Roma).
                                                Yo hice un interrail, entrando por Venecia y llegando a Palermo y no hubo ninguna ciudad donde no comiese bien. Lo que dice Lula es verdad: partiendo de una base de pasta, la variedad es infinita. Eso sí, si alguna vez os dicen ¡il peperoncino non si mangia!” es que tenéis un problema.

                                                • El dia 14.09.2009, EulaliA dijo:

                                                  Me parece que estais mezclando muchas cosas, y centrandose en lo de las comidas y los helados que al fin y al cabo dependen sobre todo del gusto de cada uno. A mi me parece que lo que Carrascus quiere decir es que en un sitio como Roma, con unos ingresos que dependen en una parte muy grande del turismo y que por este ganan millones y millones de euros, le jode mucho que se lo queden todo en la buchaca y no inviertan una parte de esas ganancias en mantener en buen estado y en mantener una comodidad y una limpieza en lo que es precisamente su fuente de ingresos. Y su postura de no contribuir a seguir dandoles euros sin que los romanos se molesten en mejorar las cosas y dejar que se caigan de viejas me parece razonable.

                                                  • El dia 14.09.2009, Antígona dijo:

                                                    Bueno, Carrascus, parece que tu decisión de no volver a Roma, por lo que cuentas, es bastante irrevocable. Yo no he estado nunca y espero ir en algún momento. Y como careceré entonces de una experiencia previa, no seré consciente de esa decadencia que acusas en la comparación con anteriores estancias, así que espero disfrutar la ciudad de una manera u otra.

                                                    Sin embargo, creo que tienes razón en muchas de las cosas que dice. Una ciudad, para el turista, no son sólo sus monumentos o Sehenswürdigkeiten, que dicen los alemanes, sino también el modo en que el turista se siente acogido y tratado. Y en esto último influye tanto lo que señalas de las papeleras como todo aquello que pueda hacerle más cómoda y agradable la visita desde los puntos de vista más prosaicos -baños públicos en condiciones, fuentes donde beber, parques y bancos donde sentarse un rato…- Recuerdo que cuando haciendo el interrail estuve en Venecia no pude evitar pensar que los italianos eran unos ladrones. El albergue de juventud en la isla de la Giudecca, de manera que todos los días vaporetto para arriba vaporetto para abajo. El desayuno, el peor de todos los albergues en los que habíamos estado. Costaba un ojo de la cara utilizar los baños públicos y había que pagar para entrar en cualquier mísera iglesia… La ciudad, increíble, sí, pero lo demás… bastante decepcionante.

                                                    Luego he estado en Pisa y en Trento visitando amigos y la impresión ya no ha sido la misma.

                                                    En el debate de los helados no me meto, que no los tomo porque me sientan fatal 😛

                                                    Un beso y bienvenido!

                                                    • El dia 14.09.2009, carrascus dijo:

                                                      Pues he sobrevivido a mi primer día de trabajo post vacacional… jejejeje… para que veáis lo que me he acordado de mi curro mientras estaba de vacaciones os diré que esta mañana no podía arrancar el ordenador de mi despacho PORQUE NO RECORDABA MI CLAVE DE ACCESO. Qué… soy o no soy güeno…?

                                                      Y el caso es que es una clave que durante el día tengo que teclear un montón de veces, porque al ser un ordenador corporativo, conectado a un sistema que une a todas nuestras clínicas del mundo, y manejar datos médicos y financieros que no debe ver mucha gente, pues cuando estamos más de cinco minutos sin operar con el ordenador, éste se pone en hibernación, se apaga la pantalla, y para volver a activarlo hay que marcar nuestra clave individual… así que imaginaros la cantidad de veces que la habré marcado… bueno, pues esta mañana he tenido que esperar a las nueve y pico y montar el numerito de tener que llamar a la central informática, en Suecia, explicar bochornosamente lo que me pasaba, abrir un informe de incidencias, y me han tenido que resetear la clave desde allí y asignarme otra para que pudiese entrar y la cambiase a mi gusto.

                                                      Sobre el tema de Roma… pues sí, Lula; la próxima vez iré a Viena, ya que me la pintas tan bien. Pero a Roma desde luego que no. Aunque no tengo muy claro porqué dices que tengo dura la cocorota, al fin y al cabo lo único que estoy haciendo es contaros una serie de hechos que he visto y sentido por mí mismo en Roma y que me han llevado a decir que no volveré más mientras se sigan produciendo. A la que se le ha metido en la cabeza decir que lo que he visto con mis propios ojos no es así, y que aunque sea así hay que seguir yendo, es a tí… así que por qué no te dices lo de la cocorota a tí misma también, jajaja… pero el mármol que sea travertino, eh, que al fin y al cabo estamos hablando de Roma.

                                                      Mira como Lali, con su habitual sagacidad, lo ha pillado en seguida.

                                                      Maese (y Lu, aunque te gusten menos), en Sevilla también merecen la pena los helados de “Villar”, por la zona de la Cruz Roja.

                                                      Por cierto, Diciembre… mi Häagen-Dazs favorito es el de Pralinés & Cream. Cuando cojo una tarrina de las de 1/2 litro no la suelto hasta que no la pueden rebañar ni los gatos. En casa nunca suelen faltar porque tengo facilidad para comprarlos… en mi trabajo (soy multifunciones, jejeje) me encargo también de las compras de algunas de las provisiones para las comidas de los pacientes, y tras varios años de hacerlo ya soy bastante amiguete de los chicos del mayorista donde las compro, que a su vez resultan ser los proveedores únicos de estos helados para las tiendas e hipermercados de Sevilla. Y aunque no puedan venderlos a particulares, conmigo hacen una excepción (sin que se entere nadie, así que no os chivéis por ahí) y de vez en cuando les compro algunas cajas (tiene que ser por cajas, eso sí, pero mi congelador es grande) a precio de mayorista. Para que Lula me hable de lo que es ser devorador de helados… vamos, anda…!

                                                      Koloke, si venís por aquí algún día te invito a ellos… a Lu no, por lo que escribió antes de estos helados, jejeje… a ella solo birritas.

                                                      Jejeje… Antígona… yo también guardo un mal recuerdo de los dichosos vaporettos venecianos. La primera vez que estuvimos allí, hace ahora 25 años, nos alojamos en un hotel que estaba en uno de los lidos, a 45 minutos en vaporetto de la Plaza de San Marcos. La primera noche, aunque llovía a mares, nos armamos de valor y cogimos uno para ir allí a tomarnos un café e intentar disfrutar del ambiente nocturno tan famoso. El viaje fue una odisea, que ni Ulises. Yo aún no había subido nunca en un barco, y aquél se movía como los caballos salvajes de los rodeos de las peliculas de vaqueros. Y caía una manta de agua increíble, y unos rayos que se veían caer del cielo en todas direcciones… y unos relámpagos que iluminaban todo el mar… que yo no sé si era el canguelo, pero cuando se encendía la noche creo que podíamos ver hasta las costas croatas… pero llegamos bien, eh…

                                                      Bueno. Y para que esto siga pareciendo un blog musical, que últimamente no lo parece, os diré también que en las listas de ventas de álbumes ingleses, en esta semana que empieza, el número 1 es un disco de Vera Lynn… A SUS 92 AÑOS DE EDAD… los viejos rockeros nunca mueren… pero anda que las viejas…

                                                      El disco es de sus grandes éxitos, si; pero ella sigue viva aún para disfrutarlo, arrebatándole por mucho el récord al otro rockero vivo más viejo en ser número uno, que había sido Tom Jones, con sesentaytantos tacos.

                                                      Ah, y lo de Vera Lynn tiene más mérito todavía porque el número 1 lo ha conseguido en la semana en que salían a la venta las nuevas remasterizaciones de los discos de los Beatles, que han metido cuatro de ellos en el TOP 10.

                                                      Y bueno… mientras unas siguen con éxitos a esa edad, otros se van más jóvenes. Ahora le ha tocado el turno de dejarnos para siempre a JIM CARROLL. Ahora mismo estoy escuchando su “Catholic boy”, en cassette, que fue la primera música que tuve en casa de él. Un cassette encontrado en aquellos (que hace muchos años que dejaron de existir) cajones de rebajas intemporales de El Corte Inglés de la Plaza del Duque (el único que había entonces) allá por 1.981 o 82. Aún lo conservo. Y hoy lo estoy recuperando en lugar de los mp3.

                                                      Bueno… pues besos y abrazos para todas y todos.

                                                      • El dia 14.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                        Ains… el Häagen-Dazs. Antes cuando volvía del centro camino de casa y me encontraba abierto el de Reyes Católicos siempre caía uno, el Chocolate Midnight Cookies con chocolate calentito por arriba que se solidificaba y creaba una capa crujiente… lástima que lo cerraran.
                                                        No conozco el Villar que usted menciona. La verdad es que la zona de la Cruz Roja no es por donde me suela mover. Creo que la última vez que estuve por allí hará unos 4 años para ir al Yebra y encima estaba cerrado.

                                                        • El dia 14.09.2009, carrascus dijo:

                                                          La verdad es que yo también dejé de ir al “Yebra” hace tiempo… aparte de la incomodidad de estar siempre a rebosar de gente, me fui hartando poco a poco de que todo me fuese sabiendo casi igual a causa de la uniformización de las salsas que le ponen a sus tapas y raciones… ve usted, Maese…? Otra cosa cierta hace tiempo pero ya convertida en un tópico que también hay que revisar: que el “Yebra” es uno de los mejores lugares de tapeo de Sevilla. Sin ir más lejos, en Sevilla Este hay tres o cuatro sitios que le dan sopa con honda y no están tan llenos, a veces incluso casi vacíos… y es que como le oí decir al amigo de un amigo con el que estuve de charla después de un concierto (y lamento no recordar nada más de aquello), en Sevilla Este hay muchísimas cosas buenas, lo que pasa es que no las conocemos…

                                                          • El dia 15.09.2009, Maese Rancio dijo:

                                                            (Juraría que habia dejado una contestación aquí, pero bueno, repito)
                                                            Solo he estado dos veces en el Yebra, así que no puedo llegar a esa conclusión.
                                                            La zona de Sevilla Este no la conozco, pero estaría bien que nos dijera un par de sitios de allí porque próximamente tengo planeado ir a un evento que hay en FIBES y de paso pruebo las tapas de la zona.

                                                      • El dia 14.09.2009, Diciembre dijo:

                                                        Y por lo visto, Carrascus, la señora Lynn también ha superado al mismísimo Dylan, quién precisamente fue número uno hace unos meses con su ‘Together Trough Life’…

                                                        Tengo curiosidad por ver que ocurre con ése “Christmas in the Heart”, ya no falta mucho para que salga al mercado. Supongo que el hecho de que sea benéfico será también significativo en sus ventas. Por lo visto ha donado las ganancias que genere y también los futuros royalties a asociaciones caritativas internacionales dedicadas a abastecer de comida a personas sin recursos. Gran tipo éste Dylan.

                                                        Cómo para no repatearnos lo que se podría hacer con las riquezas del Vaticano…, en fin.

                                                        • El dia 14.09.2009, carrascus dijo:

                                                          Pues sí, Diciembre, tienes razón. En realidad el récord lo tenía desde hace poco Bob Dylan, que subió al número uno con ese disco que dices, con 68 años de edad. Tom Jones fue número 1 con 69 años, pero de singles, no de ábumes. Sorry. He consultado datos y estaba yo en un error atribuyéndole el récord al León de Gales.

                                                          Jejeje… hay una cosa graciosa: Vera Lynn le arrebata el número 1 a Jamie T, un nota que, con 23 añitos, podía ser su nietecito….

                                                          • El dia 15.09.2009, Diciembre dijo:

                                                            Que bueno lo que cuentas, vaya con “The Forces’Super grany”, jeje…

                                                            • El dia 15.09.2009, Diciembre dijo:

                                                              …granny, quise decir, ayss

                                                            • El dia 14.09.2009, Sonu dijo:

                                                              Veo que aquí nadie habla de la heladería de Joaquín, “La Florentina”..increíble pero cierto…hay helados de torrija, azahar,palmera de huevo, hierbabuena,pestiño,galleta María y unos cuantos sabores más que ahora no recuerdo…esa heladería sí que es auténtica!! Calle Zaragoza, casi frente a Maspapeles……probad, probad y luego contáis……

                                                              • El dia 15.09.2009, lu dijo:

                                                                Los helados de “La Florentina” son los que más me gustan de Sevilla, Sonu, muy cremosos. Para catar una heladería siempre pruebo alguno de fruta, de una fruta que tenga mucha agua. Si no hay rastro de escarcha o de haberla habido y el helado tiene una textura cremosa, la heladería pasa el examen. Pocas lo hacen. Probaré con “Verdú” y con “Villar”, a lo mejor veo la luz y me hago adicta a los helados. Quién sabe.

                                                              • El dia 15.09.2009, Koloke dijo:

                                                                Chocolate midnight cookies…uhmmm! también ha sido siempre mi favorito. Yo antes trabajaba en la calle Arjona y, siempre que me quedaba a comer en el curro, remataba con uno de éstos en el Haaguen de RRCC.
                                                                La Fiorentina es muy recomendable, al nivel del Rayas. Sonu, yo he llegado a comerme uno de rebujito durante la Feria. Una pena que esté un poco escondida porque es de las mejores heladerías de Sevilla.
                                                                Carrascus, escribe alguna recomendación de esos bares de tapas de Sevilla Este, que el conocimiento tapil siempre es útil.

                                                                • El dia 15.09.2009, carrascus dijo:

                                                                  A la pregunta de Maese y Koloke sobre tapeo en Sevilla Este… yo principalmente les dirigiría, porque además es el más cercano a la zona del FIBES y los centros de ocio, a un bar que se llama “El Laurel”, en la calle Donantes de Sangre, que tiene un surtidito de tapas de lo más singulares y buenas… la cocinera es muy imaginativa.

                                                                  Luego, por la avenida de las ciencias arriba, poco antes de llegar a la iglesia que hay en el descampado aquél, en una de las calles perpendiculares a la acera de enfrente (no recuerdo el nombre, sorry, pero se ve desde la avenida, no hay problema) tenéis el “Tierra mar”, que aunque el nombre sea bastante cutrillo, las tapas y la comida no lo son en absoluto.

                                                                  Y siguiendo por la avenida más arriba todavía está el “José Alberto”, pero no el que está junto al Hotel Vértice, que es más de comida de batalla, sino otro con el mismo nombre (creo que del mismo dueño también) que está más hacia la carretera de Málaga todavía, y también en la otra acera.

                                                                  Pero sobre todo “El Laurel”.

                                                                  • El dia 15.09.2009, dama dijo:

                                                                    Yo creo que aún estoy sentada en el Panteón. No he visto en mi vida nada igual.

                                                                    Bueno, y los “maldinis” que me topé por doquier. Me alegro de que haya disfrutado. Besos eternos..

                                                                    • El dia 16.09.2009, carrascus dijo:

                                                                      Cierto, amiga Dama… el Panteón maravilla a cualquiera que entre en él.

                                                                      Besos también para usted. ¿Más tranquila ya con su Betis…? Si hasta su amigo Pavone parece resucitado…

                                                                      • El dia 21.09.2009, Beatriz dijo:

                                                                        Y yo que aún no la he visitado… :(

                                                                        • El dia 22.09.2009, Microalgo dijo:

                                                                          Veo que la piedad no es una de sus características, Carrascus. No, no me pregunte.

                                                                          • El dia 22.09.2009, carrascus dijo:

                                                                            Mmmm… no pillo lo que me dice sobre mi falta de piedad, D. Micro. Pero bueno, no le preguntaré si así lo quiere…

                                                                            • El dia 08.11.2009, pedrohuelva dijo:

                                                                              VICHEANDO, hasta este lugar, me encontre con tan interesante entrada y mas la charla posterior. Lastima que coincidamos en algunos aspectos de la Eterna. A mis las alas y el gusto me lo corto mi esposa, que dijo que cinco ya eran muchas, las visitas a la ciudad, se entiende.
                                                                              Un cordial saludo, del pueblo invadido. ( lease, Matalascañas, EL Portil, la sierra)

                                                                              • El dia 08.11.2009, carrascus dijo:

                                                                                Gracias, Pedro. Por lo que comentas y lo que veo en tu blog estáis hechos todo unos viajeros tú y Espe (que supongo será tu pareja, al menos de viajes, jejeje).

                                                                                Esta es tu casa, para que vuelvas cuando quieras. Por cierto… yo me tiré tres añitos viviendo en la ciudad de Huelva, así que conozco muy bien esos pueblos invadidos de los alrededores. Y también los menos invadidos de las sierras más alejadas… es que la sra. Carrascus es de Arroyomolinos de León.

                                                                                • El dia 24.01.2010, Laura dijo:

                                                                                  Sr.Carrascus & compañía que critican tanto: la envidia és el pecado nacional de los españoles. En Ustedes és evidente. Sus criticas hacia la Ciudad Eterna responden únicamente a una causa: se han quedado “patidifusos” al ver tanta grandeza; impotentes en compararla con vuestros pueblachos recién modernizados; sin palabras por definir la variadísima gastronomía italiana en comparación con las 4 especialidades del pueblito del que son nativos.
                                                                                  Roma és unica,incomparable, eterna: se quiera o no se quiera admitir, nada en Roma fué “construido”: és como la belleza y el Angel, o se tiene o no se tiene. Y Roma la tiene a nivel internacional.

                                                                                  PURA ENVIDIA
                                                                                  Saludos

                                                                                  • El dia 24.01.2010, carrascus dijo:

                                                                                    Pues sí, seguramente será eso.

                                                                                    Besos, amiga Laura.

                                                                                    (Required)
                                                                                    (Required, will not be published)

                                                                                    Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.