Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
KNOCKIN’ ON GRACELAND’S DOOR
Carrascus
Una historia cortita y divertida, que ya estoy de vacaciones y no está la cosa para currar demasiado. Y sobre nuestros clásicos, que siempre dan mucho juego.

Jerry Lee Lewis tuvo algunas cosas en común con Elvis Presley. Para empezar, los dos firmaron por el sello Sun Records; para seguir, de los dos se dice que fueron los verdaderos padres del rock and roll; y para terminar, los dos se convirtieron en drogotas enloquecidos… que era el estado en el que estaban la calurosa noche de nuestra historia, cuando casi estuvieron a punto de encontrarse a las 3 de la mañana en Graceland.

¿Habéis visto “El Señor de los Anillos”? No recuerdo en cual de sus partes, creo que en la segunda de ellas, Saruman envía un enorme ejercito de Orcos, o como se llamasen los bichos feísimos ésos, a destruir el Abismo de Helm. Los malos empiezan a bombardear sus torres con rocas y catapultas gigantescas, que casi oscurecen el cielo con la cantidad de grandes bolas de fuego que arrojaban hacia donde estaban Gandalf y sus colegas.

Bueno… pues imagínate esa escena, pero en vez de los Orcos, o como se llamasen los bichos feísimos ésos, piensa en Jerry Lee Lewis. En vez del Abismo de Helm, pìensa en las puertas de Graceland. Y en vez de rocas y catapultas piensa en un Lincoln Continental conducido por un cantante y pianista enloquecido. La cantidad de grandes bolas de fuego lanzadas, puedes dejarlas igual.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Great balls of fire”

Pues sí. Fuera de control debido a un cóctel a base de drogas y de sexo con su prima de trece años (recuerda que en el profundo Sur americano de los seguidores de la Biblia, eso era perfectamente aceptable), Jerry Lee se había acercado hasta Graceland, y en vez de llamar educadamente a sus puertas, como hubiese hecho todo el mundo, comenzó a embestirlas con su enorme coche, mientras una Derringer cargada golpeaba las paredes de la guantera… “¡Decidle a Elvis que el Killer está aquí!”, repetía una y otra vez, y otra, y otra, y otra más… “¡Decidle a Elvis que el Killer está aquí!”.

Los guardias de seguridad se limitaron a llamar a la policía, que llegó, arrestó a Jerry Lee, y se lo llevaron esposado al calabozo. Una vez allí, con la amabilidad característica de los polis americanos le explicaron que el señor Presley no recibe a nadie a las tres de la mañana, excepto si vienen a traerle las drogas que tiene prescritas. Y como quiera que el señor Lewis solo quería echar abajo las puertas de la casa del señor Presley y matarle, pues para eso tendría que volver a una hora más razonable.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Whole lotta shakin’ goin’ on”

Pero Jerry Lee nunca volvió. Años después, cuando Elvis murió debido a un cáncer de hamburguesas, a Jerry Lee le pidieron unos comentarios para la prensa. “Bueno…”, dijo. “Me alegro de que se haya muerto. Uno menos en el camino. Quiero decir… Elvis esto, Elvis aquello… ¿qué coño hizo Elvis además de meterse unas drogas que yo no me podía permitir…?”.

El día después del incidente de Graceland, Jerry Lee fue al hospital y le diagnosticaron una úlcera péptica. En el momento de escribir esto, todavía vive.

Elvis, dependiendo de quien sea quien lo diga, no.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Suspicious mind”

— — — — — — — — — — — — —

Si no ha ocurrido ningún contratiempo, este post ha debido publicarse él solito el miércoles por la noche, tal como yo lo había dejado programado. Como os decía ahí arriba, ya estoy de vacaciones, y no tengo ningún ordenador al lado. En casa hay un portátil, sí… pero tanto mi mujer como mi hijo me tienen puesta una orden de alejamiento de él; ella para que deje de teclear un ratito siquiera, y él porque vete a saber qué cosas podría encontrarme en su disco duro.

El caso es que el miércoles por la noche, aunque todavía estaba en Sevilla, pero no estaba en disposición de asomarme por aquí y publicar esto, porque o bien vendría tarde del concierto de Muni Camón, si convencía a la familia de salir el jueves para Madrid a una hora prudencial; o estaría ya durmiendo para madrugar y salir de viaje.

Así que tardaré en aparecer para escribir algo, aunque supongo que en algún momento de los viajes Madrid-Roma-Costa Dorada, podré acercarme a algún ordenador para vigilar el negocio y ver quien comenta y quien se ha desentendido del asunto. Porque, aunque esté fuera, para vosotros seguirán presentes las actualizaciones del blog.

He dejado programadas durante las tres próximas semanas publicaciones nuevas los domingos y miércoles por la noche. No serán entradas al uso, sino unos relatos cortos que he escrito y dividido en tres partes cada uno de ellos. De lo que se trata es de que una vez publicada una de sus partes, vosotros juguéis con ella. No solo comentando qué os parece, o cualquier cosa que queráis decir, sino intentando adivinar como va a seguir, como va a acabar, escribiéndola de forma alternativa, sacando al personaje del contexto y poniéndolo en otro… ejerced vuestra creatividad con los relatos, os los dejo a vuestra disposición para que los queráis, los tergiverséis, los maltratéis, los desfiguréis… pero sobre todo para que los leáis. Y os acordéis de mí durante el tiempo que estaré fuera.

Besos y abrazos para todas y todos.

Categorías: Simple twist of fate -

6 Comments

  • El dia 20.08.2009, Antígona dijo:

    Cómo me gusta cuando te pones tan irónico, amigo Carrascus :)

    Vi de adolescente aquella película sobre Jerry Lee Lewis protagonizada por Denis Quaid, y aunque lo recordaba en función de ella como un personaje delirante y enloquecido, no sabía que fuera para tanto. Aunque es posible que esta misma anécdota saliera en aquella película y se haya borrado de mi memoria, vete tú a saber.

    No me impresiona tanto la escena que cuentas como esas palabras que tuvo Jerry para con el Rey una vez muerto. ¡Qué bruto el tío! Desde luego, es obvio que pasaba olímpicamente de la opinión que la prensa y el público en general pudiera tener de él. Eso de “me alegro de que se haya muerto” suena duro duro. Aunque la envidia confesada por las drogas que Elvis se podía meter y él no tiene su gracia, jeje.

    Qué envidia de vacaciones, por Madrid, Roma y la Costa Brava. Yo también estoy de vacaciones pero más liada que la pata de un romano, así que me temo que no es lo mismo. Pero a ver si de todos modos tengo tiempo de seguir esos relatos, que la propuesta me parece de lo más atractiva.

    ¡Un beso!

    • El dia 21.08.2009, David González dijo:

      Vaya hombre!…unos vuelven de las vacaciones y otros se van. La verdad es que necesitaba desintoxicarme no sólo del trabajo sino también de internet. Veo que tú no puedes y que como gran hermano seguirás dirigiendo el cotarro y entreteniendo a éste tu populacho. Pues aquí estaremos pendientes. Y ya que hablas de Lee Lewis, recordarás el lamentable concierto que nos ofreció en La Coruña en el 93. Un saludo.

      • El dia 22.08.2009, EuLaliA dijo:

        EL Jerry Lee Lewis no tenia pelos en la lengua, parece un tio que pasaba mucho de todo.

        Carrascus, que pases una vacaciones muy buenas, que te las mereces. Nos quedamos aqui siguiendo tus relatos.

        Besos.

        • El dia 23.08.2009, NoSurrender dijo:

          Me interesa más el legado de Presley que el de Lewis, no sé si en ello influirá algo el tipo de drogas que cada uno tomaba. No obstante, hace poco tuve la gran suerte de escuchar en vivo una increíble versión del Great Balls of Fire cuya fuerza salvaje explica perfectamente al personaje Lewis.

          Buenas vacaciones, Carrascus. Las mías, escasas, ya terminaron.

          Salud!

          • El dia 24.08.2009, Diciembre dijo:

            Así que Saruman y Gandalf?, jeje…, a mi me recuerdan también a Salieri y Mozart… que mala es la envidia…

            Creo que Lewis tiene una habilidad increíble al teclado, es fabuloso. Pero asuntos de drogas aparte, su verdadera perdición fue su exceso de soberbia y afán de protagonismo. Imagino que actualmente, a su edad, se le habrán bajado los humos. De momento no le ha vuelto a dar por quemar otro piano, tal y como hizo en esa especie de pataleta de niño-grande, malcriado y envidioso, cuando teloneó a Chuck Berry, al que soltó aquello de “supera esto, negro…”

            Que distintos pueden ser los hermanos. Su hermana Linda Gail es una respetada pianista, que incluso ha colaborado con Van Morrison…

            En cuanto a Elvis, de jovencita me gustaban, y me tragué, todas ésas películas ambientadas en Hawai, Acapulco…, esas tan pastelosas ellas, jeje.
            Y sin ser gran fan suya, siempre llevo algunas de sus canciones encima. Mi favorita es la que has puesto, me pone la piel de gallina (algo así como cuando escucho ‘Un beso y una flor’, de Nino Bravo). ‘In the guetto’ (“genialmente” versioneada ¿? por El principe gitano :P), ‘It’s now or never’, ‘Devil in disguise’, ‘Fools fall in love’, ‘Blue Suede Shoes’…
            Sin olvidar sus estupendas versiones de temas como: ‘Hey Jude’, ‘Yesterday’, ‘Always on my mind’, ‘Unchained melody’, etc.

            Y desconozco si Elvis continúa vivo (físicamente), pero entre las tonterías que he oído por ahí, está la de una asociación creada para impulsar su “CLONACION”…, en fin…

            Se muy feliz en tus vacaciones, querido Carrascus. Ah, y no caigas en la tentación de infringir esa orden de alejamiento, jeje …, que ya te imagino abrazado al ordenata y diciendo aquello de “es míoooooo”…, “mi tesoroooo”…

            Un abrazo!

            • El dia 25.08.2009, Microalgo dijo:

              Jieeee, jie, jieeee…

              Qué güeno, el Jerry.

              (Required)
              (Required, will not be published)

              Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.