Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
AMIGOS PARA SIEMPRE
Carrascus

Perdonadme que en este post vuelva a redundar sobre la muerte de Michael Jackson, pero es que la prensa seria de ayer sacaba a la luz unos artículos relacionados con él que me han llamado la atención.

En ellos se habla de cómo el abogado de Michael ha dado a conocer a su familia el testamento del fallecido y se han filtrado algunas de sus cláusulas, entre ellas que todos sus activos no líquidos (que prácticamente son los únicos que le quedaban) van a parar al fondo fiduciario “Michael Jackson Family Trust”, del que ha apartado las manos de sus parientes y ha nombrado depositarios a unos abogados y ejecutivos de su confianza.

Y en la noticia se dice que entre esos activos está la la colección de títulos musicales de The Beatles, que posee el cantante (en copropiedad con Sony). Si esto es cierto se desmentiría la noticia que a primeros de año publicó el “Daily Mirror”, y reflejaron después muchos más periódicos, sobre que Michael había modificado su testamento para dejarle los derechos de estas canciones a Paul McCartney, y restañar así las viejas heridas que le había producido a éste cuando los adquirió. Según el periódico, un portavoz decía que Michael Jackson le había dado instrucciones al respecto a sus abogados y que sentía una gran tristeza porque McCartney no le hablaba desde hacía muchos años y ahora quería hacer las cosas de forma correcta.

En este mismo blog recogíamos todo esto no hace muchos días a raíz de un comentario de nuestro amigo Vidal sobre la pertenencia de estos derechos de las canciones de los Beatles a Michael Jackson, que yo a mi vez contesté con otro en el que contaba a grandes rasgos la historia de dichos derechos e incluía este párrafo sobre Michael que copio y pego:

Pero eso será si no se muere antes… porque para darle más emoción al culebrón, a primeros de este año los periódicos más amarillos publicaron que Michael estaba arrepentido de lo que le hizo en su momento a Paul McCartney y quería reconciliarse con él. Para ello había hecho testamento y le había dejado a McCartney estos derechos. Y no sería extraño que Michael se fuese pronto p’allá porque cada vez menudean más los artículos que salen de vez en cuando diciendo que todo lo que ha abusado de su cuerpo le pasará factura más pronto que tarde.

¿Quién nos iba a decir que mi “predicción” sobre la pronta muerte de Michael se iba a hacer realidad tan solo nueve días después? Obviamente, no tengo una bola mágica, sino que lo que me llevó a escribir esto, aparte del hecho de cambiar el testamento, es que desde esa fecha no dejaban de saltar noticias sobre que Michael estaba perdiendo la visión de su ojo izquierdo, o que estaba batallando contra un enfisema, o que tenía una enfermedad genética que le hacía tener déficit de antitripsina Alpha-1, que por lo visto es una proteína de la sangre que tiene un efecto inhibidor de muchas enfermedades… sonaba fatal todo, ¿verdad?.

Supongo que a partir de ahora esos derechos de las canciones beatlelianas serán “la joya de la corona” mediática del legado de Michael Jackson y tendremos un montón de historias verdaderas y falsas sobre a quién y cómo irán a parar. Aunque yo sigo apostando con que al final la discográfica Sony, que ya posee una mitad (debido a su asociación con Jacko en el ’95, por la que éste recibió 100 millones de dólares) y que tiene la otra mitad correspondiente a Michael como garantía de varios préstamos que le hizo, será el acreedor más titulado para quedarse con esos derechos… pero sigue leyendo, porque como todas las buenas historias, en ésta hay una sorpresa agazapada.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Beatles – “The long and winding road”

Y a todo esto… ¿qué dice Sir Paul McCartney sobre estos asuntos? Pues se mantenía en silencio hasta anteayer mismo, en que en su página web hizo público el siguiente comunicado.

Me siento triste y sobrecogido. Siento que fui un privilegiado por haber conocido y trabajado con Michael Jackson. Era un chico con un talento prodigioso y un alma tierna. Su música será recordada por siempre y mis recuerdos del tiempo que pasamos juntos serán felices. Envío mi más sentido pésame a su madre y a toda su familia, y a sus innumerables fans de todo el mundo.

La amistad entre Michael Jackson y Paul McCartney ha seguido un largo y tortuoso camino, por no decir también que bastante agitado. Michael cuenta en su autobiografía, “Moonwalker”, que la primera vez que vió a McCartney fue en una fiesta que daba éste para celebrar la terminación de su disco “Venus and Mars” con los Wings, el 24 de marzo del ’75, en el trasatlántico “Queen Mary”, que se encontraba fondeado en los muelles de Long Beach. Michael, que por entonces, aunque era una super-estrella, solo contaba con 16 años de edad, fue invitado a la fiesta por Heather, la hija de Paul McCartney, y allí pudo codearse con otros muchos famosos, como por ejemplo George Harrison.

Pero McCartney y Michael no se conocieron formalmente hasta poco después, en que el primero invitó a Jacko a otra fiesta. Durante ésta, cuenta también Michael en su autobiografía, Paul comenzó a cantarle la canción “Girlfriend”, diciéndole que la había escrito para que él la grabase. Así que los dos se intercambiaron sus números de teléfono, pero parece que nunca tuvieron suficiente tiempo para quedar y grabar la canción. Una canción que al final terminó grabando el propio McCartney y la incluyó en su disco “London Town”, de 1.978.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Paul McCartney – “Girlfriend”

Un giro del destino quiso que pocos años después, mientras Michael estaba grabando el “Off the wall”, su productor, Quincy Jones, le sugirió que grabase una canción de Paul McCartney que él había oído hacía poco y le había gustado mucho, y pensaba que al estilo de Michael le iría muy bien. Se trataba, como no, de “Girlfriend”. Esta coincidencia animó a Michael a grabarla e incluirla en el “Off the wall”, pensando que el destino así lo quería.

Aunque en realidad no sabemos si Macca es un tipo de memoria frágil o quiso vacilarle a Jacko en aquella fiesta, porque en las entrevistas con Ray Coleman para el libro “Yesterday & Today” que éste escribió, le dijo que la canción no la había compuesto con Michael Jackson en mente…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Michael Jackson – “Girlfriend”

De todas formas el hecho es que el día de Navidad de 1.980 Michael llamó por fin por teléfono a Paul a su casa de Inglaterra, para felicitarle las fiestas y para decirle que quería que trabajasen juntos en algo. Y cinco meses más tarde Jacko se desplazó a Inglaterra y entre los dos compusieron un par de canciones, “The Man” y el grandísimo éxito que fue “Say, say, say”, las cuales grabaron allí mismo en Londres y quedaron enfriándose hasta que casi un año después en Los Angeles les agregaron los metales y las terminaron de arreglar un poco más. Básicamente, de ellas Paul escribió la música y Michael la letra.

Por fin, casi otro año más tarde, en febrero del ’82, Michael pudo volver a Inglaterra y ya las terminaron de grabar del todo y pudieron ver la luz en el disco de Paul McCartney “Pipes of peace”, que se editó a finales de ese año. Entre los dos hicieron también un vídeo, a modo de película corta sobre la canción de más éxito. Seguramente lo recuerdas…

Cuando Paul McCartney estuvo en el 82 en Los Angeles dándole a estas canciones los toques de los que os he hablado antes, no se limitó solo a eso, sino que también grabó una canción a dúo con Michael Jackson, llamada “The girl is mine”, que posteriormente sería el primer single de los muchos que se extrajeron del “Thriller”, un álbum en el que si lo tenéis y os fijáis en los créditos, se le dan a Macca unas gracias muy especiales.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Michael Jackson y Paul McCartney – “The girl is mine”

Como véis, floreció la amistad entre ellos durante estos años, y como Paul McCartney ya era un perro viejo en los negocios musicales, y Michael estaba comenzando a echar a rodar su carrera en solitario, pues le pidió a aquél algunas sugerencias que pudiesen resultarle provechosas. Y McCartney le dio tres consejos de todo corazón: Que dejase a su padre y se buscase un manager en el que pudiese confiar absolutamente; que produjese sus propios videos y estuviese al mando de todo lo que se hacía en ellos; y que invirtiese en la publicación musical, ya que él lo hacía desde hace tiempo y le había ido muy bien.

Parece que Jacko le dijo que el mejor negocio sería entonces invertir en la publicación de las canciones de los Beatles, que eran las que más veces se reeditaban. Siendo así serían éstas las primeras que compraría… y Paul McCartney pensó que estaba de broma con él. Y a lo mejor entonces era así.

Pero en marzo de 1.985, Jacko visitó de nuevo a Macca en su casa de Inglaterra y volvió a hablarle de este asunto.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Paul McCartney y Michael Jackson – “The man”

Los Beatles, no mostraron mucho interés en mantener su parte, que era minoritaria de todas formas, en la Northern Songs Publishing Company, empresa que gestionaba los derechos de publicación de sus canciones, y en octubre del ’69 los vendieron a la ATV (Associated Television). Y lo hicieron a causa de las dificultades financieras que estaba atravesando su propia compañía, Apple, y a causa también de las disputas legales que estaban manteniendo con su manager Allen Klein. Y además une a todo eso las secuelas de la mala administración del difunto Brian Epstein.

Después de la muerte de John Lennon, McCartney y Yoko Ono unieron fuerzas para intentar volver a comprar el catálogo, pero les pedían 25 millones de dólares por los derechos y Yoko convenció a Paul de que esperasen algún tiempo, porque ella podría conseguirlos mucho más baratos. A Macca le pareció bien, de forma comprensible porque supongo que a todo el mundo le daría mucho porculo tener que pagar 25 millones de dólares por los derechos de publicación de unas canciones que habías escrito tú mismo, y que, lo que aún era más sangrante, habían sido tuyos anteriormente.

Pero durante ese tiempo que esperaban a las rebajas apareció Michael Jackson con dinero fresco y abundante, salido de las ventas del “Thriller”, y las compró por una cantidad que, según las fuentes que consultes, oscilan entre los 47 y medio y los 53 millones de dólares. En su compra se incluían las canciones de Lennon-McCartney, las de Harrison, alguna de Ringo, y varias de las que Lennon y McCartney escribieron en solitario tras la separación de los Beatles.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Michael Jackson – “Come together”

Esta compra llevó consigo que Macca le retirase el saludo a Jacko, y desde entonces pensase sobre él cosas que su educación británica le impedía expresar verbalmente. Y además procuró joderle todo lo que pudo , por ejemplo, uniéndose de nuevo con Yoko para conseguir que unas negociaciones judiciales le impidiesen a Jacko usar las canciones de los Beatles para anuncios publicitarios, con lo que éste no ha tenido ocasión de embolsarse la pasta inmensa que eso hubiese generado.

El fallecimiento de Michael Jackson ha suavizado esta animadversión. Y ahora Paul McCartney, si Michael no le ha incluído en su testamento, como todo parece indicar, tendrá que buscar otros caminos si no quiere que otros se lleven un puñado de dólares cada vez que cante “Hey Jude”, a pesar de haberla escrito él. El camino a seguir tiene que pasar por Sony. Pero…

En las leyes americanas de copyright parece que hay una cláusula a la hora de renovar los derechos, que dice que si el compositor muere durante los primeros 28 años de la fase de copyright, los derechos pasan a sus herederos, independientemente de quien fuese su propietario cuando caducaron. Así que tenga Sony los acuerdos que tenga, cuando llegue el momento de renovar el copyright, los correspondientes a Lennon tendrá que compartirlos con Yoko y los hijos de éste. Y quien sabe qué pasará a partir de ahí.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Beatles – “Come together”

Categorías: Simple twist of fate -

20 Comments

  • El dia 03.07.2009, carrascus dijo:

    Joé… no había tenido tiempo de repasar tranquilamente el post después de subirlo y cuando lo he hecho ahora me ha dado una vergüenza enorme notar algunos fallos de estilo imperdonables… incluso había llegado a escribir la palabra “entonces” cuatro veces en un corto párrafo… qué horror.

    Perdón, pues. Ya está más pulido.

    • El dia 03.07.2009, chas newby dijo:

      Al crearse una canción,el dinero de la venta de cada disco se reparte entre el autor, el músico que la toca, el editor y la compañía discográfica. En grabaciones originales la ganancia del editor es menor que si fueran nuevas versiones, que se pueden hacer solo si el editor lo permite. Ese es el gran negocio, cada vez que Paul canta una canción de los Beatles, debe pagarle al editor. Cada vez que la canción suena en radio, aunque sea la versión original, el editor gana. El poder del editor es enorme.

      Cuando The Beatles grababan un disco, para poder venderlo legalmente en cualquier formato , se necesitaba cumplir con una serie de requisitos legales: registrarlo como suyo y publicar como tal obra conforme a la ley. Muchos músicos recurren a un editor, quien por un porcentaje de las ganancias, publica el tema.
      Además de las ganancias por publicar una canción, existe un beneficio para quien la escribe, los royalties, que es el dinero que gana el autor por cada disco que se vende de su canción, suele ser un porcentaje pequeño. La compañía discográfica se lleva la mejor parte de las ventas de cada disco.

      Casi todas las grabaciones originales de The Beatles son propiedad discográfica de EMI. Apple Records (o sea, Yoko Ono,Olivia Arias, Paul y Ringo), posee las grabaciones originales del Let It Be y del Abbey Road.
      Hay excepciones: Please Please Me, es propiedad de los herederos de Dick James. Love Me Do se publicó antes de que existiera Northern Songs y por eso no entró. Penny Lane, es de uno de los hijos de Rupert Holmes, quien fue dueño del catálogo por un tiempo. She Loves You y From Me To You son propiedad al parecer de Gil Music.
      A fines de los 60s, Dick James le vendió sus acciones a Sir Lew Grade,como comentabamos en otro post, dueño de ATV y de EMI, la compañía discográfica de The Beatles. ATV poseía 263 canciones del catálogo de The Beatles (incluye algunas canciones que los beatles o alguno de ellos compusieron pero no grabaron directamente, sino otros). Así, cada vez que John y Paul tocaban sus propias canciones, debían darle dinero a ATV.
      En septiembre de 1985 Michael ofreció más del doble de los 20 que iba a pagar Paul, ofreció 47,5 millones de dólares por toda la empresa ATV, incluyendo el catálogo de The Beatles. Sir Lew aceptó y Jackson se hizo dueño de las canciones Lennon/McCartney. Paul que era amigo de Jackson y acababan de grabar juntos dos temas para Pipes Of Peace se enemistó con Jackson.

      En 1995, Sony Corporation, Michael Jackson, y Sony Music Entertainment anunciaron la creación de un catálogo conjunto, el Sony/ATV Music Publishing que hacía que todos los temas pasados y futuros generaran intereses a compartir entre ambas partes excepto los propios temas de Jackson.
      A los temas de los Beatles se unieron temas de Elvis Presley, Little Richard, Lloyd Price, The Pointer Sisters, Bob Dylan, Nile Rogers, Mariah Carey y Neil Diamond, entre otros.

      Se estima que el catálogo actualmente genera más de 80 millones de dólares al año y que sólo los temas de los Beatles generan de 30 a 45 millones anuales.
      El editor es quien maneja el porcentaje de ganancia de los escritores. Michael Jackson, hace un tiempo, aumentó el porcentaje de John, pero dejó el de Paul igual al de 1965. Así que John, bueno, Yoko, gana más por Yesterday que el mismo Paul, y cada vez que Paul la cantaba , tenía que pagarle a Jackson y a Yoko. Cuando lo hace en vivo, paga un porcentaje de la taquilla.
      Cuando Paul McCartney quiso imprimir la letra de temas de los Beatles en el programa de la gira mundial de 1989, descubrió que tenía que pagar derechos a Michael Jackson. También cobraba dinero cada vez que sonaba un tema del catálogo en la radio o alguien hace una versión, teniendo en cuenta que los Beatles son el grupo más versionado de la historia imaginaros las ganancias.

      • El dia 04.07.2009, zambombo dijo:

        Con todo lo aquí expuesto, no me sorprende de que un gran porcentaje de los músicos y compositores de este planeta se alegren de que la industria musical tal y como la conocemos se vaya al carajo.

        Una pregunta, ¿hasta qué punto está extendido eso de que los derechos de las canciones de un artista no le pertenezcan en absoluto?

        • El dia 04.07.2009, carrascus dijo:

          Bueno… el comentario de Chas enfoca muy bien todo este asunto de los derechos; pero creo que entre éste y el de Zambombo están apareciendo una serie de conceptos sobre los repartos de los dineros de las canciones, las ganancias y los porcentajes, que me parece que se están mezclando demasiado, y al final vamos a terminar todos más liados de lo que lo estábamos al principio.Así que si me permitís intentaré explicar en el próximo post, de la forma más clara posible, de qué va esto de los derechos de publicación, o de edición, como se les llama en España, y en qué se diferencian de los royalties y de las demás ganancias generadas por una canción.

          Tu pregunta, Zambombo, si no te importa, creo que quedará contestada ahí; aunque ya te adelanto que no es cierto que los derechos de las canciones de un artista no le pertenezcan en absoluto, porque el autor de las mismas siempre es el propietario de los royalties que genere.

          • El dia 04.07.2009, zambombo dijo:

            Bueno, la verdad es que mi pregunta ha quedado un poco ambigua. Esperamos pues a ese siguiente artículo para darle vueltas a la madeja. No sé si es lo que tenía vd. previsto escribir, Carrascus, pero se agradece el “feedback” para con sus lectores.

            • El dia 04.07.2009, chas newby dijo:

              Vaya me temo que en vez de aclarar lo he liado más , lo siento.
              Cuando los beatles grabaron su primera canción para parlophone “Love me do” J Y P la firmaron como coautores, posteriormente la registraron y publicaron conforme a la ley.
              Muchos músicos cuando empiezan no tiene ni el dinero ni la formación para estos trámites, por lo que recurren a un EDITOR quien por un porcentaje de las ganancias lo registra a nombre de los autores (evidentemente puesto que existen los derechos de autor y son inajenables pero los beneficios que una canción genera si pueden ser cedidos en parte o totalmente).
              Los royalties son otra cosa como explicaba antes.
              George martin sugirió a un amigo como editor quien propuso a Los beatles crear una compañia para publicar la canciones quedándose él el 50% de las aciones de la compañia. Se crearon tambien otras dos compañias Lenmac y Maclen para recaudar los Royalties de J y P como co-compositores pues los impuestos eran menores si se manejaban como una empresa que si se hacía como persona.
              Es pero haber aclarado algo y si no espero a los comentarios de don Jose.

              • El dia 04.07.2009, Antígona dijo:

                Lo que me parece extremadamente feo de esta historia de “amistad” es ese oportunismo de Michael Jackson cuando compra los derechos de las canciones de los Beatles. Bonita forma de entender una amistad ésta de poner el dinero por encima de ella.

                Y creo que este asunto en concreto dice bastante más que otras muchas cosas tan criticadas o comentadas de la personalidad de Michael Jackson. Al menos así, contemplado desde fuera.

                Un beso

                • El dia 05.07.2009, zambombo dijo:

                  También hay que tener en cuenta, Antígona, que Jackson era un pelele en manos de manipuladores y especuladores; no creo que nunca llegara a tomar decisiones independientemente, primero su padre, y luego la caterva de abogados y asesores que le rodearon. Vaya vd. a saber de dónde salió realmente la decisión de comprar esos derechos.

                  • El dia 05.07.2009, carrascus dijo:

                    Pues no te creas, Zambombo… yo creo que Antígona ha puesto el dedo en la misma llaga en que lo ponía el Ambrosio con su comentario en el post de Jacko. Todo el mundo, con su hambre de juicios paralelos y de dar como hecho cierto todo lo que lee en la prensa, aunque sea una prensa poco digna de confianza; con su afán por el morbo, y con su gusto por inflar las cosas un poquito más cuando las cuenta para así dárselas de que sabe mucho sobre el tema, condenó y crucificó a Michael Jackson por ser a sus ojos un ser indeseable basándose en razones completamente erróneas, y en acusaciones de las que era inocente. Cuando en realidad el lado hijoputa de Jacko estaba en la parte de su personalidad que los focos no alumbraban, en la forma de llevar sus negocios con “un puño de hierro en un guante de lentejuelas” (como escribía el redactor de “The Economist”), y anteponer la fama y el dinero a todo, incluyendo la amistad, la fidelidad e incluso la hermandad.

                    • El dia 05.07.2009, zambombo dijo:

                      Sí, pero no creo que lleguemos a saber jamás hasta qué punto era un monstruo o un inconsciente.

                  • El dia 05.07.2009, NoSurrender dijo:

                    Bueno, Carrascus, entre Jackson y McCartney, yo me quedo con el segundo para todo. Entiendo cómo funciona la cloaca de las editoriales, así que acepto, como todos, que Michael se quedara con la pasta. Pero mi admiración no se compra, y Jackson no le llega a McCartney a la altura de los talones, ni como músico ni como persona.

                    ‘Cause I don’t care too much for money,
                    Money can’t buy me love

                    Por cierto, Allen Klein también acaba de morir. Vaya racha!

                    Salud!

                    • El dia 05.07.2009, NoSurrender dijo:

                      Por cierto, en los acuerdos de fusiones y adquisiciones de cualquier sector es absolutamente normal firmar cláusulas que los abogados llaman de “first call” y “first put”, que significa que el que vende se reserva el derecho de igualar la oferta de un tercero y quedarse de nuevo con el activo en caso de que cambie el control del mismo.

                      Es extraño que los abogados de los Beatles no pensaran en ello en su momento.

                      Más salud!

                      • El dia 05.07.2009, carrascus dijo:

                        En realidad no fue culpa de los Beatles, amigo NoSurrender, y no se crea que ellos no se enfadaron por la jugada.

                        El problema es que ellos no pudieron hacer nada. Verá usted, la compañía primitiva que tenía los derechos, la “Northern Songs”, estaba compuesta de la siguiente forma: Lennon y McCartney tenían un 15% de las acciones cada uno de ellos; entre Harrison y Ringo, tenían solo el 1,6%; Brian Epstein tenía el 7,5%; y Dick James y Charles Silver tenían entre los dos el 37,5%. El 23 y pico porciento restante la tenían pequeños inversores que habían comprado acciones a través de la London Stock Exchange.

                        Mientras permanecía este status quo, los Beatles tenían un gran poder decisorio en el consejo de administración de la compañía, aunque incluso Harrison y Ringo ya se habían deshecho de su pequeño paquete de acciones. Pero resultó que para el año 1.969, la ATV había ido adquiriendo casi todas las acciones desperdigadas en el mercado de inversiones, y además le compró las suyas a James y Silver. Éstos las vendieron sin avisar a los Beatles ni darles la oportunidad de comprarlas ellos, de hecho, de la noticia se enteró por los periódicos John Lennon mientras estaba de viaje de novios con Yoko, y avisó enseguida a Macca.

                        Pero la ATV manejaba ya aproximadamente el 60% de las acciones y los Beatles poco podían hacer antes eso, así que al final, acuciados por sus problemas de liquidez a causa de Apple, terminaron por venderles ellos su parte también.

                        Y sobre lo que dice usted en el comentario anterior, sí, Allen Klein falleció ayer sábado a la edad de 77 años, víctima de complicaciones con la enfermedad de Alzheirmer que padecía desde hacía tiempo.

                      • El dia 06.07.2009, Lula Fortune dijo:

                        ¡Qué miserias! Casi prefiero no saber nada de esas cosas y disfrutar de sus canciones. Se les ve tan guays en tus fotos. De cualquier forma, las declaraciones de McCartney no dejan lugar a dudas de que es todo un caballero.
                        Bicos.

                        • El dia 06.07.2009, EuLaliA dijo:

                          Creo que estais tomandose muy mal que Muchael Jackson comprara los derechos de las canciones de los Beatles pasando por encima de Paul McCartney cuando a mi me parece que tampoco fue la cosa asi. Paul McCartney tuvo la oportunidad de comprarlos y no lo hizo porque Yoko le dijo que se esperara. En realidad volvemos a lo de siempre, la culpa de todo la tiene Yoko Ono :) :)

                          Carrascus, ayer leyendo por los blogs del entorno, como tu los llamas, me fije que en el de Lula, en los enlaces que tiene a otros blogs habia uno que se llamaba El Hilo Invisible, y tenia un post que se llamaba Minuencia mitomano-iconoclasta, y entre a ver porque el nombre pensaba que tendria algo que ver contigo. Y creo que si, bueno, no lo creo, sino que estoy segura porque como lectora del blog de Lula ya se de que va el asunto. No te quise decir nada ayer porque esperaba que dijeses tu algo, pero hoy que ya he visto que has dejado comentarios por ahi y que en ese blog han escrito otro post y ya no sale eso del mitomano iconoclasta, supongo que es que no lo has visto, y creo que deberias hacerlo. Yo no te digo nada, mejor lo lees tu mismo.

                          • El dia 06.07.2009, carrascus dijo:

                            Muchísimas gracias, Lali; te agradezco profundamente tu aviso sobre lo que se dice de mí por ahí. Pero sí; sí que lo había leído. Una de las veces que me asomé ayer al blog de Lula todavía estaba resaltado en la barra lateral eso de “mitómano iconoclasta” y, por razones obvias, esas palabras me llamaron la atención, así que pinché el enlace por curiosidad. Y me topé de bruces con un blog del señor éste con el que crucé algunos comentarios en el mencionado blog de Lula, y leí las cosas desagradables que dice de mí.

                            Pero la verdad es que no me ha apetecido entrar al trapo; primero, porque tengo cosas mucho mejores que hacer y que escribir; y segundo, porque conocidas su postura y la mía sobre Michael Jackson, discutir sobre ellas sería tan estéril como cuando aquí en Sevilla discuten un sevillista y un bético, supongo que entiendes lo que quiero decir. De todas formas cuando alguien intenta desacreditar a otro sin conocerle siquiera, y con unos argumentos que solo muestran su despecho, lo único que hace es retratarse a sí mismo.

                            Los que soléis entrar aquí ya sabéis de sobra que yo no soy un “fan encendido” de Michael Jackson, que es la forma en que me describe él, que por lo que se ve no se corta a la hora de prejuzgar a la gente sin una base sólida para hacerlo. Y precisamente sobre eso iban mis comentarios en el blog de Lula. A mí no me importa que él piense que Jacko es un mindundi que no aportó nada a la música (estaría bueno), yo lo que le repetía una y otra vez es que no estaba bien hacer jucios paralelos de la gente basándose en habladurías, basura pseudo-periodística, e historias apócrifas dadas por ciertas por la gente, sobre todo teniendo tan cerca, como es su caso al ser sevillano, lo que ocurrió con el “Arny” y toda la mierda que echaron sobre personas inocentes a cuenta de algo que después resultó ser dolorosamente falso… pero ya sabemos todos que no hay peor sordo que el que no quiere oír.

                            Y por mi parte ahí terminó todo. Pero durante todos éstos diez o doce días se ve que él ha estado mascullando su rencor, y ha terminado por volcarlo en una entrada en su blog, dedicada por completo a mí. Así que si alguno de los demás lectores queréis saber de qué va la cosa, pues aquí tenéis los correspondientes enlaces, tanto a su entrada como a los comentarios que lo originaron todo, en su contexto real (con tu permiso, Lula), y os formáis vuestra propia opinión al respecto.

                            En lo que sí me ha pillado, y la vergüenza que me corroe me hace pedir disculpas públicamente, es en esa tilde que se me pasó poner en una palabra, algo absolutamente imperdonable para alguien que escribe cosas y que estoy seguro de que a él nunca le habrá ocurrido. Desde luego, espero que perdonéis este error que he cometido, muchísimo más lamentable que, por ejemplo, poner en el título de la entrada de un blog la palabra “minuencia”, que no recoge siquiera el Diccionario de la Real Academia Española. Claro, que comparado con lo de mi palabra sin acentuar, eso es solo una menudencia… o una minucia…

                            • El dia 06.07.2009, zambombo dijo:

                              No entiendo cómo puede haber gente que va así por la vida. He intentado observar lo escrito del modo más imparcial posible, y veo lo siguiente: Para empezar lee en diagonal (que diría Marc Vidal) las palabras de Carrascus, con lo cual entiende lo que le da la gana. Luego tira la piedra y esconde la mano, insulta veladamente (o no tan veladamente), y para arreglarlo, donde dijo “digo” dice “Diego”, y no se corta en tergiversar lo escrito por Carrascus a su antojo.

                              No le voy a dedicar más líneas porque no vale la pena. Me he llegado a salir de foros por gente así. No se trata de gente mala, pero da lugar a absurdas batallas dialécticas donde todo son reinterpretaciones de lo que ha dicho el otro.

                            • El dia 06.07.2009, carrascus dijo:

                              Pues así es la cosa, amiguete Zambombo. No dejemos que un pique de lo más tonto nos impida seguir con lo nuestro, como por ejemplo me ocurrió a mí con el comentario anterior, que al final se me olvidó lo más importante, que era remarcar la observación de Lali sobre que Michael Jackson no fue tan malote al comprar los derechos beatlelianos, y que Macca no debería quejarse tanto, porque al fin y al cabo él tuvo la oportunidad de comprarlos antes y no lo hizo por “agarrao”. Una observación muy buena, chica.

                              Y como aquí vamos a lo que vamos, pues pasamos ya al siguiente post, que os prometí que iba a tratar sobre los royalties y los repartos de los dineros de las canciones… que os sea leve!

                              • El dia 06.07.2009, lu dijo:

                                Haces bien en no entrar al trapo, Carrascus, a otra cosa mariposa. Olé tú.

                                • El dia 06.07.2009, Lula Fortune dijo:

                                  Por la parte que me toca, siento que las cosas hayan tomado ese cariz. Debe ser el jodío calor que ablanda los sesos. No me gusta entrar a trapo en esas discusiones, a fin de cuentas, esto es un entretenimiento y no tiene por qué haber mal rollo. Muchos besitos Carrascus forever.

                                  (Required)
                                  (Required, will not be published)

                                  Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.