Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
NIÑOS DOS VECES NIÑOS
Carrascus

Se conocían desde que en la guardería los pusieron a pintar juntos en un caballete doble sobre el que la profesora colocaba un gran papel en blanco por cada lado para que los niños ejerciesen su imaginación desbordante convertida en manchas de cera y rotulador.

En seguida intimaron y entre ella y él surgió una complicidad que hacía que al final de cada mañana hubiese muchas más de esas manchas en sus caras y en sus batitas que en los pliegos de papel. La mutua compañía que se ofrecían era cada vez mayor porque los demás niños huían despavoridos de su lado cuando comenzaban con sus batallitas de pintura, lanzándose colores el uno al otro.

En realidad él era un niño fuerte, que causaba espanto en los demás, el matoncillo de la guardería que trataba a todos a base de empujones. Excepto a ella. Le gustaba tenerla cerca, le pedía que hiciese cosas con él, se intercambiaban carantoñas, construcciones con piezas de madera, dibujos… le parecía encantadora, y de mayor se casaría con ella. En cuanto tuvieran algunos años más de los cuatro que tenían ahora.

Pero sus mundos era muy dispares. Él tenía un padre muy rico e importante y en su casa era testigo de las continuas disputas que éste tenía con su madre. Hasta que mamá se cansó y abandonó el hogar, llevándoselo también a él. Otra ciudad, otras escuelas, otras amigas…

Ella, en cambio, tenía una familia normal, que le dio las atenciones normales de cualquier otra niña de clase media, y creció y estudió apartada de las drogas y los vicios de la juventud de los años ’70 para convertirse a su vez en otra profesora de escuela que fue testigo de otras nacientes amistades infantiles como la que ella tuvo con Julian.

Pero quizás ella no tenía la misma paciencia que los profesores que había tenido en sus clases. Le gustaban los niños, eran su vida, pero no podía con ellos. Terminaba la jornada de trabajo exausta y con una fatiga extrema. Cuando comenzaron a aparecer también los dolores y aquellos problemas en la piel pensó que quizás los revoltosos niños no fuesen después de todo los causantes de su cansancio. El análisis clínico a que se sometió dio como resultado que Lucy padecía de psoriasis.

Mientras tanto, Julian había pasado por todas las fases de la vida que tiene que soportar un niño con una familia extraña y desestructurada. Su madre pasó por varios matrimonios más que hacían que cada vez se apartase más de su padre, quien también había comenzado una vida familiar nueva con otra mujer, y había terminado por irse a vivir con ella a los Estados Unidos. A él no le faltaban los caprichos ni las nuevas amistades, ya fuesen sinceras o interesadas. Con el dinero de la familia podía comprarse coches, novias, drogas…

Poco a poco fue madurando y convirtiendo las experiencias de su vida en canciones. Se hizo músico, aunque nunca llegó a tener mucha fama ni reconocimiento público. Pero sí daba conciertos y hacía giras. En una de ellas le salió una actuación en una sala cercana a la ciudad en la que nació y dio sus primeros pasos.

Lucy vio su nombre en los carteles, pero no sabía si asistir al concierto o no. Ya no eran niños, y seguro que él no la recordaría ni tendría tiempo para charlar con una chica a la que no veía desde hacía casi veinte años y que ahora era una completa desconocida. Sin embargo, su hermana tenía entradas gratis, y de las mejores, de las que incluso les permitían pasar por el backstage después del concierto. Se las había dado una amiga suya que debido a lazos que se perdían en el recuerdo, ahora trabajaba como asistente personal de Julian.

El encuentro entre ellos fue fugaz. En realidad ella estuvo más tiempo charlando con la madre de él porque Julian tenía que atender otros intereses, prensa, compromisos… se recordaron, se dieron un par de correctos besos y quedaron en mantener un contacto que nunca tuvo continuidad.

A través de su asistenta, diez años después de aquello, él se enteró de que ella se casaba y le envió un regalo y una nota de felicitación. Tempus fugit… hasta la próxima vez que él volviese a tener noticias de ella pasarían otros trece años más.

Julian vivía desde hacía tiempo en Francia. Su carrera musical había dado paso a otras facetas artísticas, y ahora se centraba casi exclusivamente en dirigir películas documentales. Fue su asistenta quien se lo dijo: “¿Recuerdas a Lucy…? Está muy enferma. Tiene una enfermedad degenerativa que la ha hecho abandonar su trabajo hace tiempo. Ahora, con 46 años, la pobre solo se consuela trabajando en su jardín y poco más.”

La psoriasis de ella nunca mejoró, todo lo contrario, cada vez se sentía peor y, a pesar de ser una luchadura y estar siempre apoyada por su familia, al cansancio se sumaban las profundas depresiones que sufría. Su vida se llenó de enfermeras y tubos de sangre, de los que por fin salió la verdad que terminó de hundirla. No estaba del todo claro si había sido un mal diagnóstico anterior y sus dolencias lo habían enmascarado, si había estado siempre ahí latente, o si con los años había sobrevenido, pero ahora la estaba devorando un lupus. Y no hay cura para él.

A cada persona le ataca de una forma diferente, pero el lupus ulcera y destruye tu propio cuerpo; tu sistema inmunológico se rebela contra ti y ataca a tu propio tejido… a veces se ceba con los riñones, otras con el corazón, o con el cerebro; e incluso con la piel, haciendo que a veces los médicos lo confundan con psoriasis. El lupus ataca a nueve mujeres por cada hombre y es potencialmente mortal.

Julian se conmovió con el relato de su empleada, y la buscó a través de ella. Lucy no esperaba que de la noche a la mañana él volviese a aparecer en su vida, y le causó una gran sorpresa e ilusión aquel ramo de flores tan bonito que le llegó junto a un montón de vales que podía cambiar en los viveros y floristerías de su ciudad por todas las plantas que quisese. Ella pensó que era un gesto muy dulce y personal. A eso siguió la llamada de teléfono… “sé que apenas sales de casa más que para acudir al hospital, y que te apasiona trabajar en tu jardín, amiga Lucy. Espero que las plantas dibujen una gran sonrisa en tu cara…”

De eso hace tan solo poco más de dos meses. Después han seguido los emails en los que él sigue ofreciéndole su amistad y renovar su contacto para que ella tenga más días de distracción. Las visitas, que hacen más llevadero el golpe de la enfermedad. Él va haciendo por ella todo lo que puede.

Y ahora, después de su última visita a ella, Julian se encuentra en su antigua casa. El pasado no deja de aflorar mientras repasa todos los recuerdos y preciadas posesiones que atesoraba y que el día 16 de junio se dispone a donar al museo que la ciudad tiene dedicado a su padre y a sus compañeros.

Casi se le saltan las lágrimas mirando el dibujo. Recuerda aquel día de hace cuarenta y dos años en que entró en la casa corriendo y, como siempre solía hacer, buscando a su padre: “Papi, papi, mira lo que he dibujado hoy en la guarde…”.

“Qué bonito, Julian… ¿quién es esta niña… y qué son todas esas estrellas…?”. Le preguntó. Y el niño sonrió divertido viendo que su padre no entendía nada. “Es mi amiga”, le dijo. “Es Lucy en el cielo con diamantes”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

LSD

Categorías: Simple twist of fate -

22 Comments

  • El dia 14.06.2009, Yinyerbeiquer dijo:

    Esto sí que es iconoclastia y lo demás son tonterías (iconoclastia de la iconoclastia). Acaba ud de cargarse de un plumazo la teoría del L.S.D. porqué… a ver quién prefiere ahora aquella explicación canalla habiendo convertido la “oficial” en algo tan potito. Voy a por kleenex.

    • El dia 14.06.2009, Lula Fortune dijo:

      Qué putada de historia, Míster, a golpe de domingo-por-la-tarde-que -querría-ser- sábado.
      Snif!

      • El dia 15.06.2009, chas newby dijo:

        La Lucy de la canción era Lucy O’Donell, nacida en Weybridge en 1963 (el mismo año que el hijo de John) que se sentaba al lado de Julian en la Heath House School. Dirigía una agencia de cuidadoras de niños que necesitan atención especial, hasta que sus dos enfermedades se lo impidieron.
        Creo que fue la BBc la que saltó la liebre con lo de las iniciales LSD y prohibió la canción en sus emisoras ,tengo que comprobarlo.
        La letra de la canción incluye versos cargados de imágenes que reflejan una travesía psicodélica.
        El dibujo de Julian pareció haber inspirado a Lennon a dibujar compulsivamente sobre su infancia. Las letras fueron influenciadas por Carroll (autor de Alicia en le pais de las maravillas) y por una parodia de un popular programa británico llamado “The Goon Show”
        dos de las manifestaciones artisticas que más influyeron de siempre a Lennon, recuerdese su admiración por George Martin al ser el productor de infinidad de grabaciones de Peter Sellers y los Goons.
        Mientras Lennon, y los Beatles han sido siempre sinceros sobre su consumo de drogas, durante décadas han negado que “Lucy in the sky with diamonds” tuviera algo que ver con la LSD.
        En 1980 lennon confirmó que las imágenes fueron sacadas de “Alicia en el país de las maravillas”.

        • El dia 15.06.2009, atikus dijo:

          Es que los peques pueden llegar a crear mas alucinaciones que las drogar jeje…vamos estar una semana despierto limpiando el culo y aguantando lloreras creo que te vuelve mas loco que un par de tripis.

          Asi que el didujo que Julian era una buena excusa para componer una canción. entre eso y la guarde…

          en fin otra manera de alucinar es el calor, seguro que en sevilla estais a tope porque si en Madrid estabamos casi a 40 y torraos no quiero ni imaginar alli abajo!!

          saludos

          • El dia 15.06.2009, diciembre dijo:

            Realmente conmovedor que Julian se esté preocupando por la salud de la musa inspiradora de esta preciosa canción. Supongo que a algunos siempre les quedará la duda sobre el verdadero significado de su letra. Otros pensamos que tan solo se trata de una leyenda urbana más sobre los Beatles, cómo aquello de sus mensajes satánicos, escondidos…

            He leído que recientemente Julian y su hermano Sean han hecho las paces y que incluso han grabado algo juntos. Dicen que Yoko Ono siempre quiso que llegara éste momento. Creo que no es tan mala persona como muchos la han pintado siempre.

            • El dia 15.06.2009, Vidal dijo:

              …yo creo que, en realidad, Julian siempre tuvo celos de Sean, porque esta era más listo, más cool, salía con modelos asiáticas y hacía mejores discos. ¿Se acuerda del psicotrónico “Into the sun”, don Carrascus?

              • El dia 15.06.2009, Vidal dijo:

                …que tampoco es que sea muy complicado hacer mejores discos que Julian Lennon. Ejem.

                • El dia 15.06.2009, lu dijo:

                  Mis amigos de toda la vida siempre me cantan esta canción para mosquearme, luisi in the sky with diamonds, qué paciencia.

                  • El dia 16.06.2009, carrascus dijo:

                    Antes que nada querría que me perdonáseis porque tengo bastante desatendido el ciberespacio; ya véis que por aquí apenas he aparecido, así que imaginaos por los demás blogs del entorno (aunque un momentito para leerlos sí que me paso), pero es que andamos poniendo en marcha “la temporada de verano” de la casa, y las dos o tres horas que tengo más o menos libres las empleamos en limpiar la piscina, arreglar sus focos, pegar gresites caídos, pintar algunas cosas, etc, etc…

                    Me alegra que os guste el post, con todo su agridulzor.

                    La canción la inspiró la niña de la foto de arriba, Lucy, de apellido de soltera O’Donnell, como apunta Chas, y actualmente Lucy Vodden. Ella hizo el dibujo que inspiró a John Lennon, para que éste sacase de la nada una canción con imaginería lewiscarrollesca y connotaciones drogotas… aunque hay también que recordar que todas las florituras musicales no corrieron de su parte, y es que muchas veces nos olvidamos (y hace bien también Chas en recordarlo) que en éstas tenía gran parte de culpa el productor, George Martin.

                    Diciembre habla de la reunión de los dos hermanos, y es cierto también. Han hecho las paces y suelen verse mucho más que antes, aunque no tengo oído yo nada de grabaciones conjuntas… pero bien podría ser.

                    Se ve que Yinyer y Vidal son los malotes de la reunión… aunque a Vidal no le falta razón en sus apreciaciones sobre los celos de Julian. Es normal en realidad el devenir de los dos. No es lo mismo vivir con Cynthia Lennon y sus demás maridos aburridos que con John y Yoko y su entorno loco, genial y (sobre todo) artístico y poco convencional. Y así salió el pequeño Sean, tan ecléctico como demuestra el disco que Vidal nos recuerda también. Buscadlo por ahí y bajároslo, es recomendable.

                    Y Lu… solo te he visto una vez pero (con permiso del Koloke) tus ojos no tienen nada que envidiar a los ojos kaleidoscópicos de la Lucy de la canción… así que no te tomes a mal lo de “Luisi in the sky”… te va bien. Por cierto, ya que le he mencionado, ¿el Koloke… “también ha ido”?

                    • El dia 16.06.2009, lu dijo:

                      Está claro, Carrascus, sólo hay que ver mi gravatar para darse cuenta de lo lisérgicos que son mis ojos. Aunque veo que los de Lula y Vidal se parecen sospechosamente…, tendremos ancestros comunes o algo así.
                      Y no me hables de la concentratación bética de ayer que me enciendo, tengo la vergüenza ajena totalmente disparada.

                      • El dia 16.06.2009, EuLaliA dijo:

                        Pues digo yo que ya podian darle a Lucy alguna parte aunque fuese pequeña, de los derechos de la cancion para ayudarle en los cuidados de su enfermedad.

                        • El dia 16.06.2009, Vidal dijo:

                          Me temo que eso debería decidirlo Michael Jackson, que es (si no los ha tenido que vender ya, claro) el dueño de esos derechos. Como lo leen.

                          • El dia 16.06.2009, carrascus dijo:

                            Pues así es, como os lo dice Vidal… aunque tampoco es así del todo, y la cuestión de los derechos de las canciones de los Beatles está llena de historias apócrifas y de malentendidos. Intentaré explicárosla brevemente.

                            Al principio de su carrera los Beatles se hicieron socios minoritarios de una sociedad que gestionaba los derechos de publicación de sus canciones; con el tiempo y algunos cambios, esta sociedad se convirtió en la ATV, que seguía poseyendo los derechos de publicación de esas canciones y de las de otros grupos. Y esa compañía, la ATV es la que Michael Jackson compró en 1.985 con parte de la pasta (47 millones de dólares le costó) que había ganado con su ”Thriller”, arrebatándosela en la puja al propio MacCa, que desde entonces no le dirige la palabra.

                            Escribiendo esto, he remarcado un par de veces que lo que esa compañía tenía, y por tanto también Michael Jackson, son los derechos de PUBLICACION de las canciones, que vienen a ser más o menos la mitad de todos los derechos que las canciones generan. La otra mitad sigue ingresándose en las cuentas de Paul McCartney y los herederos de John Lennon, como autores de las mismas, y de Harrison por las canciones que escribió él, claro. Por lo tanto Julian y su familia sí que podrían revertir parte de los derechos que le corresponden por ”Lucy in the sky with diamonds” a favor de su amiga, como apunta Lali… si quisieran hacerlo, claro está.

                            Volvamos a Michael Jackson que, de todas formas, aún con su mitad ganaría una pasta inmensa. Durante mucho tiempo estuvo manteniendo estos derechos bajo su única propiedad a pesar de los intentos de compras que seguía haciendo McCartney, ya fuese solo o asociado a Yoko, o de otras compañías como EMI, CBS, o la mismísima Coca-Cola, que se apunta a todo lo que huele a dinero.

                            Pero en 1.995 Michael se asoció con la Sony para compartir estos derechos (supongo que a cambio de una pasta gansa), por lo que desde entonces el dinero que genera la publicación de las canciones de los Beatles va a parar a los bolsillos de los dos, mitad y mitad. Pero sigue siendo muchísima pasta.

                            Lo que ocurre es que la vida loca, carísima e insana de Michael Jackson le hizo sufrir muchos gastos, sobre todo porque a raíz de sus problemas de acusaciones de molestar a los niños tuvo unos gastos más allá de lo increíble en abogados y asuntos legales, y multas, y fianzas y todo eso…

                            Y para financiarlo todo lo que hizo fue usar su parte de los derechos como aval (que los hipotecó, vamos) para conseguir un crédito de sus propios socios, la multinacional Sony. Y así va desde entonces… como sus gastos cada vez crecen más como una bola de nieve (ha tenido incluso que vender su famoso rancho), pues va refinanciando una vez y otra el crédito con Sony, por lo que el final de todo esto será que tarde o temprano esta compañía se quede ya con todos ellos porque Michael Jackson no podrá responder a sus pagos.

                            Pero eso será si no se muere antes… porque para darle más emoción al culebrón, a primeros de este año los periódicos más amarillos publicaron que Michael estaba arrepentido de lo que le hizo en su momento a Paul McCartney y quería reconciliarse con él. Para ello había hecho testamento y le había dejado a McCartney estos derechos. Y no sería extraño que Michael se fuese pronto p’allá porque cada vez menudean más los artículos que salen de vez en cuando diciendo que todo lo que ha abusado de su cuerpo le pasará factura más pronto que tarde.

                            Michael Jackson, de todas formas, siempre ha tenido la afición de comprar cosas muy raras. Quizás no sepáis que dos años después de comprar los derechos beatlelianos también quiso comprar los huesos de John Merrick, el Hombre Elefante, por los que ofrecía 50.000 dólares a quien los tuviese. Nadie puede imaginar para qué… a lo mejor tenía algo que ver con pesadillas infantiles, o dar sustos a los niños… Pero eso no pudo hacerlo porque esos huesos ya no existían; se destruyeron cuando los alemanes bombardearon durante la Segunda Guerra Mundial el hospital de Londres en el que se conservaban.

                            Joé… casi me he escrito un post… bueno, espero que sirva para convalidarme uno si debido a los arreglos caseros tardo un poco en publicar otro.

                            Besos y abrazos para todas y todos.

                            • El dia 17.06.2009, EuLaliA dijo:

                              ¿Carrascus, hay algo que tu no sepas?

                        • El dia 17.06.2009, Microalgo dijo:

                          Po parece que no.

                          Qué pozo de sabiduría, oiga. Qué gustazo. De lo que se entera uno…

                          • El dia 17.06.2009, chas newby dijo:

                            Dos notas de añadido a la noticia de don Jose, el primer editor (desde 1963) de las canciones era Dick james y la empresa original de los derechos de las canciones Northern songs ltd que publicaría tambien las primeras canciones de harrison.
                            Los socios aparte de los propios Beatles eran James y Epstein.
                            En 1969 y tras enfrentamientos entre L_M por un lado y james por otro
                            este ultimo vende sus derechos mayoritarios a la ATV.

                            • El dia 17.06.2009, carrascus dijo:

                              Anda, Lali… con las cosas que yo no sé se han escrito libros y libros.

                              Lo que ocurre es que poco a poco voy intentando leerlos para enterarme de ellas. Un beso.

                              Y ya para redondear el mensaje último de Chas y rizar el rizo hasta lo quisquilloso (aquí las cosas se hacen bien o no se hacen, ¿verdad, Chas?) apuntar también que de todo esto que hemos dicho hay cuatro canciones de los Beatles que no participan, porque se publicaron antes de que formasen Northern Songs, y por lo tanto todos los derechos son de ellos. Estas canciones son las que formaban sus dos primeros singles: “Love me do” / “PS I love you” y “Please please me” / “Ask me why”.

                              • El dia 17.06.2009, carrascus dijo:

                                ATENCIÓN… Tengo una entrada de sobra para el concierto del viernes en el Teatro Central con Lambchop y Damien Jurado. Si alguno de vosotros está interesado en acudir no tiene más que decirlo y se la regalo.

                                Bueno… se la cambio por una cervecita en el ambigú del Teatro cuando se la pase.

                                • El dia 17.06.2009, chas newby dijo:

                                  A fines de noviembre de 1962 Brian Epstein, el manager de los Beatles, aconsejado por George Martin, contrata a Dick James como editor para las canciones del grupo. James había escuchado “Please Please Me” y le había preguntado a Epstein si podía publicar la canción. Brian quería saber que es lo que podría hacer él que no pudo hacer el departamento de publicidad de EMI. La respuesta de James fue levantar el teléfono y llamar a un amigo (Philip Jones) que era productor del show ‘THANK YOUR LUCKY STARS’. Le puso la canción al teléfono y su amigo estuvo de acuerdo que era un tema muy bueno. Acordó a solicitud de Dick James colocar a los Beatles en el show. En 5 minutos había incorporado a los Beatles en el segundo programa con mayor influencia en el público que compraba discos. Dick le preguntó a Brian: “Ahora, ¿Puedo publicar la canción?”.
                                  Por lo que en puridad el primer single publicitado por James es please please me.
                                  Una copia de este single fue vendida en Ebay en 2003.
                                  En febrero de 1963 Dick James forma NORTHERN SONGS LTD. james plantea a Brian un acuerdo mediante el cual James conserva el 50% de las acciones de la compañía. John y Paul retienen un 20% cada uno mientras Brian guarda para si un 10% de NORTHERN SONGS. James administraba la compañía a través de Dick James Music Ltd.

                                  En 1965 la inversión en la compañía de algunos accionistas cambia las proporciones.

                                  Un artículo en los diarios ingleses señalaba que Dick James estaba vendiendo un 37% de acciones en Northern Songs a Sir Lew Grade de ATV.
                                  George Harrison, acompañado por Neil Aspinall y Derek Taylor, procuran que James postergue la venta hasta que regresen John y Paul de sus vacaciones. El les dice que no tiene intención de esperar.

                                  Lennon y McCartney se habían rehusado a firmar una ampliación de su contrato de composiciones con Northern Song y Dick James tenia buenas razones para dudar de la longevidad de su relación.
                                  NORTHERN SONGS de James ganó millones con los ‘copyrights’n la venta a ATV le reportó mas de 1 millón de libras esterlinas.
                                  Cuando M. Jackson adquirió el catálogo musical Lennon-McCartney. Paul no disimuló lo furioso que estaba sintiéndose traicionado.

                                  • El dia 17.06.2009, carrascus dijo:

                                    Jejejeje… sí; sobre todo porque fue el propio McCartney el que le había dicho a Michael Jackson la cantidad de pasta que se ganaría uno teniendo los derechos de las canciones de los Beatles, cuando se hicieron amiguetes grabando la canción y el video-clip de “Say, say, say”.

                                    Échese usted amigos para esto…

                                    • El dia 17.06.2009, chas newby dijo:

                                      por cierto Don Jose espero que no te pareciese mal los añadidos a tu comentario y no tengas que decir de mi lo último que acabas de dedir en tu comentario je,je…..

                                      • El dia 17.06.2009, carrascus dijo:

                                        Tranqui, amigo Chas… usted puede ir añadiendo todo lo que le parezca. El saber no ocupa lugar. Y es de agradecer que se moleste en buscar datos nuevos.

                                        (Required)
                                        (Required, will not be published)

                                        Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.