Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
CADA VEZ CUESTA MÁS…
Carrascus

Pues sí. Cada vez cuesta más trabajo seguir encontrando historias frescas, que no estén trilladas, y que no puedas leer en cualquier otro lugar de internet. Pero hay veces que la inspiración te llega en el momento más inesperado.

Estaba hablando con mi vecino del césped del jardín, y de cómo cuando van llegando estas fechas, en las que las horas de sol se estiran cada vez más, la puñetera grama se empeña en crecer y crecer, y para mantener la estética hay que cortarla cada semana.

Y casi mil metros cuadrados de jardín son un verdadero suplico para alguien que, como yo, odia profundamente las labores de jardinería. Así que doy por bien empleados los euros que pago a los jardineros que vienen a casa y me mantienen alejado del cortacésped.

Y paseando por el jardín y pensando en ello estaba cuando recordé una historia que tiene mucho que ver con todo esto.

Los cortacésped no han tenido, que yo sepa, un papel importante en los anales del rock. El césped propiamente dicho, sí; después de todo el batería de Toto tuvo una de las muertes más tontas del rock’n’roll cuando respiró demasiado herbicida, al que resultó ser alérgico, y cayó sobre las rosas que estaba fumigando, para no levantarse jamás. Pero, como os decía, el papel de los cortacésped en la historia musical es irrelevante.

…con una notable excepción.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The ceremony” (Tammy y George)

Como si estuviesen viviendo una dramatización en la vida real de una de sus propias canciones, la Familia Real del country, el señor George Jones y su esposa, la señora Tammy Wynette, tuvieron muchas subidas y bajadas en su matrimonio. Perteneciendo ambos a un mundo (del que también provenían) que dependía de la slide guitar y de los chanchullos para pasarlo bien, podemos imaginar que cualquier cosa mala que les ocurriese en su matrimonio, ya les había ocurrido a George y Tammy antes de casarse. Cualquier cosa, desde dispararle a un tío en Reno solo para ver como se moría, hasta humillarse ante otra mujer pidiéndole de rodillas que no le quitase a su hombre. Vamos, que eran una pareja con un gran potencial para que, cuando se diesen las apropiadas circunstancias maritales, los problemas creciesen a su alrededor.

Y por eso un día, probablemente después de una de sus duras batallas, particularmente fuerte debido al hecho de que George estaba de muy mal humor por llevar varias semanas en el dique seco, intentando salir de su alcoholismo, éste decidió que para sobrellevar el disgusto necesitaba una copa con la que aliviar las tensiones de su cansancio físico y emocional, que hervían a fuego lento y amenazaban con convertir el matrimonio en un volcán.

George decidió, aunque se puedan discutir sus razones, que había llegado el momento de volver a olvidar sus penas sumergiéndolas en alcohol, y le dijo a Tammy que iba a coger uno de los coches y se iba a la ciudad a pegarse algunos lingotazos.

Tammy, por supuesto, decidió a su vez que eso no estaba nada bien, y que por nada del mundo le iba a permitir que hiciese tal cosa; no después de haber pasado tanto mono y cuando ya estaba tan cerca del final. Así que escondió los cinco llaveros con las llaves de los cinco coches que tenían.

Frustraba de esa manera el plan de George porque, gracias a Dios, el rancho en el que vivían estaba a más de quince kilómetros de la ciudad, y ella sabía que irse andando hasta allí no era una opción para su marido.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“He stopped loving her today” (George)

Pero, por supuesto, George era un cantante de country y por tanto un hombre ingenioso y lleno de recursos. Después de todo, si un hombre puede cabalgar un caballo salvaje en un rodeo, nada en el mundo le va a impedir ponerse sus pantalones de vaquero y encontrar la forma de llegar a un bar… tuviera que ver!

Así que George hizo lo mismo que haría cualquiera de nosotros que viva en el campo. Se fue a buscar el cortacésped.

Se montó encima de él y fue conduciendo, a razón de dos kilómetros por hora, hasta llegar a la ciudad, donde, unas nueves horas después de haber salido, pudo entrar en un bar y conseguir una magnífica borrachera.

Y después, cuando un río de whisky había conseguido hacerle olvidar sus penas, condujo de nuevo hasta su casa. Esta vez seguramente más lento incluso.

Esta historia quedaría muy adornada si en su vuelta a casa George hubiese atropellado a una vaca, o a su mujer, o a las dos… o que se hubiese pasado un par de horas más cortando el césped del jardín familiar de forma que en él quedasen escritas las palabras “Tammy es una puta”, de forma que ella pudiese verlo desde su ventana de la segunda planta cuando se despertase por la mañana… pero no ocurrió nada de eso.

Por lo tanto, cuando le llegó el bajón, todo esto quedó solamente en la historia de una vieja y patética estrella del country, alcohólico y cansado, que hizo el camino de ida y vuelta a la ciudad en un cortacésped penosamente lento, en busca de unas bebidas. La historia no da más de sí. ¿Pero sabéis qué? A su manera, es un cuento muy entrañable.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Stand by your man” (Tammy)

Categorías: Simple twist of fate -

13 Comments

  • El dia 08.05.2009, Microalgo dijo:

    Había una película que se llamaba “El camino de Right” o algo así, en que sale algo parecido, si no me equivoco.

    • El dia 08.05.2009, EuLaliA dijo:

      A mi tambien me suena algo de eso, Microalgo. Un negro anciano que va a no se donde, pero muy lejos, subido en un cortacesped. Pero no me acuerdo del nombre de la pelicula ni de su argumento.

      Y tranqui, Carrascus, que siempre sabes encontrar temas interesantes. Este blog no desfallece. Un beso animoso.

      • El dia 08.05.2009, Maese Rancio dijo:

        Creo que hablais de Una historia verdadera de David Lynch.

        Y para que no se pierda la tradición de los parecidos. En la segunda foto George se parece a Jim Carrey 😉

        • El dia 08.05.2009, Microalgo dijo:

          Iba a decir lo mismo. ¿No será Jim Carrey disfrazado?

          • El dia 08.05.2009, EuLaliA dijo:

            :) :) :) Pues es verdad. No me había fijado…….. y eso que yo soy “la tonta de las fotos”, segun Carrascus 😉

            • El dia 08.05.2009, Lula Fortune dijo:

              ES verdad lo de Jim Carrey, yo también lo pensé. Sería una buena opción para una biopic y contratar a Linch para darle el toque sórdido que le falta a la historia. Anda que…¡¡¡peazo foto la del matrimonio!!!

              • El dia 08.05.2009, carrascus dijo:

                ¿A qué foto te refieres, Luliña, a la primera o a la tercera? Anda que la pareja cinematográfica que nos propones se las trae. Carrey y Lynch… yo no me perdía esa peli, fijo.

                Maese ya aclaró la película a la que os referíais en los primeros comentarios, “Una historia verdadera”, de David Lynch. En ella un anciano (blanco, Lali, no negro) recibe la noticia de que su hermano ha sufrido un infarto y está en el hospital, en otro estado americano, a 300 millas (casi el camino Sevilla-Madrid), y como ya tiene 73 años y la vista medio perdida, además de andar con bastones, y no puede conducir, ni su hija le puede llevar, pues hace ese camino a bordo de un cortacésped como el de este post. En realidad sobre dos, porque el suyo se quema por el camino y tiene que cambiarlo por otro, que no recuerdo si le regalan o compra de segunda mano. Pero al final llega, el tío, con un par…

                La verdad es que al escribir el post no me acordaba de esta peli, que está basada en hechos reales, así que no diréis esta vez que lo del post es imposible, jejejeje… pero cuando lo habéis mencionado sí que la he recordado.

                Una consulta… aunque ya veo que nuestra amiga Lu ha podido comentar hoy en el post anterior y ya se ha solucionado lo que le ocurriese, me dijo en su blog que ayer le fue imposible dejar algún comentario aquí en el Blogin’. ¿Os ha pasado a alguno más?

                • El dia 08.05.2009, Maese Rancio dijo:

                  Pues yo no le puedo ayudar porque ayer no entré por aquí.

                  • El dia 09.05.2009, zambombo dijo:

                    La confusión de Microalgo seguramente viene propiciada porque la película original de Lynch se llama “The Straight Story”, un título con muchas interpretaciones (aparte de ser “Straight” el apellido del prota).

                    Vaya joya el Sr. Jones, no tenía el gusto. Me voy a leer ahora el artículo enlazado.

                    Respecto a la pregunta de lo de Lu, ni idea, hace unos cuantos días que no dejo comentario. Estoy mu perdío, en general.

                • El dia 09.05.2009, Lula Fortune dijo:

                  A la primera foto, me refiero a esa que seguro colgarán en el salón de su rancho ja, ja, ja.
                  Besos y…me ha encantado tu defensa de su Satánica Majestad :)

                  • El dia 10.05.2009, Antígona dijo:

                    A mí también me ha venido automáticamente a la cabeza la peli de Lynch, aunque me temo que el anciano que la protagonizaba me resulta más entrañable que este cantante country. Que por cierto, a juzgar por las fotos, el tiempo que no estaba peleando con su señora ni dándole a la botella se lo debía pasar en la peluquería, ¿no?… Qué moldeado, por dios, debía de ser la envidia de sus vecinas.

                    Así que tres mil metros cuadrados de jardín, Carrascus, ¡qué poderío! A ver cuándo nos invitas a una barbacoa, Caray, que en tu jardín cabemos media bloggosfera 😛

                    Con lo que más me he reído ha sido con los posibles “adornos” para el final de tu historia. Por una vez la ficción supera a la realidad :)

                    ¡Besos!

                    • El dia 10.05.2009, carrascus dijo:

                      …¿tres mil…? Casi mil, Antígona… ¿como has leído eso? jejeje… de todas formas se estudiará lo de la barbacoa, porque aunque sean menos seguís cabiendo todos.

                      Y lo del pelo de George también tiene su explicación… verás… es que Tammy, antes de meterse a cantante era peluquera.

                      Y Lula, no hace falta que me des las gracias por esa defensa, es que el comentario del chaval ése me tocó mucho los cojon la moral.

                      Besos para las dos.

                      • El dia 11.05.2009, Antígona dijo:

                        Joder, Carrascus, es verdad, qué ida de olla con los tres mil… Será que es que me pareces ya de antemano un tipo con mucho poderío 😉

                        En cuanto a Tammy, ya le valía a su marido que hubiera tenido otra profesión, ya. Aún sigo impresionada con ese flequillo-tupé capaz de resistir un tornado… ¡qué mal gusto!

                        Y sí, vete estudiándote lo de la barbacoa que casi mil también dan para mucho. ¡Yo pongo el vino! :)

                        Más besos

                        (Required)
                        (Required, will not be published)

                        Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.