Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
PEQUEÑO POST DE AGRADECIMIENTO
Carrascus

…y es que de bien nacidos es ser agradecidos. Y yo le debo toda mi vida laboral, en la que me va muy bien, a un señor del que me acabo de enterar que murió la semana pasada, tres días antes de cumplir los 98 años.

Se trata del doctor WILLEM KOLFF, el padre del riñón artificial, holandés de nacimiento, y establecido desde los años ’50 en los USA, residiendo en Philadelphia hasta su reciente fallecimiento.

El doctor Kolff y el doctor Nils Alwall, sin conocerse entre ellos, y de forma independiente, inventaron el riñón artificial durante la Segunda Guerra Mundial, y sentaron las bases sobre la que se fundó la compañía en la que ya llevo currando casi tres décadas.

El principal objetivo de mis esfuerzos ha sido restaurar en la gente una existencia que pudiese disfrutar. Si la vida no puede disfrutarse, no merece la pena.

El doctor Kolff era hijo de médico y quizás por eso también estudió medicina, y con la carrera terminada estuvo en Groningen trabajando como asistente de otros médicos más experimentados. Fue allí donde decidió encontrar una solución para los muchos pacientes, a menudo muy jóvenes, que ingresaban a consecuencia de un fallo renal, y morían sin solución alguna.

Su profesor en Groningen, el doctor Polar Daniëls, se suicidó cuando el ejercito alemán atacó Holanda en mayo del ’40, por temor a los nazis, ya que él era judío. Y Kolff decidió dejar esa ciudad entonces y establecerse como especialista en medicina interna en Kampen.

Allí mismo, y durante el periodo de guerra, desarrolló el primer riñón artificial, con la ayuda de un fabricante de pinturas, y propietario de un garaje, que le vino muy bien para sus experimentos. El principio del método era que la sangre de los riñones de los pacientes, que contenía desechos tóxicos, que normalmente quitan los riñones sanos, la iba pasando a lo largo de una membrana a través de la cual podían pasar las moléculas minerales y orgánicas más pequeñas, como la urea. Estas moléculas pasaban a través de la membrana hacia una pequeña corriente de agua que fluía por el otro lado de la membrana. De esta forma el riñón artificial “limpiaba” la sangre del paciente. Este principio es todavía la base de la diálisis.

La verdad es que este rudimentario riñón artificial no tuvo éxito hasta el paciente número 17, después de más de dos años experimentando con enfermos renales. “Gracias a Dios no había comités éticos en aquel tiempo”, decía el doctor Kolff en una charla a la que pude asistir hace unos seis años.

El doctor Kolff no solo salvó muchas vidas con su invento, sino que también durante la guerra declaró no aptos para el servicio a muchísimos de los jóvenes que reclutaba el ejército alemán y extendió muchos certificados de incapacidad a favor de judíos para que no les trasladasen a los campos de concentración.

A pesar de ser el doctor una figura crucial en la resistencia local contra los nazis, el primer paciente que salvó su vida con un tratamiento de diálisis con la máquina que inventó fue una mujer, Maria Sofia Schafstadt, que era, sin embargo, una activista colaboracionista con los alemanes.

En 1.950 emigró a los Estados Unidos con su esposa y sus cinco hijos (se ve que los experimentos le dejaban tiempo…), donde estuvo trabajando en el desarrollo de su máquina, además de en la máquina de circulación extracorpórea, que tanto ayudó en los cáncer de pulmón, e incluso en los corazones artificiales. En 1.982 se implantó en Salt Lake City el primer corazón artificial basado en sus experimentos.

En 1.990 la revista “Time” le incluyó en la lista de las cien personas más importantes del siglo 20. Ha recibido todos los premios médicos y honores que pueden darse en su campo. Pero nunca le dieron el Nóbel de medicina.

Si tú puedes darle a alguien una vida feliz tienes que hacerlo, y si él no la quiere tú no debes dársela. Cuando alguien tiene un corazón artificial y ha decidido que ya no quiere vivir más debe tener un botoncito que le permita apagarlo …pero eso sí, con una clave, para que así no puedan apagárselo sus nietos…

11 Comments

  • El dia 25.02.2009, chas newby dijo:

    El siglo xx puede considerarse el siglo de la ciencia,y una de sus ramas principales es la medicina.
    La historia de Willen Kolff es bonita comienza sus primeros trabajos en los
    años 30 y consiguio salvar a una señora por primera vez en 1945 habia nacido el primer riñon artificial, algo que hoy es una cosa tan normal en cualquier hospital y que ha ayudado a salvar tantos enfermos renales cronicos y terminales.
    Otro caso anecdótico fue en Sudafrica C. Barnard en 1967 consigue por primera vez transplantar un corazón, técnica que hoy es de uso frecuente incluso en nuestro pais, dentro de su equipo una persona que para muchos es hoy desconocida era un hombre de raza negra. Este personaje se llamaba Hamilton Naki. Este señor, que no era médico, debería haber estado en la foto y ser reconocido mundialmente, pero era negro y eso en la Sudáfrica del aparheid era pecado.
    Naki empezó ayudando en las operaciones hechas a animales, luego de anestesista y al final las hacía él. En la operación de ese 3 de diciembre de 1.967, él fue quien realizo la extracción del corazón sano, del cuerpo de la mujer atropellada, y cuidó del órgano hasta que el Dr. Barnard lo implantó en el paciente. El propio Barnard reconoció , en una entrevista, que Naki era mejor que él técnicamente. El propio Naki, defendió la injusticia cometida hacia él…”Si hubieran publicado mi fotografía los habrían llevado a la cárcel.
    Dado que por los problemas raciales que todos sabemos se tuvo que jubilar como jardinero y con la pensión mínima, se la ha reconocido al final y creo que tiene un aula con su nombre en una universida dde sudafrica. Sencillamente impresionante.

    Alexander Fleming era un microbiólogo escoces que tras la 1ª guerra y visto la gran cantidad de muertes por infecciones habidas se dedicó a buscar un buen antiséptico.
    Se le deben dos descubrimientos casuales pero de gran transcendencia médica ocurrieron en los años veinte y aunque fueron accidentales demuestran la gran capacidad de observación e intuición de este médico escocés. El descubrimiento de la lisozima (una enzima orgánica) ocurrió después de que un moco de su nariz, procedente de un estornudo, cayese sobre una placa de Petri (placa redonda donde en un cultivo especial y diferente segun sea virus o bacteria se depositan estos gérmenes para su crecimiento) en la que crecía un cultivo bacteriano. Unos días más tarde notó que las bacterias habían sido destruidas en el lugar donde se había depositado el fluido nasal.
    El otro también fue por un despiste suyo al inspeccionar sus cultivos antes de destruirlos notó que la colonia de un hongo había crecido espontáneamente, como un contaminante, en una de las placa de Petri sembradas con Staphylococcus aureus ( el bichito que produce los forúnculos para que nos entendamos) el hongo era el penicillum que produce la penicilina, bueno pues este desastre ha permitido salvar millones de vidas a lo largo del siglo pasado, porque no os podeis imaginar el problema que podía acarrear una infección antes de la era de los antibióticos Fleming si fue premio nobel.
    Otra especialidad médica quizas más discreta y desconocida para muchos pero no menos importante y transcendental es la rehabilitación Médica, bien es una de las pocas cosas que podemos agradecer a la 2ª Guerra mundial a principios de los años 40 eminentes cirujanos ingleses y americanos se reunieron para ver que podían hacer con los soldados accidentados para mejorar sus posibilidades de reinserción y sobre todo para reincorporarlos de nuevo a filas de estas pequeñas ideas nace todo un nuevo concepto médico que de forma más modesta ha conseguido grandes logros para los incapacitados.
    Uno de ellos fue el inicio del tratamiento de los lesionados medulares (hoy una técnica normal en cualquier hospital de nivel pero entonces una condena a muerte segura y en unas condiciones penosas) lesiones y pesadilla que ya habian sido descritas por los antiguos egipcios hace 3000 años.
    Por último porque me podia extender demasiado los avances en la anestesia (hace 60 años o más solo existía el eter un ayudante tenía que estar toda la operación con una especie de colador y un frasco de eter durmiendo al paciente para que el cirujano pudiese operar hoy los avances son impresionantes en esste campo.

    Esperemos que el siglo XXI sea el de la genética y el del fin del cancer como enfermedad.

    • El dia 25.02.2009, jl ambrosio dijo:

      Ya, ya, pero…¿a nadie se le ocurre una canción para ilustrar el artículo?

      • El dia 25.02.2009, carrascus dijo:

        Coño… has escrito esto mientras escribía yo el comentario del post anterior. Po mira, precisamente en él hacía alusión a una canción que aquí vendría que ni pintada: una de los Pixies que se llamaba “I bleed”… no?

        El problema de haber dejado este post así tan crudo es que ha sido una improvisación de esta tarde, que he tenido que ir a currar también porque mi ayudante se ha puesto malito. Y allí en el ordenador de la clínica no tengo las herramientas adecuadas para subir fotos ni canciones ni ná de ná…

        Joé, esperemos que este tío se ponga bueno pronto, porque eso de currar de seis y media a una y cuarto, y después tener que volver por la tarde de cinco menos cuarto a diez de la noche es un rollazo… con lo bien que se está en mi sofá dormitando y poniéndome al día con las series grabadas durante la semana…

        • El dia 26.02.2009, diciembre dijo:

          Que sorpresa aprender también sobre medicina en el Blogin’. Realmente precioso el homenaje que rindes al doctor Kolff, Carrascus. Cuanto tenemos que agradecer a personas así. Es admirable la actitud tan profesional y tan humana de éste hombre. Me extraña que todavía no hayan hecho ninguna película sobre su vida, o le hayan dedicado una canción. Ayer mismo, a raíz de un trabajo que tenía que desarrollar mi hija para el colegio, sobre la expedición Terra Nova, supe de una canción que dedicaron los WarCry a Lawrence Oates. También hay un libro, ‘May Be Some Time’, de una tal Brenda Clough. Novela de ciencia ficción, a través de cuyo argumento se resucita a Oates en el año 2045, precisamente, mediante los avances de la medicina…

          Seguro que daría para un post, el hablar de canciones dedicadas a personajes históricos. Me viene a la mente el “Pride (In the name of love)” de los U2, dedicado a Martin Luther King…

          Y enhorabuena a ti, Carrascus, por la labor que desempeñas. Supongo que debe ser gratificante poder ayudar a personas con problemas de salud tan serios.

          Besos!

          • El dia 26.02.2009, EulaliA dijo:

            Jo, Carrascus, en treinta años has tenido que conocer maquinas de dialisis de todas clases, ¿no? A lo mejor hata llegaste a reparar la del doctor Kolff :) :) :)

            La vida de este hombre seguro que no ha demerecido en cuanto a interes a la de ningun rockero celebre……… y seguro tambien que ha aportado mucho mas.

            Te doy el pesame por la parte que te toca.-

            • El dia 26.02.2009, jl ambrosio dijo:

              ¿I Bleed? Carrascus, por favor te lo pido, no me hables de sangre que me…

              • El dia 26.02.2009, zambombo dijo:

                Me parece un más que merecido homenaje a este hombre al que, por otra parte, no tenía el gusto de conocer.

                Mi propuesta para aderezar este artículo con música: “Kidney’s crash”, de Arden (http://open.spotify.com/track/2v312gbqHKoFIcihmvn24l).

                • El dia 26.02.2009, diciembre dijo:

                  Vaya cambio de decoración, Carrascus. Se me hace un tanto extraño pero por fin vé la luz en un blog mi querido trisquel!!, que ilusión me hace. Por cierto, confieso no he podido evitar cebar un poquillo al panda, es que me pierden los bichos…

                  • El dia 27.02.2009, carrascus dijo:

                    No creo conocer esa canción, Zambombo; la buscaré. Gracias.

                    Y sí, Diciembre… a lo mejor una vez hacemos un post con esas canciones. Así a bote pronto y sin mirar el FGoogle, recuerdo las dedicadas a Biko y Mandela; “Abraham, Martin & John”, dedicado a esos tres; el “Candle in the wind” a la que Elton John cambió la letra dedicada a Marilyn Monroe para dedicársela a Lady Di… incluso hay una canción en España dedicada a Franco, que no puedes imaginarte siquiera quién la cantaba. No te preocupes, que la oirás pronto, formará parte de un post que tengo aún descongelándose…

                    Y sí también, Lali… ya he conocido máquinas de diálisis de todas las épocas… pero eso forma parte de otro negociado y de momento no es cosa de ponerse a hablar de ellas.

                    Y Chas, que en el anterior comentario me enrollé y se me pasó agradecerte la investigación que compartiste con nosotros.

                    Y ya mañana se me ocurrirá más que decir, que hoy de nuevo he vuelto a estar currando todo el día (mi ayudante sigue enfermito) y ya es hora de dormir, que las seis están aquí ya mismo de nuevo…

                    • El dia 27.02.2009, diciembre dijo:

                      …créo que te refieres a V.M. ¿no?. La verdad es que ésta vez no lo he tenido que buscar, sí que lo sabía.

                      Por cierto me gusta tu foto, queridisimo Carrascus. Eso sí, pelín serio…;-)

                      Besitos!!

                      • El dia 27.02.2009, carrascus dijo:

                        Efectívamente, amiguita, a él me refiero… como ves, todos tenemos un pasado.

                        Y sí, salgo muy serio. La verdad es que las cámaras de fotos normalmente se ceban conmigo. Una cosa es que yo sea un tipo “serio” y “formal”, pero es que soy tan fotogénico como “El Risitas”. Ésta que he puesto es de las dos o tres que se salvan…

                        (Required)
                        (Required, will not be published)

                        Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.