Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
MELANCOLÍA GÓTICA
Carrascus

Si tú vieses, pongamos por caso en el “Fun Club”, o algún tugurio de tu ciudad, a una chica menuda como ésta, arrastrando un contrabajo como éste…¿no serías tan caballeroso de ofrecerle inmediatamente tu ayuda?

El problema es que casi todos a los que la escena inspira esa caballerosidad son tipos que normalmente andan ya bastante pasados de alcohol y lo que consiguen es poner nerviosa a la chica y que les diga que no… “pero con los amplis es otra cosa, para cargar con ellos cualquier ayuda es bienvenida”.

Quien dice esa última frase es AMY LaVERE, y aunque la próxima vez que venga de gira por Europa seguramente ya podrá permitirse algunos roadies que le ayuden, dada la aceptación que está teniendo su música tras pasarse todo el mes pasado teloneando a Seasick Steve y haber aparecido en el programa de televisión de Jools Holland, que todo lo consagra, en la actualidad todavía no tiene aquí el mismo nivel que en los USA, donde ya le pagan un hotel y todo cuando está de gira, y tiene que buscarse la vida para dormir en los pisos de amigos de otros amigos de sus amigos… si la ves anunciada por ahí, ya sabes qué puedes hacer para tener en tu casa a una futura figura del rock.

Amy y su desquiciado trío de blues-country (con el guitarrista Steve Selvidge y su actual pareja, el batería Paul Taylor) nos traen rock, y valses, y tangos, que sirven de soporte a las narraciones de pequeños aconteceres de la vida que les resultan familiares a todo el mundo en todos los sitios; desde la mujer atascada en la rutina y sufriendo por el deseo de escapar de todo, en “Washing machine”; hasta la que apuñala a su hombre hasta matarlo, en “Killing him”, con su fantástico estribillo: “Matándole no haces que el amor se esfume”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Killing him” (Del “Anchors & anvils”)

Él no volvió a casa hasta el alba,
no estuvo con ella, le diría.
Se pelearon durante toda la mañana y todo el día.
Ella tendría que matarlo para conseguir que se quedase.

Matándole no haces que el amor se esfume.

Amy LaVere se pasó los primeros 7 años de los 25 que tiene en una caravana, en los bosques cercanos a Bethany, un pueblucho en la frontera de Texas con Louisiana. Su padre, Charlie, estaba yendo y viniendo constantemente debido a su trabajo en un equipo de construcción de plataformas petrolíferas en Alaska. Desde entonces hasta que cumplió los 13 la familia completa anduvo errante con su hogar móvil por todos los estados americanos en los que le ofreciesen algún trabajo, hasta que se asentaron por fin en la pequeña ciudad de Ortonville, en Michigan, donde sus padres se separaron poco tiempo después.

Su madre, Catherine, componía canciones, así que Amy desde pequeña se acostumbró a ello y tras su aprendizaje ayudándola comenzó a plasmar por sí misma su ostentosa rebelión juvenil en forma de canciones que aireaba en una primeriza banda de art-punk.

A los 20 años consiguió un trabajo en una oficina de management en Nashville, donde descubrió su aptitud natural para el contrabajo tras unirse al guitarrista y bajista Gabe Kudela, después de un amplísimo noviazgo de tres semanas, en las que aprendió las bases técnicas para manejarlo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Tennessee Valentine” (Del “Anchors & anvils”)

El espíritu gitano de la chica hizo que convenciese a Gabe para dejarlo todo, así que sin decirle nada a nadie se fugaron como en las películas; pasaron por una pequeña capilla, en la que se casaron, y se fueron a Memphis, donde tocaron muchas veces juntos en clubs o en la calle con una banda de rockabilly que formaron; para comer se dedicaban a pintar casas, y en cuanto tenían ocasión montaban su concierto con canciones propias, de los Replacements, de Hank Williams… se sentían grandes.

Pero entonces rompieron. Los celos de Gabe porque la atención siempre se enfocase en ella y el no querer emprender nuevos retos artísticos a causa de una pretendida integridad musical por parte de él, hizo que Amy se sintiese en una situación de práctica vigilancia policial; se hartó de que él sabotease las oportunidades que se le ofrecían, y sus pensamientos se fueron haciendo cada vez más divergentes. Y esa es la raíz del primer disco de Amy en el 2.006, su disco de sufrimiento y desengaño, “This world is not my home” (“Este mundo no es mi hogar”).

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Never been sadder” (Del “This world is not my home”)

Después de tantos años tocando en directo, a Amy eso de encerrarse en un estudio y grabar sus canciones es algo que no le gustaba en absoluto. Y se notó. Las partes más rockeras sonaban muy rígidas, así que las desechó. Y las más tranquilas y confesionales, que fueron las que se editaron, adolecen de la falta de entereza que le daba sentirse observada constantemente por los extraños que pululaban por el estudio mientras ella ponía sus dolorosas emociones bajo el microscopio… era como extirparle quirúrgicamente un órgano.

Pero esas son las canciones que permanecieron en el disco; las tristes y las melancólicas, las depresivas. Las canciones que Amy podía sentir porque sin ellas no hubiese sido capaz de vivir en el pasado. Era algo natural que el disco fluyese en esa dirección, la de la pérdida de la inocencia y los romances rotos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“We went sailing” (Del “This world is not my home”)

Vamos navegando…
tú saltas del barco para pescar a otra…
irás navegando con los demás tiburones…
haciendo que se oscurezca mi mundo…
y yo no iré a pescar nunca más.

Pero la autocomplacencia no es una buena opción. Y su segundo disco, “Anchors & anvils” (“Anclas y yunques”), ya capturó perfectamente la delicadeza de su obra con la confianza que da tener el respaldo del más importante veterano de la escena de Memphis, Jim Dickinson, músico de sesión y productor de Bob Dylan, Aretha Franklin, Big Star, Primal Scream, el “Sticky fingers” de los Stones… “Como productor, tengo que llevar al artista al borde del precipicio, donde tiene que aprender a confiar en ti. Y por supuesto, luego tienes que empujarles. Muchos de ellos se estrellan. Pero Amy tiene alas para volar. De hecho, creo que este es uno de los mejores discos que he producido”.

Un disco que en las primeras escuchas nos recuerda a una Norah Jones más peligrosa y con más raices. Un disco con diez elegantes y sexys historias de amor tenebroso, dolor, seducción y blues desde las tripas, que es totalmente impredecible y audaz; el sonido de una artista fuera de lo común, incapaz de ser exactamente quien en realidad es.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Time is as train” (Del “Anchors & anvils”)

Aunque Amy últimamente ya puede ganarse más o menos bien la vida con la música, todavía continúa con un trabajo que le gusta mucho, como guía freelance del antiguo hogar de Elvis o Sam Phillips que fueron los estudios de Sun Records. Quizás la aureola histórica que se encuentra entre aquellas paredes le procure la necesaria inspiración para que su tercer disco sea otro escalón en su ascenso.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Washing machine” (Del “Anchors & anvils”)

Categorías: Changing of the guards -

10 Comments

  • El dia 01.12.2008, Microalgo dijo:

    Qué divertida. Menos mal que no le dio por la armónica, nos habríamos perdido esa vocecilla.

    • El dia 01.12.2008, zambombo dijo:

      Me llama la atención el último párrafo. Siempre me ha despertado la curiosidad saber con qué se ganan la vida los músicos a quienes su música no les da totalmente para vivir, que por cierto son la mayoría. Cuando se hace referencia al tema, los rockeros americanos suelen trabajar en bares, gasolineras o cementerios, qué cosas.

      La chica, una monada. Destila encanto, sensualidad y carácter. Creo que eso de “una Norah Jones más peligrosa y con más raices” la describe perfectamente. Eso sí, vaya cambiazo entre foto y foto, parecen chicas distintas.

      • El dia 02.12.2008, Vidal dijo:

        Historia verídica:
        Un famoso periodista madrileño, de visita en un festival que hasta el año pasado se celebraba en el Teatro Alameda, en lo que es la fiesta post-festival en el Fun Club, se encuentra a dos jovencitas tuneadas de gótico y buscando sus abrigos en el fondo de una enorme pila, se acerca (tambaleándose) y les dice “Oh, pero qué chicas tan underground. Dejad, dejad que os ayude”. Las chicas huyeron, claro, pero por aquí todavía nos estamos riendo…

        • El dia 02.12.2008, EulaliA dijo:

          Anda que para mover el contrabajo ese de concierto en concierto la niña tiene que ter unos musculos ya que no veas.

          Muy bonitas las canciones… y muy americanas. Menos la ultima, que tiene mas tintes de blues que otra cosa, las demas son muy countrys, pero muy modernas.

          • El dia 02.12.2008, carrascus dijo:

            Jejeje… para que veais que lo que dice Vidal ratifica que todo lo que se cuenta en este blog es verdadero… o puede serlo. Y el “Fun Club es un microuniverso en el que ocurre todo lo que puede ocurrir en cualquier otro lugar del mundo.

            Aprovecho, D. Vidal, para desearle toda la suerte del mundo con el concierto del lunes. A mediados de semana pasarán LOW también por este blog.

            Y ya que hablamos (y hablaremos) de conciertos, estaría bien que alguno de los afortunados que asistísteis anoche al de Gary Louris y Mark Olson en Cádiz nos contáseis qué tal fue todo. Con gran pesar por mi parte, al final desistí de ir. Aquí teneis una de las fotos de ese concierto de anoche que me ha enviado nuestro amigo DonBonassi.

            • El dia 02.12.2008, Luliña Fortune dijo:

              Con esa vocecita de niña buena y diciendo esas cosas…
              Me han gustado mucho : “This world is not my home” y “Washing machine” quizás en la última la voz me parece más “interesante”. Ya sabes que tengo predilección por las voces rotas de fumadores compulsivos…
              Besos angelicales.

              • El dia 03.12.2008, carrascus dijo:

                Pues sí, Lula, estoy de acuerdo contigo sobre la última canción, y también con lo que dice Lali de ella. Y también me gustan casi todas sus canciones. Esta chica tiene una voz bastante versátil para la fragilidad que aparenta.

                • El dia 03.12.2008, carrascus dijo:

                  Ahí teneis el radio-blogin’ cambiado, con canciones que espero que os vayan inbuyendo de espíritu navideño…

                  Yo me voy al fútbol. Anda que no vamos a pasar frío ni ná!!!!

                  • El dia 09.12.2008, sylvia dijo:

                    Vaya descubrimiento… me recuerda a alguien desde que la escuché pero no consigo saber a quién! Seguiré intentando descifrar el misterio! Saludos :-)

                    • El dia 10.12.2008, carrascus dijo:

                      Cuando descubras a quien te recuerda háznoslo saber, que buscaremos su música también…

                      Un beso, Sylvia.

                      (Required)
                      (Required, will not be published)

                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.