Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
NORTHERN EXPOSURE
Carrascus

Solomillos de carne de venado, fastidiosas enfermedades víricas, talas de árboles en la nieve… el primer disco de BON IVER, tiene toda esta clase de excéntricas vivencias rústicas por las que la mayoría de los cantantes de folk venderían su torturada alma al diablo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“For Emma, forever ago”

La leyenda es más o menos así: en el año 2.006, después de romper tanto con su novia como con su banda, Justin Vernon, anhelando un poco de tranquilidad de espíritu, dejó su piso en Raleigh, Carolina del Norte, y se metió de cabeza en el reconfortante frío de su hogar de nacimiento, en el Norte de Wisconsin. Mientras estaba con su grupo, De Yarmond Edison, pilló una especie de mononucleosis que le hizo pasar tres meses en la cama y perder quince kilos. Mientras tanto, su novia le dejó, al igual que sus colegas, y al recobrarse metió todas sus posesiones en el maletero del coche y condujo durante 18 horas en busca de soledad tanto emocional como geográfica… y se fue al norte, a una remota cabaña en lo más intrincado del bosque, que su padre usaba cuando iba a cazar. Allí se dedicó él también a cazar ciervos, a talar árboles… cuando su guitarra necesitaba un remiendo vendía carne de venado para repararla. Su enfermedad le dejó un dolor tan grande en el hígado que hacía que ya no se acordara del dolor que tenía en el corazón.

Buscándose la vida como podía en aquel agujero durante tres meses, Justin comenzó a escribir y a grabar las canciones que surgían a través de aquel silencio ancestral, usando para ello solamente un viejísimo equipo de grabación que había salvado de su vida previa. Y de allí surgieron las canciones que después se convirtieron en “For Emma, Forever Ago”, el disco que acaba de editar bajo el nombre de Bon Iver, una afortunada ironía ya que eso es una traducción en francés macarrónico de “Buen Invierno”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The wolves (Act I and II)”

La verdad es que escuchando canciones como ésta anterior se ve que Justin tiene tantas influencias de la electrónica como del folk de la América Profunda. Las canciones están grabadas originalmente usando una guitarra bastante rudimentaria, una batería muy básica y un ordenador de los de primeras generaciones, pero aunque a la primera escucha parezca que siguen así lo cierto es que muchas de sus partes fueron regrabadas en un buen estudio una y otra vez hasta que quedaron límpias de asperezas por completo.

Originalmente el disco lo editó él mismo en una reducida cantidad de 500 copias, pero tal como lo conocemos ahora es un nuevo y maravilloso fruto de ese mundo de internet en el que se nos acusa de compartir música ilegalmente, debido a que otros bloggeros con más iniciativa que nosotros le llamaron para que actuase en la fiesta de una de esas reuniones que a veces suelen hacer para compartir experiencias. Y allí le vió el cazatalentos que le fichó para el sello Jagjaguwar, que lo ha regrabado en parte, como os decía antes, y lo ha editado en los USA, mientras la fastuosa 4AD lo ha hecho en Europa. Y yo te lo traigo aquí, a ver si te gusta.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Creature fear”

Tiene este hombre un dulce falsetto que recuerda a Neil Young, aunque él cita como sus influencias más notables a Sam Cooke, a Nina Simone y, sobre todo, a Mahalia Jackson, de la que dice que si bien no comparte sus convicciones actuales, pero es una mujer que siempre canta con convencimiento, desde su propia verdad, y lo hace tan bien que uno no tiene más elección que creerla. Y lo cierto es que esa ambigüedad que tenía Mahalia, que la hacía sonar más alegre cuanto mayor fuera el dolor con que cantaba, es el hilo conductor de este disco. Todas las dolorosas penurias que este hombre ha debido padecer en aquel sitio agreste y olvidado emergen convertidas en canciones de una belleza impresionante. El disco es como la piel que ha mudado una serpiente (cuando construíamos mi casa aparecieron varias de culebras enormes), arrugada, opaca… una frágil pero exacta impresión de la criatura que una vez vivió dentro de ella.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Lump sun”

Si lo vais oyendo con atención, aquí hay de todo, el efecto coral con el que se abría ésta última canción nos hacía pensar que Justin se había retirado a rehacer su vida a un monasterio gregoriano en vez de a un bosque. Antes hemos podido detectar la tierna vulnerabilidad de Elliott Smith, la lírica de Iron & Wine, las misteriosas atmósferas de REM en su etapa del “Murmur”, los primeros experimentos con ruidos y rumores psíquicos de Smog… a ver si este sonido de bajo post-rockero en esta otra canción no te recuerda a Tortoise…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Team”

Lo principal del disco es que la intensidad que tiene viene del hecho de ser el trabajo de un hombre que ha encontrado su propia voz, sin las distracciones de su banda, su novia, su ciudad, su vida… su forma de cantar, improvisada como sonidos que fluyen y silabean antes de convertirse en palabras, es cualquier cosa menos directa; pero logra fundir las partes en un todo muy poderoso. De todas formas, y quizás por eso, el mayor impacto de este disco reside en su “sonido”; porque las letras, cuando pueden ser descifradas, son lamentos al uso de “mirad-lo-que-ella-me-hizo” bastante standards (por eso no me he molestado tampoco en poneros ninguna), lo que hace original a Justin es su habilidad para manipular, la forma en que estira y ondula las canciones hasta que la tensión entre la autenticidad y la técnica implica que podamos volver a escucharlas más veces sin que las repeticiones las desmerezcan lo más mínimo.

Hay otra historia que Justin cuenta sobre como enterró su ordenador portátil en la nieve, perdiendo de paso todas sus canciones más antiguas. Tiene perfecto sentido, por eso, que en el tembloroso silencio de la canción que cierra el disco y nuestro post, cante una frase como “Todo lo que ocurra es a partir de ahora…” La soledad nunca fue tan espléndida como aquí.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“re: Stacks”

Por cierto, si el título de esta entrada te sonaba de algo es porque es el nombre original de la serie de televisión favorita de Justin que, mira por donde, también es una de las mías: “Doctor en Alaska”. Si vosotros también la veíais recordareis quizás un capítulo en el que los habitantes de Cicely celebraban “la primera nieve del año” deseándose unos a otros un “buen invierno”… al hacer Justin lo mismo con su nueva novia, que es canadiense y francófona, y él no tener ni puta idea de ese idioma, le escribió “bon iver”… a lo que ella le contestó: “oye, que nombre más guay para un grupo musical…”

Categorías: Changing of the guards -

12 Comments

  • El dia 25.05.2008, Mityu dijo:

    Un morir, un renacer, un tránsito oscuro que contiene algo de viaje iniciático. Una manifestación de lo interno a través de lo externo. Un acoplamiento entre soledad y entorno. Un aunar dolores y música, en sonidos calmados… o cansados, en toques maduros… o desesperanzados. Se alcanza el equilibrio, tal vez de momento, tal vez definitivamente y ello queda reflejado en el andar cotidiano de cada uno. Él es músico, tenía que ser su música la que hablara de su reconstrucción.
    Son las sutilidades que tú destacas las que le distinguen como alguien original. Pero… son suficientes esas sutilidades? Tengo que escucharle más veces. Es de los que necesitan reposo dentro de mi caja torácica.

    Gracias, una vez más, por traerlo, por contarnos, por dejarnos su música.
    Si la prisa no me devorara los pies, sería éste un momento de paz.

    Besos

    • El dia 25.05.2008, sylvia dijo:

      Fantástico post…y descubrimiento…me ha encantado la música también (!) Voy a buscar el disco pero ya!

      pd: Y viva doctor en Alaska 😉

      • El dia 25.05.2008, Maese Rancio dijo:

        Me gusta, pero para disfrutarlo más a gusto tendré que escucharlo con tranquilidad… lo buscaré por la red.

        La historia de Justin Vernon me trajo a la mente a Ted Nugent con su taparrabos cazando por el bosque :-)

        • El dia 25.05.2008, Luliña Fortune dijo:

          Algo así como “Hoy es el primer día del resto de mi vida” ¿no?. Yo me sugestiono muy pronto, pero en algunas canciones parece que puedes sentir el aire helado de las montañas, el silencio. Lo que ya no sé si me gusta tanto es el falsete, me suena a eso, a poco auténtico y las melodías son realmente preciosas. Cuando la voz recupera algo de “profundidad” me hubiera gustado que siguiese por ese camino: es dulce y triste a la vez. Tendré que escucharlo más.
          Te ha quedado un post chulísimo. Besos montañeses.

          • El dia 26.05.2008, EuLaliA dijo:

            Pues por lo que se aprecia entre la primera y la segunda foto que has puesto del hombre este se ve que mientras estuvo en el bosque se comio un carro lleno de solomillos de venado……….porque kilitos puso unos cuantos.

            Las canciones son muy buenas, casi tanto como la seri de Doctor en Alaska, que a mi tambien me gustaba mucho.

            El Chiki Chiki nada ¿no?

            • El dia 26.05.2008, Microalgo dijo:

              Qué música más diferente.

              Me alegra ver, en el marcador de tráfico, (es una tontería, lo sé, pero me alegra) que llega gente a vustro blog a través del mío.

              Y no importa que Vernon cante lo que siempre se canta cuando estás jodido. Lo importante es cómo lo hace.

              Pero se le va a pasar enseguida practicando el francés con su nueva novia, ya lo verán. El idioma, me refiero.

              • El dia 26.05.2008, EuLaliA dijo:

                Tienes razon Microalgo. No hay depre que no se pase a base de caldereta de venado y de mucho practicar el frances.

                • El dia 26.05.2008, dama dijo:

                  Interesante.

                  ¿lo del ordenador en la nieve es cierto?

                  • El dia 26.05.2008, carrascus dijo:

                    Pues vaya usted a saber, querida Dama. Al menos él lo cuenta así. De todas formas ya sabe que muchas de las historias que traemos aquí, si no son ciertas, sí que merecen serlo.

                    A ver, D. Micro y Doña Lali… que los chistes era de un negociado anterior, jejeje… y lo del “Chiki Chiki” también.

                    A los demás… me alegro que os haya gustado este hombre. Todos aportais algún grano. El sabor dulce y triste a la vez de la soledad buscada por uno mismo, que aprecia Lula, está en todas las canciones de este disco.

                    ¿Si su sutilidad es suficiente para considerarle original, pregunta Mityu…? La verdad es yo en raras ocasiones he encontrado que el folk y la electrónica se complementen de forma tan sutil como en las piezas de Bon Iver…

                    Ah, D. Micro… que sí, que yo también había observado ya que su blog es una puerta de entrada en éste para cuatro o cinco asiduos de éstos que solo leen. Una puerta grande la suya…

                    • El dia 03.10.2008, juanlu dijo:

                      Hola!
                      He rebuscado esta entrada solo para releer la historia de Justin… anoche tocaron aquí en París y fue mágico. Una sala pequeña (tamaño Fun Club), un público hipnotizado y un sonido del copón.

                      No sé por qué pero hoy estoy relajado y de buen humor :-)

                      • El dia 03.10.2008, carrascus dijo:

                        A lo mejor, Juanlu, con ese buen humor tiene también algo que ver el partidazo de anoche del Sevilla… por cierto, ¿como va lo de la peña sevillista que estabais montando en París?

                        • El dia 03.10.2008, juanlu dijo:

                          Jajaja, pues si, pero no pude verlo

                          Esperemos que nos toque el PSG y te vienes a verlo ¿vale?

                          Lo de la peña ya casi casi está. Solo nos falta darnos de alta en la Federación de peñas y comunicarselo al club. Mira, si de verdad nos tocara el PSG sería un bien momento para inagurarla :-)

                          Un abrazo!

                          (Required)
                          (Required, will not be published)

                          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.