Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
TÓCALA OTRA VEZ, FATS
Categorías: Forever Young
Carrascus

Para Sérilan. Lectora en la sombra.

Últimamente en nuestros post ha aparecido varias veces el nombre de FATS DOMINO. Y además, una de nuestras lectoras lo acaba de descubrir y cree que merece la pena saber más cosas de él. Y yo estoy de acuerdo con ella.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Blueberry Hill”

Y no es para menos si tenemos en cuenta que Fats Domino fue uno de los artistas más importantes de los años 50, por encima de otros a los que se les ha atribuído una importancia desmesurada y que no pasaron de ser músicos de segunda fila. Y si hablamos de reconocimiento popular basado en ventas de discos, hay que decir que solo el mismísimo Elvis vendió más que Fats Domino. Y la aceptación no era solo popular, sino que también la tenía entre sus compañeros de gremio, que no dudaban en grabar alguna de sus canciones, sabiendo que iba a ser un éxito… Jerry Lee Lewis, Dion DiMucci, Ricky Nelson, Buddy Holly, Elvis incluso. Y siempre sin alterar demasiado su forma y estilo originales, sin desfigurar los rasgos básicos de su personalidad, algo que ya sabeis, por los posts que llevamos subidos sobre el nacimiento del rock, que en aquellos años era básico la mayoría de las veces si querías integrarte en el circuito comercial.

La masiva expolosión del rock and roll muchas veces adulteraba los talentos que nacían en estado bruto para que el público masivo los asimilara; sobre todo si los artistas eran negros, a los que se privaba de su crudeza innata. Los que se mantenían libres y salvajes, como el jinete aquel que llegaba en una película, pasaron todas las fatiguitas del mundo para poder mantenerse cantando. Con el tiempo se convirtieron en figuras de culto y se les reconoció su influencia, pero en vida nunca llegaron a ver una de sus canciones en las listas de ventas. Fats Domino fue una de las pocas, si no la única, excepción.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Every night about this time”

Cada noche a esta hora
Me voy a dormir por no llorar,
Porque mi chica siempre está por ahí ligando…

El amor es algo que el dinero no puede comprar,
Si no tienes a alguien que te ame
Más vale que te pires y te mueras.
¿No veis lo que me está haciendo?
Sí, me temo que tendré que pasar de esta tía…

Su nombre real era Antoine, lo de Fats era un apelativo cariñoso debido a lo gordito que estuvo siempre; y nació el 10 de mayo, la misma fecha en que nacimos Sid Vicious y yo mismo, solo que Fats lo hizo 28 años antes. Éste no traía un pan debajo del brazo al nacer, sino un piano, en vista de que aprendió a tocarlo casi antes que a hablar, y con diez años ya se ganaba un sueldecito actuando por los clubs de honky-tonk de New Orleans.

Y no dejó de tocar durante toda su infancia y juventud. Con catorce años dejó la escuela y alternaba un trabajo matinal con sus actuaciones nocturnas, cada vez más solicitadas. Le tuvieron a su lado el Professor Longhair y Amos Milburn, entre otros, y se hizo un verdadero maestro del clásico estilo pianístico de R&B de Louisiana: la mano izquierda rodando por el teclado para acompañar a los arpegios que sacaba con la mano derecha.

Algo que estuvo a punto de haberse perdido para siempre ya que a los veinte años sobrevivió a un casi fatal accidente de coche y a otro accidente en la fábrica, que casi le cuesta esa mano derecha. También sobrevivió a una boda y a una reciente paternidad (luego tuvo siete vástagos más).

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Rose Mary”

Su carrera discográfica comenzó cuando terminaba el año 1.949 de la mano de Lew Chudd, propietario del sello californiano Imperial Records, que llevaba ya establecido dos años sin ningún éxito de ventas, e incluso en peligro de cierre. Una noche Lew escuchó en un club de Houston al trompetista Dave Bartholomew y su banda e, impresionado por lo que oyó, decidió dar un giro al enfoque de su negocio. Decidió contratar a grupos que sonasen como ese del escenario, y esa misma noche le fichó. Y no solo fichó a Dave Bartholomew como músico, sino también como cazatalentos para que en su nombre buscase a otros cantantes en la misma línea, muy desconocida para él porque no dominaba el mercado de fuera de su zona, y todos estos cantantes estarían en el entorno de New Oleans.

Dave no tardó en llamarlo para decirle que se viniese a esta ciudad con los papeles necesarios bajo el brazo para contratar a un cantante y pianista que le iba a presentar.

Y el 10 de diciembre entró Fats domino por primera vez a un estudio de grabación para dejar ocho canciones para la posteridad, acompañado por el propio Dave Bartholomew y su banda. De aquellas canciones se eligieron dos para editarlas como single, “The fat man” en la cara A, y “Detroit City blues” en la B… y vendieron ochocientas mil copias, llegando al nº2 de las listas de R&B del “Billboard”, lo que, para ser un artista negro y debutante, fue toda una hazaña. Ya desde su primer disco, los titánicos rítmos que desplegaba Fats sobre el público pedían una respuesta visceral por parte de éste. Y el público respondió perfectamente.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“The fat man”

Desde ese momento Fats Domino, respaldado por Dave Bartholomew, y supervisado por el ingeniero de sonido Cosimo Matassa (el Sam Phillips de New Orleans), se convirtió en la máquina más creativa y rentable del momento, haciendo que la caja registradora del sello Imperial trabajase sin descanso ingresando las ganancias de “Every night about this time”, “Rockin’ chair”, “Goin’ home”, con la que ya llegó hasta el número 1 de las listas, “Please don’t leave me”, “Rose Mary”… En la segunda mitad de los años 50 llegó el boom del Rock and Roll y el interés de los blancos por la música. Fue el momento en que la figura de Fats explotó de forma absoluta haciéndose asiduo de las radios, los programas de televisión y las grandes giras. Y todo ello como estela de la gran estrella brillante que fue la canción “Ain’t it a shame”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Ain’t it a shame”

Y todo eso lo consiguió luchando contra todos los que condenaban la integración de los negros y la música de negros. Por más que el sistema se empeñase en regrabar las canciones de Fats por chavales blancos y guapitos como Pat Boone o Ricky Nelson, Fats Domino se convirtió en la primera super estrella negra del rock’n’roll, luchando contra problemas y asaltos en muchos lugares en los que actuaba, y atrayendo a las mayores audiencias muy bien integradas, convirtiéndose así en un embajador de buena voluntad para una revolución tanto musical como social, ayudando así también a dejar en evidencia a los autores de panfletos tales como éste de la foto, que fue repartido por el Consejo de Ciudadanos de su propia ciudad de New Orleans.

E incluso como con El Rey, aunque en menor medida, también comenzaron a interesarse por él las grandes compañías cinematográficas, y apareció en algunas de las grandes películas rockeras de aquellos años, “Shake, rattle and rock!”, “The girl can’t help it”… en esta última el director decidió cortar la primera parte de la canción “Blue Monday” que interpretaba Fats, convirtiendo en una moralina sobre lo bonito de pasárselo bien de forma responsable lo que en realidad era una cruda ironía sobre la rutina del currante juerguista.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Blue monday”

Mierda de lunes, como odio el triste lunes.
Curro todo el día como un esclavo.
Y llega el martes, el duro martes.
Estoy tan cansado que no tengo tiempo para disfrutar.
Y llega el miércoles; mi chica me ha llamado,
Le he dicho que no salgo
Porque el jueves será un día muy duro de trabajo.
Y el viernes cobraré.
Y el sábado por la mañana
Todo mi cansancio habrá desaparecido.
Tengo mi pasta y mi chica,
Y estoy preparado para la juerga.
El domingo por la mañana mi cabeza está chunga
Pero vale la pena por lo bien que lo pasé.
Pero tengo que descansar,
Porque el lunes es una mierda…

El propio Fats nunca fue una persona de vida desordenada; más bien hogareño, toda la vida casado con la misma mujer, Rosemary; hombre de hábitos sanos… en sus bandas, sin embargo, sí que abundaron los miembros de costumbres salvajes, con muchas peleas (también debido a como los trataban por ser negros), accidentes mortales, suicidios y algo en lo que fueron también tristísimos pioneros: a principios de 1.954, Jimmy Gilchrist, un recién fichado cantante de apoyo para los momentos en que Fats se centraba más en el piano, fue el primer músico de la historia del rock en morir de una sobredosis de heroína.

A medida que la llama inicial del Rock and Roll fue decreciendo, también lo hicieron los éxitos de Fats Domino, que terminó por dejar Imperial Records en 1.963, cuando Lew Chudd, ante el bajón de ventas, decidió convertirse en cómodo rentista y vender el sello antes de que se depreciase más. Fats no volvió a tener grandes éxitos discográficos, pero se concentró en las actuaciones en directo y todo el mundo ha podido tener ocasión de verle en algún escenario cercano a su ciudad, en los que ha derrochado estilo y vehemencia, siempre tocando imperturbablemente lo mismo que lo hacía hace casi sesenta años… como si el tiempo no pasase por él.

Algunos puntos fuertes de su carrera posterior, en la que logró volver a centrar la atención del gran público fueron su juguetona versión del “Lady Madonna” de los Beatles, una canción que McCartney escribió pensando en Fats; sus apariciones en los años 80 en el Festival de Jazz de Monrtreux y, sobre todo, muy recientemente sus conciertos en directo en el legendario “Tipitina’s” el club de New Orleans en el que Fats se sintió siempre como en su casa, y que ha podido ponerse de nuevo en pie tras los desastres del huracán Katrina gracias a la cesión de derechos que el pianista les hizo sobre las ganancias de su primer disco desde hace más de diez años, “Alive and kickin’” y los royalties del doble disco de tributo a su persona, “Goin’ Home”, en el que han participado Paul McCartney o Robert Plant, entre otros.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Lady Madonna”

Él mismo supo lo que fue la pesadilla del Katrina porque de los dos edificios que componían su casa solo quedó la estructura básica, y tanto Fats como su familia tuvieron que ser rescatados por lanchas salvavidas. Gracias a eso podemos decir que se equivocaba aquel fan suyo que dejó pintado con spray en los restos de su porche un mensaje que decía: “R.I.P Fats. Te echaremos de menos”.

Todavía no, amigo… todavía no.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Goin’ home”

Categorías: Forever Young -

12 Comments

  • El dia 02.03.2008, Sérilan dijo:

    Me resulta un tanto entrañable y contagioso a la hora de interpretar sus temas. Oyendolo puedo descubrir en él ecos de otras voces que le sucederían en el tiempo y que sin duda bebieron de su fuente.
    Es admirable ver que hasta sus ochenta años ha sido capaz de matener aislada y a salvo su vida personal en lo que sin duda debío ser un camino lleno de tentaciones y donde muchos otros se perdieron.
    Gracias por el post

    • El dia 02.03.2008, carrascus dijo:

      No se merecen, querida Sérilan. Y sí, Fats influyó en la forma de interpretar tanto al piano como con la voz en muchos otros artistas que le siguieron; fue un buen espejo en el que mirarse. Me alegro de que le haya descubierto.

      • El dia 02.03.2008, Maria dijo:

        Gracias por tu palabras Carrascus pero ya no hay marcha atrás, intentaré seguir adelante con la música, pero quiero que sepas que sigo viniendo aunque por ahora no me apetece mucho comentar.

        Gracias Amigo.

        Un abrazo.

        Glauca Maria.

        PD. Cuando veas María ya sabes que soy yo.

        • El dia 03.03.2008, Mityu dijo:

          A pesar de algunas letras que has dejado traducidas, su música tiene sabor a añoranza de películas antiguas, de atardeceres y hamacas, de reacciones primarias, de pensamientos sólidos.

          • El dia 03.03.2008, Mityu dijo:

            No he terminado. Por alguna razón, mágica, por supuesto, la línea se negaba a continuar.
            Bien, sólo quería añadir que esas impresiones no vienen sólo de la música que oigo, ni de la información que contiene el post, que es toda, sino que me parece detectar los sentimientos de carrascus al escribir sobre él.

            Un buen trabajo, ¿Cuándo no?

            Un saludo y una sonrisa (ahooora sí)

            • El dia 03.03.2008, sylvia dijo:

              Siempre me ha gustado mucho Fats Domino…pero no sabía nada de él…gracias por el post. Fantástico como siempre :)

              • El dia 03.03.2008, carrascus dijo:

                Es verdad, Fats no ha sido nunca una figura muy medíatica (como se dice ahora) y aparte de breves reseñas de sus discos, que continuaron saliendo en goteo más o menos contínuo hasta hace una década y pico, los papeles se han ocupado muy poco de él. Quizás una de las principales razones sea eso que apuntaba Sérilan en su comentario sobre no haberse perdido en un camino lleno de tentaciones. Últimamente la prensa parece más ocupada en vocear a los cuatro vientos las envenenadas intimidades de (pongamos por ejemplo) Amy Winehouse que las deliciosas bondades de (por seguir con el mismo ejemplo) su disco “Back to black”… cosas de los tiempos que corren.

                Me alegra que este texto os haya podido acercar a él y hayais recuperado sensaciones conocidas (caso de Mityu) y canciones agradables (caso de Sylvia).

                Y, bueno, María… parece que no lo reconsideras. La blogosfera se queda un poco más huérfana. Seguimos en contacto por aquí o por los canales alternativos. Si necesitas algo, solo tienes que darme un silbidito. Un beso.

                • El dia 03.03.2008, atikus dijo:

                  No le conocía demasiado, evidentemente empece a interesarme cuando vi y escuche por primera vez American Graffitti, toda una joya de canciones y compositores. Asi que el 10 de mayo el pirao de Sid y 2 genios mas eh!!, pues espero acordarme para felicitarte!!

                  y digo yo si uno se salva de la muerte asi esta destinado a algo especial o es una parida…yo creo que es casualidad, pero todo el mundo esta destinado a hacer cosas aunque sea a hacer reir a su compañero/a de piso 😉

                  • El dia 04.03.2008, Microalgo dijo:

                    No se pierda del todo, Dama Glauca.

                    Para variar, magnífico post… anda que no ha tenido que leer ná Maese Carrascus para escribir estas cosas.

                    La Dama Sérilan se merecía estas atenciones, y muchas más. Me alegro de que el post le haya gustado. A mí me ha encantado, desde luego.

                    Abrazos a porrillo.

                    • El dia 04.03.2008, Sérilan dijo:

                      Es usted un sol amigo Micro…un sol de Cái.

                      • El dia 04.03.2008, carrascus dijo:

                        Es verdad, Atikus…! No recordaba que salía en “American Graffitti”, y cuando he leído su comentario lo he mirado. “Ain’t it a shame” es la primera canción del segundo disco. De paso ya me he quedado a escuchar los dos discos que componían la banda sonora, claro.

                        Buena película aquella, verdad? Pero el caso es que no me atrevo a volverla a ver porque la última vez que lo hice me dio la impresión de que no estaba envejeciendo bien… digo la peli, no yo…

                        D. Micro y Sérilan… ya saben que tienen un lugar destacadísimo en mi corazón bloguero. Creo que, junto a Lali, deben ser ustedes los únicos comentaristas más o menos asiduos que quedan desde los tiempos del “Replicante”…

                        Bueno… pues como esta noche toca de nuevo partidazo de Champions de los buenos y no andaré por aquí, les dejo ya subido el siguiente post…

                        • El dia 06.03.2008, atikus dijo:

                          Es cierto Carrascus, es una peli excesivamente centrada en una época y quizás eso no sea excesivamente bueno para catalogarla de “eterna”..pero esta bien rodada, con estilo y con esa banda sonora se perdona todo 😉

                          (Required)
                          (Required, will not be published)

                          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.