Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
GENIO Y FIGURA HASTA LA SEPULTURA
Categorías: Forever Young
Carrascus

Si Beethoven viviese ahora se pasaría los días y las noches en un estudio de grabación electrónico.

Desde que dejó este mundo hace un mes y pico llevo queriendo dedicarle un post. Pero primero por los motivos de sobrecarga laboral que tenía, y después porque las fechas navideñas traen otros compromisos más puntuales a la hora de escribir, no había podido ser. Ahora que ha pasado la vorágine festiva creo que es un buen momento para recordar a KARLHEINZ STOCKHAUSEN.

Cuando se habla de él todo el mundo asiente como si fuese una figura a la que conociesen por algo más que el nombre (ah, sí… Stockhausen, claro…) pero dudo mucho que una mínima parte siquiera haya llegado a escuchar algo de su música… o, mejor dicho, algunos de los sonidos que él creó. Porque a veces lo que suena por los altavoces después de poner un CD o pinchar en un mp3 con su nombre difícilmente responde al arquetipo de lo que entendemos por música.

¿Quieres comprobarlo…?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


I.- Prasselnd – Kraechzend – Tosend – I + II.- Pizzicato

Y escuchando piezas como esa no es extraño saber que su trabajo provocaba odio y reverencia en igual medida. Pero él fue el gran maestro de los loops y los sonidos secuenciales, y uno de los músicos más profundamente influyentes de la música del siglo 20. Sin él posiblemente no se hubiesen creado los caminos por donde luego caminarían Kraftwerk, ni Orbital, ni Aphex Twin, ni seguramente hubiesen llegado a existir tal como los hemos conocido los rítmos de Ambient House e incluso del Jungle.

Stockhausen nació en 1.928, en el seno de una familia católica bastante pobre, en un pueblo cercano a Colonia. Y su infancia no fue muy feliz que digamos. Cuando solo tenía tres años tuvo que ver como su madre enloquecía y era recluída en un manicomio, y cuando tenía 9 años, su padre tuvo que dejarlo solo para ingresar en el ejercito de Hitler, que le pagó sus servicios muy ingratamente incluyendo a su esposa en el programa nazi de eutanasia y acabando con ella. El padre tampoco llegó a sobrevivir a las batallas de la Segunda Guerra Mundial. Stockhausen no era judío, como os he dicho más arriba… pero padeció el yugo nazi como si lo hubiese sido.

El habérselas tenido que apañar solito desde tan pequeño, lejos de achantarle, lo que hizo fue avivar en él una enorme confianza en sí mismo. Su primer trabajo lo consiguió a los 12 años en el propio colegio interno en el que estaba, ya que por la noche, cuando todos los demás se iban a dormir, él se mantenía vigilante para avisarles por si los aliados hacían una nueva incursión aérea y se avecinaba una lluvia de bombas. No es extraño, pues, que fuese tan independiente y concentrado en sí mismo desde tan temprana edad.

Todos estos acontecimientos también despertaron en él una curiosidad por la religión, los rezos y las ceremonias religiosas; y aunque nunca fue una persona trágica ni triste, sí que solía pasar muchos ratos en la iglesia, que era para él un lugar donde se representaba una función de teatro espiritual. Todo lo que veía y, sobre todo, lo que escuchaba a su alrededor, le llenaba de asombro…

Cualquier sonido puede llegar a ser música si se le relaciona con otros sonidos. Todos los sonidos son preciosos y pueden llegar a ser maravillosos si se colocan en el lugar adecuado, en el momento preciso.

…así que después de terminar la guerra se hizo estudiante de música.. Stockhausen se pagaba los estudios, la cama y la comida interpretando piezas de jazz y canciones populares, bebop, boogie-woogie, en los clubs nocturnos de los soldados de las bases americanas… que disfrutaban con su música; pero que solían soltarle silbiditos y abucheos en cuanto Karlheinz se salía por la tangente de los estrictos cánones musicales hacia la magia de sus improvisaciones pianísticas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Klavierstucke IV

Fue en aquella época en la que comenzó a componer también, y no solo escribía música, sino también poesía; y no debía de hacerlo mal, porque Herman Hesse le dijo una vez que tenía potencial para ello. Pero pudo más el camino musical. Seguramente también tuvo mucho que ver el estar inmerso en una “hora cero” del mundo de la música, caracterizado por las muertes de Bela Bartok y Anton Webern, el reconocimiento de la música de 12 notas de éste último y Arnold Schoenberg, las exploraciones de John Cage, la fundación de los primeros estudios electrónicos en Colonia… 1.951, 1.952… y Stockhausen escuchó la voz que le llamaba tras perfeccionar su técnica en París, de la mano de profesores como Darius Milhaud y Olivier Messiaen.

Encontró un empleo como técnico en esos estudios pioneros de la West German Radio, de los que se convirtió en director artístico posteriormente. Por las tardes, cuando se quedaba solo, experimentaba cortando y pegando cintas (un saludo muy cariñoso para mi amigo Antonio Murga) que iba grabando con un generador de ondas sinusoidales, un aparato precursor del sintetizador. Fue la época en la que más interesado estuvo por la “música concreta”, grabando sonidos del día a día, distorsionándolos electrónicamente y uniéndolos para formar con ellos una composición. Entre los primeros trabajos que salieron de aquellos experimentos están los posteriormente seminales “Elektronische Studie I & II”, “Etude” y “Gesang Der Jünglinge”, obra ésta última compuesta para ser emitida a través de un sistema de cinco altavoces, en la que la posición de cada uno de ellos era crucial para la imagen acústica producida. Podía describirse como una especie de ballet sonoro.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Etude

Esta libertad a la hora de hacer música, una música nueva incluso para él mismo, tan diferente de las músicas sinfónicas, de ópera y de cámara tradicionales, en la que más que la melodía, lo que le importaba era la cualidad del sonido y la relación de unos sonidos con otros, fue posible con el nacimiento de la tecnología, que comenzó a manifestarse en esta forma de arte. Ahora, los compositores eran mitad músicos y mitad técnicos; hubo una revolución desde las fuentes mecánicas de sonido y la interpretación mecánica hacia las fuentes electrónicas y la interpretación electrónica. Y tuvo muchos detractores, por supuesto, sobre todo profesores indignados y muchos colegas músicos, pero a mitad de los años 60 las ideas de Stockhausen ya habían entrado en el mainstream y le admiraban y defendían grupos como Grateful Dead y Jefferson Airplane, que solían asistir a sus seminarios cuando iba a California a celebrarlos.

Y en el horizonte ya asomaban los grupos electrónicos… Kraftwerk… Tangerine Dream… y con ellos la aplicación comercial de todo lo que Stockhausen había descubierto. Un compromiso que él mismo estaba muy poco dispuesto a realizar en su propia obra.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Aquarius

Stockhausen se veía a sí mismo como un músico que no se conformaba solamente con ser comida arrojada a las masas, sino que tenía unas profundas ansias de ir más allá. Su deseo básico era componer algo extraordinario, que se oyese por muchos años que pasasen; ser inventivo, experimentar los misterios del descubrimiento. En realidad todos los músicos tienen ese deseo en común… pero todos tienen que alimentar a una familia diariamente y pocos pueden dedicarse a ello. En Stockhausen primó el ego sobre la necesidad.

Pero todo el mundo también, incluso Stockhausen, tiene que trabajar dentro de unos límites. Muchos de sus ingresos eran institucionales, y debía atenerse a encargos para festivales y otros eventos, que muchas veces no eran bien recibidos por sus patrones y mecenas por causas que iban desde el propio (mal) gusto musical de éstos hasta imposibilidades tales como el cuarteto de cuerda que escribió para un festival de Salzburgo, en el que su composición requería que cada uno de los cuatro músicos estuviese flotando en el aire colgado de helicópteros separados… la verdad es que el director del festival estaba por la labor, pero ante el miedo a perder su puesto por acceder a “semejante locura”, tuvo que decirle a Stockhausen que no. Éste no pudo ocultar su decepción: “Cabrones… no tienen el más mínimo sentido del humor…”. La vieja historia del artista contra los filisteos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Tuesday Greeting – Solo Soprano- ‘Children, Women, Men…’

Durante las últimas décadas Stockhausen ha vivido casi recluído en una finca de su propiedad cercana a su Colonia natal, donde además de su vivienda tenía enormes archivos y estudios de grabación en los que trabajaba codo con codo con algunos miembros de su familia, especialmente con sus hijos Markus y Simon, trompetista y teclista respectivamente, y compositores para sellos de tanto prestigio como la Deutsche Gramophon. También le sirven de mucha ayuda a la hora de comprender los nuevos avances digitales; no olvidemos, que aunque adelantado a su tiempo, pero Stockhausen era un músico de orientación analógica.

Realizó desde composiciones para un solo instrumento hasta eventos a gran escala que mezclaban ópera, danza y mímica, pero que siempre lograban lo que quería con ellos: despertar una consciencia completamente nueva tanto en el oyente como en el intérprete. ¿Quién sabe lo que las futuras generaciones harán con su trabajo? De todas formas, las más de 300 obras que ha creado, se hayan editado o continúen inéditas, desde la mitad del siglo pasado hasta ahora, son un legado de Stockhausen que habrá que tener en cuenta, porque llegan desde el genio.

Ser un genio significa ser una fuente de cosas desconocidas. Que de tí salga algo que nadie haya oído antes. Y cuando el eco, la reacción que produce ese algo inescuchado, es tan increíble como en el caso que nos ocupa, podemos aceptar que estamos ante un genio. Y ante él había que quitarse el sombrero… aunque a veces tuviéramos que resistirnos a la tentación de darle un sombrerazo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Kontakte

Categorías: Forever Young -

19 Comments

  • El dia 09.01.2008, només ploraría dijo:

    Pienso en su influencia en la creación de ambientes en las bandas sonoras.
    No sabía que hubiese muerto.
    Excelente artículo como siempre.

    • El dia 09.01.2008, només ploraría dijo:

      Quiero añadir el mérito de su trabajo con los medios que usaba.
      Como bien dices, totalmente analógicos.
      Un inventor de sonidos.

      • El dia 09.01.2008, jl ambrosio dijo:

        Ah, el tío que me daba miedo cuando chinorri. No, no es el tipo de música que yo ponga en mi casa para ambientarme durante las labores domésticas, pero uno ha aprendido a aceptarla con el tiempo y, sobre todo, a reconocer, como bien dice JM, que KHS ha sido una de las puertas que se han abierto a la música en el siglo XX y por las que ha entrado un montón de gente que luego hemos aceptado sin tanto reparos.
        Pero, como digo, la primera vez que me lo pusieron por delante, con 13 añitos o así, no sabía donde meterme. El padre de mi mejor amigo se compraba prácticamente todos los lanzamientos de la Deustche Gramophone y entre ellos se le debió de colar el que se tradujo aquí como “Los cantos del adolescente”. Así que este colega lo puso un día en la sala de audición del padre y, Dios bendito, creía que de los altavoces iban a salir criaturas tenebrosas. El muy joputa repitió la experiencia más veces en los siguientes meses, soltando la aguja en las partes más siniestras, para asegurarse de que yo pegase un brinco. Sin embargo, a medida que iba creciendo nuestra afición por las bandas sonoras íbamos escuchando piezas que no desmerecían en mucho de aquellos “Cantos…”. Lo que pasaba es que, en el contexto de películas que nos gustaban (en aquellos días uno veía cine y todo), pues la música parecía más aceptable. Con lo que las piezas de KHS fueron perdiendo parte de ese aire terrible. Poco a poco, este tipo de sonidos se iba aceptando un poco más y, al menos, uno ya no huía en cuando empezaban a sonar. Aunque, por supuesto, tragarse una obra entera de este señor todavía va a ser que no….

        • El dia 09.01.2008, carrascus dijo:

          Bueno, pues como parece que Stockhausen no os anima demasiado a comentar y ha dado la casualidad de que nuestro amigo Antonio Murga, del que os he puesto un enlace en el post, ha dado señales de vida después de mucho tiempo, me explayaré en un largo OFF TOPIC para anunciaros un par de eventos que me han comunicado hoy mismo por mail.

          Os adjunto los carteles anunciadores y las notas de prensa de los dos:

          Noistron” es una conjunción de inquietantes fuentes sonoras de barroca imaginería post-surrealista con narcóticas mezclas audiovisuales. Insospechados ruidos industriales al son de frenéticos ritmos y empolvadas voces pasadas por el pasapurés suponen la bso de un film entre el terror más angustioso y la más ácida comedia.

          Noistron“ juega con el lenguaje de incómodas e impactantes imágenes en “armonía” con una escéptica visión-percepción global expresada con micros y macrosonidos de atmosférica crudeza y extraña belleza.

          En CLUB GUANTÁNAMO N” propone una plástica del horror social, político y cultural dispuesta en piezas cargadas de electricidad, impregnadas de un lirismo entrañable y cruel, sin concesiones estéticas y sin cuentas que rendir a ningún precepto predeterminado.

          NOISTRON” son:
          Antonio Murga: bajo, fuentes sonoras, videos
          Daniel Cascales: batería, percusiones
          Fatigue Dro: mezclas audiovisuales
          Nuria Font: saxo alto
          Jony Topix: sinte, mac
          Le Ligre: sonidos atmosféricos

          Antonio Murga dinamiza los sonidos inusuales y no-convencionales a través de sus programas de radio (La Oreja de Van Gogh 1988-1991, El Espantasiestas 1992- 2003, y actualmente El Musicántropo, en Radiópolis, 98.4 FM, Sevilla). Crítico de contemporánea en Diario de Sevilla, contestatario poeta visual (El Arte Encubierto, Biblioteca CyH, BCN, 2006), videoartista experimental e investigador de comprometidas búsquedas sonoras para expresar un propio y a la vez inclasificable lenguaje artístico.

          Daniel Cascales toca batería desde La Infancia de Nikita, Los Sucios y Los Sentí­os, para sumergirse en la psicodelia de Sick Buzos. Colabora con Midi Puro, Acaros in Love, Tendency 0 y con Chencho Fernández Smoking Kills. Percusionista en Esplendor en el Melonar y Bang! you are dead (BCN). Organiza Los Conciertos Mudos y forma la Plataforma Sevilla Sound. Ahora en Radiópolis lleva el programa La abogada del Diablo.

          Coleccionista de instrumentos musicales que nunca aprenderá a tocar, Fatigue Dro se autoexilió de una dictatorial Costa del Sol para involucrarse en TV Marinaleda con programas participativos. Experto mezclador de audiovisuales, su penúltimo proyecto es un interface táctil llamado cariñosamente “mesa-camilla” (Camillavisión system). Hace música para reportajes y ha realizado varios cortos.

          Artista. plástico y multifuncional del arte urbano, Le Ligre es colaborador en revistas culturales y ensayista de textos surrealistas. Humorista, actor y realizador de cortos y videos, Le Ligre es dj profesional, también en Alta Infidelidad. Con NuuK indaga en la des-evolución del ser humano, y con 3753 Cruithne proyecta un arte en constante transformación con “ENTE” utiliza atmósferas sonoras cargadas de imágenes, uniendo celuloide y sonidos.

          La música es el segundo idioma de Nuria Font después de la palabra. Muchos años de piano, cantante en coros, corales y grupos de música tradicional…hasta que se apasiona por el saxo alto y se revela contra su formación clásica para hacerse autodidacta. Toca en un cuarteto de saxos, estudia en el Taller de Músics de Barcelona y en la UPC, orquesta de la universidad.Con Noistron, construye extrañas y distintas arquitecturas sonoras.

          Jony Topix, filósofo; fotógrafo y escritor aficionado. Conecta con la música electrónica con un “Casio” para evolucionar hacia complejos secuenciadores.Colaboraciones en 3753 Cruithne, para tocar instrumentos acústicos sobre bases electrónicas. Actualmente retoma su faceta más electrónica en Noistron”.

          Director, junto a Olaf Bender, del prestigioso sello Raster-Noton, ALVA NOTO ha redefinido en los últimos años la manera de hacer música electrónica. Con un pie en la abstracción electrónica y otro en las poéticas del minimalismo, con un profundo arraigo por todo lo que suponga proceso digital y un cuidado obsesivo por la imagen, construye discos donde el sonido es emoción, contenido y fin en sí mismo.

          Desde una perspectiva parecida, pero más anclada en el ritmo,
          FRANK BRETSCHNEIDER trabaja también con sonidos minúsculos. La
          gran diferencia estriba en su buen gusto por lo cinético, en su
          capacidad para reinterpretar músicas populares desde una
          perspectiva techno, profundamente conceptual.

          Ambos realizan directos que, además de ricos en lo musical, son
          también auténticos espectáculos visuales, en los que el uso de la
          geometría y las imágenes computerizadas se tratan con el mismo
          mimo que un pintor utilizaría sobre sus lienzos. Será la primera vez
          que ambos actúen en Sevilla. Además, después de estudiar el Espacio
          Iniciarte, Alva Noto ha decidido interpretar “Xerrox” y Frank
          Bretschneider “Rhythm”, dos espectáculos que se adaptarán
          perfectamente a las especiales características de la Iglesia de Santa
          Lucía.

          Francisco J. López y Alberto Ramírez pusieron en marcha en Sevilla
          en 1999 el proyecto NOVASÓNICA con el objetivo de dar a conocer la
          música electrónica contemporánea en todas sus facetas, con la
          técnica de la selección musical. Tienen dos líneas de actuación: una
          más lúdica, planteada como sesiones en locales públicos, y por otro
          lado, una línea más didáctica en la que se incluiría la presente
          actividad. Aquí partiríamos de una propuesta sonora más radical.
          Durante su carrera, Novasónica han colaborado con galerías de arte y
          puesto banda sonora a películas mudas como el documental ruso “El
          Hombre de la Cámara” (1929), que presentarán en Espacio Iniciarte.

          • El dia 10.01.2008, zambombo dijo:

            Aunque al igual que Ambrosio no me pondría a Stockhausen para hacer la limpieza o para programar en Java, creo sin embargo que es una figura a reivindicar. Lo sería sólo por el mero hecho de que antepusiera su interés meramente musical al dinero (¿de cuántos se puede decir algo así?), pero creo que, como bien se indica, su influencia ha sido tremenda. Y no siempre es tan evidente.

            En cualquier caso, mi conocimiento de Stockhausen estaba limitado hasta ahora a referencias ajenas, gracias a un par de amigos compositores y amantes de la transgresión sonora.

            Por cierto, vaya tela el efecto que hacen las notitas que bajan… Como, en su vaivén, se salen las dimensiones iniciales de la ventana del navegador y vuelven a entrar, la consecuencia es que contínuamente me aparece y desaparece la barra de desplazamiento inferior, con el consiguiente mareo. ¿Soy el único al que le ocurre esto?

            • El dia 10.01.2008, carrascus dijo:

              Así que es por eso… coño…! llevaba yo un par de días que a veces me pasaba eso de la barra de desplazamiento de abajo y me estaba preguntando a que leches se debería…

              • El dia 10.01.2008, Mityu dijo:

                Alucinada. No le conocía de nada, ni entiendo nada de lo que oigo. Siempre había defendido que los genios eran universales, y por tanto llegaban tanto si uno era entendido en la materia como si no,con la salvedad de que el conocimiento aumentaba la apreciación de la obra, la desmenuzaba, la absorbía en plenitud. Pero…
                De este genio no pillo nada de nada. Todo lo más los sonidos de fondo de muchas bandas sonoras.
                ¿Puedo preguntar qué hace un genio de él? así, sencillamente, en un lenguaje entendible para los que sabemos muy poquito de muy poquitas cosas.

                El complemento de Murga… pues tampoco lo conocía. Definitivamente hoy no es mi día.

                Un saludo.

                • El dia 10.01.2008, Lula Fortune dijo:

                  Encantada de enterarme de algo nuevo. Aunque sí sabía de la existencia de esta ¿música? ¿sonidos?… no sabía nada de Stock…Sí tú dices que es un genio, no tengo nada más que añadir. Solamente creo que hay que educar el oído o conocer muy bien las implicaciones de estas obras o sus antecedentes etc para llegar a apreciar todo su valor. Yo no le veo ninguno, aunque, repito, lo mío es cuestión de ignorancia.
                  Besitos sabios.

                  • El dia 10.01.2008, zambombo dijo:

                    Aunque probablemente Carrascus pueda dar una respuesta más completa o precisa a Lula Fortune, creo que se autorresponde en buena medida. La clave está en eso de “educar el oido”. Educar, o simplemente acostumbrar. Enero del 2008, hoy en día aceptamos como comunes, populares y cotidianas músicas como el heavy, el hip-hop, la clásica contemporánea, eso que llaman “world music”… La muestra la tenemos en el cine y la publicidad.

                    Por ejemplo, me llama la atención que mi madre escuche en la radio la misma música que escuchaba yo con 15 años: Depeche Mode, Genesis, Eurythmics, Scorpions… (por poner un ejemplo; es que suele sintonizar Kiss FM). ¿Por qué ahora prefiere escuchar a estos grupos y no a la Pantoja? Entre otros motivos más obvios, porque su oido se “ha hecho” a otros sonidos. Y todo gracias a que un día alguien pensó que una guitarra distorsionada era algo más que ruido.

                    Todo esto no quita que escuchar a este hombre pueda resultar un suplicio, claro.

                    • El dia 10.01.2008, carrascus dijo:

                      Bueno… Mityu y Lula… ¿Qué hace un genio de Stockhausen…? ¿Seguro que no os habeis cansado de leer el post y os habeis saltado el último párrafo…?

                      Es broma, eh… Vereis, para mí Stockhausen es un genio porque es más que un músico. Él, además de llevarlo a la práctica, es un teórico del sonido y de su enorme amplitud de formas. Stockhausen representa el placer de la investigación y la búsqueda, el éxtasis de la forma sobre el fondo… a ver… ¿qué hace de Picasso un genio…?

                      Además, él fue un precursor de la música electrónica, desencajando las estructuras musicales y yendo más allá de sus contemporáneos. De todo lo que él comenzó a hacer en los años 50, aunque nos resulte duro de asimilar como forma musical concreta (como escuchamos cualquier otra pieza musical, vaya) han mamado todos los movimientos vanguardistas, e incluso algunos comerciales… a tí, Mityu, sin ir más lejos te recuerdan sus sonidos a fondos de películas, que sin duda habrán creado compositores que han empleado elementos de dodecafonismo, o de música concreta, o de cualquier clase de anarquía sónica, que a ellos ahora les es familiar (y aquí alabo el comentario de Zambombo), pero que llegan a ellos a través de la valoración personal del rítmo, el fondo y la forma de la música que en su momento tuvo Stockhausen.

                      En fin, las palabras más sencillas para definir porqué es un genio, serían que su influencia en las posteriores generaciones de músicos de vanguardia ha sido fundamental. Es un genio elitista, estoy de acuerdo… y que algunas veces no nos gusten algunas de sus obras (que también ocurre) no quita para reconocerles alguna singularidad que las hace especiales.

                      Y perdón por el rollo… en realidad ya estaba todo explicado en el comentario que Zambombo escribió antes de éste.

                      • El dia 10.01.2008, Lula Fortune dijo:

                        OOMMMMMMMMMMMMM!!!!!

                        • El dia 11.01.2008, nancicomansi@yahoo.es dijo:

                          A ver…que yo tuve en primero de BUP un buenísisismo profe de música que nos explicó tanbien la historia de la “idem” que nos hizo comprender el “porqué” de cada movimiento, su razón de ser y nos lo relacionaba con la época concreta en la que había surgido, por tanto, Stockhause no faltó; tampoco diré, como los sinceros anteriores, que me lo ponga para hacerme el tinte del pelo, una mascarilla o relajarme con una menta-poleo…se trata de música de laboratorio, experimental, y sobre todo abono fertíl (que ya lo has dicho tú mejor, pero mira…) de músicos posteriores..es decir IMPRESCINDIBLE, CLAVE y bastante incomprendido por la mayoría de gente por que es dificil de escuchar, lo que no le quita un ápice de validez, vamos. Fué un punto de inflexión crucial, si bien no fué el primero, y si no me corriges CARRASCUS…¿como se llamaba aquél de principios de siglo? si hombre, aquel que ZAPPA decía escuchar de pequeño para enloquecimiento de su madre…el de las sirenas…UHHHHIUUUUUUUUUU!!!!! el de la música “iónica”…?

                          Un beso, me gustó la entrada de este clásico, que lo és…

                          • El dia 11.01.2008, jl ambrosio dijo:

                            Bueno, pues parece que no hay mucho sitio para la discusión, como siempre. Todos los comentaristas admiten que no se pondrían una pieza de KHS para escuchar en la intimidad (aunque seguro que sale alguno discrepando) y la idea general es que su trabajo ha sido muy necesario para que la música haya avanzado en los últimos 50 años, sólo que han sido otros los que han ido aprovechando esas nuevas ideas para trasladarnosla en un formato más apetecible. En cuanto a la palabra “genio”, aunque muy bien definida por Carrascus al final del artículo, me resulta tan sobreutilizada que aplicarsela a alguien puede ser hasta contraproducente, pese a la buena intención. Particularmente, pienso que los que son genios de verdad no necesitan que se les diga, ya que al final la aportación de cada uno cae por su peso.

                            Ah, y creo que el nombre que buscaba NanciC es el de Edgar Varese. Aunque la anécdota de la madre no la conocía.

                            • El dia 11.01.2008, nancicomansi@yahoo.es dijo:

                              ¡ESO! si, edgar Varese…y se lo “vi” y oí decir a Zappa en una entrevista de un reportage televisivo (Carrascus conoce el programa, SPUTNIK), quedándose la mar de “pancho”…;)

                              • El dia 12.01.2008, carrascus dijo:

                                Se me ha adelantado el Ambrosio en contestarte, amiga Nanci… pero si quieres más información sobre la pasión de Zappa por Varese, que es cierta y genuina, aquí tienes un artículo escrito por el propio Zappa , en la que cuenta como surgió y como la mantuvo. Está traducido al castellano. Y cuenta eso que dices de que ponía a su madre de los nervios con el disco…

                                • El dia 12.01.2008, Glauca Maria dijo:

                                  Muy bueno el enlace que acabas de colgar Carrascus.
                                  Repecto a ese gran genio que fue Stockhausen, se le debe mucho , muchísimo sobre todo debio al gran legado que ha dejado.
                                  En serio, me encanta el vértigo que me producen las notas bailarinas, por lo que veo han aumentado.

                                  • El dia 12.01.2008, Antígona dijo:

                                    Entre la ausencia navideña, la vuelta al curro y la furia con que me he dedicado a responder en mi blog en contra la psicología evolucionista no había tenido tiempo hasta ahora de leer el post con calma.

                                    A ver, he escuchado todas las piezas y no creo que se trate solamente de música de laboratorio. Algunas sí, para qué negarlo, o al menos por el momento. Pero es así como se produce la introducción de nuevos elementos en cualquier disciplina artística. Quiero decir, que lo que en otros tiempos fueron grandes escándalos cuando un determinado músico empezó a hacer algo diferente, forma ahora ya parte, después de años, del acerbo al que nuestra sensibilidad musical es capaz de acceder, y con gran deleite. Otra piezas me resultan mucho más “audibles”, esto es, se aproximan más a lo que mi sensibilidad es capaz de disfrutar.

                                    La gran pregunta que, sin embargo, siempre me suscitan las vanguardias de la música clásica es qué es lo que ha sucedido para que, después de bastantes años ya, no hayan alcanzado cierta popularidad. La han alcanzado en otros estilos musicales, sí, pero no dentro del propio terreno de la música clásica, cuyos logros más vanguardistas parecerían haber llegado a algo así como un punto muerto. Tal vez sea una percepción equivocada y fruto simplemente de mi poca dedicación a ella. Pero el umbral de mi sensibilidad musical con respecto a ella se quedó más o menos con Stravinsky, algunas cosas de Schönberg, y poco más, pese a que, sin embargo, me gustan cosas del free jazz en principio poco digeribles para oídos desacostumbrados a las disonancias y a la irregularidad del ritmo. No sé, siempre tengo la sensación de que los últimos logros de la música clásica han sido muy fructíferos para otras maneras de hacer música, pero que en ella se ha producido algo así como un hiato entre los intereses de estos músicos y la sensibilidad del público.

                                    Por otra parte, estoy de acuerdo con lo que señalas de los genios, pero siempre me parece que se le da una excesiva importancia a la cuestión de la innovación. La constante búsqueda por lo nuevo ha dado lugar, al menos en el ámbito de las artes figurativas, a obras cada vez más empobrecidas cuyo único mérito estribaría, precisamente, en hacer algo que nadie antes había hecho… y que casi que mejor tampoco el artista en cuestión hubiera hecho.

                                    En fin, este terreno del arte y el genio es un campo muy interesante sobre el que reflexionar, más teniendo en cuenta que el concepto de genio apenas tiene doscientos años y nunca se utilizó anteriormente como categoría estética. Pero, como ves, sólo tengo preguntas y nada bien definidas.

                                    Un placer siempre leerte y descubrir cosas que desconocía.

                                    ¡Un beso!

                                    • El dia 12.01.2008, carrascus dijo:

                                      Tu gran pregunta, amiga Antígona, no tiene una respuesta concreta… Es que a mí me parece que en realidad la música clásica nunca alcanzó la gran popularidad que parece concederle tu comentario… si te fijas, muchos de los que ahora son considerados grandes maestros, en su tiempo pasaron sin pena ni gloria, cuando no se murieron en la pobreza directamente. Y los que sí triunfaban lo hacían siempre en los foros de gente noble, con dinero, etc… casi nunca entre el pueblo llano, que de todas formas, tampoco tenía medios para acceder a su música…

                                      Si ahora nos fijamos en los tiempos que corren, en que hay miles de tipos de músicas diferentes, de fácil acceso por poder grabarse y meterse en tu casa a través de multitud de canales, imagínate dónde queda la (mal) llamada música clásica actual… sigue siendo para públicos que no son mayoritarios. Y todavía ahora se le nota menos, debido a eso que ya he comentado de estar compartiendo espacio con una gran diversidad de otras músicas. Pero de público y de popularidad entre él sí que gozan.

                                      Sí que estoy contigo en que ser un genio no es solo hacer cosas nuevas que nadie haya hecho antes… la diferencia estriba en que esas innovaciones impliquen una reacción positiva por parte del público al que van dirigidas, o por parte de toda la gente en general.

                                      No dejes de hacerte preguntas…

                                      • El dia 12.01.2008, carmen dijo:

                                        Es complicado que nos llegue a gustar para escuchar en casa tranquilamente alguien que lo que hacía con los sonidos era buscar, jugar, investigar, experimentar y unir para descubrir. Es cierto, pero hay muchas piezas de las que compuso que son muy agradables de escuchar en nuestro propio equipo, y aquí tenemos un ejemplo puesto por Carrascus, la última de las piezas, Kontakte. No es música para escuchar mientras se está leyendo (a mi me gusta mucho mezclar lectura y música), pero cuando estamos atareados con algo manual… está bien. Me ha encantado leer esta entrada! Besos innovadores.

                                        (Required)
                                        (Required, will not be published)

                                        Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.