Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
FOR WHAT IT’S WORTH
Carrascus

Por estas fechas siempre es costumbre volver la vista atrás y resumir lo más importante de lo ocurrido durante el año que ha terminado. Desde aquí también lo vamos a hacer, pero sin querer abarcar mucho, centrándonos en una sola cosa, la que más ha dado que hablar en el mundo de la música, y que además ha afectado al mundo de los negocios discográficos y a la manera de enfocarlos en el futuro. Vamos a hablar del disco que sacaron en octubre los RADIOHEAD, y su forma de hacer camino a la hora de distribuirlo.

Porque el disco no solo ha suscitado debates musicales, sino que la táctica de “paga-lo-que-quieras” con la que lo han vendido, también ha sido una fuente de debates económicos. Este año 2.007 ha establecido dos puntos de inflexión para la música grabada. Por una parte ha sido el año de las superestrellas como agentes libres. Y por otra parte ha sido el de la emigración masiva de la música hacia Internet. Vamos a analizar un poco estos dos puntos y hablar sobre el camino que nos ha conducido a ellos.

Empezamos por el segundo. Por supuesto que esto no ha sido una cosa súbita; la música ha estado rebotando por internet, ya fuese vendida o compartida, desde los tiempos de las conexiones telefónicas lentas, y bandas como Smashing Pumpkins y Public Enemy ya habían puesto discos completos anteriormente. Pero este año se ha acelerado todo. El iTunes se ha convertido en el tercer vendedor de música en el mundo en este año. Amazon ha añadido la posibilidad de comprar descargas en mp3 además de la de comprar discos físicos. Las mixtapes de hip-hop, perseguidas por las compañías discográficas por infringir las leyes de copyright, desaparecieron de las tiendas y las esquinas para prosperar solamente on-line, donde gente como Lil Wayne, Cam’ron y Kanye West han editado sus últimos proyectos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Jigsaw falling into place”

Y aquí es donde Radiohead aparecen en escena y saltamos al primero de los puntos mencionados más arriba. Después de llegar al final de su contrato con EMI en el año 2.003 tras su disco “Hail to the Thief”, Radiohead rechazaron una oferta multimillonaria para renovarlo, prefiriendo permanecer independientes.

Thom Yorke: Fue una decisión difícil. Lo fácil hubiese sido firmar de nuevo, coger la pasta y dejar a la maquinaria esperando semipacientemente a que suministrásemos otro producto que ellos pudiesen añadir a la lista de productos con los que hacer crecer el mito y bla-bla-blá…

Firmar un nuevo contrato con una multinacional nos hubiese matado de inmediato. El dinero te hace dormir, como escribió M.I.A. Quiero decir… es tentador que alguien te diga que ya no tendrás que preocuparte más por el dinero en toda tu vida, pero no importa cuanto dinero te den, sino ¿vas a poder gastarlo? ¿No vas a encontrar muchas formas estúpidas de derrocharlo? Por supuesto que las encontrarás. Es como construir carreteras y esperar que cada vez haya menos tráfico.

Los Eagles y Madonna, ambos con ventas que dejan las de Radiohead a la altura de los Pitufos, también abandonaron sus compañías multinacionales en el 2.007, como también lo hicieron otras figuras tan influyentes como Joni Mitchell y Paul McCartney, que se fueron a Hear Music, el sello independiente del que es propietario parcial Starbucks. Del mismo modo, Prince siguió su propio camino estableciendo unas cláusulas en su contrato de distribución con su discográfica que le permitía vender sus CDs en los conciertos que daba. E incluso junto con el dominical de un periódico inglés.

En aquellos días a Radiohead le preocupaban otras cosas. Después de editar “Hail to the Thief” y completar una agotadora gira mundial, se tomaron un año sabático. Sus miembros, todos ya treintañeros, se dedicaron a sus familias y a pensar en su futuro. A primeros del 2.005 comenzaron de nuevo a ensayar poco a poco, aunque todavía mencionar siquiera las palabras “nuevo disco” estuvo prohibido durante todo el año. Tenían, eso sí, una lista de canciones, la mayoría de las cuales aparecieron luego en el “In Rainbows”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Nude”

Pero acabó el 2.005 y Radiohead todavía no habían recobrado el pulso. Thom Yorke, como prolífico escritor de canciones que es, editó su propio disco en solitario, “The Eraser”, trabajando prácticamente solo con sus ordenadores y samples.

Nigel Godrich, su productor, estuvo ocupado trabajando con Beck, así que la banda hizo algunas sesiones con Spike Tent, al que conocemos de sus producciones para Björk, a principios del 2.006. Los resultados no fueron satisfactorios. Y entonces decidieron que las canciones las rodarían mejor si las tocasen en directo. Así que se pasaron el verano de gira, tocando media docena de canciones nuevas en cada concierto. Muy pronto, gracias a las grabaciones piratas que aparecían en internet, los fans las conocían todas perfectamente. Cuando acabó la gira y volvieron a los estudios de grabación decidieron que las canciones todavía no estaban redondas ni preparadas para grabarlas.

Como veis, pues, Internet también ha sido testigo en gran medida de la gestación de “In Rainbows”, ya que Radiohead probaban las canciones en público aún sabiendo que iban a ser pirateadas inmediatamente.

La primera vez que sacamos “All I need”… booom! Ya estaba en YouTube. Creo que es algo fantástico. En el instante en que finalizas algo tú estás excitado con ello, estás orgulloso de ello, esperas que alguien lo escuche, y entonces… Dios mío!, todo el mundo lo escucha. Es una grabación mala, pero el espíritu de la canción está ahí, y eso es bueno. Y a esas alturas eso es lo único que nos importaba.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“All I need”

Este feedback establecido con los potenciales (y seguros) consumidores de sus canciones, hizo que de nuevo la banda comenzase a juguetear con ellas. Tenían una canción y múltiples formas de interpretarla, pero no sabían exáctamente cómo hacerla; no sabían si pasarla por el ordenador, meterle un piano… lo que tenían claro es que no podían repetir un método que ya hubiesen usado en una canción que hubiera funcionado bien antes.

Muchas veces, el sonido de “In Rainbows” parece sencillo, casi como el de una banda tocando en directo; es el disco más melódico de Radiohead en toda una década. Pero Radiohead nunca fueron muy directos enfocando su música, y menos aún la de este disco, que pasó por tantas cribas antes de su aceptación final; por eso hay más pliegues y recovecos en las canciones de lo que parece al principio.

Ya una vez contentos con el resultado final, llegó la hora de ponerlo en el mercado. Y dieciseis años y siete discos después de empezar una carrera que les ha establecido como una de las bandas de más amplia reputación del rock, los Radiohead tomaron también las riendas de su comercio, tal como ya habían hecho mucho antes con las de su arte.

Y el nuevo disco, “In Rainbows”, fue colgado en su página web para que lo descargase todo aquel que quisiera, pagando por él cualquier cantidad entre 0 y 99,99 libras (unos 150 euros). Para el negocio discográfico, tan asediado últimamente, éste ha sido el experimento más audaz puesto en práctica en los últimos años.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Faust arp”

Y no es que Radiohead haya sido el primer grupo en intentar estas ventas virtuales de sus discos; pero sí que ha sido el primero de ellos que es tan conocido como para fácilmente poder llenar estadios en cualquier ciudad a donde vaya de gira.

Está bien hecho, es una forma de dejar que cada uno juzgue por sí mismo.

Y así además Radiohead han conseguido atraer la atención del mundo entero hacia “In Rainbows” con una promoción tan modesta como un anuncio de 24 palabras en su página web el día 1 de octubre. Para general contento de la banda y su entorno, ahora podían editar su música inmediatamente, sin los tiempos de espera necesario para fabricar los discos. Y en menos de lo que se tarda en decirlo, “In Rainbows” ya había sido descargado en lugares tan apartados del mercado como Corea del Norte y Afghanistan.

El resultado de esta operación no se sabe con total seguridad porque la banda y sus managers no han publicado las cifras de ventas ni el precio medio que la gente paga por el disco.

Eso es nuestra ropa interior, y no queremos lavarla en público.

…Pero ComScore, una compañía de ésas que hacen encuestas para saber qué cerveza bebe la gente o a quien tiene pensado votar en las próximas elecciones, realizó un estudio para tratar de averiguarlo. Y aunque los portavoces del grupo no hayan dicho ni que sí, ni que no, los resultados que esta empresa publicó decían que durante el mes de octubre, aproximadamente las tres quintas partes de los que se bajaron el disco lo hicieron gratis, y el resto pagó una media de 4,50 euros. Por lo tanto, si extrapolamos esa cantidad a todos los internautas que se hicieron con el disco, sale que el precio medio por descarga ha sido de 1,66 eurillos.

La empresa no ha especificado el número total de descargas, solo ha dicho que un porcentaje significativo del millón doscientas mil personas que han visitado la página web de Radiohead, inrainbows.com, durante octubre, se descargó el disco. Si el grupo hubiese estado bajo un contrato discográfico típico, hubiese recibido aproximadamente de royalties el 15 por ciento de su precio de venta una vez descontados los gastos. Sin intermediarios, y con costos materiales cero por descarga, con esos 1,66 euros por disco, vemos que los Radiohead han salido ganando. Por no hablar de la publicidad gratuita en todo el mundo que ya habíamos mencionado.

Se puede decir, por lo tanto, que la estrategia ha sido todo un éxito. La gente ha hecho su elección sobre el dinero a pagar, han visto que querían ser parte de esta nueva movida, y si han encontrado el disco lo suficientemente bueno, han echado pelas al bote.

De todas formas Radiohead no ha abandonado el disco físico. Por correo se puede comprar una versión de lujo del “In Rainbows” conteniendo el disco y un CD extra, además de dos vinilos, material gráfico y una presentación la mar de bonita, por unos 60 euros, directamente desde la propia compañía de merchadising (W.A.S.T.E) de la banda.

Los managers de Radiohead, extrajeron la piedra filosofal de este plan “paga-lo-que-quieras” de una conversación sobre el valor de la música. Inicialmente propusieron editar solo la descarga y la versión de lujo, pero la banda no estuvo de acuerdo porque pensaban que muchos de sus fans no eran internautas ni coleccionistas elitistas, así que desde el día 1 de enero (que día más raro para editar un disco, no!?) el “In Rainbows” se puede encontrar también como disco normal y corriente en CD y en vinilo en todas las tiendas del ramo, editado por la independiente TBD en los Estados Unidos, y por el sello XL en la mayoría de los demás paises del mundo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Videotape”

Y el mercado musical espera ansioso los resultados de esta edición para ver cómo las descargas en el mundo entero van a afectar a las ventas del disco. En realidad las compañías discográficas no sabían qué cantidad de discos prensar, así que le preguntaron a la banda: “Oye, ¿estará bien este número de discos? ¿serán suficientes…?”. “Y yo que sé, tío… son muchos, ¿no…?”. Lo sabremos muy pronto.

Que esto haya funcionado así de bien esta vez no quiere decir que vaya a hacerlo de nuevo. En este mundo somos todos demasiado noveleros. Pero el primer paso ya está dado. Y lo que sí sabemos ya es que esta forma de vender en el ciberespacio ha hecho fortuna y ha sido ámpliamente adoptada. Poco después de que Radiohead editasen así su disco, la banda extravió la contraseña para el Max/MSP, un software musical que el guitarrista Jonny Greenwood usa constantemente. No era la primera vez que sucedía. Como solían hacer las veces anteriores, Radiohead contactó con la empresa diseñadora del programa para que le diesen otra contraseña. Ésta lo hizo así… y adjuntó un mail que decía: “¿Por qué no nos paga lo que usted crea que vale?”.

12 Comments

  • El dia 02.01.2008, atikus dijo:

    Esta claro que la ciencia avanza que es una barbaridad, pero lo del marketing es que se sale!!!, La verdad es que la financiación de un grupo de música hoy en día es un tema complicado, pero no creo que mucho mas que hace 30 años, lo que pudiera sacar de la ventas de discos tampoco creo que fuera la bomba. En fin creo que las nuevas tecnologías siempre pueden favorecer a la música, usadas con inteligencia incluso teniendo el caracter gratuito o semigratuito que la mayoria de la gente entiende que debe tener “la red”, siempre las grandes empresas pueden aprovechar esto en su beneficio si son listos, en cuanto a los grupos y otros grupos culturales también, con las actuaciones en directo, etc…no se siempre se pueden establecer mecanismos de compensación y en cualquier caso la cultura y la información generalson fundamentales para el progreso…pufff que rollo no…creo que me sentaron ,al los polvorones jajaja!!!

    feliz 2008!!!!

    • El dia 02.01.2008, zambombo dijo:

      Desde hace años sólo compro CDs directamente a los grupos, en los conciertos, o a lo sumo, en algún puestecillo de estos que instalan los sellos independientes. El resto me lo descargo vía P2P. El mejor modo (o quizá el único) de sanear o reinventar esta industria es eliminar a los intermediarios y que el grupo se lleve la mayor parte del beneficio, por eso siempre prefiero ir a los conciertos a tener el CD físico.

      En cualquier caso, la estrategia de Radiohead me parece muy acertada. Hay otros casos dignos de mención de grupos que intentan que el seguidor no pague más de la cuenta, como Pearl Jam y su cruzada contra el excesivo precio de las entradas de sus conciertos, pero como sabemos en este caso los tribunales le dieron la razón a TicketMaster.

      • El dia 02.01.2008, carrascus dijo:

        Bueno, pues aquí estoy de nuevo después de varios días sin internet. Me he cambiado a otro ADSL de velocidad mayor y, aunque ya tenía el acceso, no tenía el nuevo modem… y después de las fiestas y hablar hoy con la compañía, parece que la cosa se iba a alargar varios días más. Así que he tenido que solucionarlo en plan McGuiver… y funciona… increíble… Vereis, he quitado el modem que tenía y he puesto uno antiquísimo de la misma compañía en la que he entrado ahora, lo he instalado y configurado con los parámetros antiguos, con el nombre de usuario y la contraseña antiguas (hablo de unos cinco años o mas)… y funcionaaaa… ahora mismo estoy navegando al triple de velocidad que lo hacía el último día que me conecté…

        Igual todo eso os importa un pimiento… pero a mí me hacía ilusión contarlo, coño… que ya tenía mono de internet.

        Bueno, pues ahora debo salir, así que después o mañana me pasaré a ponerme al día por los blogs del entorno.

        Una cosa, con referencia al post… si Atikus y Zambombo ven tan claro como yo que la comercialización de la música tiene que cambiar, y que las redes P2P y el resto de internet son tan importantes para ese proceso… ¿por qué siguen siendo tan ciegos muchos otros…? Si es de cajón… el futuro, no solo ya está aquí, sino que está pasando a toda velocidad.

        • El dia 03.01.2008, Luna Llena dijo:

          La verdad es que es alucinante la posibilidad que abre Internet y estoy de acuerdo en que todo lo que pase por una reducción de intermediarios puede ser una vía positiva de avance. Pero a mí me preocupa el mercado de la música en directo, porque ahí percibo cierta involución. A mi parecer existe mercado sólo en los extremos: para las estrellas superconsagradas que con la globalización van a más, con macroconciertos a precios altos: Rollings… ; y también para el humilde músico desconocido de pubs que toca por tres perras gordas. Pero, ¿y el mercado musical para todo los de enmedio?. Parece que hay menos iniciativa privada, los promotores no arriesgan si no es sobreseguro, y las Instituciones Públicas (que hacían tantos macroconciertos en los 70 y 80) no van más allá de los “triunfitos”. Por mi relación con el foro de la web de Imán, he observado estos problemas de contratación en los dos últimos años. Y ya lo hemos dicho otras veces aquí, ¿cómo puede por ejemplo un grupo de esa categoría ser ignorado en la capital de Andalucía? ¿Qué hace falta para que se renueve la oferta de música en directo?

          A lo mejor la culpa es del público, que luego no vamos… No sé. Me gustaría, en paralelo con el tema planteado de la comercialización de la música, saber vuestra opinión sobre hacia donde camina el mercado Andaluz de música en directo.

          • El dia 03.01.2008, zambombo dijo:

            En efecto, se habla mucho de que la música en directo cobra relevancia de nuevo, pero la situación es la que es. Por lo que sé de este mundo, Luna Llena apunta en la dirección correcta. Sevilla en particular tiene fama de que la asistencia a conciertos, digamos, menores, es muy mala, y pocos grupos del panorama independiente o alternativo se atreven a venir. Recuerdo conciertos de algunos grupos, en Fun Club y otras salas, con entre 5 y 40 personas entre el publico, cuando en la misma gira, en otros puntos de España, metían entre 100 y 300.

            Creo que, salvo cierta minoría un tanto activa, el interés de gran parte de la juventud anzaluza por escuchar ciertas músicas en directo es nulo, y esa puede ser la primera causa. También me consta que, al menos en esta provincia, los bares que programan música en directo prefieren contratar (es un decir) a grupos que hacen versiones y tocan lo de siempre, con lo que el circuito (que me disculpen los de las versiones, a los cuales respeto, pero estamos hablando de otra cosa) se reduce notablemente. Tampoco hay apenas locales que posean cierta infraestructura (monitores, PA, etc) en los que se pueda tocar sin tener que pagar un alquiler; eso queda reducido a los locales de ensayo, que prácticamente sólo pisan los grupos que allí ensayan. En Madrid, por ejemplo, sí hay salas de conciertos de este tipo.

            Resumiendo: Dejando a un lado los festivales y los eventos subvencionados, el mercado andaluz de la música en directo camina hacia lo de siempre. Versiones, blues, jazz, rock and roll… y por encima de todo, folclore barato. Música popular.

            Y no nos quejemos, que ahora tenemos en Sevilla el ciclo del Central , el South Pop, Nocturama… Comparado con 1995 estamos mejor, ¿no?

            • El dia 03.01.2008, carmen dijo:

              Hay cambios que nos gustan y otros que nos vienen impuestos, pero contra los que no se puede luchar… es una regla tan simple pero que a algunos les cuesta tanto! Más les cuesta si hay por medio miles de millones, lo entiendo… pero es que esto no tiene marcha atrás. Somos tantos los que nos negamos a seguir pagando los coches de lujo, los chalés y el sexo con dinero a productores, manager, ejecutivos de la industria de la música… en fin, a todos esos que están por ahí viviendo del trabajo que hacen los creadores, que tendrán que acomodarse finalmente a la nueva realidad. Yo también tengo la filosofía de la que habla zambombo, y escucho más música que si tuviese que comprar todo. Bueeeno…. feliz año!!!!

              • El dia 03.01.2008, carrascus dijo:

                Bueno, pues parece que todos estamos de acuerdo en que no se puede luchar contra la fuerza de la corriente, y que, además, esta corriente que arrastra tantas cosas establecidas durante muchos años en el mundo de la música y el espectáculo en general, es refrescante…

                Luna LLena nos plantea otra cosa: el mercado andaluz de música en directo. Como apunta Zambombo, hemos mejorado algo… pero puede que los consumidores potenciales de música en directo que hay en Andalucía sean menos de los que todos pensamos y que incluso estén estructurados en grupos que los reduzcan más aún. El problema es que tendemos a verlos como una unidad global… vemos a muchísimos consumidores de música; pero pensamos que todos comulgan con nuestros gustos y van a seguir un camino paralelo al nuestro. Y nada más lejos de la realidad. No voy a hablar de los consumidores de música cani o de folclore barato, como lo llama Zambombo, sino de pop o rock. Solo nos ponemos de acuerdo para asistir a grandes eventos que sabemos que quizás solo vamos a poder ver por aquí una o dos veces en la vida, y hay que estar allí (yo, al menos, no fuí por ninguna otra razón al concierto de Guns N’Roses en el campo del Betis), pero aparte de eso, los que van a ver a La Mala no van a ningún concierto de rock, los que van a ver a Imán no van a ningún concierto de pop o de rap, los que van a ver a ver a las bandas del South Pop no van a conciertos de rock andaluz… no sé si me explico. La gente no tiene afición a la música mayoritariamente, sino que tiene unos gustos muy determinados; y tampoco hay costumbre de asistir regularmente a conciertos, aunque sean de grupos que desconoces pero que van a estar tocando en un ambiente en el que te mueves normalmente y que te va a ayudar a conocerlos, y puede que a seguir a alguno de ellos en el futuro…

                Claro que para crear esa costumbre es necesario que haya esos ambientes y, ya lo dice Zambombo, no existen. Y a los pocos que existen los puteamos. Por ejemplo, Zambombo meciona el Fun Club, allí hay equipo de sonido, un escenario y un sonido decente, no es muy grande, pero vale… pues ¿sabeis que su dueño tuvo que dejar de programar conciertos gratis con grupos nuevos porque esas noches entraba muchísima menos gente que cuando no había un grupo tocando…? La razón era que las copas eran un poco más caras (para pagarle algo al grupo, no para él) cuando había una banda ofreciendo un concierto en directo. La gente pasaba del grupo porque la música les importa un huevo, y eso que son asiduos de un local donde la música rock es importante. Lo único que les importaba es que le iban a pedir unas pelas más por la copa que se tomaban…

                Claro que esto debe cambiar, y con más velocidad ya que la gente tiene ahora más pasta para conciertos en directo con lo que se ahorra de comprar discos, unido a que ahora conoce a más grupos porque tiene más acceso y más barato a la música. Eso hará que haya más programadores y organizadores. Que llevará tiempo… también es verdad; pero el proceso ya ha comenzado.

                Y si no es así, es que no nos lo merecemos.

                • El dia 03.01.2008, Mityu dijo:

                  Yo no sabía qué música me gustaba. No vienen al caso las razones. Internet ha sido para mí la puerta que me pone en contacto con el mundo: aquí veo cosas que probablemente no veré de otro modo, o las leo, o las aprendo, o las escucho. Aquí descubrí cuánto me gusta la música, y aún estoy aprendiendo qué cosas sí y qué cosas no.
                  La liberación de la música dirigida puede ser una de las muchas caras de esta nueva forma de plantear los músicos su forma de publicitarse o de vender sus composiciones.
                  En cuanto a escuchar música en directo opino que todo vuelve a su ser, o nunca dejó de estar: cualquier forma de arte es minoritaria, y responde efectivamente a gustos concretos. No tienen los mismos lectores Quignard, Follet o Platón. O tal vez sí, pero sin duda son los menos. Lo mismo sucede en los demás ámbitos, como bien explicaba Carrascus.

                  Como siempre, un post enriquecedor.

                  Un saludo :)

                  • El dia 04.01.2008, zambombo dijo:

                    Creo que Carrascus ha llegado al fondo del asunto en su segundo párrafo: El público asistente a conciertos se fragmenta en conjuntos disjuntos, y los individuos que, como un servidor, vamos a ver en directo indistintamente a Manolo García, a Muse, a Solina o a The Bad Plus somos una rara avis.

                    Si bien creo que se puede afirmar que una vez existió una cierta cultura rock en Sevilla (véase el libro de Luis Clemente), y sigue habiendo eventos interesantes… ¿Qué ha fallado entonces a la hora de transmitir esta cultura a la siguiente generación? La pregunta no es retórica; yo no sé la respuesta. Pero sí tengo la esperanza de que, como apunta Carrascus, las facilidades que existen ahora para acceder a la música de todo tipo de grupos abra nuevas puertas y caminos para los grupos a medio plazo.

                    Por último, me parece sorprendente que en un hilo como este, que habla de los nuevos modelos de negocio de la industria musical, nadie haya mencionado el Creative Commons… Parece ser que la gran masa aún ignora lo que es la “música libre”.

                    • El dia 04.01.2008, Del Califato hasta la médula dijo:

                      Totalmente de acuerdo con lo comentado por Carrascus, sobre los distintos públicos andaluces para el directo pero la carencia de una cultura general de asistenes a conciertos.

                      Pero ayer el diario La Voz (muy extendido en Cádiz) nos dió un rayo de esperanza. Sólo cuatro conciertos en directo de Imán en2007 en la proincia de Cádiz han bastado para esta

                      GRAN NOTICIA:
                      Los internautas de lavozdigital.es eligen a Imán mejor banda de la provincia de Cádiz en 2007

                      http://www.lavozdigital.es/jerez/20080103/cultura/internautas-lavozdigital-eligen-iman-20080103.html

                      Y es que hay que oirlos de nuevo antes de hablar. A ver si cunde el ejemplo.

                      • El dia 05.01.2008, carrascus dijo:

                        Parece que los músicos de Imán siguen conservando su buen hacer después de tantos años. Es una excelente noticia, aunque la competencia, vista la clasificación, no haya sido mucha y el hecho de que han tocado cuatro veces en la provincia mientras Andy & Lucas no han tenido un año muy productivo, ha debido influir. A ver si este año tenemos ocasión de poder verles en Sevilla, y conocemos a algunos de los imanoides que suelen aparecer por este blog.

                        Mityu… no tengas problemas por no saber qué música te gusta. Tú solo “carpe diem”… si en realidad a Ambrosio y a mí nos ocurre lo mismo; tenemos un gusto tan ecléctico, que muchas veces dudamos de que tengamos gusto siquiera.

                        Zambombo trae un concepto, es verdad, del que hasta ahora no habíamos tratado por aquí. Para el que no lo sepa, “Creative Commons” es una organización que ofrece un sistema de gestión de los derechos de autor muy flexible, y casi personalizado; de forma que el autor puede elegir desde tener unos derechos muy cerrados sobre su obra, prácticamente iguales a los que gestiona la SGAE, hasta hacer que su obra sea de dominio público sin restricciones, con toda la gama de posibilidades que hay en medio, desde dejar la obra libre pero citando a su autor, hasta liberarla pero sin que puedas hacer otras obras derivadas de ésta, etc, etc… En líneas generales, el autor puede elegir tener solo algunos derechos reservados. Y cada vez hay más autores, no solo musicales, que se están acogiendo a ello; por ejemplo, muchos blogs que quieren que su contenido pueda usarse por otros blogueros o cualquier otra persona que escriba, pero citando su autor, o reservándose algún derecho… o simplemente ofreciéndolo sin reserva alguna.

                        • El dia 05.01.2008, carrascus dijo:

                          Bueno… pues ya pasó la cabalgata de Reyes, y también el cartero, que ha traído las revistas musicales de este mes. Como era de esperar Radiohead han sido los grandes triunfadores del año tanto social como musicalmente: Disco del año para “Mojo” y cuarto para “Q”.

                          Así que como el Ambrosio ya ha colgado un nuevo post, lo mejor es despedir éste con palabras de Thom Yorke:

                          “Que hemos sacudido la industria del disco…? Desde una pequeña oficinilla de Reading…? Anda ya! Eso no puede ser…”

                          (Required)
                          (Required, will not be published)

                          Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.